El curador de contenidos

portada-el-content-curator

Siempre me habían dicho que mi mente era como una licuadora, otros hablaron de pensamiento lateral, otros de heterodoxia, pero he tenido que escuchar una ponencia de @paulatraver en Gandia 2.0 para saber que lo que soy en realidad es un curador de contenidos. Un “content curator” por decirlo en inglés que es el idioma en que se inventó el término.

Un término que acuñó un tal Rohit Barghava que tiene una web con manifiesto y todo. y donde supone que el curador de contenidos es una ocupación con mucho futuro, que nunca podrán hacer las maquinas. La robotización no es pues una amenaza para nuestro curador de contenidos.

¿Pero por qué curador de contenidos? ¿Es que los contenidos están enfermos?

Bueno, los contenidos no pueden enfermar pero pueden ponernos enfermos de tanto contenido que circula por la red, tanto que ya es necesario que existan profesionales que se dediquen a organizar ese aluvión de información que amenaza con enterrarnos vivos y que llamamos infoxicación.

El curador de contenidos seria pues un profesional que se dedica a organizar esa información, pero con ciertas diferencias a como lo venían haciendo aquellos empleados de bibliotecas con manguito y flexo.

Las cuatro eses.-

4 eses

Search.- Significa “buscar”, y es algo que todo el mundo puede hacer desde que Google puso en nuestro camino su celebre buscador, pero es obvio que no vale cualquier búsqueda, hay que saber qué estamos buscando. Por ejemplo os hablaré d mis áreas de interés: “neurociencia”, “psiquiatría”, “psicología evolucionista”, “psicoanálisis”, “psicología”, “evolución”. Se trata de etiquetas que operan como buscadores en cualquier plataforma diseñada para tal fin. Busca esas etiquetas de tus áreas de interés y comienza a hacer búsquedas primero de forma grosera, mas adelante ya refinarás los resultados.

Select.- Significa “seleccionar” y esta es probablemente la tarea mas “profesional” de nuestro curador. Para seleccionar es necesario ser al mismo tiempo un experto en aquello que se busca pues de lo contrario lo banal puede estropearnos nuestra curación. Si no eres un experto en alguna parcela de conocimiento no podrás tener el criterio necesario para separar el grano de la paja y precisamente por eso las máquinas del futuro no podrán quitarte el sustento.

Este blog de Pablo Malo (@pitiklinov) es el “dorado” de la psicología evolucionista en castellano y uno de mis blogs de cabecera, en él encuentro no sólo las ideas y los temas que más me pueden interesar sino una amplia bibliografía de temas a consultar junto con ese gran invento que es el hyperlink que nos lleva siempre hacia territorios inhóspitos.

Sense making.- Dotar de sentido a  nuestro hallazgos es quizá la parte mas creativa e innovadora de nuestro curador. No se trata de juntar ideas o hallazgos de otros sino de -a partir de nuestra selección-  aportar nuestra propia visión del tema que llevemos entre manos. En este sentido el “blog de blogs” es decir la selección o recolección  de materiales diversos no cumpliría este criterio de “dotar de un sentido nuevo” y por tanto no será curación de contenidos, tampoco las noticias de un periódico cumplen esta condición y más aun: las noticias operan en un sentido contrario: no admiten la interpretación del periodista cuyo trabajo está mas cerca de la fidelidad a los hechos que a sus interpretaciones.

La hermenéutica empasta mal con el periodismo al menos en su versión más tradicional de informar sobre lo que sucede en el mundo siendo lo más objetivo posible sobre los hechos a comunicar.

Share.- Esta ultima condición es probablemente la novedad que ha introducido Internet en esta tarea -por otra parte conocida de selección e interpretación- que es la herramienta de cualquier experto que escribe un articulo sobre su especialidad. La novedad es que todo este proceso de “curación de contenidos” tiene como propósito el hecho de compartir. Si nuestro trabajo no se comparte y además de forma gratuita no podemos hablar de curación. Devolver a la red lo que es de la red.

Compartir cambiará el mundo y nuestra mentalidad a largo plazo, pero antes tendremos que librar una dura batalla contra las patentes, los derechos de autor y la censura, los monstruos que acechan a la red.

