¿Por qué somos más listos que nuestros abuelos?

julio 17, 2014

El uso que hacemos de lo hipotético y lo abstracto es lo que nos hace más inteligentes que nuestros abuelos (Flynn)

Se conoce con el nombre de efecto Flynn al progresivo incremento del CI en la población, de tres puntos por década -por término medio- y que no se circunscribe a Occidente sino que parece un fenómeno universal.

Si este fenómeno fuera cierto, algo que refutan algunos autores, tendríamos que preguntarnos por qué. ¿Es la mejor alimentación, la heterosis, la educación universal? Aqui en este articulo de Roberto Colom podemos encontrar algunas ideas que explican este fenómeno.

La hipótesis de Flynn está relacionada con el pensamiento abstracto y la tendencia a clasificar y especular. Pensar en hechos que no son concretos, que no se trata de resolver aquí y ahora, que no están relacionados con la supervivencia. Construir universales y pensamientos abarcativos es lo que estira de nuestra inteligencia.

La paradoja de estas ideas es que nosotros somos más listos que nuestros abuelos, pero nuestros abuelos no eran mas burros que nosotros.

Os dejo esta conferencia del propio Flynn para que cada cual se haga su propia composición de lugar.

 

 

Y dejaré aquí mi opinión: la inteligencia es una magnitud ilusoria, no quiero decir que no exista. la inteligencia es fácil de notar, muy intuitiva, pero muy difícil de medir, pues colgando de ella hay otras variables que inciden en los rendimientos de las personas concretas. De andar creciendo de forma progresiva a lo largo del tiempo tendriamos que admitir que nuestros bisabuelos rayaban en la deficiencia mental.

Dejé ya mi opinión en este post que titulé “Cerebros jibarizados“, un post al que remito al lector interesado.

¿Es saludable el sexo?

julio 11, 2014

Los terroristas suicidas existen por la ausencia de sexo fácil en sus sociedades (Miller y Kanazawa).

sexooral

Una de las razones por las que me hice psiquiatra fue a consecuencia de un regalo. Un regalo que me hizo mi amigo del alma cuando entonces. Me refiero a aquella adolescencia atormentada que cruzamos los chicos del baby boom.

Tendría yo unos catorce años cuando mi “alma gemela” me regaló “Introducción al psicoanálisis” de Sigmund Freud.

Le pregunté a mi amigo de qué iba eso del psicoanálisis y quien era Sigmund Freud. Me lo explicó, y aunque él solo tenia un año más que yo y andaba un curso por encima de mi parecía mucho más informado que yo sobre el asunto que habían dado en clase de religión. Naturalmente él iba a un colegio privado y yo a un Instituto publico, para que luego digan.

Nosotros, los publicos no sabíamos nada de Freud ni de sexo a pesar de que teníamos las mismas pulsiones que los privados (o quizá más) por aquello de la ignorancia, la masturbación compulsiva y la penitencia a basa de padrenuestros como único remedio a nuestra concupiscencia como se decía entonces.

La explicación que me dió mi amigo fue definitiva:

- “Freud dice que todo lo malo que pasa en el mundo es culpa del sexo. De que no follamos lo suficiente”.

Yo tenia fuertes evidencias de tal idea que ya habia considerado para mis adentros, de manera que decidí desde entonces aprenderme de memoria a Freud y tomé, creo que en aquel momento, la decisión mas importante de mi vida, sería psiquiatra.

Más tarde leí el “tocho” regalado de Alianza Editorial sin entender mucho lo que leía, la verdad. Pero aquella evidencia sobre el origen sexual de los malestares del hombre quedó  en mi mente como un poso de saber que la vida puso a prueba hasta hoy en que vuelvo a plantearme esta cuestión, aquí en este post.

Lo cierto es que en estas ideas sobre los beneficios o prejuicios del sexo es conveniente -como siempre en ciencia- hacerse la pregunta correcta. Por ejemplo, una pregunta incorrecta seria ésta ¿Cura el sexo alguna enfermedad? No es baladi hacer esta apreciación porque la idea que tuvimos durante algún tiempo los muchachos de cuando entonces fue que el sexo curaba las neurosis, aplicando la máxima de Freud de forma ingenua podríamos decir que si la “represión sexual” provocaba las neurosis, lo lógico es pensar que el sexo libre podría “curarla”.

Y la verdad del asunto es que la cosa no funciona así porque las causas por las que enfermamos no son las opuestas por las que recobramos la salud.

Y la otra verdad sobre el asunto es que el sexo libre no existe y no existe porque los intereses sexuales de hombres y mujeres van por distintos lados, e simposible un socialismo sexual para hombres y mujeres. En un post anterior que titulé “¿Les gusta el sexo a las mujeres?” ya conté parte de la historia.

Lo que falta por contar en esta historia es que las sociedades “libres” desde el punto de vista sexual generan muchas desigualdades en las oportunidades sexuales, algo de lo que ya hablé aqui y sobre lo que no voy a volver a insistir para no cansar al lector.

Volviendo a las buenas preguntas he de aclarar que la que inicia este post puede contestarse con un “Si” condicional. Si, el sexo es tan saludable como caminar, dormir bien, tener una buena alimentación (suficiente, variada y completa), un trabajo que nos guste, etc pero esta recomendación no vale para todo el mundo. Así hay personas para las que el sexo es un engorro que tratan de evitar, son los hiposexuales. Hay personas que, por lo que sea, no extraen beneficios de placer en el sexo, por la misma razón que no a todo el mundo le gusta comer, dormir o hacer ejercicio. En estas personas forzarlas a practicar sexo seria poco saludable y la castidad es la mejor opción. Lo interesante de esta cuestión es que la mayor representación de esta ultima opción está en las mujeres menopausicas.

De manera que no podemos afirmar que el sexo sea una práctica saludable (en el sentido de saludable que aplicamos a los omega-3) Lo que es seguro es que la privación de sexo es fatal. ¿Pero para todos? ¿Qué patologías emergen con la privación de sexo? ¿Es suficiente la deprivación por sí misma para causar alteraciones mentales o es necesario algo más?

