¿Sabemos beber?

Si piensas aun que bebemos porque tenemos sed o comemos porque tenemos hambre te diré que estás muy equivocado. A esta conclusión llegó precisamente Konrad Lorenz premio nobel de medicina en 1967 gracias a sus conocidos trabajos etólogicos con gansos de los que hablé con anterioridad en este post.

La idea fundamental que se deriva de sus estudios sobre los 4 Grandes (huir, comer, aparearse, luchar) es que no es el hambre la causa de la alimentación sino su propósito. Lo mismo sucede con la bebida, no bebemos sólo porque tenemos sed sino por una enorme cantidad de cuestiones adyacentes.

Bebemos para celebrar algo, porque estamos aburridos, porque queremos tranquilizarnos, por el puro placer de beber y en realidad para compartir tal y como sucede con la comida que sirve tanto para un roto como para un descosido, aporta tranquilización, excitación, placer y afán social. Tanto es asi que en nuestra especie comer-beber es básicamente un hecho social. Una cosa es beber y otra abrevar, una cosa es comer y otra apacentar.

Y a veces no sólo bebemos agua sino un sin fin de líquidos: café, refrescos, infusiones, purés, cremas, sopas y alcoholes diversos. Todos ellos contienen el elemento necesario para calmar la sed -agua- pero no son solo agua. Voy a referirme en este post al alcohol. ¿Por qué bebemos alcohol? y más complicado aun ¿sabemos beber alcohol? o ¿necesitamos saber algo de cómo beber?

En realidad todo este preámbulo viene a cuento a propósito de un caso que recientemente he tratado y que se presentó en mi consulta con una demanda concreta: “no se beber”, me espetó F. antes de contarme su problema. En realidad el problema de F. es muy parecido a otros que he tenido ocasión de tratar y seguir a lo largo de mi vida profesional y que podriamos agrupar en un diagnóstico ya desaparecido de los manuales: me refiero a la dipsomanía.

La dipsomanía es un término de la psiquiatría francesa que ha desaparecido de los tratados absorbido por el mas americano diagnóstico de “trastorno por dependencia del alcohol”. Dicho de otra manera: los dipsómanos de antaño son hoy considerados como adictos al alcohol. El asunto es que yo no creo que sea verdad y por eso escribo este post.

En mi opinión la dipsomanía tiene entidad clinica suficiente y no debería ser calificada como un trastorno por dependencia sino como un trastorno disociativo.

Diré de paso y para adelantarle al lector algunas claves que el alcohol es el “fármaco” disociativo más potente que existe. Y digo disociativo porque no tenemos una palabra mejor para definir el efecto del alcohol sobre ciertos contenidos reprimidos, disociados o suprimidos de la conciencia. En realidad el alcohol lo que hace es propiciar la emergencia, la expulsión de contenidos disociados, se comporta pues como un expulsador de contenidos. Una especie de agonista de la impulsividad.

Como puede observarse existe un circuito (bucle largo) MN que recorre el cerebro profundo hasta la corteza sin pasar por el núcleo córtico-talámico, se trata de un circuito expresivo más parecido a un arco reflejo que a un circuito neural. La evolución lo preservó para darnos la oportunidad de descargar respuestas rápidas sin reflexión y por tanto sin aprendizaje, casi involuntariamente como en un cortocircuito.

Y es precisamente por eso que no puede considerarse un fármaco y decimos que es una droga. Es una droga para algunos -luego veremos cuales- pero para los demás – los que saben beber- no es más que un complemento alimentario. El problema del alcohol es que aun favoreciendo la emergencia de contenidos reprimido-disociados lo hace pasando por alto al sistema cortico-talámico, aprovechando el bucle largo y haciendo un bypaseo al sistema de reflexión talámico. Propicia descargas en cortocircuito y es por eso que aunque se use como autocorrector de tensiones internas por ciertas personas (usualmente la ansiedad, la depresión o la misma abstinencia en dependientes), el alcohol no resuelve el problema puesto que aprovecha una via de descarga ajena a la conciencia y es por eso que después de la bacanal embriagadora del alcohol llega la amnesia. Y la amnesia no resuelve las memorias rechazadas pues no integra el problema sino que lo agranda disociándolo. Observemos el caso de F.

El caso de F.-

En sintesis F, es un varón de 28 años que después de morir su padre inicia un trastorno de conducta curioso y dramático. Periódicamente sale por las noches y comienza a beber de forma exagerada buscando la rápida embriaguez, después se mete en peleas sin que a la mañana siguiente recuerde nada de lo que sucedió durante la noche. Estos episodios han ido sucediendo cada vez con mayor frecuencia y arrastrando toda clase de lesiones y de complicaciones judiciales. Se evidenció que en esas peleas F. buscaba activamente lugares y contrincantes peligrosos, es como si buscara el daño inconscientemente. Ciertamente el daño acaeció pues aquellas explosiones de ira con las que al parecer acompañaba su ebriedad habían pasado a formar parte de su vida complicándosela e incluso llegando a ser una amenaza constante a causa de los ajustes de cuentas.

Lo curioso de F, es que su carácter no tenia nada de violento, era deportista, jugaba a fútbol, tenia trabajo y no tenia ningún antecedente digno de mención salvo ciertas preocupaciones por su figura que habían derivado en conductas vigoréxicas leves y cierta tendencia a darse atracones de comida.

Podríamos decir que F, era un comedor y un bebedor exagerado y excesivo, ni sabia comer ni sabia beber. Sin embargo el cuadro había desencadenado tras la muerte de su padre de una forma más que evidente. Naturalmente a la pregunta ¿Como te llevabas con tu padre? F, mintió, en parte diciendo “muy bien, yo le admiraba mucho, me sentí muy solo cuando nos dejó”.

Esta declaración anterior es parcialmente verdad pero falta algo más, falta un dato.

Un padre tiránico, abusivo y alcohólico suele ser el antecedente común de estos casos de dipsomanía.

Curiosamente F. no me dió esta información sino que la obtuve por vía de un informador familiar.

F, es un caso típico de trastorno disociativo, lo que se disocia aqui es la carga emocional de la figura negativa del padre mientras que lo que se recuerda es la parte positiva. De acuerdo con esta partición de la memoria que realiza el sujeto sobre su figura paterna, F-Hide es en realidad ese padre tiránico, agresivo, brusco y malvado que se mete en lios por las noches cuando el alcohol propicia la emergencia de estos contenidos mnésicos reprimidos. F-Hide busca emerger, busca integrarse en el resto de la personalidad de F, pero no lo consigue a pesar de la repetición -como sucede en los sueños- pues una y otra vez se encuentra con el borrón del recuerdo junto con los borrones de la culpa que acompaña todas y cada una de esas incursiones a los abismos de la embriaguez.

Diríamos que el cuadro se complica con el uso del alcohol como fármaco disociativo y así fue cuando consultó con los servicios de salud mental: se le etiquetó de alcohólico y se le sometió a un tratamiento de desintoxicación. Naturalmente el paciente mejoró, manteniéndose alejado del alcohol puede evitar esos encontronazos con la noche, pero el remedio es peor que la enfermedad ¿hace falta renunciar del todo al alcohol? En el caso de F, no representó ningún sacrificio especial pues F, en realidad no bebía usualmente sino que usaba el alcohol como medicamento.

¿Como tratamiento de qué?

De una tensión interna que se manifiesta precisamente en el momento del duelo con su padre, es entonces cuando ha de revisar su relación y es entonces cuando se desencadena los episodios explosivos intermitentes. De manera que la desintoxicación alcohólica era en realidad una medida menor. Lo que se trataba de conseguir no era la abstinencia completa sino que integrara la imagen de su padre. Naturalmente los pacientes prefieren dejar de beber antes de enfrentarse a sus problemas inconscientes, si es que lo consiguen. Cambiar cuesta, dejar de beber gratifica la culpabilidad y es por eso que siempre será preferible la segunda que la primera opción.

Podríamos decir que en F coexisten dos personalidades, una casi normal y bien adaptada y otra personalidad maligna e inquietante que se manifiesta a través de la embriaguez y la locura violenta sin sentido.

Evidentemente F tenia razón, no sabia beber: pues bebía para alterar un estado interno preparado para la emergencia de  pulsiones agresivas. F. Buscaba la embriaguez, algo común a todos los casos que he tenido ocasión de ver en mi vida aquejados de esta curiosa y periódica forma de beber para que algún Yo escindido y oculto pudiera emerger. Los dipsómanos beben para recordar aunque lo que encuentran es darse de bruces con el olvido amnésico de materiales inconscientes que no logran integrarse en la conciencia como un todo.

