La era anti-Trump

capitalismo

Personalmente me gusta usar twitter para hacer encuestas a sabiendas de que esas encuestas tienen muy poco valor estadístico, por dos razones, la primera es que el número de participantes es muy bajo y la segunda es que twitter no es “población general” y por tanto las opiniones de los tuiteros no tienen porque coincidir con el grueso de la población. Lo que es probable es que el grueso de la población no tenga ninguna opinión formada sobre lo que se pregunta y lo cierto es que los tuiteros si tienen opinión sobre casi cualquier cosa.

captura-de-pantalla-2017-01-23-a-las-17-42-31

La encuesta que puse hace algunos dias en circulación había cuatro preguntas en relación con nuestra identidad ideológica, así, “Soy”: 1) Soberanista, 2) Feminista, 3) Supremacista blanco y 4) Globalista.

La opción que ganó fue Globalista con un 32%.

Lo cierto es que el globalismo tiene sus defensores y sus enemigos y a juzgar por las reacciones que se han visto por televisión después de la toma de posesión de Trump, parece que los globalistas ganan por goleada, en oposición a aquellos que defienden el soberanismo, es decir la preeminencia de los intereses nacionales por encima de los intereses del conjunto de las naciones.

Lo cierto es que la palabra “globalismo” tiene buena prensa a pesar de que solo beneficia al capital, a las multinacionales y a los mercados de trabajo a la baja. Para entender mejor cuales son los propósitos de estos “globalizadores” el lector puede visitar este articulo de hoy a propósito de los planes que -ya sin ningun pudor- expresan las élites reunidas en Davos: el plan puede resumirse en una palabra, hay que empobrecer a Europa.

Lo cierto es que la globalización beneficia al Capital y a los inmigrantes (esa quinta columna del Capital) y a China  pero perjudica a las clases medias, a los trabajadores, a los pensionistas, a la Pymes y a los profesionales. Es decir perjudica a la mayoría de Europa y de USA.

Frente a eso, parece que anda surgiendo una nueva ideología que podriamos llamar para entendernos Alt-right o “derecha alternativa” como la llamamos en español. Lo que defiende esta nueva derecha es el soberanismo frente a la globalización, más concretamente se oponen en la UE a las politicas de Angela Merkel sobre todo en dos de sus principales políticas: la política de endeudamiento forzado de las naciones del sur de Europa y su política sobre los inmigrantes, un verdadero despropósito a cambio de extender el mercado alemán hacia el este, otro verdadero despropósito que ha terminado enfrentando la UE con Rusia por Ucrania.

Pero lo que más me llama la atención que los defensores de la soberania nacional sean hoy partidos de derecha cuando no hace mucho los antiglobalistas eran precisamente los perroflautas del sistema, anticapitalistas por asi decir. Uno no termina de entender el giro que ha sufrido esta oposición a un sistema capitalista global que amenaza tanto las libertades como el Estado del bienestar. ¿Cómo es posible que la izquierda de la noche a la mañana se haya convertido a la globalización?

Si atendemos al recibimiento que el stablishment ha hecho a Trump deberiamos empezar a sospechar que les ha amargado los planes. Al parecer Obama y la Clinton representaban mejor que él esos intereses a veces oscuros y a veces transparentes que las élites del mundo llevan a cabo para ocultar sus fines. Pero ahora parece que todos los velos se han descorrido y Trump aparece como el enemigo a batir.

Dicen que es nacionalista, machista, maleducado, populista, aislacionista y fascista (evito otros epitetos que tienen que ver con su salud fisica o sexual), pero aqui Francisco Rubiales dice todo lo contrario. Lo que viene a decir es que:

“El liderazgo de Donald Trump no representa la involución y el nacionalismo, como ellos dicen, sino un retorno a la democracia original, muchos más limpia y decente que la democracia degenerada que nos gobierna en el mundo del presente”.

Y entonces no se por qué me acordé de Podemos.

¿Hay alguna relación entre Podemos y Trump?

Ambos son productos de laboratorio, de marketing político. Y en el plano politico veo algunos paralelismos, el primero es el tono mitinero, agresivo, descalificador y casi siempre ofensivo de ambos líderes. Y hoy mismo he tenido la prueba de que Trump e Iglesias piensan lo mismo al menos en la cuestión de la prensa. Se trata de el sector más corrupto de la sociedad, para Trump la CNN y para Iglesias El Pais.

Pero lo cierto es que las noticias falsas, las fake-news y las mentiras son tan frecuentes tanto en la prensa seria como en la otra: la financiada por oscuros intereses. De manera que para el ciudadano común no hay manera de saber qué es verdad y qué es mentira, dicen que estamos en tiempos de la post-verdad lo que significa que ya da igual si lo que nos cuentan es verdad o mentira, se imponen los relatos subjetivos sobre las cosas.

El borramiento de los limites entre lo cierto y lo falso explica la victoria de Trump, un verdadero cisne negro en la politica, pero queda sin explicar si Trump es un Robin Hood de las clases medias, o un infiltrado más que el Capital y los intereses espurios han puesto ahi para despistar. Un quintacolumnista del sistema.

Pero hay un segundo cisne negro en la elección de Donald Tromp como presidente de los Estados Unidos, un cisne negro que parece darle la razón a Peter Turchin de quien hablé en el post anterior y que pronosticaba que:

La sobreproducción de élites suele conducir a una mayor competencia intra-élite que gradualmente socava el espíritu de cooperación, que es seguido por la polarización ideológica y la fragmentación de la clase política, porque cuanto más contendientes hay, más terminan perdiendo Una clase grande de los aspirantes a la élite descontentos, a menudo bien educados y altamente capaces, han visto negado el acceso a las posiciones de la élite.Hay opiniones para todos los gustos.

De manera que ya podemos dejar de hablar de lucha de clases y comenzar a hablar de lucha de élites.

Al final el que gana es el que construye un mejor relato y el mejor relato es el que coincide con la percepción que los ciudadanos tienen de su vida diaria.

El discurso de toma de posesión de Trump:

Presidente del Tribunal Supremo Roberts, presidente Carter, presidente Clinton, presidente Bush, presidente Obama, compatriotas, pueblos del mundo: gracias.

Nosotros, los ciudadanos de América, estamos juntos hoy en un gran esfuerzo nacional para reconstruir nuestro país y restablecer su compromiso con todo nuestro pueblo. Juntos determinaremos el rumbo de América y el mundo durante los próximos años.Nos encontraremos con retos. Nos encontraremos con dificultades. Pero lo conseguiremos.