No cabe ninguna duda de que el nivel de violencia de un sociedad cualquiera, incluyendo el terrorismo con legitimación religiosa, la violencia sexual y la pederastia están relacionadas con la deprivación sexual. Claro que la deprivación por si misma necesita algo más, un “disparador” y ese disparador procede del hecho de existir al lado una constante publicidad sexual que hace aumentar las expectativas, aun las irrazonables de una constante y posible orgía. La convivencia de deprivación sexual y levantamiento de la represión sexual es más dañina para la salud mental de las personas que la represión sexual pura y dura. No es de extrañar que algunas religiones imaginen el paraíso como una constante fiesta con fácil acceso a huríes bien dispuestas.

Porque lo cierto es que por muy “abierta” sexualmente que esté una sociedad, las oportunidades no aumentan para usted si no es usted un macho alfa (el Brad Pitt look). Es por eso que sabemos hoy que las sociedades más abiertas son en el fondo muy desiguales. Aqui hablé precisamente de ese curioso fenómeno.

Y lo cierto de la cuestión es que tanto los hombres como las mujeres de nuestra especie somos polígamos (Miller y Kanazawa) pero las ventajas que extraemos hombres y mujeres de nuestros emparejamientos son bien distintos, las mujeres extraen mas ventajas de la poligamia (siempre y cuando no haya descendencia y si la hay sigue dando ventaja por la diversificación genética) pero los hombres extraemos más ventajas de la monogamia. Y es por eso que para un hombre vivir solo es un factor de riesgo para casi todo y para la mujer lo que es un factor de riesgo y sobrecarga es el matrimonio.

De manera que contestar a la pregunta que encabeza este post es complicado. la mejor respuesta es depende.

¿De qué depende?

Depende de su edad, de su sexo, de sus recursos y de si es usted una persona atractiva o un pesado. Depende de si le compensa el esfuerzo y los recursos. Y si es usted hombre seguro que le compensa pero si es usted mujer….

Es mucho más saludable y seguro caminar.

 

El articulo de Roberto Colom, sobre sexo y violencia:

http://robertocolom.blogspot.com.es/2014/07/pasemos-la-accion-mas-sexo-y-menos.html

El articulo de Miller y Kanazawa (10 verdades politicamente incorrectas):

http://www.psychologytoday.com/articles/200706/ten-politically-incorrect-truths-about-human-nature

 

La dualidad saturnina

julio 8, 2014

Saturno

Saturno armado con su guadaña

 

Saturno (Cronos) era hijo de Urano (el cielo) y de Gaia (la Tierra) y su biografía está presidida por el parricidio. Al parecer Urano era un ser bastante tiránico y despreciable y es por eso que Saturno lo castró con una guadaña, un símbolo lunar que tiene que ver con la ayuda que recibió de su hermana y esposa Rea, otra deidad ctónica, que como su madre representa ala Tierra en otra vuelta de tuerca.

Es interesante observar como los símbolos mitológicos recorren las distintas octavas de elevación-degradación y configuración imaginal para hacerse cargo de una idea fundamental: Urano y Saturno, Gaia y Rea son la misma persona en distintos niveles de definición, asi Urano es más cosmico que su hijo Saturno que es más solar, más cercano pero aun lo suficiente lejano a nosotros los hombres que poblamos la Tierra.

De modo que a Saturno le pasó (ojo por ojo diente por diente) lo mismo que a su padre. Fue castrado por su hijo Zeus instaurándose de este modo el orden olímpico que es un sistema político mucho mas cercano y renonocible para nosotros los mortales, algo que conocemos como una democracia parlamentaria basada en el conflicto. Zeus (Júpiter) es pues un Saturno más joven y democrático teñido de los mismos vicios y virtudes que cualquiera de nosotros, un Dios hecho a la escala del hombre pero que aun, no tiene forma humana mas que cuando opera para seducir mortales una tarea omnipresente en la vida sexual de Zeus.

En realidad  Zeus-Saturno-Urano son desarrollos que siguen la idea cosmogónica de ese despliegue sucesivo de principios primordiales que terminan con la aparición del hombre. Primero fue el Caos, la Noche, Eros o la Union, la Tierra, la Luna, el Sol , etc. Luego los dioses olímpicos, inmortales ellos pero vengativos y lujuriosos y  luego fue el hombre, el despliegue de la vida que es un despliegue fractal donde cada parte contiene  ese Todo y a la vez un Todo que contiene todas las partes.

De manera que si ese Todo contiene todas las partes es posible razonar que Saturno como arquetipo Universal se encuentra en todos y cada uno de nosotros. Carl Gustav Jung le llamó Senex, el anciano.

El anciano Saturno, es el arquetipo del tiempo (Cronos) inexorable con su guadaña para todo lo viviente, es el arquetipo de la muerte, de la decadencia, de la autoridad pero tambien del principio del deber, de la sabiduria y del sentido. Saturno es el padre y es la enfermedad, la decrepitud y la tiranía en sus aspectos más negativos. Saturno es oscuro, seco y frío.

Saturno es pues dual, como todos los arquetipos contiene una parte positiva y una parte negativa, lo que sucede es que estas partes -opuestos- pertenecen al mismo arquetipo, lo que solemos hacer con las partes más negativas o indeseables es desecharlas, disociarlas o bloquearlas.

La tarea del Si-mismo es integrarlas.

Pero asi y todo Saturno, el Anciano, está en todos y cada uno de nosotros, algunos niños lo constelan demasiado pronto y aparecen como niños tiránicos, mientras que otras personas no lo constelan jamás y aparecen como Peter Panes, niños eternos.

Lo interesante es observar si Saturno está bloqueado o si está constelado y bien o mal aspectado (en positivo o negativo). Por ejemplo, en la anorexia mental aparece Saturno a través de una tiranía: la que la niña opera contra la mujer emergente que hay en ella, es como si hubiera una guerra entre zombies (otra manera de llamar a los arquetipos de la que hablé aqui). El arquetipo de la “puella eterna” infiltrada del rostro tiránico de Saturno se opone a que emerja la mujer.

En otra versión del conflicto observamos el “temor a envejecer”, esa especie de conducta patética que presentan algunas personas que no consiguen integrar a su Saturno y aparecen como personas transnochadas llevando a cabo proyectos pueriles que destacan cómicamente a través de matrimonios invernales, viajeros sin fin o esclavizados por el botox o la cirugía. Es precisamente en este tipo de personas donde Saturno aparece en forma de enfermedad degenerativa, de locura o de incapacidad. Si Saturno no está integrado acaba apareciendo, forzando la situación.

