Politica, inconsciente y repudio

Cuando hablamos de dinero todos estamos de acuerdo

(Voltaire)

No cabe duda de que las discusiones politicas a causa de la crisis económica están en un punto álgido. La politica ha vuelto a ponerse de moda gracias al desastre económico que se avecina y no existe foro o tertulia donde unos y otros opinen de cualquier cosa como cuando eramos jóvenes y aun creiamos en un mundo de fácil arreglo, no cabe duda de que estamos viviendo un momento histórico apasionante.

Y lo es porque vuelve a abrirse un abanico de posibilidades diversas en la evolución de las cosas, pues son precisamente las crisis los lugares de las bifurcaciones, donde los sistemas se inclinan por una u otra dirección, el colapso o la expansión.

Se me ocurrió escribir este post ayer después de haber visto este video e intervenir en un foro de Internet donde se estableció una de esas apasionadas y encendidas diatribas sobre quién es más perversa si la izquierda o la derecha. Pero el lector deberá primero oir esta entrevista del inefable Gabilondo al guru-economista de turno, Carlos Martinez de ATTAC, siglas que de sólo oirlas dan un poco de miedo. En la CNN claro.

Si ya han oido las predicciones de Carlos Martinez habrán caido ya en la cuenta de que lo viene a proponer es más de lo mismo, es decir una revitalización del socialismo del siglo XIX, como si aun fuera posible pensar en un mundo dicotómico entre los capitalistas y el pueblo trabajador, una especie de nostalgia de aquello que vino en llamarse «clase obrera» y que terminó muriendo de éxito hipotecada hasta la jubilación.

De esta dicotomia quiero hablar aqui, de esta dualidad, la que se manifiesta en politica por ser la mayormente conocida por el público en general después de la dualidad futbolera claro.

La gente o es del Barça o es el Madrid (hay quien es del Atletico, pero esto nos es más que un truco del sistema para confundir al personal, una ilusión de alternativas) como se es de izquierdas o de derechas, aunque cabe tambien ser de centro: un invento de los neoliberales que no quisieron ser confundidos con beatos de la vieja guardia.

Algunos le llaman tercera via, una especie de socialiberalismo o de marxismo capitalista haciendo la cabriola más apurada si cabe y que tiene en Anthony Giddens al último de los gurues defensores de una reforma de la reforma socialdemócrata que es al parecer el modelo que mayores éxitos propició en la Europa moderna. Hasta eso se ha venido abajo con el ejemplo de China que ha terminado demostrando que es posible la coexistencia del capitalismo con el socialismo comunista y cutre. Ser rico es posible en China siempre y cuando no se sea homosexual, es tolerable y hasta prescrito que se explote a todos los que se pongan a tiro con tal de no dar demasiado la lata con derechos individuales, un engorro.

Todas las interfases han sido ya ensayadas, con menos y con más libertades individuales, con menos y con más Estado, con menos y con más pechos al aire. Todo ha sido consumado.

Por decirlo más claramente el modelo económico liberal ha fracasado como antes ya habia fracasado el modelo socialista ¿a qué vienen tantas peleas entre dos sistemas caducados y fracasados?

La gente es de derechas o de izquierdas por la misma razón que son del Barça o del Madrid: por motivos irracionales y por otra cuestión psicológica muy importante: porque nuestro cerebro está acostumbrado a trabajar con categorías, «o esto o lo otro»; significa que operar con dualidades no sólo es fácil de aprender sino que es muy cómodo porque asi el malo siempre es el otro y uno queda libre de responsbailidad y puede dedicarse a cobrar comisiones.

Sólo asi podemos explicarnos el maniqueismo de ver corruptelas, imperfecciones e ineficacias en unos gobiernos y no verlos en aquel del que somos simpatizantes. La discusión entre buenos y malos en politica es tan insostenible desde el punto de vista intelectual que produce pena ver a nuestros politicos en esa discusión eterna y pueril del «pues tu más».

Más claramente: todos los politicos sean de derechas, de centro o de izquierdas son malos e incompetentes, mentirosos y falaces y lo son porque el sistema en el que se asientan es malo, está pervertido y se está viniendo abajo de forma agónica pues su sostén economico, «el café para todos» neoliberal ha fracasado como era de prever pues no se puede estar creciendo y endeudándose eternamente. La clave no está ya en la felicidad o en la libertad o la igualdad sino en la sostenibilidad. Sobre este asunto volveré más adelante.

Pero ahora no vale demonizar a los mercados o a la ideologia iberal pues la verdad es que fue bonito mientras duró. ¿Hay alguien por ahi que no tenga móvil?

Más seriamente: el modelo neoliberal ha producido grandes beneficios a cierta parte de la humanidad, como tambien es cierto que el socialismo y sus luchas aportaron grandes beneficios en las relaciones de producción y en el bienestar de las clases trabajadoras de esa misma parte de la humanidad. El problema es que hoy ya no estamos ahi y no lo estamos porque ya nadie produce nada útil y todo vivimos a crédito y siendo timados por nuestros conciudadanos que no saben más que producir bienes caros y probablemente inútiles.

Todo se ha vuelto insostenible.

Todos lo sabemos pero la atracción de las categorías nos empuja a olvidarlo con mucha frecuencia, la superación de las ideologias solo puede venir de algo que las abarque, que las trascienda por arriba, que suprima la confrontación y que inaugure un nuevo tipo de pensamiento, una clase de pensamiento que transforme la competitividad y la mania depredatoria -que heredamos de las constantes luchas entre los memes azul y naranja- en cooperación.