Cada cuatro años, nos reunimos en estas escaleras para llevar a cabo el traspaso ordenado y pacífico de poder, y damos las gracias al presidente Obama y la primera dama, Michelle Obama, por su generosa ayuda durante esta transición. Han estado magníficos. Sin embargo, la ceremonia de hoy tiene un significado muy especial. Porque hoy no solo estamos traspasando el poder de un gobierno a otro ni de un partido a otro, sino que estamos transfiriéndolo de Washington, D.C. al pueblo americano.

Durante demasiado tiempo, un pequeño grupo de personas en la capital de nuestra nación ha cosechado los frutos del gobierno mientras el pueblo soportaba los costes. Washington prosperaba, pero el pueblo no compartía su riqueza. Los políticos prosperaban, pero el empleo desaparecía y las fábricas cerraban. El aparato se protegía a sí mismo, pero no a los ciudadanos de nuestro país.

Sus victorias no han sido vuestras victorias; sus triunfos no han sido vuestros triunfos; y, aunque había celebraciones en la capital de nuestra nación, había poco que celebrar para las familias que sufrían penalidades en todo el país. Todo eso va a cambiar, a partir de este mismo instante, porque este momento es vuestro momento, os pertenece a vosotros. Pertenece a todos los que se han reunido hoy aquí y a todos los que nos están viendo desde sus hogares.

Este es vuestro día. Esta es vuestra celebración.Y este, Estados Unidos de América, es vuestro país. Lo que verdaderamente importa no es qué partido controla nuestro gobierno, sino si la gente controla o no el gobierno. El 20 de enero de 2017 se recordará como el día en el que el pueblo volvió a gobernar este país.

Los hombres y mujeres olvidados de nuestro país dejarán de estar olvidados. Ahora, todo el mundo os escucha. Vinisteis, decenas de millones de vosotros, para formar parte de un movimiento histórico como el mundo no ha conocido jamás. Y en el centro de ese movimiento figura una convicción fundamental: que una nación existe para servir a sus ciudadanos.

Los americanos quieren buenas escuelas para sus hijos, barrios seguros para sus familias y buenos puestos de trabajo para sí mismos.Son las demandas justas y razonables de un pueblo honrado. Pero, para muchos ciudadanos, la realidad es muy diferente: madres y hijos atrapados en la pobreza en nuestros barrios más deprimidos; fábricas herrumbrosas y esparcidas como lápidas funerarias en el paisaje; un sistema educativo lleno de dinero pero que deja a nuestros jóvenes y hermosos alumnos sin conocimientos; y la criminalidad, las bandas y las drogas que tantas vidas han robado y tanto potencial han impedido hacer realidad.

Esta carnicería debe terminar ya. Somos una sola nación, y su sufrimiento es el nuestro. Sus sueños son nuestros sueños; y sus triunfos serán nuestros triunfos. Tenemos un mismo corazón, un hogar y un glorioso destino.

El juramento que presto hoy es un juramento de lealtad a todos los estadounidenses. Llevamos muchas décadas enriqueciendo a la industria extranjera a expensas de la industria americana. Financiando los ejércitos de otros países mientras permitíamos el triste desgaste de nuestro ejército. Hemos defendido las fronteras de otros países mientras nos negábamos a defender las nuestras. Y hemos gastado billones de dólares en el extranjero mientras las infraestructuras nacionales caían en el deterioro y el abandono.

Hemos enriquecido a otros países mientras la riqueza, la fortaleza y la confianza de nuestro país desaparecían tras el horizonte. Una a una, las fábricas cerraban y se iban más allá de nuestras fronteras, sin pensar ni por un instante en los millones y millones de trabajadores estadounidenses que se quedaban atrás. Se ha arrebatado la riqueza a nuestra clase media para redistribuirla por todo el mundo. Pero eso queda en el pasado. Ahora debemos pensar en el futuro.

Nos hemos reunido hoy aquí para dictar un nuevo decreto que se oirá en cada ciudad, cada capital extranjera y cada corredor del poder. A partir de este día, una nueva visión va a gobernar nuestro país. A partir de este momento, va a ser América primero. Cada decisión sobre temas de comercio, impuestos, inmigración, asuntos exteriores, se tomará en beneficio de los trabajadores y las familias americanas.

Debemos proteger nuestras fronteras de los estragos de otros países que fabrican nuestros productos, roban nuestras empresas y destruyen nuestros puestos de trabajo. La protección engendrará prosperidad y fuerza.

Voy a luchar por vosotros hasta el último aliento, y nunca, jamás, os abandonaré. América volverá a triunfar, como nunca antes. Vamos a recuperar nuestro empleo. Vamos a recuperar nuestras fronteras. Vamos a recuperar nuestra riqueza. Y vamos a recuperar nuestros sueños. Construiremos nuevas carreteras, y autopistas, y puentes, y aeropuertos, y túneles y ferrocarriles por todo nuestro maravilloso país. Sacaremos a la gente de las ayudas sociales y la pondremos a trabajar, reconstruiremos nuestro país con mano de obra estadounidense.

Vamos a seguir dos reglas muy sencillas: compra estadounidense y contrata a estadounidenses. Buscaremos la amistad y la buena voluntad con todas las naciones del mundo, pero lo haremos teniendo claro que todos los países tienen derecho a poner sus propios intereses por delante. No queremos imponer nuestro modo de vida a nadie, sino dejar que sea un ejemplo reluciente para que todos lo sigan. Reforzaremos las viejas alianzas y formaremos otras nuevas, y uniremos al mundo civilizado contra el terrorismo islámico radical, que vamos a erradicar por completo de la faz de la tierra.

La base de nuestra política será una fidelidad total a los Estados Unidos de América, y, a través de la lealtad a nuestro país, redescubriremos la lealtad entre nosotros. Cuando uno abre su corazón al patriotismo, no queda sitio para los prejuicios.

La Biblia nos dice: “Qué bueno y placentero es que el pueblo de Dios viva unido”. Debemos expresar nuestras opiniones abiertamente, debatir con sinceridad nuestras discrepancias, pero siempre buscar la solidaridad. Cuando el país está unido, es imparable. No hay que temer nada, estamos protegidos, y siempre lo estaremos. Estamos protegidos por los grandes hombres y mujeres de nuestras fuerzas armadas y policiales y, sobre todo, estamos protegidos por Dios.

Por último, debemos tener grandes ideas y sueños aún más grandes. En América sabemos que una nación solo está viva si se esfuerza. No vamos a seguir aceptando a políticos que hablan mucho pero no hacen nada, que se quejan sin cesar pero nunca hacen nada al respecto. Las palabras huecas son cosa del pasado. Ha llegado la hora de actuar. Que nadie os diga que no es posible. Ningún obstáculo puede parar el corazón, el ánimo y el espíritu de América. No vamos a fallar. Nuestro país saldrá adelante y volverá a ser próspero. Estamos en el comienzo de un nuevo milenio, preparados para desvelar los misterios del espacio, liberar la tierra de la enfermedad y controlar las energías, las industrias y las tecnologías del mañana.