Saturno y la anorexia mental.-

Freud fue el primero en señalar que la anorexia mental era una inaceptación en la muchacha de su femineidad. Esta idea ha sido continuamente refutada por unos y otros, a través de una evidencia observacional : las anoréxicas (los trastornos alimentarios en general) se caracterizan por lo contrario: las niñas aparentan ser muy femeninas y están muy preocupadas por su apariencia fisica. En el momento actual se considera que la anorexia mental estaría representando un cerebro femenino extremo que se caracterizaría por una hipersensibilidad social excesiva y la expectativa de ser rechazada socialmente por el aspecto físico. Dicho de otra forma: la ansiedad ante la evaluación social seria la causa metapsicológica de tal patología (Bremser y Gallup, 2012).

Pero en mi opinión no existe contradicción entre la observación original de Freud y los ultimos desarrollos citados, un cerebro femenino extremo es una mente sin animus, sin Logos, un jardin sin podar, es decir sin ese principio masculino necesario para fortalecer nuestro psíquismo, un déficit que usualmente es invadido por un arquetipo anterior. Las niñas sin animus, son frecuentemente colonizadas por Saturno, algo que las convierte en rigidas, perfeccionistas, tiránicas, obsesivas y orientadas hacia la excelencia y el principio del deber. Esa apariencia de abuelas que algunas niñas nos transmiten.

Enfermas.

En el cuerpo de una anoréxica se encuentra explícita la batalla que el viejo Saturno ejerce sobre el desarrollo femenino constriñendo su desarrollo armónico e impidiendo la fertilidad es decir el pase al arquetipo materno.

Freud tenia pues razón porque no cuestionó en ningún momento la femineidad de las anoréxicas (que pueden mostrarse muy femeninas y preocupadas por su apariencia y atractivo) sino a su formalización iniciática: el paso de niña a mujer.

Pero esa tiranía tiene otras funciones, funciones que son beneficiosas para el psiquismo de una muchacha atrapada en esa cárcel del alma que es la anorexia mental y que en un plano metafísico podría explicitarse de este modo (gracias Isabel):

“El alma quiere disociarse del cuerpo, de su corporalidad más grosera y elevarse por encima de tal condición. Lo que en esoterismo se llama “perderse en el astral”.

Hay en la anorexia mental una huida de lo corporal, una especie de ascetismo casi religioso en torno a la privación de la comida, algo que no puede explicarse psicológica ni neurobiológicamente, algo que precisa de un entendimiento metafísico, una especie de purga corporal, una búsqueda de pureza inmaculada que tiene naturalmente una función psicológica de defensa.

Una especie de huida del arquetipo materno (aquí Freud tenia razón) pues de lo que huye la anoréxica no es de su femineidad sino de la Durga tutipotencial.

Durga es según la tradición hindú el arquetipo femenino, esa diosa que tiene tantas piernas y brazos cuando aun no se ha escindido en las múltiples formas que la femineidad contiene. Fundamentalmente tres: la semilla, Perséfone o la doncella, la espiga o Demeter (la madre) y el grano, Hecuba, Selene o la anciana sabia. Antes de tomar forma la femineidad sagrada, Durga o en las tradiciones mediterráneas la Gran Madre, es la matriz que contiene completas todas las formas que posteriormente se constelarán en una mujer cualquiera, es un equivalente -en el Tarot- de la Fuerza, el arcano más poderoso y que compite en poder con otros arcanos de la virilidad como el Emperador o el Mago (Senex o Saturno). Y la Fuerza de lo femenino procede del hecho de que no tiene más remedio que volver, en forma de semilla, espiga o grano siempre vuelve. De esa matriz proceden todas las mujeres que usted conoce y cada una según su edad o sus vicisitudes personales encarna un arquetipo u otro, pero todos están potencialmente entre sus recursos. En este sentido para el hinduismo Shakti es la energía o fuerza de Shiva y está encarnado en su esposa.

El poder de la mujer procede pues de su capacidad camaleónica que es lo mismo que Baumeister ha llamado la plasticidad erótica de la mujer, en cada mujer hay una Afrodita (diosa del placer), una madre (Demeter diosa de la maternidad), una Perséfone o doncella ingenua y una Hécate o anciana sabia pero también malévola o diabólica.

Dicho de otro modo, la anoréxica está atrapada entre la Durga (el arquetipo femenino) y Saturno (El Senex) que es otra forma de hablar de ese conflicto tan difícil de resolver que conocemos como el mito de Escila y Caribdis.

Entre la espada y la pared.

Violencia sexual antártica

julio 2, 2014
foca
Que el sexo es un engorro, ya lo dije yo en un post anterior (vease Sexo sin cópula), pero ahora ya no soy yo solamente quien sostiene tal teoría. Al parecer los etólogos andan preguntándoselo y escribiendo libros como éste de Garcia Leal titulado “El sexo de las lagartijas“, en él el autor hace un recorrido sobre los aspectos evolutivos del sexo y la sexualidad a la espera de encontrar una respuesta a la gran pregunta ¿si el sexo consume tan gran cantidad de recursos, por qué la evolución optó por la reproducción sexual en dos individuos distintos y portadores de planes divergentes segun su género?
De la primera pregunta ya sabemos la respuesta: la evolución optó por la reproducción sexual para asegurar la variedad, sin embargo la segunda pregunta no tiene una contestación fácil, es el caso de los caracoles, hermafroditas ellos que se apañan bien consigo mismos sin necesidad de construir nidos, cantar dulces trinos o defender un harén de los intrusos.Claro que la cópula tiene sus defensores, y esta semana nos hemos enterado de que en la lejana Antártida, una foca se ha cepillado a un pingüino, un hecho insólito porque hasta ahora no se conocia el trato carnal entre mamiferos y aves.
La prensa amarilla se ha apresurado a rotular el caso como una “violación”, una especie de violencia sexual ejercida por una foca enorme sobre un escuálido e indefenso pajarillo. Sin embargo, lo cierto es que no sabemos el sexo del autor de la agresión y aunque todo el mundo supone que era un foco, en realidad los investigadores no lo han podido comprobar. Tampoco se sabe el sexo del pingüino, pero de lo que si están seguros es que la cópula no pudo ser consumada por impericia de la foca (o foco) que no encontró orificio, si es que los pingüinos tiene orificio o cloaca que tampoco lo sé.

