Teoría de la mentira

Todos mienten (House)

Es interesante como aperitivo para leer este post, visionar esta corta entrevista que le hace Jordi Evole a Sandro Rosell, ex-presidente del Barcelona C.F. donde le pregunta directamente sobre si es o no es independista.

 

 

La contestación tiene aires de paradoja y también de cinismo político pero personalmente me interesa más escarbar en otra dimensión. Me refiero a las relaciones que los sujetos mantenemos con la verdad y por supuesto con la mentira.

Para San Agustin la mentira es lo opuesto de la verdad, lo que tuvo una enorme influencia en el pensamiento contemporáneo. Podríamos decir que todos somos en este sentido kantianos, pues fue precisamente Kant y el idealismo alemán quien adoptó la idea -presunta- de que mentir era malo porque se oponía a la verdad y que tenía como objetivo engañar. De manera que esta forma de ver las cosas dividiría al mundo en mentirosos y engañados. Los segundos serian en este sentido víctimas de los primeros. Pero haber sido engañado no presupone que el engañado tenga una relación privilegiada con la verdad, es posible que el engañado quiera – a su vez- ser engañado o bien que se autoengañe con mayor facilidad que cualquier otro.

Hay quienes se relacionan de una manera especial con la verdad: son los fanáticos o los paranoicos por ejemplo. No existe mayor certeza que las creencias que mantienen los paranoicos, sobre todo los que deliran. Las creencias se transforman en convicciones que pasan  a ocupar todo el campo de la atención. El delirio es en este sentido una especie de “alien” que se expande constantemente con nuevos elementos que pasan a engrosar la novela delirante hasta lograr una sistematización de las ideas que componen el delirio.

Sistematizar quiere decir que el paranoico puede simplemente vivir en una atmósfera de persecución (si el delirio es persecutorio) o construir una historia compleja de interacciones como le sucedió al premio nobel John Forbes Nash dotado sin duda de un talento superior pues para delirar bien es necesario cierto talento ya que el delirio consume por su omnipresencia muchos recursos mentales.

He dicho delirar bien porque el delirio es una mentira que el delirante cree una verdad absoluta y la gente quiere que le mientan pero también quiere que le mientan bien y sobre todo no quiere que le mienta siempre el gobierno o el jefe o algún familiar, por eso se buscan otras fuentes de mentiras. Pues la verdadera libertad no consiste en acceder a la verdad como suponía Kant y el santo Agustin sino en elegir las mentiras que provisionalmente estamos dispuestos a creer. Y digo provisionalmente porque nadie puede obligarme a que hoy crea en una cosa y mañana en otra. Cambiar de opinión o de creencia es lo primero que te prohibirán tus enemigos.

Y es por eso que existen las fake news, pues el Gobierno miente, la oposición miente, los canales de youtube mienten, las redes sociales mienten y los ciudadanos mienten. El Estado tiene el monopolio de la violencia, pero no el monopolio de la verdad, es algo profundamente disfuncional. Es mucho mejor admitir que todos somos mentirosos.

Pero admitir que somos mentirosos no es nada fácil pues todos nos otorgamos la fe de la autenticidad y este es el problema que hemos heredado de la teología agustiniana: creemos y hemos interiorizado que mentir es malo excepto cuando mentimos nosotros. Es por eso que los teólogos inventaron la “mentira piadosa” ante la evidencia de que la verdad puede ser más destructiva que la mentira y que la moral radical es muy parecida a la maldad absoluta, por eso los psiquiatras anglosajones y protestantes inventaron el concepto de “moral overdrive”, un sujeto parasitado por un exceso de moral es un malvado o un loco.

Volviendo a la entrevista y a la contestación de Sandro Rosell lo que pone en evidencia es que existen en él dos deseos que pueden ser contradictorios o no: el primero es que le gustaría -le haría ilusión- obtener la independencia. El segundo deseo -que procede de la capacidad analítica- es que sabe que no le conviene. Pues la independencia es una idea bonita -que duda cabe- que puede atraer a los ignorantes pero no a quienes se juegan sus cuartos. De ahí la disociación entre el wishfull thinking y el fact thinking. Entre lo deseable y lo práctico. Entre la opinión y el análisis. Entre el pensamiento rápido y el lento.