A esta clase de pensamiento se le llama sistémico y ya no hay más derechas ni izquierdas etnocéntricas sino un todos nosotros integrados.

Y ahora viene Freud.

Precisamente lo que impide esta transformación es la tendencia a mantener disociadas (reprimidas) las categorías que heredamos de nuestra forma de pensamiento categorial o dual. La consecuencia o subproducto más conocido de esta manera de catalogar el mundo es que al disociar el bien de mal nos enfrentamos a un problema sobreañadido a la simple confusión dialéctica entre contrarios: nos encontramos con que no sabemos qué hacer con ese mal que hemos desgajado del bien y lo que solemos hacer es proyectarlo afuera, otra cosa es esconderlo dentro de nosotros (lo que Freud llamó represión o verwerfung), otra maniobra es la denegación o repudio (verleugnung) es decir hacer como si no supiéramos, no querer ver.

Y lo que nos sucede con este asunto de la crisis económica y politica es que no queremos ver.

Una vez escindido el mundo necesitamos defendernos de las conceptualizaciones negativas inherentes a la dualidad y ahi es donde entra el otro y lo otro, el depositario de todos lo males mientras nosotros nos refugiamos en el etnocentrismo que al menos nos configura y nos enrosca a algo brindándonos un cierto sentimiento de pertenencia; ser del Barça o de derechas está bien porque soy parte de algo superior a mi mismo, me relaciono con los mios, con los que piensan como yo pero a cambio tengo que enfrentar a los que piensan distinto o son del Madrid. Todo va bien hasta que la confrontación se eleva hasta niveles paroxísticos y sobreviene la guerra o el enfrentamiento siempre justificado pues el destino del etnocentrismo es culpar al vecino para ahuyentar el mal que anida en todo.

La siguiente consecuencia negativa de la dualidad es que al categorizar el mundo en pares de opuestos lo desrealizamos, pues la realidad está compuesta de opuestos complementarios que solo después de haber sido categorizados se dividen: no existe realidad dual que no contenga un germen de irrealidad. Dicho de otra manera el pensamiento categorial es facil de aprender pero introduce una distorsión en nuestra prueba de la realidad. El mundo, en este caso la crisis no se resolverá resucitando viejos modelos caducados, cambiando de gobierno, convocando elecciones o suprimiendo las pensiones sino cambiando la estructura del Estado y renunciando a resolver problemas nuevos con estrategias antiguas.

La consigna es ésta: vivir con menos pero vivir mejor o dicho de otra manera: cada cual tiene que vivir con lo que tiene, el pobre no puede ser rico a crédito, el ignorante no puede ser universitario sin esfuerzo, el irresponsable no puede ser declarado incapaz.

Tenemos la posibilidad de cambiar nuestro nivel de definición si somos capaces de renunciar a la vieja división del mundo en buenos y malos, derechas e izquierdas, culpables e inocentes.

Asi se curan los neuróticos y asi se curan las organizaciones: haciéndolas avanzar hacia niveles mas altos de definición.

Y ahora vuelvo sobre el tema de la sostenibilidad para hacer un pequeño apunte de qué significa eso, dice el diccionario que sostenibilidad es el equilibrio logrado a través de los recursos del entorno, como los recursos se agotan y no son infinitos, sostenibilidad en economia significa que no es posible pensar en un crecimiento eterno del bienestar, de los recursos baratos y de la vida fácil.

Para mi el concepto (amarillo) de sostenibilidad incluye, abarca y trasciende al concepto naranja y verde de la igualdad. El igualitarismo sin limites es imposible de alcanzar si entendemos como igualdad al derecho de todo el mundo a todos y a cualquier tipo de recursos. ¿Qué sucederia si todos los chinos tuvieran piscina individual?

Determinadas igualdades son insostenibles.

Significa que sin renunciar a conseguir una sociedad lo más igualitaria posible, la forma de conseguirlo no es apelando a la «lucha de clases» sino en ascender en esos niveles de complejidad creciente que Ken Wilber describió en sus jerarquias anidadas e integrales, jerarquias que llamó de crecimiento: algo tendremos que sacrificar si pretendemos compatibilizar, felicidad, igualdad y al mismo tiempo pretendemos sostener el entorno y resguardarlo de la destructividad y de la depredación que desgajamos (repudiamos) de la totalidad mientras diseñábamos un mundo fácil basado en categorías antagónicas, un mundo dicotómico.

Para mi existe una conclusión importante en todos estos argumentos: los elementos que configuran una sociedad y las relaciones entre sus miembros tienen una representación y una equivalencia en el psiquismo humano. El mecanismo que Freud describió como represión y fundamentalmente el repudio es la clave para entender porque las sociedades no avanzan, pues hay algo en el pensamiento categorial que las impulsa una y otra vez a retroceder en busca de seguridades etnocéntricas y que tratan en todo caso de confrontarse con el que piensa de forma diferente disociando la parte de verdad que aquel pudiera haber alcanzado. Una sociedad disociada está destinada al colapso y al continuo forcejeo pues hay algo que no termina nunca de integrarse.

Y lo que se repudió vuelve y vuelve como un karma maldito.

Pulseras milagrosas

Me refiero a estas pulseras que están ahora de moda y que se llaman Power Balance , noticia que ha saltado a la prensa seria y de cuya existencia me he enterado hoy gracias a este articulo del Pais y a este otro del Mundo.