De manera que ya lo sabes: no uses nunca el alcohol para aliviar tus tensiones internas y cuando bebas hazlo como un caballero renunciando a esas bacanales donde se busca una embriaguez rápida. Hazlo para compartir y nunca para aislarte de los demás y si notas que “tienes mal vino” es decir que cuando bebes te pones violento, agresivo o pesado, deja de beber, simplemente debes aprender de nuevo como se bebe.

Pero en honor a la verdad he de deciros que no todo puede aprenderse de nuevo y que lo más frecuente es que si bebes de este modo durante cierto tiempo ya seas un adicto y entonces no tienes más remedio que purgar tus “pecados” dejando de beber del todo. Una penitencia que da grandes resultados y que señala hacia la evidencia de que los seres humanos precisamos de limites y de coerción. Abandonados a nuestro albedrío no hacemos más que tonterías.

Unos más que otros, claro.

Y no te olvides que en las farmacias venden alcohol en pastillas: se llaman tranquilizantes y tienen el mismo efecto a largo plazo.

¿Existen alternativas a los recortes?

Aquellos de ustedes que leyeran este post donde anunciaba que habia estallado ya la tercera guerra mundial, habrán comprendido a estas horas que esta guerra- la tercera- no es un guerra convencional sino una guerra de los mercados contra los gobiernos. Una especie de simulacro de guerra donde lo que se pretende conseguir es disminuir el gasto de los gobiernos, los Estados, las familias y los individuos. O al menos beneficiarse de su malgasto.

De manera que los politicos se han echado ya al monte y han apostado por los recortes. Artur Mas de CiU ha sido el primero que -quizá envalentonado por su éxito electoral del pasado dia 20-,  ha decidido aplicar el manual del buen recortador y ya ha anunciado nuevos recortes a la población. En realidad esos recortes ya habian comenzado pero se trataba solo de un ensayo general, ahora nos amenaza con noticias abrumadoras: la gasolina, el transporte público, las matrículas universitarias, el ticket moderador (eufemismo del copago) y hasta el agua van a sufrir importantes incrementos que se unirán a las que ya padecemos, la electricidad, el gas, la telefonía y todo eso en un entorno de precariedad sanitaria y laboral.

De lo que se trata es de empobrecer a la población. Por si aun no se habian dado cuenta, lo que pretenden los politicos es que no tengamos dinero para gastar.

Pues ese es el problema, gastamos demasiado y vivimos por encima de nuestras posibilidades, pero ellos tambien, me refiero a los politicos y a las administraciones que son las principales derrochadoras de gastos innecesarios.

Como tengo la impresión de que el tratamiento -en este caso quirúrgico- del recorte no es una buena solución para nuestro país me he dedicado hoy a pensar qué son y qué no son recortes. Un poco para aclarar ciertas demagogias que aparecen continuamente en los medios de propaganda de unos y otros. Lo diré mas claro: que un profesor tenga que hacer dos horas lectivas de más no es un recorte sino un ahorro. Que se prescinda de la hostelería en los Hospitales o de las guardias localizadas de determinados facultativos no es un recorte sino un ahorro. Que se centralicen las urgencias quirúrgicas en uno o dos hospitales no es un recorte sino un ahorro. Que no se sustituyan enfermer@s o médicos de baja o se cierren determinados dispositivos o plantas redundantes no es un recorte sino un ahorro. Que nos quiten los móviles a los directivos de los hospitales no es un recorte sino un ahorro. Y que se saquen a concurso las prótesis de cadera para comprar unas que sean más baratas e igualmente eficaces no es un recorte sino un ahorro. Que el sistema publico español cobrara a los extranjeros por las atenciones que reciben aqui no sería un recorte sino un acto de justicia.

Lo que seria recortar es bajar el sueldo de los profesores, los jubilados o de los sanitarios, eso si seria recortar. Pues esa bajada del sueldo supone menos ahorro (y menos dinero disponible) y menos gasto (menos PIB) y por tanto menos empleo o sea que el recorte de sueldos es una mala politica.

Ahora que ya sabemos qué es ahorrar, vamos a explorar otro verbo, el verbo “despilfarrar”.

Despilfarros múltiples atribuibles a unos y a otros.-

Comenzaré por el gran despilfarro que preside la tradición de este país. Me refiero a los dias de asueto. Comenzaré por los sábados, ¿por qué la mayor parte de la gente no trabaja en sábados? ¿Cómo llegó a implantarse la semana inglesa en nuestro pais sin ningun decreto que la avalara?

¿Por qué la biblioteca del lado de mi casa cierra los sábados?

Es por el convenio, dicen, “los sindicatos no nos dejan trabajar” afirman algunos. Otra cosa para arreglar.

Señalar además que en España tenemos demasiadas vacaciones, moscosos, puentes, fiestas nacionales, fiestas locales, autonómicas, navidades, a los que hay que añadir cieertos derechos sobrevenidos como por ejemplo los 20 dias de paternidad (me refiero a ese tiempo que la administración concede a los que han sido papás para darles el pecho a sus hijos) y todo eso que se conoce con el nombre de beneficios sociales.

Algunos dirán que todo eso son derechos pero en realidad es un eufemismo para nombrar ciertos despilfarros políticamente correctos. Un consenso al que se llegó cuando eramos ricos para pagar menos al personal. Por ejemplo yo que soy funcionario no cobro mis trienios porque los sindicatos pactaron en su dia con la administración que en lugar de dinero me dieran más vacaciones. ¿Pero para qué quiero yo más vacacioens si no tengo dinero?

Cierto dia decidí investigar cuantos dias reales de trabajo llevaban a cabo los sanitarios de mi Hospital al año y me llevé una enorme sorpresa, un escándalo que no pienso airear aqui en publico por vergüenza ajena. Y eso sin contar las bajas laborales o las desgracias sobrevenidas. Como todo el mundo sabe la mayor lacra de este pais procede del absentismo laboral, una cifra que asustaria a Merkel.

De modo que la culpa de todo esto no la tienen sólo los mercados o los bancos sino nosotros mismos. Hemos contribuido activamente a poner las cosas muy feas.

Algo de culpa tenemos, pero tambien ellos los politicos tienen parte de esa culpa multiplicada por 100. Cataluña y otras autonomías mantienen embajadas abiertas en otros paises, financian ONGs, empresas públicas, películas, artistas, festivales enclavados en eso que llaman cultura y que no es más que un pesebre político, macroproyectos faraónicos sin retorno social, obras redundantes y antieconómicas como ese AVE que pasa por Cuenca, remodelizaciones urbanísticas y gastos suntuarios de esos que erizan la piel de los ciudadanos conscientes y responsables.

Y ahora se nos viene encima otro gasto innecesario: ¿Por qué hay que iluminar las ciudades para Navidad? ¿Es asi como nuestros políticos ahorran energia?

Si hay una economía de guerra tengamos la guerra en paz y que apechugen con sus adornos.

¿Bancos, sistema financiero, paraísos fiscales, corrupción generalizada, fraude fiscal?  Si, se trata de la responsabilidad de ellos, de los malos. Pero también economía sumergida, facturas sin IVA, viajes constantes a lugares exóticos, gastos domésticos innecesarios, escapadas en low cost, y bajas laborales por cabreos con el jefe. Es la responsabilidad de nosotros los inocentes.

Y los señores diputados electos ya han comenzado a cobrar, antes de que el Gobierno se haya constituido.

Que ahorren ellos.

Y mientras tanto invertir en deuda española es más beneficioso que invertir en economia productiva española. ¿Puede salvarse algun país donde se han invertido las reglas del juego?

La amistad y las redes sociales

La amistad es preferible al amor porque no precisa de frecuencia

Jorge Luis Borges

De las relaciones que establecemos con nuestros congéneres hay algunos tipos que son comprensibles, me refiero al amor que tenemos con nuestros hijos, un vinculo presidido por el nepotismo parental. Tambien son comprensibles aquellas relaciones presididas por el interés y el “toma y daca”, “tu me das y yo te doy” y que se conocen como altruismo reciproco. El favor compensatorio es el paradigma del intercambio en esta clase de relaciones a corto plazo que son las que acumulan más frecuencia de interacciones en nuestras sociedades.

