Todos somos Tordesillas

septiembre 19, 2014

misa negra

En el momento actual, la religión fundamentalista, el crimen organizado, las lealtades étnico-nacionales y las fuerzas del mercado son perfectamente capaces de eludir el control del gobierno y, en ocasiones, incluso de derrocarlo o de apropiarse de él. Los Estados están tan a merced de los aconteci­mientos como cualquier otra institución humana y, en el curso de la historia a más largo plazo, todas ellas se desmoronan. Como bien reconocía Spinoza, no hay razón para pensar que el ciclo de orden y anarquía terminará algún día (John Gray)

Este verano he leido dos libros de John Gray,  uno de sintesis, “Perros de paja” y otro de análisis “Misa negra: la religión apocalíptica y la muerte de la utopía”.

Las ideas de Gray son un poco las contrarias de Fukuyama, no hay fin de la historia sino que esta continuará mal que le pese a aquél: la democracia liberal y el capitalismo no son ni el final de la historia ni la globalización tendrá lugar, más allá de lo intereses del propio capital.

El mundo no camina hacia la globalización sino hacia la segregación, la fragmentación y el etnocentrismo radical. La democracia no se implantará universalmente, las tiranias y los Imperios seguirán existiendo y muchos paises rechazarán la democracia como ya viene sucediendo en el mundo árabe. Más concretamente, la democracia liberal tal y como la concebimos hoy -ha sido y es una buena forma de gobierno para Europa- pero esto no significa linealmente que pueda ser buena en otras culturas. La razón de este rechazo no hay que ir a buscarla en la teocracia o las tiranías sino en el hecho de que algunos paises pueden prosperar más y mejor con teocracias y con tiranías que con la democracia.

Para Gray existen dos ideas a reformular o más concretamente a rechazar: la idea de que el progreso es posible y la idea de las utopías que propone sean modificadas por una suerte de realismo politico. No era realista la politica de USA invadiendo Iraq y por el contrario se trataba de una idea de redención democrática junto a intereses petrolíferos. La democracia no puede ser exportada a parte alguna, pues no es una doctrina universalista por más que los dirigentes americanos conservadores se hayan convencido de lo contrario convirtiéndose en una especie de misioneros armados. Ni había armas de destrucción masiva, ni Sadam tenia nada que ver con Al Qaeda y el ejército estadounidense no solo hizo el ridiculo en aquella campaña sino que desató la fiebre anárquica y fundamentalista que vemos hoy. Moraleja: más vale un tirano con Estado que un tirano que aspira a tener un Estado. Y lo que se hizo en Iraq no es sólo derrocar un regimen sino destruir el Estado, de sus cenizas emergieron como de Pandora todos los males.

Gray no niega el progreso, ni el cientifico, ni el tecnológico ni la idea de que la acumulación de conocimiento pueda mejorar nuestro bienestar material o nuestra salud. Lo que Gray cuestiona es que ese “progreso” es absolutamente independiente del progreso en el sentido moral de la humanidad. La idea del perfeccionamiento humano es una utopía que procede de los subproductos mentales que nos legó el cristianismo.

Más que eso, para Gray existe una matriz arcaica, el maniqueismo, una forma de pensar que se trasladó a las religiones monoteistas y que encajó perfectamente en el cristianismo como religión a exportar, con sentido universalista. Tambien el Islam lo es y no tanto el judaismo que fue revelado por Dios a un pueblo elegido. La yihad y las misiones son instituciones que pertenecen a estas dos religiones. La nuestra, la cristiana tambien tuvo su epoca persecutoria en forma de Inquisición y procesos sumariales en torno a la fe, de modo que entre Inquisición, apostolado y yihad solo existe tiempo.

Pero el cristianismo ha tenido sin ninguna duda otras secuelas colaterales, Gray cree que tanto el bolchevismo, como el nazismo y la democracia liberal tienen su origen en la idea cristiana de que el hombre puede ser salvado, redimido y obligado si fuera necesario por la fuerza a ser feliz, el perfeccionamiento del hombre es posible aunque precisa de un apocalipsis, de un final de los tiempos, de una catástrofe universal que ponga orden en el mundo y que se prepare para la venida del Mesias.

Pues “Matar y morir dan sentido a la vida” y nosotros los humanos lo que necesitamos y anhelamos es sentido. La democracia carece de sentido para un iraquí, eso es todo.

En eso andaba pensando yo, cuando saltó en televisión la noticia de Tordesillas. Alli se dan cita todos los años ciertos militantes animalistas que velan por la salud taurina. Alli se desplazan para hacerles ver a los mozos de Tordesillas -desde una supuesta superioridad moral- que lo que hacen son animaladas y – a pedradas- tratan de convencer al personal.

Es curioso que estos fundamentalistas de los derechos de los animales utilicen la fuerza para imponer su criterio moral sin duda a unas fiestas con un claro sabor ancestral y etnocéntrico y que tienen -para los habitantes de Tordesillas toda la legitimidad del mundo. “No pasarán dicen, nosotros somos de aqui y ellos forasteros”. Toda la razón tienen, los del toro. ¿Quienes son esos animalistas para tratar de imponerles su voluntad a los de aqui?