Si el lector se encuentra con ánimos y lee ambos articulos se dará cuenta de que la clase médica en su conjunto declara que las citadas pulseras no hacen nada y que carecen de efectividad en el tratamiento de la depresión pero a mi lo que más me ha llamado la atención no es tanto la declaración de inocuidad sino su hostilidad manifiesta y sobre todo la paradoja de hacerle publicidad gratuita a la citada pulsera.

Pues publicidad es en cualquier caso decir que la pulsera carece de efectividad, es la mejor propaganda que se le puede hacer a un artefacto asi, pues  ¿es que alguien cree que la gente compra esta pulsera por ser efectiva? Lo hacen porque la lleva Cristiano Ronaldo y Belen Esteban, por llevar la contraria al sentido común y porque quieren.

Como todos los placebos es efectiva para todo, un curalotodo y es por eso que los médicos y las autoridades sanitarias declaran que se trata de un timo y que opera por sugestión.  Lo que no explican es el por qué los placebos causan efectos inesperados en ciertas personas y cómo funciona eso de la sugestión pues la verdad es que si tal cosa existiera seria un remedio universal hasta contra la estupidez.

Pues eso es lo que todos necesitamos: un placebo que nos cure cualquier cosa por 39 euros y de paso por el glamour de imitar a nuestros famosos.

Aunque sea de orgonite como dicen aqui en este blog destinado tambien a revelar la verdad conspiranoide.

Lo que me lleva a plantear esta pregunta ¿por qué se consumen tantos esfuerzos para iluminar la verdad? ¿es que la verdad necesita publicidad, Torquemadas o comisarios cientificos?

En este post relaté una anecdota que Bessel Van der Kolk contó a propósito del estrés postraumático de los ciudadanos de New York afectados por los sucesos del 11-M.

El Gobierno después de los atentados proveyó de fondos para atender a la población expuesta con el fin de prevenir o tratar los sintomas de estrés postraumático que pudieran presentarse. Se confeccionaron dos listados, uno con las personas que tenian derecho a esta prestación y otra con los psiquiatras y psicólogos acreditados para el tratamiento del TEP.

Pasó el tiempo y Van der Kolk que pertenecia a la comisión de expertos que seleccionaba las técnicas y a los profesionales idóneos para tal menester cayó en la cuenta de que muy pocos habian optado por las terapias recomendadas segun los criterios que establece la ciencia.

Intrigado por este misterio se puso a investigar por su cuenta qué había sucedido con las victimas del suceso.

La mayor parte de ellos habian renunciado a los tratamientos propuestos por el gobierno y sin embargo habían optado por pagarse tratamientos de acupuntura, masajes, homeopatia y otros tratamientos alternativos.

Naturalmente ninguno de estos tratamientos está indicado para la prevención o el tratamiento del TEP.

Pero parece que las personas cuando han de seleccionar para sí un tratamiento no lo hacen siguiendo las recomendaciones de “la evidencia cientifica” sino siguiendo otra clase de criterios y eligen medicinas blandas.

Van der Kolk concluyó que debiamos seguir investigando las razones por las que el publico se muestra inclinado a seguir terapias no convencionales a sabiendas de que carecen de eficacia demostrada y rechazan las recomendaciones gratuitas que se le realizan desde las autoridades sanitarias.

Las razones por las que creo que las personas eligen terapias o tecnologías inciertas para tratarse sus dolencias o enfermedades es ésta:

Porque para algunas personas vale más una superstición útil que una verdad científica inalcanzable.

Siempre y cuando se cumpla la siguiente condición: que tenga sentido individual para el sujeto.

Esta es la variable critica, el sentido, y como el sentido es individual, lo que para mi tenga sentido -si ese sentido está relacionado con mi busqueda de salud- tendrá efectos positivos en mi salud, mi felicidad o mi bienestar.

Simplemente porque tiene sentido, el psicofármaco más potente que es además gratis.

Es lógico puesto que la consciencia humana trafica con significados y no con serotoninas, moléculas o sinapsis (eso lo hace el cerebro).

Decia en el post más arriba mencionado que la razón por la que estas tecnologías tienen tanta clientela responde a una unica razón:

Mas allá de la multitud de supersticiones pasadas de moda, ridiculas o contradictorias, la New Age responde a un sufrimiento real provocado por una dislocación psicológica, ontológica y social.

Y también:

La New Age manifiesta una voluntad real de ruptura con el siglo XX, con su inmoralidad, su individualismo, sus aspectos libertarios y antisociales; expresa que ninguna sociedad es viable sin el eje federador de una religión cualquiera, constituia una poderosa llamada a un cambio de paradigma.

Dicho de otra manera: quien quiera saber por qué suceden estas cosas que investigue qué hemos hecho mal, cómo hemos deshumanizado la medicina y divinizado la ciencia, como hemos sustituido el contacto humano en entrevistas operativas a través del ordenador y mirando el precio de los medicamentos, como hemos sustituido la palabra por los datos y como hemos renunciado a una medicina a medida del hombre en una medicina al servicio de las teorias: teorias politicamente correctas como la hipótesis de que la depresión es una carencia de serotonina, noradrenalina o ambas.

Teorias al fin y al cabo no demostradas pero santificadas por la ciencia, hipótesis de trabajo que han dado lugar a un mercado imponente de psicofármacos cuya evidencia cientifica es que -seguramente- no son en absoluto antidepresivos sino que a veces operan como tales en función de epifenómenos de la cascada de neurotransmisores.

