Fantasias femeninas: la sombra feminista

Una colaboración de Santiago Ledesma

jardin

Hace una semanas cayó en mis manos un libro, que podríamos denominar como arqueología de la sexualidad femenina.

El libro se titula “My secret garden” (Mi jardín secreto) y fue escrito por una tal Nancy Friday que bien podría ser un pseudónimo y cuya primera edición vio la luz en 1973.

El libro trata un tema muy poco expuesto en la época: las fantasías eróticas femeninas. De hecho la sexualidad femenina era un campo poco investigado hasta la segunda mitad del siglo XX y su investigación hasta entonces se focalizaba más hacia aspectos patológicos y casi virgen hasta los trabajos de Masters y Johnson iniciados a finales de la década de los 40 del pasado siglo y continuados durante los 50. Incluso la época dorada del psicoanálisis siempre se fijó más en los aspectos más medicalizables de la fantasía sexual femenina.

La revolución cultural de Mayo del 68 marca un hito en el reconocimiento de una sexualidad femenina que se completa con la década del destape los 90 del siglo pasado, cuando la sexualidad femenina se destapa del todo.

Por lo tanto el libro de Friday entra de lleno en los inicios de esa revolución sexual. Según la autora todo lo descrito en el libro se basa en mas de diez mil entrevistas, presenciales, telefónicas o epistolares. Lo cual nos da si es cierto un amplio abanico más que suficiente para sacar conclusiones. Tal vez el único pero que se le puede poner es cierto sesgo sociocultural ya que la mayoría de ejemplos expuestos corresponden al concepto “WASP” (blanco anglosajón y protestante de clase media) y apenas hay ejemplos de otros estratos socioculturales. También hay que poner en contexto temporal la obra; primeros de los 70 sociedad estadounidense. Porque hay determinadas cosas que chocan como la cantidad de mujeres menores de 25 años con uno o varios hijos ya.

Aun teniendo en cuenta todas esas variables temporales y sociales si hay diversas conclusiones extrapolables a la actualidad. Friday concluye que hay 5 grandes grupos de fantasías que se repiten en la mujer y que suelen aparecer en forma de ensoñaciones despiertas o bien como incentivo masturbatorio o bien como apoyo para lograr una mayor excitación durante el sexo o incluso como forma de vencer la insatisfacción sexual. Estas 5 fantasías madre son:

-Las fantasías de sumisión
-Las fantasías de dominación
-Las fantasías de sexo grupal
-Las fantasías de exhibicionismo y voyeurismo
-Las fantasías de hurgar en la sexualidad de terceras personas.

Sobre estas fantasías quiero hacer algún apunte. Las dos primeras sumisión y dominación pueden parecer antagonistas sin embargo, siempre se presentan como la protagonista como objeto de atenciones tanto si es a través de la sumisión como la dominación la mujer aparece como el centro de atención de la fantasía y esto es especialmente interesante porque en este tipo de fantasías en hombres ellos tanto desde arriba como desde abajo siempre adoptan un rol de servidumbre. Las fantasías de sexo grupal también muy comunes en el libro en la mayoría de casos repiten el patrón; la protagonista fantasea con la idea de ser poseída por varios hombres generalmente siendo ella la única mujer, por lo tanto el centro de atención o la fuente del deseo.

