¿Pública o privada? (II)

Los que leyeron el post anterior a estas horas ya habrán comenzado a sospechar que el verdadero debate no está en quien presta el servicio sanitario (publico o privado) sino qué servicios deben quedar a “cargo” del Estado y qué servicios pueden “privatizarse” en un contexto contractual donde el Estado exige calidades y asistencias y la empresa los garantiza.

Hablábamos allí de que no es lo mismo organizar las operaciones de cataratas que la asistencia a politraumatizados, enfermos crónicos o pacientes psiquiátricos por ejemplo. Las razones de estas diferencias radican en la complejidad asistencial de ciertas patologías y especialidades que en mi opinión resultarían en una sobrecarga inaceptable para cualquier proveedor privado que terminaría por afectar a la calidad de la prestación.

Leer más »

El cuerpo energético

becker

No cabe duda de que existe una anatomia con cable y que equivale a un cuerpo fisico, pero también existe una anatomía inalámbrica, una anatomía sin cables que equivale a nuestro cuerpo energético o en palabras de Becker a nuestro cuerpo eléctrico.

No se trata de ciencia-ficción sino de biofísica, una asignatura que nos “pelamos” cuando estudiábamos medicina y a la que la bioquimica le ganó la carrera por varios cuerpos.

Pero no cabe duda de que tarde o temprano tendremos que volver a matricularnos de biofísica si queremos entender de que va esto de la vida.

Pues nuestro cuerpo no solo es materia proteinica o “carne” sino que tambien cada una de nuestras células componen un pequeño campo electromagnético. Un campo electromagnético que rodea y envuelve nuestro cuerpo proteínico y que no puede verse. Quiza por esta razón de que no pueda verse ha pasado tanto tiempo desapercibido y un poco ninguneado por nosotros los médicos. Tiene esta forma:

toro

El mismo Sheldrake ya habló de él poniendole nombre, les llamo “campos mórficos” y según él en estos campos están los planos de construcción del cuerpo. Algo que podemos ver en esta salamandra. ¿Cómo se las arregla para reparar o recomponer una pata entera este curioso reptil?

Pero en realidad el misterio está en el ADN, esa molécula que se dedica a sintetizar proteinas y que lleva una especie de papel de celofán, invisible que es el “campo mórfico”, otra manera de hablar de las rutas electromagnéticas que envuelven la materia como en un papel de regalo.

Estos son comentarios breves que he querido dejar aqui para acompañar un video, que me parece muy interesante y que quizá sirva para dejar de contemplar ciertos conceptos de esa forma esotérica que les acompaña. Después de visionarlo estoy seguro de que todos tus prejuicios habrán sido disueltos:

Pincha sobre mi si quieres ver el video del Dr Manuel Ballester “Medicina energética: las bases cientificas”

Y un post relacionado

¿Por qué nos gustan los ojos azules?

ojoazules

Somos diploides.

Lo que significa que somos portadores de dos juegos de genes, la mitad de ellos proceden de nuestro padre y la otra mitad de nuestra madre.

Ser diploides tiene muchas ventajas, la más importante es que si heredamos un alelo peligroso de uno de nuestros progenitores, el otro puede minimizar el estropicio, pero ser diploide tiene tambien sus costes.

El coste es que cada alelo concreto ha de competir con su pareja.

Vamos a detenernos en el color de los ojos, algo que conocemos como herencia mendeliana. Hay dos alelos que controlan el color del iris, llamemosles A (pardo) y a (azul). Cada padre tiene un genotipo distinto que puede ser AA, Aa y aa, que combinado con el genotipo de la madre da lugar a tres combinaciones después d ehaberse reducido a la mitad. De tal modo que el niño será genotipicamente AA, o Aa o aa. El asunto sin embargo visto desde el fenotipo cambia, pues o bien se tienen los ojos pardos o bien se tienen azules (con la excepción de las combinaciones intermedias). Fenotípicamente hablando el niño manifestará o bien el alelo A (pardo) o bien el alelo a (azul).

“Manifestará” significa que uno de estos alelos le ha ganado la partida (evolutiva) al otro y como de todos es sabido los ojos pardos son dominantes, es decir el alelo A tiene preferencia sobre el alelo a. Decimos que el alelo a es recesivo.

