¿Quien es el Trump español?

tridimensional

Antes de contestar esta pregunta déjenme hablarles de un diagnóstico dimensional de la ideología.

Usualmente solemos clasificar a las personas en izquierda/derecha aunque solemos pensar que la mayoría de nosotros somos de centro. La existencia virtual de ese centro sucede porque no nos vemos en los extremos de las ideologías, ni somos muy conservadores, ni somos comunistas. Pero este punto de vista unidimensional es muy simple.

Es el conocido continuum unidimesional, la recta.

Subamos el nivel añadiendo otra variable ortogonal. Esta variable introduce la segunda dimensión, hablamos entonces de autoritario/libertario. Casi cualquiera de nosotros podría ubicarse en esos cuatro cuadrantes que salen de la introducción de este segundo eje de coordenadas. Diríamos soy de derechas pero libertario (liberal) o de izquierdas y autoritario (comunista), de izquierdas pero libertario (ácrata) o de derechas y autoritario (conservador)

cuadrantes
Pero aqui no termina la cosa, porque existe una tercera dimensión, la que introduce el eje soberanista/globalista, que es el que hoy en día está en juego oscureciendo las otras variables del plano.

Ya somos un cubo. Somos tridimensionales. Ser de derechas/izquierdas o autoritario/libertario son variables trasnochadas que ya no definen nuestra posición en el mundo que nos ha tocado vivir.

En este sentido Trump es DAS (de derechas, autoritario y soberanista) mientras que Iglesias es de IAS y digo que Iglesias es soberanista porque así se dio a conocer, era anti-UE, pero no se si habrá cambiado de opinión. Que es autoritario no cabe ninguna duda y si no que le pregunten a Errejón.

El fenómeno Trump es imposible en España por varias razones, la más importante de las cuales es que las mujeres no le votarían, otra razón es porque en España todo lo que huela a extrema derecha será condenado al ostracismo, por razones bien sabidas por todos los que vivimos en Planilandia y aunque Abascal el de Vox es el representante canónico de la llamada alt-right, en España tiene poco recorrido . Pero no hay ninguna razón para que pudiera existir un Trump de izquierdas y con coleta. En ese sentido estoy convencido de que Iglesias es el Trump español y acabará -llegado el caso- llevándose los votos que el PP ha dejado a su derecha y a los que Rivera no ha sabido meter el diente.

Y aun: existe una cuarta dimensión  es decir el tiempo, no es lo mismo tener 20 años y estar sin trabajo que tener 65 y estar al borde de la jubilación ¿Se entiende no?

De manera que no tenemos más remedio que imaginarnos estas dimensiones en un hipercubo.

hipercubo.gif

Un hipercubo es una figura que nosotros no podemos ver, pero que es posible pensar e imaginar gracias a las matemáticas y a ciertos benéficos y generosos usuarios que nos lo desgranan para hacerlo más fácil de entender. El hipercubo sería pues un cubo de cuatro dimensiones, un cubo en movimiento. Si miras el gif de arriba con detenimiento verás como a la izquierda aparece un hipercubo que es en realidad un cubo desplazándose al azar dejando como una estela en su trayectoria. El hipercubo sería el resultado del desplazamiento aleatorio de un cubo sólido a través de la cuarta dimensión, esa 4ª dimensión no puede ser otra sino el tiempo, pero contiene una novedad:el cubo está delante y detrás al mismo tiempo, arriba y abajo, porque el hipercubo está presente en todos y cada uno de esos instantes en que se descompone el tiempo, al menos para hacerlo apreciable a la vista humana.

En este video puedes ver un habitaculo hipercúbico desde dentro, como si habitaras en él, mejor dicho como si estuvieras preso en él.

Y nos pasará como a los habitantes de Flatlands.

Edwing Abott escribió una novela profética casi hace 100 años llamada “Flatlands”, que en castellano podemos traducir como “Planilandia”. Este universo habitado por sujetos en dos dimensiones y que viven en el plano han alcanzado un cierto desarrollo científico, hasta que un dia son visitados por especímenes que viven en tres dimensiones (como nosotros), los cientificos de Flatlands tratan de explicarse determinados fenómenos incomprensibles, puesto que en su universo y su percepción- diseñada para las dos dimensiones- no es posible percibir a seres que presentan una dimensión adicional. De ellos solo pueden apresar ciertos contornos, las sombras.

pipa.jpg

Como puede observarse en esta figura, si en ese universo plano cayera esta pipa, sus habitantes sólo podrian percibir la huella o intersección de la pipa en el plano mientras cae o se desplaza, hasta desaparecer. Una huella ininterpretable, misteriosa y de alguna forma un enigma para ellos y sus cientificos que no pueden ver o percibir esa tercera dimensión. Una huella que sería fácilmente descrita como una casualidad.

A veces eso pasa en la vida política, a veces pensamos que ciertos políticos representan lo más antiguo como si viviéramos un día de la marmota eterno y nos volviera lo viejo. En realidad lo que sucede es que seguimos viviendo en Planilandia y lo que interpretamos es algo relativo a las coordenadas de nuestro plano de categorizaciones.

Y también pensamos que un Trump en España necesariamente debería ser una copia del mismo, un militante antiguo del PP , un ex-falangista, Aznar o algún miembro poco conocido de Vox como ese Abascal. A nadie se le ha ocurrido que el Trump español es Iglesias, solo que…..

