¿Cómo saber si soy pobre o rico?

mayo 25, 2015

pobres

Ahora que ha ganado la izquierda casi en toda España. me refiero a la España urbana porque la otra, la rural sigue siendo conservadora y por tanto bipartidista, asi para entendernos. Ahora, digo es el momento de saber si somos ricos o pobres.

Asi que os propongo realizar este test que apareció en El Pais el otro dia. Una aplicación que nos viene de manos de la OCDE o sea..

Lo curioso de esta app es que mide la opinión que tenemos sobre nosotros mismos, en realidad todos nosotros nos consideramos más pobres de lo que somos estadísticamente. Es por eso que la aplicación sale al rescate para ponernos en nuestro lugar y decirnos nuestra posición en esa pirámide de ricos y pobres.

Primero nos pregunta cuantas personas comparten con nosotros nuestro hogar, y luego nos pide nuestros ingresos, luego ya nos pide opiniones sobre nuestra posición en esa supuesta pirámide de riqueza o pobreza. Y solemos equivocarnos. Haga usted la prueba.

Pero hay al menos dos grandes errores en esa apreciación, la primera es que los ingresos por sí mismos no dicen nada del estado economico de una familia. Porque el error más gordo es considerar que los individuos ganan dinero y lo gastan en sí mismos. Dicho de otra manera no se tienen en cuenta a los parientes que cuelgan de nosotros. La familia ha perdido peso en el imaginario de los economistas.

Una persona puede ganar 4000 euros al mes, y tener dos hijos en la Universidad, una esposa que no trabaja y varios ancianos que de alguna forma dependen de él. Ese no es un rico, sino un pringado de clase media, por más que sus ingresos nos lleven al error.

Y existe tambien el caso contrario, imagine usted a una pareja de médicos jóvenes que ganan entre los dos 6000 euros que no tienen hijos ni cargas familiares. Esos son ricos a pesar de que individualmente ganen menos que el caso anterior.

Me llama mucho la atención que en este tipo de programitas no se considere para nada a la unidad familiar, es como si la gente viviera sola, aislada, sin compromisos con la generación de sus padres, como si no tuvieran hijos ni tuvieran obligaciones para con su familia.

Es como si, se negara la mayor: que la mayor parte de los ciudadanos viven en familia, con hijos en paro, a los que mantienen o con hijos emigrantes a los que hay que socorrer de vez en cuando. Es como si los economistas estuvieran pensando en singles, en mujeres que viven solas y que se ganan la vida por sí mismas. Esa es la razón por la que no nos ponemos de acuerdo en quienes son ricos y quienes son pobres. Peor aun: no nos ponemos de acuerdo en quienes son esa clase media menguante que está siendo empobrecida por impuestos y pensiones cada vez más exigüas.

Y luego están las élites (las clases medias enriquecidas o los ricos de cuna): es interesante ver en la app, la situación piramidal de las élites y como salen los números respecto a su frecuencia en nuestro pais. Lo que no se dice en ningun lado es que los ricos solo tienen un destino: dejar de serlo en las siguientes generaciones.

Los nietos de un rico tienen las mismas posibilidades de ser clase media que usted o que yo, de manera que no hay que fiarlo todo a socavar su patrimonio. Y lo peor: los ricos tienen menos hijos que los pobres, la situación inversa que dio lugar a la revolución industrial en Inglaterra.

Siempre me ha parecido que esa dialéctica entre pobres y ricos que siempre sale en las campañas electorales es pura demagogia. Según esa cuenta todos somos ricos, para ser pobre habria que ser un paria, un homeless, pero esos ni votan, ni seguramente están empadronados.

¿Qué es un pobre?

mayo 16, 2015

Si vivimos en una democracia y hay más pobres que ricos (luego más votos pobres),¿por qué se mantiene un sistema que beneficia a los ricos? 

pobres

Recientemente un amigo y colega mío publicó este tuit en su cuenta de tuiter y me hizo mucha gracia tanto por la pregunta en sí como por los comentarios que recibió la misma.

Acababa de leer un interesante articulo sobre la estupidez y quizá por eso relacioné inmediatamente esas respuestas con lo que había leído y me propuse escribir un post sobre esta cuestión que reconozco yo también me planteé cuando era un joven ingenuo y creía que el mundo se rige por criterios lineales y la causalidad -del mismo signo- puede explicar las cuestiones complejas.

Una de estas perlas: “Los pobres proyectan su deseo de ser ricos, votando a partidos de ricos”.

Y es una perla porque el comentarista presupone que sabe que es un pobre y otra cosa más: que hay partidos de pobres y partidos de ricos. Y está claro de que en España el partido de los ricos es el PP, ¿pero entonces porqué los pobres y aun, los obreros votan a este partido de ricos?

Se lo preguntaré a un pobre. Pero antes definamos qué es un pobre, cosa nada fácil porque no todos los pobres son igual de pobres, están los parias, los homeless, los marginales. La pobreza no debe confundirse con la miseria que es dónde apunta esta definición de la wiki:

La pobreza es la situación o condición socioeconómica de la población que no puede acceder o carece de los recursos para satisfacer las necesidades físicas y psíquicas básicas que permiten un adecuado nivel y calidad de vida tales como la alimentación, la vivienda, la educación, la asistencia sanitaria o el acceso al agua potable.

Dicho de otra manera, aunque creamos que sabemos de qué hablamos cuando hablamos de pobres, lo cierto es que se trata de una categoria difusa que se usa en clave politica para describir y agrupar situaciones diversas y muy diferentes entre sí a las que no son ajenas el empobrecimiento causado por el paro, las deudas o el consumo de drogas entre otros factores asociados.

Muchas veces ser pobre (o rico) son categorias subjetivas que tienen más que ver con la comparación que uno hace de lo que tiene con lo que tuvo o su entorno consume y se le niega.

La manera más segura de definir la pobreza está relacionada con los valores. Más abajo los veremos.

Historia de O.

O es un inmigrante ucraniano que vive entre nosotros desde hace ya 15 años, no habla muy bien el castellano, pero se instaló en un pueblo de la provincia de Castellón con su mujer y sus dos hijos. Vive en la actualidad en una masía en el campo por la que no paga ningún alquiler puesto que llegó a un acuerdo con el propietario de la finca para que viviera allí y evitar que la finca estuviera sola y desprotegida.

No paga ni agua, ni luz, ni alquiler alguno, tiene una pequeña huerta para cultivar allí sus verduras, un corral con gallinas y conejos que le proporcionan huevos y carne. Además O, era fontanero en Ucrania y ha conseguido empalmar algunos trabajos reglados antes de que llegara la crisis en el boom de la construcción pero en la actualidad está en paro y ya ha agotado su tiempo, ahora solo percibe 400 euros, pero O sigue haciendo chapuzas a domicilio, y de vez en cuando consigue algunos trabajos discontinuos en negro, claro.

Su mujer se dedica a limpiar casas y está superempleada. Se pasa el día de aquí para allá, tienen un coche cada uno e Internet en la masía. Por supuesto tienen ambos un smartphone.

¿Como sabemos que O es pobre?

Bueno, es obvio que O es un trabajador, con poquísima formación que sirve para hacer trabajos poco exigentes y de la manera que aprendió en Ucrania, un poco a salto de mata. Un trabajador poco cualificado por así decir.

Lo cierto es que más allá de los ingresos que consigue O y que suele ser la medida con la que algunos miden la pobreza (tantos euros al año), lo cierto es que un pobre -siguiendo ciertas ideas que he leído en alguna parte a Gregory Clarck – es el que tiene valores de pobre:

1.- Poca alfabetización.

2.- Poca inversión en la educación de sus hijos.

3.- Sin ninguna tradición de ahorro.

O, y su esposa gastan todo lo que tienen en bienes materiales, caprichos, ropa y sobre todo en viajar a su país de origen donde planean construirse una casa. Divididos entre la nostalgia de la familia de allá y la de acá tienen muy poca fe en el futuro. Nunca saldrán de pobres porque no participan de los valores de la clase media (ahorro, propiedad y alfabetización) y sus hijos serán igual de pobres que ellos.

¿Pero lo son?

Lo cierto es que no disponemos de ninguna medida cuantitativa para determinar quién es pobre y quién no. La palabra “pobre” como la palabra “rico” están bastante vacías al menos en el centro de la campana de Gauss donde nos concentramos la mayor parte de la población. Lo unico cierto es que la clase media se ha empobrecido en los ultimos años si bien aun no podemos considerarnos -la mayor parte de nosotros- como pobres. Y es verdad que no lo somos pues nuestros valores son valores de clase media.

¿Y a quien creen ustedes que vota O?

Pues al PP naturalmente, ellos vienen de un país comunista y aquí son ricos, como suelen decirles sus familiares ucranianos que les visitan casi todos los veranos en la masía donde por cierto ya han dejado de cultivar la huerta y de criar gallinas, pues tal y como dicen y puede que tengan razón, en el supermercado es más barato.

De manera que la respuesta a la pregunta que encabeza este post por mi parte seria esta:

No trates de explicar la complejidad social con un argumento lineal tan pobre como ese y no confundas a los partidos con las élites.

Son las elites extractivas las que empobrecen el país y no los partidos y además las élites son transversles.

Están en todos lados.

Bibliografía.-

Carlos Cipolla. Las leyes fundamentales de la estupidez humana

¿Qué hacemos con el mobbing?

mayo 13, 2015

mobbing

No bastan las buenas intenciones hay que ir más lejos, saber más.

