La evolución de los whigs (3)

En realidad la palabra inglesa whigs, se refiere a un partido político que en el siglo XVIII se puso en contra del rey Jacobo II y más concretamente contra la monarquía absolutista, de manera que el partido liberal (que así se llamaba) puede considerarse -en su origen- como el padre de las monarquías constitucionales, es decir ese tipo de gobierno donde el rey no deja de ser un símbolo para consumo de las masas, una especie de figura decorativa que paradójicamente ha tenido mucho éxito, dónde menos se le esperaba, es decir en UK.

Pero sigamos con las sociedades tipo 2 que Mencius Moldbug llama sociedades de la seducción:

La catedral.-

La sociedad de tipo 2 es una sociedad del consenso. Su sello distintivo es el fenómeno de la coordinación espontánea. Podríamos llamarlo Gleichschaltung sin Goebbels. La coordinación espontánea puede producir un sistema de información oficial que en todos los demás aspectos, se asemeja al de una sociedad de tipo 1, pero que no es responsabilidad de ninguna autoridad o institución central.

Básicamente, una sociedad de tipo 1 es un gobierno en el que el Estado controla la prensa y las universidades. Una sociedad de tipo 2 es una en la que la prensa y las universidades controlan el Estado. Es fácil distinguir entre los dos tipos, pero la “experiencia de usuario” es más o menos lo misma.

Al igual que una sociedad de tipo 1, una sociedad de tipo 2 puede resultar razonablemente cómoda y agradable para vivir. El diseño de tipo 2 es más estable, en cierto aspectos, y menos estable en otros. No es el fin del mundo. Como alguien que preferiría una sociedad de tipo 3, sin embargo, considero que es perniciosa.

Las sociedades del tipo 2 tienden a formarse a partir del colapso de la autoridad central en sociedades del tipo 1. Recordemos que en una sociedad de tipo 1, la opinión pública es poder. Es el poder de las masas. Una masa no puede derrotar a un ejército, pero si el ejército es neutral, el que tiene el apoyo de la mayor masa gana.

¿Qué sucede en una sociedad de tipo 1 cuando el jefe colapsa? ¿Cuando la censura ya no funciona, los periodistas ya no reciben órdenes, los herejes ya no son quemados en la hoguera, los profesores ya no son contratados o despedidos por sus creencias políticas? Se podría pensar que el resultado natural sería una sociedad de tipo 3, un libre mercado de ideas en el que sólo la libertad gobierna y los pensamientos compiten en función únicamente de su valor.

Pero la conexión entre opinión pública y poder político todavía se mantiene. Por lo tanto, los órganos de información están todavía actuando como centros de poder. Si sus puntos de vista difieren, lo que pasará sin una supervisión de tipo 1, pueden competir de dos maneras: sobre la base de la rectitud intelectual, o sobre la base del poder político. Si optan por la primera y abjuran de este último, estarán en desventaja frente a aquellos a los que todas las armas les son amigas. Más aún, dado que el poder político es un arma mortífera, los competidores exitosos tienden a resolver la disyuntiva entre el poder y la rectitud en favor de lo primero.

Podemos describir la patología tipo 1 como el poder de distorsión por coerción. El poder político distorsiona el panorama de las ideas, haciendo que el campo de juego no sea plano. Las ideas que favorece el Estado, son popularizadas artificialmente. Las ideas que desfavorece, se desalientan artificialmente.

Su equivalente tipo 2 es el poder de distorsión por atractivo. No existe el Estado coercitivo, o al menos no coacciona. Pero la conexión entre poder y opinión pública se mantiene, más que eso pareciera que el Poder hubiera privatizado las ideas a grupos identitarios y minoritarios. Las ideas, por lo tanto, se ven favorecidas selectivamente en función de su capacidad para servir como estándares en torno a los cuales organizar coaliciones, que pueden luchar por el poder por cualquier medio que les sea eficaz.

