El Gran Trauma

De Peter Turchin ya hablé aquí en otro post donde comenté su libro seminal «Tiempo de discordia», donde pronostica un tiempo histórico de grandes convulsiones que serán de proporciones crecientes hasta 2020. Se trata del creador de una nueva ciencia basada en el «big data» y que ha llamado «Cliodinámica».

Turchin es en realidad un biólogo evolucionista que ha intentado aplicar las leyes evolucionistas a la historia, algo al menos sorprendente pues no está nada claro que la cultura evolucione tal y como entendemos la evolución de los seres vivos, Pero sus ideas son interesantes porque nos permiten pronosticar al menos de una forma aproximada por donde van a ir los conflictos en las sociedades contemporáneas, -los malestares de nuestra cultura- a partir de una serie de datos enlazados con su algoritmo.

Escribo este post después del día 1 de Octubre, un día aciago en nuestra historia presente y me voy a referir a él simplemente para hablar de su ultimo post, donde precisamente aborda el tema de la independencia de Cataluña.

Parece que Turchin se alinea con los independentistas y no solo con los catalanes. Según él, la viabilidad de un Estado está relacionada con su tamaño y se hace la siguiente pregunta ¿Qué tamaño ideal ha de tener un Estado para poder soñar con ser independiente? Turchin da por buena la idea de que Cataluña y también Escocia podrían ser independientes al asegurar que tributan más a Madrid que el resto de regiones españolas. Pero también cuenta que un Estado tiene costes, como embajadas, ejércitos, reconocimiento internacional, etc y sobre todo el tema del euro y su pertenencia a la UE y sobre todo la cuestión siempre aplazada d ella deuda, ¿Cuanto dinero debe Cataluña a la UE?.

La teoria de Turchin es que la población que vota en un referéndum de estas características no está informada de las consecuencias de sus actos y es por eso que suele decirse que los referéndums los carga el diablo. Pero Turchin no se equivoca al pensar que las sociedades, al menos algunas sociedades que se consideran a sí mismas minorías lingüísticas (como Flandes) o étnicas (como Silesia) junto a otras más económicas como Cataluña tienen espejos en Europa que podrían estallar al mismo tiempo que Cataluña, baste recordar a Occitania o  Bretaña en Francia o Baviera en Alemania o Padania en Italia. ¿Pero se vive ahora mejor en Croacia o en Bosnia que en la época en que Yugoeslavia era una nación unificada?.

Ya sabemos como terminó ese proceso de fragmentación de la antigua Yugoeslavia que llamamos «balcanización», sabemos que costó muchas vidas humanas en una guerra fratricida cuyas consecuencias aun están lejos de evaluarse. Es por eso que en adelante voy a hablar de ese proceso que llamamos «balcanización» y que es al parecer lo que Turchin defiende o mejor, pronostica. Y que ha sido nombrado también como la Europa de los pueblos una especie de federación de regiones con Estado incluido que obviamente deberían segregarse de su patria común.

La balcanización de Europa parece que está en la agenda de algunos de esos oscuros poderes que nos gobiernan desde el deep state (la sociedad profunda de la que hablé en este post). Y si admitimos que este proyecto existe aparecen inmediatamente dos posturas 1) los que creen que la balcanizacion es previa a la islamización y 2) los que creen que la Europa de los pueblos haría a la UE más fuerte y cohesiva de lo que es ahora.

No se si Turchin en su algoritmo ha tenido en cuenta estos designios de las «deep states» o si cuenta con el poder de la propaganda en estas regiones. Por ejemplo no ha contemplado que el proceso de paso desde el catalanismo al nacionalismo catalán ha sido un proceso de unos 30 años, privilegiando una educación sesgada y unas prebendas hacia todos los medios simpatizantes con el proyecto. No se tampoco si en su algoritmo entraba la crisis económica que hemos tenido que soportar todos los españoles (y de la que casi ya habíamos salido) o las castas corruptas del 3% que pretenden escapar de la Justicia española.

Es muy probable que en su algoritmo estos detalles relativos a Cataluña no hayan sido tenidos en cuenta, pero a mi me gustaría añadir algunas cuestiones después de leer este libro que me ha parecido muy ilustrativo de los males de España. Se titula «La España vacía» de Sergio del Molino.

españa vacia.jpg

Probablemente usted no habrá nunca pensado en el tamaño de nuestro país y el tamaño importa como verá a continuación. España es el segundo país de Europa en cuanto a extensión por detrás de Francia y por delante de Alemania. España es un país muy grande aunque no lo parezca en el mapa, pues en las proyecciones de los mismos los países mas al norte parecen más grandes que los países del sur.