Eso mismo hizo Bush. El estaba persuadido como buen maniqueo que el eje del Mal debia ser derrotado, el Bien se impondría aun de forma apocaliptica, a pedradas como en Tordesillas.

Imponer la democracia liberal a paises que no quieren ser democráticos es tan erróneo como imponer a los de Tordesillas una vision moral que no es la suya, sino la de los animalistas.

Pues la moral no se puede imponer, de lo contrario ya no es moral sino yihad.

Y yo qué quieren que les diga, a mi Tordesillas me da igual, prefiero las tradiciones de mi pueblo,

Estragos parentales

septiembre 12, 2014

Hay en psiquiatría una larga tradición que habla -sin que nadie lo haya aceptado en público- del daño que las madres hacen a sus hijos. Se trata de daños graduales que están inscritos en la crianza o vienen de serie con ella a través de ciertos estilos interrelacionales. Asi se ha hablado de la “madre esquizofrenógena (Fromm Reichman)” de las “madres nevera” (Kanner), de las madres infantiles, de las perversiones del instinto maternal (Rosen) o de los inespecificos “estragos maternos”(Lacan).

Pero la verdad de estos daños es que han puesto el énfasis en las madres, quizá porque a la maternidad se le supone un origen arcangélico y/o se cree que la crianza materna es mucho más importante que la paterna. En realidad la maternidad no tiene nada de arcangélico y si mucho de rivalidad -de conflictos de intereses- con la progenie como el lector puede evidenciar leyendo este post. Pero la evidencia y los hechos señalan en la dirección de que los padres, ambos, pueden causar estragos en los hijos y no solamente las madres.

Y lo pueden hacer por lo siguiente:

1.- La relación de un padre con sus hijos es continua, intensa, nepotista y permanente.

2.- La relación de los padres con los hijos es asimétrica: la dependencia de los niños con los adultos les hace vulnerables a su influencia.

3.- Las ventanas plásticas de los aprendizajes se encuentran abiertas durante la niñez, de tal modo que las influencias recibidas son más intensas y sobre todo novedosas que aquellas que se reciben durante la edad adulta.

Si bien existe una mayor influencia materna en los hijos sobre todo en las crianzas tradicionales donde el padre delega los temas de crianza en la madre, la influencia parental puede llegar tanto del padre como de la madre.

Y lo pueden hacer de muchas formas, unas sutiles y otras groseras. No cabe duda de que el maltrato, la violencia doméstica o el abuso sexual son entornos indeseables para cualquier niño, o que la deprivación afectiva por sí misma (la falta de amor) es letal para nosotros los humanos, seres eminentemente sociales, pero existen toxicidades que no son exactamente deprivaciones sino a veces excesos. De entre estas toxicidades voy a referirme a una en concreto:

La toxicidad parental narcisista.-

imagen-maestro2

Como puede verse en este gráfico las necesidades de apego y las necesidades de autoafirmación son opuestas entre si. Los seres humanos estamos escindidos entre dos tipos de necesidades opuestas, de un lado nuestra necesidad de pertenencia, de filiación, de apego y de dependencia de donde surgen los vínculos que establecemos con nuestras firguras de referencia y de otro lado nuestra necesidad de ser únicos, diferentes, distintos al magma de lo mismo, de estas necesidades surge la identidad. La identidad es como el sistema inmunitario mental, un artefacto que nos permite distinguir los que es Yo de no-Yo. Los vinculos por el contrario nos permiten saber que pertenecemos a algo más grande que nosotros mismos, un mundo social.

No importa si la patología del carácter narcisista afecta al padre o a la madre. En realidad basta con un Narciso en la familia porque el otro está obligado a pivotar alrededor de él. Las parejas con ambos miembros narcisistas simplemente no funcionan y terminan en divorcio, del mismo modo es necesario recordar que un miembro de la pareja narcisista puede resultar tolerable para el otro miembro pero puede ser letal para los hijos. La crianza y la pareja son entornos bien distintos, y el daño va siempre de arriba-abajo. Del más fuerte al más débil, del más autónomo al más dependiente.

Imagínese a usted mismo a una edad de 5 0 6 años. Usted vuelve de la escuela y se dirije al progenitor narcisista, le habla de sus problemas en la escuela, le habla de sus sentimientos, usted se encuentra nervioso o excitado o triste por cualquier evento acecido allí. E imagine que su padre o madre, le da un Valium.

Naturalmente es un caso extremo pero si pongo este ejemplo es para ilustrar un tipo de interacción que ni contiene, ni valida.

No contiene el malestar, pues el malestar se extingue por sí solo con la escucha empática, algo al alcance de cualquier persona sana, pero muy alejado de un progenitor narcisista. Al padre o madre narcisista lo que le interesa es que sus hijos sean perfectos -pues les ve como una prolongación de sí mismo- y no como una persona autonóma e independiente que tienen sus propios sentimientos y problemas.

