Volcanes y cromosomas

Ahora que estamos en plena erupción del volcán islandés de nombre impronunciable y hemos comprobado el caos que la susodicha erupción ha causado tanto en las lineas aéreas y las comunicaciones o en los mercados financieros, heridos premórbidos de muerte, es el momento de decir que esta no es la primera erupción que ha tenido lugar sobre la Tierra y desde luego tampoco ha sido la mas letal para la vida terrestre.

Hace unos 75.000 años bubo una enorme erupción conocida como catastrofe de Toba en un volcán  indonesio del mismo nombre que al parecer terminó con la mayor parte de población de homínidos terrestres fueran sapiens o no y dejó una enorme cicatriz ocupada hoy por un gigantesco lago.

En otro orden de cosas es bien sabido que hay genes masculinos y femeninos. Por ejemplo los genes que existen en el ADN mitocondrial son muy feministas pues sólo los trasmiten las madres a sus hijas. Por el contrario hay genes machistas como los que se encuentran enclaustrados en el cromosoma Y que los varones heredamos de nuestro padre.

El caso es que gracias a estos genes podemos rastrear nuestros orígenes y asi sabemos que todos nosotros procedemos de una primera madre africana a la que se conoce en biología como Eva mitocondrial que vivió hace 150.000 años. Del mismo modo podemos rastrear los genes del cromosoma Y en busca de nuestro primer padre Adán. Y resulta que lo que nos hemos encontrado es que Adan y Eva no fueron coetáneos, nada menos que existe entre ellos una diferencia de unos 75.000 años.

La pregunta del millón de dólares entonces seria esta:

¿Con quién copulaban las hembras antecesoras si Adán aun tardaria en aparecer 75.000 años?

Antes de contestar a esta pregunta volvamos sobre el volcán de Toba que al parecer causó tal catástrofe sobre la tierra que practicamente extinguió todas las formas de vida sobre el manto terrestre incluyendo a nuestros antecesores de los que sólo se salvaron algunos miles de parejas.

El misterio es que nuestro cromosoma Y es seguramente posterior a la citada catástrofe, lo que viene a señalar en la dirección de que si bien la fémina actual procede de aquella Eva mitocndrial de 150.000 años, el hombre sapiens sólo tiene 75.000 años algo que se ve claramente al comparar el tamaño del cromosoma X con el irrisorio tamaño del Y.

Es falso pues que Eva procediera de una costilla de Adán y todo parece indicar que seguramente fue al revés: que el hombre es una hembra plus, diferenciada como el lector podrá observar en ese Y que parece un apéndice del X: efectivamente el cromosoma Y sirve para poco si no contamos las duplicidades del X, sólo sirve para construir testiculos y penes.

¿Pero para que le servirian los testículos y penes a una hembra ancestral anterior a la aparición de estos atributos?

Existen varias explicaciones para este hecho:

1.- Que antes del cromosoma Y ya hubieran testículos y penes aunque determinados por otro cromosoma ya desaparecido. Las mariposas por ejemplo tienen cromosomas sexuales diferentes a los nuestros y se les conoce con otras letras (Z y W). La gracia de las mariposas es que en ellas los machos son homocromosómicos mientras que las hembras son heterocromosómicas. Es evidente que podriamos especular que antes de Toba pudo existir un fórmula distinta para los machos que podria ser esta XO. Es decir que la determinación del machismo podria venir de un solo cromosoma X, algo que seguramente divertiria a la ministra Aido.

2.- Otra posibilidad es que nuestra primera madre fuera virgen y lesbiana y que prescindiera de los varones tal y como hacen las lagartijas uniparens de las que hablé en este post. La reproducción partegonogenética de los hominidos es una posibilidad que ha sido desdeñada por los biólogos de una forma radical, aunque seguramente es más poética que la anterior.

3.- La tercera opción es que los biólogos se equivoquen al contar hacia atrás y que no haya tanta distancia entre unos y otras. En realidad la aproximación temporal se hace contando las mutaciones genéticas y suponiendo que cada x tiempo se produce una mutación de modo que el método es poco fiable.

4.- Otra cuestión es si la catástrofe de Toba fue en realidad tal y como se la supone y afectó a todo el planeta o si se trató de un fenomeno más o menos local. Algo que todavia no ha sido desvelado del todo.

5.- La ultima posibilidad es que aceptando que el cromosoma Y es producto de una diferenciación del X es muy posible que antes de él hubiera algo, otra cosa similar, una X o una Z mariposona más grande quizá y que se empequeñeciera para darle gusto a Eva.

Al fin y al cabo la evolución no puede privilegiar a un sexo sobre otro sin perjudicarlos a ambos.

