Conspiranoicos de falsa bandera

iluminatis

Confieso que el sábado pasado, como propietario de este blog sobre hiper-realidad, vi el festival de Eurovisión, casi completo descontando los viajes a mi fumadero particular. Ya saben ese festival que antes era un concurso de canciones y ahora es una puesta en escena de la agenda globalista, mucho buenismo, LGTBi, y los consabidos compadreos entre países vecinos, nombraré al lobbie balcánico, al lobbie del este y al lobbie escandinavo. Llegué a una conclusión: el problema de nuestro país es que no tenemos vecinos, sólo tenemos uno que es francés y nos odia, el otro ibérico ya ni nos hace caso. De manera que estamos solos pero no es de nuestra soledad hispánica de lo que quiero hablar.

Fue viendo la actuación de Madonna con aquella puesta en escena sionista-masónica-satánica que comencé a recordar a mis amigos youtubers y blogueros conspiranoicos. ¿tendrán razón? ¿No será todo una conspiración en clave piramidal, ojo que todo lo ve en plan Horus, encapuchados, dameros, escaleras y misas negras?

A quien le interese aquí hay una hermenéutica de la actuación de Madonna:

Lo cierto es que me gustan mucho los conspiranoicos, de no ser por ellos nos quedaríamos sin saber nada de la realidad. Y no es que sepamos mucho pero nos han enseñado a dudar y a dudar de esas dudas que maldito bulo quiere aclarar para que no nos la cuelen. Pero también nos ayudan a confundirnos como si no estuviéramos ya suficientemente confundidos. Y lo hacen cuando hablan de arcontes, reptilianos, iluminattis y cosas tan inverosímiles como que Begoña Gomez -la esposa de Pedro Sanchez- es en realidad un hombre o que Michele Obama es un trans. Y yo me pregunto ¿por qué llevar la conspiración tan lejos y adentrarse en lo delirante?.

He estado pensando mucho en ello. Por ejemplo sigo con deleite (a pesar de su visión apocalíptica) el blog de Eladio Fernandez porque creo que es un periodista que sabe mucho de geopolítica. El problema es que en sus posts mezcla algunas informaciones (tam tams lejanos) verosímiles con otras cosas inverosímiles, sin pruebas y dándolas como por sabidas y obvias. A veces incluso se permite pronosticar con fecha y todo algún acontecimiento que luego nunca sucede. Esta función de futurólogo es común entre todos los conspiranoicos que sigo y es su principal debilidad. ¿Para qué dar fechas y plazos? El buen adivino no debe nunca mojarse.

Creo que la trampa está precisamente en que aquellos que saben cosas que no deberían saber no deben aparentar que las saben y emborronan sus intervenciones con cuestiones absolutamente absurdas que no añaden conocimiento a lo que divulgan.

Uno de ellos es un youtuber llamado Berthus, es un especialista en el tema del reseteo monetario del dólar a la vez que un reputado esotérico de una serie llamada Annunaki. Aquí os dejo un ejemplo de las cosas interesantes que dice, sobre las otras, las podeís buscar en su canal.

No pongo más ejemplos de momento, pero me interesa lanzar una pregunta para que cada cual se la conteste bien en los comentarios, bien para sus adentros. ¿Existe un deseo de autosabotaje, de mezclar verdades con mentiras para disimular y que nadie les crea?

Lo cierto es que las verdades solo pueden sostenerse enmedio de ruido y de mentiras pues solo podemos tolerar pequeñas porciones de verdad.

¿Sin fakes, cómo sabríamos lo que es falso?

¿Existen conspiranoicos de falsa bandera que son en realidad disidentes controlados?

 

 

14 comentarios en “Conspiranoicos de falsa bandera

  1. „Lo cierto es que las verdades solo pueden sostenerse enmedio de ruido y de mentiras pues solo podemos tolerar pequeñas porciones de verdad“.

    Tú mismo respondes acertadamente a la pregunta que formulas.

    Hubo épocas «ilustradas» en las que más de uno se jugó la vida en defensa de la «verdad», o sea, de la demostración empírica, oponiéndose a la «ignorancia». Ahora, que ya pasaron aquellos sarampiones, toca entender a la verdad como subjetivismo (minoritario) y a la mentira —cuando ésta se impone— como realidad que, como tal, no puede cuestionarse porque está abonada por contundentes votos o con muchas firmas. Y si no hay más remedio que admitir alguna contundente «verdad», que sea sólo un pedacito de ella, no vaya a ser que si somos muy democráticamente generosos proyecte un poquito de sombra al ruido y a la mentira. Toleremos a la «verdad» siempre que la podamos tener enjaulada. Y además, como es bien sabido, toda mentira reiterada y astutamente repetida se convierte, para las masas, en verdad.

    Me gusta

  2. Eurovisión nunca ha sido un concurso de canciones, pues la misma agenda globalista que impulsó la OTAN fue la que impulso el festival.

    La OTAN impulsó el Festival de Eurovisión
    https://larevolucionpacifica.com/2016/05/18/top-secret-desclasificado-la-otan-impulso-el-festival-de-eurovision/

    En cuanto a nuestra soledad hispánica, quizás ya sería hora de ir pensando en sus causas pues Eurovisión es geopolíticamente representativo. Aunque, por otro lado, vistas las cosas, la soledad no tiene porqué ser algo necesariamente negativo.

    Eurovisión: el festival de los superlios geopolíticos
    https://www.elperiodico.com/es/mas-periodico/20170507/eurovision-festival-superlios-geopoliticos-6013346

    Por lo que respecta a las preguntas:

    ¿Existe un deseo de autosabotaje, de mezclar verdades con mentiras para disimular y que nadie les crea?
    Creo que la respuesta es simplemente que la realidad siempre llega a superar a cualquier ficción. Muy probablemente,porque la ficción crea la realidad.

