La felicidad canalla

Decía Marco Aurelio en uno de sus aforismos que “lo que es bueno para el enjambre es bueno para la abeja”, pero no es cierto pues enjambre y abeja, grupo e individuo pertenecen a dos niveles bien distintos de definición. Es por eso que existe la ética que es individual y la moral que es grupal. A lo que hay que añadir la política que es la razón del sujeto politico, es decir del Estado.

Lo que nos lleva a contradicciones permanentes entre la ética individual y la moral del grupo y también, la razón de Estado que nos gobierna y que frecuentemente vampiriza a las otras dos agencias.

Dicho de otro modo: lo que es bueno para el individuo puede ser letal para el grupo y viceversa. Marco Aurelio estaba equivocado pues no sabía que la moral había evolucionado para controlar la conducta de los demás y no la propia y que la ética era sobornable, tampoco sabia que el Estado puede ser letal tanto para los individuos como para los grupos. Es por eso que cuando un problema se moraliza se acaba demonizando al adversario.

Pues el grupo quiere uniformidad y el individuo quiere singularidad. Frente a ellos el Estado acaba depositando su elección en uno de los bandos, delegando y privatizando su posición, como hoy hace con el feminismo, las leyes LGTBi o las cesiones al nacionalismo.Los “chiringuitos” no son sino franquicias del Estado, allí donde el Estado no quiere estar sino apoyándose en agentes moralizantes que tratan de derribar los argumentos del contrincante.

Un ejemplo que viene a cuento sobre estas cuestiones lo podéis ver en este video donde Carlos Madrid aborda dos de los problemas ético-morales de nuestros Estados del bienestar, me refiero al aborto y a la eutanasia, dos temas que no han sido resueltos de una forma bioética por ninguno de los bandos en confrontación. Ambos están equivocados y lo están porque no significa nada ni el “derecho a la vida” pues el derecho solo puede ser positivo, es decir alguien te tiene que conceder el derecho a algo (el Estado) ni el derecho de la mujer a disponer de su cuerpo, pues nadie puede ser dueño de su propio cuerpo pues el cuerpo es precisamente el sujeto. Ambos se baten en una discusión sin fin sobre el tema del aborto en el que el Estado ya metió su mano en tiempos de Zapatero y que ahora parece que van a meterse con el tema de la eutanasia, donde se abusa de otro concepto abstruso: la muerte digna, ¿qué significa la muerte digna?. Vale la pena ver el video para saber de qué estamos hablando y la posición del materialismo filosófico de Gustavo Bueno en estas cuestiones.