Lo que nos permite predecir que los ojos pardos serán más frecuentes en la población que los ojos azules.

¿Pero por qué el alelo A es dominante?

Lo mas probable es que la evolución le haya elegido por ser más adaptado. Es obvio que en la mayor parte de entornos con muchas horas de sol el color pardo protege mejor de las radiaciones UVA que el color azul. Y es por eso que es predecible que el color azul abunde en latitudes septentrionales, alli donde hay menos horas de luz.

El color azul es menos frecuente. ¿Pero es la frecuencia suficiente motivo para que nos resulte mas atractivo?

No, no lo es. El color azul, como los ojos grandes, la piel blanca o la delgadez nos resultan atractivos porque son rasgos infantiles insertados en adultos y denotan juventud.

Observen:

chimpance

¿Es mono este mono?. Es obvio que este ejemplar despierta en nosotros un sentimiento de ternura. El mono nos parece mono por su vulnerabilidad, apela anuestra protección, nuestro cariño. Ahora observen sus ojos.

damayvagabundo

Los ojos grandes y redondos son rasgos neoténicos y nos resultan atractivos porque nos comunican que sus portadores son jóvenes, es decir tienen un alto potencial de fertilidad. Es muy posible que la neotenia haya evolucionado en nuestros gustos precisamente porque resulta un buen señalamiento de fertilidad. Disney lo sabia y conocia perfectamente esta tecla cuando diseñó sus personajes ya universales.

patodonald

El pato Donald mostraba grandes ojos azules.

mickey

Y Mickey mouse que ha cambiado bastante con el tiempo siempre buscando esos ojos redondos, abiertos y aniñados que tanto nos gustan a los humanos.

No en vano Stephen Jay Gould (The Nature of Happiness, 2004). afirmó que la selección sexual en nuestra especie habia favorecido este tipo de rasgos juveniles que de alguna forma suponía un seguro para que las crías se sintieran queridas por sus progenitores.

Y más tarde fueran elegidas por sus parejas.

Un mapa de frecuencias de distribución de ojos azules en Europa:

blue_eyes_map2

Publicidad y anorexia

Hace unos dias me invitaron a participar en una mesa redonda acerca de la relación entre la publicidad y los trastornos alimentarios organizada por la Universidad Jaime I de Castellón y en un ciclo  donde se pretendia sentar a distintos especialistas médicos junto con profesionales de la publicidad a fin de consensuar o al menos debatir estrategias conjuntas de cara a una mejor difusión de ideas saludables.
Lo cierto es que mi mesa a la que habian sido invitados dos personas más procedentes del mundo de la publicidad tuvo un buen debate posterior, con muchas ideas que recoger y que pretendi exponer en este post.

Uno de ellos era Carlos Fanjul con reciente tesis sobre la ortorexia y un experto en temas de publicidad.

La verdad es que existe una idea bastante difundida entre la población general de que existe una relación causal entre los modelos que propone la publicidad y ciertos trastornos mentales como sucede en la anorexia, se acepta de un modo intuitivo que las tallas, la delgadez de las modelos y la publicidad de la moda favorecen los hábitos alimentarios que dan lugar a los trastornos que conocemos como alimentarios. Mi punto de vista es que no existe una relación causal entre ambos fenómenos sino una relación indirecta como más abajo explicaré.

El profesor Rafael Lopez Lita catedrático precisamente de publicidad defendió su profesión con argumentos muy verosímiles, por ejemplo mantuvo que en España un campaña como la que propició el gobierno italiano contra la anorexia seria inviable.

anorexia

Como recordareis Oliviero Toscani inició una campaña contra la anorexia llenando de carteles las calles con esta imagen de arriba y sobre la que ya escribí un post, el escándalo que siempre acompaña al publicista italiano no tardó en aparecer y la campaña que habia propiciado el mismo Ministerio de sanidad italiano fue retirada.