Simbolodependientes

Las decisiones de una persona están dictadas en su mayoría por la identidad del grupo a que pertenece.

Juan Urrutia Elejalde

Hacia tiempo que este post bullía en mi interior, seguramente desde que escribí esta entrada donde nombré -casi pasando de puntillas- el tema del exocerebro.

La idea que expuse en aquel post es una idea orginal de Roger Bartra y que en síntesis podria ser descrita de esta manera:

El éxito de nuestra especie no se debe a las prestaciones de nuestro cerebro sino a sus hándicaps.

Y esta otra idea:

El pensamiento simbólico precedió en eones de tiempo al lenguaje propiamente dicho. Una idea que tiene además un epílogo, un añadido: el lenguaje no apareció en nuestra especie como una ruptura o una mutación genética sino como el aprovechamiento gradual de una conectividad cerebral que preexistía y que se puso en funcionamiento cuando hubo la tecnología suficiente para hacerse realidad o manifestarse.

Esta idea -de resultar cierta- supondría un giro en las especulaciones que realizan los genetistas cuando identifican el proceso de hominización con una mutación genética en cuyo epicentro se encontraria el nacimiento del lenguaje. Dicho de una forma mas clara: quizá el lenguaje no supuso ninguna ruptura genética y no haya ningún gen cuya mutación hiciera aparecer ese código arbitrario que llamamos lenguaje aunque es muy posible que exista una gramatica generativa al estilo de lo que Chomsky describió y que explicaria el rápido aprendizaje de cualquier lengua en casi cualquier niño.

Los niños vienen equipados de serie por una conectividad cerebral que se activa a través de los estímulos de su medio ambiente, algo asi debió suceder en el Homo Ergaster o incluso antes ya en el Homo Erectus.

No significa que nuestros antecesores pudieran pronunciar discursos pero estoy seguro de que emitían algunas silabas que servian de comunicación entre individuos, como sucede por cierto en toda la escala animal. Lo que enriqueció el lenguaje no fue un gen concreto sino la complejidad del mundo que el Sapiens construyó.

El lenguaje apareció como una herramienta destinada a conceptualizar un mundo que ya se había categorizado previamente y que a su vez contribuyó a categorizarlo aun más.

Y desde entonces las ideas sobre las cosas no son las cosas en sí, sino su representación.

Esta representación es el símbolo.

Es bueno señalar en este momento que nuestro cerebro no procesa, almacena o se representa símbolos sino que la conectividad neuronal se hace a base de impulsos quimicos, fisicos y eléctricos.

¿Entonces como se las arregla el cerebro para codificar y decodificar la realidad externa o interna y transformarla en percepciones, memoria, cogniciones o conducta?

¿Como se las arregla nuestro cerebro movido por corrientes eléctricas y fuerza biofisicoquimicas para construir simbolos como estos?

Se trata de una pregunta que no tiene una contestación fácil pero me gustaria en este momento señalar algunas consecuencias importantes que sobre la conciencia humana tuvo esta manía arquitectónica simbólica. Son estas las consecuencias:

  • la primera consecuencia es que estos símbolos no pueden estar en el cerebro sino en la cultura, lo que significa que podriamos entender esta cultura como un almacén externo de conectividad, como una especie de disco duro donde se encuentran todos los símbolos posibles en forma de red.
  • la segunda consecuencia es que sí el símbolo no es «la cosa en si» corremos el riesgo de confundirnos y tomar al símbolo como si fuera algo real o bien el riesgo contrario: dejar de atender la realidad capturados por el peso del símbolo.
  • una tercera consecuencia es que si el símbolo no es «la cosa en si» puede poseer múltiples significados, uno para cada individuo lo que construye una especie de Torre de Babel de confusión entre ellos. En este sentido es muy posible que la confusión de lenguas atribuida al mito no tenga tanto que ver con el idioma sino que se esté refiriendo a algo previo a la emergencia del idioma: la disociación necesaria entre significante/significado.

Si la hipótesis del exocerebro de Bartra fuera cierta no tendriamos más remedio que reconocer que eso que en psicologia llamamos inconsciente no seria un lugar en el interior de nuestro propio cerebro sino una base de datos de significados múltiples que se encuentra en el exterior: en la trama de relaciones entre símbolos. Nuestra conceptualización de lo inconsciente -una cosa- deberia sustituir al inconsciente, un lugar,  algo que ya abordé en este post sobre las diferencias entre incosnciente freudiano e inconsciente procedural.