Validar un sentimiento es no sólo escucharlo empáticamente sino comprender y devolver al que lo expresa, algo positivo que sea compatible con el sentimiento de coherencia interna del niño. “Es normal que te sientas asi”, podria ser la devolución correcta de cualquier sufrimiento manifestado. Algo que está al alcance de cualquier padre comprensivo-validador. Naturalmente los narcisistas no validan a los demás sino que les desligitiman, como si el sentimiento expresado fuera una especie de tontería, algo sin valor ni importancia producto de algun tipo de defecto psicológico o pequeñez moral.

La identidad se construye a través de identificaciones diversas, los padres con el tiempo ceden su lugar a los amigos, conocidos y compañeros que pasan a ser las figuras más importantes de nuestra vida en la adolescencia. Los padres pierden interés y autoridad moral, los niños se emancipan, lo cual no significa que los padres pierdan capacidad de dañar o influir, pues las semillas del mal en cualquier caso ya están sembradas.

El padre narcisista puede sentir celos de los nuevos vínculos que los hijos establecen y montar escenas más o menos demostrativas de tales celos. Otras veces es la envidia la que puede emerger entre padre-hijo o madre-hija, algo que puede atravesar la infancia e instalarse como pauta rigida durante la adolescencia. El progenitor narcisista puede sentir envidia de la belleza de su hija, del talento de cualquiera de sus hijos o incluso del mundo en el que viven los jóvenes que no coincide con el mundo en el que los padres crecieron.

El progenitor narcisista a su vez irá construyendo cada vez más irrealidades a través de decepciones imaginarias en relación con sus hijos y verá peligrar su estatus con cada ganancia de independencia de los mismos. Emanciparse de un padre o madre así tienen sus riesgos puesto que toda identidad ha de construirse en armonia con los vinculos afectivos y los vinculos con los padres son permanentes y no pueden romperse del todo. El amor es el campo de sinergias donde confluyen (ver el grafico) todas esas necesidades humanas fundamentales y si el amor es imposible de ganar o preservar  entonces solo queda una solución:

La distancia.

Y naturalmente la distancia deja secuelas.

CeroCeroCero

agosto 27, 2014

000

Probablemente haya sido Apple la compañía que más ha ganado en bolsa en los últimos años. Supongamos que usted invirtió 1000 euros antes de que Apple sacara el iphone 5, en poco tiempo habría ganado 1650 euros. Una ganancia de 650 euros es una buena inversión, de las mejores. Pero si usted hubiera invertido en cocaína su apuesta de 1000 euros se hubiera convertido  en 65.000 euros. No hay ningún negocio mejor que la cocaína.

Eso es lo que nos cuenta Roberto Saviano  -periodista y escritor italiano en su ultimo libro- “CeroCeroCero”, una especie de historia del narcotráfico desde los cárteles colombianos hasta la actualidad, un reportaje que escribe -con nombres y apellidos- desde dentro, desde las profundidades de ese abismo de torturas, dinero, lujos, mujeres, inversiones en la costa del sol, asesinatos, narcofosas, violaciones, ametrallamientos y luchas atroces de unas bandas con otras para defender su hegemonía, una hegemonía que pasó de ser algo territorial hasta lo de hoy, producto de la globalización y de altos ejecutivos con trajes de Armani dispersos por todo el planeta.

Hay dos maneras de contar algo, una forma fisiológica:  metérselo en la boca, saborearlo y luego escupirlo. La otra manera es tragarlo y sufrir las indigestiones de lo que se ha comido. Saviano es de los que han tragado sus propias historias, sus propias letras. Descender a los abismos para luego emerger con escolta. Sus reportajes le han cambiado, arruinado la vida como a Salman Rushdie, uno no puede recobrar su vida anterior después de contar lo que Saviano ha contado. Ya desde su primera novela “Gomorra”, su cabeza tiene precio. Saviano perdió su vida, su novia, sus amigos, todos le abandonaron por miedo. es lógico, la decisión de abismarse fue suya, una obsesión, algo que no se hace por dinero o notoriedad, se hace porque si. La verdad es tan adictiva como la cocaína.

La novela de Saviano contiene no pocas ideas interesantes, una de las que más me llamó la atención es el concepto de banalidad del mal, algo que Arendt ya había adelantado: en realidad el tráfico de cocaína es una actividad tan parecida al comercio de sustancias o productos banales que nos hace pensar ya no sobre la ilegalidad del narcotráfico sino de la banalidad del mal que se encuentra en cualquier forma de comercio.

Y hay una ley elemental de cualquier tipo de comercio: los productores y los consumidores de cualquier producto no ganan apenas nada. Hay que situarse -sean naranjas o cocaína- en el eslabón adecuado para ganar dinero. Son los distribuidores los que se enriquecen con el trabajo de los productores y son los consumidores los que en definitiva consumen el producto final aun adulterado. Así y todo para un campesino colombiano o mexicano siempre será mas rentable cultivar cocaína o adormidera que cereales. Son los distribuidores los que controlan el flujo, el precio y la pureza de la droga que llega a la calle.

