La suerte moral

suerte

Imagina dos amigos, Pedro y Juan, que se van a ver un partido de fútbol y tomar unas cervezas; ambos beben el mismo número de cervezas y sufren una intoxicación etílica con niveles de alcoholemia igualmente elevados. Ambos deciden coger el coche para volver a casa y ambos se duermen al volante, pierden el control del coche y se salen de la carretera. Pedro se sale de la carretera y se golpea contra un árbol. Juan se sale de la carretera, atropella a una chica que iba por la acera y la mata. ¿Debería la diferencia accidental de que en un caso uno se encuentre con un árbol y otro con una chica hacer que la valoración moral sea diferente?

Esto es lo que los filósofos llaman el problema de la suerte moral y lleva décadas dando vueltas por ahí desde que Bernard Williams y Thomas Nagel lo formularan. Según las leyes de diferentes países el resultado sería probablemente que a Pedro le caería una multa y le retirarían el carnet mientras que Juan acabaría en la cárcel. Por un lado, no parece que sea justo castigar más a Juan cuando ha realizado exactamente la misma conducta que Pedro. Pero, por otro lado, parece también injusto meter en la cárcel a Pedro cuando lo único que ha hecho es conducir ebrio o dejar libre a Juan con una multa cuando ha matado a una persona. (tomado de este post)

“El vuelo” es una pelicula de Robert Zemeckis y protagonizada por Denzel Washington en el año 2012 y que cuenta una historia que al parecer fue real, pero que en la ficción de la pelicula contiene algunas variantes que son las que proporcionan los elementos para iluminar el aspecto moral de la cuestión que me propongo analizar en este post.

Esta es la verdadera historia de aquel dramático vuelo, sus momentos más terribles, la reacción de los pilotos y su desenlace (extraido de este articulo).

Un atasco en la cola

El modelo McDonnell Douglas MD-83 despegó de Puerto Vallarta (México) a la 1:37 pm del 31 de enero de 2000. Tenía 83 pasajeros. Debía hacer escala en el Aeropuerto Internacional de San Francisco (EEUU) antes de su destino final: la ciudad de Seattle (EEUU).

Todo fue bien hasta que la tripulación del MD-83 se percató de un atasco en el estabilizador horizontal del avión, elemento situado en la cola y que permite maniobrar para el ascenso o descenso del aparato. Durante más de una hora, el personal de mantenimiento del vuelo no fue capaz de determinar las causas de la avería y todos los intentos por solucionarlo fueron infructuosos.

Para mantener la estabilidad del avión, los pilotos tenían que tirar de los mandos con fuerza y contrarrestar la desviación.

Llegado un momento, había que tomar una elección vital: aterrizar en el aeropuerto más cercano, en Los Ángeles, o finalizar con el trayecto previsto hasta San Francisco. Tras intercambiar información con las torres de control, el avión aterrizaría en Los Ángeles a pesar de las presiones recibidas por la empresa Alaska Airlines de culminar la ruta prevista.

Primer susto: caída en picado

Mientras tanto la tripulación del avión continuaba con su labor, desatascar el estabilizador. Poco después de las 4.00 pm, durante la maniobra de desatascamiento, el estabilizador de cola se movió a una posición en la que puso el morro del avión en dirección al suelo. El Alaska Airlines cayó en picado perdiendo más de 1.500 metros de altitud en 80 segundos. Los tres pilotos tenían un plazo querondaba los cinco minutos para salvar las vidas de los 83 pasajeros, y sólo lo podían hacer tirando con todas sus fuerzas de los mandos, y contrarrestando con sus músculos la fuerza de la caída.

El avión quedó estable a unos 7.000 metros de altitud, pero a las 4.19, como recogieron las grabaciones, se escuchó un fuerte sonido, como un golpe. “¿Has sentido eso?”, le dice un piloto a otro. “Sí”. Se oyen entonces unos clics, como si estuviera intentando controlar el estabilizador, y es cuando se oye un ruido muy pontente y entonces el avión sufre una segunda caída. Se convirtió en un bólido. Los pasajeros veían por las ventanillas angustiados como el avión caía irremediablemente al mar.

Una maniobra de locura.-

En una muestra de pericia, el comandante culminó una arriesgada maniobra:invertir el avión y volar boca abajo durante algunos segundos, es decir, con el techo del avión orientado hacia el suelo. Era una maniobra desesperada, pero, cayendo a tal velocidad, se podía considerar que tenía alguna posibilidad de enderezar el vuelo.

Sin embargo, la velocidad y el empuje eran demasiado poderosos como para que esta inversión de vuelo pudiera ser efectiva. El MD-83 caía al mar al revés. Los pasajeros gritaban mientras el capitán se daba cuenta de que la situación ya no tenía marcha atrás.

Varios pilotos que sobrevolaban la zona fueron alertados por el control de tráfico aéreo para que tuvieran contacto visual con el vuelo 261 de Alaska Airlines. Así fue la trágica conversación:

Piloto 1 – Ese avión está cayendo rápidamente muchos metros.Piloto 2 – Sí, señor, estoy de acuerdo, esta cayendo definitivamente en picado, desciende muy rápido.Piloto 3 – Está totalmente fuera de control.Piloto 4 – Tocó agua.Piloto 5 – Sí, señor, acaban de tocar agua (confirmó uno de los pilotos cercanos a la terrible masacre)

Un impresionante golpe destrozó el avión. Todos los pasajeros murieron en ese momento: 88 fallecidos, el número más alto de muertos jamás visto en un accidente aéreo en un modelo de la serie MD-80. El avión se hizo trizas.

Con el radar de barrido lateral y un barco pesquero de arrastre, los rescatistas encontraron un cuerpo, pero no había rastros de supervivientes. “Estaremos aquí tanto tiempo como sea necesario”, dijo el sargento Chuck Buttel. Al mismo tiempo se recuperaron los motores y las cajas negras del avión.

Una investigación aclara la tragedia.-

La investigación posterior de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte de EEUU determinó lo siguiente: “Desgaste excesivo y lubricación insuficiente del ensamble del elevador”, esto dos elementos fueron los culpables del trágico accidente. El avión fabricado en 1992, tenía más de 26.000 horas de vuelo.

El mecánico que revisó el MD-83 y aplicó el lubricante al estabilizador confirmó todo. Sólo tardó una hora en realizar la tarea que debería realizar en cuatro según el fabricante del avión. Era imposible que la lubricación fuera la correcta.

Pero no acabó ahí la negligencia. La investigación descubrió que Alaska Airlines utilizaba herramientas que no cumplían con los requisitos del fabricante del avión. Los instrumentos utilizados tenían mediciones imprecisas, por lo que deberían haber sido reemplazado por otros.

El informe final publicó un total de 24 recomendaciones de seguridad, mantenimiento y supervisión. Más de la mitad de ellas estaban directamente relacionadas con la lubricación del estabilizador, un pequeño elemento que mató a 88 personas.

Atención: contiene spoilers

La historia en la ficción.-

En la pelicula las cosas no suceden exactamente igual que en la realidad, sino que nos plantea dos cuestiones importantes: la causalidad y la responsabilidad moral.

El Comandante Whitaker (Denzel Washington) es un hombre divorciado adicto o consumidor habitual de alcohol y cocaina que es piloto de avión y al parecer un reputado piloto.