La población española está demasiado envejecida para votar a Iglesias.

¿Cómo explicar el hipercubo en un bar?

 

La conjetura Dalloway

ofelia

A Virginia Woolf le pasó un poco la misma cosa que a Salieri, tuvo la mala suerte de vivir en la misma época que Mozart, en el caso de la Woolf, su contemporáneo James Joyce es aun considerado por su “Ulises” como uno de los mejores escritores del siglo XX. Es por eso que la valoración que hoy se hace de la Woolf no es tanto por su calidad literaria (que la tiene) sino por haber inventado un nuevo tipo de subjetividad femenina.

Y no es única puesto que Flaubert ya nos había iniciado en ese tipo de emergencias en su Madame Bovary o el mismo Tolstoi en Ana Karenina.

Lo que emerge en estos personajes de novela es una nueva posibilidad de ser mujer. Ya no se trata solo de ser esposa, madre o trabajadora en el campo o en la fábrica sino de tener una subjetividad propia con la que navegar por la vida y casi siempre contra corriente. Asi, Emma Bovary sueña con una vida de lujo en Paris mientras se aburre como una ostra siendo la esposa de un médico de pueblo, su periplo psicológico y vital nos sitúa en su drama existencial, sus huidas, sus infidelidades y los dos abandonos que sufre de parte de sus amantes. Hay que situarse en la época para entender que la infidelidad de una meujer casada era algo en lo que pocas personas acomodadas podían pensar y más aun, llevarlas a cabo con todas sus consecuencias trágicas. Algo asi le sucede a Anna karenina, divorciada y enamorada de un hombre que a su vez la victimiza..El suicidio por amor en una mujer de su posición, era tan escandaloso como hoy nos pueda parecer el matrimonio homosexual.

Lo que destaca de estas novelas realistas es precisamente sus desenlaces trágicos, la ruina económica, el suicidio o el exilio en el caso de la Bovary. Todo parece señalar hacia la idea de que esos cambios de subjetividad, que de alguna forma se enfrentan al orden establecido, tienen un peaje que pagar. Un precio que se salda casi siempre con la muerte o el marasmo.

Ms Dalloway.-

Virginia Woolf publicó en 1925 “La señora Dalloway”, novela que relata un día en la vida de Clarissa Dalloway, una mujer perteneciente a la clase alta del Londres de después de la Primera Guerra Mundial. Aparentemente la historia que Woolf pretende contarnos se limita a cómo una ama de casa prepara su fiesta y sus pasteles; sin embargo, gracias al estilo que adopta la autora a la hora de escribir la novela nos damos cuenta de que ésta no trata sólo de Clarissa Dalloway sino de la conciencia de distintos personajes que podemos encontrarnos en la sociedad del periodo de entreguerras.

La perspectiva y estilo narrativo que encontramos en “La señora Dalloway” es uno de los detalles que convierten a esta obra en especial. El empleo de la técnica del monólogo narrado supone la referencia al personaje desde la omnisciencia, en tercera persona, pero a la vez muestra la entonación del habla del personaje por lo que parece que estuviéramos escuchando a éste aunque no estemos ante un texto en primera persona.

Clarissa Dalloway, el personaje principal, intenta constantemente equilibrar el mundo que la rodea con su propia vida personal e interior. Se encuentra sumida en el mundo de la alta sociedad londinense que se debe preocupar por trivialidades como la moda o las fiestas, pero cuenta con una gran capacidad emocional de la que otros personajes carecen. De todas formas, Clarissa mantiene las apariencias y se integra perfectamente en la sociedad a pesar de que no comparte sus sentimientos con los demás ya que esta actitud le da más seguridad; sin embargo, este comportamiento no siempre es bueno pues hace que parezca superficial incluso para aquellas personas que la conocen bien. Durante toda la novela percibimos la preocupación de la protagonista por el paso del tiempo, el envejecimiento y la muerte, a pesar de sus esfuerzos por centrarse en vivir la vida de una forma tranquila, como hacen los demás. Una de las cosas que debería proporcionarle seguridad y tranquilidad es el hecho de haberse casado con Richard Dalloway en vez de con su anterior pareja, Peter Walsh; mas es imposible conseguir esa tranquilidad puesto que los recuerdos nunca la abandonan. Clarissa siente constantemente que su existencia podía haber sido de otro modo, que está de alguna manera incómoda con su vida; sin embargo, termina por aceptarla. (Extraida de esta web)

De modo que lo que nos está describiendo la Woolf es una mujer que no encaja en el entorno en el que vive, que se siente desubicada y de alguna forma hiperadaptada a una vida rutinaria y vacía. Algo parecido a lo que le sucedía a la propia autora de este libro, a Virginia Woolf de la que conocemos algunas cosas sobre su vivencia personal y la conocemos a raíz de los personajes femeninos de sus novelas.