Pues compartir es lo que hace crecer exponencialmente el conocimiento pero precisamente este crecimiento exponencial es el que hace cada vez más necesario el “curador e contenidos” a fin de que la jungla de datos no invada nuestros cerebros y lo parasite como un germen llevándonos al marasmo. Las máquinas nunca podrán tener ese “dador de sentido” que es el cerebro del experto diseñado precisamente para operar “a prueba de fallos” y de tolerar fallos en su procesamiento. La máquina nos puede ayudar a proveernos de información pero el segundo y el tercer paso son puramente humanos.

 

Bibliografia.-

El blog de Paula Traver

Los contents curators

 

 

 

 

 

Redes gramscianas

odio

Ayer cayó en mis manos este aritculo titulado ¿Cómo la homofobia se convirtió en una palabra?  que habla de palabras, más concretamente de la palabra “homofobia”. Y habla sobre todo de una investigación que se llevó a cabo ya hace tiempo sobre la condición homosexual y como consiguió revertirse este fenómeno que según el autor provocaba entre los homosexuales vergüenza, culpa,  auto-odio y secretismo.

Lo cierto es que la homosexualidad es una condición neutra que no implica peligrosidad alguna entre sus practicantes y sin embargo es una condición perseguida y condenada sobre todo por las religiones y casi todos los gobiernos autoritarios. La pregunta que se hace el autor es ésta, ¿como puede explicarse esta persecución a una población que por otro lado es inofensiva?

A los homosexuales no solo se les odia, sino que se les teme, concluye Weinberg.

Hay una asociación entre homosexualidad y pederastía yel imaginario colectivo les considera “pervertidores de eniños”   a pesar de que hoy sabemos de que la mayor parte de ofensas a los niños por parte de adultos proceden de heterosexuales bien conocidos por ellos. Otra posible explicación es la infecciosa. Las personas suelen comportarse con los homosexuales como si se tratara de una enfermedad contagiosa, evitándoles y segregándoles. No cabe duda de que aun hoy la mayor parte de la población considera la homosexualidad como un vicio, una condición enfermiza, algo que en cierta forma puede elegirse y que por tanto puede abandonarse a voluntad.

No cabe duda pues de que hay un rechazo social de la homosexualidad.

¿Por qué nuestros abuelos no conocian la palabra homofobia?.-

La palabra homofobia es un invento reciente y con eso no quiero decir que el rechazo a los homosexuales no sea algo bien conocido desde la antigüedad (y dependiente de las culturas), pero la palabra “homofobia” es un neologismo que añade alguna cosa al simple rechazo de antaño. La palabra “homofobia” añade una suposición: la de que es algo patológico, el sufijo “fobia” la emparenta con las enfermedades mentales, y sirve para señalar, para estigmatizar a los homofóbicos. Ser homófobo es hoy un defecto moral, un crimen social como antaño fue ser homosexual.

¿Como se logró esta inversión?

Antonio Gramsci (1891-1937) fue un periodista, escritor e ideólogo comunista italiano que pasó buena parte de su vida en la cárcel y que tuvo mucho tiempo para pensar, tanto que en realidad fue el inventor del neolenguaje, a pesar de que se tuvo en Orwell un precursor. La idea fundamental de Gramsci es en realidad muy lacaniana: si logramos cambiar a través de las palabras el significado de una anterior -aunque conservando algo de su esencia-, modificaremos su sentido a nuestra conveniencia.

Una especie de traslación, de phoroi o de mudanza entre un significado viejo y su permuta por otro nuevo. Algo asi como una metáfora, sin intención poética sino de perversión del lenguaje y del sentido de las palabras.

Recordemos el concepto gramsciano de “hegemonía”:

“Hegemonía es un conjunto de ideas dominantes presentes en la sociedad, a las que la gente da un consentimiento aparentemente natural. La hegemonía manda, no por poder coercitivo económico o político, sino a través de un discurso, o a traves de significados con el que logra un consenso libre y cómplice”.

O lo que es lo mismo si logramos cambiar el discurso y sus significados es posible cambiar el poder de manos. Necesitamos pues una nueva “hegemonía”, en el caso de Gramsci, el ascenso del proletariado al poder. Y para cambiar ese discurso hace falta agitación social, es decir repetir hasta el paroxismo esos nuevos significados a fin de socavar la linea de flotación del poder constituido.