Un dia y después de una noche de sexo y alcohol ha de incoporarse a su trabajo al que acude después de una buena dosis de cocaína para despejarse de la resaca de la noche anterior. El despegue es un tanto problemático debido a una fuerte tormenta y a rachas de viento sucesivas pero gracias a su pericia le fue posible esquivar estas dificultades. Una vez conseguida la estabilidad el comandante consume un par de botellines de vodka y se queda dormido, quedando el avión en las manos del copiloto.

Cercana ya la hora de iniciar la maniobra de aproximación le despiertan pero los problemas no han terminado: al parecer el timón es ingobernable porque ha quedado atascado en posición catastrófica impulsando el avión hacia un picado. El avión comienza a caer a plomo y el comandante decide una solución heroica: invertir el avión, soltar lastre y tomar el mando a mano intentando reducir la caida en picado. Esta maniobra de gran riesgo y extrema le lleva a poder aterrizar de emergencia en el campo y salvar a la mayor parte del pasaje. Solo 6 personas mueren en ese accidente y el propio Whitaker salva la vida.

Pero se abre una investigación, puesto que hay que discriminar de quién es la responsabilidad del accidente y los fallecidos. El fabricante, la linea comercial y los sindicatos de pilotos han de decidir quién fue el responsable de la catástrofe a fin de satisfacer las indeminazciones pertinentes y concluir si hubieron responsabilidades penales de algun agente, incluyendo al mismo comandante.

El espectador sabe que el comandante Whitaker no sólo no tuvo la culpa de lo que sucedió sino que fue su pericia la que salvó al pasaje. Sin embargo…..

Era un alcohólico, habia bebido y consumido drogas. ¿Qué grado de participación tuvo la adicción del comandante, su estado fisico y psíquico en el accidente?¿Tuvo alguna consecuencia en este caso concreto o se trató simplemente de una averia técnica?

Dicho en una clave más sencilla ¿De quién fue la culpa?

Y aqui es donde aparece el famoso dilema de la suerte moral. este dilema predice que los actos morales (como beber o drogarse mientras se conduce) son valorados de forma bien distinta en función de las consecuencias. Si el viaje del comandante Whitaker hubiera aterrizado sin novedad, nuestra valoración de su conducta seria muy distinta al caso que nos ocupa a pesar de saber que Whitaker no fue la causa del accidente.

Whitaker tendría -segun un 50% de personas- culpa por pilotar ebrio a pesar de que no fue la causa del accidente. Podríamos decir que no tuvo la suerte moral de otras ocasiones en que salió ileso a pesar de su adicción y su comportamiento poco ético.

Lo interesante de esta película es que nos hace reflexionar sobre una cuestión sobre la que no existe consenso: cerca de la mitad de los entrevistados en este tipo de dilemas morales estarían de acuerdo en condenar al comandante mientras que la otra mitad le absolverían en la convicción de que no fue la causa del accidente.

Como corolario me gustaria apuntarme a la idea que Pablo Malo manifiesta en su post sobre la suerte moral.

Si la mitad de nosotros no quedamos satisfechos con la solucion de un dilema, entonces el dilema no tiene solución

Si yo fuera del PSOE

nuevo-logo-psoe-01

Un logo al que le sobra el puño y la O de Obrero.

Hubo un tiempo en que el PSOE fue -como se dice ahora- un partido transversal, en mi ciudad fue Antonio Tirado el primer alcalde democrático que hubo desde la guerra civil. Ellos ganaron aquellas primeras elecciones municipales -que anticipaban otros éxitos- en la época de Felipe Gonzalez sin esperarlo.

Ganaron no porque la mayor parte e la población fuéramos socialistas que en aquella época nadie sabia lo que era. ganaron por lo que representaban, el pelo largo, la pana, las patillas y las trincas ganaron la batalla a los abrigos de franela y a los trajes corbata. Lo nuevo se impuso a lo viejo, representaban como ellos bien sabían el cambio. Ocuparon las instituciones sin ruido haciendo gala de comportamientos democráticos muy lejanos de las voces de su propio partido compuesto entonces por los perdedores de la guerra civil y que clamaban venganza y que aun creían que el socialismo consistía en un ajuste de cuentas.

Hicieron un buena gestión si tenemos en cuenta que no tenían dinero y que España estaba sumida allá por 1979 en una severa crisis pero sobre todo fueron personas que respetaron el compromiso institucional y obtuvieron votos de todas las capas de la sociedad. Yo personalmente les voté hasta bien entrados los ochenta.

Poco a poco el ideario socialista comenzó a naufragar y fueron cometiéndose errores políticos de naturaleza sectaria, aun recuerdo la ley de incompatibilidades que nos dejó a los médicos en la ruina y todas las medidas equivocadas que les siguieron en relación con la clase médica. Los socialistas desde entonces no han conseguido apartarse de esa querencia anti-médica. Nos tienen manía, aunque to creo que se trata mas bien de un error cognitivo que procede de la idea de que los médicos somos una especie de élite ilustrada poco dúctil con las ideas socialistas. Es como digo un error, los médicos somos hoy una clase media más, una clase abandonada por los políticos que se baten entre la privatización de los recursos y los recortes acumulando año tras año más y más incomprensiones. La última es la ley de jubilaciones forzosas, una ley injusta y estúpida que ningún parlamento con mayoría socialista termina de abordar a pesar de las pistas que la judicatura les manda: todas las sentencias van en el sentido de que la jubilación no puede dictarse por una comunidad autónoma y sin embargo las CCAA siguen aplicando la misma doctrina. “Primero te jubilo y si ganas el pleito entonces te admito”. Pleiteando ellos con dinero publico claro.

El socialismo comenzó su declive con Rodriguez Zapatero que hizo suyo el “Pensamiento Alicia” y se rodeó de afines descamisados y cercanos a esa ideología que podría firmar el mismo Disney. Zapatero se hizo la picha un lío por una razón fundamental: el socialismo no encontraba un lugar en el corazón de los votantes y optó por refugiarse en los derechos de las minorías.  Es el drama de la socialdemocracia europea que murió de éxito pues una vez conseguido el Estado del bienestar ¿qué otras trincheras les quedaban por abordar?.

Deberían haber optado por preservarlo y mejorarlo pero lo cierto es que abandonaron ese campo y pusieron su mirada en otro lugar: mujeres, homosexuales e inmigrantes.

De ahi proceden leyes estatales que han convertido al feminismo en una cuestión de Estado y no han hecho más que radicalizarlo, la ley de violencia de género que es como todo el mundo sabe un disparate jurídico que demoniza a los hombres por el hecho de serlo e invierte la carga de la prueba en cualquier Estado de derecho y ya se sabe que es completamente ineficaz como prevención de “los crímenes machistas” y ahora, ya más recientemente la ley de transexualidad que inmediatamente fue asumida por “la derecha” de Cristina Cifuentes en Madrid. Una ley que va más lejos de lo que intenta proteger y sobre la que hablaré otro día.

Pero la mina de oro, el filón filantrópico por excelencia son los inmigrantes, refugiados o no, fotografiados todos los días por los informativos, esa es una verdadera mina, una mina solidaria que desgraciadamente no podemos sostener. Pero si no hay dinero hay al menos la ideología de la compasión, la industria de la solidaridad, esa que envenena a Europa por encontrarse tan alejada de las dificultades de los ciudadanos comunes.