El caso dará mucho que hablar porque en mi opinión evidencia que la naturaleza cada vez más se parece a la cultura humana por aquello de la violencia contra las mujeres, aunque he de repetir que nadie averiguó el sexo del pingüino que en cualquier caso era la víctima. No cabe duda de que se trató de un intento de violación, pues en todo caso la foca se entretuvo con esos movimientos coordinados innatos que llamamo coito unos tres cuartos de hora. Y digo yo que hay que tener aguante, aunque seguramente la foca no pudo introducir nada y todo quedó en un simulacro de coito.
Y esta es la cuestión.Porque hay simulacros de coito tambien en la naturaleza cosa que ya saben los etólogos de todo el mundo y que los homosexuales interpretan como que la homosexualidad existe en la naturaleza.Pues también la agresión sexual tal y como ya expliqué en este post.

Hasta las focas han descubierto ya que pueden acceder a los coitos virtuales y que todo está en fingir los movimientos sin que haya motivación alguna reproductiva, entonces ya ni la especie importa demasiado, la foca va al bulto. Los biólogos están convencidos de que la foca o el foco estaba frustrado/a tal y como les pasa a algunos violadores en serie, que no encuentran pareja para desfogarse, a veces de su pasión amorosa y a veces de otras pasiones que usualmente buscan su descarga a través del orgasmo.

¿Intento de coito, juego o confusión de identidad?

La foca era seguramente una foca perversa, tanto le daba o una foca disidente si es que entre los mamiferos marinos antárticos existe la disidencia politica.

¿Y tu qué entiendes por amor?

junio 26, 2014

Lo cierto es que el amor es uno de esos sentimientos que todos parecemos conocer, ¿pero podemos estar seguros de que hablamos de lo mismo cuando hablamos de amor?

Lo cierto es que no podemos estar seguros de ello, porque el amor es un qualia, y cada persona segun sus pecualiridades y sobre todo de su nivel de conciencia. Cada cual tiene un concepto sobre el asunto que a pesar de ser consensuado en realidad se nos muestra inasible a través de los conceptos.

Asi hay amores terrestres y amores líquidos, etéreos, inalcanzables y amores comunes, preconvencionales y postconvencionales, hay amores que matan y amores que duelen, amores pasionales y amores eternos, amores con fecha de caducidad y amores convenientes e inconvenientes.

Dicen que la pornografia debilita el cerebro de los hombres y les predispone a relaciones fantasiosas que usurpan el verdadero sentido de una relación profunda con las mujeres, pero tambien es verdad que los amores románticos y las historias que cuelgan de esta concepción son la pornografía de las mujeres.

De modo que he decidido llevar a  cabo una pequeña encuesta para saber de qué hablamos cuando hablamos de amor. Me gustaria saber qué atributos cuelgan de ese concepto, asi que agredecería mucho contestarías a esta pequeña encuesta.

 

 

La sexóloga inocente

junio 19, 2014

Aquello que no puedo construir, no lo entiendo.

Richard Feynman

sexo-pies-644x362-672xXx80

Supongamos una sexóloga que lo sabe todo sobre el sexo pero nunca hubiera tenido una experiencia sexual, ni siquiera autoerótica. Supongamos que un dia la sexóloga encuentra novio y comienza a tener sus propias sensaciones sexuales.
La pregunta es: ¿Añade algo este conocimiento subjetivo a los que ya sabía que era teóricamente todo? ¿Le faltaba algo por saber? ¿Podria explicarle eso que le faltaba por saber a otra sexóloga en sus mismas condiciones?

La mayor parte de ustedes sometido a este experimento mental dirán que una cosa es la teoría y otra cosa la práctica: dicho de otro modo, que no se puede saber nada sobre el sexo sin haberlo experimentado en primera persona.

Pero esa respuesta es muy discutible y sólo bordea de lejos el problema epistémico que quiero alumbrar en este post y que es una versión psicológica de otro experimento mental conocido como “El cuarto de Mary”, propuesto por Frank Jackson y que trata de una investigadora científica sobre el color (que lo sabe todo sobre el color) pero ha vivido en un entorno de blancos y negros. Se trata de experimentos mentales algo forzados pero que nos hacen pensar en cuestiones difíciles de la consciencia humana y sobre todo en ese binomio que conocemos como saber (ciencia) y experiencia (empirismo). Y que Thomas Nagel nos describió en aquel artículo ya de culto titulado. ¿Qué se siente al ser un murciélago?

Del saber se ocupa la ciencia: la sexóloga lo sabe todo sobre su disciplina pero carece de experiencia. La mayor parte de nosotros estaremos persuadidos con la idea de que sin experiencia personal uno/a no puede saber nada de nada, pero como he dicho más arriba esta idea es muy discutible por lo siguiente:

Un electricista puede arreglarle sus averias domésticas en un abrir y cerrar de ojos sin saber nada de la electricidad, un cirujano puede operarle de algo sin saber lo suficiente de medicina, un labrador puede predecir el tiempo sin saber meteorología, un vendedor puede endosarle cualquier cosa sin saber una palabra de psicología, un pianista puede ejecutar a la perfección a Bach sin saber nada del Barroco. Y al revés: un psicólogo puede saber mucha psicología pero carecer de habilidades sociales o personales,  un erudito puede conocer todo sobre cualquier cosa y ser incapaz de hacerla práctica, ganar dinero con ella o de transmitirla a sus alumnos. Su pareja sexual puede decirle que disfruta mucho con el sexo pero usted no podrá nunca estar seguro de ello.