Esta es la idea fundamental de la teoría política de masas que según Gramsci sustituiría paulatinamente a la vieja clase dominante por una clase nueva, que naturalmente y con todo el derecho del mundo barrería a la antigua, lo que no dice Gramsci es qué sucedería en el futuro con esa clase de nuevo poder que una vez establecido tendería a comportarse como el anterior, con formas tiránicas, no hay que olvidar que Orwell era un comunista que escribió 1984 después de su experiencia en España durante la guerra civil. Orwell no hablaba de oídas, estaba hablando en su libro del comunismo real.

Lo que importa comprender en este momento es que, efectivamente el lenguaje tiene diversos niveles de consciencia. Las palabras no son nada neutrales y nos cambian la percepción que tenemos de las cosas. Todos sabemos como los políticos hacen uso malabar de esta propiedad de las palabras, de sus acepciones y sustituciones, de sus desplazamientos, mudanzas y semejanzas; baste recordar que los “recortes” son “ajustes presupuestarios” que la construcción de bloques de cemento en las playas son “crecimiento sostenible”, que el aumento del precio de la energía eléctrica es en realidad “un déficit tarifario” o que el referendum de independencia es simplemente el “derecho a decidir”.

Pero este neolenguaje del telediario es en realidad “pecata minuta” si lo comparamos con el “agit prop”, con la agitación que ciertas ideologías llevan a cabo con percepciones más cercanas a la identidad, a la mismidad por así decir. Y no cabe duda también de que si Gramsci tuviera twitter tendría el valor añadido de la agitación en las redes, más que eso parece que las redes se han vuelto gramscianas y que la inversión de las palabras ha logrado cambiar el discurso de manos.

Todos podemos ser homófobos, pero solo los homosexuales pueden ser homosexuales.

Hipernormalización

Adam Curtis es un documentalista y escritor británico que suele plantear en sus composiciones visuales contundentes y controvertidas opiniones acerca de cuestiones sociales y políticas, mezclando entrevistas, imágenes de archivo, o cortes de informativos y mezclar estas imágenes con una voz en off de un narrador omnisciente, todo ello aderezado con una banda sonora de lo más concordante con sus teorías que suelen alinearse con las  teorías conspiranoicas (todo está conectado con todo) aunque contienen ciertas novedades con las conspiraranoias tradicionales: Curtis cree que las versiones del mundo en las que cree la gente, por ejemplo la existencia de extraterrestres en realidad están dirigidas desde los gobiernos para ocultar el manejo y ensayo de ciertas armas de alta tecnología.

En realidad la gente está dispuesta a creer cualquier cosa siempre que sea algo fácil de entender, que sea simple y que no desafíe demasiado su pereza mental. Es por eso que ya no se hace la guerra para vencer sino para confundir al personal respecto del propósito de la guerra. ¿Alguien puede comprender quien guerrea en la guerra de Siria y por qué? ¿Cuantos bandos hay o que hace Rusia y Turquia en esa guerra diciendo y desdiciéndose  al día siguiente de su presencia en ese país?

El que se atreva a visionar completo este documental que dura mas de dos horas, acabará comprendiendo las razones históricas de esta guerra pero sobre todo aprenderá mucho sobre estrategias de propaganda, de guerra y de ficciones bélicas destinadas como en la novela de Orwell a mantener un sistema económico de guerra, el miedo y la incertidumbre en la población. Y conocerá a Kurkov (el cardenal gris) que es probablemente después de Goebbels el que más sabe de esto de construir ficciones. Ficciones para desestabilizar y ganar influencia. No en vano es un hombre de teatro que llevó las técnicas del teatro de vanguardia a la política.

El término hipernormalización procede de una novela de Alexis Yurnack y se refiere al hecho de que en la Rusia antes del colapso soviético y aun sabiendo que se dirigían hacia un colapso del sistema, nadie, ni en su ciudadanía ni en sus élites fueron capaces de pensar una alternativa para después del colapso. En lugar de eso los ciudadanos prefirieron tomar prestados ese mundo en miniatura, ese mundo de ficción en el que vivirían, un mundo simplificado donde las cosas parecen reales aunque todo el mundo sabe que son falsas. En realidad el término es muy parecido al término “alienación” de los filósofos de la escuela de Frankfurt si bien en una versión postmoderna y donde la viralización de las redes sociales son capaces de convocar a muchas personas (como sucedió en la primavera árabe) pero no tiene capacidad de liderar ni de pensar en ninguna alternativa. El alienado no sabe que le están engañando pero el hipernormalizado si lo sabe.