Pocos nichos mediáticos quedan ya por tocar y es por eso que el PSOE se ha quedado sin electorado, pues ese electorado de Centro ha sido ocupado por el PP que a su vez se ha travestido en socialdemócrata con gran enfado de sus militantes católicos. Y luego está su ala izquierda, esa que ocupa Podemos y que se ha convertido en una obsesión para los socialistas de toda la vida. tanta obsesión que gran parte de su militancia son podemitas o aspiran a serlo en un futuro como los comunistas de Garzón que habían sido un grupo minoritario durante toda la democracia,  y ahora creen que pueden tocar poder firmando su sentencia de muerte al asociarse con Iglesias. La obsesión de algunos miembros del PSOE y de sus bases son el miedo a que Podemos les adelante y se conviertan en el primer partido de la oposición y para ello no se les ocurre una idea mejor que la de hacerse mas rojos que los otros aumentando su inquina contra el PP. “No es No”. No han caído en la cuenta de que la guerra civil terminó hace unos 80 años. Aun viven de ese imaginario que llaman “derecha” e “izquierda” como Largo Caballero.

Las clases medias y sus problemas.-

Lo cierto es que las clases medias no poseemos una representación clara, las élites no necesitan representación y las clases bajas y los incautos irredentos han encontrado a Podemos en el que proyectan cada uno de ellos ser la salvación a su problema. PSOE y PP no representan claramente a las clases medias pero antes de proponer nada me gustaría definir qué son clases medias. Una manera de definirla es a través de los ingresos pero a mi personalmente me gustan mas otras definiciones: las que tienen en cuenta los valores. Aquí escribí un post sobre el nacimiento de las clases medias.

Sus valores son:

  • El trabajo creativo, el esfuerzo, la disciplina y la diligencia.
  • La propiedad privada.
  • El ahorro.
  • La inversión educativa en los hijos.
  • La confianza en el Estado para la administración de justicia y otros servicios garantizados y la seguridad. El acatamiento de la autoridad.
  • El abandono de la violencia como método de resolver conflictos.
  • La defensa de la familia.

Naturalmente estos valores clásicos no se encuentran todos garantizados en nuestras sociedades postmodernas. El esfuerzo y la disciplina están en declive en la escuela publica, del mismo modo que el respeto a la autoridad en la calle y el aula. La justicia es lenta y muchas veces incomprensible en sus decisiones, el ahorro es imposible con bajos salarios y la presión fiscal agobiante que soportamos. Los hijos son educados y adoctrinados por el Estado obligándoles a estudiar en idiomas minoritarios que no les servirán de nada en el futuro y que tienden a homogeneizar a todos los estudiantes. La libertad educativa de los padres ha pasado a verse como una antigualla en función de eso que se ha venido en llamar la igualdad, que es un desastre para los rendimientos de los de arriba y los de abajo.

Ningún partido tiene en su agenda política un beneficio para la familia. las políticas pro-natalidad brillan por su ausencia en todos los programas que se embarcan casi constantemente en entender la igualdad como el progreso de las mujeres, sin entender que las políticas de familia y las políticas que favorezcan a las mujeres acaban por socavar tanto a las familias como a las propias mujeres. Y de paso arrastrando tras de si a los hombres que cada vez se encuentran menos comprometidos para el largo plazo y la crianza de hijos. No deja de ser curioso que los mismos que propugnan la idea de que en Europa son necesarios más inmigrantes para compensar los déficits en puestos de trabajo que se preven en el futuro, que ignoran el suicidio demográfico que ha acaecido en nuestro país por falta de políticas activas de apoyo a la familia.

Digámoslo claramente si no hay políticas de protección a la familia es porque son incompatibles con las políticas feministas de Estado.

¿Qué debería hacer el PSOE mañana?

El futuro del PSOE debería estar en hacerse con una imagen transversal y quitarle los votos al PP, que es a fín de cuentas su competidor en esa reserva de votos que llamamos clases medias. Al mismo tiempo debería alcanzarse un compromiso sobre la corrupción que disociara definitivamente la responsabilidad penal de la política. Hay que terminar por judicializarlo todo y esperar a ver que nos traen los informativos para atacar al de enfrente. La política debe dejar de ser un espectáculo y una perfomance de mentiras e hipérboles dialécticas. El político ha de obtener de nuevo aquel perfil de los años 70, y si es necesario volver a la pana, pero no para salir en la tele sino porque la pana mola más.

Un partido que gobierne para las clases medias debería ocuparse de una manera urgente en bajar el recibo de la luz, del agua y del gas. Los impuestos que pagamos en nuestros recibos son de autentica vergüenza y además ya sabemos para qué sirven: para favorecer las puertas giratorias de distintos políticos como pago a sus favores a las corporaciones.

Las corporaciones, los lobbyes y los grupos de poder mandan en el mundo y es por eso que las élites no necesitan representación, ya la tienen, pero corporaciones y política deben terminar con ese matrimonio de conveniencia con el que funcionan desde hace años. No se trata de ir contra el Capital así en bloque sino de sus abusos y de sus cómplices.

Y por supuesto el PSOE debería renunciar a todos los ideales que la ciencia ya ha demostrado que son falsos, me refiero sobre todo a la tabla rasa y la idea de que todo puede conseguirse con educación e igualdad de oportunidades.

Y con respecto a leyes comprometidas como la violencia de género y las que afectan a la identidad sexual deberían dejarse aconsejar por los expertos. No sea que estemos agravando los problemas que pretendemos solucionar.

Pero tengo poca fe en ello, aquí nos cuentan cuales son los planes de Pedro Sanchez.

 

¿Por qué decimos cosas que no pensamos?

David Eagleman tiene un libro, ya de culto titulado “Incógnito ” , en él cuenta la siguiente anécdota:

Mel Gibson fue detenido por una patrulla de la policia que le sometió a un test para medir su grado de intoxicación alcohólica mientras conducia su coche de forma imprudente por una via publica. Al policia le llamó la atención no solo la cifra de alcohol que habia detectado sino su verborrea inclinada a insultar a los judíos y al propio policia -que era a su vez judío- le llamó tanto la atención, que debido a su estado decidió llevarselo detenido.

El caso es que el informe del policia terminó filtrado a la prensa por lo que Gibson fue acusado de xenofobia y sometido a un intenso linchamiento por parte de los lobbyes judíos que exigieron una rectificación publica.

Asi lo hizo el pobre Gibson que apareció en los medios y en TV para pedir perdón y objetar que no era “xenofóbico en absoluto” que no albergaba ningun rencor hacia ninguna raza y que su propia religión le impedia este tipo de ideas de exclusión de nadie. El caso es que sus apariciones en los medios surtieron su efecto y al final fue perdonado por una inquisitorial “Comisión antiblasfemia”, que dedujo de sus declaraciones que habia sido sincero.

Pero el asunto no acabó aqui y siguió algún tiempo en la prensa junto con declaraciones de expertos acerca de si el alcohol puede o no puede poner en el cerebro de alguien ideas xenofóbicas (o de cualquier otra clase). Los detractores de Gibson pensaban que el alcohol se limitaba a desinhibir lo que de alguna manera ya estaba alli, mientras que sus defensores apelaban al sentido común para llamar la atención de que durante la embriaguez se pueden decir y hacer muchas tonterias o imprudencias, incluso se pueden cometer delitos sin que su autor pueda ser acusado de ser siempre un tonto o un delincuente. Entre los argumentos de sus defensores encontraron el siguiente: si es cierto que “in vino veritas”, es decir si es cierto que durante la embriaguez lo que emerge es nuestro verdadero Yo, el alcohol seria el mejor método para que los delincuentes o acusados de algo dijeran la verdad, bastaria darles a beber cualquier tipo de alcohol (a escoger) para al final saber si lo que dicen es verdad o mienten.

Lo cierto es que el alcohol no es la máquina de la verdad.

