El amor postconvencional

De Lawrence Kohlberg ya hable aqui en este post a propósito del sentido evolutivo de la moral. Es a él a quien atribuimos el concepto de postconvencional, un concepto que hasta tiene web y todo.

Una web que se dedica a indagar sobre todo en la moral, el civismo, la ética, la democracia y sobre todo sobre la toma de decisiones morales, fácticas o politicas desde un planteamiento evolucionista. Decía alli que la moral no evoluciona sino que más bien es la tecnologia la que nos cambia la vida y que al cambiar nuestro entorno, a posteriori cambiamos nuestro modo de percibir el mundo, en este caso lo tolerable de lo intolerable.

Por ejemplo, la contracepción ha cambiado el mundo, no en el sentido que nos hubiera gustado a los que vivimos en los sesenta, pero es indudable que la posibilidad de disociar coitos y embarazos ha creado no sólo nuevos dilemas morales, bioéticos y  religiosos sino también nuevos modos de vida y de relación entre los sexos. Ciertos autores han investigado la colisión de estas variables y han llegado a la conclusión de que la anticoncepción al dejar en manos de la mujer la posibilidad de quedar o no embarazada, ha cambiado la relación, la contractualidad sexual. ¿De qué manera?

El principal efecto secundario es que los hombres, al quedar aislados de la reproducción de sus parejas tampoco se sienten en la obligación de casarse si ella queda embarazada. Dicho de otra forma: la anticoncepción ha liberado a los hombres de las consecuencias maritales obligadas antes de los 60, lo que ha aumentado en ellos la irresponsabilidad. La segunda consecuencia es paradójica: después de la contracepción vino el debate sobre el aborto que hoy ya es prácticamente libre en toda Europa. ¿No es paradójico que en una sociedad con libertad contraceptiva aumenten los abortos?

Estos temas ya los abordé en sucesivos post, de modo que no voy a volverme a referir a ellos sino para señalar los problemas endemoniados y los nuevos dilemas morales que plantea la teconología. Antes de la pildora antibaby, era el hombre  a través de los preservativos el responsable de la contracepción, después de la pildora el mundo ha cambiado. El sexo como precursor de bodas y bebés ha pasado a ser una diversión, el sexo ahora es más divertido que antes, si,  pero con ciertas consecuencias que no preveíamos.

El dilema de Heinz.-

Cuando se nos plantea un problema moral tenemos ante nosotros una paleta de recursos que podemos elegir a la carta, siempre y cuando tengamos representación mental de estos recursos. O también: que respondan a la evolución de nuestra conciencia personal, asi podemos hablar de toma de decisiones preconvencionales, convencionales o postconvencionales. En esta web hay una buena explicación del conocido dilema de Heinz y su interés psicológico donde puedes explorar cual es tu grado de identifcación con ciertos paradigmas morales.

Cuando tenemos que encontrar una solución a un dilema escogemos sobre una heterogénea paleta de opciones, algunas de las cuales son adecuadas y otras francamente inadecuadas, entendiendo como adecuadas aquellas que no generan demasiado gasto en recursos y no expolian a nadie, este tipo de dilemas se disuelven aunque no se resuelvan. Es curioso como las personas somos capaces de insistir en una solución o decisión errónea con cierta candidez repetitiva. Probablemente nos equivocamos más cuando nuestra decisión apunta directamente al beneficio propio, debe ser por eso que la mayor parte de las personas son bastante desconfiados de los riesgos y suelen apuntar en la dirección de no correrlos gratuitamente, usualmente se nos plantean en la vida dilemas del tipo: ¿que ganó/pierdo yo y que ganan/pierden los otros?

Lo predecible -en terminos económicos- sería suponer que la mayor parte de la gente optaría por apuntarse al beneficio rápido e individual. Pero en la práctica está demostrado que esto no suele ser así. El beneficio personal es complicado, caro de mantener y peligroso porque ha de competir con los beneficios ajenos, es por eso que existe una cierta tensión entre lo individual y lo colectivo. Lo que es bueno para un individuo puede ser letal para la comunidad. Para usted puede ser bueno ir en coche al trabajo pero si todo el mundo fuera en coche, nadie podria circular, y por tanto ir en coche ya no seria tan buena decisión.

Es por eso que esta tensión precisa de un equilibrio, que se conoce con el nombre de equilibrio de Nash.

Algo que nos viene bien para hablar del amor, aqui en este video os pongo la opinión de la antropóloga Helen Fisher -evidentemente enamorada de nuevo- y la ciencia evolutiva sobre el amor, distinguen ellos tres tipos de amor, el amor-apego de las madres y padres por sus hijos, el amor romántico y el deseo sexual.