Con todo me parece que uno de los hallazgos del documental es la idea de que somos incapaces de discriminar a los buenos de los malos en este simulacro que llamamos realidad. Los disidentes, los contestatarios, la izquierda en general, el movimiento feminista o los opositores al sistema son en realidad quienes le mantienen. ¿Alguien podría pensar que cuando John Lennon escribió Imagine, en realidad estaba escribiendo un himno para los poderosos del mundo? Esos que buscan lo mismo que él, un mundo sin países, sin fronteras, sin posesiones, sin religión. La utopía hippye al servicio de las élites globalizadoras.

Aqui os dejo el documental de Adam Curtis, merece la pena visionarlo.

¿Son democráticos los partidos democráticos?

asamblea

La democracia es un invento griego que ha sufrido a lo largo del tiempo muchas interpretaciones y grados de complicidad entre ciudadanos y gobernantes. Lo cierto es que no existe un consenso universal en la forma aunque si en el fondo de la cuestión.

La democracia puede definirse por el gobierno del pueblo, aunque esta palabra “pueblo” sea una entelequia que unos y otros secuestran periódicamente para justificar sus tentaciones autoritarias.

La verdad es que la democracia es un buen invento para oponerse a la tiranía, ese concepto tan robusto que no vale la pena definir pues todo el mundo sabe a qué nos referimos. Sin embargo muchas veces la tirania se disfraza de democracia y ahi está el problema. No es raro que las antiguas repúblicas soviéticas y otras de su entorno politico bautizaran a sus sistemas de gobierno como “democracias populares” o “bolivarianas” para oponerlas al concepto de “democracias liberales” que son en definitiva las formas de gobierno en qué estamos insertados en Europa. Hasta el régimen franquista inventó su propia forma, “democracia orgánica” la llamaban.

Lo que define a una democracia liberal “sensu estricto” son estas tres variables:

  • Existencia de partidos politicos.
  • Prensa libre.
  • División de poderes.

Si nos pusieramos rigurosos lo cierto es que pocos paises de nuestro entorno pasarian el filtro.

De manera que las democracias que conocemos tienen muchas cosas que mejorar y otras que deben ser  sustituidas, una de ellas es quizá y digo solo quizá , la participación democrática de los ciudadanos.

El viejo eslogan de un hombre un voto tiene algunas falacias y nos enfrenta al problema de la representatividad.

Qué es una asamblea.-

Una asamblea es un lugar de toma de decisiones, sean estas politicas, administrativas o de simple gestión del dia a dia que tiene como objeto a una determinada población, usualmente toda ella y que ha ido tomando forma en los derechos de los pueblos de una forma tradicional, concejos abiertos, tribunal de aguas, etc. Se trata de una forma de organización donde todo el mundo tiene voz, y el voto es el ultimo recurso cuando no hay acuerdo. Diriamos que las decisiones asamblearias se toman por aclamación o por mayorias significativas, brazo o voz en alto.

Muchas organizaciones profesionales aun funcionan con este metodo, aunque con algunas trampas  de las que hablaré más abajo y que podriamos bautizar como “el poder del aparato”. En teoría la asamblea es soberana, pero en las democracias formales las asambleas -la democracia directa- ha ido en caida libre y todos los parlamentos democráticos han sustituido la participación ciudadana, muy dificil de encajar en el mundo actual con la representación indirecta, la democracia a través de mediadores, usualmente llamados diputados.

Las asambleas son, sin embargo, muy utilizadas en dos clases distintas de situaciones: 1) cuando el liderazgo es débil y no quiere mojarse en la toma de decisiones comprometida, un caso paradigmático de este tipo de situaciones lo acabamos de ver en Cataluña y con Baños el lider de la CUP. 2) Se delega en la asamblea para que salga precisamente lo que el lider quiere que salga.

A la gente le gusta que tengan en cuenta su opinión en la toma de decisiones complejas y donde nada pueden aportar pues no están lo suficientemente capacitados para ello. Es por eso que las decisiones asamblearias tienden a ser corregidas inmediatamente. Los partidos politicos que son instituciones nada democráticas y que funcionan al modo estalinista suelen promover “primarias”, en dos tipos de situaciones, 1) cuando quieren hacer fracasar a un candidato (vease  Almunia o Borrell) o 2) cuando no hay mayoria suficiente para imponer uno, como ha sucedido con Sanchez al que ahora todos quieren apartar.