Un nuevo orgullo nacional nos levantará el ánimo, elevará nuestras aspiraciones y cerrará nuestras divisiones. Ya es hora de recordar lo que nuestros soldados nunca olvidan: que, seamos blancos, negros o marrones, todos tenemos la misma sangre roja de los patriotas, todos disfrutamos de las mismas libertades gloriosas y todos honramos la misma gran bandera americana.

Un niño que nace en la gran urbe de Detroit y otro que nace en las llanuras barridas por el viento de Nebraska ven el mismo cielo, tienen los mismos sueños en sus corazones y reciben su aliento vital del mismo Creador todopoderoso. Por eso os digo a todos los estadounidenses, en todas las ciudades próximas y lejanas, pequeñas y grandes, de montaña a montaña y de océano a océano, que oigáis estas palabras:

Nunca volveréis a ser ignorados. Vuestra voz, vuestras esperanzas y vuestros sueños definirán nuestro destino como nación. Y vuestro valor, vuestra bondad y vuestro amor nos guiarán siempre en el camino. Juntos vamos a hacer que América vuelva a ser fuerte. Vamos a hacer que América vuelva a ser rico. Vamos a hacer que América vuelva a estar orgulloso. Vamos a hacer que América vuelva a ser seguro. Y juntos, vamos a hacer que América vuelva a ser grande. Gracias, que Dios os bendiga y que Dios bendiga a América.

El golpe blando

qatar

¿Qué relación hay entre el Barça y Qatar?

Desestabilizar un pais, es ya cosa de manual, un manual que se atribuye al americano Gene Sharp. Se trata de un conjunto de maniobras conspirativas aunque no necesariamente violentas que es la manera formal y ya anticuada de golpe de Estado. Ahora las cosas se han hecho más sutiles tal y como nos cuenta la wikipedia en esta entrada.

Aqui por ejemplo hay un manual que sigue las indicaciones del método Sharp y que combina algunas de las estrategias  antiguas: huelgas, manifestaciones, propaganda, etc, con las nuevas, mear en lacalle, enseñar las tetas en la Iglesia, romper la Constitución y llamar facha a todo el mundo.

Al parecer este método fue pensado para ayudar la CIA en la desestabilización de regímenes “enemigos” de America latina, pero ahora la cuestión se ha emborronado tanto que incluso ciertos regímenes golpistas acusan a sus “enemigos internos” de utilizar los golpes blandos para defender sus posiciones. De manera que al universalizarse el método Sharp ya no sabemos quién es el malo y quién es el bueno. Pues esa es precisamente la función de la propaganda y del “agit prop”, confundir al personal si es necesario poniendo el mundo del revés.

Aunque a mi me parece que más que a Sharp habría que leerse a Gramsci y su idea del neolenguaje, aquel comunista italiano que inventó lo de la “coyuntura” idónea en busca del golpe blando cambiando la percepción de la realidad de los votantes, a través del manejo hegemónico de las palabras. De lo que se trata es que los ciudadanos perciban que los alborotadores son en realidad los buenos dándole la vuelta a la tortilla de la razón.

La guerra ya no es necesaria, ni los espadones tomando el Congreso, ni los motines en Aranjuez, los militares han perdido su carácter decisivo en las cuentas de los amotinados,  basta con desprestigiar ese lugar con leones en la puerta como bien saben los gramscianos de este país, basta con arruinar su solemnidad con rastas y pelos sucios y dar la impresión de que las tradiciones, los símbolos o ciertas abstracciones como la patria son cadáveres en el armario.

Pero ello no puede hacerse sino andando algunas etapas: la coyuntura

Primera etapa: Consistiría en llevar a cabo acciones para generar y promocionar un clima de malestar, en nuestro país no ha hecho falta inventar este clima de malestar debido a la crísis económica y a la suposición de que la corrupción es algo generalizado entre nuestra clase política. Entre dichas acciones destacan la realización de “denuncias de corrupción y la promoción de intrigas”, algo bastante fácil de difundir a través de las redes y que a diferencia de la prensa convencional no responden ante los jueces de la diseminación de rumores o acusaciones no confirmados. Son impunes.

Segunda etapa: Se procedería a desarrollar intensas campañas en defensa de la libertad de prensa y de los derechos humanos acompañadas de acusaciones de totalitarismo contra el Gobierno en el poder. De lo que se trata en un golpe blando es de derrocar al gobierno que en ese momento ostente el poder y si no es posible paralizar la acción de gobierno o llevando al Parlamento hacia su declive, a través de mofas, burlas y banalizaciones de su fundamento y seriedad, abandonando toda cautela o cortesía parlamentaria y dando paso a un lenguaje y a una vestimenta burda, amenazante o insultante tratando de socavar el prestigio de todos los adversarios políticos.

Tercera etapa: Esta fase se centraría en la lucha activa por reivindicaciones políticas y sociales y en la promoción de manifestaciones y protestas violentas, amenazando las instituciones. Introduciendo programas concretos e irrealizables que si no se llevan a cabo es debido a la oposición de los otros. La lucha se traslada a la calle y las actitudes amenazantes a los escraches, persecuciones en las redes, manifestaciones violentas que se defienden merced a la acusación permanente a las fuerzas de seguridad. Es la estrategia del bombero pirómano.

Cuarta etapa: La fase final tendría por objeto forzar la renuncia del presidente del gobierno mediante revueltas callejeras para controlar las instituciones, mientras se mantiene la presión en la calle. Paralelamente se va preparando el terreno para una intervención militar, mientras se desarrolla una guerra civil prolongada y se logra el aislamiento internacional del país.

Naturalmente estas últimas etapas son difícilmente realizables en un país de nuestro entorno.

Lo más probable aqui es que se fuercen nuevas elecciones o referéndums tantas veces como sean necesarios hasta que salga el resultado que conviene. Una técnica que ya utilizó Hitler y su partido nazi sin leer a Gramsci, pero Hitler tenía a Goebbels.

Pero en la actualidad Europa tiene otros puntos débiles que también pueden utilizarse en favor del golpe:

1.- El terrorismo yihadista. No cabe duda de que el terrorismo con sus bombas y atentados indiscriminados es una fuente de desestabilización muy importante en cualquier territorio, pero en mi opinión el terrorismo por si solo tiene los días contados. Los islamistas son extremistas que tienen prisa y que quizá no saben que el arma más potente que tiene el Islam en Europa no son las bombas sino la demografía y la rendición de los gobiernos europeos a la cultura islamista al tratarla de igual a igual. Ejemplo de esto es que hoy se ha publicado en el BOE la orden que garantiza a los musulmanes el derecho a recibir enseñanza religiosa en los centros docentes españoles (BOE http://www.boe.es/diario.boe/txt.php?id=BOE-A-2016-2714).