El pensamiento complejo requiere de una lógica nueva que vaya más allá de las creencias. Estar sano mentalmente consiste en reconocer que somos todos unos mentirosos, lo que da lugar a una lógica de la inconsistencia y de la impredictibilidad, podríamos hablar de una lógica compleja anti-aristotélica.

Una lógica que tiene dos derivadas bien distintas, una es el nihilismo que es bastante desastrosa cuando se aplica socialmente pues genera una sociedad de la disculpa y la desvergüenza que no logra aniquilar el delirio ni la irracionalidad sino que la promueve. La otra derivada es lo que conocemos como pensamiento zen, que yo prefiero llamar lateral. Os pondré inmediatamente un ejemplo.

Pero para entender este ejemplo antes tenéis que leer este articulo de hoy donde Antonio Martinez Belchi escribe un análisis muy inteligente desde el punto de vista aristotélico: se trata ingenuamente de buscar la verdad, como si la verdad fuera siempre alcanzable por nuestra conciencia racional, nuestra lucidez o nuestros conocimientos. Lo más probable es que nunca sepamos quien ordenó los atentados del 11-M, como tampoco sabremos si este virus es natural o un producto de ingeniería, ni si había algún plan detrás de esta pandemia.

No podemos aspirar a la verdad pero podemos saber quien miente mejor.

¿Orwell o Huxley?

Lo cierto es que vivimos en un mundo entre 1984 y “Un mundo feliz”, obedientes y transgresores y perseguidores y perseguidos, pero siempre mentirosos.

11 comentarios en “Teoría de la mentira

  1. La teoría razonable de la mentira o, de la verdad que tanto monta, es una creencia que basa sus hipótesis en la existencia de un Yo ontológico que puede optar por decir la verdad o mentir, es una variable no probada e imposible de probar. En realidad mas parece existir una dirección única cada vez y, el proceso se va revelando instante a instante. Al fin y al cabo siempre actúa la naturaleza pues nadie escoge los rasgos dominantes de su personalidad, tanto es así que incluso nos podemos ver sorprendidos defraudando nuestras previas previsiones sobre nuestra manera de afrontar un determinado suceso.

    “Entender que el sujeto no genera efectos, si no mera ficción, es un gran paso ” – Nietzsche.

    En este mundo todo Conspira para no esquivar esta certeza de no autonomía para enfrentarnos a nuestros limites para madurar, para revelarnos nuestra libertad perfecta que paradójicamente nos exime de nuestra persona; para entonces ni la mentira o la verdad y sus consecuencias no deben provocar ni la culpa propia ni el orgullo, lo que derivara en no culpar al prójimo ni en aplaudir al santo. Ni moral ni ética, tampoco el rencor que no puede evitar el Sr Rosell. Sin estas premisas la despatologización de la culpa y el rencor inherentes a esa libertad no seria posible, por que elimina la carga de la prueba para plegarse al gozo de vivir. Es el determinismo total donde se encuentra la libertad absoluta como fin ultimo. Libertad solo boicoteada por es culpabilidad, rencor u orgullo; !que mas da, sea que se pronuncie verdades o mentiras. La verdad no es una ciencia positiva; a la luz del día se ven todas las cosas, pero lo que no se ve es esa luz. Esa luz es la verdad, el resto un juego de sombras con un fin liberador que no siempre se acaba por completar; por tanto si existe una aspiración a la verdad mas allá de toda dupla.

  2. Lo que yo creo es que la variable critica son las creencias. ¿Por qué tenemos creencias? ¿Para qué sirven? ¿Para qué sirven los principios morales? Es que alguien cree que sin principios morales seriamos todos unos criminales en serie? Esta idea pasa por alto la evidencia de que los mayores asesinos de la humanidad eran grandes idealistas, es decir tenían principios, aspiraban a construir un mundo mejor para sus conciudadanos. Se puede vivir sin creencias y sin principios pero no podemos renunciar a nuestras interiorizaciones, esas que forjamos en la infancia. Yo no necesito tener ninguna creencia para no asesinar a nadie, se que no lo haré nunca pero no me preguntes cómo lo se.
    En realidad el cómo no importa en absoluto. es como diseñar un algoritmo para modelizar el cómo las arañas construyen sus telas. Existen programas de ordenador donde se llevan a cabo estas modelizaciones, pero ¿de qué sirve? No importa nada saber como las arañas construyen sus telas, el caso es que lo hacen y mejor que el ordenador. Por otra parte ¿a quién le importa tejer una tela de araña?