El señor miró complacido a Abel y su ofrenda pero vió con desagrado la de Cain. Cain se encolerizó y su rostro se descompuso. El Señor le dijo:¿Por qué te sientes malhumorado y vas con la cabeza baja?. Si obraras bien ¿no alzarías la cabeza?, en cambio si obras mal el pecado está en tu casa y te acosa sin que puedas contenerle. (Genesis 4.17)

No cabe duda que el primer acosador del que tenemos noticia fue Dios, vale la pena recordar este capítulo del Génesis que cito para observar como el favoritismo con el que Dios distinguió a Abel fue el detonante del primer crimen cainita de la humanidad, al tiempo que señala hacial Caín haciendole responsable -por su pecado- de su propio favoritismo. No sabemos por qué Dios prefería a Abel, lo que si sabemos es que los dones con que Caín trataba de ganarse sus favores no dieron ningún resultado.

Y este post pretende en primer lugar señalar qué es y qué no es mobbing (en adelante acoso) y dotar al lector de algunas estrategias sobre como hacerle frente.

En primer lugar hemos de separar algunos conceptos; el maltrato o abuso no es mobbing, a veces forma parte de la explotación de las personas sea en el ámbito laboral o cualquier otro entorno, Y para un psicólogo que recibe casos en su consulta resulta imprescindible separar el mobbing de dos cosas: la simulación y la querulancia paranoide, ambas llevan consigo ganancias visibles y no voy a referirme a ellas. Voy a referirme pues al acoso verdadero, algo que existe aunque sea muy difícil de demostrar en un tribunal de justicia, sobre todo en nuestro país con un derecho demasiado garantista en comparación con el mundo anglosajón, donde los indicios suelen tener peso de prueba.

Una definición operativa:

Según Heinz Lehman es el fenómeno en que una persona o grupo de personas ejercen una violencia psicológica extrema, sistemática y recurrente -al menos de una vez por semana- y durante un tiempo prolongado de no menos de seis meses, sobre otra en el lugar de trabajo, con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la victima, socavar su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr finalmente que esa persona acabe abandonando el lugar de trabajo, bien sea por propia voluntad o por prescripción médica.

Dicho de otra manera, el fenómeno es muy parecido a la violencia que se ejerce en el ámbito conyugal o en la pareja, si bien los objetivos no son los mismos. En la pareja lo que se busca es la sumisión y la dependencia extrema usualmente de la mujer hacia el hombre.El acoso sexual, conocido informalmente como “luz de gas” es una variante del mobbing y no voy a referirme a él en este post.

El acoso ha de ser constante, insidioso y mantenido en el tiempo. El objetivo del acoso laboral suele ser lograr que la víctima abandone su puesto de trabajo o arroje la toalla y ceda ante las pretensiones de sus superiores, algo que se logra a través de varios mecanismos, el descrédito, la divulgación de rumores, la intimidación, la intrusión en la intimidad de la victima, el muy español “ninguneo”, el traslado obligatorio de despachos bajo el pretexto de reestructraciones funcionales o los sabotajes a la tarea que la victima tiene encomendada.

Lo interesante es que el acoso no siempre procede de un acosador directo, en ocasiones es la propia institución o empresa la que por su propia perversidad tiene una estructura que facilita el acoso individual, el solapamiento de funciones es una de estas perversidades junto con los guiones no escritos y que se encuentran alejados de los objetivos a cumplir.

Un ejemplo de lo que trato de decir con esta idea de los guiones no escritos:

Una empresa A decide contratar un gerente profesional para abaratar costes, esta empresa A tiene un proveedor que es la empresa B pero resulta que algunos de los accionistas de A están tambien en B, y estos accionistas pueden obetener ventajas de suministrar equipos a la empresa A, lo que pierden en un sitio lo ganan en otro. Pero el gerente G fue contratado precisamente para abaratar los costes pero no contaba con que hay una variable oculta, naturalmente todos los esfuerzos que lleve a cabo para mejorar su gestión serán rotulados por esos accionistas como malapraxis o maldad.

En un post anterior ya escribí sobre esta cuestión de la perversión en las organizaciones, de modo que no voy a referirme a ellas. Sólo quiero ahora recordar dos ideas: los jefes suelen rodearse siempre de personas dóciles a las que puedan controlar y obtener información (chivatazos) con independencia de su relevancia profesional, y otra:; la mayor parte de acosadores no son jefes supremos sino mandos intermedios o capataces.

¿Quien es el acosado?.-

El mobbing es un concepto etológico no psicológico y por tanto el mejor instrumento de análisis es la teoría sistémica, pues es todo el sistema el que conspira contra la víctima como más abajo se verá. Y hace referencia a una coalición de individuos que forman una alianza provisional para arrebatar el poder a ciertos machos que obtienen prebendas de la manada. Fueron los etólogos los primeros en describir estas alianzas siniestras donde de lo que se trata es de arrebatarle a alguien su poder o bien una venganza del grupo frente a un líder irresponsable. Pero hay otras acepciones de esta conducta de acoso: ciertos etólogos observaron que si de una manada de cebras elegimos al azar a algunas y las marcamos con una cruz negra en el vientre, serán más susceptibles de ser devoradas por una fiera o un depredador. Significa que en esencia el mobbing está relacionado con la percepción de una diferencia, no es que los depredadores prefieran a las cebras con cruces en la barriga sino que sus compañeros de la manada estarán mas dispuestos a sacrificar a las diferentes en el caso de un ataque.

No importa si las diferencias son por arriba (una mayor inteligencia o brillantez) o por abajo (ser gordo, feo, o albino) lo que interesa saber en este momento es que todos podemos convertirnos en victimas del acoso, aunque los que más riesgo tienen son aquellos a los que sus compañeros han identificado como diferentes, a veces por una cuestión tan trivial como “no ir a tomar café con todo el grupo”.

De modo que todos podemos ser victimas de acoso pero también podemos convertirnos en acosadores o al menos en espectadores inocentes.

Condiciones para que podamos hablar de acoso.-

1.-Relación asimetrica.- Tiene que existir una relación de poder, rango o posición dentro de una organización. El acoso entre iguales es posible pero poco frecuente, hablamos entonces de maltrato. Sin embargo en algunas organizaciones donde las jerarquias son difusas o son permeables, cambiantes o ambigüas tambien es posible que un empleado acose sutilmente a su jefe por ejemplo no pasándole información o “ninguneándole”, es decir no reconociendo o negando la jerarquía.

2.-La víctima no puede escapar del campo.- Es decir no puede irse salvo perdiendo dinero o reputación, de modo que la cosa cambia segun las leyes laborales. El acoso en la empresa privada está sometido a leyes bien distintas a las que regulan a los funcionarios por ejemplo. Un funcionario es muy dificil de despedir pero un empleado privado puede irse por propia voluntad o bien cobrando una indemnización, pero hay otros factores que pueden influir sobre la no-escapatoria del campo de acoso y dependerá en cualquier caso de su espacio relacional y de otros conflictos solapados con el acoso.

Sobre los  errores más frecuentes que suele cometer el acosado y algunos consejos para escapar del acoso volveré en el próximo post.

¿Crimenes moralistas?

mayo 11, 2015

monos

Segun los psicólogos evolucionistas hay dos tipos de violencia, una reactiva y otra proactiva. Aqui hay un buen artículo para comprender mejor estas diferencias.

Pero hay otras formas de verlo tal y como podemos ver en este artículo de Michael Shermer, que lleva por título ¿Es el terrorismo una forma de justicia privada?. La tesis sorprendente de este artículo es que el terrorista no es un ser amoral ni inmoral sino todo lo contrario. Es posible hablar pues de que existen crímenes que proceden no tanto de lo que nosotros entendemos como psicopatía, -un término que suele asociarse a la maldad (ignorando que la maldad es un término moral)- sino que suceden por un exceso de moralización.

Y no cabe duda de que la principal factoría -aunque no la única como ya conté en este post– de normas y preceptos morales son las religiones, más concretamente las monoteistas.

El sentimiento innato de justicia.-

Franz de Waal es un primatólogo y etólogo holandés que es famoso en el mundo de la ciencia y la divulgación por sus estudios sobre la agresión, moralidad y alianzas entre macacos. En este divertido video experimenta con capuchinos e intenta demostrar que el sentido de la justicia es innato al menos entre los simios.

No cabe ninguna duda de que el sentido de la justicia es una parte de los sentimientos morales que evolucionó junto con otras emociones con el objetivo de detectar a los tramposos y castigarles. Es interesante señalar que todos tenemos un sentimiento acerca de lo que es justo o injusto (de forma real o equivocada) y que este sentimiento está muy relacionado con la comparación que hacemos sobre lo que reciben los demás y lo que recibimos nosotros, tal y como podemos ver en el video de los capuchinos. Es interesante recordar que el sentimiento de justicia es profundamente egoista y que se activa solo si somos nosotros los que salimos perdiendo en la comparación y permanece inactivo si somos nosotros los ganadores en el reparto.

Algo asi sucede en el juego del ultimátum.

En el juego del ultimátum, en el que a una persona se le da una cantidad de dinero que debe compartir con otra persona, con la condición de que si la oferta es aceptada pueden quedarse con el dinero, pero si la oferta es rechazada no se obtiene nada.

Está demostrado que estamos dispuestos  a pagar el 30 por ciento para castigar a quien no coopera. Esto se llama el castigo moralista.