La idea fundamental es que el inconsciente freudiano no sería un lugar en el cerebro individual sino cualidades de las distintas operaciones simbólicas que realizariamos procesualmente en nuestra relación con el mundo: la represión, la negación, la proyección y los mecanismos de defensa ampliamente enunciados por la teoría psicoanalitica no seria operaciones de nuestro cerebro con pulsiones, emociones o cogniciones, sino una forma de trasiego constante de la vida contra el medio ambiente o la cultura artificialmente creada por el hombre para orientarse en un medio ambiente hostil. El inconsciente procedural en cambio seria el modo de funcionar de nuestras estructuras arcaicas -reptilianas- que se dedicarían a guardar algoritmos relacionados con la supervivencia y la reproducción de la especie.

Y un corolario: el inconsciente interno (estructuras cerebrales arcaicas) y el inconsciente externo (disponibilidad cultural de significados), sólo tienen una forma de relacionarse y es a través de un interface que llamamos mente o conciencia que sí sabe operar con símbolos pues fue ella precisamente quien los inventó. Y aun más algunas instancias o algoritmos de nuestro cerebro más antiguo son imposibles de simbolizar pongo por caso la muerte, el sexo, el hambre, la respiración o la sed, las conductas de huida o lucha, o los rituales gregarios, sólo pueden ser domesticados , socializados pero quizá nunca simbolizados: se trata de lo real, lo inefable o lo acategorial, el noumeno kantiano.

¿Estamos pues condenados a depender de los símbolos, a depender de los otros, de nuestro grupo de referencia?

No cabe ninguna duda de que la socialización es protectora para las personas y que nos necesitamos unos a otros para cuajar eso que llamamos identidad  -algo que no está en el cerebro individual sino en el exterior- pero permanecer en esa jaula de por vida no es inevitable.

Si construimos significados es precisamente porque somos un cuerpo al mismo tiempo que sabemos que tenemos un cuerpo pero podemos hacer algo con esta dualidad una vez que ya la hemos comprobado: dejar de categorizar: porque si la cultura es el soporte de la verdadera selección natural (y no tanto los genes) es ya demasiado evidente que aislarse socialmente a los 15 años es letal, pero continuar enredado a los 50 lo es también y hay que iniciar el camino de individuación.

Utiliza tu cerebro para algo más que ser adicto a los símbolos y comienza a traicionar la trama inextricable tal y como recomiendan en este post.

Ese es el coste de la diversidad y ese es el plan de la evolución, el plan de la vida..

Menos es más

Hagas lo que hagas te equivocarás

Platón

Se trata de una conocido adagio zen minimalista que anda en boca de mucha gente, «menos es más» pero ¿qué significa esto? y en cualquier caso ¿es cierto?

En esta web hay una entrevista de Punset a Barry Schwartz y un interesantísimo video de este psicólogo especializado en los costes de vivir enroscado a las autoexigencias, a los altos rendimientos o al perfeccionismo. Se trata de un experto en teoria de las decisiones que explica de una forma sencilla y con ejemplos comprensibles por qué nuestras elecciones a veces nos enfrentan con la nada o el marasmo. A partir de esta entrevista he construido esta reflexión en forma de post y que podría subtitularse asi «Simplifica tu vida». Estas son las razones:

Todo el mundo sabe que a veces en la vida tenemos que tomar decisiones importantes para nuestro futuro y que además debemos hacerlo en una atmósfera de incertidumbre, es decir en un entorno donde no sabemos qué sucederá o qué consecuencias tendrá esa decisión sobre nuestro porvenir. Incertidumbre significa que las opciones de ineficacia o de deseabilidad están repartidas al 50%. ¿Este trabajo o el otro, este domicilio o aquel, esta pareja o la otra, estos estudios o aquellos otros?

Cuando tomamos una decisión de esta envergadura usualmente se nos plantean dilemas que pueden ser definidos de la siguiente forma:

  • dilemas de atración-evitación. hay una cosa que nos gusta y otra que no, aqui en teoria no hay dilema pero si en los siguientes.
  • dilemas de atracción-atracción, nos gustan las dos opciones y por eso nos cuesta decidirnos por una o la otra.
  • dilemas de evitación-evitación, no nos gusta ninguna de las dos opciones y es entonces cuando solemos elegir lo menos malo como suele decirse.

Muchas personas se sienten perturbadas cuando se enfrentan a dilemas de atracción-atracción o de evitación-evitación y pasan muy malos ratos. La razón de esta angustia que parece atenazar a determinadas personas es la siguiente: no saben que en una elección no hay que fiarlo todo al gusto sino a aquello que nos conviene más por ser lo suficientemente bueno.

El catálogo de conductas que se encuentran relacionadas con este dilema de decisión es innumerable  y los humanos hemos catalogado una amplia gama de conductas, me gustaria citar en primer lugar a la procrastinación.