  3. Exasperante mentira es creer devotamente en nuestra persona, que no es mas que un constructo de otro cumulo de creencias a las cuales nos debemos, pues las arrastramos como parte de nuestra herencia; de todas la mas inoperante pero sobre todo aburrida es sostener el cientifismo de que el humano se reduce a una psiquis sumada a una `presencia orgánica. Acurrucados bajo la toga de esta ciencia que conspira, somos la única criatura capaz de engañar con alevosía y engañarse a si misma mientras padecemos nuestra propia burla; tal es nuestro delirio que incluso sospechamos que los que vivieron en la antigüedad eran ignorantes e ingenuos de atar.

    En realidad lo esencialmente importante se encuentra en las lindes del Espíritu, que por su carácter intemporal se hace presente en cualquier tiempo, en cualquier lugar y, que no consiste mas que en sondear nuestro ancestral abismo interior, donde encuentra su morada nuestro Loco infinito que suspira en su celda a lagrima viva. La conspiración esta servida. La post verdad que niega al Espíritu es la gran mentira donde el mayor de los bulos es negar toda mística; todo apoyado en que lo inexpresable solo se muestra, pues no puede ser dicho si no sencillamente mostrado. !Claro esta que para tanto materialista esto es pura indecencia, pero que a quien en su camino se le aparezca las huellas de lo que ha sido velado y despertado aunque torpemente como abstracta intuición mística, le ocurre como al dueño de esta Nodriza, que ve movimientos extraños sin pode llegar nuca a una conclusión lucida, pero es que no es paranoia, sin embargo como a la mística al rebaño de la cultura cientifista todo le parecerá mero entretenimiento para pasar el tiempo.

    Neurapoetas con “A” de anarquía mental nos llaman los entendidos en psicología. Locas de atar. Obsesivas compulsivas y paranoicos del absurdo; eso me da fuerzas y me reafirma que sin esa obsesión por la verdad que enfrenta a lo que conspira, nunca se abrirá puerta alguna. !Que ladren su mentiras que desde que me levanto hasta que me acuesto cada día es pasión y maravilla, a veces lagrimas, la mas de las veces ando perdida. Todos mienten, todos conspiran, pero como dice Sabina – “Lo niego todo, incluso la verdad.., por que ni tengo alas negras ni soy profeta del vicio”, ni es teoría si no una practica de vida.

  4. Si actualizamos informáticamente la creencia de Gurdjieff -el hombre del Cáucaso- de que los humanos somos máquinas biológicas, parece que nuestras verdades, creencias, moral, etc., no dejan de ser algo así como programas y aplicaciones de algoritmos que nos cargan padres y sociedad. De este modo, a lo largo de nuestra existencia seguimos cargando y actualizando más y más aplicaciones, incluidos algunas equiparables a las de inteligencia artificial y aprendizaje profundo, que son las que deberíamos utilizar para la cognición.
    Seguramente el quid de cuestión, la variable crítica, está en llegar a saber el origen primigenio –el ingeniero- de los algoritmos iniciales con los que se cargó nuestra psicología.
    Ya puestos a utilizar símiles informáticos, podríamos decir que a los enfermos mentales probablemente les falle algún componente de la máquina humana, el ‘hardware’, el conjunto de componentes físicos de los que estamos hechos los humanos. Mientras que los ‘locos’ seguramente tengan algún problema en el ‘software’, esto es, el conjunto de programas o aplicaciones, instrucciones y reglas informáticas que hacen posible el funcionamiento de la máquina biológica humana.
    Llegados a este punto, podemos plantearnos, si todos nuestras máquinas humanas son equiparables, y si utilizamos todos el mismo sistema operativo, esto es, conjunto de programas de un sistema informático que gestiona los recursos de ‘hardware’ –nuestro cuerpo- y provee servicios a los programas de aplicación, pues quizás, como ocurre con los ordenadores, existan incompatibilidades -verdad, creencias, moral etc., entre las máquinas Mac y las PC, así como entre los sistemas operativos Linux, MacOS, Windows, etc.
    Quizás como con los ordenadores, tengamos verdades, creencias, morales etc., que funcionan como programas emuladores, esto es que permiten funcionar con programas para los que no fueron diseñados. Ello nos permite subsistir en la sociedad de turno, pero evidentemente no podemos aspirar a procesar el 100% de la información, quizás el espíritu del todo.