Pero yo no estoy de acuerdo con esta clasificación y no lo estoy por lo que a continuación contaré.

Amores preconvencionales, convencionales y postconvencionales.-

Mi opinión es que el amor -cualquiera que este sea, incluyendo  a nuestras mascotas o a nuestro trabajo- es placentero y es precisamente porque lo es, que lo repetimos en toda su paleta de colores, amar a alguien no solo es necesario para vivir, tan necesario como comer o beber, sino que seria imposible imaginarse un mundo sin amor del mismo modo en que seria imposible imaginarnos un mundo sin el placer de interactuar con otros, un mundo sin amigos seria del mismo modo inimaginable.

Y sin embargo el amor es un intangible que, precisamente por serlo puede modelarse socialmente; puede ser vínculo o lazo, un nudo difícil de desatar o una jaula donde la mayor parte se inmola en la pira del sacrificio o de la rutina. Si exceptuamos a estas mujeres americanas que se casan dos o tres veces (como la misma Fisher) comprenderemos porque sobrevive tanto a las circunstancias ese amor que llaman romántico. Sobrevive porque se puede repetir con distintos actores, algo que implica cierta ilusión de jamais vu y además porque es económicamente beneficioso para las divorciadas, y también -porque no decirlo- para los hombres que acceden a pagar cualquier suma por cambiar de pareja, usualmente por una más joven.

La monogamia sucesiva que practicamos en Occidente no es más que una forma hipócrita de llamar a la poligamia o poliandría (que está de hecho prohibida), es decir una forma de cambiar de pareja legalmente y seguramente eludiendo los controles morales y sociales. Hoy el divorcio está bien visto, pero el divorcio no ataca la base de sustentación del matrimonio que es la institución que desde mi punto de vista está en quiebra, desde el punto de vista postconvencional.

Ejemplos de amores preconvencionales son el amor que sentimos por nuestros hijos, nuestros padres, nuestros hermanos, nuestros parientes y tambien por nuestro lugar de nacimiento, nuetro pueblo, nuestra ciudad, nuestra patria. Apela a lo más bajo de nuestrop instinto gregario, algo casi simiesco, el nepotismo que compartimos todos  los humanos, apela a nuestros sentimientos provincianos, ¿quien no sentirá amor por sus hijos o simpatia por los que son de nuestro mismo equipo?

Digamoslo claramente, los amores preconvencionales son comprensibles pero antidemocráticos.

Todos amamos asi a algo, pero lo cierto es que este tipo de amores entran en conflicto con los amores de los demás y con nuestras propias elecciones. ¿A quién salvarías primero de un incendio, a un aula donde está tu hijo solo o un aula donde hay 50 muchachos que no están emparentados contigo? A la hora de dar un trabajo, ¿a quién se lo darias -en igualdad de condiciones- a un pariente tuyo o a un desconocido? Sólo hay que leer los informativos y los escándalos subsiguientes a este tipo de nepotismo familiar para contestarse esta pregunta.

Estos son los atascos que suceden con los amores preconvencionales por no hablar de conflictos entre religiones, modos de ver el mundo y la politica, maneras de representarse el culto a Dios o ser un forofo del Barcelona o del Madrid.

Venimos de serie diseñados con un zombie (un módulo cerebral) que conocemos con el nombre de «angustia ante el extraño», algo que está en nuestro origen y que es tan potente que puede sobrevivir en los adultos en forma de fobias o de rechazo de los estilos de vida de los otros. La xenofobia y la homofobia son buenos ejemplos de nuestra adherencia a lo conocido.

De no ser por un tabú cultural (el tabú del incesto) la socialización seria imposible y nadie buscaría pareja fuera de su entorno más o menos conocido y seguro. El amor convencional consiste precisamente en esta busqueda de pareja, un extraño, alguien que no pertenece a nuestro entorno, cuanto más alejado mejor. L0 que caracteriza a los amores preconvencionales es el nepotismo pero lo que caracteriza a los amores convencionales es la posesividad. Y sus derivados psicológicos: el desamparo y la culpabilidad.

Un lastre más o menos conocido por todos y que induce violencia, celos, infidelidades, matrimonios forzados, bebés no deseados, la burbuja de los bienes gananciales, la burbuja de las herencias, las luchas fratricidas por el beneficio de la filiación, etc.