Si pudiéramos establecer una relación aritmética entre los vínculos que presiden nuestras relaciones y pusiéramos que tenemos 10 amigos podriamos hallar cuantos conocidos significativos tenemos, basta añadir un 0 a ese número y aun más: si añadimos otro cero tenemos a los conocidos no significativos, relaciones presididas por la ocasionalidad y la escasa resonancia emocional, algo cercano a la indiferencia que nos inspiran los desconocidos.

Asi si usted tiene 10 amigos, es previsible que tenga 100 conocidos significativos entre los que contamos los compañeros de trabajo y 1000 conocidos no significativos. Como usted podrá observar el número de emparejamientos posibles en su “círculo” está limitado por esta regla, lo que es lo mismo que admitir que nuestras relaciones significativas sean de amistad, vecindad, interés o camaraderia están limitadas espacio-temporalmente. Es lógico: uno sólo puede ser amigo de sus coetáneos y solo puede relacionarse con aquellos que viven en un entorno cercano al propio.

Pero hay que hacer alguna excepción: se puede ser amigo de alguien sin apenas verse de esa forma tan continua como vemos a nuestros vecinos o nuestros compañeros de trabajo, de manera que la amistad es una excepción a la regla de que “el roce hace el cariño”. Aqui en este post hablé de la psicologia de la amistad, el lector podrá encontrar allí las bases neurobiológicas que hacen de la amistad una excepción entre los amores compartidos.

Lo cierto es que la mayor parte de nuestras interacciones cotidianas no las tenemos con esos amigos del alma que en un momento u otro de la vida tomaron direcciones contrarias sino con gente de nuestro círculo menos íntimo: nos relacionamos más con conocidos significativos que con amigos.

Antes de que la web 2.0 se inventara estábamos condenados a relacionarnos con personas de nuestro entorno y a echar de menos a aquellos amigos que mantenemos “desde entonces” a trancas y barrancas y que a pesar de desengaños y desencuentros mantienen (mantenemos) vivos gracias a que la amistad se forjó en un momento crucial de nuestra vida. Asi es posible decir que las amistades a largo plazo lo son porque han pasado la prueba del tiempo y la distancia pero tambien porque se forjaron en el momento en que necesitábamos más que nada tener amigos, pues necesitábamos ser como alguien, necesitabamos identificarnos, tomar referencias. Es precisamente ese residuo de identidad colgada del tiempo la que hace que los amigos se mantengan activos y que respondan a nuestras demandas de forma rauda y eficaz, hay algo en la amistad que se resiste a ceder empuje por falta de roce y hay algo en la amistad que no lleva registro de los debes.

Hay algo en la amistad de atemporal.

Nuestra vida estuvo condenada a repetirse con relaciones insatisfactorias en lo personal si nuestros amigos se encontraban inaccesibles (como suele suceder con las relaciones a largo plazo) pues nuestro círculo se enuentra casi siempre ocupado no por amistades verdaderas sino simulacros del interés mercantil que preside los intercambios humanos modernos y que han llegado a sustituir a la amistad verdadera.

Y fue así que aparecieron las redes sociales.

La gente ciberparanoica suele decir que las redes sociales no encierran verdaderas amistades porque no existe el “vis a vis” es decir la confrontación corporal. Creen, los que asi piensan que la amistad precisa de contacto fisico, de verse, salir juntos o ir de copas. Es algo que es cierto sobre todo para los que quieren amigos para estos menesteres, aunque para divertirse no hacen falta amigos sino simples conocidos que compartan estas aficiones. Pero es peligroso llamar amigos a estas personas con las que compartimos en un momento determinado de nuestra vida ciertos intereses (como salir de copas). La mayor parte de las decepciones de la vida proceden de etiquetar como amigos a aquellos que no son más que “compartidores” de ciertos intereses o necesidades comunes, una relación que podriamos llamar altruismo reciproco (toma y daca).

Lo que caracteriza la amistad es la afinidad y no tanto el interés, una afinidad que estuvo aunque ahora quizá se halle ausente. Si usted tiene hijos pequeños notará como por arte de magia todos sus amigos tienen hijos de esa edad. Lo cierto es que las personas tendemos a buscar amigos que compartan nuestras situaciones vitales, son pues acompañantes más que amigos, personas con las que se coincide en el camino de la vida.

Los que creen que la verdad está en lo corporal y denostan lo virtual como simulacro ignoran que es precisamente en los entornos virtuales donde podemos esperar encontrarnos con aquel tipo de amistad que no precisa de frecuencia como decia Borges pero si de afinidad.

Lo cierto es que considero más amigos a  muchos de mis amigos de la red que a los conocidos que me rodean. La amistad que con ellos mantengo (a pesar de no conocerlos fisicamente) es muy parecida a la amistad que tengo con mis amigos lejanos ya en el tiempo o la distancia.

Sucede por lo siguiente:

Lo que subyace a las relaciones de amistad en terminos de cooperación es que no existen cajas registradoras ni cronometros que vigilen las deudas. En las relaciones de amistad no hay contabilidad como sucede por ejemplo en las relaciones mercantiles, en las profesionales o en las de simples conocidos. El altruismo recíproco no puede pues explicar esa cooperación que llamamos amistad, más aun la desnaturaliza, es por eso que a la amistad no se la puede poner  a prueba con negocios, préstamos, ni compraventas. El peor negocio siempre sucede con un amigo y sucede porque las reglas que gobiernan en la amistad no son las mismas que las que gobiernan los intercambios comunes. Un amigo es un mal cliente.

Lo que está detrás de la amistad no es ni sexo ni amor romaático sino una emocion llamada “amor compasivo” por los psicólogos evolucionistas y que han descubierto que tiene su propia psicología. Piense usted en una pareja a largo plazo o en dos amigos que han resistitdo durante muchos años los embates de la vida: ambos se sienten en deuda con los otros, pero son deudas que ni se miden ni existe la obligacion de saldarlas, es una deuda satisfactoria (Pinker 1997). El amor compasivo que sólo se da con los verdaderos amigos y excluimos aqui a los amigos ficticios que son aquellos que se hacen amigos de quien les conviene (usualmente personas poderosas que son los que estan en condiciones de hacer favores) o entre aquellos que habiendo sido amigos se caen de la amistad por encontrarse en otros planos de definición de su propia realidad. Discriminar un amigo verdadero de uno ficticio es a veces bastante difícil, sobre todo en nuestro mundo actual donde las relaciones están fuertemente intervenidas por los beneficios a corto plazo.

El amor compasivo consiste en un extraño placer espontáneo que sentimos cuando ayudamos a un amigo de alguna manera que para nosotros carece de costes y produce sin embargo un enorme bienestar a la otra parte, es por eso que la gratitud, la simpatía, el cariño y la confianza son estirados hasta el limite desde un extremo y el otro. La amistad verdadera se reconoce porque -a diferencia del amor que es un pago sin cash- se trata de un cash sin pago, un beneficio mutuo donde no necesariamente se suceden los préstamos y los favores.

Un ejemplo corriente es este: compartir una habitación con otra persona que tiene los mismos gustos que nosotros. Una persona asi no representaria una carga, no hay costes en la cooperación y ambos pueden disfrutar de la compañia del otro sin necesidad de un coste en malestar. O dicho de otra forma: hay formas de cooperación que sin ser gratis producen la sensación de no comportar costes para los actores sin llegar a constituir reciprocidad.

Otro ejemplo lo tenemos en la red y lo tenemos todos los dias, los intercambios de información y de “favores” o colaboraciones generosas son un valor reinventado por la solidaridad de la red.

La amistad vuelve a florecer gracias a las redes sociales pues es la vida real lo que resulta un simulacro de la verdadera amistad.

Multi y transdisciplinariedad

El meme naranja (v-meme de la modernidad) y el meme verde (postmodernidad) han sido los valedores ideológicos de lo que entendemos hoy por multidisciplinariedad pero también sus enterradores oficiales. La multidisiciplinariedad ha muerto ahogada en sus propias contradicciones en ese culo de botella que describió Wilber y que como la Esfinge estrangula a no pocos mientras intentan abrirse paso.

