La mirada del otro

La mirada no es equivalente a lo que ve el ojo sino a lo que añade o sustrae de lo real. Esa es una de las funciones – la más sutil- del lenguaje: atrapar a “la cosa en si” kantiana y revestirla con un barniz, hacerla símbolo, una tarea heroica que precisa de un buen nudo entre el deseo, el significante y el significado, un nudo que suele andar suelto en los esquizofrénicos que quedan por esta razón expuestos a los tironeos del lenguaje, al devenir infinito del desplazamiento del significante, la cosa en sí se derrama por los bordes.

Los artistas nos hacen el favor de atar nudos a través de su mirada, por eso acuden con frecuencia al enigma que representa siempre el cuerpo femenino, el desnudo y nos ofrecen versiones y más versiones sobre un misterio que parece renacer de sus propias cenizas. ¿Está todo dicho sobre el cuerpo femenino?

delvaux4.jpgEn estos cuadros de Delvaux podemos observar esa mezcla curiosa entre onirismo y desnudez ingenua utilizando a veces la mitologia como pretexto -como en esta versión de Leda y el cisne-,delvaux2.jpg otras veces la mirada de Delvaux se asienta sobre la muerte como sucede en esta sucesión de sirenasdelvaux1.jpg que parecen formar un coro, un velatorio de mujeres fatidicas que parecen estar exorcizando algun tipo de siniestra conjura.

delvaux.jpg

Si la comparamos con el hombre a la mujer le falta algo, algo esencial, un significante Amo, un significante que es – a su vez- el inicio de la cadena de significantes, es decir de la sexuación, de la diferencia y por lo tanto relacionado con la alteridad. El tema es repetitivo y redundante, y no parece que se deje atrapar con facilidad, la mujer no puede ser atrapada, simbolizada sino mediante la repetición, el añadido fetichista o la disgregación de sus partes. Sólo haciéndola desmontable es posible atrapar esa falta, solo infantilizándola logra Delvaux transmitirnos su perpeljidad, su propia versión de lo siniestro.

El arte trata de reparar, la locura también.

Su cuadro más famoso, “Las fases de la luna” nos muestra a una etérea prostituta exhibiéndose ante la mirada de los hombres en el pórtico de un probable burdel, uno de ellos la observa con mirada tasadora mientras otro parece mirarnos a nosotros, quizá escrutando nuestra reacción. Al fondo una procesión de mujeres desnudas aparecen en formación militar como representando otro nivel de la misma “cadena de producción” de la luna que preside toda la escena cargada de misterio y simbolismo .

thephasesofthemoon.jpg

Visite la galeria Paul Delvaux

2 comentarios en “La mirada del otro

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s