Los antidepresivos son buenos medicamentos para tratar las depresiones verdaderas, pero son ineficaces en mejorar los síntomas de las distimias o las reacciones depresivas de la población no psiquiatrica, es decir de las depresiones de andar por casa, que seguramente son las más frecuentes en la población general, seguramente son fármacos algo sexistas porque mejoran más las depresiones femeninas que las masculinas pero sobre todo operan inundando las sinapsis de neurotransmisores sin que esté demostrado que esos mismos neurotransmisores se encuentran o no implicados en la enfermedad. En realidad la serotonina es el neurotransmisor de la saciedad y cuando damos un ISRS ( inhibidores de la recaptacion de serotonina) estamos operando sobre todo en el sistema sacietario sea alimentario o sexual y de paso intervenimos de forma inespecifica contra el estrés, es por eso que secundariamente los antidepresivos tienen efectos antidepresivos, un poco por casualidad.

Lo cierto es que estamos predispuestos a pensar la depresión como un desorden que nace del nivel molecular, genético, celular o sináptico y nos lo explicamos de abajo-arriba, -desde lo material hasta lo mental-sin embargo existen fuertes evidencias clinicas de que la mayor parte de las depresiones siguen el camino contrario: de arriba- abajo, surgen como disfunciones, traumas, perdidas, adversidades, disgustos, disonancias cognitivas o emocionales y atraviesan varios niveles causales hasta que por fin (en algunas ocasiones) alcanzan el nivel celular o sináptico.

Si esto último resultara ser cierto deberiamos admitir que si algo nos puede enfermar de arriba-abajo en función de significados erróneos o choques de la realidad contra nuestro aparato perceptivo o emocional tambien podemos reconstruir y sanar el nivel alcanzado a partir de neoconstrucciones de significado.

El sentido y el significado es el material con el que opera nuestra consciencia y es el medicamento mas barato que existe en la farmacopea moderna.

Si alguien mejora a través de la susodicha pulsera es porque ha logrado construir con ella una relación de significado.

¿Efecto placebo? (1)

Claro , pero si el efecto-placebo existe estará usted de acuerdo conmgio en que conocerlo mejor no obstaculizará la verdad sino que nos acercará a ella.

¿Que sucederia si aprendiéramos a usar el efecto placebo para curarnos nosotros mismos de forma voluntaria y guiados por la intencionalidad?

(1) En este post doy por buena la relación entre efecto placebo y ciertas curaciones inexplicables sin embargo el problema no se agota aqui, puesto que el efecto placebo se aplica a todo aquello que no es una acción medible fisica o quimicamente y deja por abordar la causalidad que procede de otros niveles de consciencia distintos al fisico. Pero eso tendrá que esperar a otro post.

Marte, 500 dias y la psicología positiva

Aun tardará unos 15 años en hacerse realidad, me refiero al primer viaje tripulado a Marte, pero el proyecto que mantienen al alimón las agencias aeroespaciales rusa y europea ya ha comenzado con sus preparativos.

El proyecto llamado Mars 500 ha aceptado entre otros proyectos la propuesta de la Universidad Jaime I de Castellón que junto con la Politécnica de Valencia serán los encargados de la salud mental de la tripulación.

Las directoras del proyecto, las profesoras Cristina Botella y Rosa Maria Baños presentaron en su dia una atractiva propuesta que ha resultado finalmente la elegida para velar por la salud psíquica de los 6 astronautas que llevarán a cabo este prodigio de la tecnología: un viaje a Marte que tiene sus riesgos, sus incertidumbres y una misión tecnológica y cientifica sin precedentes, entre otras la de conseguir muestras a pie de superficie del planeta rojo a fin de llevar a cabo experimentos insólitos que den como resultado un mejor conocimiento de nuestro sistema solar y quién sabe si algun dia podamos colonizar aquel planeta para nuestro uso.

La misión, sin embargo está llena de incógnitas y lo peor: no puede asegurarse que la tripulación vuelva sana y salva de la expedición. Son muchas las incógnitas que hay que despejar, la primera es que no se sabe como podrá afectar la ingravidez tanto tiempo mantenida a los organismos humanos, la segunda es que una vez alcanzado el planeta que tiene una gravedad un tercio inferior  a la de la tierra nadie sabe si la tripulaicón será capaz de adaptarse desde la ingravidez hasta esa nueva magnitud. La tercera es que no será posible la comunicación en tiempo real, el desfase entre las comunicaciones entre la Tierra y Marte será de una media hora lo que significa que los astronautas deberán ser entrenados para someterse a una prueba sobrehumana: tomar decisiones sobre la marcha y ser entrenados en contingencias extremas.

Una de esas contingencias es que nadie sabe a ciencia cierta qué sucederá a bordo de la nave durante tanto tiempo en condiciones de aislamiento, claustrofobia e incertidumbre, tampoco nadie sabe como se las arreglarán para llevarse bien y si no surgirán desavenencias o contrariedades entre los miembros de la tripulación.

Los psicólogos que diseñaron herramientas para evitar estas situaciones o al menos minimizarlas partieron de la base de que cualquier cosa que utilizaran deberia ser autoaplicada, no podian haber psicólogos a bordo, por lo tanto optaron por herramientas de realidad virtual, de fácil aplicación y contando además de que no se trataba de construir entornos diseñados para una patologia mental concreta sino para personas normales, presuntamente muy fuertes psicológicamente y entrenados para tal fin. Tambien tuvieron que inventarse o intuir cuales iban a ser los problemas más importantes con los que la tripulación iba a encontrarse a nivel psicológico y que ya he citado, la falta de sueño, el estrés constante, los alimentos superaburridos y monótonos, la ansiedad, el aislamiento y la sensación claustrofóbica que nunca se ha estudiado en esa duración de tiempo tan larga.