Cuando ya entramos en lo puramente descriptivo y sin entrar en casos concretos nos encontramos con diversas cosas que llaman poderosamente la atención quizá la que más es la poderosa impronta del falo. Son innumerables los testimonios que describen con todo lujo de detalles el pene, desde el sabor, hasta la textura o los cambios que producen en este órgano las acciones femeninas. Es sorprendente también que muchas de esas fantasías tengan un componente zoofílico, son habituales descripciones de fantasías en las que aparecen animales como perros, caballos o asnos en los cuales siempre se describe un falo enorme o afilado recreado con detalle que las posee. Posiblemente esto sea debido a que la primera visión de un pene erecto en la infancia en muchos casos fuera el de un animal. También son frecuentes la fantasías con un hombre de raza negra el cual es siempre descrito con un pene descomunal. Un caso en concreto une a esa fantasía el voyeurismo ya que confiesa fijarse siempre en los negros más rudos en el metro por ejemplo y no poder evitar dejarles de mirar la entrepierna. Si nos ponemos en contexto histórico los Estados Unidos de primeros de los 70 era un país con aun muchos prejuicios raciales y tanto la idea de un animal con un gran falo o un negro con idéntico atributo nos expresa un deseo de una supuesta animalidad fuera de control. La importancia del falo se ve incluso en las fantasías lesbianas ya que una fantasía muy común entre las lesbianas entrevistadas es la de un clítoris que muta a falo durante el acto sexual con el que penetrar o ser penetrada por su compañera de juegos durante el acto sexual.

Después de esa omnipresencia del falo de hecho no se describe en ninguna fantasía los genitales femeninos con la excepción del clítoris y son mucho mas descritos los pechos o las nalgas propias por ejemplo. El otro punto en común de todas las fantasías es la pérdida de cualquier responsabilidad en el acto sexual eso explica por ejemplo el porque de tantas fantasías femeninas en las cuales está presente cierto grado de forzamiento o de no tener más remedio que “someterse” sexualmente y es que parece existir un resorte en la sexualidad femenina que para disfrutar del sexo necesite no tener responsabilidad en él, como si al perder esa responsabilidad la mujer pudiera dejarse llevar y así ser solo cuerpo, incluso para la masturbación.

Estas dos realidades.expuestas chocan de frente con la idea dominante en la actualidad impuesta desde el lobby feminista/LGTB del empoderamiento de la mujer en todos los aspectos y personalmente creo que el fracaso de esa idea va a venir precisamente del sexo. El feminismo niega la sombra de la mujer, su lado oscuro, su sexualidad mas libre y animal entendiendo como animal que toda mujer es una hembra. Como dice Anita Phillips en otro libro: Una Defensa del Masoquismo:

” Allí donde el feminismo fomenta la afirmación y el logro, inevitablemente niega otro lado de la vida. El masoquismo es parte de la sombra feminista, una parte en cuyo seno yacen las imágenes y los anhelos que el feminismo ha descartado pero que perviven con fuerza y están necesariamente presentes en la vida de todas las mujeres ”

Así es el feminismo es anti mujer tanto en cuanto niega a la hembra por lo cual amputa por interés una parte imprescindible de la feminidad y nos presenta una mujer capada que no es real solo un deseo de una perversa obra de ingeniera social condenada al fracaso, ya que serán las mujeres quienes acabaran con el feminismo para salvarse a si mismas de la mutilación que supone a su propia feminidad.

Uno de los testimonios del libro confiesa con un cierto goce: ” someterme me comporta el placer indescriptible de verlo provisionalmente flácido, flojo e impotente, tengo ese poder” a mi eso si me parece empoderamiento.

3 comentarios en “Fantasias femeninas: la sombra feminista

  1. «Uno de los testimonios del libro confiesa con un cierto goce: ” someterme me comporta el placer indescriptible de verlo provisionalmente flácido, flojo e impotente, tengo ese poder” a mi eso si me parece empoderamiento».

    Y tanto. ¡Vaya la carga de soberbia progesterónica empoderada de la frasecita de la señora…! Mereciera todo un ensayo. Bueno, bajando tensiones: los rituales de fantasía ‘sumisión-dominación’ los practican casi todos los mamíferos. Algo menos visibles en las tortugas (experiencias observacionales propias). “Fuck”, la palabra mágica, reviste en inglés múltiples oficios gramaticales y una extraordinaria riqueza semántica. Voy a tratar de añadir un vínculo en que un sabio yogui indio lo explica detalladamente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s