Estamos solos frente a nuestras experiencias personales puesto que la sexóloga no podría nunca saber si su experiencia es la misma que tiene usted con el sexo, es por eso que construimos consensos. Dicho de otra manera, la experiencia personal, la cualidad de lo subjetivo, es inefable, intransmisible y aunque podamos consensuar que el sexo es divertido y placentero para todos, lo cierto es que no podemos estar seguros de ello, puesto que la experiencia se vive en primera persona y por tanto existe un cierre categorial a la experiencia ajena. Damos por buenos los consensos y asi decimos que el sexo es placentero como damos por bueno que la música de Beethoven es mejor de la de Bisbal. Esto es lo que sostenemos en publico, pero ¿es cierto?

La verdad del asunto es que cuando oigo en un concierto una pieza musical que a mi personalmente me emociona no puedo estar seguro de que mi experiencia sea la misma que la de mi vecino del asiento de al lado. Todo parece indicar que si, mi vecino también tiene esa cara beatífica que se nos pone a todos cuando escuchamos una pieza que nos gusta, tambien puede reirse al mismo tiempo que yo, o puede ponerse a llorar si la pelicula es de esas emotivas. Pero nadie puede estar seguro de que está llorando, riendo o emocionándose por lo mismo que yo.

Dicho de otro modo: la experiencia subjetiva es un qualia.

Los qualia se definen como eventos cualitativos del cerebro y que se identifican con nuestra subjetividad, aquello que nos hace diferentes de los demás como por ejemplo las preferencias o los sentimientos. Se trata del enigma más peliagudo de las neurociencias y que ha dividido a los investigadores en dos grupos: en uno de ellos se encuentran aquellos que piensan que entre un evento electroquímico y un qualia hay un salto demasiado grande para ser conceptualizado con nuestros intrumentos de medida actuales y otros que piensan por el contrario que los qualias son tan estudiables y comprensibles como el movimiento o la contracción muscular.

Y yo soy de los que piensan que los qualia no son nada, pero nada comprensibles. Fingimos que los compartimos pero no es cierto.

Todo procede de una discusión que tuvimos el otro dia en cierto foro a partir de este artículo donde los autores se preguntan si los animales tienen sexo por placer. La idea políticamente correcta es suponer que sí, nosotros los humanos tenemos sexo por placer, entonces antropomorfozizamos a los animales y concluimos que también. Hasta los curas lo dicen, Dios hizo que el sexo fuera tan placentero para asegurarse la reproducción. Pero la verdad es que cuando pensamos en nosotros, estamos pensando en un mamífero muy evolucionado, que tiene consciencia, libre albedrio y que construye planes para hacerse la vida más divertida. Y cuando pensamos en animales estamos pensando también en mamíferos, perros, gatos, cerdos, etc.

Pero no se nos ocurre pensar en los insectos, los peces o los gusanos. ¿Se reproducen los animales por placer, incluyendo a los ovíparos, a los que ponen los huevos en el agua o a los hermafroditas o reptiles? Por no hablar de la escala unicelular. ¿Tienen orgasmo los paramecios?

¿Y si el sexo es tan placentero por qué los animales no lo usan con más frecuencia como hacemos nosotros?¿Por qué ceñirse a los estros? ¿Por qué no hacer como los bonobos y construir una sociedad lúdica basada en el intercambio sexual  libre?¿Por qué el sexo está teñido de tragedia y el coito aparece casi siempre como algo forzado, impuesto por el macho hacia la hembra?

Lo cierto es que no podemos estar seguros de que los animales tengan sexo por placer, ni siquiera podemos saber si los animales tienen placer cuando copulan. Puesto que el placer de cada animal es un qualia de su especie y todo parece indicar que cada especie tiene su especialidad de qualias. Y el placer es un qualia y no puede reducirse a un hecho fisico, el placer es algo que va más allá de lo que entendemos como placer, nosotros los humanos.

Mi conclusión es que la sexóloga puede saberlo todo sobre el sexo pero si no tiene la experiencia y el aprendizaje concreto su saber es un saber cientifico, es decir un saber sin alma (fisicalista y cojo), descascarillado, un saber que no conoce. Experimentar el sexo por sí misma es un buen bagaje que le permitirá rebotar sus conocimientos con su propia experiencia, pero ese conocimiento no le permitirá generalizar la idea de que el sexo es bueno, saludable, benéfico o que existe una manera especial de gozarlo que es por definición mejor que otra.

Cada uno en este sentido es el administrador-gestor de sus propios qualias.

Y después de todo es posible que haya gente a la que no le gusta el sexo.

Padres aniñados

junio 17, 2014

Los_Picapiedra

Habia oido hablar de un programa que dan por la Cuatro y que se llama Supernany. Alguna vez haciendo zapping habia visto alguna de las escenas que discurren en esos reportajes donde una psicóloga con sentido común lleva a cabo un trabajo de campo en el propio domicilio de padres victimizados y tiranizados por sus hijos.

El programa es bastante interesante para los legos en psicología pero banal para un profesional salvo por algunos aspectos que me propongo reelaborar ahora.  Quizá por eso habia pasado casi por encima de las recomendaciones de la nany, pero esta vez me detuve un poco más a reflexionar sobre algunas cuestiones que he tratado aqui o en otro lugar: me refiero a lo conflictos educativos y a la incompetencia de los padres para poner límites y reglas de convivencia a sus hijos.

Lo cierto es que los niños de hoy no son como los de antes. Lo dijo Flynn: que el CI va creciendo cada vez más en la población y yo mismo escribí hace poco un post donde hablé precisamente de esa asimetria entre inteligencia cognitiva y emocional. Una grieta que se manifiesta en continuos conflictos domésticos y en pequeñas guerras y desafíos cotidianos entre padres e hijos.

Por de pronto me parece interesante indagar sobre el cambio del encuadre: pasar del despacho al domicilio de los clientes me parece una buena idea y es comparable a lo que hacen los etólogos en comparación con los zoólogos con sus especímenes enjaulados: se colocan una serie de cámaras en el hogar de los susodichos papás y se graban algunas interacciones, sobre todo a las horas conflictivas, comidas, deberes, llegada del papá a casa, bajar la inevitable mascota a la calle o la dramática hora de ir a dormir. La psicóloga asiste en principio como espectadora y sin intervenir en las sucesivas escenas que van dándose en su presencia y tomando notas sobre los comportamientos y las interacciones de la familia malcriadora.