Y luego está el tema del consumo. hay una creciente demanda de drogas, hay como una demanda golosa de drogas, mas concretamente de cocaína. La cocaína empasta bien con nuestro tiempo, con la velocidad y la globalización. Todo sucede deprisa, deprisa. Hay un ansia por correr más, por consumir más, por llegar a tiempo, por rendir más ,por aparentar más y por tener mas bienes de consumo al alcance de la mano.

Nosotros los médicos solemos ver las consecuencias de la adicción a las drogas en la escala de los consumidores, tenemos -en este sentido- un sesgo profesional. Pensamos que el uso y abuso de drogas es pernicioso para la salud y sabemos que es muy difícil escapar de una adicción. Casi todos nosotros estamos persuadidos de que las drogas son nefastas no sólo para nuestro cerebro, sino también de nuestro corazón, nuestros riñones y nuestro hígado. Sabemos bien cuales son sus consecuencias a corto, y a largo plazo. Es poco probable encontrar un medico que defienda su legalización. También sabemos de las dificultades para rehabilitar a un drogadicto.

Sin embargo después de leer el libro de Saviano, he construido otro panorama aun más desolador: el narcotráfico no sólo es perjudicial en el entorno de salud de los consumidores, sino que tiene al menos otras dos consecuencias, más graves:

  • El narcotráfico tiene consecuencias sobre los mercados financieros y contamina a través del blanqueo otros negocios que dejan de ser rentables en comparación con los beneficios de la droga. La mayor parte del dinero de la droga se blanquea en los bancos (a pesar de leyes como la Patriot Act) y acaba en el cemento de las inmobiliarias de zonas de lujo en entornos privilegiados de ocio. El dinero del narcotráfico termina por arruinar cualquier tipo de negocio legal a la vez que da trabajo a grandes cantidades de personas enroladas en el negocio de la droga, que pasan a ser delincuentes desalmados.
  • Con todo, el dinero no solo contamina a los capitales legales sino que pervierte a las instituciones: policía, jueces, funcionarios, políticos, funcionarios de prisiones, etc. Cualquiera puede ser arrastrado por el dinero fácil a corromperse.

Suele decirse que los gobiernos de nuestros estados democráticos tienen muchos limites a su poder, que en realidad quienes mandan son las grandes corporaciones eléctricas, petroleras, bancos y grandes constructoras. es verdad, lo que no suele decirse es que la corporación más imperante del mundo es el narcotráfico, son ellos los que aportan liquidez al sistema y financian guerras bien directamente aportando armas o bien a través de ciertos intermediarios comunes.

Visto de esta manera la adicción de los individuos consumidores es solo la punta del iceberg de un problema mucho mayor, de un problema global. Un daño colateral como se dice en el Ejército.

Abordar este problema desde la bienintencionada prevención del uso de drogas de nuestros gobiernos se revela como una estrategia pueril. Ninguna política conseguirá nunca reducir la demanda de drogas a no ser que…no haya drogas en las calles. Sin embargo la lucha contra el narcotráfico está destinada al fracaso, no tanto por la ineptitud de las agencias destinadas a tal fin sino por las dificultades jurídicas, los entramados burocráticos, las trampas procesales, la mentalidad democrática y la protección del delincuente es el mejor escondite para los narcos, incluyendo las complicidades que encuentran dentro de las cárceles para seguir con sus negocios en medio de una condena casi siempre benigna y apelable

La democracia es el mejor aliado del narcotráfico que naturalmente no puede progresar allí donde el Estado no tiene leyes, sino reglas mafiosas.

Es por eso que los países totalitarios no tienen drogas.

Leí con avidez el libro de Saviano con tal de llegar al final. ¿Qué propone Saviano?

Lo que propone es una solución que el propio Saviano detesta y que a su parecer es en sí misma inmoral: legalizar el tráfico de drogas siendo el Estado el que monopolice su venta y distribución.

Para hacerse una idea de esta solución: el tráfico de cocaína que se vende en España podría sufragar los gastos en sanidad y educación juntos. 

En España cerca de la mitad de los presos que cumplen condena en la actualidad son delincuentes relacionados con drogas. Son consumidores al mismo que tiempo que pequeños traficantes. Recientemente ha saltado a la prensa el caso de una mujer con un niño de corta edad que había sido condenada a 6 años de cárcel por tener una plantación de cannabis en una nave de su propiedad. Cultivaba cáñamo y al mismo tiempo elaboraba haschis para el consumo y venta. ¿Era una traficante esta mujer?

¿Hay proporción entre su condena y las condenas que se llevan a cabo con los grandes traficantes que cuentan con abogados especialistas en encontrar todos los resquicios a la ley?