La multidisciplinairedad era sin embargo – aunque insuficiente- una buena idea: se trataba de poner juntos a varios expertos en un problema para hallar entre todos una solución ante -la mayor parte de las veces- problemas endemoniados. Llevo muchos años viviendo en esa mitologia del trabajo multidisciplinar que, con razón, se oponia a la vieja idea del trabajo individual, aislado del contexto, aquellas torres de marfil en que nos imaginábamos a los científicos, a los creadores o a los innovadores; creo que he encontrado sus puntos débiles y las razones de su fracaso, pero antes de eso me gustaria hacer un elogio post-convencional a las organizaciones verticales pues creo que gran parte de los errores de la multidisciplinariedad proceden de haber negado la evidencia de que ciertas empresas han de funcionar necesariamente en código azul (meme azul) pongo el ejemplo del ejército y el ejemplo de los hospitales.

Un Hospital es, en teoría, una organización multidisciplinar, en él hay médicos generales y especialistas, cirujanos, psicólogos, trabajadores sociales, enfermeros, auxiliares de enfermeria, celadores, pinches de cocina, personal de limpieza, etc.

Y sin embargo no funciona como una organización multidisciplinar sino como una organización vertical: hay alguien que manda (gerente) y delega (cuando delega) poder en los jefes de servicio que a su vez lo distribuyen entre sus adjuntos que son en realidad los que hacen el trabajo asistencial. Los enfermeros trabajan a las órdenes del médico que es el que tiene el poder asistencial directo: prescribe y gasta recursos, ordena ingresos, da altas, diagnostica y trata, da ordenes de tratamiento, etc.

Cuando usted está enfermo se dirige a un médico y es seguro que usted querrá que le atienda un facultativo si tiene alguna enfermedad o precisa ingresar en un Hospital, el resto de los agentes pivotan alrededor del médico que es por definición el agente principal de un Hospital. Dicho de otra manera: aunque todos los agentes de un Hospital vayan vestidos igual (con una bata blanca que impide identificar a unos u otros) la realidad es que usted quiere que le trate el doctor tal y no cualquier otro agente del Hospital.

O sea que los Hospitales juegan el juego de la multidisciplinariedad a sabiendas de que en realidad es una ficción, puesto que la organización es de hecho vertical.

Pero esta cuestión se emborrona cuando pasamos al nivel ambulatorio. Las USM (unidades de salud mental) nacieron bajo la égida del meme verde que trataban de instalar en la organización más proxima al ciudadano (la asistencia primaria) la ideologia de la multidisciplinariedad. La idea era que juntando psicólogos, psiquiatras, asistentes sosicales y enfermeros en una unidad y poniendo en común los casos a través de periódicas reuniones los pacientes saldrían favorecidos en sus quejas complejas donde se unen lo sanitario, lo social, lo mental y los cuidados y pedagogias sanitarias (psicoeducación).

Pero esta bienintencionada idea tiene ciertas grietas: es necesario que todos y cada uno de los agentes que intervienen en el proceso sean conocedores de todos y cada uno de los casos, una cuestión imposible por sí misma y que no resuelve la diversidad de enfoques y puntos de vista, por lo que el asunto se zanjó con interminables reuniones de coordinación. Los agentes necesitaban constantemente estar reunidos para no colapsar sus decisiones en intervenciones costosas y no solaparse mutuamente.

El resultado de la multidisciplinariedad fue este engendro matemático:

1+1+1+1+1= 1

Significa que al final de la suma de esfuerzos habia un agente implicado en cada caso que de forma arbitraria se atribuía o le delegaban la hegemonía del mismo. Asi el psicólogo trata psicológicamente a pacientes mientras que el psiquiatra trata a otro tipo de pacientes contando solo con la “intuición” de la enfermera -coordinada o no- que es la que propone qué facultativo corresponde a cada caso.

La idea-fuerza suele ser ésta: si necesita medicación, psiquiatra, si no la necesita psicólogo aunque la mayor parte de casos precisan psiquiatra+psicologo cuando no una intervención social y un grupo de psicoeducación guíado por la enfermera. Con lo que no se hace sino duplicar o triplicar esfuerzos y atenciones redundantes.

La bienintencionada consulta médica tradicional (“pase el siguiente”) habia sido por fin vencida al incluir a otros profesionales en la rueda asistencial, pero el problema seguía estando sin resolver y aun: se habia agravado puesto que habia logrado inyectar en la conciencia de los ciudadanos la idea de que el psiquiatra da pastillas y el psicólogo escucha. Lo cierto es que la multidisciplinariedad consiguió un corrimiento de expectativas y un  reforzamiento de los roles tradicionales a pesar de perseguir lo contrario. Hoy el psiquiatra es más biologicista que ayer y los psicólogos más médicos que nunca.

Poner un experto al lado del otro en fila india (multidisciplinariedad) no parece que sume esfuerzos sino que nos retrotrae a la nostalgia de la verticalidad original: la hegemonia del médico individual.

¿Cual es la alternativa que propongo a la multidisciplinariedad?

Propongo la transdisciplinariedad.

No se trata de poner un experto al lado del otro sino dentro del otro, como esas muñecas rusas de la fotografía.

Lo cierto es que hasta hace poco tiempo no teníamos una metodologia adecuada para resolver este problema que ha venido en llamarse “tarea entre varios” y que puede formalizarse asi:

1+1+1+1+1=11

No cabe ninguna duda de que los problemas que tratamos no sólo los médicos sino los que tienen que tomar decisiones complejas como nuestros gobernantes o los hallazgos cientificos podrian resolverse con esta metodología de la transdisciplinariedad, pues su potencia está más que demostrada. ¿Puede imaginarse qué sucederia si todos los investigadores de cáncer del mundo trabajaran en red? No me refiero a estar en contacto unos con otros (que ya lo están) sino en participar conjuntamente en la busqueda de tratamientos eficaces ,unos con otros.

Ahora gracias a Internet tenemos la tecnologia adecuada para llevar a cabo este tipo de proyectos entre varios. ¿Por qué no lo hacemos? En el caso de los cientificos está claro de que no lo hacen porque tratan de arrimar el ascua a su sardina, lo que les interesa no es tanto encontrar algo sino que sea su laboratorio el primero en encontrar y patentar este hallazgo. Así se demuestra una vez más que la cacareada rivalidad no favorece sino que retrasa el progreso.

Tenemos la tecnología pero no tenemos los hábitos, es evidente que son necesarios algunos cambios de mentalidad para poder llevar adelante proyectos transdisciplinares. Estas son las condiciones que he ido elaborando para salir adelante, ahora ya en el meme amarillo.

1.-Un proyecto transdisciplinar es un proyecto muy parecido a como funciona nuestro cerebro, es sobre todo un proyecto cooperativo, distribuido y descentralizado. Significa que es un proyecto donde cada uno de los agentes está subsumido en el que le sigue. Ninguno es mas importante que el otro, se trata de un proyecto transversal, todos tienen la misma forma pero no el mismo tamaño : no reniegan del liderazgo de la muñeca que las abarca a todas.

2.- Sin liderazgos transversales como los que describi aqui, ningún proyecto puede salir adelante, no tanto porque el lider sea el más importante en una organización así sino porque la organización necesita un lider que empodere a otros. El liderazgo transversal es un rol no un estatus; se encarga de proponer temas y patrones, infunde ideas y negocia constantemente con el resto de agentes. Por ultimo es el que dirige la tarea común hacia un objetivo concreto.

3.- Una de las caracteristicas de la transdisciplinariedad es que precisa cierta homogeneización de los contenidos, dicho de otra manera: los que intervienen en una “tarea entre varios” han de tener algun grado de identificación entre sí. No es posible abordar “una tarea entre varios” si la rivalidad, los celos, la hostilidad o la desconfianza se instalan entre ellos.

4.- Ninguna tarea “entre varios” es posible sin diversidad. No se trata de que los expertos sean todos de alto nivel para abordar un problema determinado, basta con que existan personas diversas tratando de encontrar soluciones prácticas. La mejor manera de decir tonterias o consensuar banalidades es juntar a varios expertos sobre un tema concreto que compartan profesión, tal y como supuso el sabio Ingenieros. Un congreso de genios no daria ningún resultado por la negociación de un consenso entre genios, algo imposible en sí mismo. La mejor propuesta es siempre la más descentralizada.

5.-Pero existe una condición a lo anterior: la tertulia hablada entre varios siempre aportará menos calidad de definición que el texto escrito. Lo hablado casi siempre termina en un “coro de grillos” donde se hace dic¡ficil salir a pescar las buenas ideas que puedan emerger en eso que se ha llamado el brainstorming. La tertulia es ideal para el espectáculo o el entretenimiento pero no sirve para encontrar soluciones pues es en realidad la puesta en evidencia de las opiniones discordantes y donde la diferenciación es el objetivo que buscamos sobre los demás. Hablar está demasiado cercano a lo emocional e invoca todos los demonios cuando tratamos de imponer nuestro punto de vista, hablar no es la mejor tecnología para mentes transdisciplinares pues las semillas que puedan quedar en una conversación entre varios agentes queda oscurecida por el ruido del sistema al acoplarse.