  5. Bueno, la metáfora del ordenador no me gusta nada pero es obvio que es en el entorno de la familia donde vamos haciendo avances en la maduración cerebral y donde vamos integrando las diferentes improntas que caracterizan nuestro paso por las distintas etapas de la maduración. Lo que yo creo es que hay incongruencias entre unas improntas y otras. Por tomar las fases freudianas es evidente que una primera etapa presencia-ausencia puede interferir con la segunda dominante-dominado e incluso con la tercera falico-castrado.

  6. Los estados indeseables lo son siempre de animo, es igual de donde procedan; son legión sus causas solo para los profesionales. En el ministerio del tiempo podemos cargarnos de razones para apuntar al por que de todas las incongruencias entre unas improntas y otras profesor, pero en ultimas, en la praxis las cosas son como son o, parafraseando a Jung – No estamos aquí para sanar nuestras enfermedades, si no para, a partir de ellas nos sanen; por tanto el quid de la cuestión es que los estados no deseados de animo con animosidad prosperan; pongámosle coto ahora, ni el ayer ni el mañana darán cuenta de ellas. La oportunidad esta siempre servida en un viaje a lo desconocido, sin esos contrastes desafíos seriamos felices zombies acomodados sin aventuras en la que adentrarnos. Bien venida seas angustia, toma posesión depresión, ansiedades y aversiones son oportunidades para nuestra peculiar Ilíada odisea entre quejas y adversidades; donde si no estaría la gracia?; sin ellas nos veríamos abocado a paraísos artificiales. En ultimas siempre es la naturaleza la que actúa, de eso se trata, de elevarse a través de las oportunidades que ella misma se procura; para pasar de gusano a mariposa en el aire.

    Es en el combate con nuestra anima mediante ilimitadas asociaciones recurrentes de ideas, pensamientos, creencia y arbitrariedades donde el malogrado animo se alimenta como parasito para su engorde. !Veamos nuestra suerte en ello al ser recurrente como una oportunidad antes de que llegue la muerte, para alzarnos con la victoria si el deterioro o el infortunio todavía no nos ha derrotado. Esto valido para todo el mundo. !Ahora bien nos tenemos que preguntar que es eso que puede elevarse, dejar de combatir y apoderarse?. A poco que nos demos cuenta nos identificamos de nuevo con esa persona, al darle correa a esas idea, creencias y pensamientos recurrentes. Acaso no somos un ser cognoscente?, que contempla y no puede ser acotado por descripciones. !Sip, le llaman el Ser y es sin comienzo y sin imágenes creadas. Ser es el que sostiene la mirada y la única conexión viva con el Espíritu. El es como decía Freud – el saber esperar sin dar concesiones. Freud lo supo ver a su manera cuando dejo por escrito :

    “El sueño es la liberación del Espíritu de la presión de la naturaleza externa, un desprendimiento del alma de las cadenas de la materia.”.

  7. !Wow, acabo de terminar la relectura de lo escrito y ha desaparecido una conclusión final. – El guion que recrea la persona en base a ideas y creencias es como soñar despierta, lo que necesita es la lucidez del Ser para despertar de las mismas donde todos los ánimos de cualquier color son permitidos pero sin malograrse y, a su tranquilizadora respuesta anterior, que ejemplariza la consigna de Freud de – el saber esperar o “calmarse” sin dar concesiones.

  8. Profesor disculpe si utilizo esta entrada, solo es para avisarle de la imposibilidad de publicar una entrada en su blog de Neurociencia; lo he intentado tres veces sin resultado alguno. Un saludo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s