El amor no es un órgano del cerebro sino la forma que tenemos de saltar desde lo conocido y familiar hacia lo desconocido y ajeno. El amor es un psicopompo pero lo vestimos con los ropajes de lo políticamente correcto según la época y el despliegue de tecnologías de la misma, el amor en cierto modo es un constructo social pues no hay modelo de amor que resista 3 generaciones, nos enamoramos por cuestiones bien distintas y con personas poco convenientes para el orden social. El amor es subversivo.

El amor es subversivo precisamente porque el matrimonio es prescriptivo e injusto pues condena a hombres y mujeres a una vida sin variedad erótica, una vida donde el placer va siendo sustituido por la seguridad de los apegos familiares preconvencionales.

Pero lo que no cambia es el placer que viene adosado al sexo, una pulsión biológica fundamental que sirve de soporte a una amplia gama de placeres, que conocemos con el nombre de erotismo, una sofistificación del amor y que no cuenta con demasiadas simpatías entre los amores convencionales, es más son sentidos como una amenaza, pues lo que caracteriza las relaciones convencionales es precisamente la reproducción y las servidumbres económicas ligadas con ella. Los matrimonios convencionales se parecen más a un negocio inmobiliario que a una pasión trascendente.

engels

¿A quien se le ocurrió esta idea del matrimonio?

Los que hayan leido a Engels ya sabrán a estas horas que el matrimonio comenzó con la acumulación de excedentes y la propiedad privada. Las comunidades primitivas tuvieron que legislar para filiar los linajes, de quién eran los hijos. Dicho de otra manera es posible afirmar que la propiedad privada, la moral matrimonial, la prohibicion del adulterio, la vigilancia sobre la sexualidad de la mujer y las coerciones sobre la sexualidad están vinculadas con la propiedad y la trasmisión de esta propiedad a la descendencia.

Pero lo cierto es que estas coerciones nacieron en un momento donde no había pildoras antibaby, ni antibióticos para tratar las infecciones venéreas, ni análisis de ADN para verificar la paternidad, ni embarazos in vitro con esperma de un hombre anónimo , ni la posibilidad de renunciar al matrimonio descontando aquellas personas que optaban por el celibato por un motivo u otro. Dicho de otra forma: la moral surgida alrededor de este estado de cosas era necesariamente coercitiva pues no habia tecnologías que pudieran controlar los embarazos, ni conocer la filiación de los hijos. El sexo era un riesgo.

Hoy el sexo sólo es un riesgo por ciertas enfermedades venéreas relacionadas con la promiscuidad, el cáncer de cuello de útero, el SIDA, y aunque periódicamente existen repuntes de la gonorrea o la sífilis, lo cierto es que estas enfermedades están en retroceso.

Todo lo cual nos permite especular sobre la dirección del contrato sexual en los proximos años:

El amor postconvencional.-

Los cambios relativos a la anticoncepción han cambiado el mundo y han cambiado el contrato sexual. El matrimonio aunque mayoritariamente preferido por las parejas como vínculo a largo plazo, es ampliamente compensado por los divorcios que en nuestro país casi se asemejan en número al de los matrimonios. Las parejas que conviven juntas -sin vínculo matrimonial- son cada vez más frecuentes y la «separación de bienes» es por defecto la opción juridica que ha venido a sustituir a la antigua concepción de «gananciales».

Mi pregunta en estos momentos sería la siguiente ¿Qué sentido tiene el matrimonio en un mundo donde la expectativa es la de un emparejamiento incierto, donde no hay ganancia económica (y perdida consiguiente) por una parte, donde los controles sexuales han desaparecido prácticamente y la mujer controla su reproducción, incluyendo la opción de no reproducirse?

¿Como será el amor en tiempos de lo postconvencional?

Pues será igual que ha sido siempre, sólo que el amor podrá descolgar los lastres que le mantienen pegado a la costumbre o al interés. Hay muchas razones para estar/vivir juntos y no necesariamente sexuales, y del mismo modo hay muchas razones para perseguir placeres que se situen más allá de la rutina de una pareja. Pero tampoco es necesario destruir un comodo emparejamiento porque o bien no se acopla a nuestros ideales románticos o porque ya la hemos amortizado. Hay muchas razones para amar que están más allá del sexo o la pasión. La pareja suficientemente buena vale la pena conservarse por muchas razones pre y convencionales.

Intuyo que el amor postconvencional podrá librarse del peso de los celos y los engaños, de la violencia posesiva y del peso de hijos no deseados.

Nos espera y ya se adivina una generación de hombres y mujeres nuevos que aun siendo minoria son portadores de una moral renovada, de una moral nueva.

Una moral que se situa más allá del desamparo y de la culpabilidad.