Virginia Woof sufría una psicosis maniaco-depresiva (hoy trastorno bipolar) y fue internada en varias ocasiones. Sus medicos le aconsejaron (igual que hacemos hoy) una vida rutinaria, con pocas emociones nuevas con el fin de afrontar el estrés que le proporcionaba, sin ninguna duda el pertenecer al grupo de Bloomsbury, una especie de élite intelectual de su época. Después de su retiro obligado la Woolf se suicidó de la misma forma que Ofelia en el principe Hamlet, por inmersión. Dejó una carta para su marido:

“Siento que voy a enloquecer de nuevo. Creo que no podemos pasar otra vez por una de esas épocas terribles. Y no puedo recuperarme esta vez. Comienzo a oír voces, y no puedo concentrarme. Así que hago lo que me parece lo mejor que puedo hacer. Tú me has dado la máxima felicidad posible. Has sido en todos los sentidos todo lo que cualquiera podría ser. Creo que dos personas no pueden ser más felices hasta que vino esta terrible enfermedad. No puedo luchar más. Sé que estoy arruinando tu vida, que sin mí tú podrás trabajar. Lo harás, lo sé. Ya ves que no puedo ni siquiera escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que debo toda la felicidad de mi vida a ti. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirlo —todo el mundo lo sabe. Si alguien podía haberme salvado habrías sido tú. Todo lo he perdido excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir arruinando tu vida durante más tiempo. No creo que dos personas pudieran ser más felices que lo que hemos sido tú y yo”..

Las horas.-

Banda sonora de las Horas por Philip Glass

Las horas (The Hours) es una película dramática estadounidense del año 2002 dirigida por Stephen Daldry. El guion, escrito por David Hare, es una adaptación de la novela homónima de Michael Cunningham, ganadora del Premio Pulitzer en 1999.

La pelicula transcurre en tres planos narrativos y temporales, el primero discurre hacia 1925, protagonizada por Nicole Kidman que estrena nariz y maquillaje y se centra en la vida de la propia Virginia Woolf y en su drama vital. El segundo plano transcurre en 1951 y el personaje es Laura Brown protagonizada por Julianne Moore.Lee la novela de Virginia Woolf durante el día de cumpleaños de su marido. A pesar de la aparente felicidad que envuelve su vida, su mundo se le viene encima al conocer que una vecina a quien ama secretamente se encuentra enferma y puede morir. Intenta suicidarse. Se debate entre seguir con su familia o abandonarla. Tras desistir del suicidio, decide abandonar a su familia después de tener a la hija que espera y después de prepararles a todos el desayuno. Su hijo es el protagonista del tercer nivel narrativo, la acción transcurre en la época actual (2001), se trata de un poeta de éxito que padece el SIDA y que es atendido por su editora (Meryl Streep) en el papel de Clarissa Vaugham, justamente el nombre de Ms Dalloway según Woolf.

Tres épocas y tres mujeres atrapadas en sus papeles de esposas, madres e intelectuales de éxito con una sexualidad indefinida y al mismo tiempo inquietante. por la cotidianeidad de, algo que nos acerca a la idea de “lo ominoso” o “lo siniestro” tal y como diría Freud.

La conjetura Dalloway es la idea de la repetición, la idea de linealidad que existe en las tres historias y que solo se cierra a través de la muerte, es el poeta Richard el que acaba suicidándose con ese siniestro bucle que iniciara la propia Woolf en su propia vida real. Es como si las vidas de las personas estuvieran enroscadas en una especie de maraña y donde las vidas se reptieran fractalmente solo unidas por la misma tragedia existencial. Es como si existiera una tonalidad, que recorriera de principio a fin las partituras de la vida y que atrajeran hacía sí a multitud de vidas que son un “como si”. Como si participaran de una misma tonalidad musical, como si compartieran un colorido,  una determinada constelación de circunstancias, como si no se hubiera podido terminar la construcción de una identidad separada de las demás, autónoma y con sentido.

Como ser mujer.

Las trampas de Aladino

Hoy que es el último dia del año y que todo el mundo nos felicita he pensado que deberia escribir precisamente sobre esta cuestión de la felicidad y sobre los deseos que nos impulsan como expectativas para el próximo año.

La mayor parte de las personas que conozco movidos por una benévola intención suelen decirnos “Feliz año 2011”, ¿pero qué es la felicidad? o mejor: ¿Puede desearse felicidad asi en abstracto? ¿Qué es lo que hace que un deseo de esa naturaleza se constele y cuales son las dificultades para realizarlas como algo concreto?.

Es por eso que volví la vista hacia los chistes de Aladino, buscando respuestas a ésta pregunta ¿sabemos pedir?

Un ejemplo de los cientos de chistes sobre Aladino:

Esto eran 101 negros que van por el desierto, todos muertos de sed, sin nada que comer, ni nada que beber, y deciden hacer un agujero en la arena, para ver si habia agua subterránea, pero con un poco de suerte encuentran una lámpara mágica, y uno de ellos decide frotarla, y sale aladino, y dice:
-¿que desea amo? y empiezan todos a gritar y a pelearse, Aladino dice no os peleeis que os cumplire un deseo a cada uno. entonces se ponen todos en fila, y el primero le dice -mi deseo es ser blanco. -y Aladino hace chassssssssss, y el negro es blanco. Pasan así, el siguiente, y el siguiente, y el ultimo de la fila, no hacia mas que reirse. y cuando ya habian pasado todos menos el último, le pregunta Aladino, y cual es tu deseo y el negro responde, mi deseo es que todos vuelvan a ser negros.

Dicho de otra manera: hay que andarse con mucho cuidado con lo que se pide y que no entre en contradicción con lo que piden los demás: es por eso que es dificil que nos toque la loteria tal y como conté en este post sobre la sincronicidad. Nuestro deseo no ha de entrar nunca en colisión con los deseos de los demás, esa es la primera condición para que un deseo se cumpla.