Aqui tienen un gráfico de la extensión de distintos países europeos. Observarán como España es el segundo después de Francia. Ahora vamos a ver otro gráfico con la densidad demográfica. Observarán que el país con mayor densidad geográfica es Holanda y el menor Islandia. España sin embargo se sitúa por detrás de Francia, Alemania, Hungría, Italia y Txequia. Dicho de otro modo España es un país poco poblado con grandes áreas desérticas.

Si descontamos el Centro y Madrid, toda la población española se agolpa en el litoral mientras que grandes zonas de la Mancha, Aragón, Extremadura, y Castilla- León se encuentran despobladas, mal atendidas en cuanto a servicios y abandonadas a su suerte, es importante señalar que Soria aun no tiene ferrocarril. Aquí hay un gráfico de Km de ferrocarril en términos relativos:

Transporte-G06

Pero el dato más interesante es sin duda este que habla de población bruta: España tiene 46, 5 millones de habitantes mientras que Alemania con una menor extensión tiene 86, 6. Y Cataluña 7, 6 millones lo que supone el 16% de la población total española. ¿Cual de estas naciones tiene más oportunidades para ser un estado independiente y autónomo. ¿Es Cataluña demasiado pequeña? ¿Es Alemania demasiado grande?

Lo cierto es que tanto ser demasiado pequeña como demasiado grande son hándicaps para una desarrollo igualitario de sus ciudadanos, el ejemplo que siempre se pone es Rusia, un país absolutamente invertebrado. Lo mismo sucede en la UE, un país demasiado potente como Alemania o Francia acaba por imponer sus agendas nacionales al resto de los países del sur y ésta es una de las críticas más importantes que se ha llevado Alemania desde sus socios del sur como Grecia, Italia o España.

Lo que está fuera de toda duda es que España es un país a medio hacer o como dice Sergio del Molino, un país que nunca fue y señala el Gran Trauma que se produjo después de la guerra civil (década 50-60) con la inmigración interior desde las zonas rurales hacia las ciudades. En su libro hay cantidad de anécdotas sobre la invertebración de nuestro país pone como ejemplo las Hurdes y los Monegros  (pero podríamos poner muchos más ejemplos) abandonadas a su suerte durante siglos hasta que ciertos personajes ilustrados como Marañón y más tarde Buñuel irrumpieron en aquel trato obligando al Gobierno a intervenir.

España es solo su litoral y su centro, un modelo jacobino y radial disfrazado de federal por sus autonomías profundamente ineficaces que no han resuelto en gran parte el tema de las desigualdades entre regiones y ni siquiera han sido capaces de atender a sus propios ciudadanos. Y esta es precisamente su debilidad.

Lo realmente interesante del caso español es que no son las regiones más pobres las que reivindican o piden un trato más justo por parte del Estado sino su región más rica, Cataluña lo que nos hace pensar en que no vamos hacia una Europa de los pueblos sino a una nueva imposición de ciertas élites que utilizan los sentimientos nacionales para ejecutar sus planes de balcanización.

Pero en realidad la mitad de la tarea ya estaba hecha, las grandes desigualdades que existen en nuestro país suponían un caldo de cultivo ideal para que sucediera este fenómeno: la enorme concentración de recursos en el centro y en Barcelona ha dejado despoblada la península, el fenómeno contrario al de nuestra guerra civil. Entonces la mitad de la población vivía en entornos rurales, era casi analfabeta y pasaba mucha hambre.

Se trata ahora de la rebelión de las élites. Los ricos se han cansado de pagar.

Eso es todo.

Nota liminar.-

En España existe al menos otro gran Trauma previo al que señala Sergio del Molino : el de la perdida de las ultimas colonias en Cuba y Filipinas. 1898 es el inicio del fin del Imperio y nos ha costado un siglo XIX caótico y mísero con tres guerras carlistas, pronunciamientos militares, una República fallida y muchos muertos. Parece que el bucle melancólico aun no ha terminado.

Pero la guerra ha dejado de ser el motor de la evolución social. Las identidades son las que han venido a sustituir a la conquista bélica, son los ciudadanos a través de sus sentimientos los que parecen dirigir la evolución de los hechos, siempre apoyados, claro está por aquellos que buscan obtener beneficio.