Lo cierto es que lo quieran o no los publicistas y aunque suelen decir que la publicidad no pretende ser ofensiva para nadie, el escándalo tambien vende y a veces los cuerpos monstruosos pueden resultar muy comerciales a pesar de que no logren conseguir los fines para lo que se diseñaron.

anorexia2

Personalmente creo que una imagen asi no sólo no va a disminuir la incidencia de la anorexia sino que es muy probable que la aumente, pero lo mismo pienso de las campañas sanitarias contra el colesterol, contra los accidentes de tráfico o contra el tabaco: de todas ellas la unica variable que ha resultado ser eficaz ha sido el descuento de puntos en el carnet y las multas, el resto de pretensiones de llegar al publico a través de la imagen no han demostrado su eficacia.

La mejor publicidad sanitaria es la que no existe.

Porque lo cierto es que la publicidad está diseñada para vender y no para limitar u ordenar conductas. Y aunque puede ser cierto que la publicidad no pretende ofender lo que es cierto es que sabemos que lo que sí pretende es seducir y encaprichar. Vender un producto -que en este caso es una imagen esperpéntica- pero una imagen al fin y al cabo que capta nuestra atención y que tiene efectos poco predecibles.

Después hay un problema con la definición de qué es y qué no es publicidad. Para los expertos hay que distinguir entre marketing, merchandising y publicidad. Un producto comercial -por ejemplo una pelicula- no es publicidad aunque puede ser vehiculo de valores publicitarios indirectos, de manera que usaré una definición extendida y hablaremos de productos consumibles sea ropa, música, literatura, juguetes o marcas ¿Qué es Harry Potter, “Crepúsculo” o Hanna Montana?. En este sentido -al menos desde el punto de vista psicológico- es publicidad todo aquello que incita al consumo de ciertos productos que aparecen como apetecibles cuando sentimos que existe alguien deseable que los consume.

Y no solamente los anuncios entre programa y programa televisivo: efectivamente ese tipo de publicidad es inofensiva para lo que estamos hablando, la publicidad que nos interesa es la que va empaquetada en un producto del que se quieren vender copias y que generan a su vez replicantes humanos en forma de clones compradores.

Y uno de los productos más apetecibles está vinculado a la identidad: es apetecible ser como quien quisieramos ser.

Y lo más grave: a una determinada edad el individuo no sabe discriminar lo que le gusta de lo que quiere ser.

Y deseamos ser aquello que tiene éxito -y obtiene en la cultura concreta en que se desarrolle este gusto- valor añadido aunque sea estético. La delgadez es pues un valor difundido por la cultura y tambien por la publicidad y los estereotipos sociales.

Lo que dicen los publicistas es que la delgadez como valor no ha sido un invento de ellos sino un valor que ha emergido en una determinada sociedad, ellos han ido en pos de su rastro dando al público aquello que les gusta, aquello que vende. Lo cierto es que es verdad porque en mi opinión estas enfermedades, manias  o trastornos que conocemos con el nombre de anorexia, tanorexia, ortorexia o vigorexia no proceden de la simple y burda imitación de modelos impuestos por la publicidad. sino que más bien reflejan un déficit de algo: nos hemos quedado sin intermediarios, sin colchones de seguridad entre el deseo y el mercado.

R. T. Abed es un psicologo evolutivo que en 1998 publicó un articulo muy controvertido y discutido donde planteaba que la anorexia mental y en realidad múltiples sufrimientos que estaban relacionados con la adolescencia se debian a un aumento significativo de las rivalidades sexuales (en este post escribi algo sobre las hipótesis evolutivas de los trastornos alimentarios). Todo el mundo sabe que a esa edad se activan múltiples sentimientos contradictorios en las niñas, por una parte han de lidiar con la separación de los vínculos familiares y su transformación en vinculos de amistad con sus iguales. Pero es precisamente en sus iguales donde van a probar por primera vez en su vida el acero de la rivalidad y la traición. En este momento de vínculos ambiguos con las amigas, la niña ha de competir con ellas a fin de asegurarse cierto grado de popularidad entre el sexo opuesto. La anorexia no seria sino la consecuencia de una rivalidad extrema en persecución de un ideal no tanto de belleza sino de fitness de seducción.