Donald Black sostiene que sólo el 10% de los homicidios son producidos por rapiña como los que suceden en un robo o hurto, dicho de otra manera: los homicidios que se cometen por incentivos económicos directos son una minoria. El otro 90 por ciento son moralistas, una forma de pena capital en el que los autores son jueces y verdugos de una víctima que perciben que les han hecho daño de alguna manera y son merecedores de la pena de muerte. Ejemplos inquietantes:

Un hombre que “mató a su esposa después de que ella” se atreviera a llevarle la contraria en una discusión,” una mujer que “mató a su marido durante una pelea en la que el hombre golpeó a su hija,” un hombre que “mató a su hermano durante una acalorada discusión sobre los escarceos sexuales de este último hacia sus hermanas menores”, “una mujer que” mató a su 21 años de edad, hijo, porque él había sido “tonteando con los homosexuales y las drogas ‘”, por no hablar de las discusiones de tráfico, etc.

Dicho en otras palabras: la mayor parte de los homicidios se cometen durante situaciones de ira, situaciones comunes y banales, donde los individuos parecen no tener control sobre sus emociones pero que paradojicamente se perpetran siguiendo una siniestra inspiración de que el “otro” -la victima- se lo merecía. Y dónde el agresor no tiene nada que ganar.

De la venganza privada a la Justicia del Estado.-

Es un fenómeno relativamente nuevo el que el Estado mantenga la exclusiva sobre las penas y castigos a los delincuentes o tramposos.

Después de la Edad Media, la venganza privada fue sustituida en su mayor parte por la justicia penal, una justicia garantista que ha de velar necesariamente por los derechos del reo.

¿Pero qué sucede cuando la gente no confía en el sistema penal o creen que esta justicia está sesgada en favor del ofensor?

Es lo que sucede cuando las personas viven en sociedades tribales, en Estados débiles con gobiernos corruptos o se trata de comunidades apátridas que toman la justicia por su cuenta.

El terrorismo es una de esas actividades, Black  argumenta en un artículo de 2004 en Teoría Sociológica titulado “La Geometría del terrorismo,” que es una forma de auto-justicia cuyos motivos dependerán del grupo terrorista en particular. Estos van desde el marxismo revolucionario en la década de 1970 hasta el terrorismo apocalíptico del Islam de hoy (conocido como ISIS), que no es un estado en absoluto, sino una confederación de yihadistas.

La gente de izquierdas al menos en nuestro pais son bastante comprensivos con el fenómeno terrorista islámico que niegan e interpretan desde unprisma politico: una especie de conspiración norteamericana de espias y CIAs y que minimizan o justifican por los lastres del colonialismo. Se niegan a verlo como lo que es: una forma religiosa de moralización obligatoria.

¿No seria absurdo decir que la matanza del dia de San Bartolomé que enfrentó a protestantes y católicos durante la Reforma protestante no tuvo nada que ver con la religión?

No menos absurda es la creencia de que los yihadistas son agitadores políticos seculares disfrazados. Lo que realmente quiere ISIS,  es volver a una civilización del siglo VII y a su entorno jurídico, y en última instancia a provocar el apocalipsis.

De manera que liquidar el asunto diciendo que aquello que no entendemos es una cuestión de psicopatía (psicologizar el problema) es una forma de blanquear la verdad ocultándola y haciendola opaca a la mirada del lector informado, atento y sagaz que no tiene ningún sentimientos de culpa por lo que hicieron otros y en otro momento de la historia.

Más concretamente, el terrorismo no procede del colonialismo, lo que aprendimos algunos de este periodo de la historia es que los valores democráticos empastan mal con ciertas sociedades que mantienen una cohesión tribal a través de una coacción religiosa más o menos aceptada individualmente.

La evolución de las instituciones que dan lugar al bienestar y la libertad no han ido todas al mismo tiempo como ya comenté en este post. Los musulmanes tendrán que hacer su propio proceso de secularización si quieren integrarse en el mundo del siglo XXI

Houellebecq y el Islam

mayo 2, 2015

El mundo moderno nos ha enseñado que los deseos humanos llevados a su extremo son de temer (Peter Sloterdijk)

islamgeneral

El Islam (distribución geográfica)

Recientemente ha estado en nuestro país Michel Houellebecq presentando casi de puntillas su ultimo libro “Sumisión” publicado en Anagrama. Casi de puntillas porque las medidas de seguridad que se tomaron en la presentación del libro hicieron de la misma una especie de acto clandestino con noticias cortas y poca exhibición del personaje que da evidentemente para mucho más en eso de la publicidad.

Houellebecq es un reaccionario (en el buen sentido de la palabra), un ilustrado oscuro, un tipo genial que extrae de su talento visionario aquello que otros no quieren ver y es tan inteligente que ni siquiera se dedica a contrariar a los que le acusan de islamófobo o machista. “Yo tengo derecho a escribir una novela islamófoba”. O “Yo soy un machista”

Pero yo no le creo, Houellebecq no ha escrito una novela islamófoba sino una novela contra el buenismo europeo, contra el buenismo francés o mejor contra esa élite que está asesinando Francia. En realidad “Sumision” es una novela de política-ficción, una novela de anticipación, donde el autor se imagina un horizonte político en Francia en el que izquierdas y derechas conspiran contra la extrema derecha -que paradójicamente ostenta el voto popular- y propician al fin un gobierno islámico. De lo que se trata es que le Pen no gobierne, mejor un musulmán.

Houellebecq escribe sobre la decadencia moral de occidente y sus subproductos, lo hizo ya en su soberbia “Las partículas elementales”, también en “Ampliación del campo de batalla” o en “Plataforma”. escribe sobre la miseria de los hombres después de que hayan sido liberados de todos los recortes del deseo, apareciendo aquello que ya predijera Foucault acerca de lo mismo: desatar todas las virtualidades del deseo tiene el mismo propósito y la misma función que su prohibición, el deseo sin limites nos lleva al marasmo moral y a la destrucción de los vínculos sociales que mantenemos con los demás: Se trata de efectos secundarios:

Entre ellos: la destrucción de la familia biológica y el declive demográfico de los pueblos de origen europeo es quizás el más grave, pero hay otros costos a pagar: aumento epidémico de las enfermedades depresivas, incremento en las “brechas de género” en personalidad, disminución paradójica de la movilidad social, la amenaza de nuevos patógenos (sí, los demonios existen), el infraestudiado problema del altruísmo patológico y un largo etcétera de limitaciones que sustentan el pesimismo racional. (Eduardo Zugasti)

Lo que Houellebecq denuncia es precisamente la inmunosupresión de occidente frente al fenómeno islámico que no es ni de lejos el primer ni en ultimo extremismo con el que las sociedades abiertas van a tener que lidiar sino algo que está oculto detrás del miedo a las bombas: el suicidio demográfico.

¿De qué sirve el estado del bienestar si las personas estamos cada vez más aisladas y sufren más de melancolia?¿Si nos hemos quedado sin familia de tanto emanciparnos? ¿De que sirve el sexo libre o fácil si la mayor parte de los hombres pasan la mano por la pared y una buena parte de las mujeres están solas?¿De que sirven los derechos de la mujer si no hay niños a quienes educar para eso?

Los derechos humanos son un invento de ciertos profesores universitarios divorciados y que han caído en la trampa ginecocéntrica al no entender que la posición de la mujer en el islam es tan digna como cualquier otra y que nuestra posición sobre el asunto nos lleva por el camino del marasmo. Al día siguiente de ganar las elecciones en Francia el candidato musulmán envía a todas las mujeres a su casa y las profesoras acatan esa decisión de mala gana pero dura lex sed lex. Algunas incluso le cogen el gusto a volver a ser amas de casa.

Nosotros lo vemos con las gafas de aumento de nuestros ideales democráticos que hemos sacralizado en lugar de Dios, excedentes de una mala digestión de la ilustración blanda, pero ellos no lo ven así, me refiero a los musulmanes. Lo llevan en los genes, no es una cuestión de integración o de tolerancia. Es algo metafisico.

“Sólo Dios es Dios”

No es una perogrullada, es una de las ideas-fuerza del islam. El lector interesado en la metafísica del Islam puede ver este documental que recientemente se ha estrenado en la 2 y que nos transmite la fascinación que el Islam tiene para el creyente e incluso para el estudioso islamista .

Pero el éxito del islamismo en el mundo (se trata de la religión que practica más gente) no se debe a su metafísica, sino a su parte exotérica, es decir a sus preceptos. Es una religión fácil de seguir, fácil de entender, poco burocrática y sin florituras por así decir. Todo el mundo sabe a qué atenerse si no sigue las reglas, si no acata las prohibiciones. Se trata nada mas y nada menos que ir contra Dios, de modo que no hay nada más que hablar. El que transgrede una regla la paga.

Se trata de una raza con características genéticas bien distintas a la nuestra, no existe una religión más apropiada para esas tribus aisladas que guerreaban constantemente, esas tribus del desierto o la montaña que evolucionaron en condiciones bien distintas a nosotros los europeos autóctonos. Ellos son conformistas, nosotros inconformistas, ellos colectivistas, nosotros individualistas, ellos etnocéntricos, nosotros egocéntricos, ellos guerreros, nosotros inventores, ellos respetan a la autoridad, nosotros la cuestionamos. Ellos tienen un sentido para morir, nosotros ninguno. Algunas diferencias.

Y es por eso que la religión islámica no tiene nada enfrente. No compite con otras religiones, no compite contra la cruz. Compite contra la nada, contra una sociedad secular que se enfrenta a ella sin Fundamento. Y una religión solo puede competir con otra religión. Los ilustrados gráciles no cayeron en la cuenta de que las ideas de libertad, Fraternidad e igualdad no podian sustituir al fundamento religioso. No hay una razón ni un sentido para la muerte y sin ese sentido nada en la vida tiene sentido.