Las codirectoras del proyecto presentaron un programa de «tratamiento» que conocen bien: se trata de los entornos de un programa de realidad virtual que ya se utiliza en clinica y que se llama EMMa. En esta ocasión se han limitado a implementar algunos de los entornos utilizados en este programa y a  adaptarlos a las necesidades psicológicas de los astronautas, a este programa se le conoce ya con el nombre de Earth of Wellbeing (La Tierra del bienestar).

En realidad si he entrecomillado la palabra tratamiento es porque no es -en este caso- un tratamiento sino un programa de fortalecimiento de determinados estados de ánimo y emociones positivas que se sabe que influyen en el bienestar y en la salud psiquica.

La psicologia positiva trabaja con este constructo de propiciar fortalezas en lugar de pretender «curar» a los que ya han enfermado, esta idea supone un cambio de paradigma desde el tratamiento hacia la prevención y son muchos los que creen que será la psicologia del futuro, enseñar a las personas desde su niñez a utilizar resortes concretos para modular sus sentimientos, procesar sus emociones y obtener recursos mentales de su propia cosecha para neutralizar los efectos adversos y desorganizadores del estrés.

El prorama Mars 500 va a comenzar a ponerse en marcha con una simulación de las condiciones de vida a las que se verá sometida la tripulación y en Moscú en el centro de Biotecnologia médica ya existe una copia exacta de los seis módulos de los que va a tener la nave verdadera. Los astronautas viviran 500 dias en ese habitáculo y probarán la tecnologia necesaria para llevar a cabo sus experimentos, también las herramientas de realidad virtual diseñadas en España. Todo será igual salvo las situación de ingravidez. Nadie sabe si los astronautas que ahora se encuentran alli entrenándose serán los que vayan a Marte dentro de esos 15 años pues los psicólogos aun no se han puesto de acuerdo sobre aspectos concretos, ¿es mejor que sean jóvenes (mas sanos) o de mediana edad (más experimentados interpersonalmente)? . En lo que todos están de acuerdo es que seria riesgoso introducir mujeres en esa nave, todo parece indicar que la mejor composición es la de una tripulación compuesta sólo por hombres.

Las herramientas de realidad virtual de este proyecto no se encuentran – por desgracia- disponibles en la red. Me hubiera gustado colgar aqui un video sobre algunos entornos virtuales del EMMa de relajación, calma, bienestar y optimismo con que los astronautas tratarán de neutralizar su estrés a bordo, pero a cambio les propongo visualizar este video donde se divulgan las ideas de Martin Seligman apóstol mayor de la psicología positiva.

Las claves de la psicologia positiva se encuentran en lo que se llama procesamiento emocional. La mayor parte de las personas normales somos capaces -pues asi lo hemos aprendido- de generar actitudes o actividades que tienden a neutralizar los efectos adversos de las contrariedades de la vida, por ejemplo todos sabemos que el hecho de pensar en algo agradable, un acontecimiento agradable de nuestra vida nos cambia el humor, mientras que pre-ocuparse de los aspectos desagradables de las cosas genera un estado de ánimo de constante ansiedad que tiende a retroalimentarse negativamente.

Las personas comunes sabemos qué hacer para neutralizar estos estados de ánimo usando nuestras fortalezas psíquicas, es decir usando aquellas habilidades que en otro tiempo nos sacaron de los atolladeros, no lo hacemos de una forma demasiado consciente porque no estamos entrenados, pero los astronautas en cuestión si van a ser entrenados a través de un programa de realidad aumentada que se llama «El libro de la vida» se trata de una especie de diario personal con ejercicios pesados para entrenar distintas fortalezas psiquicas y se pretende que el usuario recoja los momentos importantes de su vida y logros personales con el objeto de archivarlos y clasificarlos para que le sirva como memoria de acontecimientos autobiográficos y pueda volver a ellos cuando lo desee.

¿No es eso lo que hacemos de forma inconsciente todos para mejorar nuestra autoestima o nuestro estado de ánimo?

Apenas hemos comenzado a entender y a usar la reminiscencia de un modo dirigido a obtener bienestar pero es precisamente a través de estos hitos tecnológicos cuando tendremos las suficientes pruebas para poder diseñar mejores herramientas para nuestros pacientes. El viaje a Marte servirá para poner a punto herramientas médicas, de ingenieria, y tecnologías que hoy nos parecen ciencia-ficción, quién sabe si tambien servirá para empujar a la realidad virtual hacia un consenso universal de su validez.

La tecnología cambiará el mundo, no sólo nos cambiará la mente sino que también podremos decidir en qué dirección.

La modernidad y el meme naranja

Los que leyeron este post ya están al tanto de la teoría que relaciona los memes con la manera de pensar el mundo y el sí mismo de los sujetos individuales. Todo depende de la penetrabilidad que estos mismos memes tengan en la mente individual. Esa teoría se llama «dinámica espiral» y debemos a Ken Wilber sus aplicaciones a la psicologia humana.

La modernidad comenzó en la Ilustración pero se prolongó hasta nuestros dias siendo el siglo XIX el Dorado del v-meme naranja. En el siglo XIX y quizá como reacción a las eficaces prestaciones de la tecnología los individuos concretos tuvieron noticia de que la ciencia podia ser la creencia que iba a aportarles mayor bienestar en lugar de las creencias religiosas que dominaron los tiempos del meme azul. La iluminación eléctrica, la máquina de vapor y las nuevas tendencias en urbanismo y descubrimientos cientificos cambiaron los cerebros de sus coetáneos resonando con los aportes del meme naranja y depositando la racionalidad y las formas lógico-racionales del pensamiento en el nuevo amo y señor de las mentes de sus ciudadanos.