¿Por qué nos gustan los ojos azules?

ojoazules

Somos diploides.

Lo que significa que somos portadores de dos juegos de genes, la mitad de ellos proceden de nuestro padre y la otra mitad de nuestra madre.

Ser diploides tiene muchas ventajas, la más importante es que si heredamos un alelo peligroso de uno de nuestros progenitores, el otro puede minimizar el estropicio, pero ser diploide tiene tambien sus costes.

El coste es que cada alelo concreto ha de competir con su pareja.

Vamos a detenernos en el color de los ojos, algo que conocemos como herencia mendeliana. Hay dos alelos que controlan el color del iris, llamemosles A (pardo) y a (azul). Cada padre tiene un genotipo distinto que puede ser AA, Aa y aa, que combinado con el genotipo de la madre da lugar a tres combinaciones después d ehaberse reducido a la mitad. De tal modo que el niño será genotipicamente AA, o Aa o aa. El asunto sin embargo visto desde el fenotipo cambia, pues o bien se tienen los ojos pardos o bien se tienen azules (con la excepción de las combinaciones intermedias). Fenotípicamente hablando el niño manifestará o bien el alelo A (pardo) o bien el alelo a (azul).

«Manifestará» significa que uno de estos alelos le ha ganado la partida (evolutiva) al otro y como de todos es sabido los ojos pardos son dominantes, es decir el alelo A tiene preferencia sobre el alelo a. Decimos que el alelo a es recesivo.

Lo que nos permite predecir que los ojos pardos serán más frecuentes en la población que los ojos azules.

¿Pero por qué el alelo A es dominante?

Lo mas probable es que la evolución le haya elegido por ser más adaptado. Es obvio que en la mayor parte de entornos con muchas horas de sol el color pardo protege mejor de las radiaciones UVA que el color azul. Y es por eso que es predecible que el color azul abunde en latitudes septentrionales, alli donde hay menos horas de luz.

El color azul es menos frecuente. ¿Pero es la frecuencia suficiente motivo para que nos resulte mas atractivo?

No, no lo es. El color azul, como los ojos grandes, la piel blanca o la delgadez nos resultan atractivos porque son rasgos infantiles insertados en adultos y denotan juventud.

Observen:

chimpance

¿Es mono este mono?. Es obvio que este ejemplar despierta en nosotros un sentimiento de ternura. El mono nos parece mono por su vulnerabilidad, apela anuestra protección, nuestro cariño. Ahora observen sus ojos.

damayvagabundo

Los ojos grandes y redondos son rasgos neoténicos y nos resultan atractivos porque nos comunican que sus portadores son jóvenes, es decir tienen un alto potencial de fertilidad. Es muy posible que la neotenia haya evolucionado en nuestros gustos precisamente porque resulta un buen señalamiento de fertilidad. Disney lo sabia y conocia perfectamente esta tecla cuando diseñó sus personajes ya universales.

patodonald

El pato Donald mostraba grandes ojos azules.

mickey

Y Mickey mouse que ha cambiado bastante con el tiempo siempre buscando esos ojos redondos, abiertos y aniñados que tanto nos gustan a los humanos.

No en vano Stephen Jay Gould (The Nature of Happiness, 2004). afirmó que la selección sexual en nuestra especie habia favorecido este tipo de rasgos juveniles que de alguna forma suponía un seguro para que las crías se sintieran queridas por sus progenitores.

Y más tarde fueran elegidas por sus parejas.

Un mapa de frecuencias de distribución de ojos azules en Europa:

blue_eyes_map2

Fechorías educativas con niños y con mascotas

Escribo este post impulsado por el deseo de algunos comentaristas que me pidieron consejos prácticos como continuación a esta entrada donde hablé del TDAH (trastorno por deficit de atención e hiperactividad). Decía alli que en mi opinión los niños de hoy se enuentran sobreestimulados y que es ésta sobreestimulación la que puede estar en la base de que cada vez tengamos mas diagnósticos de niños hiperactivos y con déficit de atención o de ambos síndromes al mismo tiempo.

Esta idea tiene importantes consecuencias educativas y de higiene, podriamos decir doméstica puesto que es posible implementar ciertas estrategias destinadas al menos a amortiguar el peso de esta sobreestimulación

Lo cierto es que educar es un verbo multidimensional que abarca demasiadas variables relativas no sólo a los modos sociales de comportamiento en publico sino a la transmisión de valores, costumbres, gustos asi como a la instrucción y la disposicion de aprendizajes diversos que logren encajar a un sujeto determinado en una sociedad concreta.