 

Los fracasos de la ingeniería social

ingenieria_rafapal-620x300

¿Por qué fracasan casi todos los intentos de cambiar el mundo que han inventado los hombres? ¿Por qué aun suponiendo que muchas de estas intentonas hayan sido honestas no han logrado penetrar en el imaginario humano? ¿Por qué existe tanta distancia entre las ideas, incluyendo las buenas ideas y la práctica social y política de las mismas?

En estas cosas andaba yo pensando esta mañana después de leer este articulo donde el autor nos alecciona sobre «la ventana Overton» que es una secuencia concreta de acciones para obtener un resultado deseado. La ventana Overton es la que usan  los ingenieros sociales, es decir aquellos que planifican las políticas que nos impondrán aun sin tener la legitimidad para hacerlo. Así Overton, lo que describió fueron los pasos que deberían sucederse desde la consideración de algo inaceptable o inmoral hasta conseguir que se convierta en algo sensato, popular e incluso moral y deseable.

El columnista Evgueni Gorzhaltsán nos cuenta las distintas etapas que han de sortearse para que algo profundamente insensato, inmoral o impensable pase a convertirse incluso en leyes o prácticas indiferentes para la mayoría, la clave parece estar en el marketing de las ideas, algo que en nuestro tiempo y gracias a la tecnología de la que disponemos es mucho más fácil y barato que antaño. Lo impensable ha de hacerse en un primer paso algo radical y cuando la masa critica haya superado cierto número lo radical termina convirtiéndose en algo aceptable. Más tarde lo aceptable se convierte en sensato y más tarde en popular. De ahí a que algunos políticos -defensores de minorías- lo hagan suyo va solo un paso. Entonces nos encontramos con que los que era inaceptable acaba convirtiéndose en una ley.

Un ejemplo es el matrimonio homosexual o el aborto electivo, hoy son tan frecuentes  y aceptables que la mayor parte de nosotros estaríamos dispuestos a admitir aquello de que «cada uno haga lo que quiera con su vida», que es la manera en que nos referimos a lo aceptable, otra manera de nombrar lo que nos resulta indiferente. Sencillamente nos da igual porque ya estamos contaminados por esos memes de tal manera que hemos llegado a amoralizar ambas conductas.

El lector puede leer el articulo completo en este sitio, su titulo es ¿Cómo legalizar cualquier fenómeno desde la eutanasia hasta el cannibalismo?

Y la verdad es que existen muchos ejemplos que algunos considerarán son efectos del progreso moral de la humanidad mientras otros los consideramos una prueba de su declive. Pondré varios ejemplos que mis abuelos considerarían en su tiempo verdaderas atrocidades: 1) Que un niño pueda elegir su sexo a la carta, 2) Que una mujer aborte por causas electivas, 3) Que dos hombres o dos mujeres contrajeran matrimonio 4) Que una persona decida sobre su propia muerte y así.

Y otras que están por llegar 1) La legalización de la pederastia, 2) El matrimonio interespecies (casarse con una mascota), 3) Mantener relaciones sexuales con animales 4) El canibalismo siempre que sea consentido 4) La legalización de las drogas, 5) El matrimonio incestuoso (entre hermanos o padres/hijos).

Naturalmente las ingenierías destinadas a conseguir estas legitimaciones tienen algún plan, y ese plan solo puede ser conseguir reducir la población occidental a la mitad. Cuando digo occidental me refiero a Europa, America del Norte y Australia/Nueva Zelanda, es decir acabar con el llamado «supremacismo blanco».

Algunas personas bien sensatas aun no han caído en la cuenta y se preguntan qué razones podrían impulsar a estos ingenieros a buscar algo así. Es muy fácil contestar a esta pregunta: lo hacen para uniformizar el mundo y crear castas de personas uniformes, pacíficas y conformistas, trabajadores que ganen algún dinero para consumirlo en drogas y su propio sustento pero que carezcan de derechos y sobre todo de ese carísimo Estado del Bienestar que disfrutamos -aunque en declive- en toda Europa. Sanidad y educación gratuitas no están en las agendas de estos ingenieros salvo pensándolas como instrumentos de adoctrinamiento político y religioso. Porque claro está, en el tema de la religión también existe un plan: hay demasiadas religiones y lo ideal para esos planes uniformizadores sería que existiera tan solo una. Una que suponga una sumisión total a Dios y no estas religiones donde los hombres nacen a imagen y semejanza de Ël. El cristianismo es peligroso y poco útil para el dominio global.