Pues de eso se trata: los lideres se imponen, no se pactan, ¿quien le tosía a Felipe Gonzalez? Las primarias en los partidos suelen ser una estafa si bien a los militantes de los mismos les gusta suponer que han elegido al mejor. Y no hay nada que demuestre esta suposición. Lo cierto es que cuando hay primarias en un partido suele salir siempre lo peor de cada casa.

Pues existen tambien los pucherazos, no cabe duda de que el “aparato” tiene todo el poder cuando convoca una consulta. Hay dos grandes trampas que suelen usarse de forma combinada. La primera es el censo.

El censo puede manipularse recortarse o inflarse según la querencia de la dirección. Me gustaria saber donde está el censo de militantes de un grupo asambleario como Podemos que ni sedes tienen, ni por supuesto listados u ordenadores. Su escasa capacidad administrativa señala en la dirección de que no necesitan organizarse y les basta con una asamblea callejera para decidir qué dirección van a tomar. De ahi,  mareas y quejas continuas de sus socios aqui y allá. No hay partido y cuando no hay partido todo es lider. El partido no deja de ser un engorro.

La segunda trampa es la convocatoria. Se trata de hacer llegar tarde y mal las convocatorias a los militantes de manera que cuando les llegue la notificación sea demasiado tarde para organizar la oposición. El aparato sabe perfectamente quien no debe acudir a las asambleas. E incluso hay técnicas “leninistas” para reventarlas si hiciera falta.

Lo aprendimos en la Facultad y fueron los comunistas de entonces quienes nos lo enseñaron. Los de ahora, los comunistas de nuevo cuño, los “leninistas de rostro amable” al decir de Monedero, hacen un poco lo mismo solo que ahora disponen de las redes sociales para hacer agitación y propaganda  que se tiñe de obstruccionismo cuando de lo que se trata es de hacer gestión y llegar a acuerdos sensatos.

Dicho de otro modo: el asambleismo es una chapuza trasnochada ya en todos sitios y que se mantiene solo para sostener la falacia del “pueblo”, esa entelequia que da soporte a los cibertiranos y a la que apelan cuando tratan de subvertir el orden establecido.

Y no funciona porque en realidad la asamblea es una orgía de autoreferencia. No hay dos personas que piensen igual sobre nada y eso sin contar los intereses personales, la edad y las circunstancias de cada cual. No es posible encontrar a dos miembros de una asamblea que defiendan la misma idea. Una asamblea es un coro de grillos, un canto al individualismo y a la fragmentación. La libertad no es una reunión interminable.

Es por eso que se inventaron los partidos tradicionales.

Un partido es un atractor ideológico que funciona en la convicción de que no hay dos correligionarios que piensen igual. Es por eso que en el PP existen católicos fundamentalistas y socialdemócratas bajo el mismo paraguas. Lo mismo sucede en el PSOE con los criptonacionalistas y los cristianos. No es necesario comulgar con todas y cada una de las decisiones de sus líderes para estar integrado en uno de ellos. Los partidos tradicionales fomentan la integración a través de ese imaginario que es la ideología mientras que los asamblearios lo que hacen es glorificar la diferencia a sabiendas de que rotos y descosidos pero juntos -aunque sea por el rencor- es el mejor cemento para que pueda emerger un caudillo.

Pues de eso se trata. La mentira de que los partidos son democráticos (cuando no pueden serlo de ninguna forma) prepara el  camino para la mentira colectiva del poder de decisión de las asambleas que son las que en definitiva aglutinan los sentimientos más poderosos para que emerjan lideres carismáticos o salvapatrias.

Encuestas crudas y cocinadas

encuesta

Las encuestas políticas nos rodean a diario desde los medios y es posible que esto se prolongue dado que este es el año en que votaremos peligrosamente, tanto que es muy posible que el votante quede inane antes de terminar el año que es más o menos la fecha en que Rajoy tiene previsto convocar elecciones generales.