Y este es precisamente el aspecto más controvertido del tema pues para muchos la educación es en sí misma algo forzado, algo relativo al terreno del adoctrinamiento. Una violencia que se ejerce contra una persona supuestamente capaz de desarrollar infinidad de habilidades de forma espontánea a poco que fuera dejado en libertad para orientar su vida segun su inclinación y albedrío. Lo cierto es que esta idea que se conoce con el nombre del «buen salvaje» ha contaminado nuestro siglo XX hasta el punto de que la mayor parte de nuestros contemporáneos abrazarian semejante falacia o al menos defenderían alguno de sus cinismos sustitutos, el más frecuente de los cuales es éste: «puesto que vivimos en una sociedad capitalista la educación no puede desvincularse de la rapiña, el lucro y la competitividad, hagamos lo que hagamos lo haremos mal puesto que esas son las coordenadas en las que nuestra educación debe moverse»

Ni que decir que estas ideas han dado argumentos a los educadores para no intervenir en aquellos temas delicados donde uno necesariamente ha de poner en marcha procesos punitivos, lo que hemos hecho es claudicar de nuestras funciones educativas y fiarlo todo al Estado: «que sean ellos los que eduquen a nuestros hijos». Esa es la idea que goza con una mayor simpatía entre nuestros conciudadanos y seguramente la que ganaria las elecciones en el caso de que las ideas compitieran en las urnas.

Lo cierto es que la doctrina del Buen salvaje que debemos a un pensador bastante relevante en nuestro ambiente -me refiero a Rousseau- es falsa. Los niños se hacen buenos (o menos malos) gracias a la educación y no a través de ella. Hay otros factores involucrados en el resultado de una educación y que no están directamente relacionados con el tipo de educación que se les preste y son estos:

  • El carácter de cada cual que introduce la variable podriamos decir inicial e incluyo aqui las enfermedades de la infancia que pueden explicar ciertas diferencias en la crianza tal y como conté en este post.
  • El barrio, los amigos, conocidos y vecinos tienen una influencia trascendental en la educación de nuestros hijos.
  • Lo que vemos en nuestra casa -los modelos de convivencia- tiene un nivel de penetración mucho mayor que las palabras y las recomendaciones.
  • Estar demasiado tiempo solo tiene un poder pernicioso enorme para un niño del mismo modo que lo tiene para nuestras mascotas.
  • Y la variable crítica: la familia y las negociaciones de la distribución del poder entre sus miembros y que las dividen en dos grandes grupos: las familias funcionales y las familias desestructuradas. Una manera de definir qué es una familia desestructurada es que es aquella donde nadie sabe quien manda y donde los roles de poder necesitan ser negociados permanentemente.

El problema de la educación de hoy es que como los padres están muy poco tiempo con sus hijos se dedican a mimarles o complacerles mas allá de lo deseable y lo peor: a distraerles con toda clase de artilugios electrónicos diseñados para captar su atención. Todo el mundo reniega de los castigos, de las admoniciones y casi todos los padres dudan o se sienten culpables cuando no tienen más remedio que intervenir en una reyerta en relación con sus hijos.Esta mala conciencia está relacionada con el «Buen salvaje», los padres de hoy estan persuadidos de que tienen que alcanzar con sus hijos una relación entre iguales lo que es una forma de decapitar los aprendizajes sobre algo que es fundamental para un niño: saber quien manda es tan importante como tentar los limites a partir de los cuales la autoridad se hará notar.

Ignoran que la libertad solo puede alcanzarse desde la obediencia, una virtud poco deseable hoy y tan rara que parece casi un insulto. Educar es empoderar a alguien que no tiene ningún poder e impulsarlo hacia la consecución del mismo según sus habilidades..

Al menos hacia el mínimo sentido que tiene la palabra «poder», hacerse cargo de uno mismo, dirigir la propia vida. Esta podria ser una definición de mínimos.

Educar es conseguir que los niños tengan menos poder que sus padres e ir cediendo soberanía paulatinamente a medida que el niño vaya haciéndose cargo de si mismo con responsabilidad.

Hablaré del error mas grave por frecuente y de alguna forma «bien visto» en educación, desde mi experiencia de psiquiatría de adolescentes y niños.

 La abdicación del rol normativo.-

Un ejemplo:

¿Recuerda usted a que edad logró estarse quieto sentado en una silla?