¿Cual es la tecnología que propongo para llevar adelante “proyectos entre varios”?. Describiré en el próximo post como se las arregla nuestro cerebro individual para tomar decisiones sobre algo, emularemos su funcionamiento y lograremos así multiplicar la potencia computacional de nuestros cerebro de forma vigorosa.

La violencia líquida

Tomo prestado el concepto de liquidez de Zigmunt Bauman (aqui  hay un post sobre la modernidad liquida) para referirme a esas explosiones de violencia que recientemente han padecido los vecinos de Lloret de Mar y en mayor medida los británicos. Una explosión de violencia anómica, impredecible y brutal que se ha resuelto con la perplejidad de la opinión publica que se ha hecho estas preguntas a veces hasta llegar al esperpento de entrevistar a los encapuchados imberbes ¿Por qué lo han hecho? ¿Qué quieren?

Sin saber que los pretextos para justificar una conducta nada tienen que ver con las razones que impulsan a realizar esa misma conducta. Una vez hecho algo todos seriamos capaces de encontrar alguna justificación para eludir la responsabilidad de la misma. Y son precisamente estas pseudorazones las que nos impiden encontrar las verdaderas razones que nos impulsan a cometer actos que sabemos sancionables.

En Inglaterra las cosas comenzaron cuando la policia asesinó al parecer a un ciudadano negro por razones poco claras, se siguió una algarada, un motin que al principio fue considerado como una revuelta antiracista, la mecha se extendió poco a poco y merced a la conectividad de la redes sociales prendió con citas hacia otros ámbitos y otras ciudades. Pero el obejtivo nunca fue explicitado -pues carecia de liderazgos y era ciertamente espontáneo- del todo y todo terminó en citas para saquear tiendas y grandes almacenes. La turba anónima se les unió y puso contra las cuerdas al gobierno que  sacó a la policia a la calle y amenazó con hacer lo mismo con el ejército, implantar el toque de queda y otras medidas policiales y juridicas.

Poco a poco fuimos sabiendo la verdad: en realidad no se trataba de una asonada antiracista (aunque esa fuera la mecha que prendió el prinicipio) sino un levantamiento anómico de la masa, donde cada cual ejercia el vandalismo según sus intereses. Supimos del perfil del saqueador, no eran pobres en su mayoria sino en gran parte jóvenes universitarios, algunos de ellos  burgueses en cuyo hogar nada faltaba. Una persona detenida confesó haber robado un microondas (que no necesitaba para nada) aunque según su propia declaración “fue el dia mas feliz de mi vida”. Yo la creo.

Una buena forma de saber qué referencias tiene cada cual para explicar estos fenómenos sociales es atender a sus interpretaciones. La mayor parte de los marxistas creen que estas cosas pasan por culpa de las desigualdades y es verdad que a veces sucede así sobre todo en el pasado cuando la gente luchaba por conseguir más libertad  mejores condiciones de vida. Es el argumento favorito de aquellos que no han aprendido nada nuevo desde que mal leyeron a Marx. Pero lo cierto es que las sociedades avanzadas han cambiado mucho desde que Marx escribiera “El Capital” y apelar al libro gordo de Petete ya no sirve de explicación para los fenómenos complejos que los ciudadanos del siglo XXI tenemos que afrontar críticamente.

No se trató de una rebelión politica, ni económica, ni racial, ni de unos sujetos sometidos o  dominados pos tiranos medievales, no se trató de conseguir más libertades, sino de una pelea por conseguir bienes de consumo (televisores de plasma o móviles) y de hacer daño por el gusto de meterse en una gran tienda y hacerla añicos comenzando por los cristales. ¿Qué explicacioó tiene este fenómeno?

Lo primero que tenemos que entender es que la violencia proporciona un enorme placer a quien la ejerce. Si nos empeñamos en pretender blanquearla continuamente sometiéndola a un escrutinio psiquiátrico o psicológico convencionales fracasaremos. La violencia es divertida, y asegura una especie de éxtasis (un orgasmo mental) inividual mientras se ejerce. En mi opinión es precisamente este argumento el que la sociedad, los bienpesantes no queremos ver, lo que negamos. Es por eso que los ingenuos periodistas preguntan a a los encapuchados ¿por qué lo hicisteis?. Pues ¿por qué va a ser? por que habia la oportunidad y la aprovecharon.

La verdad es que la desigualdad no tiene nada que ver en estas asonadas de Agosto sino el vacío.

La gente es violenta cuando puede porque el placer que extraen de la violencia es probablemente uno de los pocos placeres a los que pueden acceder gratis. Y sucede por una cuestión:

La violencia, la codicia o el rencor no llevan sistemas de frenado incoporados de serie, son en este sentido asintóticos, es decir tienden al infinito, por la izquierda (acceso al placer) o por la derecha (final del placer), solo se detienen mediante controles externos o internos. Al control externo le llamamos policia o castigo y al control interno le llamaos ética. moral o civismo, la mayor parte de nosotros no somos vándalos porque tenemos incoporados estos sistemas de frenada de serie, a través de la educación, la instrucción y la mimetización de modelos, es por eso que la mayoria de las personas no somos vándalos aunque también disfrutaríamos de romper mobiliario urbano o de quemar contenedores. Lo que demuestran estos fenómenos es que los sujetos individuales no son mas violentos que usted o yo sino que tienen averiados sus sistemas de frenada, o dicho de otra forma: carecen de controles de inhibición internos frente a su propia codicia, violencia o rencor. Y es por eso que dependen de la policia o del castigo para autoregularse y es por eso que en estos casos resulta ejemplarizante el castigo. Es curioso lo pronto que la policia terminó con esta asonada juvenil a diferencia de lo que sucede cuando existen reivindicaciones politicas o económicas inscritas en liderazgos mas o menos claros. Ahi las soluciones policiales ya no suelen ser tan eficaces como sucede con el movimiento 15-M en nuestro pais.

El movimiento 15-M tiene más probabilidades de ser infiltrado por violentos que de ser disuelto por la policia “per se” pues persigue un fin, existe un plan, existe una teoria -aun embrionaria- que lo sostiene, asi como un malestar indefinido que lo prolonga.

Cameron no anduvo muy errado cuando apeló a la inexistencia de valores educacionales y a la escasa responsabilidad de los padres en la educación de sus hijos. Pero lo que Cameron no dijo es que él mismo forma parte de esa sociedad y que alguna responsabilidad como gobernante tendrá en ese estado de valores líquidos en que la sociedad parece naufragar.

Los politicos no deberian sorprenderse de estas cosas, al fin y al cabo vienen siendo denunciadas por muchos intelectuales, como Baudrillard, Bauman o Lipovetsky y otros cientos a lo largo de los ultimos 25 años. Todos han hablado de ese fenómeno de intenso vacio en que parecen corromperse no solo los jóvenes sino tambien las clases mas adineradas, pues hay que recordar que la codicia carece de frenada, tanto para unos como para otros.

El problema es que nos hemos quedado solos frente al mercado que estimula los más bajos de nuestros instintos depredadores, solo aquellos que hemos logrado construir una fuerte identidad personal somos capaces de discriminar los engaños, las falsedades y y desmontar el mantra del consumo por el consumo. No es que no tengan futuro, es que viven en el presente y lo rellenan como hacemos todos: a través de estimulos placenteros escasamente elaborados. Son como niños, como esos que en mi escalera defecan en el ascensor.

Más que una responsabilidad directa de los padres sobre la educación de los hijos -que tambien debemos contemplar en la explicación de estos hechos-, creo que es mas conveniente hacerlo desde la psicologia de las masas en tanto en cuanto determinan el anonimato y la irresponsabilidad de los actos que se perpetran durante estas explosiones de violencia. Pero junto a ellos hay que llamar la atención sobre como el Poder modela la mente, el deseo de nuestros ciudadanos empezando por los jóvenes, los más vulnerables a cualquier influencia.