Ningún país de Europa Occidental tiene una tasa de nacimientos por mujer que corresponda al nivel mínimo de mantenimiento de la población (2,1 hijos por mujer) indicado por los demógrafos. Italia con una tasa de 1,2 se dirige a convertirse en el país del mundo con el menor número de nacimientos, y ya lo sería si de los nacimientos registrados en los hospitales se excluyeran los hijos de inmigrantes residentes pero no ciudadanos italianos. España y Alemania compiten con Italia en este triste primado. Francia ha aumentado su nivel a 1,7 pero sus datos serían similares a los italianos si se excluyeran los nacidos de mujeres – inmigradas o ciudadanas francesas – de religión musulmana. Italia, Alemania, España y Países Bajos (en este último también, hijos de ciudadanos de religión musulmana excluidos) están por debajo del nivel bajo el cual los demógrafos piensan que un vuelco de la tendencia sea imposible. Esto significa que países como Italia, si la situación no cambia, reducirán a la mitad la población en el transcurso de una generación. (Texto en cursiva extraido de esta web)

En todas las partes del mundo aquello que asombra a los no europeos es que en Europa este tema dramático no esté en el centro del debate cultural e incluso en las campañas electorales.

El  historiador Arnold J. Toynbee decía que sobre la muerte de una civilización se escriben pocos libros de intriga, y ello por una buena razón. Muy excepcionalmente hay un asesino: por lo general, se trata de suicidio. América se ve abocada a “quedarse sola” en la lucha contra el ultrafundamentalismo islámico no – o no sólo – porque la mayoría de los gobernantes europeos sea cobarde y débil frente al islam. Quedará sola técnicamente, porque dentro de menos de un siglo ya no habrá europeos. La demografía los habrá barrido como barrió al imperio romano, el cual no cayó porque sus cuadradas legiones se habían vuelto menos cuadradas, sino porque la práctica extendida del aborto y del infanticidio había hecho posible que ya no hubiera más legionarios. Se reclutaban bárbaros, incluso proclamándolos, sin comerlo ni beberlo, ciudadanos romanos. Cuando los bárbaros se dieron cuenta que eran la mayoría, tomaron el poder.

La demografía es la variable critica, y una población en descenso solo puede ser reemplazada por una cultura vigorosa que nos triplica en nacimientos. Y aun hay que contemplar otro fenómeno. Ellos, me refiero a los árabes tendrán que escapar de la trampa malthusiana que es el problema más acuciante que se les viene encima.

Solo hemos de pensar en el agua. ¿¿Qué sucederá cuando se termine el agua en Oriente próximo o en el Norte de Africa? ¿Será la próxima crisis que nos viene encima?

Houellebecq no es islamófobo sino que “la fobia islámica” (por otra parte comprensible en la población más expuesta) es el pretexto que usan los ilustrados blandos para prohibir las anticipaciones. Eso es lo que sucederá, es lo más probable.

Pero nada más alejado del milenarismo apocalíptico con que algunos tratan de censurar algunas ideas. Si Europa termina siendo islámica no pasará nada. Cosas peores se han visto en la historia.

¿No cayó también Roma y todo el mundo romano en manos de Atila?

Europa: entre Escila Y Caribdis

Si yo fuera presidente en un pais como éste

abril 28, 2015

politicas_familia_europa

Seguramente eras aun muy joven cuando Fernando Tola hacía aquel programa en clave de humor y algo provocador que llevaba el titulo de este post. En aquel entonces y recién inaugurada la democracia todos nosotros teníamos una agenda secreta para el caso de que “los nuestros” se alzaran con el poder y pudiéramos, al fin aplicar nuestro programa de cambio. Más tarde comprendimos que los nuestros no existían.

Pues todos tenemos programas de cambio político e incluso de una alineación en el caso del fútbol. Todos.

Y esa es la función de los líderes : tener una alineación, tener un programa, tener las agallas de llevarlo a cabo y acertar, es decir sintonizar con la mayoría.

Y eso es lo más complicado porque ¿qué es la mayoría?

La mayoría es un concepto que cambia mucho según quien lo nombre, es por eso que puestos a abstraer, lo mejor es preguntarse cómo somos los españoles. Ningún politólogo te lo dirá, porque ninguno de ellos representa a la mayoría, en realidad ni tu mismo la representas, nadie la representa porque la mayoría es algo oscuro, como el inconsciente que sólo se manifiesta en situaciones de malestar pero de tal manera que tampoco los malestares advertidos nos llevan linealmente a la enfermedad principal, pues hay muchos síntomas que emborronan a los deseos de la mayoría. Hay mucho ruido.

Los españoles somos “liberal progresistas”, por decirlo en términos comprensibles para ti que eres un político, de centro pero tirando un poco a esa izquierda que no se mete con la cartera. No somos definitivamente ni de izquierdas ni de derechas y es por eso que los partidos comunistas o derechones con amplia carga integrista tienen poco que hacer en este país.

Y para que entiendas mejor esta posición política de los españoles en general te voy a poner un caso de referencia, un país al que llamaremos “America” para entendernos. En aquel país el modelo en el que la gente cree es bastante diferente del nuestro, bien conocido como “sindrome europeo”(que somos en este sentido bastante parecidos), la razón de estas diferencias estriba en la religión de la que procedemos tanto nosotros como ellos.

Los americanos son fundamentalmente protestantes y nosotros los europeos, católicos. Procedemos de una bifurcación cultural que tuvo lugar allá por El Barroco, la Reforma que prendió bien en el norte de Europa y muy mal en el Sur, aquella escisión aun puede verse hoy en las diferencias en la manera de divertirnos, trabajar, ahorrar o ser felices que nos separan de aquellos gélidos parajes, llenos de calvinistas.

Los americanos son liberales y nosotros somos estatistas. Balones fuera.

Familia, comunidad, trabajo y religión son los cuatro pilares en los que se fundamenta la vida en América, mientras que nosotros solo compartimos con ellos, familia y trabajo, los otros dos pilares en los que creemos son, el Estado y el ocio. de manera que nuestra manera de representarnos la felicidad es bastante distinta al haber desaparecido de nuestro panorama imaginario tanto “lo colectivo” como la religión. Lo que tiene consecuencias muy importantes: puesto que es necesario para que una vida tenga sentido que la muerte también lo tenga y sin religión no queda más que una trascendencia laica y de mentirijillas por así decir. Aquí nos lo cuenta Jose Luis Pardo.

Significa que nosotros somos más dependientes del Estado y ellos menos. Estado y sociedad empastan mal y en la práctica se comportan como opuestos, una sociedad fuerte no puede coexistir con un Estado fuerte.

Nosotros tenemos una forma diferente a la de ellos de imaginarnos el trabajo: para nosotros el trabajo es una maldición bíblica que sólo sirve para financiar nuestros ocios, para ellos una forma de trascendencia o una forma de prosperar, algo que comparten con los chinos.

Dicho de otra manera nosotros somos nihilistas, negamos los sentidos que nos brinda la vida y cuando la vida carece de sentido aparecen las patologías del vacío, las patologías de la falta de limite. ¿Es necesario recordar que somos mortales?. Pero los españoles somos algo más que eso, algo que nos diferencia de los europeos. Ejemplo, España es el país de la UE con menor natalidad. Francia e Irlanda son los primeros. Irlanda es aun un país muy católico y es comprensible, pero ¿por qué los franceses tienen tantos niños?

Lo cierto es que las familias españolas son con las italianas y las griegas las más nepotistas y protectoras con sus hijos y casi todos pensamos que nuestros hijos son Einsteines en potencia, en Francia los niños no tienen abuela y aquí en España, la costumbre hace que las abuelas asistan a sus hijas y nueras en los temas de la crianza y así y todo no nos animamos a tener más niños. En este sentido somos una de las naciones con mayor asistencia parental de toda la UE, la familia extendida aun existe en nuestra España. ¿Entonces, como puede entenderse esta paradoja?

No tenemos hijos porque los hijos son evidentemente un enredo que nos impide ser felices, tal y como nosotros nos imaginamos la felicidad, algo parecido al concepto de Yo ideal freudiano una formación narcisista omnipotente claramente española y socialdemocrata:

El Yo ideal es siempre de izquierdas, reducto de las utopías, de los ideales y preñado de narcisismo instintivo, de principio del placer y por contra el ideal del Yo es un constructo bien distinto relleno de lideres, cultos carismáticos y teístas, instrumento de la dependencia, principio de realidad y de la tradición. En realidad ambos constructos -según Freud- forman parte de una estructura de mayor nivel de definición y a la que conocemos con el nombre de Superyó.

Lo cierto es que me parece de lo más acertada esta idea para señalar que el ideal del Yo y el Yo ideal son ejes de crecimiento de la personalidad política entendiendo que los constructos “izquierda” y “derecha” son imaginarios, es decir no existen, sino que nos vienen determinados culturalmente. Pero es verdad que las personas nos orientamos políticamente a través de rasgos caracteriales de estirpe biológica, así unos son más conservadores mientras que otros son más “progresistas” lo que en términos biológicos tendría que ver con el apego y con la orientación con respecto a la autoridad y la relación con el castido, es decir con la culpa.