Fracasos de la ingeniería social.-

Los intentos teledirigidos de arreglar el mundo desde el Estado son un rosario de fracasos a pesar de lo que dicen los optimistas racionales, baste recordar ahora el argumento de que la esclavitud ha sido abolida en todo el mundo. Lo cierto es que si bien la esclavitud fue abolida en un primer momento, no sucedió lo mismo con la servidumbre vigente aun hoy en media Eurasia y estamos viendo un repunte de la esclavitud sobre todo en esos estados fallidos como Libia y otros. Las cosas pueden ir a peor puesto que el «progreso» no es unidireccional o irreversible, el progreso no es teleológico.

La revolución bolchevique triunfó en la URSS, en Cuba y en media Europa pero el comunismo fue un fracaso allí donde se instaló y aun podemos ver sus terribles secuelas en Venezuela y en Corea del Norte.

China también tuvo su revolución maoísta pero su estrepitoso fracaso solo pudo soslayarse con la irrupción de un capitalismo salvaje que hace de ella la nación más contaminada del mundo, al tiempo que se restringen libertades. La política del hijo único fue un genocidio encubierto que ha dejado al menos a una generación desparejada con los conflictos que de ello cabe suponer. Un exceso de hombres solteros es una medida de caos social.

Para entender estos sucesivos fracasos de los ingenieros sociales es necesario entender como funciona las sociedades por dentro, y de paso entender como funcionan los cerebros individuales. Es la Neurociencia la que nos dará la clave del por qué todos los intentos diseñados por el hombre para cambiar el mundo fracasarán.

La sociedad profunda.-

La idea de “estado profundo” (deep state) está en boca de todos y es un hecho intuitivo: ¿Quién nos sube el recibo de la luz? . Se trata de una ocurrencia reciente estrechamente vinculada con el debate político en los EE.UU. Mike Logfren, un asesor republicano en el Congreso, definió el “estado profundo” en 2014 como “una asociación híbrida de elementos del gobierno y partes de las altas finanzas y la industria que es capaz de gobernar los Estados Unidos sin hacer referencia al consentimiento de los gobernados expresado a través del proceso político formal.

¿No es cierto que siempre decimos que nuestros políticos no mandan? ¿Que en realidad los que mandan son otros, esos que no se presentan a las elecciones? ¿No es verdad que estamos convencidos que los que gobiernan el mundo son esas élites escondidas en algún siniestro lugar de Manhattan desde donde planean el reparto del mundo para sus intereses?

Pues lo mismo sucede con la «sociedad profunda», algo muy parecido al Internet profundo y por qué no decirlo, algo parecido al inconsciente individual. Se trata de lugares donde no rigen las mismas reglas que las que gobiernan nuestra vida consciente y vigil, ni eso que llamamos sociedad civil. Se trata de una corriente subterránea de creencias, lealtades, emociones, preferencias y obediencias que siempre están ocultas y lo están porque son incompatibles con nuestra idea de democracia.

¿No es cierto que usted se sacrificaría por sus hijos antes de por los míos? ¿No es cierto que en el caso de morir usted quisiera que sus hijos se quedaran con su herencia? ¿A quien salvaría primero en un incendio?

El nepotismo y el etnocentrismo (el conatum étnico) tiene tanta potencia que es indomesticable, al menos a través de las tecnologías que los occidentales hemos propuesto para llevar la paz y la felicidad a algunos pueblos de medio mundo. Sencillamente la idea de democracia no empasta bien en según qué razas humanas. Más concretamente la idea de democracia liberal tal y como la entendemos hoy solo encaja con los pueblos de tradición cristiana.

Y es precisamente esa maleabilidad la que nos hace más vulnerables, reaccionamos con indiferencia ante los intentos de doblegar nuestra civilización pero jugamos con una ventaja: nuestros ingenieros no saben una palabra de neurociencia y no saben que cualquier cambio que no vaya acompañado del apoyo del inconsciente profundo -es decir de todo aquello que no ha sido diseñado conscientemente sino por la evolución natural- fracasará.

Son obras de ingeniería pensadas para robots, androides  o para otra especie pero no para el Sapiens.