Goethe y el sturm und drang alemán, Beethoven con la introducción de las emociones en la música, el descubrimiento del Yo como eje sobre el que pivotara la identidad personal cuajaron -junto con la eclosión del romanticismo- la idea de que el hombre y su subjetividad, -en gran parte aun narcisista- se apoyaba en la libertad con el valor naranja por bandera. Kant y el racionalismo barrieron para casa prolongando la idea cartesiana de que el alma no jugaba papel alguno en el progreso y separando mente y cerebro del escenario de la conciencia humana y privilegiando el conocimiento cientifico sobre el filosófico, metafisico o teológico y preparando el terreno de la supremacía de la ciencia frente a las humanidades o la fe. La revolución industrial terminó de cambiar el imaginario colectivo al forzar a emigrar a los individuos desde el campo hasta las fábricas ubicadas en los extraradios y suburbios urbanos modificando asi los vínculos familiares, los interpersonales y la relación entre los sexos, un exilio que comenzaria por inaugurar un nuevo fenómeno de falta de raíces, el fenómeno de la alienación de clases y de la aculturación. El proletariado habia nacido reforzando la idea de que la felicidad aún no habia llegado.

La espiritualidad sufrió un mazazo definitivo quizá como reacción al predominio azul que habian impuesto en medio mundo las religiones monoteistas como garantes de la responsabilidad individual y el siglo XIX fue el siglo de la emergencia de la Psiquiatría entendida como el estudio de los niveles más bajos de evolución de la conciencia humana, abandonando el abordaje de los niveles más elevados que pasaron de esta forma a ser considerados como averias del cerebro sin más.

No es de extrañar que el ateísmo y una cierta autosuficiencia sean las señas de identidad del pensamiento logico-racional que predomina en el meme naranja y que los valores de la racionalidad, la esperanza en la ciencia y el desdén por lo filosófico impregnara a toda una generación que se prolongaria por varios siglos hasta la emergencia -bien entrado el siglo XX- del meme verde y de lo que hoy entendemos como postmodernidad.

Las cosas son como son y no pueden ser de otra manera. La razón no podrá ser nunca vencida, es el slogan caracteristico de la modernidad.

Pero a finales del siglo XIX aparecieron tres pensadores que pondrian en tela de jucio esta suposición, se trata, segun la definición de Paul Ricoeur de los filósofos de la sospecha: Schopenhauer, Freud y Marx. El primero con su idea de voluntad de poder, el segundo con su idea de inconsciente y el tercero con la de plusvalia vinieron a  contradecir la idea de que la razón era todo y que una vez alcanzado cierto nivel de evolución, la felicidad y el progreso estaban garantizados.  Los seres humanos estábamos predeterminados por condiciones psicológicas , por deseos o por entornos económicos que pugnaban con la racionalidad. Más que eso estábamos determinados y alienados por estas fuerzas que hasta el momento parecian haber pasado desapercibidas.

La modernidad, la ciencia y la razón no eran garantes de la felicidad ni del progreso por sí mismos porque habian otras fuerzas en juego que podian ser domesticadas, dominadas, negadas o reprimidas pero a costa de grandes desequilibrios, grandes diferencias sociales o grandes renuncias instintivas.

Pero los memes azul y naranja pasarían muchos guerreando entre si. En nuestro pais la guerra civil española fue una contienda donde ambos se enfrentaron a muerte durante 3 años: el meme azul, del socialismo de las clases medias (fascismo) se enfrentó al meme naranja, el socialismo bolchevique importando de Rusia y que abrazaron las clases proletarias. Más tarde el escenario se permutaria por otro más global dando lugar a la II guerra mundial otro de los enfrentamientos eternos entre ambos v-memes.

Y en cierto modo este escenario aun no se ha resuelto, al menos en sociedades menos avanzadas que la europea. La pugna entre concepciones del mundo azules y naranja sigue su guerra continua entre concepciones del mundo etnocéntricas (meme azul) y sociocéntricas (meme naranja) pero sobre todo siguen en sus particulares guerras porque el destino de ambos memes está en la confrontación. Una confrontación que sólo puede cesar al alcanzar la humanidad el meme verde sobre el que hablé en este post junto con los cuellos de botella e impasses propios del meme verde.

Desde el punto de vista psicológico, lo más interesante es que la pertenencia a un determinado v-meme o nivel de evolución de la conciencia tiene más importancia que el mismo diagnóstico. Hablamos entonces de una psicología transdiagnóstica que pondría más atención en este nivel evolutivo individual que en el diagnóstico mismo. Y además es posible afirmar que los problemas por los que una persona puede enfermar son consistentes con el nivel del v-meme activado. Los pacientes que se encuentran en el meme azul van a tener problemas diferentes a los que se encuentran instalados  en el meme naranja y mucho más diferentes de los que presentan los individuos que viven en entornos postmodernos que se caracterizan por un rechazo de la autoridad, la relativización de cualquier valor y la fascinacion de la sociogénesis y el ambiente en que se manifiesta el sufrimiento individual.