En realidad no era más que una consumidora que había aprovechado la facilidad con la que el cáñamo prende en nuestro país para consumo propio y que más adelante había encontrado una forma de ganarse la vida vendiendo sus excedentes. ¿Puede considerarse un delito plantar cáñamo o adormidera, especies bien adaptadas a nuestro clima?

Para mi, esto no debería ser un delito, no más grave que tener una piraña o una boa en casa.

La batalla está pues perdida y da lugar a injusticias sobre el peldaño más débil de la cadena. La democracia y el Estado de derecho han fracasado y cuanto más tiempo tardemos en reconocerlo más víctimas habrá.

Como Saviano, que nunca podrá recuperar una vida normal, ese tipo de vida de los que no quieren ver.

Ha visto más allá de lo tolerable y ya no puede seguir callado.

Ateismo 2.0

agosto 25, 2014

Soy ateo, pero me entusiasman y me emocionan los villancicos, la Pasión según San Mateo de Bach y el Requiem de Mozart me ponen los pelos de punta, las catedrales y sobre todo las pequeñas Iglesias románicas me sobrecogen. Algo que he sentido también en alguna mezquita y cuando en alguna ciudad árabe, llaman a rezar.

Sucede porque las religiones tienen como dos grandes islas de conocimiento: una es la doctrina, pudiéramos decir lo que hay que creer por obligación y la otra es el rito, el símbolo que nos apresa y nos lleva de la mano hacia algo colectivo, supraindividual, trascendente.

Naturalmente nosotros los ateos, rechazamos las doctrinas, los dogmas, pero nos acoplamos bien a la liturgia y sobre todo rechazamos que nos traten como niños. Por eso parecemos huérfanos.

En realidad sólo podemos ser ateos los que hemos crecido bajo la influencia de la religión cristiana que tiene una vocación universalista. Las otras dos religiones monoteístas son religiones reveladas localmente, tienen una diana: un pueblo elegido. No se puede ser ateo si eres judío o musulmán. En realidad eres un infiel, un apóstata. Es por eso que solo la religión cristiana tiene misioneros.

De manera que los ateos somos los herederos de la religión cristiana, hemos renegado de ella en función de una mayor información y conocimiento, ya no necesitamos doctrinas, pero sin embargo hemos quedado huerfanos de ritos con sentido y hemos derivado nuestra necesidad de ser ayudados en profesiones laicas.

Pero aun teneis una opción: podeís ser ateos teístas, como yo.

 

Este post no es escatológico

agosto 21, 2014

¿Como son tus cacas?

¿Cual es su consistencia?

¿Flotan en el agua o se sumergen?

Averigualo todo sobre tus heces y mira este video para saber si te falta o te sobra serotonina, dopamina o la más terrible histamina.

Ah!

Los laberintos de la motivación

agosto 17, 2014

Andaba yo pensando estos dias en nuestra profesión, me refiero a la de psiquiatra. Reflexionaba sobre ello a partir de un duro intercambio de ideas en uno de esos foros que se organizan en Facebook, donde personas procedentes de varios campos del saber se dan cita para criticar a la Psiquiatria.

Fue un intercambio que no era nuevo para mi y comprobé una vez más que nuestra profesión es probablemente la más criticada de la medicina, más que la Oncologia que sería otra de las mas criticadas. Y es lógico, al fin y al cabo, tratamos con la locura y con la muerte respectivamente. Dos temas negados.

No voy a exponer aquí los términos de aquella discusión sino para enlazarlos con los prolegómenos del video que cuelgo más abajo del Dr Lerma donde nos habla de la motivación o mejor de dónde proceden nuestras motivaciones.

En la introducción al tema Ivan Lerma toca por encima la impresión que se llevan nuestros interlocutores cuando les confesamos nuestra profesión. Las reacciones se podrían dividir en tres grupos: 1) el psiquiatra es un médico loco, 2) es un médico poco serio que trata con fenómenos escasamente mensurables y/o filosóficos y 3) el psiquiatra tiene poderes mágicos que implican la adivinación del pensamiento.

El resumen, el estigma no sólo es algo que afecta a los enfermos mentales sino a los propios profesionales y también a la disciplina entera. Cualquier psiquiatra que trabaje con otros médicos en un Hospital general sabrá a que me refiero, nuestros compañeros tienen esa mezcla de actitudes que más arriba fragmenté en tres: temor, prevención e ignorancia sobre qué trata nuestra disciplina. No quieren saber.

El Dr Lerma aborda en esta conferencia en TEDGalicia los cuatro motores o centros de la motivación: preservación, sexo, narcisismo y apego. Vale la pena visionar el video para entender que hacer trabajar a cada uno de estos centros vitales con su propio combustible y que cada uno de ellos trate con aquello que le define y que es su especialidad, es una buena manera de mantener la salud mental y escapar además del escrutinio de nosotros los psiquiatras.

No somos los únicos que sabemos que las cosas no son lo que parecen.

Pero hemos hecho una profesión de ello.

¿Es posible la prosperidad sin crecimiento?

agosto 12, 2014

tutsimesurenez

Un gubernamental “hutu” toma los datos antropométricos de un “tutsi”, una etnia masacrada en Ruanda.