La procrastinación es una conducta que tiende a dejar para mañana lo que podriamos hacer hoy y aunque todos procrastinamos de vez en cuando, -y a veces le llamamos holgazanear- lo cierto es que algunas personas se han especializado en procrastinar.

Se trata de una muy mala elección pues el procrastinador acaba convencido de que es un inepto cuando lo que le sucede es que es un perfeccionista disfrazado de inepto. Son esas personas que no se presentan a un examen si entienden que no van a sacar una buena nota o que dejan sin hacer o acabar algo porque no han logrado acercarse a su idea de perfección o bien porque anticipan de forma negativa que no van a poder cumplir sus propias expectativas sobre algo. Y un perfeccionista es una persona fascinada por los resultados, un apasionado de la excelencia, la mezcla de perfeccionismo y de escasa autodirección dan como resultado a un sujeto sin emancipar de sus propias exigencias, a un sujeto criticón y anti-casi-todo. Un exponente del pensamiento negativo y de la anticipación catastrófica. Y aunque el procrastrinador puede ser tambien -a su vez- un inepto por otras razones distintas a su mania de procrastinar lo cierto es que el ejercicio constante de esa estrategia de evitación lleva al individuo a intoxicarse a si mismo con los subproductos de sus sucesivos fracasos. No existe un tóxico mental más importante que la procrastinación si descontamos a las emociones tóxicas como los celos, la envidia o la codicia.

De menor toxicidad que el anterior es la parsimonia, la conducta observable del indeciso.

El indeciso no sabe qué elegir porque teme equivocarse y no ha leido a Platón: elegir es equivocarse, pero no elegimos para saciar nuestra autoestima sino porque a veces hay que hacerlo cuando la vida nos pone delante una bifurcación.

Acertar o equivocarse son pues verbos que carecen de sentido en el corto plazo precisamente a causa de la incertidumbre de sus efectos futuros, sin embargo cuando pensamos retrospectivamente en decisiones antiguas, cuyos resultados ya podemos valorar en el presente, es entonces y sólo entonces cuando decimos «me equivoqué» o  «acerté». Nuestro cerebro es asi de tautológico pues parece ser que, en el largo plazo, solemos arrepentirnos más de lo que no hicimos mientras que en el corto plazo, solemos arrepentirnos más de lo que hicimos. Es como si siempre percibiéramos que los errores del pasado responden a una no-acción a algo que deberiamos haber hecho y no hicimos mientras que los errores del presente se deben más bien a algo que llevamos a cabo o ejecutamos.

Y lo que ejecutamos es casi siempre una decisión «o eso o lo otro» en la suposición de que ambas elecciones se contradicen o son incompatibles, existen personas que están especializadas en arrepentirse de cualquier cosa que hacen y viven siempre atormentadas por esta razón: devuelven sus compras, se quejan de la elección de sus platos o de la posición de las mesas en los bares o de la cercania del aire acondicionado, etc. Este tipo de personas no deben entenderse como quejosos simples sino como personas que viven atormentados por la idea de que cualquiera que sea su elección se equivocarán, pues existe siempre una alternativa mejor que han dejado de considerar. Son perfeccionistas compulsivos.

Los animales nos ofrecen sin embargo relatos muy sofisticados de cuales son las mejores soluciones en conflictos agonísticos, ¿qué pasa cuando un intruso entre en mi teritorio?¿Qué es lo que hay que hacer?

El cerebro animal se comporta con una excelencia bayesiana y no suele fallar demasiado en estos trances, en realidad el propietario del territorio tiene sólo estas tres opciones:

  • luchar
  • huir
  • poner en fuga al intruso

Luchar tiene costes, las heridas graves en la estepa tienen grandes complicaciones, ¿que pasa si gano la pelea pero me quedo cojo?. Luchar no es una buena solución.

Huir también tiene costes: pierdo mi territorio y mis dias están contados, me convierto en un macho periferico que vagará en solitario hasta que muera de hambre o a causa de alguna enfermedad. Huir no parece ser una buena estrategia.

Poner en fuga al otro, es la mejor opción, sin riesgos y sin costes en forma de heridas, es por eso que las amenazas, la ostentación o el alarde son buenas estrategias y han sido seleccionadas positivamente por la evolución natural. El más fanfarrón es siempre el que tiene más ventaja y se puede ser más fanfarrón si uno juega en su propio campo es decir si somos los propietarios del territorio, en este caso tendremos ventaja -como en el fútbol- sobre el visitante.

Pero los dias están contados para el propietario del terreno, llegará un dia en que un intruso fuerte, joven, descarado o audaz pondrá en fuga al otrora macho alfa y tomará su territorio y su harén, junto con las prebendas alimentarias y laborales del que vive del trabajo de los demás.