La culpa es un sentimiento característico del meme azul que prioriza, el orden, la verticalidad, el patriarcado y la existencia de un Dios distinto y dependiente de cada etnia pero la pertenencia al nivel naranja no suprime de facto la culpabilidad sino que la cambia de sitio, por muy ateo que sea una persona no va a librarse de las consecuencias de sus actos sólo por el hecho de no seguir los preceptos religiosos de sus padres pues el meme azul forma parte de su propia historia, tradición y se encuentra anidado en el naranja. Lo que caracteriza al meme naranja es la soberbia, la vanidad de creer que el conocimiento cientifico o técnico podrán resolver por sí mismos todos los malestares de la cultura despreciando los hallazgos de Freud, Schopenhauer o Marx.

No basta con el progreso económico desde que sabemos que este progreso no va a modificar nuestro inconsciente, nuestro deseo de poder o despues de haber comprobado una y cien veces que el progreso y la riqueza no van a distribuirse de forma igualitaria entre la población ni terminan con la pobreza, el abuso o la ignominia.

No hay más remedio que integrar.

Para entender qué significa en su dimensión más profunda esta palabra «integrar» debemos entender como hace la conciencia para evolucionar ontológicamente, es decir en el individuo concreto.

El organismo crece, el cerebro madura, pero la conciencia se expande.

Y lo hace por aposición, es decir integrando cada uno de los niveles antiguos en un nivel superior que es por definición mas abarcativo que el anterior del mismo modo que operan las muñecas rusas siempre citadas por mi para esclarecer este fenómeno de la aposición -anidación- que es un fenomeno intuitivo pero sobre el que no solemos pensar acostumbrados como estamos a operar a través del pensamiento categorial – «o esto o lo otro». Aqui, es esto y es lo otro según las circunstancias.

La anidación no supone haber superado una fase para instalarse en otro nivel supuestamente de mayor rango, no es una escalera de logros, significa que hay algo de lo antiguo un patrón o patrones, que permanecen en estado potencial anidados en una estructura distinta que lo contiene. Los patrones antiguos no mueren sino que sólo van a manifestarse cuando son necesarios. Nuestra capacidad para echar mano de la magia (meme violeta) de la huida (meme beige), del dominio o el juego (meme rojo), del orden (meme azul) o del raciocinio (meme naranja) existen en estado potencial en nuestra conciencia y solo echamos mano de ellos cuando las necesitamos para explicar alguna cosa que no puede explicarse de otra manera o para salir de un atolladero o problema nuevo.

Y si mi recomendación es integrar es por una razón de orden intrínseco a la forma en que la conciencia se expande.

La conciencia se expande por diferenciación, igual que las células que van desde un estadío indiferenciado y tutipotenciales hacia una determinada especialización. Pero esta diferenciación no es un proceso que se de de forma natural, pueden haber al menos tres accidentes. Uno es la regresión, el individuo puede «decidir» al encontrarse con un dilema de un determinado nivel de conciencia regresar hacia un estadío anterior al que llamaremos Eden particular. La otra forma es la más comun y se llama disociación: significa que hay algo de un estadio anterior que no logró integrarse y aunque el individuo de la impresión de que ha alcanzado un determinado nivel hay algo – un determinado patrón o patrones- que se escapó de ese encajonamiento en una estructura jerárquica superior y que quedó suelto, sin integrar. El tercer accidente es que determinados niveles de conciencia penetren o se infiltren en un nivel de experiencia poco dotado para la experiencia misma, en este sentido se ha señalado que algunas psicosis podrian en realidad corresponder a emergencias espirituales tal y como plantée en este post.

Y toda diferenciación puede ser un proceso gradual casi imperceptible o bien un proceso caótico y turbulento, es decir en ocasiones la expansión de la conciencia se realiza a través de crisis y viceversa: cada crisis es una oportunidad para una expansión de la conciencia. Pero la emergencia de un nuevo nivel de conciencia siempre supone un renacimiento donde algo debe necesariamente morir a fin de integrarse en lo nuevo. Es quizá este horror a desvanecerse en el vacio lo que lleva a algunas personas a retroceder o a impedir que la nueva conciencia emerja desde un estadío anterior y es la razón por la que la crisis siempre llevan adosado algun tipo de sufrimiento.

Asi y todo la forma de averia mas frecuente es la expansión disociada.

Este algo que quedó sin integrar se comportará como un chicle o un trauma, impidiendo un correcto desarrollo o diferenciación de la conciencia que deberá arrastrar permanentemente esa adherencia.

En mi opinión las personas que se encuentran en este nivel naranja no lograrán superar sus contradicciones si no son capaces de evolucionar hasta el nivel verde y terminan comportándose como inquisidores de la verdad tratando a la ciencia o a la razón como si se tratara de una verdad revelada. Es precisamente la disociación que hacen de su tradición azul la que les lleva de cabeza a repetir los mismos errores que tanto criticaron en sus antecesores.

El emperador del perfume

El olor es la versión portátil de la inteligencia

Chandler Burr

Luca Turin autor de una teoria vibracional para el olor.

El éxito de la novela de Patrick Suskind, «El perfume»,sorprendió no solo a autor y editor sino al propio mercado literario. En aquella novela ambientada en el siglo XVIII, un sujeto que tiene la desgracia de nacer sin olor, busca precisamente capturar los olores de los demás y encontrar la esencia definitiva, algo que trata de conseguir a través de sucesivos crimenes seriales.

En un post anterior que titulé «El Tao del perfume» ya me ocupé de señalar algunas cuestiones de esta novela y tambien me referí a la intangibilidad de los olores. Pero entonces aun no habia leido la novela de Chandler Burr que alguien me recomendó y que tardé cierto tiempo en encontrar. ¿La razón? El libro estaba descatalogado y lo encontré por causalidad alli donde nunca habría buscado de primera intención: en la biblioteca municipal.