2.- La crisis de los inmigrantes que cruzan desde Turquia, Libia o Marruecos hacia Europa de forma masiva y descontrolada parece responder más a una estrategia de guerra movida por oscuros intereses que una huida del caos. Llama la atención la escasa ayuda humanitaria de los países adyacentes con esta población y también la enorme cantidad de hombres solteros que huyen hacia Europa.  No son simples refugiados de guerra, ellos quieren ir a Alemania, tienen un plan, como preconfigurado. Cuando un país está en una guerra civil, los primeros que se reclutan forzosamente son precisamente esos hombres jóvenes. ¿Quién interviene en esa guerra si todo sus hombres están en campos de refugiados?

Probablemente mercenarios. ¿Pagados por quién?

3.- La emergencia de un populismo de derechas asusta más a los países bienintencionados que los de izquierda. La oposición al proyecto europeo es la misma y calcada tanto en Le Pen como en Podemos y sin embargo Le Pen da mucho miedo. ¿Por qué?

Se trata de amenazas que son en teoría globales para toda Europa, pero si a mí me parecen amenazas no es por lo que representan por sí mismas sino por los objetivos que persiguen o parecen perseguir.

¿A alguien puede habérsele ocurrido que la mejor forma de reemplazo de una población europea envejecida y con poca natalidad podría ser a través de esta inmigración que parece humanamente comprensible?

Volvamos a los gramscianos. Ellos no son árabes, ni terroristas pero no condenan los atentados. ¿Por qué no lo harán? ¿Por qué no hacen piña con sus conciudadanos con independencia de su ideología política?

¿Por qué contribuyen con sus proclamas a hacer sentirnos culpables por una cuestión con la que nosotros los españoles no tenemos nada que ver? ¿Por qué defienden  que aquellos millones de personas se instalen en Europa sin condiciones?

¿No será esta una manera de acelerar sus proyectados golpes blandos? ¿Pues quien alimentará a todos esos inmigrantes? ¿Los verán como futuros aliados en los desordenes callejeros? ¿Como mano de obra barata para sus negocios?

Y hay otras cuestiones adheridas: los nacionalismos emergentes en Europa, los discursos de género y el tema de la deuda. ¿A quien le debemos dinero los europeos?

Si supiéramos a quien se lo debemos podriamos entender mejor a quién debemos rendirnos, aunque me temo lo peor.

Y es por eso que planteo esta pregunta a mis lectores, ¿quién supones que está detrás de este plan que parece querer socavar la civilización europea?

 

Los axiomas ocultos de la corrección politica

correccion

No cabe duda de que vivimos en una especie de Matrix social donde la pertenencia al rebaño humano viene determinada por las creencias. Y dentro de ellas existen creencias que tienen más poder de persuasión y que convocan sentimientos de pertenencia más agudos mientras que otras han sufrido un proceso de erosión tal que creer en ellas es sinónimo de exclusión.

De esta escisión entre lo recomendable y lo no recomendable no se ha salvado nadie, ni siquiera la ciencia ha podido  excluirse de este fenómeno buenista que practica como paradigma la falacia moralista y mucho menos las ciencias sociales. Esta escisión política de las ciencias sociales puede ser la razón por la cual la investigación neurobiológica le ha ganado la partida a la investigación social en las ciencias de la mente, pues la ciencias sociales aparecen cada día más cargadas de sesgos visibles de carácter político en sus conclusiones. Tan es así que recientemente ciertos especialistas han concluido que cerca del 90% de los científicos sociales son de izquierdas y se ha generalizado este eslogan:

Si eres psicólogo, sociólogo o antropólogo es casi seguro que eres de izquierdas.

Es por eso que hay que celebrar cuando logramos acceder a alguna investigación que vaya contracorriente y por eso traigo aquí las ideas de Thilo Sarrazin cuya obra “la destrucción de Alemania”  no está traducida al español pero puedes seguir en este post de Eduardo Zugasti y que habla de esos temas que hoy tanto preocupan a los europeos, la inmigración, la baja demografía, el colapso de Europa y cosas asi que parece que son tabú en la ciencia (social) ortodoxa. Un fenómeno del que sólo pueden hablar aquellos socialdemócratas que -infiltrados por la falacia moralista- poseen por definición la verdad. Pues todo hecho que ha llegado a moralizarse no puede discutirse sin asistir a las conocidas descalificaciones de xenofobia con que suelen ser catalogados los que como Sarrazin creen que  el fenómeno de la inmigración es el germen que socavará Europa y nuestros valores en dos o tres generaciones.

Lo politicamente correcto  no sólo afecta a las ideas, sino también al lenguaje (hay un neolenguaje), a la manera en que conceptualizamos las cosas, ya no podemos hablar de invasores ni de inmigrantes sino de “migrantes” o “refugiados”. En medicina ya no hablamos de “oligofrenias” sino de discapacidades psíquicas y lo hacemos de tal modo que recientemente se ha proscrito el conocido “mongolismo” por el más neutral “síndrome de Down” y no es seguro que la trisomía no sea dentro de poco un tema tabú. Sarrazin desglosa la correción política en las siguientes ideas:

1. La desigualdad es mala, la igualdad es buena.

2. Virtudes secundarias como la laboriosidad, la precisión y la puntualidad no tienen un valor particular. La competencia es moralmente cuestionable (excepto en los deportes) porque promueve la desigualdad.

3. Los ricos deben sentirse culpables. Excepción: gente rica que ha ganado su dinero como atletas o artistas del pop.

4. Los diferentes episodios de la vida no tienen nada que ver las elecciones de las personas sino con las circunstancias.

5. Todas las culturas son de igual valor y rango. Especialmente los valores y modos de vida del cristianismo occidental y de las naciones occidentales industrializadas no debería disfrutar de preferencia alguna. Los que piensan otra cosa son provincianos y xenófobos.

6. El Islam es una religión de paz. Aquellos que ven algún problema en la inmigración de países islámicos son culpables de islamofobia. Algo casi tan malo como el antisemitismo.

7. Las naciones occidentales industrializadas corren con la mayor responsabilidad en la pobreza y el atraso de otras partes del mundo.

8. Los hombres y las mujeres no poseen diferencias naturales, excepto en los signos físicos de su sexo.

9. Las capacidades humanas dependen principalmente del entrenamiento y la educación. Las diferencias heredables apenas importan.

10. No hay diferencias entre pueblos y razas, excepto en su apariencia física.

11. El estado-nación es un modelo pasado de moda. Las identidades y peculiaridades nacionales no tienen ningún valor especial. El elemento nacional como tal es bastante malo, y no merece la pena ser conservado. El futuro pertenece a una sociedad mundial.