Se trata de un aprendizaje esencial, si su hijo a los 5 años es incapaz de permanecer sentado en una silla es inútil que vaya a la escuela, toda su educación y aprendizajes se retrasarán y conseguirá hacerse aborrecer por todos sus compañeros de aula. Un niño no deberia ser escolarizado si no es capaz de mantenerse sentado en un silla durante un tiempo determinado. Del mismo modo que un niño ha de controlar esfínteres para ir a la escuela es necesario que consigamos que lo logre antes de mandarle a ese colegio tan caro donde les hablan en inglés. En este sentido las guarderias no son instituciones socializadoras sino aparcamientos de niños con padres ocupados.

Educar es poner limites y hacer de «malo de la pelicula». El buenismo no educa, el buenismo crea monstruos.

El primer pecado capital de los educadores de hoy es la mala relación que ellos mismos tienen con la autoridad, con el arquetipo paterno por decirlo en términos jungianos. Y mantener malas relaciones con la autoridad es nefasta para la salud mental de niños, de adultos y de paises enteros, de organizaciones, empresas y de cualquier sistema, hay algo en la autoridad que es visto como coercitivo porque estamos acostumbrados a pensarla desde un lugar de dominio y no de jerarquias de crecimiento, pero lo cierto es que la autoridad genera orden y la falta de ella desconcierto y aumento de la agresividad . Echa un vistazo a tu entorno laboral y te darás cuenta que la mayor parte de problemas de la gente ( y que terminan por convertirse en problemas de salud mental) es la ignorancia supina que la gente tiene de su lugar en la piramide de poder en su entorno laboral. Criticamos, tememos y admiramos a nuestros jefes del mismo modo que los niños critican a sus profesores, educadores o padres a los que usualmente ven como dictadores arbitrarios que se limitan a fustrar sus deseos genuinos  sin ninguna razón.

Abdicar de ese rol punitivo, de autoridad inapelable es seguramente la fechoria educativa más lamentable que pueden cometer tanto los padres como los educadores y la que llena a la postre nuestras consultas de salud mental. Es curioso que en apenas 30 años hayamos pasado de una sociedad  autoritaria y castradora a una sociedad permisiva y autocomplaciente. No me pregunten cómo ha sucedido esto pero asi es.

La verdad es que no todos los niños son igualmente educables ni de la misma forma. Hay quien es insensible a los castigos, mientras otros son tan sensibles a las reprimendas que incluso da miedo llamarles la atención. Pero casi la mayoria de los niños son sensibles de una forma u otra tanto a las admoniciones como a los castigos, que es lo mismo que decir que todos los niños saben cuales son los limites que no se pueden cruzar si no quieren encontrarse enfrente de la autoridad competente siempre y cuando -claro está- estos limites se hayan explicitado. Sin embargo en relación con los castigos está demostrado que mejoran la adherencia a las reglas de los grupos, lo que quiere decir que si bien los castigos pueden no ser útiles para educar a ciertos niños lo serán para evitar que otros se sumen a las fechorias grupales que se traman en las escuelas por ejemplo.

El lector interesado puede consultar este post donde Adolf Tobeña habla de «Castigo y civilidad». El lector encontrará además en el post señalado mis ideas respecto a esta cuestión en mayor profundidad.

Recientemente visioné un video de una especie de psicólogo de perros, una especie de Supernany de canes que me impresionó por la simplicidad de las soluciones que inroducia para rehabilitar conductas de los animales que naturalmente traducian disfunciones y errores educativos provocados por sus dueños. Entre los más señalados problemas que presentan los perros destacaré los siguientes:

  • Los animales ladran continuamente.
  • Los animales atacan a otros perros.
  • Los animales destrozan el mobiliario del hogar.
  • Los animales no atienden las instrucciones de sus dueños que se ven incapaces de dominarles incluso cuando los llevan sujetos con la correa.
  • Los animales muerden a desconocidos e incluso a veces a sus dueños o atacan a miembros de la familia.

Los perros son animales muy inteligentes y se nos parecen en que son gregarios y territoriales, proyectan sobre nosotros al jefe de la manada y es por eso que nos resultan tan atractivos. Nuestro perro es seguramente el único que nos obedece, parece que nos quiere, nos espera, nos reconoce y muchas veces se entristece si nosotros estamos tristes etc. Es por eso que desarrollamos con ellos vínculos perdurables bien distintos de los que creamos con los gatos por ejemplo, animales mucho menos sociables e inadaptados a vivir con humanos.