Otro ejemplo:

Había una vez Aladino. Lo echaron de la ciudad por ser ladrón. Iba por el desierto, y se estaba muriendo de sed. De repente encuentra una lampara negra en la arena. La limpia y sale un genio con un malvado parecer. Le dice: “Yo soy el Genio Malo de la lampara negra. Tienes tres deseos. Ten mucho cuidado con lo que deseas.”

Aladino responde: “Esta bien. Mira genio. Me echaron de la ciudad por ser ladrón. Mi primer deseo es que YA NO QUIERO VER MAS POBREZA EN EL MUNDO.”

Genio:”Estas seguro?”

Aladino:”Si”

Entonces el genio le saca los ojo con sus manos.

Aladino:”Ahhhhhhhhhhhhh!!! Hijo de puta! No puedo ver!!!!!Ahhhhhhh!!!!”

Genio:”Te dije que tuvieras cuidado.”

Aladino:”Esta bien. Aunque no pueda ver, por lo menos quiero ser famoso con las mujeres. DESEO QUE LA VERGA ME LLEGE HASTA EL SUELO.”

Genio:”Estas segurisimo?”

Aladino:”Si, pendejo.”

Entonces el genio se saca la espada y le corta las piernas.

Aladino:”Ahhhhhhhhhhh!!!!!!! Imbécil!!!! Ya no puedo ver ni caminar!!!!Ahhhhhhhh!!!!!”

Genio:”Te pregunte si estabas seguro.

Aladino:”Come mierda genio! No puedo ver, ni caminar! Pero por lo menos voy a ser rico! DESEO SER EL HOMBRE MAS RICO DEL MUNDO.”

Genio:”De veras estas seguro?”

Aladino:”Si idiota. Quiero ser rico.”

RIQUISIMO HOMBRE…..Entonces el genio lo agarra, le da vuelta, y lo empieza a devorar diciendo, “HAY QUE RICO…SI…….SOS RICO…….SI QUE ESTAS Rico…..”

Aqui mismo Cruz y Raya hacen una demostración de como hay que pedir las cosas cuando nos encontramos con el genio de la lámpara:

Significa que la siguiente condición para pedirle algo al Universo es hacerlo de forma muy concreta y no dando lugar a falsas interpretaciones por parte del genio. A Aladino no le gustan los dobles sentidos porque probablemente no comprende las metáforas, lo mejor es pedir algo bien concreto y hacerlo además en el lenguaje claro, directo y diáfano del inconsciente.

El inconsciente y Aladino se parecen mucho y casi estaría dispuesto a admitir que comparten el mismo idioma. En ese idioma hay que andarse con cuidado con los verbos y los dobles sentidos de las palabras.

Pues los verbos tienen tiempos y Aladino y el incosnciente son atemporales, es por eso que es una mala estrategia usar verbos, como por ejemplo “adelgazar”. ¿Qué sucede cuando le pedimos a Aladino que queremos adelgazar?

Lo que sucede es que cada vez engordamos más pues para adelgazar es necesario estar gordo. Adelgazar es un tránsito que se recorre entre la obesidad (o el sobrepeso) hacia la delgadez, es por ello que Aladino nos concederá el deseo desde la gordura, pues ese es el unico lugar desde el que podemos llevar a cabo nuestro deseo de adelgazar. Y asi nos pasamos la vida cumpliendo nuestro deseo: una vida en continuo adelgazamiento.

Lo cierto es que no sabemos pedir, seguro que a usted le pondría ahora mismo en un aprieto si le preguntará acerca de un deseo.

Usualmente suelo hacer esta especie de encuesta entre mis conocidos, la mayor parte de la gente si se encontrara con Aladino no sabría qué pedir.

Y esto tiene algunas intepretaciones:

Es verdad que la mayor parte de la gente no sabría qué pedir porque la mayor parte de la gente no sabe lo que quiere, aunque otros no saben que su deseo está dividido entre dos bifurcaciones que contienen deseos contradictorios. Naturalmente un deseo dividido o ambivalente se debilita y no es capaz de constelarse en la realidad, son ese tipo de personas que parecen ser gafes o carecer de suerte.

Para tener suerte es necesario:

  • saber lo que se quiere.
  • saber invocarlo.
  • saber construir una frase verbalizando el deseo.
  • no utilizar mensajes ambiguos.
  • no explicitar el cómo sino solo el qué.

Es entonces cuando Aladino se manifestará y lo hará a través de la casualidad que es el territorio donde se manifiesta la conspiración del universo que trata de complacer un deseo bien formulado.

Se trata de pedir en positivo recordando que el inconsciente Aladino carece de contradicción y no computa los “noes”, asi sucede en nuestros sueños donde para negar algo es preciso afirmarlo. De esta manera comprenderemos el por qué cuando una mujer desea encontrar un “buen marido” solo encuentra hombres casados o bien que cuando queremos curarnos una enfermedad sólo empeoramos de la que ya poseemos u otra nueva. La clave no está en desear curarse, encontrar un marido o adelgazar, sino en convocar la salud, amar a alguien o ser flaco.

Estos son los deseos que en positivo atenderá Aladino.

Ahora bien hay que tener en cuenta otro factor y es el factor Hécate del que hablé en este post.