Este modelado que induce el poder ya no se sustenta en las viejas reclamaciones de Libertad, o Igualdad que fueron las ideas fuerza que movieron a los revolucionarios del XIX y el XX sino que van dirigidas a rellenar ese hueco, ese vacío mental y experiencial a través de las drogas del consumo, el lujo y el lucro individual. Todo parece sugerir que los vándalos han terminado por interiorizar la idea del “sálvese quien pueda” pero hágalo a través de la consecución de objetos venerados, no importa si ya se poseen, lo importante es su destrucción o acaparamiento en señal de la ambivalencia que tal interiorización despierta en la mente individual. Una relación de amor y odio que procede del hecho de que en el fondo todos sabemos que estos objetos no pueden rellenar ese vacío más que unos pocos minutos hasta que comenzamos a desear otra cosa, pues el deseo es tambien asintótico y debe estar provisto de frenos propios para no estrellarse.

¿La solución? No tenemos más remedio que cambiar la sociedad lo que es lo mismo que decir el contrato social, sabiendo que la sociedad perfecta no existe, pero es necesario realizar un esfuerzo para cambiar algunas cosas, muchas según se mire. Devolver a los individuos su responsabilidad seria una forma de desalienar a algunas personas “que no saben por qué lo hacen o no lo recuerdan”, manteniendo alerta los sistemas de detección de amenazas reales y sobre todo evitando el catastrofismo. El mundo que tenemos hoy es mejor que el que tuvimos en la Edad Media, de eso no cabe ninguna duda y es seguro que sabremos cambiar lo que debamos cambiar para mejorar nuestra convivencia.

Pero tambien se equivocan los que en esta noticia -tratando de arrimar el ascua a su sardina-vuelven a esgrimir la idea-mantra de la modernidad de que “necesitamos más educación, más trabajo y menos recortes”. El problema es redefinir qué educación, qué trabajo, qué policia, qué sistema de asistencia social, qué leyes, qué limites le ponemos a la libertad individual, recordemos que la violencia inglesa no es una violencia por la libertad sino por exceso de la misma, son muchos los que han muerto por la libertad pero ahora que la tenemos ¿por qué morir?

Esta es la pregunta que hay que responder y la que da cohesión a una sociedad, es asi como deja de ser liquida y se solidifica.

Pues es inutil tratar de liberar al hombre sin someterlo a distintos yugos.

Fechorías educativas con niños y con mascotas

Escribo este post impulsado por el deseo de algunos comentaristas que me pidieron consejos prácticos como continuación a esta entrada donde hablé del TDAH (trastorno por deficit de atención e hiperactividad). Decía alli que en mi opinión los niños de hoy se enuentran sobreestimulados y que es ésta sobreestimulación la que puede estar en la base de que cada vez tengamos mas diagnósticos de niños hiperactivos y con déficit de atención o de ambos síndromes al mismo tiempo.

Esta idea tiene importantes consecuencias educativas y de higiene, podriamos decir doméstica puesto que es posible implementar ciertas estrategias destinadas al menos a amortiguar el peso de esta sobreestimulación

Lo cierto es que educar es un verbo multidimensional que abarca demasiadas variables relativas no sólo a los modos sociales de comportamiento en publico sino a la transmisión de valores, costumbres, gustos asi como a la instrucción y la disposicion de aprendizajes diversos que logren encajar a un sujeto determinado en una sociedad concreta.

Y este es precisamente el aspecto más controvertido del tema pues para muchos la educación es en sí misma algo forzado, algo relativo al terreno del adoctrinamiento. Una violencia que se ejerce contra una persona supuestamente capaz de desarrollar infinidad de habilidades de forma espontánea a poco que fuera dejado en libertad para orientar su vida segun su inclinación y albedrío. Lo cierto es que esta idea que se conoce con el nombre del “buen salvaje” ha contaminado nuestro siglo XX hasta el punto de que la mayor parte de nuestros contemporáneos abrazarian semejante falacia o al menos defenderían alguno de sus cinismos sustitutos, el más frecuente de los cuales es éste: “puesto que vivimos en una sociedad capitalista la educación no puede desvincularse de la rapiña, el lucro y la competitividad, hagamos lo que hagamos lo haremos mal puesto que esas son las coordenadas en las que nuestra educación debe moverse”

Ni que decir que estas ideas han dado argumentos a los educadores para no intervenir en aquellos temas delicados donde uno necesariamente ha de poner en marcha procesos punitivos, lo que hemos hecho es claudicar de nuestras funciones educativas y fiarlo todo al Estado: “que sean ellos los que eduquen a nuestros hijos”. Esa es la idea que goza con una mayor simpatía entre nuestros conciudadanos y seguramente la que ganaria las elecciones en el caso de que las ideas compitieran en las urnas.

Lo cierto es que la doctrina del Buen salvaje que debemos a un pensador bastante relevante en nuestro ambiente -me refiero a Rousseau- es falsa. Los niños se hacen buenos (o menos malos) gracias a la educación y no a través de ella. Hay otros factores involucrados en el resultado de una educación y que no están directamente relacionados con el tipo de educación que se les preste y son estos:

  • El carácter de cada cual que introduce la variable podriamos decir inicial e incluyo aqui las enfermedades de la infancia que pueden explicar ciertas diferencias en la crianza tal y como conté en este post.
  • El barrio, los amigos, conocidos y vecinos tienen una influencia trascendental en la educación de nuestros hijos.
  • Lo que vemos en nuestra casa -los modelos de convivencia- tiene un nivel de penetración mucho mayor que las palabras y las recomendaciones.
  • Estar demasiado tiempo solo tiene un poder pernicioso enorme para un niño del mismo modo que lo tiene para nuestras mascotas.
  • Y la variable crítica: la familia y las negociaciones de la distribución del poder entre sus miembros y que las dividen en dos grandes grupos: las familias funcionales y las familias desestructuradas. Una manera de definir qué es una familia desestructurada es que es aquella donde nadie sabe quien manda y donde los roles de poder necesitan ser negociados permanentemente.

El problema de la educación de hoy es que como los padres están muy poco tiempo con sus hijos se dedican a mimarles o complacerles mas allá de lo deseable y lo peor: a distraerles con toda clase de artilugios electrónicos diseñados para captar su atención. Todo el mundo reniega de los castigos, de las admoniciones y casi todos los padres dudan o se sienten culpables cuando no tienen más remedio que intervenir en una reyerta en relación con sus hijos.Esta mala conciencia está relacionada con el “Buen salvaje”, los padres de hoy estan persuadidos de que tienen que alcanzar con sus hijos una relación entre iguales lo que es una forma de decapitar los aprendizajes sobre algo que es fundamental para un niño: saber quien manda es tan importante como tentar los limites a partir de los cuales la autoridad se hará notar.

Ignoran que la libertad solo puede alcanzarse desde la obediencia, una virtud poco deseable hoy y tan rara que parece casi un insulto. Educar es empoderar a alguien que no tiene ningún poder e impulsarlo hacia la consecución del mismo según sus habilidades..

Al menos hacia el mínimo sentido que tiene la palabra “poder”, hacerse cargo de uno mismo, dirigir la propia vida. Esta podria ser una definición de mínimos.

Educar es conseguir que los niños tengan menos poder que sus padres e ir cediendo soberanía paulatinamente a medida que el niño vaya haciéndose cargo de si mismo con responsabilidad.

Hablaré del error mas grave por frecuente y de alguna forma “bien visto” en educación, desde mi experiencia de psiquiatría de adolescentes y niños.

 La abdicación del rol normativo.-

Un ejemplo:

¿Recuerda usted a que edad logró estarse quieto sentado en una silla?

Se trata de un aprendizaje esencial, si su hijo a los 5 años es incapaz de permanecer sentado en una silla es inútil que vaya a la escuela, toda su educación y aprendizajes se retrasarán y conseguirá hacerse aborrecer por todos sus compañeros de aula. Un niño no deberia ser escolarizado si no es capaz de mantenerse sentado en un silla durante un tiempo determinado. Del mismo modo que un niño ha de controlar esfínteres para ir a la escuela es necesario que consigamos que lo logre antes de mandarle a ese colegio tan caro donde les hablan en inglés. En este sentido las guarderias no son instituciones socializadoras sino aparcamientos de niños con padres ocupados.

Educar es poner limites y hacer de “malo de la pelicula”. El buenismo no educa, el buenismo crea monstruos.