Viendo este cambio de encuadre recordé esa polémica tan actual sobre Uber o BlaBlaCar, ya saben ese servicio de transporte que se lleva a cabo a través de Internet y que está llamado a convertirse en una economia cooperativa que dejará sin trabajo a los taxistas y sin licencias a los ayuntamientos. Es imparable.

Como imparable será que los psicólogos abandonen sus despachos y comiencen a meterse en la arena y la harina que no está en otro lugar sino en el domicilio de los sufridores. Aquí hay un articulo que dice algo parecido “lo que los psicólogos deberian aprender de Uber”

Pero sin duda lo que más me impresionó del último reportaje de supernany es la paciencia y la enorme tolerancia que los papás han desarrollado frente a las barrabasadas casi continuas de los niños. Hay como una inversión de roles: los niños imponen su ley, gritan, desordenan, juegan cuando quieren, no atienden, lloran, berrean y no siguen ninguna pauta asignada por parte de la atribulada mamá que sale en en documental con cara jesuitica y rostro impasible.

Los niños ya no son lo que eran porque están muy estimulados, bien alimentados pasan casi todo el tiempo enjaulados en pisos, y su CI crece dia a dia casi al mismo tiempo que sus recursos emocionales decrecen. Pero esto no es lo peor. Lo peor es que los papás han dejado de ser papás y juegan con ellos a la wii, con tanta pasión que uno se pregunta quién es en realidad el niño y quien el papá.

Dicen que los papás actuales malcrian a sus hijos porque se sienten culpables por prestarles tan poca atención. Es posible que en algunos casos sea verdad pero lo cierto es que a nosotros tampoco nos hacian demasiado caso y nuestros padres no mostraban ninguna culpabilidad. Al contrario los padres actuales -al menos los que vi en supernany- son padres comprometidos en la crianza de sus hijos -demasiado quizá- , padres normales por así decir que invierten prácticamente todo su tiempo en estar en casa con sus hijos, tomarles los deberes e intentar poner disciplina y predictibilidad en su hogar.

Pero no lo consiguen.

Y no lo consiguen porque ellos mismos han abdicado de su papel normativo y como no saben que las normas han de imponerse se empeñan en negociarlas continuamente. Se han convertido en hiperpadres, en padres perfectos, colegas de sus hijos. Un neoperfeccionismo se ha instalado entre nosotros, un perfeccionismo extendido e hiperreal propiciado por el discurso de la ciencia y lo politicamente correcto.

Necesitamos recuperar a los padres imperfectos de antaño. Aquellos que frustraban a sus hijos, ¿les recuerdan?

Y lo cierto es que a veces es muy dificil saber imponerse:

La función de la mirada

junio 11, 2014

ojo

Mirar y ver son cosas bien distintas, del mismo modo que oir y escuchar lo son. Todo el mundo sabe que podemos oir sin escuchar, algo que solemos hacer a diario cuando nos fuerzan a escuchar algo que no queremos o algo que nos han repetido muchas veces. Del mismo modo los discursos reiterativos nos resultan pesados y tendemos a aislarnos.

Dicen ahora que las voces demasiado agudas de las mujeres agotan los recursos cognitivos de los hombres y por eso los hombres no las escuchamos a ellas, al menos es una queja universal. Debe ser cierta.

Pero no es del oido de lo que quiero hablar sino del ojo, ese artefacto tan bello y perfecto que se acopla tan bien a ese mundo que nos conviene percibir para nuestra supervivencia. Pero el ojo tiene una función doble tambien como la oreja, sirve para ver, una función puramente pasiva y femenina como beber y sirve para mirar, la parte activa de la cuestión, como comer.

Del ojo que mira para espiar ya hablé aqui a propósito de aquella pelicula magistral de Hichtcock que se titulaba “La ventana indiscreta”, de modo que no voy a volver sobre esta pulsión escópica que se oculta entre las funciones del ojo. Hoy voy a hablarles de la mirada.

Y para hablar de la mirada lo mejor es recurrir a una comparación con lo que oimos a través de ese otro agujero que es la oreja.

Cuando hablamos con alguien y mantenemos un diálogo con ese alguien, hay dos maneras de hacerlo: para seguir el hilo de la conversación es necesario que oigamos lo que dice nuestro interlocutor, eso hacemos todos, pero hay una diferencia muy importante y esencial en cómo lo hacemos: podemos oir para contestar (eso es lo que solemos hacer casi siempre) y podemos escuchar para comprender.

Escuchar para comprender es algo que no suelen hacer las personas comunes y por eso se inventó el oficio de psicoanalista. Aquel que escucha no para contestar o seguir una conversación sino para comprender las razones, el discurso, la narrativa del otro, atendiendo a la totalidad de lo que se dice y que incluye lo que no se dice. De hecho una terapia comienza cuando termina la conversación y es por eso que las conversaciones entre colegas, amigos o parejas no son terapia.

Al ojo le pasa un poco lo mismo que al oído. Se puede mirar para ver y se puede mirar para transformar lo que se ve. El ojo no es solo un agujero, es sobre todo una lente que proyecta hacia el exterior algo que viene muy de dentro. Esa lucecita que destella a través de la pupila, eso es lo que se proyecta, el alma o la esencia de cada cual si queremos llamarla asi.

Es por eso que sentirse mirado es esencial en nostros los humanos, hablamos entonces que el otro nos hace de espejo, nos refleja o nos especula. Un espejo que puede reflejar nuestra parte más abyecta, pero tambien la más sublime. En algunos casos sin embargo lo que refleja el espejo es el vacío.

espejos

Dice Paulina Kernberg que no debe existir una experiencia más aterradora que la de no no ser reflejado por la mirada de alguien, algo de lo que hablé aqui a proposito de la reverie: un captar de golpe una totalidad, las necesidades de un bebé para ponerles remedio, claro está.

Los espejos deforman nuestra imagen, pero lo interesante es que todos nosotros nacemos como encapuchados, es decir cubiertos de la imposibilidad de reconocernos. Necesitamos espejos y los espejos más importantes son aquellos que tienen la capacidad de devolvernos una idea de nosotros mismos tranquilizadora. Es por eso que necesitamos ser reconocidos y que la indiferencia es peor que el rechazo. Indiferencias y rechazos que se  traducen en distorsiones como estas:

gato

¿Qué le pasa a este gato?

gorda

¿Y a ésta muchacha?