A toda acción se correponde una reacción lo que significa que asi como Aladino está dispuesto a complacer nuestros deseos (una vez que hayamos aprendido a formularlos adecuadamente) hay que contar con la bruja Hécate que nos va a imponer un peaje en nuestro deseo (de la que hablé en este post). Es por eso que a cada deseo formulado y cumplido por casualidad, le acompañará a su vez otra casualidad de efecto contrario, se trata de Hécate haciendo de las suyas, poniendo obstáculos y trazando planes para disuadirnos de nuestro destino.

Cuanto más intensa y entrelazada con la consecución de nuestros deseos sean esas reacciones de Hécate más cerca estarems de conseguirlos de forma plena. Las reacciones intempestivas de Hécate son la prueba de que estamos en el buen camino.

En el camino del Mago.

Es necesario que en este momento renovemos nuestro espiritu en relación con el camino elegido y no nos vengamos abajo, eso es precisamente lo que procura la bruja poniendo en nuestro itinerario toda clase de pruebas para que desistamos.

Elige tu sendero y síguelo.

Las casualidades te guiarán.

Y ahora si,  felicito  a todos mis lectores el proximo año 2011 y que cada uno de vosotros sea capaz de constelar en una palabra su deseo para este año. Es muy importante además cuando se pide algo pedirlo ya, pues Aladino es bastante despistado si se le da la oportunidad de procrastinar.

Nota liminar.-

Este post ha sido escrito después de leer los once pasos de la Magia de Jose Luis Parise que a modo de bibliografia o videografia subiré en el proximo post

“Eso”

Del mundo sólo nos es dado percibir sus secciones

Ouspensky

La primera vez que me pasó “eso” me asusté. La segunda vez casi me pasa desapercibido. En la tercera ocasión traté de encontrarle un significado, no lo encontré. La última vez me limité a disfrutar de “eso” y renuncié a comprenderlo, más aun renuncié a describirlo.

Hoy después de varios años me decido a escribirlo por si a alguien le pudiera aprovechar y también -justo es decirlo- porque el hombre tiende a poner en palabras, a comprender racionalmente o a escribir para saber cómo piensa. No sé si lo conseguiré pues cuando tratamos de poner palabras a aquello que no puede nombrarse (es por eso llamado lo inefable) corre el riesgo de no ser tomado en serio o peor: de que la descripción resultante sea banal y tan alejada de la experiencia real que resulte en una calcomania intrascendente o en algo exagerado, esperpéntico o atemorizador.

¿Pues cómo traducir en palabras ese instante de júbilo, de felicidad inexplicable que no responde a ningún dato objetivo de la realidad, que no puede asociarse con nada concreto?. No se trata de una comprensión súbita al estilo del insight, es más parecido al éxtasis. Pero tampoco es un éxtasis propiamente dicho pues no va unido a imágenes, ni a recuerdos, no hay memoria, ni existe aquella quietud que describen los místicos con el nombre de arrobamiento o “pajarismo” y que invoca una contemplación preñada de quietud o de estrechamiento del campo visual. Al contrario, es una experiencia sensible pura, sin cognición, ni memoria y que no impele a conducta alguna. Ningun observador podria apercibirse de que “eso” está ahora en mi. Pues uno sólo puede saber algo de “eso” cuando eso está en él, desafortunadamente la mayor parte de las personas reaccionan como yo al principio de todo, con miedo o con indiferencia.

Se trata pues de una experiencia que sólo puede vivirse en primera persona (como todas las experiencias) pero que a diferencia de las experiencias comunes no puede comunicarse pues no existen consensos sobre ella. No es tener la mente en blanco, no es un bloqueo, ni un ataque epiléptico, no es una convulsión ni un dejà vu ni una de esas sincronicidades- coincidencias significativas- que a veces nos parecen bien siniestras o bien maravillosas; quizá la palabra “rapto” o “paroxismo noético” pudiera describirla mejor que cualquier otra palabra, es una degustación de algo desconocido como un sabor, un olor o una textura exótica o inusual – a pesar de no ser algo perceptual- como si ese algo hubiera penetrado en mi por unos instantes y que se desvanece raudo, tan veloz que no hay tiempo suficiente para atraparlo.

Y lo peor que podemos hacer cuando “eso” nos penetra es pretender atraparlo pues apenas lo intentamos se desvanece.

Todo lo sagrado se desvanece apenas tratamos de verle el rostro tal y como nos contó Virgilio. Por alguna extraña razón lo sagrado se nos muestra siempre de espaldas.

Nuestra primera intención es atraparlo para diseccionarlo, para volverlo a evocar a voluntad, para entender, para comprender cómo “eso” hace para -inesperadamente- tomarnos como rehenes, como fuente parásita de sus emisiones, como si el cerebro fuera una antena, un repetidor de una secuencia que procede de otro tiempo y lugar tal y como Sheldrake nos contó.