Pero es cierto que desinhibe, luego si desinhibe y emergen contenidos racistas debe ser porque en algún lugar de la mente existen tales contenidos. ¿Era o no era Gibson un racista?

Asi es como piensa la mayor parte de la gente, o Gibson es un racista que disimula sus verdaderas ideas o no lo es en cuyo caso el alcohol debe ser una droga racistogénica. Pensar en esta forma dicotómica, o “si o no”, es desde luego muy intuitiva, asi es como catalogamos o clasificamos a los demás (no tanto a nosotros mismos). Pero la verdad cientifica es muy antiintuitiva y las cosas no funcionan asi.

Lo cierto es que -siguiendo a Marvin Minsky-en un libro también de culto que se llama “La sociedad de la mente” (1987) Minsky propuso que la complejidad del cerebro deberia ser contemplada en una diversidad de subrutinas (o partes mas pequeñas) especializadas en una tarea concreta cuya sumatoria en un nivel superior daría como resultado la inteligencia humana a través de la emergencia de propiedades nuevas. Esta idea de Minsky ha sido retomada recientemente por muchos investigadores evolutivos que han hablado de un cerebro modular y del que hablé aqui en este post sobre la navaja suiza.

La idea de Minsky viene concretamente a apoyar lo que hoy sabemos y responde a la pregunta acerca de la culpabilidad de Gibson de xenofobia.  Es obvio que en el cerebro de Gibson existe un módulo, una subrutina xenofóbica, lo cual no significa que Gibson sea xenófobo puesto que esta rutina existe en todos y cada uno de los cerebros humanos, incluyendo a los del lobbye judio.

Lo que se puso en marcha durante la embriaguez, detención y arresto de Mel Gibson, fue un módulo cerebral o estado mental concreto movido por la ira que podemos llamar zombie xenofóbico. El asunto de filosofia moral que plantea es éste: ¿es realmente xenofóbico Mel Gibson o debemos atender a sus excusas posteriores y entendersus injurias como consecuencia de su embriaguez?

La embriaguez por sí misma no nos conduce a la verdad, de lo contrario el alcohol seria un “suero de la verdad” para arrancar confesiones y sabemos que no lo es. Pero tampoco podemos fiarnos dela excusas de Gibson posteriores al escándalo. Mel Gibson no es culpable ni es inocente por ser xenofóbico pero es culpable por conducir borracho, enfrentarse a la policia e insultarles.

Todos tenemos la experiencia de decir cosas de las que inmediatamente o a su debido tiempo nos arrepentimos de haberlas manifestado. Es una experiencia tan habitual y tan al alcance de todos nosotros, que cualquiera sabe en estos momentos de qué estamos hablando. ¿Pero por qué se produce esto?¿Por qué a veces decimos cosas que en realidad no pensamos?

Sucede por una razón, una razón fisiologica. Nuestra mente no es de una pieza, esta formada por pequeñas piezas que guerrean entre sí por “imponer sus programas de gobierno”. Y hay piezas que presentan un menor nivel de definición para el pensamiento abstracto.

La mente dividida.-

El primero que abordó el tema de las multitudes de las que se compone nuestro cerebro fue Freud, a través de su conocido esquema tripartito, (Y0, Ello y Superyó), más tarde Mc Lean desde una perspectiva evolucionista tambien incidió en la misma idea de los tres cerebros (reptiliano, mamifero y humano). Julian Jaynes por su parte habló de una dicotomia cerebral izquierda-derecha y de bipartidismo cerebral.

¿Estamos o no estamos divididos?

Estos modelos han sido desmentidos por los neuroanatomistas al no localizar ninguno de estos supuestos “expertos” o poblaciones neuronales especializadas en hacer algo. Sin embargo la ausencia de localización no desmiente la idea principal: nuestro cerebro es un órgano en permanente conflicto -un conflicto de expertos-, queremos hacer y queremos no hacer una misma cosa. Piense usted en lo que le sugiere comer chocolate, muchas personas viven permanentemente en este conflcto, atraidos por el chocolate o los dulces y al mismo tiempo impelidos a evitarlos por aquello de los kilos de más o la diabetes acechante. Este tipo de conflictos de atracción-rechazo por sí mismos bastan para que cada uno de nosotros tengamos la experiencia de que en nuestros cerebro viven al menos dos tendencias que nos impulsan en sentido contrario respecto a nuestra volición, pero tal y como decia Whitman no es necesario que sean sólo dos: nuestro cerebro contiene multitud de expertos que guerrean constantemente entre sí para imponer su opinión de lo que sería mejor para nosotros, el cerebro es una democracia de partidos donde cada cual cree que tiene la razón y trata de imponer su “verdad” al organismo entero y si es necesario a través de una guerra civil.

Estamos divididos pero no solamente por dos, sino por multiples agencias cerebrales que están diseñadas para computar cuestiones similares y que no funcionan como una cadena de montaje sino como un comité de expertos, un parlamento cerebral.

Y depende de quien tenga la mayoria obtiene la investidura y más tiempo para hablar y convencer al resto de miembros del parlamento. Cuando los inhibidores corticales  de nuestro cerebro racional se relajan o desaparecen (como en el caso de Gibson) aparecen otros módulos subcorticales que ciertos autores clásicos como Janet han llamado “automatismo mental”. Lo que aparece son emociones que tironean con ellas a cogniciones congruentes con ese estado de ánimo. Pues la conducta emerge desde estados mentales jerarquizados según una escala de organización del SNA y como dice Stephen Porges en su teoria polivagal:

“Cuando observamos la conducta comprometida de personas que se enfrentan a un problema, interpretamos tales conductas desde nuestro propio marco de expectativas respecto a la conducta social adecuada. Consideramos que el sujeto que se comporta así es un individuo socialmente consciente, que elige conductas desadaptadas.
Como padres, amigos, cónyuges, terapeutas y científicos, nuestros intentos para controlar y reducir dichas conductas problemáticas se basan en modelos psicológicos y conductuales, pero, ¿qué tal si nos equivocamos?, ¿qué tal si las conductas son propiedades emergentes de algunos estados fisiológicos específicos? (Porges)”.

Dicho de otra manera: el enfado (la ira) y la embriaguez de Gibson desactivó su sistema de contención cerebral y disparó una subrutina congruente con su estado de ánimo, una subrutina presente en todos y cada uno de nosotros (el módulo de miedo al desconocido o xenofóbico), lo personal en la ecuación de Gibson es el sentido que atribuye a los judios y no la xenofobia en sí misma que ha de contemplarse como un producto evolutivo y no como algo inmoral a liquidar, si bien es cierto que el aprendizaje social es el mejor camino para neutralizar estos módulos ancestrales.

Eso mismo nos pasa a todos cuando decimos cosas que en realidad no pensamos, entendiendo como pensar a eso que hace nuestro cerebro más moderno, el inteligente y racional, ese que sabe mentir como ningún otro módulo vecino.

 

La alianza siniestra

Porque desde ahora en adelante, cinco en una casa estarán divididos; tres contra dos y dos contra tres. (Lucas 12:52)

porto-basterra-644x362

Es bueno saber la diferencia que existe entre una alianza y una coalición. Una alianza es algo que llevan a cabo al menos dos agentes contra otro, una especie de mobbing contra un tercero, Una coalición es un suma de al menos dos agentes que en principio no van contra otro sino a encontrar alguna ventaja en la simple suma.