El problema es que hay que discriminar cuando ha llegado el momento, la oportunidad para cambiar de estrategia y pasar de luchar o poner en fuga a huir directamente.

Pero hay además una cuarta opción: no hacer nada, la estrategia taoista.

En este post que titulé  «El congrio, el pulpo y el bogavante» describi precisamente acerca de las ventajas de la parsimonia y de cómo a veces no hacer nada es la mejor solución. Y que el primero que juega pierde la partida.

El problema es que seguramente los animales aplican de forma más razonable estas estrategias que los hombres que siempre acabamos cruzándonos con los enredos de nuestra capacidad para construir ideales.

Tenemos una eterna manía por la optimización y es por eso que la vida se nos escurre entre los dedos mientras perseguimos quimeras.

La salud, el trabajo, la seguridad, la supervivencia y el amor no deben optimizarse sino la capacidad para disfrutar de ellos sin costes.

O dicho de otra manera cuando las cosas van razonablemente bien no deberiamos hacer nada para mejorarlas.

A veces la mejor decisión es la que no decide nada y pone a la parsimonia a trabajar aunque sin la ansiedad que siempre cuelga de los parsimoniosos que temen cometer errores. Hay una parsimonia que ya no conoce el miedo al error porque sabe que en ocasiones la elección misma es una trampa de nuestro pensamiento que levanta muros duales entre las cosas.

En la proxima bifurcación siga ambos caminos y aplique el operador «y» en lugar del operador «o».

Los tres cerebros de Internet

Paul Mc Lean fue un físico norteamericano que ha pasado a la historia de las neurociencias por una idea revolucionaria: en el cerebro hay tres cerebros. Nuestro cerebro es pues trino como la Santisima Trinidad, cada uno de ellos correponde a un nivel evolutivo, asi poseemos un cerebro reptiliano responsable de la supervivencia y que soporta el control central de los 4 grandes (huir, aparearse, comer, luchar) y es además el tablero de mandos de las funciones fisiológicas acudiendo de oficio a las interfases entre sistemas: metabólicos, inmunológicos, mentales y nerviosos.

A cambio de eso el cerebro reptiliano trabaja con un sistema operativo que no permite demasiadas sofisticaciones y aunque  ha demostrado ser eficaz para sobrevivir gestionando esas respuestas arcaicas que tan bien domina, no hay que pedirle más: nuestro cerebro reptiliano no piensa, ni planea, ni anticipa, ni decide solo reacciona conforme a un plan preformado por la filogénesis de la especie de una manera ciertamente estereotipada y rígida.

Sobre él se encuentra nuestro cerebro mamífero, nuestro cerebro social, emocional o visceral como dicen otros. Este cerebro es un diseño evolutivo posterior y  prestaciones un poco más sofisticadas: tiene memoria individual y significativa y opera según su experiencia personal, tampoco piensa ni tiene palabras ni planea pero puede detectar amenazas, establecer vínculos y sentir emociones complejas, como amor, odio, apego, celos, envidia, codicia, ira, etc. Sincronizado con el cerebro reptiliano es ideal para ampliar un poco más la previsión de amenazas externas pudiendo anticipar y planear estrategias más complejas que la huida o la lucha. Del mismo modo es capaz de complejizar los vinculos sexuales y extenderlos más allá de la consecución de placer sexual inmediato: la tendencia monógama y la dependencia son residuos de nuestro paso por este sistema operativo mamífero.

Y luego apareció la corteza cerebral, una delgada capa de células enchufadas a los canales sensoriales que aumentaron su grosor en los primates y que permitieron al Sapiens un gran hallazgo: la emergencia de la coniciencia recursiva, saber que se sabe, de ahi que la aparición del lenguaje como sistema de señalización y comunicación entre individuos tuviera un enorme éxito adaptativo y nos hizos ser como somos. El sistema operativo que gobierna la corteza cerebral es un poco más sofisticado que los anteriores, pues nos permite codificar el mundo de forma semántica, es decir captando de él el significado y el sentido subjetivos y alejándonos del condicionamiento reptiliano o del emotivismo ciego del cerebro límbico (mamifero), nos alejó del determinismo puro y nos hizo más libres.

Estos tres estadios evolutivos, son en resumen el hallazgo de Mc Lean, pero el lector no debe entender que se trata de etapas aisladas que una vez superadas dan lugar a la emergencia de otra nueva. Todo parece indicar que se trata de estructuras jerárquicas anidadas es decir, que una está inscrita en la inmediata superior y que el cerebro cuando responde lo hace como un todo y no como agencias separadas o individuales que trabajan aisladas.