12. Todos los pueblos del mundo no sólo poseen los mismos derechos. De hecho son iguales. Y deberían beneficiarse del estado de bienestar alemán.

13. Los hijos son un tema totalmente privado. La inmigración sirve para resolver los problemas con el mercado del trabajo y cualquier otro problema demográfico.

Como la mayor parte de la gente no quieren ser excluidos del rebaño y no tienen tiempo ni ganas para ocuparse de problemas que les superan, el resultado es que carecen de una opinión informada sobre la mayor parte de problemas que perturban nuestro mundo, y así optan por la aquiescencia, se ponen de parte de la mayoría  y sin saberlo pasan a engordar la masa critica de opiniones que terminan por establecerse como verdades compartidas por toda la población.

Y que no son sino falsedades.

A los herejes se les ningunea o simplemente se les expulsa del rebaño.

Y Matriz sigue impermeable.

Bibliografía.-

La supuesta superioridad moral de la izquierda en las ciencias sociales.

Las conclusiones de las ciencias sociales tienen más que ver con la ideología que con los datos

Culpa, solidaridad y compasión

aylan

¿Fue esta foto la que disparó el efecto solidario vivido en Europa recientemente?

No cabe duda de que no sólo los individuos concretos sino los gobernantes (a excepción de los húngaros) cambiaron de opinión después de la publicación de esta foto. Es el poder de una imagen que sobrecogió a los europeos y a sus élites gubernamentales, por razones que más abajo trataré de elucidar. Implicó un cambio de posición y una explosión de solidaridad entre los europeos que aplauden, ayudan y favorecen que todos esos miles de refugiados que se agolpan en las fronteras de Austria. Y que presionan a sus gobiernos para que se impliquen en la tragedia.

Pero este efecto se desvanecerá muy pronto, pues “la culpa” solo puede vivirse en primera persona y tiene como antídoto la solidaridad, (antes llamada caridad), no es una emoción llevadera y tiende a disiparse, mejor dicho a rechazarse alli donde van todos los afectos rechazados, al inconsciente. Al individual, claro. De manera que la solidaridad no es otra cosa sino la proyección que hacemos de nuestras culpas al Estado, así le obligamos a hacer algo.

Pues tanto la culpa como la solidaridad solo obedecen a los cerebros individuales, no existen Estados solidarios ni Estados culpables, pues el Estado no es -como muchos piensan- la suma de todos los ciudadanos sino una institución impersonal, creada por la naturaleza humana para liquidar las continuas confrontaciones de lo tribal. Alli donde no hay Estado aparece el caos en forma de una continua querella intestina entre los de aqui y los de alli. Campanarios distintos procuran opiniones diferentes y el paso al acto consiguiente de liquidación del infiel.

Los Estados no pueden ni saben ser solidarios pero si las personas concretas. Es por eso que se equivocan los que lanzan diatribas moralistas a sus gobernantes para obligarlos a ser lo que nosotros no somos ni queremos ser, ¿pues alguien de nosotros se ofreceria a acoger en su casa a una familia de refugiados?. Si, ya se que hay algunos ¿pero estaría usted dispuesto a mantenerlos? ¿Por cuanto tiempo?

Este es el abismo que separa lo individual de lo colectivo. Es más facil ser solidario a través del esfuerzo de otros.

Lo usual es delegar esta función solidaria en el Estado, lo mismo hacemos con la educación de nuestros hijos, “que se ocupen ellos que yo tengo que trabajar”. Si no lo hacemos por nuestros hijos ¿cómo vamos a hacerlo con los refugiados?.

Y la verdad es que el Gobierno no está para ser solidario sino para que se cumplan las leyes y por si ustedes no lo saben- han de ocuparse de los refugiados si o si. Les obligan las leyes europeas. A nosotros no nos obliga nadie, las leyes nos obligan -eso si- a pagar.

El problema humanitario será pronto un problema económico y tambíen un problema de seguridad.

¿Porque quien creen ustedes que va a pagar este gasto sobrevenido? No se asuste si se inventan un nuevo impuesto para atender estos gastos, no se asuste si se lo cargan al recibo de la luz, pues habrá que pagarles , a ellos la energía. La energía y otras cosas.

Y aquí está el dilema. El Estado y los gobernantes se lavarán pronto las manos y nosotros a pagar.

Pero aquí no acaba el problema.

Pues ¿cuantos parados de larga duración hay en nuestro país que no pueden ni siquiera pagar el alquiler de su casa o el gasto de la luz o el gas? ¿Cuantos hay que recurren a la caridad de Caritas u otras ONGs? ¿Cuantos niños acuden a los colegios para usar el comedor porque sus padres no pueden alimentarles?.

¿Por qué la empatía o el altruismo pueden ser letales?.-

Paul Bloom es el que mas sabe de este tema y he seguido sus explicaciones desde que me enteré de un articulo que tituló “Contra la empatía”. Para Bloom la empatía es un sentimiento de bajo nivel de definición que puede devenir en letal para la supervivencia del excesivamente empático pues no es cierto que “adoptar la perspectiva del otro hará que nos preocupemos más por ellos y estémos más dispuestos a prestar ayuda”.

Bloom es escéptico con la llamada que están haciendo los revolucionarios de la afectividad para que nos sumemos “emocionalmente en una familia global” o en una “conciencia empática global”. ¿Es que acaso es posible “empatizar” con 7000 millones de personas en un mundo donde, de hecho, las diferencias raciales y culturales están muy lejos de estar disminuyendo?

Amar al prójimo como a uno mismo es sencillamente imposible. Un mandato poco realista.

El peligro es que “al confiar en exceso en los poderes de la empatía, corremos el riesgo de que nuestros sistemas emocionales sean secuestrados por un subconjunto de problemas emocionalmente atractivos, haciendo que nos despreocupemos cada vez más por los problemas sin rostro, o cuyo verdadero rostro no despierta tanta empatía emocional”. (Extraido de esta web)

El éxito de la publicidad de la fotografía del niño ahogado puede explicarse por varias razones:

  • No se ve sangre
  • No se le ve el rostro.
  • Es un niño.
  • No hay un escenario de guerra, escombros o destrucción.
  • Se trata de una foto en la playa, donde el niño parece dormir plácidamente.

No estoy diciendo como alguien ha asegurado por ahí que se trate de una fotografía trucada, estoy convencido de que es real, estoy preguntándome acerca de su éxito como icono conmovedor. No cabe duda de que sea quién haya sido el que tomó esa foto es muy probable que se trate de la instantánea del año. Tampoco estoy criticando a  quien la tomó, ni a quien la publicó o compró pues esa es la función del periodismo: conmover.

Y no cabe duda de que lo han conseguido.