Unos serian más obedientes o conformistas y otros más rebeldes, unos más apegados y otros más desapegados, es lógico pues nuestra estirpe evolucionó como consecuencia de haber mantenido grupos sociales de un tamaño entre 80-100 individuos, mas allá de este tamaño los recursos se hubieran consumido antes y es por eso que la evolución dispuso que algunas personas obedecieran ciertos estímulos a fin de segregarse de sus comunidades de origen. Pero no bastaba con la segregación, hacía falta además que otros les siguieran, pues de nada hubiera servido que uno o dos iluminados se desgajaran de la comunidad sin arrastrar en su fuga a otros. Y de ahi que nuestro instinto gregario tenga además otro resorte: nos encanta seguir a otros, a esos que parece que saben donde van. Desde la caverna pues que existe la política, la inventó aquel que optó por la bifurcación, alejarse o tomar este camino y no aquel que ordenaba la tradición establecida.

Y nosotros los españoles seguimos a este Yo ideal:

  • Un sueldo vitalicio a cargo del Estado o en su lugar trabajo estable y bien remunerado.
  • Asistencia médica y educación gratis.
  • Subsidios garantizados para todos incluyendo los inmigrantes sin papeles
  • Dinero corriente para gastar y ocio garantizado.
  • Pagar pocos impuestos y que paguen los ricos. Los ricos son siempre los otros. El Otro lacaniano.
  • Derecho a viviendas protegidas, guarderías, etc.

Y no sigo, porque tu también eres español y sabes de lo que hablo. Es entonces cuando seriamos felices y si no llegamos a este nivel entonces protestamos. Claro que esos que protestan tanto no son la mayoría. La mayoría por definición no protesta (es silenciosa) y se limita a pagar esos impuestos por triplicado que tenemos en España, esas facturas de la luz donde financiamos proyectos fracasados de sucesivos gobiernos anteriores, el gas, el agua, la hipoteca y aun así ahorramos algo para el futuro. Esos son la mayoría silenciosa que invierte en sus hijos para que emigren a otro país por falta de trabajo, los que criamos hijos para que tengan menos hijos que nosotros.

Porque lo peor de esta España nuestra es la falta de un discurso histórico común que nos haga sentirnos a todos como piezas de un proyecto compartido. Entonces si que seremos como los americanos, con o sin religión, aunque los americanos cada vez sufren másel “sindrome europeo”.

Los españoles preferimos pagar impuestos que comprometernos con lo colectivo. ¿Qué es lo colectivo para un español? ese lugar donde podemos mearnos fuera de la taza, una especie de ventana rota a la que podemos seguir apedreando, no tenemos ningún respeto por lo colectivo, por nuestra comunidad a la que vemos como una prolongación de nosotros mismos o como un engorro, nunca como un apoyo, por no tener no tenemos ni un himno nacional con letra, ese que podríamos cantar con la mano en el pecho en las finales de fútbol o cuando nos cae alguna medalla olímpica. Preferimos pagar impuestos a la caridad siendo como es la caridad (una palabra incómoda que hemos sustituido por el derecho a) algo personal que nos incumbe como sujetos, dejar la caridad en manos del Estado es la mejor manera de que no llegue nunca a los deshauciados. Es cosa del Estado, el que haya pobres, el que haya bandidos, el que los malos siempre sean los otros. El Estado burocratiza la solidaridad espontánea de los hombres.

Puesto que no es el mal, sino el bien lo que engendra la culpa. pues no hay que olvidar que como buenos católicos (aunque seamos ateos) somos la reserva espiritual de la culpa. Solo nosotros podemos sentirnos culpables por no ser culpables de nada.

De manera que gobernar este país es una tarea bien difícil, es por eso que te recomiendo identificar a esa mayoría social y no trates de contentar a todo el mundo. Gobernar un país sin patriotas y en su lugar nacionalistas, sin religión y en su lugar dogmáticos, sin rituales colectivos y en su lugar moralistas que no fuman y se la cogen con papel de fumar, depredación en lugar de un individualismo creativo. Y sobre todo muchas instituciones inútiles y solapadas para mantener el medraje de una clase política destinada a quedarse sin clientela de tan poco corazón.

Opta por la mayoría, Trabajo, Paz y Justicia y no olvides nunca que la variable crítica de un país es su demografía. Es la variable oculta.

El resto no es cosa tuya, los españoles seguiremos aspirando a la felicidad tal y como mandan los cánones ibéricos: yendo cada uno a lo suyo.

Musica hipérica

abril 25, 2015

hildegard-von-bingen-music

La música hipérica es aquella música que es capaz de desencadenar reacciones hipéricas,

¿Pero qué es la hiperia?

Aquellos de ustedes que no estén familiarizados con este concepto acuñado por Javier Alvarez pueden o bien leer su libro que en pdf dejo en la bibliografía o bien visitar a modo de resumen este post mío sobre el tema.

Pero para aquellos de ustedes que sólo quieran saber de este concepto sin necesidad de profundizar demasiado en él, les dejaré aquí mi opinión: la hiperia es un mecanismo fisiológico de hipersincronización de ciertas neuronas. Hipersincronización significa que varias neuronas se encienden a la vez y este fenómeno de encendido múltiple tiene unos efectos bien distintos según el lugar (el módulo cerebral) donde se produzcan. Si es a nivel cognitivo aparecen hiper-ideas, si son recuerdos hiperm-nesias, si son imágenes hiper-visiones, si es musica hiper-asociaciones. La hiperia es pues una palabra que viene a significar un “exceso” un centelleo brillante en el caso de que sea la luz quien la provoca o bien los reflejos de esa luz en el agua u otras superficies.

Esos arrebatos emocionales que nos provoca la música son fenómenos de hiperencendidos límbicos asociados claro está con los recuerdos por una parte y la percepción acústica de la misma, pues la música está asociada con los recuerdos que para consolidarse necesitan además de encendidos múltiples. La música es capaz de deshacer, de desenhebrar esos recuerdos del mismo modo que se formaron a través de la hiperia de los sueños, pues para eso sirven los sueños: para consolidar memorias.

Que la música es capaz de provocar estos fenómenos es seguro, todos )o casi todos) hemos tenido esa experiencia de intensidad emocional que cierta música nos procura. Ahora bien, sería ingenuo pretender que todos los individuos pueden entrar en estos estados (parecidos al éxtasis) del mismo modo. pero es seguro que cada uno de nosotros somos capaces de hacerlo con ciertos tipos de música.

Mientras pensaba en escribir este post he estado recordando esa música que provoca en mi estos estados emocionales que describí en “Eso” y he caído en la cuenta de que no basta con que una canción nos guste más o menos, tampoco basta con que cierto tema nos recuerde algo agradable. Para entrar en estado hipérico es necesario primero tener cierta facilidad para ello por supuesto y algunas personas por su escasa capacidad de mentalización son incapaces de tal cosa. Pero más allá de eso la música ha de ser capaz de remover emociones potentes y estados emocionales no convencionales. El jubilo, el goce y la “comprensión total” son las tres emociones que yo he identificado.

Y no importa que la música sea triste, pues una música triste es capaz de provocar también emociones placenteras. Podemos reconocer una canción triste sin sentirnos tristes. Incluso si nos sentimos tristes no es como una tristeza arrebatadora o negativa, sino una tristeza sobrecogida, más que tristeza, metafísica. De esta opinión son tanto Simone Weil como Cioran.

En realidad no sabemos exactamente donde se procesa la música pero existen ciertas evidencias de queTodo parece indicar que  el giro fusiforme, una especie de estación de paso entre el lóbulo temporal y occipital ha de estar implicado porque la música provoca sinestesias visuales en ciertos sujetos, un caso de hiperia mal comprendido aun. Pero sabemos alguna cosa más: el procesamiento de ciertas áreas del cerebro es de mayor calidad que el procesamiento de otras, así sabemos que los individuos más inteligentes tienen su capacidad de proceso más distribuida que los menos inteligentes que tal y como dice el viejo refrán “piensan con los pies”. “Pensar con los pies” es procesar a través de la amigdala, un lugar magnífico para escapar de amenazas, pero un mal lugar para un procesamiento limpio de emociones elevadas.

Una de las características que tienen algunos temas hipéricos es que nos permiten contactar con algo sin forma: agua o aire. como si fueran palabras. El agua quizá por la posibilidad de no dejarse atrapar, ha sido utilizada por ciertos místicos (San Juan de la Cruz) como objeto para la meditación y es posible que por su propio discurrir y reflejos sea capaz de engendrar fenómenos hipéricos, incluso epilepsias reflejas. Como ejemplo dejo esta “Lady of the dancing water”, agua que baila entre acordes, melodías pentatónicas y amonías de trombón, un timbre que empasta mal con las flautas pero que sin embargo amplia nuestro registro acústico hasta los bordes.

De sentido contrario es este otro tema de Mahler, “La canción de la tierra” que alterna una melodía robusta, -en realidad un himno telúrico a la Tierra- entre explosiones del metal, fortísimos que inmediatamente caen a pianísimos y que sucesivamente modulan hacia otros temas adyacentes. Personalmente he de admitir que utilizo este tema como “intensificación emocional” exógena. Mahler discípulo de Wagner nos muestra en este tema con intenciones místicas y mistéricas un poco de la técnica del maestro, en el que la melodía ha sido sustituida por la armonía (cuerda y metal) y los colchones de acordes que parecen empujar al tenor hacia una especie de elevación y con él a nosotros entre cuchilladas y asombros.

Hablando de Wagner y por insistir en el tema de la melodía y la armonía, dejo también este ejemplo, un aria de su opera “Tristan e Isolda” titulada Liebestod, donde podemos ver como la melodía parece empujada por los acordes, llevándonos hacia un paroxismo difícil de explicar, una especie de corriente sonora parece modular entre sentimientos apasionados y tristes, con tintes dramáticos. No en vano Isolda le canta ese tema a Tristán anunciándole que “morir de amor” es una posibilidad, una opción que aparece en la conciencia de la heroína que parece impulsada por sucesivas explosiones del metal y la cuerda hasta el paroxismo final y un descanso que parece eterno.