Una vez más, desde el punto de vista del tipo 3 (sociedad abierta), el poder de distorsión por atractivo es patológico por la misma razón que el poder de distorsión por coerción. Se trata de un criterio alternativo que contribuye al éxito o el fracaso de las ideas, y no tiene nada que ver con su relación con la verdad.

Por ejemplo, de muchas maneras, el absurdo es una herramienta organizativa más efectiva que la verdad. Cualquier persona puede creer en la verdad. Creer en el absurdo es una demostración de lealtad infalsificable. Sirve como un uniforme político. Y si tienes un uniforme, tienes un ejército. Vimos este efecto antes en el estado cohesivo de tipo 1, pero funciona igual de bien para facciones del tipo 2 compitiendo unas con otras.

Esto no explica, sin embargo, cómo la caótica sociedad post-tipo-1 se congela en la madura y espontáneamente coordinada sociedad de tipo 2. ¿Por qué tenemos una Sinopsis y una Catedral, en lugar de toda una serie de sinopsis y catedrales en competencia?

La respuesta, creo, es que incluso la sociedad de tipo 2 tiene un solo gobierno. Es imposible que dos sistemas de información en competencia capturen ambos un único gobierno. Y la captura de un gobierno da a un sistema de información una considerable ventaja sobre cualquier competidor. Se puede subvencionar a sí mismo. Puede penalizar a sus competidores. Puede entregarse a toda una gama sórdida de patologías tipo 1.

Sin adquirir un coordinador central, la catedral puede capturar los recursos y poderes del Estado. Puede elaborar teorías de gobierno que puede incorporar en la Sinopsis, y que el Estado deberá seguir. Estas teorías implican naturalmente apoyo pródigo para la Catedral, que se convierte en responsable de la producción del “orden público”, es decir, las decisiones del gobierno. Es decir, el poder real está en manos de los profesores y periodistas, es decir, la Catedral, no debido a su pureza, rectitud y justicia, sino a través de su control auto-sostenible de la opinión pública.

Pero ¿Por qué la Catedral no se divide en facciones? ¿Qué mantiene a Harvard alineada con Yale? ¿Por qué ninguna de las dos se da cuenta de que no hay necesidad de un millar de sinópticas universidades progresistas, y hay una gran demanda sin cubrir por una sola universidad conservadora de primera categoría? ¿Por qué, en definitiva, es la sinopsis estable?

Creo que la respuesta es que la Sinopsis incluye sólo las proposiciones políticas cuya adopción tiende a fortalecer la Catedral, y debilitar a sus enemigos. Rechaza y se opone a todas las demás proposiciones. Puesto que estos conjuntos de proposiciones cambian con el tiempo, la Sinopsis cambiará también. De ello se desprende una especie de estrategia de escalada, no en el paisaje de la verdad, sino en el del poder. Por lo tanto, por definición, uno no puede oponerse a ella desde dentro.

Ser progresista es simplemente apoyar la Catedral y la Sinopsis. La Sinopsis de hoy es descendiente por línea directa del primer movimiento tipo 2 de la historia moderna, la Reforma. A través de la Reforma se llega a la Ilustración, cuyo vínculo con la Sinopsis es obvio. El régimen occidental posterior a 1945, cuya victoria sobre todas las fuerzas anteriores a la Reforma o anti-Ilustración parece definitiva e irreversible, es el milenio whig.

De todo lo dicho parece desprenderse que mientras que la defensa de la democracia que llevan a cabo los progresistas es simplemente retórica pues el viejo orden ya no existe y es muy improbable que se pueda reverdecer, lo cierto es que las democracias liberales parecen haber tocado fondo en cuanto a sus propias contradicciones al haber permutado un control centralizado en una especie de terapia de grupo antiautoritaria que oculta que la Catedral es percibida también por los ciudadanos como una forma de represión sutil, donde la libertad de expresión está mediada por una doble moral de igual forma que sucede en una sociedad comunista como Corea del Norte o la antigua URSS. Ya no hace falta viajar a esos países, tenemos el ejemplo de las redes sociales que se complacen en censurar a los conservadores mientras hacen la vista gorda con los progresistas e incluso con los vándalos.