El lugar donde deberian estar los libros y no en estanterias privadas criando ácaros.

Chandler Burr cuenta la historia veridica de Luca Turin un biólogo obsesionado por los olores que emite una teoría nueva sobre la percepción del olor. Una teoria nada neutral que encontrará enemigos en la ciencia oficial y más tarde entre las propios lobbyes de la perfumería.

Después de leer la novela de Burr se le ocurren al lector múltiples reflexiones, las más en clave neurocientífica ¿Cómo olemos? ¿Es el olor algo aprendido o se trata de un mecanismo innato? ¿Por qué a algunos olores les consideramos agradables y otros nos repugnan?

Consideraciones que Burr recorre en su libro mezclando la peripecia personal de Luca Turin con sus hallazgos y buenas dosis de química y un buen catálogo de aromas: una orgía sensorial que bordea la sinestesia para el que los lee y que dio lugar a una guía de perfumes que tuvo mucho más éxito que su teoría de la vibración.

Lo que Turin descubrió fue una refutación de la teoria de la forma que considera que el olor puede ser explicado mediante el acoplamiento de la molécula odorífera a un receptor olfativo. Dicho de otra forma los olores -según esta teoría- serian posibles a través de un mecanismo muy parecido a como un neurotransmisor se acopla a su receptor.

Esta teoría tiene algunos huecos difíciles de eludir: el primero de ellos y el más importante es el caso de los enantiómeros, moléculas iguales orientadas una a la izquierda (levógira) y otra a la derecha (dextrógira) que tienen la misma forma pero distinto olor.

Luca descubrió que cada molécula tiene una vibración particular que puede detectarse con la espectrometría y que construye como acordes pulsátiles que transportados a sus equivalentes acústicos podrían constituir música. Estas pulsaciones se realizarían en un teclado de 4000 teclas y donde cada molécula -en realidad cada enlace- ocuparía un lugar y no otro. Un olor y no otro.

La nariz seria pues un espectroscopio de carne.

Existiria un olor especifico para cada enlace OH, CO, NH o SH que ocuparia a lo largo de esa banda de vibración un lugar (una vibración) especial expresada en longitud de onda. Cada molécula estaria compuesta de distintas «notas» o vibraciones y daria como resultado un sonido especial, un arpegio autoreferente que la identificaría.

Que se puede hallar de la siguiente forma:

El numero total de vibraciones es igual al numero de atomos multiplicados por 3 y restando 6.

Así la molécula de agua tendría 3 notas (frecuencias en este caso sin olor), porque tiene 2 átomos de hidrogeno y uno de oxigeno que multiplicados por3 dan nueve y que al restarle 6 dan 3.

De manera que determinados enlaces como los del agua carecen de olor precisamente porque lo que vibra es un enlace y no la molécula en sí. Lo que huele son las combinaciones de enlaces aromáticos y cada uno de ellos ocupa una posición determinada en el teclado de 4000 teclas.

Lo que hizo Turin, fue además de poner nombres a todos y cada uno de los olores que identificó, llegar a predecir a qué olería una molécula determinada (un enlace) así como su aspecto contrario llegar a predecir el lugar que ocuparía una determinada molécula identificada a través del olor. Turin le puso nombre a los intangibles olores inaugurando así una jerga compartida con los perfumistas y químicos industriales.

El olfato es desde luego un órgano sensorial muy complejo y misterioso y que probablemente se halla más desarrollado entre las mujeres que entre los hombres. Al parecer podemos llegar a identificar unos 10.000 olores y aunque no tenemos palabras para cada uno de ellos los nombramos a través de una metáfora, un «como si»:

  • Olor a almendras amargas (grupos sulfidrilo)
  • Olor a pescado (grupos nitrilo)
  • Olor a alcoholes (OH)
  • Olor a pies (acido butírico)

En otras ocasiones nombramos directamente la fuente de donde procede familiarmente cada olor:

  • Rosas
  • Alcanfor
  • Madera quemada
  • Gambas
  • Plátano
  • Cítricos
  • Menta
  • Vainilla
  • Albahaca, etc

Un clásico del perfume ya antiguo, según Turin uno de los mejores del mundo.

Los defensores de la teoría de la vibración perdieron las primeras escaramuzas científicas a principios del siglo XX mientras que la teoría de las formas se expandió llegando a constituirse com un dogma científico. Turin propuso una nueva teoría del olfato que recurría a la diabólica física cuántica, anatemizada por las doctrinas científicas convencionales. Para Turin lo que hacia vibrar las moléculas odoríferas era precisamente un electrón que escapaba de la membrana celular y excitaba a dicha molécula en una vibración especial reconocible por el olfato.

Este mecanismo conocido como efecto túnel es un efecto cuántico aplicable a la biología humana y que hasta el momento no ha recibido el apoyo unánime de la ciencia que se muestra refractaria a incluir la física cuántica entre sus modelos explicativos.

El libro de Chandler nos explica el por qué de todas estas resistencias: existe toda una industria y todo un cuerpo científico que de ser cierta la teoría del olor de Turin deberían comenzar a buscarse otro trabajo.

Aquí hay una buena web con explicaciones interesantes sobre el sonido, el espectro visual y el olfativo, junto con figuras, fórmulas y el conocido algoritmo de Turin para calcular el número de vibraciones de cada molécula.

Y aquí hay una presentación sobre percepción olfativa en ppt, muy pedagógica para los que quieran profundizar sobre el tema. Cortesía de Francesc Montejo.