Cuerpo y corporalidad no son pues la misma cosa.

La corporalidad es una mirada, una mirada que atraviesa de parte a parte el ojo y lo convierte en autoconcepto. Lo real se transforma en sutil.

La materia en aire.

El dinero y las heces

junio 2, 2014

dinero

Al dinero le pasa como al sexo, existen varios niveles de definición, significa muchas cosas a pesar de tener un valor por sí mismo, en este caso el valor que le dan sus consumidores avalado o no por las expectativas compartidas.

Hay un sexo instintivo casi animal y hay otro sexo sosegado y práctico, un sexo doméstico y reproductivo, como hay un sexo transgresor -al que Bataille ha llamado erotismo- al limite del sentido común y otro sexo metafísico, espiritual. Y hay tambien la ausencia de sexo, la castidad impuesta o electiva.

En realidad el dinero no es más que un papel (o una moneda) y he aqui precisamente el eje de su distorsión, es dinero no solo el billete de banco, sino tambien la tarjeta de credito-débito, la chequera y sobre todo los depósitos, esos ahorros que tenemos en el banco y que guardamos por si vienen mal dadas.

Lo interesante del dinero es que emergió como un valor de intercambio, algo que venía a medir el valor de los trueques. ¿A cuantos huevos equivale un litro de leche? Asi apareció el dinero, como una forma de normalizar o de medir los intercambios.

Pero hecha la ley hecha la trampa, porque el que inventó el dinero estaba inventando a su vez al intermediario entre el ciudadano y el Estado que es el garante del valor del dinero. Asi se inventó la Banca: ese lugar donde guardamos el dinero y donde acudimos cuando lo necesitamos para comprar cosas. Y por eso se llama billete bancario, un invento de un francés para financiar guerras y prescindir de las pesadas monedas.

Pero eso que llamamos deuda es -a su vez- dinero. Dinero virtual que se vende como dinero real, como dinero fisico a pesar de ser -esta vez si- solo un apunte contable, solo papel.

Dicho de otra manera, el dinero en un momento determinado de su propia historia se independizó de su valor y generó a su vez dinero, que es deuda y que alguien tiene que pagar.

Tenia razón Freud cuando hizo equivaler el dinero a algo sucio, a las heces según la clasica ecuación:

Pecho=niño=falo= heces

Significa que para el inconsciente son equivalentes en tanto que vienen a compensar aquello que nos falta y que es el eje de torsión del deseo. Pecho en la fase oral del desarollo, falo en la fase fálica, niño en la genital y heces (poder) en la fase anal.

Las heces sin embargo se pueden retener o expulsar pero el dinero tiene más complicación: se puede gastar (diarrea), se puede guardar (estreñimiento) pero tambien se puede doblar (o perder) en forma de inversiones, preferentes o  ahorros. El dinero llama al dinero, algo perverso que ningún intestino puede llevar a cabo ni ningún cerebro puede imaginar.

Y esto es el capitalismo, la hegemonía del dinero, poderoso caballero que puede transformar a un truhán en un señor, pero el capitalismo se puede mejorar si se hace inclusivo (y se hará) aun manteniendo la propiedad privada. No cabe ninguna duda de que es el dinero -su capacidad virtualizante- el culpable de eso que aqui llamamos crisis y que ha puesto a Europa al borde del desastre económico. El asunto es que mientras exista el dinero como máquina de hacer dinero el peligro no pasará, hemos de inventar alguna otra forma de medir los intercambios que vaya más allá de ese trozo de papel que es capaz de multiplicarse a si mismo en miles de clones o de desaparecer llevando a la ruina a la mitad del mundo.

En realidad el dinero es poder tal y como Freud vino a describir, un poder que el niño comienza a ensayar cuando regala o retiene las heces, una educación esfinteriana que tiene mucho que ver con maniobras de poder frente a su cuidador, aquel que le impone dónde depositar sus preciosos excrementos.

Y es poder y por tanto codicia de poder tanto para los que manejan el dinero como aquellos que no lo poseen en absoluto y aspiran a tenerlo pues mientras exista el dinero existirá la codicia.

Y no se trata de una utopía. Ni es un dogma de fe pensar que el dinero tiene una parte buena que hace que las personas que mas se esfuerzan sean recompensadas o mantengan la expectativa de serlo. Es cierto que todos tenemos derecho a ambicionar esto o aquello, eso que se llama progresar en la vida. ¿Pero qué tiene que ver el progreso en la vida con la acumulación de excedentes que nunca podremos consumir?

Lo cierto es que el bienestar no puede estar continuamente en ascenso, una vez estamos rodeados de un cierto nivel de bienestar es imposible alcanzar una vida mejor: llega un momento en que poder cambiar de coche, de casa o de móvil ya no añade nada a la vida. Hay algo en el humano que le hace insensible a la acumulación. ¿Qué sentido tiene ganar más cuando ya lo tenemos todo?

Es verdad que el deseo es infinito y siempre podemos esperar más de la vida pero lo cierto es que en realidad eso que llamamos deseo es una mala copia de eso que llamamos dinero. Nuestro deseo cabalga a lomos de una expectativa irrazonable de riqueza. O lo que es lo mismo, poder y notoriedad.

Es por eso que no sólo necesitamos un cambio en ese modelo de desear cosas, algo que no alcanzaremos hasta que una minoria critica tenga la suficiente masa, para decir: hasta aqui hemos llegado y esto es lo que podemos ofrecer.

Una muda de la conciencia.

Un documental interesante sobre dinero y deuda:

 

 

¿Podremos?

mayo 30, 2014

APP2000120688592

Lenin si pudo

Dicen que esa división entre izquierda y derecha políticas fue un invento de la Asamblea francesa y un poco arbitrario por aquello que los que están a mi izquierda son partidarios de la República y los que están a mi derecha (los nobles y el clero) son partidarios del rey. Lo cierto es que esta clasificación se presta a muchos equívocos y falsificaciones históricas, si bien todo el mundo estará de acuerdo en una cuestión: las izquierdas son más simpáticas que las derechas, tanto es así que a algunos partidos y movimientos ciudadanos de corte izquierdista e inspiración anarquista se les da el nombre de extrema derecha o simplemente antisistema un poco por no ensuciar el mito de la izquierda buena.