Mientras leía este post recordaba que esta era precisamente una idea que siempre me había rondado por la cabeza. Cuando era más joven la respuesta que me habia dado a esta pregunta hubiera sido afirmativa.

La idea que propone el autor del citado post es bastante lógica y comprensible: dado que ya hemos llegado al convencimiento de que el crecimiento no es sostenible indefinidamente, lo mejor es detenerse y conformarse con lo que tenemos.

Afirma: El crecimiento no es la solución, es el problema. En tiempos de recesión, la sociedad del crecimiento nos conduce al colapso económico y, en tiempos de bonanza, nos lleva directamente al colapso ecológico.

Define el autor a este dilema como “el dilema del crecimiento” al que atribuye el paro,  la pobreza y la agresión a la naturaleza,el cambio climático,  la crisis alimentaria y perdida de biodiversidad cuando la economía rebrota.Estamos pues condenados a una especie de trastorno bipolar que agrede nuestro medio ambiente cuando nosotros estamos más joviales pero que nos deprime cuando tocan medidas de austeridad. Propone una tercera vía: “es hora de poner en marcha una “prosperidad sin crecimiento”, entendida como nuestra capacidad de vivir bien y felices dentro de los límites ecológicos de la naturaleza”. Habla de: “ soberanía alimentaria y agroecología, autosuficiencia energética, banca ética, monedas locales, ciudades en transición, etc que desafían diariamente al coloso liberal-productivista con pies de barro y construyen ya la transición social, ecológica y ética de la sociedad”.

En resumen propone una utopía. Una utopía obligatoria.

Y la trampa está en la palabra “crecimiento”. ¿Qué es crecimiento? Naturalmente el autor del citado post se refiere al crecimiento económico pero no habla del otro crecimiento: el crecimiento de la población.

Lo cierto es que es imposible mantener al planeta vivo con tanta población, somos ya 7000 millones y en el último siglo esta cifra ha aumentado en un tercio. La verdad es que para que las cosas pintaran bien necesitaríamos reducir la población mundial de un modo drástico. Unos 3000 o 4000 millones seria el tamaño ideal de la humanidad.

Claro que no toda la humanidad crece al mismo ritmo, por ejemplo estas cifras coexisten con lo que ha venido en llamarse el suicidio demográfico de Europa donde no llegamos a un indice de reemplazo dos por dos.

Dicho de otra manera comprensible: los que más hijos tienen son los pobres.

Los pobres tienen más hijos por varias razones y no todas están ligadas a la ignorancia, la falta de métodos anticonceptivos o concepciones arcaicas o religiosas sobre la reproducción, sino que muchas veces la reproducción indiscriminada se utiliza como un arma de guerra. Ciertos países ponen en marcha políticas que prohiben las prácticas inhibidoras de la gestación y no solamente en relación con el concepto que algunos países mantienen sobre la mujer.

Aqui en este post podemos ver por donde andan los planes de ciertos regímenes, por no hablar de la estrategia del pueblo palestino que viene a ser muy parecida.

Lo cierto es que tendemos a ver ciertos conflictos como guerras tribales, entre ideas o religiosas cuando en realidad la guerra actual ya no se hace por ideas o por el nombre de un dios concreto sino por los recursos. La guerra en el siglo XXI, será por recursos, algunos de ellos tan poco poéticos como el agua.

En Ruanda tuvo lugar hace poco tiempo un genocidio a gran escala entre dos tribus de etnia diferente (aunque indistingibles para nosotros), los tutsis y los hutus. Todo el mundo conoce los resultados de aquella masacre casi televisada en directo como estos días estamos viendo en los telediarios con el otro conflicto eterno entre israelíes y palestinos. Pero poca gente sabe que Ruanda es el país de mayor sobrepoblación que existe en el mundo, al menos así era antes de comenzar aquella guerra. Una mujer ruandesa media tenia 8 hijos.

Y lo que nadie dice es que con ese nivel de “crecimiento” es imposible no ya mantener el medio ambiente sino una mínima cohesión entre aquellos que compiten por los mismos recursos, agua y comida.

Desde hace más de 200 años, la advertencia ya era explícita: el inglés Thomas Malthus advertía en su célebre “Ensayo sobre el principio de la población” que los recursos naturales serían insuficientes para abastecer a la población mundial. La investigadora Rosamund McDougall, directora adjunta de la ONG Fondo para una Población Óptima (OPT, en inglés) advierte que “una población de más de 9.000 millones de personas tendría un impacto terrible sobre la Tierra, no sólo en la calidad de vida. La cantidad de emisión de gases de efecto invernadero haría imposible vivir en el planeta en 2050″.

Lo cierto es que Malthus ha sido estigmatizado no ya por los cristianos sino por eso que ha venido en llamarse la “síntesis progresista”, los socialdemócratas, para entendernos. Ser malthusiano está mal visto, y se considera hoy una visión apocaliptica y de derecha radical. Politicamente incorrecta digamos.