Y lo han conseguido porque han cambiado la percepción sobre los refugiados, que sean refugiados verdaderos o no han visto facilitada su intención de llegar a Alemania y socavar de paso la escasa cohesión que la UE ya tenia de por sí.

Vaya, que parece que estaba como planeado.

El sindrome de la víctima identificada.

Dije más arriba que la solidaridad es cosa de los individuos y no de los Gobiernos y lo es por una razón psicológica muy simple:“, la gente se vuelca a ayudar a una víctima de la que conocemos  sus datos pero luego no ayuda a 10.000 víctimas desconocidas, ni se siente concernida por ellas. En el laboratorio se ha preguntado a los sujetos cuánto dinero darían para crear un medicamento que salvara a un niño y cuánto para crear un medicamento que salvara a 8 niños y la respuesta era parecida. A un tercer grupo se les dijo el nombre y edad de la víctima y se les enseñó una foto  y entonces dieron mucho más dinero para salvar a ese que para salvar a los ocho.

La empatía tiene sesgos muy importantes que la convierten en injusta. Piense usted en una entrevista de trabajo donde el entrevistador es un hombre y que su contrincante para el puesto es una bella mujer. También está demostrado que la bella mujer tiene un hándicap importante si la entrevistadora es otra mujer. Piense usted en su médico, ¿le gustaría que se echara a llorar si usted llora? ¿O preferiría que mantuviera cierta distancia con respecto a sus problemas?.

Claro, meterse en los zapatos del otro no acaba de resolver el problema. ¿No es cierto?

Lo que propone Bloom es ejercitarse más en la compasión y no tanto en la empatía. Habla de una “empatía racional o efectiva”. La compasión seria la octava superior de la empatía y no está al alcance de todo el mundo (y esta es su principal dificultad) acostumbrados como estamos en delegar nuestras obligaciones morales en otros.

“La empatía racional o efectiva” significa “rascarse el bolsillo”, así refiere a personas que dan una cantidad de su sueldo a organizaciones humanitarias que han demostrado ser eficaces y no pertenecen al negocio de la caridad. Se suele donar un 10% pero algunos dan el 50% y hay gente que busca trabajos donde ganar más dinero para poder donar más. Todos ellos no lo hacen por empatía sino por pura racionalidad. Para ellos es perfectamente posible jugar y cuidar a sus niños pero entender a la vez que la vida de los niños de Pakistan o Zambia son tan importantes como las de sus hijos.

El asunto no es fácil porque estas organizaciones también están contaminadas por ese “negocio de la caridad que pudimos contemplar en este documental de TVE y a otras declaraciones que he oido ya no se dónde sobre los tipos de cooperadores en el tercer mundo que se describen con las tres EMES. El mercenario, el misionero y el marciano. De modo que las motivaciones de las personas que ayudan tampoco son demasiado transparentes.

La toma de medidas sobre todo a nivel político requiere ir más allá de la empatía. Y a veces la mejor solución para mantener la civilización es un pelotón de soldados como decía Spengler.

Y por si queda alguna duda: a mi también me conmovió la foto del niño.

Y lo que he aprendido de esto, es que la caridad cristiana no ha sido superada.

La guerra de los sexos

Recuerdo cuando era niño asistir a conversaciones entre adultos (algo raro hoy), donde alguien le contaba a otro: “mientras yo viva mi mujer no trabajará”, lo decía con chulería, con orgullo. En aquella época las mujeres no trabajaban al menos no trabajaban por cuenta ajena, las que podían claro está, las que tenían maridos proveedores como aquel señor que aun recuerdo con nitidez.

Más adelante -y no recuerdo cuando sucedió-, de repente aquel valor de protección que había aprendido en mi niñez desapareció: lo que procedía era que la mujer fuera “independiente” y que pasara a engrosar el listado de esclavos explotados que se levantan a las seis de la mañana. Ser ama de casa y madre de una buena camada de hijos pasó a ser una cosa trasnochada y así hasta hoy.

Siempre me pregunté porque las feministas veían como una conquista el haber llegado al mundo del trabajo, como habían conseguido disociar su dependencia anterior con una esclavitud laboral y una narcotización por el consumo.

Hasta que me encontré con esta mujer: Prado Esteban se llama, una post-feminista. Por fin alguna mujer piensa lo mismo que yo. Mucha alegría tuve cuando leí este post.

De manera que voy a dejaros con esta conferencia que de alguna manera resume todas las ideas que vierte en este mismo post y que tiene mucho que ver con el declive de Eros sobre el que escribí aqui.

¿Qué hacemos con el mobbing?

mobbing

No bastan las buenas intenciones hay que ir más lejos, saber más.

El señor miró complacido a Abel y su ofrenda pero vió con desagrado la de Cain. Cain se encolerizó y su rostro se descompuso. El Señor le dijo:¿Por qué te sientes malhumorado y vas con la cabeza baja?. Si obraras bien ¿no alzarías la cabeza?, en cambio si obras mal el pecado está en tu casa y te acosa sin que puedas contenerle. (Genesis 4.17)

No cabe duda que el primer acosador del que tenemos noticia fue Dios, vale la pena recordar este capítulo del Génesis que cito para observar como el favoritismo con el que Dios distinguió a Abel fue el detonante del primer crimen cainita de la humanidad, al tiempo que señala hacial Caín haciendole responsable -por su pecado- de su propio favoritismo. No sabemos por qué Dios prefería a Abel, lo que si sabemos es que los dones con que Caín trataba de ganarse sus favores no dieron ningún resultado.

Y este post pretende en primer lugar señalar qué es y qué no es mobbing (en adelante acoso) y dotar al lector de algunas estrategias sobre como hacerle frente.

En primer lugar hemos de separar algunos conceptos; el maltrato o abuso no es mobbing, a veces forma parte de la explotación de las personas sea en el ámbito laboral o cualquier otro entorno, Y para un psicólogo que recibe casos en su consulta resulta imprescindible separar el mobbing de dos cosas: la simulación y la querulancia paranoide, ambas llevan consigo ganancias visibles y no voy a referirme a ellas. Voy a referirme pues al acoso verdadero, algo que existe aunque sea muy difícil de demostrar en un tribunal de justicia, sobre todo en nuestro país con un derecho demasiado garantista en comparación con el mundo anglosajón, donde los indicios suelen tener peso de prueba.

Una definición operativa:

Según Heinz Lehman es el fenómeno en que una persona o grupo de personas ejercen una violencia psicológica extrema, sistemática y recurrente -al menos de una vez por semana- y durante un tiempo prolongado de no menos de seis meses, sobre otra en el lugar de trabajo, con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la victima, socavar su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr finalmente que esa persona acabe abandonando el lugar de trabajo, bien sea por propia voluntad o por prescripción médica.