Aunque seguramente de todos los elementos que componen la estructura musical el más conocidos por el publico en general es el ritmo. Lo rítmico está tan relacionado con la hiperia y con la intensificación emocional que no podemos dejar de lado el enorme potencial que tiene el ritmo para provocar estos estados hipéricos. De entre ellos a mi personalmente el que más me motiva es el “bolero”. Y como muestra este botón de Gustav Holst y de su suite “Los planetas”, el caso de Marte:

Sin duda, “el otro grande” de cualquier composición musical es la repetición. Lo que llamamos un mantra, algo que por repetirse hasta la saciedad procura una especie de ensoñación o clima hipnótico y que además no requiere atención por si mismo, al tratarse de un estimulo aburrido y descascarillado. A mi sin embargo este ejemplo de música hindú me parece que si merece atención por sí mismo y me procura un enorme placer el escucharlo.

Se trata del mismo concepto que lo que hoy entendemos como música new age. Repetición hasta el paroxismo, efectos hipnóticos y pequeñas modificaciones apenas perceptibles. Un bucle, una espiral que nos va alejando del centro, de ese engorro que llamamos Yo. Philip Glass al piano y sus trabajos de cristal.

Y ya que he nombrado a la música hindú y a  Philpp Glass, aquí o s dejo esta raga (un estado de ánimo) en escala menor entre dos virtuosos, Ravi Shankar y el propio Glass. Otra de esas que me ponen pero no me pregunten por qué. Es eso.

https://www.youtube.com/embed/6WVAdT27MdE

Psicología del terrorista

abril 12, 2015

terror

Joe Navarro es un escritor americano de origen cubano que trabajó para el FBI como asesor en temas de terrorismo y más concretamente en temas de personalidades terroristas a pesar de ser más conocido como  experto en temas de lenguaje corporal.

Lo cierto es que cada día más aparecen nuevas investigaciones sobre los perfiles terroristas sobre todo después de la continua exposición de imágenes apocalípticas en los medios que nos llegan desde que ISIS optó por publicitarse a través del horror.

Sin embargo la mayor parte de las noticias que nos llegan desde la prensa de masas y en relación con estos perfiles terroristas son banales, cuando no anticuados y estereotipados. Lo que se nos suele vender es que los terroristas son psicópatas.

Para empezar la etiqueta “psicópata” es una antigualla del siglo XIX, algo que encaja mal con la maldad actual que está más relacionada con los idealismos morales que con la búsqueda rápida de beneficio propio. Decir “psicópata” equivale tanto a algo caracterial (en la terminología de Schneider), como a lo que hoy entendemos como antisocial, si bien el psicópata va un poco más allá de los entornos “antisociales” en los que suelen crecer la mayor parte de los delicuentes habituales. La psicopatía es una patología innata que debuta ya en la primera infancia con esa extraña manía de atormentar a los demás: hoy diríamos que un psicópata es una persona que no tiene en cuenta los sentimientos de los demás, que carece de empatía por así decir. El lector puede visitar este enlace donde escribí precisamente de psicópatas y de su relación con el mal.

Pero la definición de psicópata encaja mal con lo que sucede hoy en el mundo a escala global. Para empezar los psicópatas son una minoría en la población (1%) y no todos los psicópatas son sanguinarios, la mayor parte de ellos son simples aprovechados, egoístas o tramposos, por otra parte sabemos que las personas supuestamente normales pueden convertirse en peligrosos psicópatas -indistinguibles de los otros- a poco que el ambiente lo propicie como ya se demostró en el experimento Stanford. Existe una banalidad para el mal y no es necesario invocar a la patología mental. Nos es necesario pues abandonar esta socorrida etiqueta si queremos saber más sobre la maldad actual, sobre los crímenes en masa o sobre los genocidios más o menos televisados en directo. Nos es necesario comprender la relación que tiene este fenómeno con los idealismos morales.

Aquí hay un buen articulo (en inglés) sobre el que he basado este post. Se trata de un articulo firmado por el propio Joe Navarro.

Los elementos que constituyen un perfil terrorista son los siguientes:

1.- Narcisismo patológico. Para que el lector entienda de un modo gráfico qué es eso que los psiquiatras o psicólogos llamamos “narcisismo” (un termino propuesto por Freud, pero que hay que ocultar). les dejo aquí un dibujo de una mente normal: observarán que en la mente normal el “Yo” que es la primera instancia psíquica en aparecer en la mente, una vez se ha establecido un vinculo especular con el “Tu”, ocupa un lugar elevado pero periférico, de tal modo que la mente está ocupada en casi toda su extensión por el “Nosotros” y el “Mundo”. El “Mundo” es por así decir muy importante porque ahí reside la realidad con toda su complejidad y el “Nosotros” es también muy grueso porque ahí residen nuestros apoyos y nuestros recursos.

graficos maestro1

Sin embargo en el narcisista lo que sucede es esto otro:

graficos maestro2

Una ubicación central del Yo que expulsa hacia la periferia al Nosotros y al Mundo y que genera un conflicto de figura fondo. El “Yo” nunca llega a tener la suficiente perspectiva para computar la realidad, lo que nos viene directamente de los otros ni obviamente del “Tu” que pasa a formar parte de un cuerpo extraño. El narcisista no está loco pues no pierde el sentido de la realidad, sabe que el Mundo existe y tiene unas reglas que simplemente no puede acatar porque lo que en realidad teme el narcisista es su propia vulnerabilidad, algo sobre lo que ya escribí en Narcisismo normal, patológico y maligno.

2.- Lo paranoide.- La mejor forma de describir en que consiste esa constelación que los psiquiatras llamamos paranoide es señalar sus tres características principales: rencor, desconfianza/sospecha y hostilidad proyectada. El paranoide no delira, no hay que confundir la personalidad paranoide con sus rasgos de dureza anteriormente citados y el delirio paranoide que es una forma de psicosis. Naturalmente un paranoide puede acabar delirando pero en esencia una personalidad paranoide no es un enfermo mental por el hecho de serlo.

El paranoide es una persona corriente que se presenta como un coleccionista de ofensas, es por así decir un resentido con o sin razones objetivas para ello, las humillaciones que suponemos en su biografía pueden ser reales o simplemente imaginadas o sobrevaloradas, pero en cualquier caso conforman a una persona rumiadora, que anda siempre desoonfiando de todo el mundo, a la vez que es incapaz de deshacerse de su rencor o de su manera de inferir la realidad en busca de signos de ameneza contra su persona.

3.- Una ideología paranoide.- Naturalmente no todos los narcisistas o paranoides construyen o se hospedan en una ideología concreta que les sirva de refuerzo a sus temores. Lo que hace a un individuo peligroso dentro de este conglomerado de variables de personalidad es el hallazgo de ese algo que da carta de naturaleza a la propia paranoia. Es por eso que los paranoides suelen agruparse en sectas o en grupos paranoides y excluyentes. Mis enemigos son los que no piensan como nosotros. Se trata de un refuerzo, aparece el “Nosotros” como un soporte, como una muleta que lo justifica todo, incluso el exterminio del otro. Pero de lo que se trata sobre todo es de identificar al enemigo: los judíos, los comunistas, los yanquis, los infieles, los musulmanes, los homosexuales suelen ser las víctimas propiciatorias de este tipo de ideologías paranoides, peor aun si los gobernantes de un país abrazan este tipo de axiomas como forma de control político, algo muy socorrido y sobre lo que ya Hitler nos instruyó sobre manera apoyándose en su ministro de propaganda Goebbels. Un país entero puede ponerse a pensar y creer que los judíos eran el enemigo a exterminar (en aquel momento en Alemania).

4.- La violencia como arma política.- No cabe duda de que nuestra especie va evolucionando en el sentido de una menor agresividad del mismo modo que a una gracilización de las formas anatómicas que van abandonando la tosquedad de nuestros ancestros y virando hacia la neotenia y la feminización. Este proceso ha sido llamado “síndrome de domesticación”. se trata también de una gracilización de las creencias.

Naturalmente no todas las religiones han seguido este proceso que es atribuible al cristianismo, algunas de ellas como el islamismo o el judaísmo ortodoxos se resisten a este cambio, algo que el propio Rudolf Otto ya predijo en su libro Lo santo. Lo racional y lo irracional en la idea de Dios. Pero Otto también reprocha que el racionalismo religioso no entiende el aspecto irracional de la idea de Dios, que llama “numen” o también “lo sagrado”. Santo, sin embargo, es más que racional, y más que bueno. Es mysterium tremendum, pavor numinoso que trasciende las categorías morales y se resiste a los intentos de domesticación. En este sentido la vida humana es sagrada.

En realidad para hablar de terrorismo es necesario que se cumpla este requisito (el 4) pues terrorismo es “el uso sistemático del terror para coaccionar a sociedades o gobiernos, utilizado por una amplia gama de pseudoorganizaciones políticas en la promoción de sus objetivos, tanto por partidos políticos nacionalistas y no nacionalistas, de derecha como de izquierda, así como también por corporaciones, grupos religiosos, racistas, colonialistas, independentistas, revolucionarios, conservadores y gobiernos en el poder”.

Dicho de otra manera: mientras que hay sociedades y culturas en las que la violencia es inadmisible e inmoral, otras siguen creyendo -basadas en esa idea irracional de Dios de la que hablaba Otto-, que cualquier medio es legitimo para imponer a los demás su verdad. Salirse con la suya está legitimado por sus propias creencias irracionales.