Intencionalidad y sincronicidad

Cuando deseas algo todo el universo conspira para que lo consigas

(Paulo Coelho)

He reflexionado mucho sobre esta hermosísima frase a la que puse -no obstante- en el frigorifico de las verdades a la espera de una mejor comprensión de su significado.

Es verdad que aquella sentencia es muy fácil de desmontar y que todos tenemos ejemplos para demostrar su inexactitud, sin embargo hay algo que en ella que resuena como una de esas verdades que más allá de la lógica sabemos reconocer como una verdad latente, ¿qué tiene esta frase de verdad?

De esto va este post puesto que demostrar su falsedad no mereceria un post: el sentido común, se impone por si sólo para contradecirla.

aladino

La pregunta sería esta ¿hay deseos que se cumplen y deseos que no se cumplen? Y si es asi ¿cual es la naturaleza de los deseos cumplientes y los incumplientes? ¿Qué deseos concede Aladino?

Yo no encontré una explicación coherente a este dilema aunque en este sentido todos podemos tener algunas intuiciones de cosecha propia y otras extraidas del refranero popular, como éstas:

  • Querer es poder.
  • Todos esfuerzo tiene su recompensa.
  • Quien la sigue la consigue.
  • Desear equivale a realizar.
  • A Dios rogando y con el mazo dando.
  • Toca la citara pero vigila la olla.
  • Pideselo a Dios y te lo concederá.
  • Rezar es una forma de pedir hablando con Dios.
  • Confia en la divina Providencia.
  • Cuando menos te lo esperes tu deseo se cumplirá.

Son ejemplos de ese saber empírico y popular que nos ha llegado en forma de sentencias, proverbios o intuiciones desde la religión, el saber popular o el conocimiento del inconsciente. Lo cierto es que apelando a mi experiencia personal los deseos que más probabilidades tienen de cumplirse -echando mano de la memoria- son aquellos que yan agotaron su cualidad de deseo, se trata de los deseos caducados. Lo que quiero decir es que parece que cuanto más se afana uno en conseguir algo más se le aleja su satisfacción y -por el contrario- cuando uno deja de afanarse en su consecución, entonces sucede. Esa es una experiencia concreta y personal: la mayor parte de mis deseos se cumplieron cuando ya no eran deseos sino recuerdos amortizados.

Significa que hay algo en la intencionalidad humana que opera como un disuasor del cumplimiento del deseo, lo cual es contradictorio con la idea que gobierna este post. ¿Entonces en qué quedamos? ¿Es la intencionalidad suficiente para que un deseo se cumpla?

No, no lo es. Y no lo supe hasta que leí un libro de Deepak Chopra titulado «Sincrodestino». Lo cierto es que hasta que no leí ese libro no tuve una idea clara y práctica de este asunto.

Se cumplen aquellos deseos que favorecen a mucha gente incluyendo al demandante del deseo.

Pues un deseo sólo puede partir de una conciencia humana y no de una entelequia o un robot, sólo los humanos tenemos deseos y es por eso que nuestros deseos con independencia de que se cumplan o no siempre responden a una conciencia humana deseante aunque el concederlos o no -eso si lo sabemos- no está en lo humano sino en la lámpara de Aladino, que es una forma de decir que el que un deseo se materialice no está en la voluntad humana sino en otro lugar que podemos llamar lo sistémico, en esa red que tejemos los humanos entre nosotros y que nos enlaza con ese cuerpo cósmico, con ese todo que incluye a los seres vivientes y al medio ambiente. Chopra le da a Aladino el nombre de mente no circunscrita

Los deseos que se cumplen son los que coinciden con el resto de deseos de todo lo vivo.

Y es por eso que el deseo de que nos toque la loteria no suele cumplirse nunca pues ¿qué le importan a Aladino nuestras finanzas? Aladino de intervenir en esas lides se ocuparia de distribuir la riqueza de un modo más equitativo y que la suerte cayera alli donde más se necesita, ¿no es precisamente esa la sensación que tenemos el 22 de Diciembre cuando averiguamos a quien le tocó el gordo de Navidad?

Nos consolamos de nuestro egoísmo decepcionado cuando advertimos que la suerte ha estado muy repartida, cosa que tambien enorgullece a los vendedores de loteria, es por eso que la «Bruja de oro» es la expenduría de lotería más popular junto con Doña Manolita: son los que venden más loteria y son por tanto los que reparten mayor suerte.

La suerte individual es mayor si se reparte.