Hay que estar advertido para que cuando “eso” vuelva no pretender enjaularlo cognitivamente en una interpretación. “Eso” no tiene sentido ni mucho menos significado, sino que es la fuente de todos los sentidos y de todos los significados. Es por ello que se resiste a cualquier interpretación, más aun: nosotros los humanos carecemos de un sistema de referencia para entenderlo es por ello frecuente que muchas personas que han sido puestas en contacto con “eso” enloquezcan y comiencen a elaborar poderosos e irracionales sistemas de pensamiento que esclarezcan la sustancia de “eso”. Ningun delirio lo logrará, y parece que la mejor estrategia cuando “eso” llega, si es estando despiertos que obturemos su presencia con el ruido del mundo, eso hacen las personas sagaces o cuerdas. Más dificil de dominar a través del ruido es cuando “eso”aparece en los sueños, ahi sólo tenemos dos opciones: despertar o contemplarlo, si usted opta por está ultima acción hágalo -tal y como recomendaba Shakespeare- como desde la cabeza de un alfiler, sólo es necesario una pequeña apertura, un hilo de luz.

Pero hasta llegar a estas conclusiones hube de buscar, fue asi como supe que “eso” habia dado lugar a sublimes creaciones de la conciencia humana: pasajes poéticos, misticos, cientificos, espirituales y artisticos de lo más variado. Supe así que “eso” no sólo se me habia sucedido a mí sino que era una experiencia conocida por muchos que me precedieron -y también en ciertos de mis coetáneos- en la intuición de que “eso” era una manifestación de la Totalidad, algo que procede de otra dimensión donde nuestros conceptos espacio-temporales no sirven: la totalidad es una singularidad fisica. Es por eso que muchos no emplean el pronombre neutro que yo mismo inventé sino que existen denominaciones diversas del mismo concepto: hasta los hindués definen al Brahman como esa matriz, esa Unidad de donde procede nuestro universo sensible.

Lo cierto es que “eso” o bien no se presenta a todas las personas con la misma intensidad o bien existe algo en las personas que tienden a escotomizarlo, fue por ello que pregunté a Garnier-Malet acerca de la posibilidad de que Eso fuera en realidad una apertura temporal. Garnier Malet es de esa opinión pues la idea procede de su propia experiencia y es además fisico. Pero también pregunté  a Julian Huxley que mantiene una teoria más próxima a la de la creación del mundo a partir de esa singularidad que llamamos Big Bang, para él lo que explotó es precisamente un orden completo, una simetría. El universo que percibimos seria entonces una sección tridimensional de aquella simetria perfecta (aqui hay una figura de esa sección).

Pero nuestra asimetria tiene rendijas y tiene orificios por donde se cuelan proyecciones -sombras- tetradimensionales de aquella simetria, de aquel Todo que perdimos y que muchos de nosotros presentimos y añoramos como Real a través de esas experiencias periódicas de fusión que no necesariamente implican percepciones o agenticidad corporal ni siquiera actitudes extáticas.

Lo conocido y sensible, lo desconocido o sagrado, lo numénico o lo inefable se comunican a través de ciertas experiencias como “eso” se me presentó a mi mismo.

Y no hay más remedio que hablar pero ya he renunciado a comprender.

Fue precisamente aqui en este video de Carl Sagan donde entendí la verdadera naturaleza de “eso” o al menos los mecanismos que utiliza para entrar en nuestro mundo:

Y para aquel que insista en ponerle nombre a “eso”, le dejo esta cita de Jorge Luis Borges, uno de los escritores que más se han aproximado a través de las palabras a la esencia de “eso” junto a Edgar Allan Poe.

“Entonces ocurrió lo que no puedo olvidar ni comunicar: ocurrió la unión con la divinidad, con el universo (no se si estas palabras difieren). El éxtasis no repite sus simbolos”.

Jorge Luis Borges. “La escritura de Dios”

Supermodelo 2007

zapato.jpegDicen que es un concurso para elegir a una top model, pero en realidad no es más que un pretexto para montar un reality show con ingenuas aspirantes a independizarse de su madre aunque con muy poquita vocación y menos empuje.
Se trata de un magnifico escaparate no tanto para la moda sino para la psiquiatría o mejor dicho para observar como en un laboratorio a veinte chicas conspirar unas contra otras para no resultar ser nominadas la próxima semana: este es el objetivo sobrevivir y perder meses de BUP . Pero ¿cómo hacer?
chicas2.jpegHay patitos feos que van de patitos feos y que sobrevivirán simplemente porque son encantadoras para la pantalla y dan mucho juego televisivo (es el caso de una tal Raquel), hay maleducadas que apenas saben hablar como una valenciana llamada Paula (que de valenciana no tiene nada a juzgar por su acento) y que también dará juego como “la mala del grupo”, hay las reivindicadoras que son expulsadas ya el primer día porque no sirven como modelo de identificación salvo para los paranoicos. Y también existen las que se pasaron de listas y ni siquiera asomaron un perfil caracterológico definido, también fueron expulsadas, ellas las anodinas o simplemente las reservadas..
¿Qué es lo que buscan los profesores de tan magistral invento televisivo?
bragas1.jpegLo de menos es encontrar una modelo, lo que interesa es el espectáculo a propósito de una academia de modelos, ver qué se cuece dentro, ver qué comen (pizzas y patatas fritas), “esas niñas no saben comer” adujo un experimentado nutricionista, ver cómo resisten la “cruel disciplina amañada” de un lugar donde necesariamente hay que convivir y con reglas y limites bien diseñados, ver como se cambian las bragas, esas cosas ¿un cuartel? Sólo una benigna simulación demasiado dura para quien nunca ha tenido disciplina alguna, solo las lágrimas son de verdad aunque excesivas y omnipresentes. La mayor parte de ellas fracasarán por nostalgia y el resto por autosuficiencia, allí en ese siniestro lugar llamado pomposamente “academia” aprenderán que son como “lienzos en blanco” es decir que no son nada sino maniquíes, conjuntos vacíos, “no se mueve un pelo, no se mueve la mirada”, como cadáveres andantes, fetiches inventados por homosexuales sobre las cuales los modistos y la industria montarán su particular tinglado, ellas sueñan con ser modelos aunque nadie – ni ellas mismas- saben por qué, quizá por que lo vieron en televisión y ya se cansaron de ser las niñas monas de su pueblo, y no poder con el tercero de ESO a pesar de las regalías del estado, es por eso que buscan –digo yo- trascender y que se las vea más allá de sus campanarios, como lo que son, piernas largas y culos apenas autónomos de sus madres, que las comprenden y las apoyan, eso si “porque es su sueño”.
profesoraestilismo.jpegLos profesores navegan en el concurso a base de histrionismo y de un exhibicionismo vacuo, del mismo modo navega Judith Mascó, una presentadorajudith-masco.jpeg improvisada que emula al ama de Sacher-masoch -Wanda- con sus preguntas, comentarios y actitudes mal fingidas “dentro del guión” y haciendo aguas en una improvisación entre heroína hegeliana y modelo de academia jubilada.
Lo dicho un laboratorio de hiperrealidad, en el casting ya descartaron a bulímicas y anoréxicas pero al final ganará la mas flaca, la más inculta y la más manejable como en la anterior edición.

