Atentados suicidas

Una de las diferencias importantes entre los terrorismos antiguos y los modernos es el trato que se le da a la figura del perpetrador. No conozco ningún caso de atentado de la ETA (u otros terrorismos clásicos) donde los perpetradores no se aseguraran de tener expeditas las vías de escape una vez cometido el atentado. En realidad los atetados suicidas son un fenómeno muy reciente, no antes de 1980 si descontamos los suicidios de los kamikazes japoneses que operaban bajo mando militar.

Hace dos días hemos tenido en Europa un atentado suicida cometido por un sujeto que arremetió con un camión de alto tonelaje contra una multitud segando la vida de unos centenares de personas, entre ellos niños de corta edad. Después del desconcierto de los primeros momentos las autoridades no se ponen de acuerdo sobre si se trata de un atentado yihadista o de un “lobo solitario”.

Y lo cierto es que aunque el el ISIS haya dado el visto bueno al atentado y lo haya reivindicado hay serias dudas sobre si se trata de un atentado planeado, dirigido y ordenado desde fuera o bien se trata de una acción puntual de una persona concreta.

Usualmente las explicaciones que se dan sobre el terrorismo suicida son bastante triviales: la religión, el paraíso con las huríes esperando, la culpa de occidente en la descolonización o la maldad intrínseca. Explicaciones banales que no acaban de dar en el blanco de un tema complejo y demasiado banalizado quizá por el miedo que despierta entre la población y los gobernantes.

Y lo cierto es que la religión musulmana prohibe el suicidio, siendo tambien cierto que es una religión de paz en su esencia. Lo cierto es que a diferencia de la nuestra ellos no tienen una autoridad religiosa única. No tienen un Papa y sus autoridades morales se encuentran dispersas siguiendo el rastro de sus luchas tribales. Sencillamente no han alcanzado un liderazgo único e incuestionable en materia moral y es por eso que existen muchas interpretaciones del islam. Y también parece que la guerra actual es entre ellos: por alcanzar un liderazgo único en la interpretación de las escrituras.

Diré antes que nada mi opinión: “Cada cual tiene sus razones para el suicidio pero la ideología les da el mismo pretexto a todos” o dicho de otra manera al menos en los llamados “lobos solitarios”, se trata de suicidas en busca de un pretexto para suicidarse con sentido.

En suma, “El atentado de Niza como el de Orlando solo tiene relación simbólica con el ISIS”, el ISIS pone el pretexto y el suicida pone la acción, una acción redentora.

En mi opinión en todos estos atentados hay algo central: el suicidio y luego algo colateral, el acto terrorista en si. Llama mucho la atención que nunca escape ningún terrorista es como si buscaran activamente la muerte aunque puede haber desertores de ultima hora como sucedió en Bélgica hace poco. Pues también se puede ser un héroe eludiendo la muerte o esperar el turno para reunirse con las huríes. 

El terrorismo yihadista es un atractor, entendiendo como atractor a algo que llena de sentido el sinsentido de algunas personas, una justificación a su odio. Si que existen los lobos solitarios como ese Mohamed que ayer arremetió con su camión en Niza o como aquel otro, reciente de Orlando. No se trata de ramificaciones terroristas en Europa (este crimen) sino algo mucho mas sutil: algunas personas desesperadas se acogen al yihadismo para morir con sentido. Se trata de suicidas llenos de odio que encuentran en la ideología política una justificación para llenar su muerte ya que no pudieron llenar su vida.

Un estudio realizado por el académico alemán Arata Takeda analiza el comportamiento análogo representado en los textos literarios desde la antigüedad hasta el siglo XX ( Sófocles y Ajax , Milton y Samson “Agonistes” , Friedrich Schiller  en “Los ladrones” , Albert Camus en “Los justos” y llega a la conclusión de “que los atentados suicidas no son las expresiones de peculiaridades culturales específicos o exclusivamente fanatismos religiosos. en cambio, representan una opción estratégica de los desesperadamente débiles que estratégicamente se disfrazan bajo la máscara de aparente fuerza, el terror y la invencibilidad.

Y más: los terroristas suicidas no son psicológicamente normales o estables, y están motivados al suicidio / matanza para enmascarar su deseo de morir bajo un “barniz de la acción heroica”, debido a las consecuencias religiosas de quitarse la vida por completo. Se ha identificado más de 130 terroristas suicidas individuales, incluyendo 9/11 cabecilla Mohamed Atta , con factores de riesgo de suicidio clásicos, como la depresión, el trastorno de estrés post-traumático, otros problemas de salud mental, adicción a las drogas, lesiones físicas graves o discapacidades, o después de haber sufrido la muerte inesperada de un ser querido o de otras crisis personales.