No hay borrón y cuenta nueva en la evolución sino que las tres etapas se solapan en una especie de sincretismo biológico.

Una estructura inscribe, contiene y trasciende a la inmediata inferior buscando siempre la mayor relevancia de contexto individual y adaptativo a cada una de las respuestas que nuestro cerebro emite contando entre estas respuestas a lo que no son sino simulaciones del mundo real, es decir a la propia autopoyesis de nuestro cerebro.

Recientemente andaba buscando por Internet información sobre la web 3. 0 y me encontré con este artículo donde me di cuenta de que en realidad Internet es como un ente vivo que tambien está sujeto a las leyes evolutivas que como estas de Escher emergen desde patrones mórficos elementales hasta el dodecaedro sagrado atravesando objetos cotidianos intrascendentes.

Aunque en realidad nadie sabe aun los desarrollos futuros de la red, existe una cierta deseabilidad de por dónde deberán andar estos desarrollos. Para mi la idea fundamental es ésta:

  • la web 1.0 contenia personas en red. Para mi equivaldría a un ecosistema natural que hiciera posible la vida reptiliana junto a estrategias de supervivencia en la red. No habia más que recursos dispersos e individuos que trataban de sobrevivir  aunque con poca o nula interacción entre ellos, el email fue su hallazgo.
  • la web 2.0, es la red actual, hay personas conectadas con personas y en red que utilizan redes sociales, paginas web, blogs, foros y chats. Los motores de busqueda aun son toscos y tendentes al error, no existe discriminación entre lo verdadero y lo falso, lo util de lo banal. La web 2.0 se caracteriza por la ausencia de jerarquias en el conocimiento, hay mucho pero sin codificar. La opinión del experto vale tanto como la del radical antisistema y todo depende del número de seguidores de cada cual. Las ciberrelaciones son el hallazgo evolutivo de la web 2.0
  • la web 3.0 es la red del futuro y todos los expertos coinciden en llamarla «semántica» e «inteligente» porque podria añadir sentido a las busquedas y jerarquizar sus hallazgos. Estará dotada de sentido y desaparecerán por inclusión las relaciones de persona a persona que parecen reproducir los conflictos de opiniones de la vida real, más que contactos entre personas se intenta que la web 3.0 ponga en contacto estados con estados mentales, expertos con expertos y permita trabajar en serie en proyectos que vayan más allá del individualismo mamifero. La afinidad entre identidades digitales será el paradigma de la web 3.0.

Si esto resultara ser cierto e Internet evolucionara en este sentido no sólo reproduciría al cerebro humano sino que lo superaría señalándonos la próxima etapa evolutiva. Lo cierto es que nosotros también tenemos corteza cerebral y a pesar de que somos muy listos e inteligentes no hemos conseguido hacer desaparecer ese egocentrismo patético que algunos creen es el obstáculo principal para que el mundo avance. La web 2.0 está aun muy preocupada -demasiado- por los derechos de autor, el lucro, los negocios o la publicidad. La web 3.0 demarcará un segmento de la red que sin interferir en los intereses de algunos podrá ser utilizada con otro tipo de presupuestos como la solidaridad, la innovación, el trabajo en red o la diversión compartida por personas afines más allá de los Egos y la simulaciones de los nicks. Su hallazgo evolutivo será una nueva conectividad con el nosotros todos.

La web 3.0 será el fin del narcisismo del hombre pues nos permitirá entender que «ir cada uno a lo suyo» es una estrategia anticuada, trasnochada y destinada al fracaso. Algo asi como una medicamento antiterritorial como el que soñó Arthur Koestler.

Es por eso que le deseo un buen futuro a Internet, pues es el futuro del Sapiens.

Nota liminar.-

Como siempre sucede en la vida esta idea que creia original ya se le habia ocurrido a un neurólogo que la publicó en el BMJ (Bristish medical journal). Para aquellos que la querais leer (en inglés) podeis bajarosla desde aqui en version pdf.

La dinámica espiral

Imagínese que usted regenta en la actualidad una empresa familiar que fundó su abuelo y que desarrolló bajo una atmósfera de autoritarismo y una cierta anarquía organizacional.

Y que a su abuelo le fue bien.

Mas tarde entro en escena su padre que implantó en la empresa ciertas tecnologías de gestión, la dotó de instrumentos de evaluación y multiplicó su personal por tres, implementó administrativos  y contables. Introdujo orden en la empresa.

Y a su padre le fue bien.

Usted heredó una empresa ya hecha que parecía ir bien y que trató de modernizar sustituyendo la maquinaria obsoleta por otra más acorde con los tiempos, introdujo nuevos modelos de gestión e incluso contrató un gerente profesional para llevar a cabo sus planes de expansión y mejora en la competitividad.