mariajose.jpeg

Se trata de un programa “verde” y deshonesto, no apto para menores, no porque contenga escenas de sexo o violencia sino por algo peor: porque contiene el discurso del sexo y de la violencia en estado preconceptual, así no puede ser ni siquiera discriminado y parece un programa de esos que se ven en familia. Pero en realidad no hay que llamarse a engaño, de lo que se trata es de emular a estas muñecas japonesas prefabricadas, pero antes hay que explotarlas y que den algún juego en la televisión, después se tiran:

Y el Bachiller colgando.

sexualdolls.jpg

El espacio otro

El universo carece de bordes pero el universo a escala humana, ese que percibimos contiene bordes tanto externos como internos: en ese segmento se situa nuestro campo de conocimiento de la realidad-real, aquello que sabemos y conocemos, en ese campo se situa el juego humano del conocer que se apoya firmemente en esa realidad-real a la que atribuimos “existencia en si” independiente de nuestra mirada y ajena a nuestra voluntad. Pero las cosas no son exactamente así porque esos bordes pueden achicarse o ampliarse a partir de ciertas operaciones biocognitivas , por ejemplo las que podemos conseguir con drogas psicoactivas.Y porque el espacio en cierto modo es un constructo de nuestros sentidos, un constructo que atrapa casi en exclusiva a nuestra conciencia a través del señuelo de nuestros sentidos, verdaderos arpones que consumen casi toda nuestra conciencia y casi continuamente.

Foucault acuñó el termino “heterotopia” para señalar aquellos elementos que sin pertenecer a una serie similar aparecen juntos, como en estos cuadros de Magritte: el león y el espectador alado del puente, el hombre del bombín y la luna, el retrato del hombre con rostro de hamburguesa, la imagen reflejada en el espejo de manera imposible.

magritte-leon.jpg

magritteespejo.jpgmaestrodeescuela.jpgmagritteconsume.jpg

La sensación que provoca la contemplación de estas imágenes en el espectador es de haber dado de bruces con lo siniestro, es decir con una verdad que se nos ocultaba por demasiado familiar: que el espacio es algo mucho menos compacto de lo que creiamos, como si una jirafa a partir de un Eureka un buen dia se diera cuenta de que esta pisando a un conejo, ambos comparten un mismo espacio-tiempo pero al vivir en distintos ecosistemas pueden no darse cuenta de que en realidad están en el mismo lugar y en el mismo momento. La jirafa y el conejo viven vidas simultáneas aunque alienadas la una de la otra, se ignoran puesto que no interfieren ni compiten por los mismos recursos, comparten dimensiones y temporalidad, ¿pero saben el uno del otro?

La poesia es la madre de toda la hiperrealidad puesto que sólo la poesía está completamente liberada de todo empirismo y no es de extrañar que la heterotopia forme parte -junto a la metáfora- de ese juego de textos y pretextos que el poeta emplea para “poner juntas aquellas cosas” que para el resto de la humanidad van separadas o funden mal.

Joaquin Sabina escribió esta canción llena de este tipo de comparaciones inefables que provocan las heterotopias. “Asi estoy yo sin ti” se titula esta canción. Y en cada verso hay un ejemplo de hiperrealidad

Extraño como un pato en el Manzanares,
torpe como un suicida sin vocación,
absurdo como un belga por soleares,
vacío como una isla sin Robinson,
oscuro como un túnel sin tren expreso,
negro como los ángeles de Machín,
febril como la carta de amor de un preso…
así estoy yo, así estoy yo, sin ti.
Perdido como un quinto en día de permiso,
como un santo sin paraíso,
como el ojo del maniquí,
huraño como un dandy con lamparones,
como un barco sin polizones…,
así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Más triste que un torero
al otro lado del telón de acero.
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.
Vencido como un viejo que pierde al tute,
lascivo como el beso del coronel,
furtivo como el Lute cuando era el Lute,
inquieto como un párroco en un burdel,
errante como un taxi por el desierto,
quemado como el cielo de Chernovil,
solo como un poeta en el aeropuerto…
así estoy yo, así estoy yo, sin ti.
Inútil como un sello por triplicado,
como el semen de los ahorcados,
como el libro del porvenir,
violento como un niño sin cumpleaños,
como el perfume del desengaño…,
así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