El primer pecado capital de los educadores de hoy es la mala relación que ellos mismos tienen con la autoridad, con el arquetipo paterno por decirlo en términos jungianos. Y mantener malas relaciones con la autoridad es nefasta para la salud mental de niños, de adultos y de paises enteros, de organizaciones, empresas y de cualquier sistema, hay algo en la autoridad que es visto como coercitivo porque estamos acostumbrados a pensarla desde un lugar de dominio y no de jerarquias de crecimiento, pero lo cierto es que la autoridad genera orden y la falta de ella desconcierto y aumento de la agresividad . Echa un vistazo a tu entorno laboral y te darás cuenta que la mayor parte de problemas de la gente ( y que terminan por convertirse en problemas de salud mental) es la ignorancia supina que la gente tiene de su lugar en la piramide de poder en su entorno laboral. Criticamos, tememos y admiramos a nuestros jefes del mismo modo que los niños critican a sus profesores, educadores o padres a los que usualmente ven como dictadores arbitrarios que se limitan a fustrar sus deseos genuinos  sin ninguna razón.

Abdicar de ese rol punitivo, de autoridad inapelable es seguramente la fechoria educativa más lamentable que pueden cometer tanto los padres como los educadores y la que llena a la postre nuestras consultas de salud mental. Es curioso que en apenas 30 años hayamos pasado de una sociedad  autoritaria y castradora a una sociedad permisiva y autocomplaciente. No me pregunten cómo ha sucedido esto pero asi es.

La verdad es que no todos los niños son igualmente educables ni de la misma forma. Hay quien es insensible a los castigos, mientras otros son tan sensibles a las reprimendas que incluso da miedo llamarles la atención. Pero casi la mayoria de los niños son sensibles de una forma u otra tanto a las admoniciones como a los castigos, que es lo mismo que decir que todos los niños saben cuales son los limites que no se pueden cruzar si no quieren encontrarse enfrente de la autoridad competente siempre y cuando -claro está- estos limites se hayan explicitado. Sin embargo en relación con los castigos está demostrado que mejoran la adherencia a las reglas de los grupos, lo que quiere decir que si bien los castigos pueden no ser útiles para educar a ciertos niños lo serán para evitar que otros se sumen a las fechorias grupales que se traman en las escuelas por ejemplo.

El lector interesado puede consultar este post donde Adolf Tobeña habla de “Castigo y civilidad”. El lector encontrará además en el post señalado mis ideas respecto a esta cuestión en mayor profundidad.

Recientemente visioné un video de una especie de psicólogo de perros, una especie de Supernany de canes que me impresionó por la simplicidad de las soluciones que inroducia para rehabilitar conductas de los animales que naturalmente traducian disfunciones y errores educativos provocados por sus dueños. Entre los más señalados problemas que presentan los perros destacaré los siguientes:

  • Los animales ladran continuamente.
  • Los animales atacan a otros perros.
  • Los animales destrozan el mobiliario del hogar.
  • Los animales no atienden las instrucciones de sus dueños que se ven incapaces de dominarles incluso cuando los llevan sujetos con la correa.
  • Los animales muerden a desconocidos e incluso a veces a sus dueños o atacan a miembros de la familia.

Los perros son animales muy inteligentes y se nos parecen en que son gregarios y territoriales, proyectan sobre nosotros al jefe de la manada y es por eso que nos resultan tan atractivos. Nuestro perro es seguramente el único que nos obedece, parece que nos quiere, nos espera, nos reconoce y muchas veces se entristece si nosotros estamos tristes etc. Es por eso que desarrollamos con ellos vínculos perdurables bien distintos de los que creamos con los gatos por ejemplo, animales mucho menos sociables e inadaptados a vivir con humanos.

La mayor parte de las conductas que más arriba describí pueden resumirse y explicarse  a través de estas causas:

  • El perro tiene ansiedad o mejor inseguridad (reconocible por la posicion del rabo), y la causa más frecuente es que el perro pasa demasiado tiempo solo o recibe órdenes contradictorias.
  • El perro no sabe a qué atenerse en la distribución del poder, es decir no sabe quien manda en la manada, algo bastante frecuente en un hogar con muchas mujeres y macho alfa ausente.
  • El perro no está socializado e interacciona con el resto de perros con miedo.
  • El perro cree que es el el jefe de la manada y se dedica a amedrentar a todo el mundo.

Lo interesante de estas causas y que dan lugar a aquellas conductas es que han sido inducidas por sus dueños.

¿Cómo?

Listaré algunas errores cognitivos para que pienses en la relación que existe entre estas sencillas conductas y la compleja interacción que mantenemos con nuestros hijos donde tratamos en cualquier caso de explicarnos a traves de complejos argumentos racionales. Dejo en manos del lector que construya por sí mismo la metáforas utiles salvando la distancia de inteligencia que existe entre un perro y un niño humano que maneja conceptos y simbolos, que tiene deseos y construye mentiras para salirse con la suya o bien parado.

1.- El perro es tratado como un miembro más de la familia olvidando su condición de animal, el perro no puede compartir ni los mismos espacios que los humanos, ni los mismos sentimientos, para él estan vedadas ciertas “libertades” que podrian concederse a un humano.

2.- El que manda decide cuando estamos jugando, cuando estamos comiendo, haciendo ejercicio o simplemente durmiendo o descansando. El que manda es el que decide los tiempos de cada cosa. El perro no decide.

3.-Ciertas conductas son intolerables y no deben consentirse jamás, por ejemplo que el perro duerma con nosotros, en la misma cama o comparta sofá o se suba a los muebles. O que orine y defeque en nuestro “territorio”.

4.- La mayor parte de los dueños de perros maleducados creen que amar a los animales consiste en tratarlos con mimo y dulzura, consintiendo todos sus caprichos. Ignoran que el “teaching” es una forma de amor mucho mas efectiva que el consentimiento o la sensibleria.

Con todo pienso que en la actualidad la educación de nuestros hijos contiene un elemento más de los que no se cuentan: me refiero a que la educación es el unico tampón de seguridad que existe entre nuestros hijos y el mercado. Mantener a nuestros hijos alejados del mercadeo es tan importante como mantenerlos alejados de los peligros y de la sobrecarga de estimulos. La tarea desde luego no es fácil puesto que vivimos en ese tipo de sociedad y no en otra, pero podemos hacer algo para fortalecer a nuestros hijos prematuramente y que sean capaces ellos solos de discriminar la necesidad del capricho. Es por eso que a continuación propondré este decálogo de fortalecimiento de la voluntad que puede ya aplicarse a partir del año de vida y aun antes.

1.-Está prohibido golpear

2.-Está prohibido escupir la comida.

3.-Se puede pelear con alguien de tu tamaño pero nunca con alguien más pequeño. Las niñas no se tocan.

4.-Los castigos se cumplen a rajatabla.

5.-Las recompensas deben administrarse con inteligencia y vinculándolas a algun logro. No deben darse recompensas por nada.

6.-Enseñar a compartir, dar las gracias y pedir perdón.

7.-Después de jugar recoger.

8.-Si quiere que el niño duerma no le estimule antes de dormir.

9.-Respetar las horas, los ritmos de la comida.

10.-No reirle las gracias al niño cuando ha transgredido alguna de las anteriores.

Y la regla fundamental: No discutir por la educación del niño en su presencia.

Es por eso que algunos dicen que la educación es imposible, pero es posible evitar los errores garrafales, esos que convierten a los hijos en pequeños monstruos generados por una pesadilla de Goya.

Los malos empastes

Ejemplo de un buen empaste de voces es este dueto entre la contraalto y la soprano cantando “La barcarole” de Offenbach, tal y como el oyente podrá apreciar un duetto es una pieza cantada a dos voces. La gracia es que el oyente no va a distinguir esa dos voces sino que oirá -en los pasajes donde cantan al alimón- un fundido perfecto de voces que tal y como sucede en el efecto moiré permite la emergencia de algo nuevo que no es una tercera voz pero que da al sonido resultante una sensación de tridimensionalidad, una especie de binauralidad.

Pero no es de los buenos empastes de lo que voy a hablar sino de los malos o imposibles y voy a referirme básicamente a valores para observar como se empastan y se refunden valores antiguos con otros valores más nuevos, tal y como propone la teoria integral, conocida como dinámica espiral y propiciada por Graves y Beck, hablaremos pues de memes de valores o de v-memes y veremos como se comportan.

Baste como ejemplo el conocido conflicto  que parece eterno pero e smuy reciente y que se llevan los v-memes de la libertad y la igualdad. ¿Son compatibles estos memes entre sí?