Un ejemplo de coalición podría ser cuando dos partidos optan por concurrir a unas elecciones juntos con el fin de que el computo general les beneficie al hecho  de presentarse solos. Un ejemplo de alianza es cuando dos o más partidos suman sus votos para desplazar a otro (usualmente el ganador de unas elecciones) para impedirle que gobierne. Es el caso de lo que ha sucedido en las recientes elecciones municipales de toda España, se trataba de quitar al PP de los ayuntamientos y Comunidades y eso ha llevado a extraños compañeros de cama.

Ni que decir tiene que las alianzas siempre terminan mal y las coaliciones sólo tienen éxito en situaciones extremas pues no solo hay que contar con las sinergías y proximidades ideológicas sino también con las contradicciones internas. Algo así está ya sucediendo con los independentistas catalanes de “Junts pel si” y la “CUP”, no acaban de ponerse de acuerdo como tampoco se puso de acuerdo la izquierda en la República española. Anarquistas, socialistas, comunistas y socialistas tenían distintas versiones de España y al final la que se impuso fue la otra. Perdieron la guerra civil por sus propias contradicciones.

Y si cuento todo esto es para hablar de otras alianzas en este caso siniestras como las que llevaron a Basterra-Porto a asesinar a su hija Asunta. Un hecho que ha provocado en la opinión publica una intensa conmoción como casi siempre que un niño o niña muere a manos de sus propios padres. De este tipo de alianzas siniestras va este post.

Una alianza siniestra es el nombre con el que se conoce en psicoanálisis cuando los progenitores confabulan contra uno de sus hijos para destruirlo. Es verdad que este caso que nos ocupa es un caso extremo pero no se trata en absoluto de una excepción. La mayor parte de los padres que conspiran consciente o inconscientemente contra sus hijos no acaban matándoles, se conforman con enloquecerles.

Claro que no se enloquece a cualquiera, quienes llevan la peor parte son los niños adoptados -ya de por sí vulnerables- frente a los hijos biológicos, debería haber una especie de carnet por puntos para adoptar hijos, la mayor parte de niños que asistimos en nuestros dispositivos de salud mental son adoptados por familias incompetentes que buscan en la adopción de ese niño una especie de resucitación de la pareja. Hay muchas razones para adoptar niños, y la mayor parte de ellas no son humanitarias (aunque también existen) sino espúreas, concretamente en este caso parece ser que la razón fue la de complacer a un abuelo ricachón. Una niña dulce y asiática para que engatuse al abuelo.

Forma parte de esta cultura nuestra de adquirir bienes, como el que se hace con una mascota pare tener compañía, se consumen niños como el que consume cualquier artefacto que pueda comprarse con dinero, “porque todos los tienen” y queremos lo que vemos que los demás tienen. ¿No es cierto?. El altruismo con el que viene rotuladas estas conductas siempre me ha parecido sospechoso como por otra parte me parece sospechosa la abnegación. Adoptar niños se ha convertido en una floreciente industria que convoca las pasiones mas amargas e irreconocibles de nuestra naturaleza.

Y es bueno recordar que Asunta no era hija de Basterra-Porto. No quiero decir que el homicidio o el infanticidio no sea posible con los padres biológicos, pero el nepotismo parental por sí mismo opera como un inhibidor frente a los deseos de quitarse de enmedio un estorbo. Pues efectivamente los niños provocan o mimetizan las discordias de sus familias y son los causantes de las desavenencias de sus padres que hay que sumar a las desavenencias que vienen de origen.

Dicho de otra forma: los niños son un engorro, y es por eso que la gente no los tiene.

Y efectivamente un adolescente es un estorbo plus. Los niños pequeños son dóciles y nos alegran la vida (aunque también dan mucho trabajo), pero es un trabajo que se puede delegar en otros si se tiene dinero. La cosa se pone fea cuando el niño deja de ser un niño y se convierte en un adolescente rebelde, perezoso, gamberro o ingobernable. ¿Qué suelen hacer los padres adoptivos en estos casos? Pues tirar la toalla y abandonar a sus hijos en manos de alguna instancia estatal, cuando no en convertirlos en carne de cañón para la Psiquiatría.

Pero la pequeña Asunta les salió superinteligente al parecer, de modo que el crimen no estuvo motivado por el trabajo que les daba a sus padres su crianza sino por algo mucho menos tangible. Ambos la vivian como un obstáculo para sus planes, para su felicidad, ahora que el abuelo ya habia muerto ya no habia necesidad de seguir con la farsa. Se podian deshacer de la niña.

La estúpida maldad.-

De todas las elecciones que la pareja tenia abiertas optaron por la peor, lo cual ya habla de su escasa inteligencia, el plan que urdieron era una chapuza, no hay más que pereza mental en ese plan homicida, ni un mínimo de creatividad, ni un mínimo de rigor criminal.

La mayor parte de la gente con la que he hablado de este caso duda de su culpabilidad y lo hacen porque para ellos falta el motivo principal: el móvil.

Para la gente común, un móvil es el dinero, el sexo o la venganza pero no se representan un móvil banal como el engorro de criar un hijo. Creen que no es suficiente y lo creen porque saben que ellos no llevarian a cabo un crimen asi por un motivo tan banal. Pero el mal es asi de banal y la mayor parte de nosotros nos resistimos a creerlo.

Y además de la falta de móvil creíble señalan las contradicciones: testigos que cuentan relatos contradictorios entre si, cámaras que captan escenas poco claras, cuerdas que no coinciden, ADNs que no aparecen, así como el extraño caso de la contaminación por esperma de la ropa de la niña, un extremo que no se ha aclarado en el juicio.

Pero los escépticos pasan por alto lo principal: El Orfidal, las señales inequívocas de intoxicación en la niña ya detectadas por sus profesores, los guasaps donde Asunta revelaba a alguna amiga sus sopechas, la extraña presencia de un encapuchado en la casa. Todo parece indicar que fueron los padres quienes fueron tanteando las dosis de loracepam y haciendo pruebas, hasta que dieron con la dosis mortal. Y también se equivocaron y necesitaron aplicarle alguna maniobra de estrangulamiento para asfixiarla.

Es precisamente este “sin sentido”- el vacío- lo que nos resulta tan dificil de metabolizar y es por eso que construimos ficciones. No podemos saber la verdad sobre Asunta pero podemos construir una y mil teorías sobre lo sucedido y tratar de adivinar lo que pasó por la mente de sus padres y que les llevaron a asesinarla.

Nuestros cerebros se baten entre dos instancias bien definidas, por una parte las pruebas, los hechos comprobados. Po otra la narrativa, el relato.

Es por eso que existen al menos tres verdades, por una parte está la verdad mediática. Lo cierto es que los medios ya sentenciaron a los padres antes de que se llegara al juicio,  “había agua en la calle y en el alfeizar luego había llovido”. Por otra parte está la verdad juridica que no atiende demasiado a la narrativa sino a las pruebas. La Justicia necesita pruebas y con esas pruebas se condena a la pareja. Pero es verdad que falta un trozo de la verdad, eso que llamamos la verdad histórica. ¿Qué fue lo que realmente pasó aquel dia”.

Ahi esta el problema, nunca lo sabremos y nuestro cerebro intuitivo (O tipo I de Kahneman) se queda con la miel en la boca. Falta algo nos dice.

Pero lo cierto es que realidad y ficción mantienen entre si una extraña relación de complicidad y de solapamiento. Y más: la realidad es inexplicable en términos de sentido.

Es por eso que existen los expertos y existe la heurística. Véase:

elhombretatuadocubiertopormaquillaje3

¿Tiene este hombre un doctorado por Harvard?