5.-El papel de las sociedades mediáticas.- No cabe duda de que el objetivo de un grupo terrorista es amedrentar a la población diana que ha escogido para amedrentar y no cabe duda de que la publicidad sirve a dos propósitos fundamentales, el primero para divulgar su razón y su causa. Sin propaganda nadie sabría siquiera cuales son los propósitos de estas personas y en segundo lugar, la publicidad sirve para captar nuevos seguidores, nuevos acólitos a su causa.

Pero la publicidad tiene a su vez un lado perverso pues puede generar actos terroristas por sí misma, del mismo modo que puede generar crímenes domésticos o gamberradas simples como podemos observar en algunos videos publicados en youtube. De lo que se trata es de epatar, de sorprender, de espantar si cabe, lo que nos lleva al ultimo item, el papel del grupo.

6.- El papel del grupo.- Todo acto violento tiene dos aspectos, uno relacionado con el propósito político, de simple depredación, religioso o publicitario que a un individuo concreto le inspira y que suele estar relacionado con el “sentido de misión paranoide” o con el mesianismo. No olvidemos que detrás de muchos actos violentos se esconde un sentido moral todo lo irracional que se quiera pero moral a fin de cuentas. Pero no debemos olvidar la función del marketing de grupo, uno comete actos atroces para ganarse el respeto de los miembros de su grupo, aquellos que comparten su finalidad paranoica. Publicitarse es una estrategia para ganar visibilidad y medrar dentro del grupo de iguales. A ver quien es el más malo, el más retorcido, el que consigue pensar y llevar a cabo el acto más monstruoso. Una competición de atrocidades para ganar reconocimiento.

En conclusión, no hace falta ser un psicópata para degollar infieles, basta con pertenecer a una cultura donde la vida humana carece de ese hálito sagrado y donde las ideas irracionales sobre Dios prevalecen aun en la población que pertenece a esa cultura. Por otra parte existe también un terrorismo de Estado, más fácil de explicar pues en cualquier caso trata de amordazar la disidencia y aun: existe otro “terrorismo de autor” que suele ser un modo de expresión de una persona que sufre alguna patología mental, me refiero sobre todo a los terrorismos xenófobos como este del noruego Brevik y otros más enloquecidos aun como este caso que cité en el antibatman.

El arte del “ninguneo”

abril 6, 2015

ninguneo

Cualquier psiquiatra o psicólogo que trabaje en una unidad ambulatoria recluta sus pacientes más numerosos entre una nube de quejas que proceden del mundo laboral.

Es lógico que asi sea, puesto que la mayor parte de los conflictos humanos proceden de la familia y del ámbito laboral descontando los conflictos metafisicos como los de la identidad, la muerte o el amor.

Lo conflictos del mundo laboral proceden de varios frentes:

  • Conflictos de intereses o de rivalidad
  • Conflictos derivados de la precariedad laboral.
  • Conflictos derivados de la presión de los jefes.
  • Conflictos de liquidación y mobbing.

Voy a referirme en este post a estos últimos: los que proceden de la liquidación, prestando una mayor atención al mobbing sutil que es probablemente el más usado en las administraciones publicas, es decir entre funcionarios.

Es usual que los pacientes vengan a la consulta contando una historia similar a ésta: “trabajaba en una empresa A que es absorbida por una empresa B, en el tránsito de una a otra se pierden cometidos y años de experiencia que se desparraman en los desagües del desinterés”, pero ahí no termina la cosa, la empresa B no se limita a amputar responsabilidades sino que tiene en mente liquidar a la mitad de la plantilla a fin de hacer a la empresa “sostenible”. Nótese que la semántica utilizada no hace nunca referencia a recortes o despidos sino a lograr que la empresa logre sobrevivir. ¿Quién puede oponerse a eso?

Algo que consigue llevar a la víctima a una situación de indefensión. Si me opongo seré despedido por no colaborar con los planes de la nueva dirección y si no me opongo seré igualmente maltratado para que me vaya por mi propio pie. La indefensión es una situación psíquica crítica que no es en sí misma una enfermedad pero está en la base de múltiples patologías y trastornos por adaptación o por estrés como se dice ahora.

La indefensión aprendida (learned helplesness), actualmente se usa como modelo de depresión en ratas para la experimentación de nuevos fármacos antidepresivos. Se trata de un concepto fácil de comprender y de inducir, tanto en ratas como en seres humanos y consiste en: aprender que a pesar de nuestros esfuerzos determinada situación no puede ser cambiada, lo que genera un estado de indefensión y desesperanza que nos hace vulnerables a casi cualquier cosa.

Dicho de una manera más clara: la mayor parte de los pacientes que vemos en la consulta no están enfermos sino que viven situaciones perversas inducidas por sus superiores o por sus iguales, algo que recibe el nombre de mobbing.

De lo que se trata es de vencer las resistencias del trabajador obligándole a que deje el trabajo por propia voluntad o que desfallezca y se convierta en un monigote al servicio de la empresa, o de un chivato.

De todas las técnicas conocidas de presión sutil la más conocida es el ninguneo.

Ningunear a alguien es según la wiki en primer lugar, significa no hacer caso de alguien, no tomarlo en consideración y, en segundo, menospreciar a alguien.

El propósito del ninguneo es socavar la autoridad de alguien por miedo a su competencia profesional o a la disidencia intelectual. Y el patrón de los ninguneados es sin duda el intelectual español Miguel de Unamuno que fue ninguneado por los tres regímenes en que se vió envuelto durante su vida universitaria.

Es el método preferido entre los gerentes de cualquier lugar jerarquizado. De lo que se trata es de neutralizar a los jefes y mandos intermedios a fin de conseguir una masa homogénea, un rebaño al que poder controlar mejor.

Antes de seguir adelante en una descripción operativa del ninguneo me gustaría dedicar unas palabras al paradigma del control. Controlar una organización no sólo es el propósito de muchos gerentes positivistas sino que es además imposible. El flujo de información que recibe un gerente está siempre sesgado y procede de los chivatos y de los que albergan propósitos innombrables de promoción. El gerente que “escucha a todos” y cuyo “despacho está siempre abierto” ya está declarando sus intenciones escuchar “sin ton ni son” discriminando a los interlocutores de una organización.

Pero no sólo es la ignorancia de creer que una persona sola puede manejar todos los hilos, sino también la codicia de creer que el “divide y vencerás” sirve para cualquier cosa más acá de la guerra que Cesar inventó. Los gerentes en realidad están siempre sometidos a esta tentación: puentear el mando que no procede de él mismo a través de las informaciones que le llegan de abajo o de arriba, y eso sin contar con las filias y fobias a las que ningún gerente es inmune.

Digámoslo más claramente los jefes, los mandos intermedios molestan, pues son los nudos de la organización y los que acumulan no solamente mayor información sino una información histórica.

El temor del gerente es ser engañado por el mando intermedio, un horror primordial que lleva a la indefensión del propio gerente al sentir que no puede fiarse de nadie. Y si un gerente no puede fiarse de nadie, es un gerente caótico e ineficaz. Es mejor elegir aun a riesgo de equivocarse que mantener una neutralidad fingida.

Pero la ineficacia tiene múltiples procedencias, y el lector que quiera profundizar sobre esta cuestión puede recurrir a este libro de Alejandro NIeto, donde explica como ser un buen gerente y las buenas prácticas para tener un buen gobierno.

desgobierno

Uno de los errores más frecuentes está relacionado con su forma de trabajar. Ya me referí más arriba a esa manía de recibir a todo el mundo que parece ser el paradigma políticamente correcto. Una costumbre que no lleva a ninguna parte salvo a la obtención de múltiples narrativas contradictorias entre sí.

El buen gerente no recibe más que las visitas precisas, se reune la menor cantidad de horas posibles y se dedica a apoyarse en aquellos que saben más que él en temas organizativos o clinicos si estamos hablando de un Hospital. Aquí en este articulo de Alejandro Nieto (publicado en 1988) podemos ver las torpezas que las administraciones han tenido con los médicos y cómo la situación ha ido empeorando con el tiempo.

Es cierto que el gerente no ha de fiarse de todo el mundo por igual, hay quien tiene intereses espúreos, económicos pero también legítimos, pero no tiene más remedio que elegir y discriminar guiándose por su intuición de quién es quién en una organización. No todos son vagos o corruptos entre los trabajadores y todos, eso si. acumulan varias decepciones a lo largo de su vida laboral, suficientes como para no fiarse del ultimo gerente y mucho menos de aquellos que siguen directrices políticas.

De manera que la confianza ha de ser bidireccional y los gestos son muy importantes. Los gestos valen tanto como la gestión pura y dura en relación con la confianza que es siempre algo irracional. Si un gerente se salta la linea jerárquica de un determinado departamento ya está gesticulando, ya sabemos por donde va a ir.

Al socavar a unos se empodera a otros de una linea jerárquica más baja, se consiguen así nuevos apoyos y delaciones pero socava toda la linea de flotación de la organización.

Además el buen gerente ha de tener apoyos en quien depositar sus decisiones para que se ejecuten. El mayor cáncer de una organización son los rumores y los “macutazos” entre el personal: una distancia demasiado grande entre una decisión y su puesta en marcha genera desconfianza e incertidumbre.No hay que difundir rumores ni dar tiempo a la rumorología, hay que ejecutar lo importante primero, hay que saber priorizar no olvidando que lo que parece urgente no es lo más importante y que mantenerse en el cargo carece de interés para la organización. Nadar y guardar la ropa no es una buena estrategia.

Hay que comprometerse y buscar compañía para ese camino tan difícil y lleno de contradicciones que acompañan la gestión, sobre todo de lo público.