De que no son compatibles tenemos mas que evidencias, todavia hoy nuestras democracias se asientan en una fragmentación ideológica que a grandes rasgos podriamos describir asi: hay quien privilegia la libertad sobre la igualdad (los conservadores o las derechas) y hay quien privilegia la igualdad sobre la libertad (los progresistas o la izquierda). Algo en estos valores hace que el Estado tenga que dirimir entre sus diferencias dictando leyes y normas que las compatibilicen por defecto, restringiendo a su vez a la una o a la otra. Por ejemplo el Estado nos limita la libertad cuando dice que no podemos vender ni comprar órganos, no podemos plantar cannabis en nuestros huertos, no podemos fumar en los bares, nos prohiben circular a mas de 110 por autopista u obligándonos a pagarle al Estado parte de nuestros beneficios empresariales o salariales. Hay algo diabólico en este conflicto que hace que con independencia de quien gobierne, los ciudadanos son los últimos afectados y los que han de contentarse con admitir leyes, normas o impuestos que de alguna forma oscurecen la libertad de trato entre unos individuos y otros, por no hablar de lo mal que llevan los regímenes comunistas o totalitarios la libertad de prensa u opinión. Todo parece indicar que libertad y igualdad son dos valores en perpetua desavenencia.

El origen de este mal llevar entre libertades e igualdades es que cada uno de ellos, v-memes o memes de valor, pertenece a un nivel de desarrollo de conciencia distinto, uno, la libertad al meme naranja el de la modernidad, el otro, la igualdad al meme verde el de la época actual. Y los valores que pertenecen  a distintos memes evolutivos tienen tendencia a encajar mal entre ellos, es por eso que ciertos conflictos sólo pueden resolverse desde fuera del campo donde se definió el problema, es inútil y estéril la confrontación entre memes, la unica solución es la integración de lo antiguo entre los valores modernos en la dirección de trascender a ambos, sabiendo de antemano que mas de la mitad de la población mundial permanece anclada en el meme azul, el meme de la jerarquia y de la verticalidad.

Y lo que solemos hacer por desgracia con estos conflictos es disociar o escindir lo antiguo como algo que carece de valor, como algo obsoleto. Cuando obramos asi estamos de alguna manera diseñando un escenario de conflicto bien social o bien intrapsíquico. La integración abarcativa en un nivel superior de conciencia es la que disuelve (no resuelve) el problema, pues los confictos derivados de peleas entre v-memes son wicked problems, es decir problemas endemoniados y sin solución que no sólo no se resuelven sino que empeoran las cosas cada vez que hacemos algo para resolverlos.

Por ejemplo, en la batalla campal que durante el siglo XX dirimieron los v-memes de la libertad frente a la igualdad y que de alguna forma aun no ha sido resuelto, hemos encontrado, sin embargo, alguna medida de consolación: los estados democráticos han dispuesto ciertas soluciones para compaginar el derecho a recibir o donar un órgano realizando ciertas operaciones sobre el egoísmo individual que necesariamente privilegiaría a los más pudientes sobre los pobres si se regulara a través del mercado, son estos:

  • El trasplante no es un derecho sino una indicación médica.
  • El que recibe un órgano no sabe de quién lo recibe.
  • El trasplante es gratuito y sólo el Estado puede trasplantar órganos sustrayéndole ese derecho a la iniciativa individual.

Como el lector puede observar en las nubes del gráfico de arriba, cada uno de estos desarrollos de conciencia tiene un v-meme central, asi:

  • El meme azul privilegia el etnocentrismo, el enchufismo, la tradición, la verticalidad, la jerarquia, el favor politico y el caciquismo, los nacionalismos, la religión pero tambien el orden, la humildad y el afán de servicio y la compasión. Pertenecer a un club (Madrid o Barça, con su eterna cantinela paranoica de árbitros y desigualdades), a un partido politico (PP o PSOE) o a una religión cualquiera se erige inmediatamente como una afirmación en contra de la opuesta: se adquiere una identidad pero a costa de obtener una contraidentidad en un adversario vecino. En este contexto de cosas se puede ganar o perder, partidos o elecciones, pero no se supera jamás por esta via la confrontación entre opuestos, no se puede resolver un problema tratándolo en el mismo lugar en que emergió.
  • El meme naranja, el meme de la modernidad, es el meme del ateísmo, de la emergencia de la ciencia y las tecnologías, de las carreteras y las comunicaciones, del estado del bienestar y sobre todo de la idea funcionarial del “mérito y la capacidad”, pero tambien de los abusos asistenciales y sobre todo de la deshumanización de las relaciones humanas que presidieron el meme azul durante su emergencia. Para un moderno, la caridad y la compasión son cuestiones de Estado (de redistribución fiscal) y no un valor psicológico. Esta tendencia a situar afuera responsabilidades que otrora estuvieron dentro ha traido grandes problemas educativos, politicos y sociales. Como ejemplo baste con señalar la idea que tienen casi todos los padres de que la educación de sus hijos es cosa del Estado, la consecuencia es que asistimos hoy en amplias capas de la población a una educación sin valores.
  • El meme verde es el meme de la postmodernidad y seguramente es el meme que preside nuestro tiempo aunque la mayor parte de la población no ha llegado siquiera a este nivel en su conciencia individual, pero ello no es obstáculo para que tiendan a acaparar las prebendas derivadas de la falta de responsabilidad individual que propugna el meme, a rechazar el esfuerzo personal y a negar la causalidad situándolo todo en una atmósfera de relativismo social. El meme verde tiene además ciertos dilemas que le son propios tal y como conté en este post, pero el igualitarismo que predican los alli instalados frecuentemente es asimilado como una contradicción in terminis cuando se ven obligados a admitir que no todas las opiniones tienen el mismo valor. Internet hoy se encuentra enredado en la falacia pre-trans que propuso Wilber, la infoxicación ha dado como resultado que casi cualquier voz pueda oirse en la red sin que a la vez existan mecanismos para saber qué información es verdadera y cual falsa. Lo cierto es que los que nos gobiernan hoy (para mas señas en España) pertenecen a este meme verde y paradójicamente no han hecho otra cosa sino imponernos sus ideales, sus ideales igualitarios a costa de -como decia más arriba- sacrificar nuestra libertad.

De manera que etnocentrismo, meritocracia e igualitarismo son tres voces desacopladas de distintos sistemas de valores enfrentados por causa de pertenecer a épocas y formas de entender el mundo bien distintas. ¿Entonces qué hacer?

Echemos un vistazo a los memes que emergen del nivel amarillo de la conciencia:

AMARILLO : atractor: integración – procesos. Condiciones de vida: Ambiente experienciado como un organismo caótico donde el cambio es la pauta y la incertidumbre es un estado aceptable de existir. Modalidad predominante de pensamiento: Sistémica. Características: mentalidad funcional, integradora, interdependiente, existencial, flexible, interrogativa y aceptadora.

Y entenderemos ahora porque la nube amarilla representa -por ser abarcativa de los tres niveles inferiores- la solución a los dilemas que plantean aquellos desarrollos anteriores.

El valor más importante del meme amarillo es la tolerancia y la desactivación de toda militancia destinada a arreglar el mundo por la via de la confrontación, el sujeto amarillo sabe que solo a través de la integración de los distintos niveles de subjetividad es posible disolver los problemas endemoniados que se nos presentan a diario con el mandato a veces imposible de que sean resueltos manu militari. Pero el amarillo tampoco es un pusilánime pues ya conoce los enredos caóticos de nuestro mundo y sabe que los nudos gordianos no pueden deshacerse sino acaso sortearse pero sabe también que a veces hay que descender de nivel para arreglar cuestiones irresolubles desde otra óptica que la fuerza del meme rojo.

El amarillo es tolerante hasta con la desigualdad y la intolerancia porque ve desde arriba que los enredos etnocéntricos siguen dominando el mundo en el que vive, cuando no los abusos del mérito, de los ideales del meme verde que no han logrado detener la corrupción, de la ciencia y sus catedráticos, de la politica y sus compinches mediáticos financiados a cargo del Estado, de la economía y los abusos del Capital y del lucro y de los que creen en el poder como una herramienta de dominio en lugar de verlo como un don para empoderar a los que carecen de él.

Da al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios y recuerda que vivimos en un océano de incertidumbre, es mejor acostumbrarse a pensar la vida como un proceso o un enfoque y no tanto como un lugar donde alcanzar el bienestar material que propugnan nuestros Estados naranjas o verdes y que ya sabemos que resultan insostenibles.