Las baladas de George Harrison

En un post anterior que titulé “Las joyas de George Harrison” ya me ocupé de las canciones que George Harrison fue escribiendo en solitario durante su época de “Beatles”. En este post me propongo añadir algunas otras joyas encuadradas en lo que entendenmos como baladas, la lírica de la música donde el autor se plantea -en clave de nostalgia- por aquello que perdió, aquello que hoy se añora con una nueva mirada, esos lugares, personas, o amores que no cuajaron por distintos motivos y sobre los que se vuelve una y otra vez, quizá para exorcizar el dolor que quedó prendido de ciertos recuerdos.

Y hablando de lugares les propongo escuchar esta balada, potente y amable al mismo tiempo, titulada “Someplaces else” que se encuentra en el álbum titulado “Cloud nine”. De una belleza sublime. “En algún lugar está lo que quedó de mi”.

Otra de las baladas que más me gustan de Harrison se encuentran en su album seminal “All things must pass”, el primero que lanzó en solitario después de la separación de los Beatles. Esta “Beware of darkness”, el temor a la oscuridad. “Cuídate del desamor”.

Parece que a Harrison le dolió más que a nadie la separación de los Beatles y aunque creo que fue el más beneficiado de la misma – porque fue precisamente la separación la que dio a luz su talento- el mismo lo dice aquí: “Si, fue una lastima”:

“Alguna vez te tuve” es la canción que preside este álbum de “Todo ha de pasar”, no sin pena ni decepción, claro. “Déjame entrar en tu corazón”, un tema muy parecido a “Someplaces else”, del que parece su clon, potente y magnifico. Lo que se perdió en el camino.

Y para terminar con mis recuerdos, este “La luz que iluminó el mundo” en clave metafísica y por ello profunda, más allá de la psicología de la perdida con la que parece vaya a emerger en la primera estrofa:

Un sonido que cambió el mundo.

Las joyas de George Harrison (II)

harrison

John Lennon, Paul Mc Carney y George Harrison son los fundadores de los Beatles, eran amigos desde la infancia pero la marca Beatles en realidad responde a una sociedad llamada Lennon-Mc Cartney, el sonido ye-ye típicamente Beatle que permite identificarles y diferenciarlos de cualquier otro.

Y como muestra un botón: a pesar del talento que George Harrison fue acumulando en su beneficio solo le permitieron poner una composición en cada uno de sus albumes. Para que el lector tenga una referencia aqui tiene un video de sus primeras canciones en los tiempo de Hamburgo: “Cry for a shadow”. Nótese como el sonido nada tiene que ver con el sonido Beatles y se aproxima más al sonido Shadows.

En realidad la primera canción de George Harrison acoplada al sonido Beatle es Don´t bother me del primer album “With the Beatles”:

“Que noche la de aquel dia” contiene también y de puntillas, una canción muy harrisoniana y bastante movida, una canción para bailar y ser feliz que aparece en la película como un baile de claqué:

En su tercer LP ya en plena identificación con el proyecto común aparece este “I need you” (aparecida en el album Help). un tema clave en la dirección que el bueno de Harrison tomaría más adelante:

Otra canción importante de George Harrison y bastante desconocida es esta “You like me too much”, un tema jovial, alegre y cargado de buenas intenciones que destaca por la guitarra sincopada y la intro y el solo (piano y guitarra) que George Martin dispuso en sus arreglos.


En “Revólver” ya logró meter don canciones propias, una fue “I want to tell you” y la otra “Taxman”, un tema muy rockero y pegadizo donde -por cierto- el que se luce es Paul Mc Cartney con una linea de bajo innovadora:

Aunque para mi gusto la mejor de esta época es “If I needed someome”, un tema con rifts de guitarra de fondo y un bajo esencial que apareció en el álbum “Rubber soul” uno de los mejores álbumes de los Beatles y de la historia de la música pop.

De su amistad y colaboración con Ravi Shankar aparecerían varias composiciones a partir del éxito de su LP más experimental, el “Sargento Peppers”, un álbum que apareció en 1966 y que es una explosión de creatividad y belleza. El sitar fue introducido así por George Harrison en la música pop en una operación de fusión entre estilos que dejaría huella. Entre la metafísica y la teología.

Para terminar este post sobre la andadura de George Harrison en su epoca Beatle (antes de la Gran Escisión del apresurado Let it be) me gustaría dejarles aquí dos joyas salidas de su mano:

Una es “Something” una balada maestra que seguramente se inspiró en el James Taylor de aquella otra obra maestra titulada “Something in the way she moves”. Harrison vuelve en la letra sobre el tema del movimiento, ese intangible de la mujer.


La otra , es la despedida de su periplo con The Beatles, un “ahi queda eso”, y aquí viene el sol. “Here comes the sun.” Y a partir de entonces digamos que Harrison se liberó personalmente, pero eso es un tema de otro post

La web oficial de George Harrison