Pero las encuestas llevan trampa, la principal de ellas es que tratan de predecir (e influir) en el voto, pero en el momento es que no hay voto. Se trata de una simulación que tiene como consecuencia que lo que las encuestas dicen no es lo que sucederá el día H sino lo que las personas votarían hoy a sabiendas que es de mentirijillas.

Es bien sabido que lo que determina el voto es el bolsillo, es por eso que no hay que creerse del todo esas encuestas que dan a los partidos radicales una bolsa de votos y a veces incluso la mayoría. La gente está enfadada y con razón y la mejor forma de mostrar enfado es retirarle el voto a los grandes partidos, que son PP y PSOE y amagar con que el bipartidismo va a romperse. Pero lo cierto es que si el bipartidismo se rompe será para que emerja otro bipartidismo , eso si con caras nuevas.

Las cocinas de los que se dedican a medir ese barómetro que llamamos predicción de voto lo hacen por teléfono y después de recoger pequeñas muestras de personal hacen una traslación del voto a las comunidades. Es por eso que determinadas encuestas le dan la mayoría a Podemos, ¿pues quién va hoy a declarar que vota al PP o al PSOE? Seria inhumano.

Pero el PP y el PSOE no son simples agrupaciones de personas como Podemos o Ciudadanos, son partidos con implantación nacional, infiltrados en todos sitios, desde la prensa, los sindicatos, el mundo de la fiesta, en la administración, etc. Tienes sedes y mensajes unitarios para todo el Estado, tienen caras conocidas que se dejan ver en todos los foros y corrillos allí donde hay alguien que mire. Van a las Fallas, salen de ninots indultados o no, desfilan a los pies de la virgen, son de una cofradía o de varias, están en los palcos del fútbol y salen en procesión. En fin, tienen eso que se llama circuitería lo que significa que tienen franquicias en todos los poblados, por muy alejados que estén de la capital.

Por contra Podemos o Ciudadanos carecen tanto de circuitería como de caras conocidas. Las elecciones no se ganan en las redes sociales pues en ellas (en las redes) no están los promedios sino los efectos cola de la distribución, es decir el voto extremo. Las elecciones se ganan instalándose en el promedio de las cosas.

En cada provincia hay un abanderado o franquiciado al que no conoce nadie, carecen de sedes y no están infiltrados en ningún lado porque acaban de salir del cascarón. Y lo peor, carecen de un mensaje unitario en todo el Estado, aquí hay un iluminado y allá un mudo. No sabemos lo que piensan ni sabemos que planes tienen para el futuro, municipal o autonómico. Más claros parecen sus planes a nivel de Estado.

Prueba de ello la vamos a tener en Andalucía. El PSOE volverá a ganar a pesar de los ERES, pues Andalucía es como Grecia, una región que vive del subsidio y del “dolce fer niente“. Que no les hablen a los andaluces de innovación, esfuerzo y competitividad. El PSOE les garantiza ese estado de cosas y no habrá gran revolcón, sino tan solo una pequeña perdida de votos que irá a Podemos que engordará así hurtándole votos a  IU, que es un partido que también huele ya  a la naftalina de la casta pero sin posibilidades de repartir. Entre lo que tenemos y lo que nos darán para qué preocuparse.

El PSOE ganará en Andalucía y es posible que Ciudadanos ejerza de bisagra con los votos que logre quitarle al PP o al propio PSOE. En el peor sitio posible pues llamarse Albert en Andalucía es pecado mortal tal y como ha dicho alguien relevante por ahí. Que se lo pregunten a Roca y su invento del PRD.

Luego vienen las catalanas y un poco más tarde las autonómicas y municipales que a mi me interesan: las valencianas.

Un poco la misma idea.

El PP volverá a ganar, con Gurtel y todo, si bien es posible que suceda como en Andalucía sin mayoría absoluta. Será una derrota dulce, no catastrófica.

Las encuestas miden el estado afectivo del pueblo, en estos momentos el cabreo es nacional y bien fundamentado, pero la gente votará mirando la cartera y ya saben a estas horas que hay quien propone su expolio.

Podemos, paradójicamente ha asustado más al personal que toda la corrupción de los partidos junta. No olvidemos que España es un país sin resiliencia y es muy posible que el crecimiento que tiene a día de hoy Ciudadanos proceda de ese voto que hace unos meses decía que quería cambiar el estatu quo y ahora ha encontrado en Ciudadanos una alternativa sensata a los radicales de la coleta. Podemos le ha hecho la campaña, sin quererlo a Ciudadanos.