Si esta hipótesis resultara ser cierta tendríamos que investigar qué ha cambiado en el mundo para explicar el hecho de que estas enfermedades sean prevalentes en el mundo actual y muy raras tiempo atrás. ¿Qué ha sucedido? ¿Es que los adolescentes de hoy son más competitivos que los de años atras?

Claro que no, los adolescentes de hoy no son mas competitivos que los de mi generación pero lo son antes (la niñez se ha acortado) y por más tiempo gracias a esa adolescencia ampliada de que “disfrutamos” hoy. Es necesario que entendamos además que la adolescencia no es un segmento de edad sino un sector muy importante de mercado. En realidad la adolescencia fue un invento de mi generación, de aquellos que cumplimos los 18 años en la decada de los sesenta. Nosotros inventamos y deificamos la juventud para diferenciarnos de nuestros aburridos y autoritarios padres inventando al mismo tiempo y sin saberlo la decadencia y la obsolescencia de casi todo incluyendo la caducidad de las cosas. Inventamos los vaqueros icono de una generación que ha servido para mas de una atravesando varias que los siguen usando sin saber muy bien por qué pues ya no encaja con los iconos de hoy. Inventamos la pildora anticonceptiva, el divorcio, el sexo libre, el consumo lúdico de drogas, la paz y el antibelicismo, inventamos una música, una poesia, una literatura, una generación entera sucumbió a los plazos bien cortos con que quisimos devorar el mundo de un solo bocado, como esta señora, la mejor voz blanca de blues que hubo nunca.

Hubo quien ganó mucho dinero con toda esta mercancía y hubo quien murió de una sobredosis de si mismo. La lista seria interminable.

los-beatles

La mayor parte de nosotros lo que quisimos ser es como estos de aqui arriba, por lo mismo que hoy los chicos quieren parecerse a héroes deportivos, músicos, corredores de motos o barbies, etc, nada ha cambiado en ese sentido, pero ahora ellos están solos frente al mercado, solos sin ningún tipo de colchon de seguridad que se interponga entre ellos y ellos porque hoy todo es posible gracias a la globalización ¿Ser famoso como los Beatles por qué no? ¿Aun no teneis un blog en My Space?

Pero han pasado más de 40 años y sigue sin haber amor libre, los anovulatorios se han convertido en algo anticuado, ahora se toman decisiones más arriesgadas y dramáticas, pildoras del dia después y abortos a pelo, lo realmente curioso es que ahora hay más competencia para todo incluso para fornicar, los feos, las gordas y los cargantes siguen sin tocar bola como solia decirse antes de todo. Y ese es el problema de fondo, el mundo que soñamos construir dio una voltereta y se convirtió en todo aquello que no deseábamos: ahora todo es pagando. Nos pasó como a la publicidad sanitaria: que siempre consigue lo contrario de lo que pretende.

El mundo en que vivimos, el mundo de las lolitas anoréxicas, es un mundo peor, invivible, competitivo y rapaz donde sigue sobresaliendo el más competitivo, la más guapa, la más alta, la más delgada y la más perfeccionista. Esa es la verdad, las otras, las gordas y gordos, los feos y feas del mundanal arrabal pasan la mano por la pared mucho más que antes de la revolución sexual.

Y se ponen enfermas ¿quienes? pues los que resultan perdedores en este mundo de brutal comparación de volúmenes y bragas.

De manera que la publicidad no tiene nada que ver causalmente con los trastornos alimentarios pero el mercado incluyendo al sexual si tiene mucha culpa en como se trajinan los adolescentes con su deseo. El problema no es psicológico sino social: hemos construido un mundo donde lo que importa es vender y por tanto consumir y ese mundo tiene secuelas y víctimas.

Y el agente de ventas más importante de ese mundo es la publicidad aunque es verdad que no sólo ella representa al capital y el afán de lucro sino que hay otros agentes implicados en la conspiración.

Pero dejaré que sean ustedes quienes los identifiquen.

Bibliografia.-

ABED R T. :
– “The sexual competition hypothesis for eating disorders” British Journal of Medical Psychology” 71:525-547 1998.

Fetichismo en la pasarela

La anorexia ya no está de moda en la pasarela. Los modistos han decidido renunciar a esos seres andróginos que ellos mismos inventaron y pasarse al fetichismo: la madre de todas las perversiones.