Y a usted le va mal.

¿Qué ha sucedido?

[El lector sabrá comprender que estoy hablando de un hipotético caso de management-ficción y que no voy a tener en cuenta cuestiones como a qué sector pertenece la empresa, qué fabrica y cual es el entorno en la que se encuentra ubicada. presento un caso simplificado que pueda servir de modelo y pretexto para entender qué es esto de la dinámica espiral].

La dinámica espiral es un modelo multidisciplinario (bio-psico-social-cultural) que aborda desde la teoria de la complejidad el desarrollo de la humanidad analizándolo a través de diferentes visiones del mundo y los sistemas de valores asociados a estos.

Su error gerencial consistió en pensar que lo que habia funcionado en tiempos de su abuelo y de su padre va a seguir funcionando simplemente con mejorarlo o con modernizarlo, sin tener en cuenta que las condiciones en que la empresa fue creada, fue gestionada y mejoró «entonces» iban a mantenerse constantes con el tiempo y que sólo eran necesarios pequeños cambios de «sentido comun» para sacarla hacia adelante.

Empecemos por los valores:

Los valores y creencias que abrazaba su abuelo eran el autoritarismo y la lucha por salir adelante, su abuelo pensaba que los que triunfaban eran los más fuertes, los que trabajaban duro, sin horarios fijos, su abuelo maltrataba a sus empleados y nunca los tuvo en cuenta. Su padre por el contrario introdujo en la empresa un cierto orden y aunque siempre fue una persona autoritaria con una mentalidad jerarquizada y vertical trataba de recompensar  a sus empleados valorando su lealtad y su entrega. Su padre practicaba el paternalismo y se salió con la suya.

A usted lo que le interesaba sin embargo eran los logros y el éxito y diseñó su empresa para competir con sus adversarios comerciales, trató de expandir su negocio más allá de los confines territoriales que le venian marcados por su tradición, abrió franquicias aqui y allá y trató de implicar a sus empleados en la gestión de su empresa negociando con los sindicatos buenas condiciones para aquellos que demostraran eficacia, profesionalidad y desde luego lealtad a la marca. Usted es un paternalista eficiente pero no superó la barrera de la participación ni la barrera de la competencia. Usted es un empresario antiguo a pesar de su edad.

Es evidente que los valores en que se sostenian su padre y su abuelo antes de usted no se parecen en nada a pesar de que su empresa sigue fabricando el mismo producto.

Vamos a llamar a estos valores asignando a cada uno de ellos un color.

BEIGE : atractor: supervivencia. Condiciones de vida: Un estado de predominante impulsividad biológica, donde los sentidos físicos imperan. Modalidad de pensamiento: dirigidos instintivamente, habilidades físicas, sentidos y reflejos naturales aumentados; existencia a modo de autómatas. Característica: Preverbal.

PÚRPURA (o Morado) : atractor: seguridad. Condiciones de vida: Ambiente experienciado como un lugar amenazante, imbuído de poderes misteriosos y habitado por espíritus, que deben ser aplacados y apaciguados a través de rituales, horando a los ancestros, adquiriendo relevancia los lazos de parentesco. Modalidad predominante de pensamiento: mágico – animista. Cultura: etnocéntrica.

ROJO : atractor: poder. Condiciones de vida: Ambiente experienciado como una «jungla» donde triunfan los duros y fuertes, estando los débiles a su servicio; la naturaleza es interpretado como una adversaria que conquistar. Modalidad predominante de pensamiento: egocéntrica. Características: Se promueve la dominación, la conquista y el poder; como contracara la explotación y el sometimiento.

AZUL : atractor: orden / estabilidad. Condiciones de vida: «Realidad» controlada por una Autoridad Superior, que castiga el mal y recompensa las obras buenas y la vida recta. Características: obediencia para obtener recompensas diferidas en el tiempo, sentido, proposito, certidumbre. Modalidad predominante de pensamiento: Mitocrático – absolutista. Características: obediente según decida la autoridad superior y dictaminen las reglas; conformista; exacerbación de la culpa, racionalidad incipiente. Cultura sociocéntrica.

NARANJA : atractor: resultados / logros / éxito. Condiciones de vida: Ambiente experienciado como repleto de recursos para desarrollar y oportunidades para mejorar las cosas y alcanzar la prosperidad. Ejercicio del control y transformación de recursos naturales, promoción de la competecia para la obtención de resultados y de autonomía. Modalidad predominante de pensamiento: Multiplista. Características: Mentalidad pragmática para lograr resultados y avanzar. Racionalidad positivista.