Hay una heurística vulgar y cotidiana que nos sirve para usar en nuestra vida diaria y que nos permite apenas pensar en el procedimiento propiamente dicho. La heurística vulgar se caracteriza por las siglas WYSATI, un acróstico en inglés propuesto por Kahneman a fin de dar a entender que esa heurística atiende tan solo a un principio: “lo que ves es lo único que hay”, Pero este tipo de heurística tiene sus limitaciones, es por eso que podemos hablar de una heurística mejorada o una heurística del experto.

Es la forma en que piensan los policías, los jueces, los ingenieros y por supuesto los médicos. El diagnóstico médico es un buen paradigma para hablar de la heurística del experto. Pero antes de abordar como nos las arreglamos los médicos vamos a hacer una incursión en un procedimiento de Sherlock Holmes.

Taxis verdes y azules.-

En una ciudad cualquiera, una noche cualquiera un taxi atropella a un peatón y se da a la fuga. La policía comienza con sus indagaciones.

1) En la ciudad existen dos clases de taxis, unos verdes y otros azules.

2) Hay un único testigo poco fiable -según la policía- que asegura que el taxi era de color azul.

3) La policía averigua que los taxis verdes en la ciudad representan el 80% del total, siendo los azules solo un 20%.

¿Era el taxi, de color verde o como asegura el testigo era azul?

El lector puede hacer aquí su propia predicción.

Y ahora contemplemos el asunto visto de otra manera.

Y añadamos una información más:

“La mayor parte de los taxistas verdes son unos imprudentes, extranjeros y en su mayor parte ilegales”

¿Variaría en algo su predicción anterior?

Lo cierto es que la mayor parte de nosotros daríamos a esta segunda versión más peso de verosimilitud que a la primera. La razón de esta predilección es que mientras en la primera versión sólo tenemos tasas estadísticas frías que no informan de nada, en las segunda hay un dato causal: si es verdad que los taxistas verdes son imprudentes entonces ya tenemos una hipótesis causal, existe una historia, un relato, una narrativa. En realidad el primer supuesto -puramente estadístico- informa mucho más que el segundo, pero atendemos más al segundo al considerarlo más plausible. Sin embargo lo más probable es que el taxi fuera verde si atendemos a las tasas de frecuencia de taxis de la ciudad.

Dicho de otro modo es mejor echar mano de las tasas que de los estereotipos. Aunque la mejor estrategia es una combinación de ambos.

Los estereotipos.-

En realidad los estereotipos nos parecen detestables, cuando señalan razas, nacionalidades, sexo o religiones. Son una especie de prejuicios incompatibles con nuestra idea de la democracia, pero los estereotipos existen y representan atajos en el razonamiento de manera que un buen policia no debería negarlos o subestimarlos. Entre otras cosas porque aun habiendo estereotipos que son falsos, como este:

“Las mujeres que se perfuman son unas fornicadoras”

No todos son falsos sobre todo cuando se combinan con el pensamiento de tasas.

Naturalmente, el caso de  “las fornicadoras” es un estereotipo falso, las mujeres que se perfuman no son más fornicadoras que las que no usan perfume suponiendo que fornicar signifique adulterio, que es al parecer la asociación-generalizacion que llevó a cabo el imán de Ceuta.

Pero hay otros estereotipos que son en todo caso inciertos y en algunos casos refuerzan el pensamiento en forma de tasas. Un policia haría mal en no sospechar -ante el asesinato de una mujer- en que el criminal es su marido o una pareja o ex-pareja. Aunque la “violencia machista” es un estereotipo contiene cierta verdad en relación con un pensamiento bayesiano. Efectivamente la mayor parte de crímenes contra las mujeres los cometen parejas agraviadas. Es poco probable el asesinato de una mujer por otra mujer.

Piensa estadísticamente aunque no concuerde con los relatos de la mayoría. Pero lo optimo es pensar de una forma mixta siempre intentando que un buen relato no oscurezca los datos.

 

¿Qué hacemos con el mobbing?

mobbing

No bastan las buenas intenciones hay que ir más lejos, saber más.

El señor miró complacido a Abel y su ofrenda pero vió con desagrado la de Cain. Cain se encolerizó y su rostro se descompuso. El Señor le dijo:¿Por qué te sientes malhumorado y vas con la cabeza baja?. Si obraras bien ¿no alzarías la cabeza?, en cambio si obras mal el pecado está en tu casa y te acosa sin que puedas contenerle. (Genesis 4.17)

No cabe duda que el primer acosador del que tenemos noticia fue Dios, vale la pena recordar este capítulo del Génesis que cito para observar como el favoritismo con el que Dios distinguió a Abel fue el detonante del primer crimen cainita de la humanidad, al tiempo que señala hacial Caín haciendole responsable -por su pecado- de su propio favoritismo. No sabemos por qué Dios prefería a Abel, lo que si sabemos es que los dones con que Caín trataba de ganarse sus favores no dieron ningún resultado.

Y este post pretende en primer lugar señalar qué es y qué no es mobbing (en adelante acoso) y dotar al lector de algunas estrategias sobre como hacerle frente.

En primer lugar hemos de separar algunos conceptos; el maltrato o abuso no es mobbing, a veces forma parte de la explotación de las personas sea en el ámbito laboral o cualquier otro entorno, Y para un psicólogo que recibe casos en su consulta resulta imprescindible separar el mobbing de dos cosas: la simulación y la querulancia paranoide, ambas llevan consigo ganancias visibles y no voy a referirme a ellas. Voy a referirme pues al acoso verdadero, algo que existe aunque sea muy difícil de demostrar en un tribunal de justicia, sobre todo en nuestro país con un derecho demasiado garantista en comparación con el mundo anglosajón, donde los indicios suelen tener peso de prueba.

Una definición operativa:

Según Heinz Lehman es el fenómeno en que una persona o grupo de personas ejercen una violencia psicológica extrema, sistemática y recurrente -al menos de una vez por semana- y durante un tiempo prolongado de no menos de seis meses, sobre otra en el lugar de trabajo, con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la victima, socavar su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr finalmente que esa persona acabe abandonando el lugar de trabajo, bien sea por propia voluntad o por prescripción médica.

Dicho de otra manera, el fenómeno es muy parecido a la violencia que se ejerce en el ámbito conyugal o en la pareja, si bien los objetivos no son los mismos. En la pareja lo que se busca es la sumisión y la dependencia extrema usualmente de la mujer hacia el hombre.El acoso sexual, conocido informalmente como “luz de gas” es una variante del mobbing y no voy a referirme a él en este post.

El acoso ha de ser constante, insidioso y mantenido en el tiempo. El objetivo del acoso laboral suele ser lograr que la víctima abandone su puesto de trabajo o arroje la toalla y ceda ante las pretensiones de sus superiores, algo que se logra a través de varios mecanismos, el descrédito, la divulgación de rumores, la intimidación, la intrusión en la intimidad de la victima, el muy español “ninguneo”, el traslado obligatorio de despachos bajo el pretexto de reestructraciones funcionales o los sabotajes a la tarea que la victima tiene encomendada.

Lo interesante es que el acoso no siempre procede de un acosador directo, en ocasiones es la propia institución o empresa la que por su propia perversidad tiene una estructura que facilita el acoso individual, el solapamiento de funciones es una de estas perversidades junto con los guiones no escritos y que se encuentran alejados de los objetivos a cumplir.