La mayor parte de las conductas que más arriba describí pueden resumirse y explicarse  a través de estas causas:

  • El perro tiene ansiedad o mejor inseguridad (reconocible por la posicion del rabo), y la causa más frecuente es que el perro pasa demasiado tiempo solo o recibe órdenes contradictorias.
  • El perro no sabe a qué atenerse en la distribución del poder, es decir no sabe quien manda en la manada, algo bastante frecuente en un hogar con muchas mujeres y macho alfa ausente.
  • El perro no está socializado e interacciona con el resto de perros con miedo.
  • El perro cree que es el el jefe de la manada y se dedica a amedrentar a todo el mundo.

Lo interesante de estas causas y que dan lugar a aquellas conductas es que han sido inducidas por sus dueños.

¿Cómo?

Listaré algunas errores cognitivos para que pienses en la relación que existe entre estas sencillas conductas y la compleja interacción que mantenemos con nuestros hijos donde tratamos en cualquier caso de explicarnos a traves de complejos argumentos racionales. Dejo en manos del lector que construya por sí mismo la metáforas utiles salvando la distancia de inteligencia que existe entre un perro y un niño humano que maneja conceptos y simbolos, que tiene deseos y construye mentiras para salirse con la suya o bien parado.

1.- El perro es tratado como un miembro más de la familia olvidando su condición de animal, el perro no puede compartir ni los mismos espacios que los humanos, ni los mismos sentimientos, para él estan vedadas ciertas «libertades» que podrian concederse a un humano.

2.- El que manda decide cuando estamos jugando, cuando estamos comiendo, haciendo ejercicio o simplemente durmiendo o descansando. El que manda es el que decide los tiempos de cada cosa. El perro no decide.

3.-Ciertas conductas son intolerables y no deben consentirse jamás, por ejemplo que el perro duerma con nosotros, en la misma cama o comparta sofá o se suba a los muebles. O que orine y defeque en nuestro «territorio».

4.- La mayor parte de los dueños de perros maleducados creen que amar a los animales consiste en tratarlos con mimo y dulzura, consintiendo todos sus caprichos. Ignoran que el «teaching» es una forma de amor mucho mas efectiva que el consentimiento o la sensibleria.

Con todo pienso que en la actualidad la educación de nuestros hijos contiene un elemento más de los que no se cuentan: me refiero a que la educación es el unico tampón de seguridad que existe entre nuestros hijos y el mercado. Mantener a nuestros hijos alejados del mercadeo es tan importante como mantenerlos alejados de los peligros y de la sobrecarga de estimulos. La tarea desde luego no es fácil puesto que vivimos en ese tipo de sociedad y no en otra, pero podemos hacer algo para fortalecer a nuestros hijos prematuramente y que sean capaces ellos solos de discriminar la necesidad del capricho. Es por eso que a continuación propondré este decálogo de fortalecimiento de la voluntad que puede ya aplicarse a partir del año de vida y aun antes.

1.-Está prohibido golpear

2.-Está prohibido escupir la comida.

3.-Se puede pelear con alguien de tu tamaño pero nunca con alguien más pequeño. Las niñas no se tocan.

4.-Los castigos se cumplen a rajatabla.

5.-Las recompensas deben administrarse con inteligencia y vinculándolas a algun logro. No deben darse recompensas por nada.

6.-Enseñar a compartir, dar las gracias y pedir perdón.

7.-Después de jugar recoger.

8.-Si quiere que el niño duerma no le estimule antes de dormir.

9.-Respetar las horas, los ritmos de la comida.

10.-No reirle las gracias al niño cuando ha transgredido alguna de las anteriores.

Y la regla fundamental: No discutir por la educación del niño en su presencia.

Es por eso que algunos dicen que la educación es imposible, pero es posible evitar los errores garrafales, esos que convierten a los hijos en pequeños monstruos generados por una pesadilla de Goya.

¿Qué es una isla?

isla2.jpegUna isla es un magnifico lugar para desaparecer, para suicidarse o para abandonar a un amante, tal cosa hizo Teseo con la pesada de Ariadna en Naxos, una isla es el lugar donde se dan cita los exiliados, los parias del mundo, los solitarios

gr-isl-naxos-puerta-de-apolo-2.jpg

y los perseguidos, alli en una isla -quizá Formentera- es donde King Crimson ubicó arbitrariamente aquel lugar mitico que al parecer existió llamado «Lizard island» (la isla del lagarto) donde viajaban las mujeres solteras de todo el mundo, quizá por alguna razón similar a aquellas que acudian a Lesbos a formar parte del protocolo sáfico, una especie de destino de las rechazadas y que componían una especie de «Caravana de mujeres»expoliadas.