La fe en el futuro de la humanidad ha sustituido a la fe en Dios, y la mayor parte de cientificos y politicos están convencidos de que Dios o la Ciencia proveerá.

Pero Malthus tenia razón y con él los defensores de la hipótesis Gaia que ven en la Tierra un ser vivo que de cuando en cuando ha de llevarse por delante a unos cuantos ciudadanos para poder respirar. Como un perro cuando se quita de encima las pulgas que tanto le molestan asimismo el planeta ensaya a través de catástrofes naturales despiojarse de vez en cuando.

Catástrofes que son como crisis epilépticas por parte de Gaia y guerras por los recursos son el resultado de este estado de cosas derivadas de la sobrepoblación. Del mismo modo que el perro, Gaia solo puede aliviarse momentáneamente, su única esperanza es la desaparición de nuestra especie.

Dado que no hay ni nunca habrá un gobierno mundial que se haga cargo del problema -digan lo que digan los conspiracionistas (I)- preveo que el futuro que nos espera es bastante desolador. De manera que hoy contestaría a la pregunta que planteo en el post de este otro modo ¿Podremos adaptarnos a la escasez y a la idea de que el crecimiento ha terminado?

(I) ¿Que dicen los conspiracionistas? Véase este blog y verán por donde andan.

Houellebecq y la eugenesia

agosto 7, 2014

elementales

Este verano he vuelto a leer “Las paríículas elementales” de Houellebecq, de la que ya había escrito en su momento un post más orientado hacia el tema de la New age.

Confieso que esta segunda lectura ha sido más provechosa (como suele suceder) que la primera, entre otras cosas porque me ha permitido profundizar un poco más sobre las ideas que vierte en este libro donde narra la vida abyecta de dos hermanastros traumatizados por el abandono precoz de su madre en manos de abuelas y padres ausentes y paganos. El espíritu de la liberación de los 60 se llevó por delante a toda una generación a través de la dislocación de los elementos más protectores de la sociedad: la familia y la religión.

Pero si he vuelto sobre Houellebecq es porque en este libro aborda el tema de la eugenesia sin que la palabra “eugenesia” aparezca en todo el texto. Un tema sobre el que ando reflexionando últimamente y que recientemente mereció que escribiera un post en mi otro blog a propósito de la lectura de un libro de John Glad.

Houellebecq es un escritor de ficción, vaya esto por delante pues sus ideas chocan con casi todos los valores democráticos en los que hemos creído, al menos en los que yo he creído, como casi todos los que cumplimos la mayoría de edad en los 60-70.

Pero el mundo en el que creímos no se parece en nada al mundo que tenemos, de manera que hay que atisbar la posibilidad de que Houellebecq sea un ser decepcionado por el rumbo que han tomado las cosas a pesar de aquellos ideales republicanos de “libertad, igualdad y fraternidad”. La libertad se ha corrompido hasta llevar al hombre por el sendero de la autodestrucción, la igualdad ha dado lugar a un mundo profundamente desigual. pareciera como si cada ganancia de igualitarismo nos despeñara por la pendiente de una mayor desigualdad. Es como si la pornografía y el terrorismo hubieran vencido en esa batalla desigual que se libró entre unos y otros.

Houellebecq da al hombre (al sapiens) por amortizado. Es imposible liberarle sin someterlo a distintos yugos. Propone una refundación que llama una “mutación metafísica”.

Una mutación metafísica es una especie de revolución espiritual, algo que divide al mundo en dos trozos: antes de y despues de. El cristianismo fue una mutación metafísica al dotar al hombre libre con una responsabilidad individual, es posible decir que el Yo es un invento del cristianismo, la subjetividad derivada de esa mutación es bien conocida por todos nosotros. cada uno de los individuos que pueblan nuestro planeta piensa de forma distinta, todo pareciera indicar que no hay forma de cohesionar a la especie humana de ninguna forma, ni religiosa, ni militar, ni económicamente. El mundo ha sido fragmentado y solo hay partes sueltas que guerrean unas contra otras por su propia supervivencia que les enfrenta a la supervivencia del vecino.

La naturaleza pugna por la diversidad mientras que la conciencia humana aspira a la unidad.

Es por eso que no tenemos más remedio que cortar nuestra dependencia de la selección natural.

Y eso es precisamente la eugenesia.

Para Houellebecq la raiz del mal es la sexualidad, más que la sexualidad el instinto reproductivo. Profetiza que llegará un momento donde se podrá disociar totalmente la sexualidad de la reproducción. Algo que ya podemos ver con las técnicas de reproducción asistida y los mecanismos de control de natalidad. Pero eso no es suficiente, lo que necesitamos es una mutación metafísica pero no a nivel mental como la que sucedió con el cristianismo, la escritura, la maquina de vapor o el invento de la imprenta. Lo que necesitamos es una mutación de verdad, una mutación genética.