 

Más triste que un torero
al otro lado del telón de acero.
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.
Amargo como el vino del exiliado,
como el domingo del jubilado,
como una boda por lo civil,
macabro como el vientre de los misiles,
como un pájaro en un desfile…,
así estoy yo, así estoy yo, sin ti.
Más triste que un torero
al otro lado del telón de acero.
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Para aquellos que quieran disfrutarla en vivo y en directo:

Flatlands

“…nada nace y nada muere; solamente se nos representa así porque no vemos sino las secciones de las cosas. En realidad el círculo de vida es sólo la sección de algo y ese ALGO sin duda existe antes del nacimiento; es decir, antes de su aparición en el círculo de nuestro espacio y continúa existiendo después de la muerte; es decir, después de su desaparición del campo de nuestra visión”. (Ouspensky)

De existir la hiperrealidad se situaría en una cuarta dimensión, del mismo modo sucedería con el hipercuerpo o el hiperespacio, constructos teóricos que no pueden entenderse desde nuestra perspectiva de tres dimensiones.

Edwing Abott escribió una novela profética casi hace 100 años llamada “Flatlands”, que en castellano podemos traducir como “Planilandia”. Este universo habitado por sujetos en dos dimensiones y que viven en el plano han alcanzado un cierto desarrollo científico, hasta que un dia son visitados por especímenes que viven en tres dimensiones (como nosotros), los cientificos de Flatlands tratan de explicarse determinados fenómenos incomprensibles, puesto que en su universo y su percepción- diseñada para las dos dimensiones- no es posible percibir a seres que presentan una dimensión adicional. De ellos solo pueden apresar ciertos contornos, las sombras.

escanear.jpg

Ilustración del libro de David Peat “Sincronicidad”

Como puede observarse en esta figura, si en ese universo plano cayera esta pipa, sus habitantes sólo podrian percibir la huella o intersección de la pipa en el plano mientras cae o se desplaza, hasta desaparecer. Una huella ininterpretable, misteriosa y de alguna forma un enigma para ellos y sus cientificos que no pueden ver o percibir esa tercera dimensión. Una huella que sería fácilmente descrita como una casualidad.

A veces eso pasa en nuestra casa, como estas extrañas figuras que se generan en los campos de cereales de Inglaterra, ¿son las huellas de visitantes de otra dimensión?

paranormal2.jpg paranormal-1.jpg

Nos pasa como a los cientificos de “Flatlands”, no tenemos explicación para ello, ¿son casualidades o quizá fraudes?

¿Qué sabemos de esa cuarta dimensión?

Un hipercubo es una figura que nosotros tampoco podemos ver, pero que es posible pensar e imaginar gracias a las matemáticas y a ciertos benéficos y generosos usuarios que nos lo desgranan para hacerlo más y más fácil de entender. El hipercubo sería pues un cubo de cuatro dimensiones, un cubo en movimiento. Si visitas este enlace verás como a la izquierda aparece un hipercubo que es en realidad un cubo desplazándose al azar dejando como una estela en su trayectoria. El hipercubo sería el resultado del desplazamiento aleatorio de un cubo sólido a través de la cuarta dimensión, esa 4ª dimensión no puede ser otra sino el tiempo, pero contiene una novedad:el cubo está delante y detrás al mismo tiempo, arriba y abajo, porque el hipercubo está presente en todos y cada uno de esos instantes en que se descompone el tiempo, al menos para hacerlo apreciable a la vista humana. En esta web puedes construir tus hipercubos de Rubik. Y en esta otra hay un modelo para armar hipercubos como el de Dali.

La pregunta después de saber qué es la cuarta dimensión y de haberla visto encarnada en un cuerpo sólido -euclideo- como el cubo es ¿existe un equivalente en el cuerpo?¿Es el hipercuerpo la cuarta dimensión cayendo sobre nuestra percepción de tres dimensiones?

No cabe ninguna duda de que el crecimiento es un buen ejemplo de ese desplazamiento del hipercuerpo humano a través del tiempo. No podemos verlo, pero podemos saber que un ser humano crece sobre todo después de pasados los años o simplemente mirando fotos, no cabe duda de que cambiamos aun siendo los mismos y aunque no llegamos a constituirnos en seres tetradimesionales conservamos esa huella, esa sombra, conservamos sus contornos. Tanto el crecimiento como la maduración son los equivalentes a las sombras de la cuarta dimensión operando sobre lo corpóreo y sobre lo mental. Cómo tambien la involución o la regresión representan el mismo movimiento hacia atrás de cuerpo y mente.

Esta y otras preguntas metafísicas puedes responderlas mientras ves esta importante pelicula sobre este género que unos llaman ciencia ficción pero que yo prefiero llamar hiperrealidad. Se trata de Cubo 2, Hipercubo

En este video puedes ver un habitaculo hipercubico desde dentro, como si habitarás en él, mejor dicho como si estuvieras preso en él.