Un ejemplo de lo que trato de decir con esta idea de los guiones no escritos:

Una empresa A decide contratar un gerente profesional para abaratar costes, esta empresa A tiene un proveedor que es la empresa B pero resulta que algunos de los accionistas de A están tambien en B, y estos accionistas pueden obetener ventajas de suministrar equipos a la empresa A, lo que pierden en un sitio lo ganan en otro. Pero el gerente G fue contratado precisamente para abaratar los costes pero no contaba con que hay una variable oculta, naturalmente todos los esfuerzos que lleve a cabo para mejorar su gestión serán rotulados por esos accionistas como malapraxis o maldad.

En un post anterior ya escribí sobre esta cuestión de la perversión en las organizaciones, de modo que no voy a referirme a ellas. Sólo quiero ahora recordar dos ideas: los jefes suelen rodearse siempre de personas dóciles a las que puedan controlar y obtener información (chivatazos) con independencia de su relevancia profesional, y otra:; la mayor parte de acosadores no son jefes supremos sino mandos intermedios o capataces.

¿Quien es el acosado?.-

El mobbing es un concepto etológico no psicológico y por tanto el mejor instrumento de análisis es la teoría sistémica, pues es todo el sistema el que conspira contra la víctima como más abajo se verá. Y hace referencia a una coalición de individuos que forman una alianza provisional para arrebatar el poder a ciertos machos que obtienen prebendas de la manada. Fueron los etólogos los primeros en describir estas alianzas siniestras donde de lo que se trata es de arrebatarle a alguien su poder o bien una venganza del grupo frente a un líder irresponsable. Pero hay otras acepciones de esta conducta de acoso: ciertos etólogos observaron que si de una manada de cebras elegimos al azar a algunas y las marcamos con una cruz negra en el vientre, serán más susceptibles de ser devoradas por una fiera o un depredador. Significa que en esencia el mobbing está relacionado con la percepción de una diferencia, no es que los depredadores prefieran a las cebras con cruces en la barriga sino que sus compañeros de la manada estarán mas dispuestos a sacrificar a las diferentes en el caso de un ataque.

No importa si las diferencias son por arriba (una mayor inteligencia o brillantez) o por abajo (ser gordo, feo, o albino) lo que interesa saber en este momento es que todos podemos convertirnos en victimas del acoso, aunque los que más riesgo tienen son aquellos a los que sus compañeros han identificado como diferentes, a veces por una cuestión tan trivial como “no ir a tomar café con todo el grupo”.

De modo que todos podemos ser victimas de acoso pero también podemos convertirnos en acosadores o al menos en espectadores inocentes.

Condiciones para que podamos hablar de acoso.-

1.-Relación asimetrica.- Tiene que existir una relación de poder, rango o posición dentro de una organización. El acoso entre iguales es posible pero poco frecuente, hablamos entonces de maltrato. Sin embargo en algunas organizaciones donde las jerarquias son difusas o son permeables, cambiantes o ambigüas tambien es posible que un empleado acose sutilmente a su jefe por ejemplo no pasándole información o “ninguneándole”, es decir no reconociendo o negando la jerarquía.

2.-La víctima no puede escapar del campo.- Es decir no puede irse salvo perdiendo dinero o reputación, de modo que la cosa cambia segun las leyes laborales. El acoso en la empresa privada está sometido a leyes bien distintas a las que regulan a los funcionarios por ejemplo. Un funcionario es muy dificil de despedir pero un empleado privado puede irse por propia voluntad o bien cobrando una indemnización, pero hay otros factores que pueden influir sobre la no-escapatoria del campo de acoso y dependerá en cualquier caso de su espacio relacional y de otros conflictos solapados con el acoso.

Sobre los  errores más frecuentes que suele cometer el acosado y algunos consejos para escapar del acoso volveré en el próximo post.

¿Crimenes moralistas?

monos

Segun los psicólogos evolucionistas hay dos tipos de violencia, una reactiva y otra proactiva. Aqui hay un buen artículo para comprender mejor estas diferencias.

Pero hay otras formas de verlo tal y como podemos ver en este artículo de Michael Shermer, que lleva por título ¿Es el terrorismo una forma de justicia privada?. La tesis sorprendente de este artículo es que el terrorista no es un ser amoral ni inmoral sino todo lo contrario. Es posible hablar pues de que existen crímenes que proceden no tanto de lo que nosotros entendemos como psicopatía, -un término que suele asociarse a la maldad (ignorando que la maldad es un término moral)- sino que suceden por un exceso de moralización.

Y no cabe duda de que la principal factoría -aunque no la única como ya conté en este post– de normas y preceptos morales son las religiones, más concretamente las monoteistas.

El sentimiento innato de justicia.-

Franz de Waal es un primatólogo y etólogo holandés que es famoso en el mundo de la ciencia y la divulgación por sus estudios sobre la agresión, moralidad y alianzas entre macacos. En este divertido video experimenta con capuchinos e intenta demostrar que el sentido de la justicia es innato al menos entre los simios.

No cabe ninguna duda de que el sentido de la justicia es una parte de los sentimientos morales que evolucionó junto con otras emociones con el objetivo de detectar a los tramposos y castigarles. Es interesante señalar que todos tenemos un sentimiento acerca de lo que es justo o injusto (de forma real o equivocada) y que este sentimiento está muy relacionado con la comparación que hacemos sobre lo que reciben los demás y lo que recibimos nosotros, tal y como podemos ver en el video de los capuchinos. Es interesante recordar que el sentimiento de justicia es profundamente egoista y que se activa solo si somos nosotros los que salimos perdiendo en la comparación y permanece inactivo si somos nosotros los ganadores en el reparto.

Algo asi sucede en el juego del ultimátum.

En el juego del ultimátum, en el que a una persona se le da una cantidad de dinero que debe compartir con otra persona, con la condición de que si la oferta es aceptada pueden quedarse con el dinero, pero si la oferta es rechazada no se obtiene nada.

Está demostrado que estamos dispuestos  a pagar el 30 por ciento para castigar a quien no coopera. Esto se llama el castigo moralista.

Donald Black sostiene que sólo el 10% de los homicidios son producidos por rapiña como los que suceden en un robo o hurto, dicho de otra manera: los homicidios que se cometen por incentivos económicos directos son una minoria. El otro 90 por ciento son moralistas, una forma de pena capital en el que los autores son jueces y verdugos de una víctima que perciben que les han hecho daño de alguna manera y son merecedores de la pena de muerte. Ejemplos inquietantes:

Un hombre que “mató a su esposa después de que ella” se atreviera a llevarle la contraria en una discusión,” una mujer que “mató a su marido durante una pelea en la que el hombre golpeó a su hija,” un hombre que “mató a su hermano durante una acalorada discusión sobre los escarceos sexuales de este último hacia sus hermanas menores”, “una mujer que” mató a su 21 años de edad, hijo, porque él había sido “tonteando con los homosexuales y las drogas ‘”, por no hablar de las discusiones de tráfico, etc.

Dicho en otras palabras: la mayor parte de los homicidios se cometen durante situaciones de ira, situaciones comunes y banales, donde los individuos parecen no tener control sobre sus emociones pero que paradojicamente se perpetran siguiendo una siniestra inspiración de que el “otro” -la victima- se lo merecía. Y dónde el agresor no tiene nada que ganar.

De la venganza privada a la Justicia del Estado.-

Es un fenómeno relativamente nuevo el que el Estado mantenga la exclusiva sobre las penas y castigos a los delincuentes o tramposos.

Después de la Edad Media, la venganza privada fue sustituida en su mayor parte por la justicia penal, una justicia garantista que ha de velar necesariamente por los derechos del reo.

¿Pero qué sucede cuando la gente no confía en el sistema penal o creen que esta justicia está sesgada en favor del ofensor?