El egoismo individual es el principal disuasor del cumplimiento de un deseo, los deseos que involucran solo a nuestro Ego nunca se cumplen por una razón: tienen que competir con deseos de otros que son antagónicos, lo que mutuamente les anula como deseos. Como el deseo de tener dinero o bienes materiales es común a toda la humanidad Aladino se entristece y no coopera con nadie pues concederle el deseo a usted iria en contra del deseo de otra persona concreta. Aladino se declara en rebeldía e incompetente, deja que sea el azar matemático el que ejerza esa función.

Diríamos que para que Aladino coopere con nuestros deseos es preciso que se encuentre sincronizado: es entonces cuando nuestros deseos se cumplen. Si usted es capaz de formular un deseo que beneficie a mucha gente, que reparta suerte, que incluya al medio ambiente en él y que sortee el egoísmo particular habrá usted conectado con Aladino: su deseo se cumplirá. Inexorablemente. Pero si usted hace un esfuerzo intelectual se dará cuenta de lo difícil que es convocar ese tipo de deseos, simplemente no estamos acostumbrados a hacerlo porque siempre operamos disfrazando de deseo altruista lo que es orgullo, vanidad, codicia o avaricia.

Pero si lo consigue quedará maravillado y sorprendido ¿la razón? porque entonces su intencionalidad habrá convocado esa fuerza sublime, misteriosa, mágica y milagrosa que es la sincronicidad.

sincronicidad

La sincronicidad es un fenómeno descrito por Jung y que tiene que ver con lo que nosotros llamamos coloquialmente casualidades o coincidencias. Se trata de un fenomeno muy común y que usualmente despreciamos al considerarlo simples casualidades. Lo cierto es que aunque esas causalidades azarosas existen, la sincronicidad no apela necesariamente a ellas sino que evoca lo maravilloso, otras veces lo siniestro pero siempre lo significativo, lo subjetivamente significativo.

La sincronicidad se puede ignorar pero indefectiblemente se repetirá, se revelará portadora de un mensaje analógico y cuando se atiende suceden hechos dificiles de explicar: simplemente se trata de hechos que dotan de sentido a la palabra destino.

Pues la sincronicidad es en realidad la versión moderna de la palabra destino, no en su versión fatal de predestinación sino en su versión más heraclitiana: «En el hombre carácter y destino son la misma cosa». Más cercana a la concepción de karma que a la de las Moiras griegas.

Y cuando el destino de alguien ha sido aclarado todo se sincroniza y entonces Aladino surge de la lámpara maravillosa y concede los deseos que se amontonan, suceden y pugnan por emerger. Es el momento de observar y estar atento a los mensajes que nos llegan desde ese Yo no circunscrito del que nos habla Chopra y dejarse llevarse por esa cadena de significados que está más allá de la cotidianeidad, más allá de la causalidad lineal. La sincronicidad se ocupa pues de los sucesos que acaecen simultáneamente que coemergen y que se presentan en la realidad en forma de paquetes de información que resultan profundamente significativos aunque no conlleven un mensaje lineal del tipo de las conversaciones que mantenemos por teléfono.

La intencionalidad altruista es el mejor carril para convocar a la sincronicidad como también lo es el amor: dos personas fuertemente unidas por vínculos invisibles establecen una entidad cuántica que coemerge de ambos y se sincroniza con todo el cosmos enamorado. Su masa critica determina los acontecimientos extraordinarios que siguen y es entonces cuando Aladino ejerce su función casi sin descanso. Hasta el séptimo dia -la sincronicidad es atemporal- pero no hay que tener prisa en conocer el mensaje que nos traen las coincidencias : sólo hay que dejarse fluir atendiendo a esos fenómenos maravillosos que surgen por doquier cuando uno tiene ojos para ver, oidos para oir y sueños para soñar.

Cuando la intencionalidad sincroniza a todo el cosmos viviente, es entonces cuando el Universo conspira.

Y el deseo se cumple.

Una web sobre sincronicidad.

Un articulo en wikilearning

peatUn autor importante (David Peat) habla sobre sincronicidad. En esta web se puede bajar el libro: «Sincronicidad: un puente entre la mente y la materia»

Pero la clave de todo está aqui:

Tú eres lo que tu deseo más profundo es.
Como es tu deseo, es tu intención.
Como es tu intención, es tu voluntad.
Como es tu voluntad, son tus actos.
Como son tus actos, es tu destino.

Upanishad