Propone un mundo de clones con ADNs similares y solo asi podremos conseguir un mundo fraterno de forma universal, como si fuéramos hermanos gemelos. La ingeniería genética ha avanzado ya lo suficiente para pensar en un ADN artificial que elimine del panorama humano las enfermedades genéticas (en una primera fase) para abordar después el tema de la enfermedad, la invalidez y la muerte.

El mundo solo llegara a ser verdaderamente fraterno cuando seamos capaces de uniformizar la carga genética de sus habitantes, todo lo cual no supone renunciar a la sexualidad. Más allá de eso sugiere que los corpúsculos de Krause podrán ser seleccionados a la carta para habitar lugares del cuerpo exóticos que pudieran proporcionar placeres exquisitos.Algo que se conoce con el nombre de corpúsculos de la voluptuosidad.

Emergerá un hombre nuevo -tal y como profetizó Zaratustra- que coexistirá cierto tiempo con los sapiens que acabarán extinguiéndose como los neandhertales, no porque el hombre “ex novo” vaya a guerrear contra ellos, sino porque dejados a su libre albedrío terminarán por eliminarse unos a otros o bien sus indices reproductivos irán dejando sitio a esa nueva especie.

¿Dioses?

¿Y si los Dioses no hubieran existido nunca pero pudieran construirse gracias a la ciencia?

Aquí hay un buen post sobre la historia de las ideas eugenesicas

¿Quién crea el empleo?

agosto 1, 2014

Es seguro que usted habrá oido decir que son los ricos los que crean empleo. Es por eso que la mejor politica es reducir los impuestos sobre ellos. Naturalmente esta es una idea perversa, porque los ricos no crean empleo sino las clases medias a través del consumo, esa forma de retroalimentación del sistema.

Si no hay consumo no hay empleo.

Lo dice nada menos que uno de ellos: Nick Hanauer uno de los capitalistas de Amazon. En una conferencia que fue censurada.

Y una idea a rescatar: cuando ya se tiene el suficiente bienestar, acumular más dinero no necesariamente aumenta el bienestar.

 

Los transhumanos

julio 25, 2014

El 2045 es la fecha que Ray Kurzweil da como más probable para que demos a luz a ese hombre mitad humano mitad maquina que se conoce con el nombre de hombre biónico y otros han llamado “ex novo”, un hombre que habrá superado la fatalidad de la naturaleza y que podrá diseñarse a si mismo. Un hombre autopoyético.

Un hombre que habrá superado la selección natural que será sustituida por la selección artificial.

Kurzweil está convencido de que los seres humanos podremos trascender la propia biología, ir más allá de nuestras fatalidades genéticas y reproducir y copiar los genes benevolentes para trasplantárselos a otros (no dice a qué precio), pero el futuro que dibuja es realmente escalofriante y plantea numerosas dudas éticas, empresariales, de investigación médica y aun metafísicas.

Será por eso que su ultimo libro ha sido llamado “La era de las maquinas espirituales” y que nace como continuación del anterior “La era de las máquinas inteligentes”. Kurzweil toma prestados ciertos argumentos de Julian Huxley y del transhumanismo para hacernos llegar ese mensaje predictivo que parece reposar en una verdad axiomática: la tecnología es un invento del hombre que nos permite construir nuevas tecnologías y que por tanto se desarrolla a una velocidad creciente y exponencial, muy veloz  si la comparamos con la velocidad de las adaptaciones biológicas que precisaron eones de tiempo para establecerse.

En este post abordé precisamente la distancia que separan al hombre moderno de sus adaptaciones ancestrales y las posibilidades fácticas o imaginarias propiciadas por la tecnología: para el hombre de hoy es más fácil hablar sin cables con alguien de un país extranjero que curarse una diabetes tipo II debido a portar el maldito gen de la resistencia a la insulina, naturalmente esta disonancia es difícilmente explicable en términos técnicos, pero hay algo que no sabemos hacer más allá de los paternales consejos sobre la dieta, el ejercicio o la abstinencia del tabaco.

La idea es que el desarrollo tecnológico impulsará necesariamente la invención de tecnologías de soporte por un lado pero también la emergencia de nuevas propiedades de nuestra conciencia tal y como hizo la rueda, el lenguaje o la maquina de vapor, que se verá fortalecida por el uso médico de estas misma tecnología y que arrastrará de algun modo la investigación hacia su zona de influencia.

En realidad el tiempo del hombre máquina ya llegó hace tiempo, pensemos en las gafas para los miopes, las prótesis de cadera, los marcapasos, los neuroestimuladores, los chips de visión artificial, los miembros ortopédicos, los injertos de válvulas cardiacas en o nuestros dientes de reemplazo. Todos estos hallazgos quedarán obsoletos cuando seamos capaces de construir ADN artificial, genes a la carta.

Se trata sin duda de un futuro apasionante. Os dejo aquí unos videos sobre el asunto para reflexionar en los problemas que este diseño a la carta nos traerá en ese futuro que ya se adivina.

 

 

El pensar hibrido por Ray Kurzweil

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.354 seguidores