Dicho de otra manera, el fenómeno es muy parecido a la violencia que se ejerce en el ámbito conyugal o en la pareja, si bien los objetivos no son los mismos. En la pareja lo que se busca es la sumisión y la dependencia extrema usualmente de la mujer hacia el hombre.El acoso sexual, conocido informalmente como “luz de gas” es una variante del mobbing y no voy a referirme a él en este post.

El acoso ha de ser constante, insidioso y mantenido en el tiempo. El objetivo del acoso laboral suele ser lograr que la víctima abandone su puesto de trabajo o arroje la toalla y ceda ante las pretensiones de sus superiores, algo que se logra a través de varios mecanismos, el descrédito, la divulgación de rumores, la intimidación, la intrusión en la intimidad de la victima, el muy español “ninguneo”, el traslado obligatorio de despachos bajo el pretexto de reestructraciones funcionales o los sabotajes a la tarea que la victima tiene encomendada.

Lo interesante es que el acoso no siempre procede de un acosador directo, en ocasiones es la propia institución o empresa la que por su propia perversidad tiene una estructura que facilita el acoso individual, el solapamiento de funciones es una de estas perversidades junto con los guiones no escritos y que se encuentran alejados de los objetivos a cumplir.

Un ejemplo de lo que trato de decir con esta idea de los guiones no escritos:

Una empresa A decide contratar un gerente profesional para abaratar costes, esta empresa A tiene un proveedor que es la empresa B pero resulta que algunos de los accionistas de A están tambien en B, y estos accionistas pueden obetener ventajas de suministrar equipos a la empresa A, lo que pierden en un sitio lo ganan en otro. Pero el gerente G fue contratado precisamente para abaratar los costes pero no contaba con que hay una variable oculta, naturalmente todos los esfuerzos que lleve a cabo para mejorar su gestión serán rotulados por esos accionistas como malapraxis o maldad.

En un post anterior ya escribí sobre esta cuestión de la perversión en las organizaciones, de modo que no voy a referirme a ellas. Sólo quiero ahora recordar dos ideas: los jefes suelen rodearse siempre de personas dóciles a las que puedan controlar y obtener información (chivatazos) con independencia de su relevancia profesional, y otra:; la mayor parte de acosadores no son jefes supremos sino mandos intermedios o capataces.

¿Quien es el acosado?.-

El mobbing es un concepto etológico no psicológico y por tanto el mejor instrumento de análisis es la teoría sistémica, pues es todo el sistema el que conspira contra la víctima como más abajo se verá. Y hace referencia a una coalición de individuos que forman una alianza provisional para arrebatar el poder a ciertos machos que obtienen prebendas de la manada. Fueron los etólogos los primeros en describir estas alianzas siniestras donde de lo que se trata es de arrebatarle a alguien su poder o bien una venganza del grupo frente a un líder irresponsable. Pero hay otras acepciones de esta conducta de acoso: ciertos etólogos observaron que si de una manada de cebras elegimos al azar a algunas y las marcamos con una cruz negra en el vientre, serán más susceptibles de ser devoradas por una fiera o un depredador. Significa que en esencia el mobbing está relacionado con la percepción de una diferencia, no es que los depredadores prefieran a las cebras con cruces en la barriga sino que sus compañeros de la manada estarán mas dispuestos a sacrificar a las diferentes en el caso de un ataque.

No importa si las diferencias son por arriba (una mayor inteligencia o brillantez) o por abajo (ser gordo, feo, o albino) lo que interesa saber en este momento es que todos podemos convertirnos en victimas del acoso, aunque los que más riesgo tienen son aquellos a los que sus compañeros han identificado como diferentes, a veces por una cuestión tan trivial como “no ir a tomar café con todo el grupo”.

De modo que todos podemos ser victimas de acoso pero también podemos convertirnos en acosadores o al menos en espectadores inocentes.

Condiciones para que podamos hablar de acoso.-

1.-Relación asimetrica.- Tiene que existir una relación de poder, rango o posición dentro de una organización. El acoso entre iguales es posible pero poco frecuente, hablamos entonces de maltrato. Sin embargo en algunas organizaciones donde las jerarquias son difusas o son permeables, cambiantes o ambigüas tambien es posible que un empleado acose sutilmente a su jefe por ejemplo no pasándole información o “ninguneándole”, es decir no reconociendo o negando la jerarquía.

2.-La víctima no puede escapar del campo.- Es decir no puede irse salvo perdiendo dinero o reputación, de modo que la cosa cambia segun las leyes laborales. El acoso en la empresa privada está sometido a leyes bien distintas a las que regulan a los funcionarios por ejemplo. Un funcionario es muy dificil de despedir pero un empleado privado puede irse por propia voluntad o bien cobrando una indemnización, pero hay otros factores que pueden influir sobre la no-escapatoria del campo de acoso y dependerá en cualquier caso de su espacio relacional y de otros conflictos solapados con el acoso.

Sobre los  errores más frecuentes que suele cometer el acosado y algunos consejos para escapar del acoso volveré en el próximo post.

El arte del “ninguneo”

ninguneo

Cualquier psiquiatra o psicólogo que trabaje en una unidad ambulatoria recluta sus pacientes más numerosos entre una nube de quejas que proceden del mundo laboral.

Es lógico que asi sea, puesto que la mayor parte de los conflictos humanos proceden de la familia y del ámbito laboral descontando los conflictos metafisicos como los de la identidad, la muerte o el amor.

Lo conflictos del mundo laboral proceden de varios frentes:

  • Conflictos de intereses o de rivalidad
  • Conflictos derivados de la precariedad laboral.
  • Conflictos derivados de la presión de los jefes.
  • Conflictos de liquidación y mobbing.

Voy a referirme en este post a estos últimos: los que proceden de la liquidación, prestando una mayor atención al mobbing sutil que es probablemente el más usado en las administraciones publicas, es decir entre funcionarios.

Es usual que los pacientes vengan a la consulta contando una historia similar a ésta: “trabajaba en una empresa A que es absorbida por una empresa B, en el tránsito de una a otra se pierden cometidos y años de experiencia que se desparraman en los desagües del desinterés”, pero ahí no termina la cosa, la empresa B no se limita a amputar responsabilidades sino que tiene en mente liquidar a la mitad de la plantilla a fin de hacer a la empresa “sostenible”. Nótese que la semántica utilizada no hace nunca referencia a recortes o despidos sino a lograr que la empresa logre sobrevivir. ¿Quién puede oponerse a eso?

Algo que consigue llevar a la víctima a una situación de indefensión. Si me opongo seré despedido por no colaborar con los planes de la nueva dirección y si no me opongo seré igualmente maltratado para que me vaya por mi propio pie. La indefensión es una situación psíquica crítica que no es en sí misma una enfermedad pero está en la base de múltiples patologías y trastornos por adaptación o por estrés como se dice ahora.