Que nadie se equivoque, lo primero es la cartera, los cambios pueden esperar.

Ateismo 2.0

Soy ateo, pero me entusiasman y me emocionan los villancicos, la Pasión según San Mateo de Bach y el Requiem de Mozart me ponen los pelos de punta, las catedrales y sobre todo las pequeñas Iglesias románicas me sobrecogen. Algo que he sentido también en alguna mezquita y cuando en alguna ciudad árabe, llaman a rezar.

Sucede porque las religiones tienen como dos grandes islas de conocimiento: una es la doctrina, pudiéramos decir lo que hay que creer por obligación y la otra es el rito, el símbolo que nos apresa y nos lleva de la mano hacia algo colectivo, supraindividual, trascendente.

Naturalmente nosotros los ateos, rechazamos las doctrinas, los dogmas, pero nos acoplamos bien a la liturgia y sobre todo rechazamos que nos traten como niños. Por eso parecemos huérfanos.

En realidad sólo podemos ser ateos los que hemos crecido bajo la influencia de la religión cristiana que tiene una vocación universalista. Las otras dos religiones monoteístas son religiones reveladas localmente, tienen una diana: un pueblo elegido. No se puede ser ateo si eres judío o musulmán. En realidad eres un infiel, un apóstata. Es por eso que solo la religión cristiana tiene misioneros.

De manera que los ateos somos los herederos de la religión cristiana, hemos renegado de ella en función de una mayor información y conocimiento, ya no necesitamos doctrinas, pero sin embargo hemos quedado huerfanos de ritos con sentido y hemos derivado nuestra necesidad de ser ayudados en profesiones laicas.

Pero aun teneis una opción: podeís ser ateos teístas, como yo.

 

¿Podremos?

APP2000120688592

Lenin si pudo

Dicen que esa división entre izquierda y derecha políticas fue un invento de la Asamblea francesa y un poco arbitrario por aquello que los que están a mi izquierda son partidarios de la República y los que están a mi derecha (los nobles y el clero) son partidarios del rey. Lo cierto es que esta clasificación se presta a muchos equívocos y falsificaciones históricas, si bien todo el mundo estará de acuerdo en una cuestión: las izquierdas son más simpáticas que las derechas, tanto es así que a algunos partidos y movimientos ciudadanos de corte izquierdista e inspiración anarquista se les da el nombre de extrema derecha o simplemente antisistema un poco por no ensuciar el mito de la izquierda buena.

Un poco por pereza, por la pereza de pensar.

Es algo que podemos haber visto recientemente con este asunto de las elecciones europeas, la victoria de la extrema derecha en Francia ha sido calificada por todo el mundo como un desastre, como un peligro, algo asi como si esa victoria anunciara guerras y desastres, un poco como el moro Muza agitaba nuestras mentes infantiles cuando no éramos buenos del todo. Personalmente no consigo ver donde está el peligro de que gobierne un partido u otro si al fin y a la postre todo el mundo sabe que el mundo no lo gobiernan los politicos sino el dinero.

Pero lo peor no es usar a la señora Le Pen como sustituto de otros temores más próximos (nunca entenderé el horror y el odio a los judíos) sino que no entiendo por qué el frente Nacional es un partido de extrema derecha si -como todo el mundo sabe- tanto Hitler como Mussolini habían sido en origen socialistas o sea de izquierdas.

Del mismo modo dicen que “Podemos” es un partido de extrema izquierda, cuando en realidad el fenómeno le Pen y el fenómeno Pablo Iglesias son fenómenos parecidos y tienen poco que ver con estas distinciones escolásticas derecha-izquierda, se trata más bien de fenómenos relacionados con el hartazgo y con el culto a una imagen concreta: la gente se ha cansado de los partidos convencionales y se ha cansado con razón. No se ha cansado de la corrupción por sí misma sino del mal reparto que se hace de la corrupción, es por eso que en Andalucía han vuelto a dar el apoyo al viejo PSOE. Algo que ha encumbrado a una tal Susana que ni siquiera se presentaba a estas elecciones y que va a recoger los frutos de un éxito que se le cuelga a ella un poco por la pereza de buscar un líder mejor. Y es que las lecturas que de los procesos hacen estos politicólogos orgánicos es deplorable. Si alguien cree que esa Susana puede ilusionar a alguien está dormido o sueña.