Un poco por pereza, por la pereza de pensar.

Es algo que podemos haber visto recientemente con este asunto de las elecciones europeas, la victoria de la extrema derecha en Francia ha sido calificada por todo el mundo como un desastre, como un peligro, algo asi como si esa victoria anunciara guerras y desastres, un poco como el moro Muza agitaba nuestras mentes infantiles cuando no éramos buenos del todo. Personalmente no consigo ver donde está el peligro de que gobierne un partido u otro si al fin y a la postre todo el mundo sabe que el mundo no lo gobiernan los politicos sino el dinero.

Pero lo peor no es usar a la señora Le Pen como sustituto de otros temores más próximos (nunca entenderé el horror y el odio a los judíos) sino que no entiendo por qué el frente Nacional es un partido de extrema derecha si -como todo el mundo sabe- tanto Hitler como Mussolini habían sido en origen socialistas o sea de izquierdas.

Del mismo modo dicen que “Podemos” es un partido de extrema izquierda, cuando en realidad el fenómeno le Pen y el fenómeno Pablo Iglesias son fenómenos parecidos y tienen poco que ver con estas distinciones escolásticas derecha-izquierda, se trata más bien de fenómenos relacionados con el hartazgo y con el culto a una imagen concreta: la gente se ha cansado de los partidos convencionales y se ha cansado con razón. No se ha cansado de la corrupción por sí misma sino del mal reparto que se hace de la corrupción, es por eso que en Andalucía han vuelto a dar el apoyo al viejo PSOE. Algo que ha encumbrado a una tal Susana que ni siquiera se presentaba a estas elecciones y que va a recoger los frutos de un éxito que se le cuelga a ella un poco por la pereza de buscar un líder mejor. Y es que las lecturas que de los procesos hacen estos politicólogos orgánicos es deplorable. Si alguien cree que esa Susana puede ilusionar a alguien está dormido o sueña.

El que si ilusiona es Pablo Iglesias, un demagogo, si. Pero un demagogo que dice verdades incuestionables. Susana le dura a este medio round y el PSOE se la va a jugar si no se aclara pronto ese lío de la sucesión de Rubalcaba. El PSOE debería aprender algo de Iglesias: los líderes no se eligen en Congresos, se imponen con una jugada maestra como Felipe Gonzalez se impuso en una reunión de amiguetes en Francia, cuando Franco aun vivía.

Todo esto de “Podemos”a a mi me parece una obra de ingeniería política, una especie de experimento social que acabará como todos los experimentos sociales, muy mal o muy bien según se mire. No por comunistas recalcitrantes hay que rechazarlo, pues eso es precisamente la democracia, ese lugar donde cualquier idea se admite si no va envuelta en los aceros de la violencia. Si la mayoría española quiere ser comunista pues que les voten  y los demás nos adaptaremos o nos exiliaremos, ya se verá. Ahora bien, “del dicho al hecho hay mucho trecho”, y la simpatía y las buenas ideas hay que ligarlas luego en la realidad con el mundo exterior, más concretamente hay que proyectarlas en un escenario concreto: Europa. Ese es nuestro escenario, y una sociedad liberal y capitalista donde el dinero va a seguir haciendo de las suyas, unas bien y la mayoría mal. Pero no parece que en el mundo haya ninguna alternativa a esto del dinero, al menos de momento y hasta que no se imponga el bitcoin.

En realidad lo de Pablo Iglesias es teoría comunista pura y dura. Un poco lo mismo que hizo Lenin cuando se puso al frente de la revolución rusa. ¿Es que creen ustedes que Lenin estaba en Rusia cuando la revolución de Octubre?. Nada de eso, estaba en Suiza estudiando todos los modelos revolucionarios que habían existido en el mundo, andaba escribiendo algo así como una tesis. Se puso al frente de la revuelta cuando ya se había iniciado: sabía que sin un liderazgo claro y un objetivo, las revoluciones se transforman pronto en asonadas pues cada cual hace la revolución por una cosa bien distinta. Del mismo modo Iglesias que es profesor de ciencia política de la Complutense emergió precisamente a raíz del descontento social provocado por la crisis económica, pero necesitaba un movimiento y este movimiento fue el 15-M, la llamada spanish-revolution de la que hablé aquí. Ahora aquel movimiento ciertamente simpático y algo ingenuo ya tiene líderes. Y ha perdido la ingenuidad.

Y no crean ustedes que estos líderes son cualquier cosa o que están locos y no saben de qué hablan. No. Aqui en este articulo pueden ustedes leer sus curriculums en corto y ver la estructura de este nuevo partido. Todos se han abalanzado contra ellos, lo que demuestra la debilidad del sistema que les teme. Personalmente creo que los partidos tradicionales tienen los días contados y los tienen porque carecen de ese espíritu critico que Iglesias demuestra en su discurso. Otra cosa sería una sociedad gobernada por estas personas pues todo el mundo sabe que este tipo de regímenes solo pueden mantenerse por la fuerza y es por eso que se les llama totalitarios.

Nada es nuevo bajo el sol, y ya sabemos como acaban estas experiencias revolucionarias aun por las urnas (Hitler mismo llegó al poder de forma democrática) lo que a mi me parece interesante y de alguna manera fascinante es la deriva que van a acometer los partidos que Iglesias denomina “La casta”. ¿Que harán? de momento no parece que hayan entendido nada y algunos como el PP se han vuelto sordos y ciegos.

Del mismo modo que no puede entenderse el ascenso de Hitler al poder sin conocerlos entresijos de la república de Weimar, tampoco entenderemos el ascenso de grupos de extrema izquierda o derecha sin entender el divorcio que existe en las sociedades europeas entre los discursos de sus clases dirigentes y los ciudadanos. Y no parece que eso vaya a cambiar. De modo que le auguro a “Podemos” un futuro político excelente, ya veremos que hacen cuando chupen nómina.

Vean, vean.Es muy ilusionante la verdad mientras se mete con los políticos profesionales y sus prebendas, ¿pero qué haremos cuando se meta con nosotros?

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.252 seguidores