VERDE : atractor: afiliativo. Condiciones de Vida: Ambiente experienciado como un hábitat donde la humanidad, en conjunto, puede convivir en paz alcanzando propósitos comunes a través de asociaciones y experiencias compartidas. Modalidad predominante de pensamiento: Relativista. Características: responde a necesidades humanas, asociativas y situacionales; busca la construcción de consensos; promueve el desarrollo de la conciencia y la noción de pertenencia. Cultura mundicéntrica.

AMARILLO : atractor: integración – procesos. Condiciones de vida: Ambiente experienciado como un organismo caótico donde el cambio es la pauta y la incertidumbre es un estado aceptable de existir. Modalidad predominante de pensamiento: Sistémica. Características: mentalidad funcional, integradora, interdependiente, existencial, flexible, interrogativa y aceptadora.

TURQUESA : atractor: holístico. Condiciones de vida: Ambiente experienciado como un sistema delicadamente equilibrado de fuerzas entrelazadas en peligro, en manos de la humanidad. Características: caórdico (caótica-ordenado). Modalidad predominante de pensamiento: Holística. Caracterícas: mentalidad empírica, «trans-personal», transubjetiva, colaboradora, se promueve la conciencia colectiva y la comunidad global. Interés: supervivencia de la vida en la Tierra, adaptación a la realidad. Cultura holística.

Es evidente que su abuelo era rojo, su padre azul y usted naranja.

Lo importante es comprender que esos colores son en realidad v-memes, es decir memes de valores y que se corresponden no sólo con estadíos de desarrollo de la conciencia o la subjetividad humanas sino tambien con el desarrollo de esta conciencia a nivel sistémico: son como etapas, como escalones por donde transitó la subjetividad humana desde el principio de los tiempos siguiendo el paso de la hominización.

Y lo más importante es comprender que no existe un color mejor que otro, sino que en todos y cada uno de nosotros se encuentran internalizados todos y cada uno de esos sucesivos escalones que la humanidad recorriera en su deriva evolutiva. Se trata de estructuras de pensamiento anidadas.

Una vez dicho esto es necesario añadir que los colores en una persona concreta nunca son puros, sino que hay mezclas enmarañadas, es por eso que la espiral es la figura ideal para representar esta idea de que un color se funde y entromete en el otro. Todos somos capaces de funcionar segun esos v-memes de colores, valores y creencias. Por eso hablamos de dinámica espiral y no de una espiral estática.

Pero la espiral tiene otra caracteristica que a mi juicio representa mejor la conciencia que cualquier otra figura: la razón es que se abre más a medida de que se aleja de su centro.

Psicológicamente significa que cuanto más nos alejamos del centro más apertura existe frente a la experiencia y los condicionamientos históricos, educacionales, sociales, familiares, económicos o étnicos. La apertura parece ser no sólo un buen camino de salud mental sino tambien una buena forma de interpretar por dónde van  a ir los próximos desarrollos de la complejidad. Significa que la conciencia se expande y está en un perpetuo movimiento, no sólo la conciencia humana genérica sino tambien la individual. Significa tambien que en relación con el sufrimiento mental es muy posible que una via de curación sea el ascenso a traves de esa columna de colores de la espiral y no sólo el hecho de aceptar, hablar, luchar o superar los problemas. Todo parece indicar que los problemas quizá no se resuelvan pero pueden disolverse.

Entendiendo como disolución de un problema el alejamiento de su centro de gravedad.

Por ejemplo, el abuelo de nuestro empresario que dijimos que era rojo, tenía muchas probabilidades de hacer una paranoia. El padre -azul en la espiral de su coniciencia- muchas posibilidades de convertirse en un obsesivo. Y el nieto y actual propietario de nuestra empresa virtual tiene todos los boletos de hacer una depresión a poco que interiorice como un fracaso personal lo que es en realidad un cambio de las condiciones sistémicas de relaciones con los demás y con las condiciones de supervivencia de su propio negocio.

En este libro de Ken Wilber existe una buena teorización acerca de esta teoria multidisciplinar que tiene aplicaciones prácticas tanto en la politica, como en la empresa, las organizaciones humanas y la psicologia. En este post también abordé de pasada algunas ideas interesantes de Wilber en lo que respecta a nuestra cultura y a la eclosión del narcisimo como eje vertebrador de valores y creencias (un valor naranja).

Aqui hay un buen video en inglés con subtitulos donde explican qué es la dinámica espiral.

Y una idea importante que rescatar desde el punto de vista psicólogico: no existen distintos tipos de personas o personalidades sino distintos tipos de maneras de pensar la realidad que tienen agrupamientos generacionales y sociale dependientes del nivel de pensamiento alcanzado e infiltrados de creencias y valores.

Una buena web sobre la teoria de la dinámica integral.