Y eso no es democracia.

Para Mencius Moldbug la democracia tiende siempre hacia la izquierda y transforma a los partidos llamados de centro en una nueva izquierda pues aquel que cuestiona la Catedral se va a la calle.

Para Moldbug el poder de la Catedral está en los medios, las universidades y las minorías tanto étnicas como sexuales pero supone que este mecanismo -que tiene su origen en un repudio hacia la autoridad- es autónomo. Es decir no hay nadie al mando. Es posible que no haya sido diseñado por nadie en concreto (como el virus que nos acecha) pero es seguro que ha sido aprovechado por esas entidades espectrales que llamamos NOM y que realmente existen en el mundo de las finanzas y que son las que de alguna forma financian todo este entramado de agendas entrecruzadas.

La democracia para Nick Land es insostenible porque discurre en una pendiente de derechos inventados sobre la marcha, violencia callejera, protestas constantes y pulsación de ideas desquiciadas que no hacen sino aparecer como amenazas muy creíbles contra la propia democracia y el Estado de derecho.

Toda democracia tiende -al envejecer- a la izquierda, es decir hacia una sociedad de tipo 1.

¿Pero y la corrupción?

Nick Land es el autor del manifiesto neo-reaccionario y propone que hay que olvidarse de reformar a la democracia, simplemente  hay que huir, como él mismo hizo. Su punto de vista es pues pesimista y no hay más remedio que esperar a que el sistema colapse por sí mismo.

Para Land, la democracia -tal y como la entendemos los ciudadanos corrientes- es una de las formas en que el latrocinio se ha instaurado en nuestras sociedades y que tiene como objeto devorarlas desde dentro haciendo coincidir al perpetrador con la víctima. Y lo peor: la tendencia de la democracia es la destrucción de toda verdad y de toda sociedad robusta y organizada.

El éxito de las democracias está relacionado con el pago que los gobernantes hacen del voto de los ciudadanos que siempre acaban por votar a aquellos que les proponen algún recurso gratuito. Pero existe otra razón para este éxito: lo que define y abarca a todas las izquierdas es haberse resguardado en una cobertura común para todas ellas: esta cobertura se llama “síntesis progresista” o agenda whig y viene a propagar la siguiente idea: ” haz lo que quieras y luego vota al que pagará por ello”.Naturalmente los que así votan creen que lo gratuito no ha de pagarse, pero en realidad se paga con deuda e impuestos. Pero los ciudadanos siguen ajenos a esta verdad.

Es por eso que la democracia liberal (whig) es invencible pues ¿quién aceptará sacrificios y normativas enmedio de esta vorágine de sexo, consumo, movilidad y libertad?. Ah!, el único problema es el dinero.

Los conservadores tienen muy poco que hacer frente a tanta libertad.

La síntesis progresista puede definirse como una metaideología que tiene como objeto liberar todas las potencialidades del deseo, es decir legitimar cualquier reivindicación individual o gremial, atendiendo sobre todo a las minorías supuestamente oprimidas: mujeres, homosexuales, pobres, inmigrantes, negros, hispanos en USA, disidentes sexuales, minorías supersticiosas o religiosas, etc. El hecho de pertenecer a una de estas minorías es un certificado de legitimidad. No es de extrañar pues que el tema de las razas, el género o los derechos de los homosexuales constituyan el centro de gravedad de la democracia hacia la que tienden -elección tras elección- los países democráticos.

Todo tiende a la izquierda, hasta la derecha, lo que explica como el dinero puede torcer la opinión publica y porqué los gobiernos democráticos tienen tan poca capacidad de maniobra. Las ideologías han desaparecido o han sido subcontratadas a los grupos de presión, solo existe el dinero.

Y la deuda.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s