Una isla es el lugar de las evoluciones radicales, de los mamiferos encogidos y de los reptiles gigantes. Una isla es el lugar del hobbit, ese extraño habitante de la Isla de flores inventado por Tolkien pero que ahora resulta que convivió con nuestra especie de Sapiens durante miles de años, un compañero de viaje que al parecer fue barrido de la faz de la isla por erupciones volcánicas. Más que una leyenda.

Agua, arena, mar, monstruo marino, profundidad oceánica, nube, orilla, humedad son significantes femeninos, de lo femenino que nos llama desde el origen.

reycarmesi.jpg

La tierra, el arroyo y el árbol rodeados por el mar,
las olas barren la arena de mi isla.
Mi puestas de sol se desvanecen.
El campo y la hierba sólo esperan a que llueva,
grano a grano el amor corroe mis
desgastados muros, los que me defienden de la marea,
acunan al viento
hacia mi isla.

La fina arena sube hasta donde están las gaviotas
y planean, tristemente planean sobre mi isla.
Mi blanco velo de novia, frío y pálido,
lo disuelve el Sol.
La telaraña del amor está hilada –
los gatos cazan, los ratones corren, los cogen por la
fuerza en las zarzas donde los búhos conocen mis ojos,
cielos morados
tocan mi isla,
me tocan a mí.

Bajo las brisas el viento,
paz infinita,
las islas unen sus manos
bajo el mar celestial.

Oscuros muelles del puerto, como dedos de piedra
ávidamente alcanzan mi isla.
Agarran las palabras del marinero – perlas y calabazas
se esparcen en mi orilla.
Indistinto al amor, atado en círculos.
La tierra, el arroyo y el árbol regresan al mar,
las olas barren la arena de mi isla,
me barren a mí.

Traducción original de la web de Ferhiga:

islands.jpgEl rey carmesi ejecutando «Islands»

la-piel-fria.jpgDe islas va algunas novelas como «La piel fría» de Sanchez Piñol, una novela a medio camino entre el terror primigenio tipo Lovecraft y la novela de aventuras. Personajes periféricos luchan entre si por sobrevivir en una isla donde ambos se encuentran exiliados de una forma u otra y con criaturas que unas veces nos conmueven y otras veces nos confrontan con nuestra animalidad, con nuestras pulsiones eróticas más reconditas, mas reprimidas.

La isla es una mujer por si aun no habias caido. ¿Por qué?

Porque se encuentra rodeada de mar por todas partes.

Sexual dolls

El deseo de los hombres hace estragos en el cuerpo de las mujeres, tanto como el amor de las mujeres los hace sobre los hijos, sus hijos. Esta es la esencia del malentendido entre hombres y mujeres cuyo deseo no es complementario, ni suplementario sino parcial y sobre todo fragmentario, siempre flotando alrededor de una zona erógena, en este caso los ojos.

bellmer5.jpg

El hombre fragmenta el cuerpo de la mujer y lo trocea según el gusto de su fantasma y a ese trozo se le llama fetiche, a veces el fetiche es un objeto, un zapato, a veces un trozo del cuerpo como el pie o los pechos, una metonimia que opera por contigüidad, a veces todo el cuerpo de la mujer se transforma en un falo, en aquello que complementa el deseo masculino, y ellas lo saben y también lo saben algunas empresas que se dedican precisamente a fabricar esta especie de fetiches a los que se les puede cambiar incluso la cabeza entera y muchos blogs como este.

munecas.jpg

Ya puede usted comprarlos en esta web japonesa que mezcla los atributos femeninos, los fetiches y las edades al gusto del consumidor, incluso puede alquilarlas ya que su elevado precio puede hacerlas incompatibles con una economía modesta, si usted muere la propiedad de la muñeca vuelve al fabricante. La pederastia es un delito pero ¿será también delito comprar en Internet estas muñecas que se le envían a casa en un ataud?

Listas para morirse en cuanto el cliente se canse de ellas, la empresa pasa a recogerlas como si un fiambre se tratara e incluso pueden guardársela para hacer el ultimo tránsito con ustedes, ahora que en muchos poblados chinos los solteros buscan esposa para la otra vida, es el momento de comprarse esta baby-doll, una especie de Lolita muy al gusto de Nabokov y del gusto inconfesable de otros que callan sin saber que saben que lo que buscan en la mujer es alguien carente de subjetividad, no sirve sólo una mascota, sino que hay que ir más allá, en busca de la muñeca, si es exótica mejor representará el papel de ausencia que se le exige. Al fin y al cabo el goce del hombre está relacionado con ese fantasma primordial que es una mujer hecha añicos.

O esta doble mujer, todo culo y todo vagina, un centauro para todo.

centauro.jpg