El que si ilusiona es Pablo Iglesias, un demagogo, si. Pero un demagogo que dice verdades incuestionables. Susana le dura a este medio round y el PSOE se la va a jugar si no se aclara pronto ese lío de la sucesión de Rubalcaba. El PSOE debería aprender algo de Iglesias: los líderes no se eligen en Congresos, se imponen con una jugada maestra como Felipe Gonzalez se impuso en una reunión de amiguetes en Francia, cuando Franco aun vivía.

Todo esto de “Podemos”a a mi me parece una obra de ingeniería política, una especie de experimento social que acabará como todos los experimentos sociales, muy mal o muy bien según se mire. No por comunistas recalcitrantes hay que rechazarlo, pues eso es precisamente la democracia, ese lugar donde cualquier idea se admite si no va envuelta en los aceros de la violencia. Si la mayoría española quiere ser comunista pues que les voten  y los demás nos adaptaremos o nos exiliaremos, ya se verá. Ahora bien, “del dicho al hecho hay mucho trecho”, y la simpatía y las buenas ideas hay que ligarlas luego en la realidad con el mundo exterior, más concretamente hay que proyectarlas en un escenario concreto: Europa. Ese es nuestro escenario, y una sociedad liberal y capitalista donde el dinero va a seguir haciendo de las suyas, unas bien y la mayoría mal. Pero no parece que en el mundo haya ninguna alternativa a esto del dinero, al menos de momento y hasta que no se imponga el bitcoin.

En realidad lo de Pablo Iglesias es teoría comunista pura y dura. Un poco lo mismo que hizo Lenin cuando se puso al frente de la revolución rusa. ¿Es que creen ustedes que Lenin estaba en Rusia cuando la revolución de Octubre?. Nada de eso, estaba en Suiza estudiando todos los modelos revolucionarios que habían existido en el mundo, andaba escribiendo algo así como una tesis. Se puso al frente de la revuelta cuando ya se había iniciado: sabía que sin un liderazgo claro y un objetivo, las revoluciones se transforman pronto en asonadas pues cada cual hace la revolución por una cosa bien distinta. Del mismo modo Iglesias que es profesor de ciencia política de la Complutense emergió precisamente a raíz del descontento social provocado por la crisis económica, pero necesitaba un movimiento y este movimiento fue el 15-M, la llamada spanish-revolution de la que hablé aquí. Ahora aquel movimiento ciertamente simpático y algo ingenuo ya tiene líderes. Y ha perdido la ingenuidad.

Y no crean ustedes que estos líderes son cualquier cosa o que están locos y no saben de qué hablan. No. Aqui en este articulo pueden ustedes leer sus curriculums en corto y ver la estructura de este nuevo partido. Todos se han abalanzado contra ellos, lo que demuestra la debilidad del sistema que les teme. Personalmente creo que los partidos tradicionales tienen los días contados y los tienen porque carecen de ese espíritu critico que Iglesias demuestra en su discurso. Otra cosa sería una sociedad gobernada por estas personas pues todo el mundo sabe que este tipo de regímenes solo pueden mantenerse por la fuerza y es por eso que se les llama totalitarios.

Nada es nuevo bajo el sol, y ya sabemos como acaban estas experiencias revolucionarias aun por las urnas (Hitler mismo llegó al poder de forma democrática) lo que a mi me parece interesante y de alguna manera fascinante es la deriva que van a acometer los partidos que Iglesias denomina “La casta”. ¿Que harán? de momento no parece que hayan entendido nada y algunos como el PP se han vuelto sordos y ciegos.

Del mismo modo que no puede entenderse el ascenso de Hitler al poder sin conocerlos entresijos de la república de Weimar, tampoco entenderemos el ascenso de grupos de extrema izquierda o derecha sin entender el divorcio que existe en las sociedades europeas entre los discursos de sus clases dirigentes y los ciudadanos. Y no parece que eso vaya a cambiar. De modo que le auguro a “Podemos” un futuro político excelente, ya veremos que hacen cuando chupen nómina.

Vean, vean.Es muy ilusionante la verdad mientras se mete con los políticos profesionales y sus prebendas, ¿pero qué haremos cuando se meta con nosotros?