Hablar de fetichismo es hablar sobre todo de bragas. ¿Qué tendrán unas bragas que son piezas tan cotizadas por los coleccionistas de fetiches? Algunas personas pensaran que unas bragas no son más que una prenda íntima femenina pero los que asi piensan no son fetichistas y seguramente serán mujeres y las mujeres tienen poco fetichismo en su cerebro pero mucho en sus bragas y en sus zapatos de tacón. El interés de las bragas no está en su textura ni en su forma o color sino en aquello que ocultan. Las bragas son el ultimo velo antes de acceder a la nada.

Y eso es precisamente lo que les da horror -sobre todo a los hombres fetichistas- ese descubrir que no hay nada debajo de las bragas, por eso se inventó el retardo al que poco después se llamó stript tease , la suspensión de la incredulidad o la magnificación del suspense y todo para eso: para no ver lo que no hay, les da horror.

Por eso el estript tease ha pasado a convertirse en una de las bellas artes. No se pierdan este porque es muy gracioso:

Las anoréxicas sirvieron a ese propósito de camuflaje de la materia corporal durante un tiempo pero ya se hacia pesado aguantar año tras año las críticas de los medios de comunicación que entraban a saco en Cibeles para denunciar ante quien hiciera falta que aquellas niñas no comian nada y si comian lo vomitaban todo, hasta se murió alguna por ese mundo de Dios y ya nadie confió de nuevo en ellas, los modistos las han abandonado y han pasado del fetichismo de la caquexia al fetichismo de las bragas. O al fetichismo duro sadomasoquista que tan bien sienta en traje de baño sobre todo cuando se le adjuntan unas pistoleras o una navaja tripera. Y es negro, pues negro es el color del masoquista de mirada ambarina.

 

¿Vestir o desvestir de qué se trata? (Fotos de la pasarela Cibeles 2007)

 

Dicen los modistos que este año han optado por las mujeres decididas y algo atrevidas. Muy atrevida habrá que ser para salir asi por la calle con la cantidad de violadores que andan sueltos. Yo lo que les recomendaría a los modistos es que colaboraran con la psiquiatria y se pusieran definitivamente en contra de la pederastia igual como han hecho con la anorexia.

 

Para muestra un botón, observen como colabora esta conocida firma con la campaña antipederastia.

La anorexia ha muerto,¡ viva el fetichismo!.

A no ser que Toscani la resucite de nuevo.

El hipercuerpo

Hay quien piensa que de la simbiosis entre lo humano y la tecnología emergerá un metahombre, un nuevo ser tecnohumano cuya característica principal será la de no tener un solo cuerpo, de no tener un cuerpo en absoluto, puesto que todo su cuerpo se encontrará plegado en una intimidad pública mientras que él sólo se ofrecerá a través de sus interacciones con un teclado y un ordenador.

La virtualización del cuerpo supone el borramiento de las fronteras entre el cuerpo que se expone a los demás y el intracuerpo que percibimos a través de la sensorialidad interoceptiva, pero ¿qué cuerpo es el que acabará ostentando el signo de nuestra identidad? ¿Qué cuerpo será el que los demás verán?

ana.jpg

Probablemente ninguno porque las relaciones virtuales que caracterizan este nuevo desarrollo del metaverso se sustentan en un eje imaginario cuyo soporte es la imagen y la literatura, es decir nuestros escritos.

Hay que señalar que escribir no es lo mismo que hablar, puesto que hablar nos divide entre sujeto y objeto (hablamos y nos escuchamos) mientras que oir, ver o escribir nos retrotrae al mundo de lo imaginario donde operamos sólo como objetos o sujetos. Se trata de pulsiones parciales no presididas por la lógica de lo real sino sometidas a las leyes de lo fantasmagórico. Todo en el mundo virtual remite a lo imaginario y por tanto a la actualización de los fantasmas privados de cada cual. Del mismo modo hablar sin exponer el cuerpo no es lo mismo que hablar exponiéndolo, el fundamento del metaverso no es pues favorecer las comunicaciones visuales como sucede en la videoconferencia sino precisamente en lo contrario: en oscurecer la fuente emisora y receptora haciendo cualquier cosa posible al diseminar todas las oportunidades de cuerpo no presencial, esto es el hipercuerpo.