¿Qué hacer si se siente ninguneado?

Si usted se siente ninguneado, es decir menospreciado, maltratado o que no se le corresponde con la autoridad que usted merece lo primero que ha de hacerse es intentar clarificar estos extremos. Se trata de una primera intentona ética, a partir de la cual pueden suceder dos cosas: que sigan ninguneándole o que mejore la situación.

Lo más probable es que lo sigan haciendo pues ya he dicho más arriba que aquellas personas fascinadas por el control rara vez delegan su autoridad en otros y se dedican a vampirizar la suya, la que le corresponde por méritos propios.

No caiga nunca en la trampa de la indefensión, tampoco del victimismo y sobre todo no se coja la baja.

Trabajamos en ambientes tóxicos y es por eso que las consultas de los psiquiatras están llenas de víctimas del entorno laboral. No es necesario que haya mobbing, basta con que consigan que usted se sienta ninguneado por sus jefes.

Lo que suele ser la norma.

Recuerda: La falta de propósito representa el exacto punto intermedio entre el deseo de evitar y el de incitar.

Vírgenes, cuevas y niños

abril 1, 2015

coves    cueva

Lo que el lector tiene en sus manos (si compra este libro en papel) no es una novela, ni un ensayo sino un trabajo de investigación historiográfica, un reportaje sobre un hecho insólito acaecido en 1947 en Coves de Vinromá, provincia de Castellón a cargo de Jose Calvo Segarra periodista de pura cepa. Un documental como diríamos hoy que sin embargo, puede leerse casi con la amenidad de una novela aun no siendo ficción, pues la ficción y la realidad a veces se encuentran tan próximas que incluso puede aparecer como sustitutos la una de la otra. La realidad tiene la misma estructura que la ficción.

Coves de Vinromá era en la época un municipio con más habitantes que en la actualidad, algo que puede explicarse por la emigración de la población desde el campo a la ciudad. Pero en 1947 recién terminada la guerra civil Coves era un lugar inhóspito que encerraba a casi tres mil personas que, casi todas ellas vivían de una tierra esquilmada tanto por la guerra como por las bajas temperaturas y la agricultura de secano.

raquel

Allí, una niña de 10 años llamada Raquel e hija de un telegrafista represaliado por el franquismo, fue la actora de un hecho insólito: una aparición mariana que nunca fue legitimada por la Iglesia a diferencia de Fátima o Lourdes que también tomaron como objetos mediadores a niños. No deja de ser curioso que estas apariciones siempre acaezcan en esos lugares casi sagrados llamados “cuevas” y que lo hagan a través de niños, es como si la Virgen (pues siempre es la Virgen quien se aparece), prefiriera esos espacio mitológicos (cuevas, fuentes, cruces de caminos) donde antaño reinara Hermes (Mercurio) el Dios de los viajantes y los ladrones, el Dios mediador entre lo divino y lo humano: allí donde existe aun una cruz en ese cruces de caminos está Hermes presidiendo la escena.

No cabe duda de que gran parte del éxito de la religión cristiana procede del hecho de haber santificado a la mujer a través de la Virgen María. No hay ni un solo pueblo en España que no tenga al menos su propia Virgen, su propia patrona, a veces coincidiendo con un patrono masculino. Cada virgen no es sino una subjetivación de un culto ancestral de las deidades femeninas paganas, muy queridas por el pueblo llano como mediadoras, una tarea hermética que tiene su origen en la historia clásica de Hermes el psicopompo. El sincretismo que propició el cristianismo a través de la romanización es la clave de nuestra cultura y lo que nos diferencia del islamismo y del judaísmo –las otras religiones monoteístas que florecieron en las culturas del desierto-, religiones por así decir masculinas y orientadas hacia la sumisión hacia Dios.

Raquel era pues un psicopompo, la mediadora entre lo sobrenatural, aquello que no puede verse y el mundo tangible de la enfermedad, el hambre y la miseria. Es interesante señalar que la primera “aparición” o “visión” de Raquel no fuera en la citada cueva sino en su propio domicilio. Y más interesante aun desde el punto de vista psicológico es que tal visión se produjera al despertar.

Las alucinaciones que se producen al dormirse o al despertar son muy frecuentes en los niños y son fisiológicas, es decir no son patológicas. Las primeras se llaman hipnagógicas y las segundas hipnopómpicas y casi siempre son imágenes parásitas que quedaron adheridas al inconsciente infantil por el impacto que causaron cuando se visionaron. Dicho de otra manera la imagenería del sueño tanto en la primera fase (adormecimiento) como en la final (despertar) se nutre de imágenes ya vistas por el niño.

Concretamente lo que vio Raquel fue a una mujer vestida con una túnica y cuyo pecho estaba atravesado por varias espadas o cuchillos. A lo que la madre la hizo exclamar:

  • Es la Virgen de los Dolores.

Sin saberlo, la madre de Raquel estaba legitimando la visión como algo genuino. No le dijo “eso es un sueño”, o “lo has imaginado” o cualquier otra cosa sino que mas bien le “dio el visto bueno” a su visión. No es de extrañar que una inteligencia vivaz y bien despierta como la de Raquel siguiera añadiendo imágenes, ora de hombres (santos), otras de mujeres similares a aquellas que su memoria guardaba copia por la impresión que causaron en ella. Y no cabe duda de que la fuente de su información eran estampitas. Y no cabe tampoco ninguna duda de que Raquel siguió con su juego hasta llevarlo al paroxismo, pues bien pronto comenzó a recibir mensajes de estas imágenes.

Estos mensajes no deben catalogarse como alucinaciones auditivas sino más bien a diálogos internos que la propia niña mantenía con esos “alter egos” que veía a través de su imaginación. Imágenes que fueron complicándose y creciendo en intensidad y complejidad quizá acrecentado por los que fueron testigos de las mismas, seguramente el cura del pueblo que fue uno de los que creyeron literalmente en sus premoniciones y apariciones. Entre los descreído estaba su propio padre y desconocemos el papel de refuerzo que la madre y el vecindario fueron dando a esta historia que comenzó a propagarse como un meme.

Un meme es una idea contagiosa, algo que como los virus se propaga de persona a persona, el meme es como la unidad de información y se parece al gen que es la unidad de información hereditaria en clave material. No cabe duda de que en aquella época el meme religioso tenia mucha disponibilidad al contagio, igual que hoy sucede con otros memes como el de la delgadez o el del rechazo de la corrupción. No hay meme más contagioso que el religioso, si bien el meme principal por el que la religión obtiene su éxito es el de la inmortalidad. Una religión que no defendiera la idea de otra vida después de la muerte no tendría ningún éxito pues es la religión la única disciplina que llena de sentido al gran sin sentido humano: desaparecer.

Las apariciones marianas siempre unidas a la curación de los enfermos explican el fervor y el sacrificio de todos aquellos que acudieron aquel primer día de Diciembre a les Coves para presenciar el milagro que Raquel prometió.

El libro de Calvo Segarra hurga precisamente en esas curaciones milagrosas –que quedaron registradas documentalmente- y otras no tan milagrosas que se suelen producir siempre por sugestión, esa forma de conmoción psíquica que se produce en presencia de algo extraordinario. Dejaré al lector libre para opinar después de haber leído los testimonios que Calvo Segarra ha podido rescatar de aquellas “curaciones”.

Raquel fue examinada no sólo por varios médicos sino también por Marco Merenciano, un psiquiatra de Valencia que regentaba un manicomio y que al parecer mantuvo una relación con Raquel a largo plazo. Observó con buen juicio clínico que la niña no padecía enfermedad mental alguna y que más allá de eso era una niña más inteligente de lo usual en aquella época de bajos niveles de instrucción, despierta e inocente sin ningún atisbo de que aquel “montaje” respondiera a algo premeditado o manipulativo.

Todo parece indicar que “la neurosis colectiva” se impuso a la imagenería individual y que un conjunto de casualidades y de “confesiones” de la niña dieron lugar en el imaginario colectivo a buena parte del prodigio. Hago notar además que en aquella época no había Internet ni casi periódicos, solo radio y teléfono. Uno no tiene más remedio que suponer que el “boca a boca” se encargó de viralizar la noticia de que en Coves de Vinromá había sucedido un milagro y que en este sentido puede considerarse que la expansión de la noticia fue un éxito de la diseminación de un meme concreto.

Vale la pena leer el libro de Calvo Segarra para ver como los poderes de la época se afanaron en negar y prohibir hasta donde pudieron que se concentraran en aquel pueblo los cientos de miles de personas que acudieron allí en busca de curación o alivio para sus males o al menos para ver de cerca en la Virgen, esta vez sí, en la cueva, el lugar donde siempre entre penumbras aparecen las vírgenes. Nada de esto sucedió pero poco importa, los que allí se concentraron aun hablan maravillas.

Es interesante señalar como evolucionó la familia de Raquel. Todo parece indicar que el fenómeno de las apariciones pasó factura en aquella familia, primero porque hubo de esconder a la propia Raquel y alejarla del pueblo, para aislarla de la procesión casi diaria de personas que acudían a su casa para verla o tocarla. Más adelante porque el padre fue destinado a Barbastro, el régimen parece que aprovechando la circunstancia le rehabilitó. La madre murió y el destino de la familia se saldó con la tragedia, la ruptura y la desunión.

Porque tal y como dice Virgilio, a los dioses no se les puede mirar de frente, sólo de espaldas mientras se alejan.

Jose Calvo Segarra 2015: “El misterio de El Miracle de les Coves”. Antinea.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.831 seguidores