Es lo que sucede cuando las personas viven en sociedades tribales, en Estados débiles con gobiernos corruptos o se trata de comunidades apátridas que toman la justicia por su cuenta.

El terrorismo es una de esas actividades, Black  argumenta en un artículo de 2004 en Teoría Sociológica titulado “La Geometría del terrorismo,” que es una forma de auto-justicia cuyos motivos dependerán del grupo terrorista en particular. Estos van desde el marxismo revolucionario en la década de 1970 hasta el terrorismo apocalíptico del Islam de hoy (conocido como ISIS), que no es un estado en absoluto, sino una confederación de yihadistas.

La gente de izquierdas al menos en nuestro pais son bastante comprensivos con el fenómeno terrorista islámico que niegan e interpretan desde unprisma politico: una especie de conspiración norteamericana de espias y CIAs y que minimizan o justifican por los lastres del colonialismo. Se niegan a verlo como lo que es: una forma religiosa de moralización obligatoria.

¿No seria absurdo decir que la matanza del dia de San Bartolomé que enfrentó a protestantes y católicos durante la Reforma protestante no tuvo nada que ver con la religión?

No menos absurda es la creencia de que los yihadistas son agitadores políticos seculares disfrazados. Lo que realmente quiere ISIS,  es volver a una civilización del siglo VII y a su entorno jurídico, y en última instancia a provocar el apocalipsis.

De manera que liquidar el asunto diciendo que aquello que no entendemos es una cuestión de psicopatía (psicologizar el problema) es una forma de blanquear la verdad ocultándola y haciendola opaca a la mirada del lector informado, atento y sagaz que no tiene ningún sentimientos de culpa por lo que hicieron otros y en otro momento de la historia.

Más concretamente, el terrorismo no procede del colonialismo, lo que aprendimos algunos de este periodo de la historia es que los valores democráticos empastan mal con ciertas sociedades que mantienen una cohesión tribal a través de una coacción religiosa más o menos aceptada individualmente.

La evolución de las instituciones que dan lugar al bienestar y la libertad no han ido todas al mismo tiempo como ya comenté en este post. Los musulmanes tendrán que hacer su propio proceso de secularización si quieren integrarse en el mundo del siglo XXI

La destrucción creativa

creativa

Toda innovación plantea un problema nuevo: ¿Qué hacer con lo viejo?

Piensen ustedes en como las grandes superficies han influido en nuestra forma de comprar, en nuestros gustos y aun en nuestro ocio. Piensen qué ha sucedido con el comercio tradicional, ese que ocupaba el centro de las ciudades. Piense en como UBER, esa plataforma de taxis compartidos está poniendo contra las cuerdas al taxi tradicional o piensen en como la industria librera o peliculera se está resintiendo con las “bajadas” -piratería le llaman- en Internet.

Lo viejo se resiste a morir, y levantan barricadas contra cualquier innovación, siempre ha sido asi, sucedió con la rueca de hilar (por agua), con la maquina de Watt, con el comercio a vapor, con la imprenta. Cualquier cosa nueva “deja en el paro” a multitud de negocios y personas y cambia la cultura de un negocio que ha de transformarse o morir. Usualmente y durante un cierto tiempo conviven ambas cosas: lo nuevo y lo viejo y a veces incluso se inventan artiulugios hibridos (como el coche a medio camino entre la gasolina y la pila de litio), La batalla entre lo nuevo y lo viejo no se libra en un sólo dia, es necesario un poco de tiempo para que algún bando se imponga al otro.

Ahora bien, no debemos pensar que inexorablemente lo nuevo se impondrá a lo viejo solo por el efecto de sus bondades supuestas. Evidentemente tener luz electrica es mejor que alumbrarse con faroles de gas, pero la inductria del gas no se quedó de brazos cruzados esperando a que los eléctricos se les impusieran. Del mismo modo la industría electrica no quedará de brazos cruzados ante la inminencia de energias baratas y renovables, incluso habrá gobiernos que se pondrán de su parte. Plantearán su propia guerra y lo harán como siempre se hace: a través de la politica.

Es por eso que los paises no se desarrollaron o prosperaron al mismo tiempo, ciertas couyunturas críticas impusieron un distinto galope en las innovaciones y ciertos gobernantes y sus castas se opusieron a los inventos que traian innovaciones importantes. El imperio otomano se opuso a la imprenta hasta bien entrado el siglo XX, el imperio austrohúngaro, se opuso a la industrialización y hasta al ferrocarril hasta que fue definitivamente derrotado.

Lo viejo se resiste a morir.

La politica es el campo de batalla de intereses económicos que casi siempre muestran su carácter de obstáculo a lo nuevo, su carácter reaccionario.

Algo que explica por qué algunos paises fracasan. Al decir de Acemoglu: fracasan porque poseen instituciones anticuadas y obsoletas, parasitarias, tiránicas o extractivas. Vale la pena listar algunas de las propiedades que ha de tener un pais para que su población progrese:

1.- Un estado centralizado que gestione la paz y el orden. Una justicia que funcione y castigue a los transgresores.

2.-La existencia de incentivos individuales.

3.- Libre comercio y sistemas de comunicación que aseguren el tránsito de mercancias e ideas.

4.-Control democrático y parlamentario de las élites politicas y económicas.

5.-División de poderes al estilo Montesquieu.

6.- Una prensa libre que no dependa de las elites económicas o políticas.

7.- Existencia de la propiedad privada que garantice la seguridad jurídica y evite el expolio por parte de las élites. Recordar que hay dos fromas de expolio, uno es el trabajo sin o con bajos salarios o forzado (servidumbre) y otro es el aumento de impuestos.

8.- Instituciones inclusivas que traten de mejorar las condiciones del pueblo y le provean de servicios suficientes para la conservación de su salud y bienestar.

9.- Enfrentar el problema de la destrucción creativa y gestionar su alcance.

10.-Garantizar la educación de calidad entre sus ciudadanos.

¿Comprendes ahora por qué la democracia no es exportable a todos los paises?

La mayor parte de países pobres ni siquiera han alcanzado el primer nivel, ese estado centralizado que suponga una superación de lo tribal, como Haiti, Agfanistán o Somalia pero hay otros paises donde si se ha conseguido este objetivo de centralización, un ejemplo es Corea del Norte, China, Rusia o Venezuela. En estos paises sin embargo las élites siguen siendo extractivas y se consolidan en el poder de forma ilicita: usualmente a través de lineas endogámicas o hereditarias como las monarquías o a través de procesos pseudodemocráticos, persecución de los disidentes y de los delitos de opinión, y por supuesto inexistencia de prensa libre.  No se trata de paises pobres (Venezuela, Nigeria o Congo podrian ser considerados paises con recursos) sino empobrecidos por élites extractivas crónicas que han logrado perpetuarse en el poder a través de asonadas, golpes de Estado o incluso a través de una democracia secuestrada.

Por último: sin incentivos individuales es imposible construir un estado próspero. Nadie va a trabajar para beneficiar a otro. Y sin las suficientes garantías juridicas nadie va a invertir en el futuro ni habrá ahorro. La amenaza de expolios, nacionalizaciones, impuestos exagerados o confiscaciones no son la mejor forma de dar seguridad a los emprendedores.

Lo normal es que en estos paises no exista innovación ni emprendimiento. Y por eso estos paises han fracasado siguiendo la terminología de Acemoglu.

Y la fórmula critica: sin educación no es posible generar una élite de personas educadas que haga progresar a su país. Simplemente le abandonan a su suerte.