Todo lo cual encaja perfectamente en el perfil del suicida terrorista de Niza:

Lo que sabemos de ese camionero de Niza es que era un delincuente, un maltratador cuya esposa habia abandonado, que se emborrachaba en el Ramadán y que no iba a la mezquita, que no tenia empleo fijo y que no se relacionaba con nadie. Un perfil más de un macarra que de un soldado o militante de ISIS. La muerte es lo único que le podía dar sentido a su vida y por eso eligió esa especie de inmolación, pues el suicidio aislado no podía completar su redención. Era un suicida en busca de un pretexto para morir .

Algo que por cierto no es una conducta solo de terroristas sino de muchas personas que buscan activamente que les maten.

Pero no debemos concluir apresuradamente que se trata de personas que no hemos sabido integrar, se trata de algo más complejo:

Cuando un individuo emigra de un pais a otro, no sólo cambia de lugar fisico para vivir sino que lleva un cultura detrás que tarde o temprano colisionará con la del hospedador. Y cuando hablo de “cultura” no me estoy refiriendo solo al registro etnográfico, a la religión o a las costumbres más o menos ancestrales como las culturas árabes y su concepto de los derechos de la mujer -que es estrictamente opuesta a la europea- sino también y sobre todo al manejo de las emociones y sobre todo a las inhibiciones.

En todas las culturas existen inhibiciones intrapsíquicas sobre las conductas desviadas. En nuestra cultura occidental existen dos mecanismos que operan en paralelo para evitar estas conductas, uno es la empatía (el temor a hacer daño) y otro es la culpa. Mediante estos mecanismos los individuos comunes permanecemos alejados de la “desviación” y por asi decir no hacemos daño a los otros. Sin embargo esta internalización de emociones no es algo universal. En otras culturas la emoción inhibidora más frecuente es la vergüenza (mundo antiguo clásico y mundo ärabe), el honor (mundo medieval y nipón) o el control social de la comunidad o los chismes entre nosotros.

Sucede algo así como una enfermedad injerto-huesped.

Lo interesante de estas ideas es que los miembros de ciertas comunidades no pueden cambiar ese “locus de control interno” desde la vergüenza hasta la culpa, pues se trata de un registro que no está contemplado entre los recursos emocionales de sus culturas. Pero si pueden llegar a prescindir del todo de sus propios recursos inhibitorios en una sociedad abierta y de sexo fácil (desvergonzada).

Debido a que la vergüenza está mediada socialmente, es menos eficaz en las sociedades occidentales modernas, donde por lo general interactúan individuos anónimos. Es por eso que el suicidio no tiene la misma interpretación en una cultura de la culpa que en una cultura de la verguenza.
Dicho de otra manera: la vergüenza es etnocéntrica, necesita testigos y está diseñada para comunidades aisladas que no conviven con otras comunidades que se regulan de otro modo. La culpa y la empatía son individuales, subjetivas, egocéntricas y resultan más eficaces como medio de autocontrol que la vergüenza.

La vergüenza es desvergüenza cuando se pierden los controles sociales que la contextualizan.

Otra de las explicaciones paranoicas que circulan por ahí, es ésta. ¿A quién sirve realmente el terrorismo? es una pregunta falaz que da por supuestas muchas cosas: por ejemplo da por supuesto que hay relaciones causales entre ese alguien y el fenómeno terrorista. Siguen pensando de forma lineal y aun no han caído en la cuenta de que el mundo es demasiado complejo para dar con la causa final. Aun más, es muy posible que esa causa final no exista aunque sea muy intuitiva para nuestras cabezas lineales.

Y aunque linealmente podamos pensar que el camionero de Niza era un soldado del ISIS lo más probable era que fuera un enfermo mental. Un enfermo del choque de culturas.

Bibliografia.

Scot Atram. “La logica moral del terrorismo suicida

3 comentarios en “Atentados suicidas

  1. Particularmente pienso después de leer diversas versiones de todo tipo de medios, que este tipo nada tenía que ver con cualquier movimiento terrorista y que simplemente ha sido un loco sin más aparte de muchas otras dudas, también con todas mi reservas este vídeo puede aún clarificar o confundir las “teorías” https://www.youtube.com/watch?v=KITaDKihgWo pero aún hay más conozco Nice, en el sentido de la marcha del camión a su derecha está el mar, y paralelamente hay otra avenida que no me acuerdo del nombre, en todo caso la circulación estaba cerrada al tráfico en todos los alrrededores, calle paralela y perpindiculares ¿donde estaba estacionado el camión? ¿como pudo circular 2 kms? demasiadas incógnitas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s