En realidad cualquier humano e incluso un bot no humano podrá agenciarse un cuerpo-avatar como este de abajo y operar en el metaverso según sus fantasmas privados: cambiando de sexo, ofreciéndose como prostituta o incluso comprando y vendiendo propiedades tal y como sucede en “Second life”. Se ha abierto ya y se han desparramado todas las virtualidades del deseo, para lo que conviene hacerse o bien un avatar o varios según las personalidades que uno pretenda ejercer en la red.

japonesa.jpg

Los que prefieran un juego menos duro tienen su oportunidad en “Los Sims“, como su nombre indica un juego de simulación en este caso social. Se trata de un juego que a diferencia de “Second life” no es “on line”, es decir no es jugado por distintos jugadores reales ocultos tras su avatar sino que el propio jugador crea sus propios personajes y se dedica a interaccionar con ellos tal y como sucede en la vida real puesto que cada personaje lleva consigo su “propia personalidad” con sus necesidades idiosincrásicas. El juego es un juego de supervivencia, como en la vida misma se trata de seguir hacia adelante, de subsistir, ganar dinero, comprar propiedades y alcanzar una cierto bienestar. Naturalmente el juego es un juego sin fin. Este es el entorno en el que viven los Sims, un entorno hiperreal donde se pueden ensayar estrategias de supervivencia social. (En este enlace te puedes bajar el juego en español)

sims.jpg

El disfraz y la muerte

samba1.jpg

La función del disfraz no es tanto el ocultamiento de la verdadera identidad sino su diversificación que para el inconsciente significa: la bisexualidad, sólo permitida en ese tiempo que llamamos carnaval, tiempo para la transgresión, preparación cuaresmal y goce dionisíaco. Pero no vale cualquier identidad ni vale cualquier escondite. Ha de ser barroco y ha de ser anacrónico, como si D. Quijote apareciera con su armadura en mitad de un concierto de rock montando a Rocinante y arremetiendo contra el entarimado de la orquesta. Eso es un disfraz, esa es la puesta en escena de una identidad invertida, la que no tiene el soporte de la narrativa, la que atenta contra el tiempo y pone a la muerte en cuarentena.

Lo realmente diabólico del disfraz no es el anonimato, sino la suspensión del tiempo, el anacronismo disfrazado de hipérbole barroca: lo opuesto a la realidad material, lo más cercano a la mutación de los inmortales.

carnaval.jpg

No es de extrañar que sea en Venecia donde se celebran los carnavales más famosos -por barrocos- del mundo entero puesto que Venecia no existe salvo para los turistas y los gondoleros, nadie vive allí. Se trata de un museo no de una ciudad, un mausoleo donde se escenifica la putrefacción unánime de laguna, edificios y humanidad, la disolución de lo humano carcomido por lo acuático, un destino fatídico. ¿Puede existir una idea más hiperrealista que una ciudad sin habitantes? Venecia ya fue asesinada simbólicamente por Visconti en “Muerte en Venecia” todo un presagio, una metáfora de la muerte fue aquella peste que separó al viejo profesor Aschenbach, un balance, de Tadzio, un proyecto, una muerte que era un adelanto de la otra, la verdadera, la que ya acechaba y ante la que no cabe disfraz alguno.

Esta escena de “Muerte en Venecia” me parece absolutamente sublime, la muerte busca la vida que se muestra esquiva en el contexto de la eterna búsqueda, fascinación y persecución de la belleza representada por un adolescente Tadzio, incompleto, inacabado, abierto. El espectador se identifica con la candidez de Tadzio pero no con el proyecto acabado -necrófilo- que representa “el viejo profesor”. Visconti se disfraza a través de su pelicula y nos muestra -exhibe- su bisexualidad haciéndonos participes de ese juego de miradas y seducción donde el que mira se pone siempre del lado del objeto, del lado de Tadzio.

Aqui puedes encontrar una presentación de diapositivas con disfraces del carnaval de Venecia. Barroquismo, ambigüedad, anacronismo, quizá belleza.

carnaval_venecia.pps