El artista fronterizo

Para ser un artista no hace falta estar loco, pero la locura y la creación artistica tienen un denominador común: las dos son creaciones individuales, esta es la razón por la que existen tantos ejemplos de artistas locos y al mismo tiempo artistas cuerdos. Y la creación es en cierto modo un fenómeno de la locura, de la locura cuerda que anida en todos nosotros.

lempick4u.jpg

lempick8u.jpg

Hubo un tiempo en que el genio se identificó con la locura, aun hoy en el imaginario popular la creatividad artistica se asocia con una cierta excentricidad. Esta convicción procede de una creencia que nos viene del Romanticismo: el artista es un ser especial, un genio, un excentrico, un bohemio, que es a su vez, un ser extraordinario, fuera de lo común. Esta concepción romántica del artista heredó algunos axiomas del daimon de los griegos, es decir de la suposición de que en el psiquismo del iluminado reinaba una especie de duendecillo juguetón que se encargaba de tramitar lo humano y lo divino. El daimon socrático era pues el representante de la divinidad. El Sturm und drang romántico alemán vino a sustituir esta divinización del daimon por un agente más terrenal: el ser humano dotado de un extraordinario poder creativo, algo inalcanzable para sus coetáneos que sólo podian admirar al genio sin poder nunca acceder a la genialidad.

lempick5u.jpg


lempick6u.jpg

Esta concepción de las cosas llevó aparejada que los artistas -sobre todo a partir de Beetthoven– se identificaran con este papel de portadores de lo extraordinario, a veces de lo sobrenatural y esa identificación llevó a los artistas hacia las fronteras de la normalidad, atrayendo hacia si a parias y locos sin más talento que su delirio. Hipertrofiando y vulgarizando el narcisismo y sus efectos secundarios sobre el cuerpo y sobre la alteridad, ellos inventaron a l´enfant terrible, esa especie de sujeto que parece vivir sin tabúes, sin las trabas sociales que asfixian a la gente común y que se adjudicaran el derecho a escandalizar. Todo el arte del siglo XX – desde el dadaismo al arte pop- tiene como objetivo lograr el escándalo, la mirada admirativa, buscando epatar, conseguir la mirada y la sorpresa al precio del histrionismo y de la transgresión. En este caso a través del homoerotismo.

lempic13u.jpg

Tamara de Lempicka es una de esas artistas que gustaban escandalizar, tanto desde su condición de ser fronterizo como de mujer, siguiendo la estela de otra gran escandalizadora Isadora Duncan de la que fue coetánea y que parecian reivindicar para la mujer un papel nuevo y revolucionario similar al del hombre, una igualdad que se buscaba desde la posición de ser elitista o extraordinario que nada aportaba a las mujeres comunes.

El art deco es otra manera de llamar a la pintura oniroide que lleva la marca de la suprarealidad, en sus cuadros aparecen de nuevo esos fantasmas imaginarios que ya han pasado a ser patrimonio de los humanos más convencionales. Ya nadie se escandaliza del arte, porque hoy el escándalo habita en lo real, pero estos precursores merecen conocerse, pues fueron ellos los que inventaron tanto al artista transgresor, como al artista drogadicto y al artista promiscuo que hoy ya han pasado a formar parte del catálogo de elección de las personas comunes al haberse diseminado todos los goces y ponerlos al alcance de todo el mundo como si fueran “oportunidades de ser” como una identidad que se elige como se elige un producto de consumo y que se olvida en el armario cuando ya no es necesaria.

Ellos nunca debieron salir del templo, pues su locura fue benefactora para el resto de la humanidad, ellos eran seres consagrados y pagaron con su vida sus excesos. Aquellos que carecen de creatividad sin embargo son sólo imitadores de sus extravagancias. El deseo de ser visible es hoy el sustituto del arte de las vanguardias del siglo XX. La apariencia se ha convertido en una transparencia, todos lo velos han sido apartados y el principio de la realidad de los humanos se resiente. ¿es por eso que hoy existen tantos trastornos de personalidad de tipo fronterizo?

La obra de Tamara de Lempicka

3 comentarios en “El artista fronterizo

  1. ” ¿es por eso que hoy existen tantos trastornos de personalidad de tipo fronterizo? ”

    Esta pregunta yo la respondería con que lo que ahora se lleva son los comportamiento propios de hombres y mujeres de frontera, sin escrúpulos ni valores firmes en los que sustentarse así que no me extraña que los transtornos fronterizos sean tan numerosos. Creo que de esto hablo en este post:

    http://mimesisazul.wordpress.com/2011/12/11/sociedades-cleptomanas/

    Acabo de poner un comentario en un post tuyo, Paco, de neurociencia y neurocultura, que está estrechamente relacionado con lo que expones en este complementándolo:

    http://pacotraver.wordpress.com/2009/10/01/genio-y-locura/#comment-8535

    Una cosa que no comenté allí es que dices que los artistas se caracterizan por tener pensamiento divergente, lateral sorteando las contradicciones. Yo sinceramente creo que la integración de las contradicciones, la asunción de las mismas como algo propio de la vida, de la naturaleza, de nuestra naturaleza sin necesidad de entrar en contradicción, es sanísimo, porque es la única manera de poder verla realidad tal y como es dual, sin negar ninguna de sus partes.

    Lo erróneo y el problema me parece que se da cuando se niega esta evidencia, queriendo ver sólo una cara de la moneda cuando tiene dos, o a lo mejor incluso miles:

    ” el héroe es sólo una de las mil caras del hombre “, Campbell.

  2. Por cierto, para completar lo anterior.

    La asunción de la contradicción y la necesidad de conocer las distintas caras del héroe no significa que una vez conocidas se hayan de desarrollar todas sino que el individuo debe saber o debe tener capacidad de conocer cuáles son aquellas que rigen los valores más acertados para adquirir una elevación de conciencia que lleva necesariamente a la implantación de unos mecanismos de control de conducta que vienen determinados por la moral que NO es algo que se da en el exterior, sino que es algo interior, intrínseco al hombre y al desarrollo de su capacidad mental. Esto es lo que distinguen el comportamiento humano del comportamiento animal

    Los mecanismos de control moral han sido regulados e implantados en el cerebro a lo largo de miles de años de evolución y no son tan fáciles de erradicar sin que se produzcan o surjan comportamientos de conducta alterados cercanos a la psicopatía, falta de empatía . En algunas culturas más apegadas a lo ancestral están tan troquelados en la concepción moral del individuo, en la mente tanto individual como colectiva, que al intentar variarse pueden darse comportamientos alterados que estarían posicionados en los dos extremos del péndulo, es el caso de las sociedad nipona con la tendencia al suicidio y a la perversión.

    Siempre que se produce una alteración de valores el péndulo oscila violentamente entre dos extremos hasta que vuelve a encontrar si es posible y las circuntancias lo permiten la estabilidad del sistema.

    Ejemplos de estos desajustes por cambio o ausencia de valores claros en los que sustentarse se da en todas las sociedades orientales por un cambio brusco de un sistema agrario y tradicional a un sistema de consumo compulsivo impuesto por el capitalismo.

    Ejemplo claro de ellos son Japón y Bhután, como comenté en este post tuyo:

    http://pacotraver.wordpress.com/2011/03/05/el-hombre-cosmico-i-catalizadores-cosmicos/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s