La indefensión aprendida (learned helplesness), actualmente se usa como modelo de depresión en ratas para la experimentación de nuevos fármacos antidepresivos. Se trata de un concepto fácil de comprender y de inducir, tanto en ratas como en seres humanos y consiste en: aprender que a pesar de nuestros esfuerzos determinada situación no puede ser cambiada, lo que genera un estado de indefensión y desesperanza que nos hace vulnerables a casi cualquier cosa.

Dicho de una manera más clara: la mayor parte de los pacientes que vemos en la consulta no están enfermos sino que viven situaciones perversas inducidas por sus superiores o por sus iguales, algo que recibe el nombre de mobbing.

De lo que se trata es de vencer las resistencias del trabajador obligándole a que deje el trabajo por propia voluntad o que desfallezca y se convierta en un monigote al servicio de la empresa, o de un chivato.

De todas las técnicas conocidas de presión sutil la más conocida es el ninguneo.

Ningunear a alguien es según la wiki en primer lugar, significa no hacer caso de alguien, no tomarlo en consideración y, en segundo, menospreciar a alguien.

El propósito del ninguneo es socavar la autoridad de alguien por miedo a su competencia profesional o a la disidencia intelectual. Y el patrón de los ninguneados es sin duda el intelectual español Miguel de Unamuno que fue ninguneado por los tres regímenes en que se vió envuelto durante su vida universitaria.

Es el método preferido entre los gerentes de cualquier lugar jerarquizado. De lo que se trata es de neutralizar a los jefes y mandos intermedios a fin de conseguir una masa homogénea, un rebaño al que poder controlar mejor.

Antes de seguir adelante en una descripción operativa del ninguneo me gustaría dedicar unas palabras al paradigma del control. Controlar una organización no sólo es el propósito de muchos gerentes positivistas sino que es además imposible. El flujo de información que recibe un gerente está siempre sesgado y procede de los chivatos y de los que albergan propósitos innombrables de promoción. El gerente que “escucha a todos” y cuyo “despacho está siempre abierto” ya está declarando sus intenciones escuchar “sin ton ni son” discriminando a los interlocutores de una organización.

Pero no sólo es la ignorancia de creer que una persona sola puede manejar todos los hilos, sino también la codicia de creer que el “divide y vencerás” sirve para cualquier cosa más acá de la guerra que Cesar inventó. Los gerentes en realidad están siempre sometidos a esta tentación: puentear el mando que no procede de él mismo a través de las informaciones que le llegan de abajo o de arriba, y eso sin contar con las filias y fobias a las que ningún gerente es inmune.

Digámoslo más claramente los jefes, los mandos intermedios molestan, pues son los nudos de la organización y los que acumulan no solamente mayor información sino una información histórica.

El temor del gerente es ser engañado por el mando intermedio, un horror primordial que lleva a la indefensión del propio gerente al sentir que no puede fiarse de nadie. Y si un gerente no puede fiarse de nadie, es un gerente caótico e ineficaz. Es mejor elegir aun a riesgo de equivocarse que mantener una neutralidad fingida.

Pero la ineficacia tiene múltiples procedencias, y el lector que quiera profundizar sobre esta cuestión puede recurrir a este libro de Alejandro NIeto, donde explica como ser un buen gerente y las buenas prácticas para tener un buen gobierno.

desgobierno

Uno de los errores más frecuentes está relacionado con su forma de trabajar. Ya me referí más arriba a esa manía de recibir a todo el mundo que parece ser el paradigma políticamente correcto. Una costumbre que no lleva a ninguna parte salvo a la obtención de múltiples narrativas contradictorias entre sí.

El buen gerente no recibe más que las visitas precisas, se reune la menor cantidad de horas posibles y se dedica a apoyarse en aquellos que saben más que él en temas organizativos o clinicos si estamos hablando de un Hospital. Aquí en este articulo de Alejandro Nieto (publicado en 1988) podemos ver las torpezas que las administraciones han tenido con los médicos y cómo la situación ha ido empeorando con el tiempo.

Es cierto que el gerente no ha de fiarse de todo el mundo por igual, hay quien tiene intereses espúreos, económicos pero también legítimos, pero no tiene más remedio que elegir y discriminar guiándose por su intuición de quién es quién en una organización. No todos son vagos o corruptos entre los trabajadores y todos, eso si. acumulan varias decepciones a lo largo de su vida laboral, suficientes como para no fiarse del ultimo gerente y mucho menos de aquellos que siguen directrices políticas.

De manera que la confianza ha de ser bidireccional y los gestos son muy importantes. Los gestos valen tanto como la gestión pura y dura en relación con la confianza que es siempre algo irracional. Si un gerente se salta la linea jerárquica de un determinado departamento ya está gesticulando, ya sabemos por donde va a ir.

Al socavar a unos se empodera a otros de una linea jerárquica más baja, se consiguen así nuevos apoyos y delaciones pero socava toda la linea de flotación de la organización.

Además el buen gerente ha de tener apoyos en quien depositar sus decisiones para que se ejecuten. El mayor cáncer de una organización son los rumores y los “macutazos” entre el personal: una distancia demasiado grande entre una decisión y su puesta en marcha genera desconfianza e incertidumbre.No hay que difundir rumores ni dar tiempo a la rumorología, hay que ejecutar lo importante primero, hay que saber priorizar no olvidando que lo que parece urgente no es lo más importante y que mantenerse en el cargo carece de interés para la organización. Nadar y guardar la ropa no es una buena estrategia.

Hay que comprometerse y buscar compañía para ese camino tan difícil y lleno de contradicciones que acompañan la gestión, sobre todo de lo público.

¿Qué hacer si se siente ninguneado?

Si usted se siente ninguneado, es decir menospreciado, maltratado o que no se le corresponde con la autoridad que usted merece lo primero que ha de hacerse es intentar clarificar estos extremos. Se trata de una primera intentona ética, a partir de la cual pueden suceder dos cosas: que sigan ninguneándole o que mejore la situación.

Lo más probable es que lo sigan haciendo pues ya he dicho más arriba que aquellas personas fascinadas por el control rara vez delegan su autoridad en otros y se dedican a vampirizar la suya, la que le corresponde por méritos propios.

No caiga nunca en la trampa de la indefensión, tampoco del victimismo y sobre todo no se coja la baja.

Trabajamos en ambientes tóxicos y es por eso que las consultas de los psiquiatras están llenas de víctimas del entorno laboral. No es necesario que haya mobbing, basta con que consigan que usted se sienta ninguneado por sus jefes.

Lo que suele ser la norma.

Recuerda: La falta de propósito representa el exacto punto intermedio entre el deseo de evitar y el de incitar.