    ¿Sin fakes, cómo sabríamos lo que es falso?
    Como ya decía en 1846 el poeta Ramón Campoamor en “Las dos linternas” (Perteneciente a su obra “Las Doloras“):
    ’Y es que en el mundo traidor
    nada hay verdad ni mentira;
    todo es según el color
    del cristal con que se mira’.

    ¿Existen conspiranoicos de falsa bandera que son en realidad disidentes controlados?
    Como dice el proverbio: ‘De todo hay en la viña del señor’.

    Me gusta

  3. Que algo contenga punteros de verdad, no significa que sea razonable.

    El conspirador dispone de un campo abierto para destrozar versiones oficiales, pero totalmente superados cuando tienen que defender sus puntos de vista, en tanto carecen de espíritu critico, además de cierta erudición paranoide y, claro se acaban dispersando hacia el campo de las creencias absurdas. Evidentemente aprovechan punteros de verdad, solo que la proporcionalidad y las formas les acaban delatando.
    !Ahora bien, podemos darle la vuelta al calcetín, imaginemos un sistema socio_politico donde al frente están los conspiro paranoicos redactando las versiones oficiales, donde la mayoría de sus ciudadanos mas allá de los detalles aceptan las versiones oficiales. No seria acaso profesor una sociedad psicótica donde el exceso de mentalización seria su sello personal ?. !Simpática sociedad, nop? «risas».

    » Para Badcock el psicoanálisis freudiano es un ejemplo de hipermentalización, una narrativa destinada a construir significados que nos aproximen a ese centro de equilibrios ideal para las personas que o bien mentalizan demasiado o demasiado poco. Su eficacia estaría vinculada pues a proporcionar a los individuos cultos una tecnología afín a sus intereses culturales y que abriría ante ellos un horizonte de posibilidades míticas destinadas a construir significados significativos».

    https://carmesi.wordpress.com/?s=hipermental

    Me gusta

  4. Exceso de mentalizacion es lo que hacen los psicóticos, los que juntan indicios y construyen teorías delirantes son paranoide, pero también los poetas, los artistas en general o los creadores. Yo diferencio conspiranoico de conspirarativo

    Me gusta

  5. La diferencia entre un loco y un místico, poeta, artista, genio, creador; es que el loco se hunde en el océano de la conciencia, el resto flota; todos tienen en común su capacidad de asociar patrones. El conspiro paranoico estaría a medio camino tragando agua por un tubo en un braceo sin sentido «risas». Cual es el matiz?. A mi me da el palpito que este ultimo enfrenta la energía creadora a diferencia del artista, desde las limitaciones de una identidad psicológica ahogada por sus necesidades, inseguridades, miedos, deseos, ideología y sobre todo creencias, que impiden una libre expresión creativa. Es decir el silencio creador toca al artista desde la virtud natural de una ausencia de su identidad que no interfiere de manera temporal, en tanto el conspiro_paranoico por el contrario toca al silencio creador desde esa identidad psicológica, lo cual solo puede crear problemas, por que la identidad no puede organizar lo que esta mas allá de ella misma. Lo bajo no puede entender a lo alto, pero puede dejar pasar la luz si posee la virtud de desaparecer en favor de las musas.

    Me gusta

  6. La simpática sociedad donde el exceso de optimización es su sello personal de la que acertadamente habla Isa belle, es nada menos que, muy probablemente, la sociedad distópica en la que ya vivimos.
    Yo no sé si es muy normal ser simultáneamente paranoide y psicótico, pero al parecer ciertos individuos, más o menos cultos, parece que lo sean. Son los que rigen nuestra sociedad mediante una tecnología afín a sus intereses particulares, donde los algoritmos e inteligencia artificial son creados para controlar al personal siguiendo sus conspiranoicos parámetros mentales. Autentico genios artísticos del mal, según se mire.

    Ética para robots: ¿a quién deben lealtad los algoritmos que nos rodean?
    https://www.publico.es/sociedad/tecnologia-etica-robots-deben-lealtad-algoritmos-rodean.html

    Y parece que les funciona muy bien:

    No eres tú: la gente se ha vuelto mucho más tonta, según un estudio
    https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2019-05-24/mundo-tonto-estudio-gente-estupidez-humanos_2019382/

    Esperemos que cuando llegue el momento, en que las maquinas se independicen, sean más humanitarias de lo que demuestran ser algunos de los supuestos humanos que nos dirigen.

    En todo caso, respecto al título de ‘Conspiranoicos de falsa bandera’; la sabiduría popular nos indica que: ‘a rio revuelto, ganancia de pescadores’.

    Me gusta

  7. No se Epi?, no acabo de verlo, quizás por que no lo acabo de entender del todo. En el caso de una sociedad distopica donde los conspiroparanoicos son los arquitectos de la socialización, los síntomas se encuadrarían dentro de la Psicosis Paranoide. Este es un trastorno delirante, una especie de desorden psicótico con manifestaciones de ideaciones y pensamientos inconexos con la realidad del entorno. En nuestra sociedad de la optimización mediante procesos algorítmicos, parece mas adecuado situarlo bajo directrices que se adaptan mas a personalidades psicopáticas, en tanto se establece una fría y distante relación con los miembros en general de la sociedad, lo que invita a tomar decisiones practicas sin tener en cuenta su afectación.

    Me gusta

  8. Yo tampoco estoy seguro ni lo acabo de ver claro, pero como tengo tendencia a las creencias conspiranoicas, suelo exagerar y caricaturizar, llegando a veces al absurdo. Recordemos, pero, que la realidad suele llegar a superar la ficción, por absurda que esta parezca.

    En lo que se refiere a ‘manifestaciones de ideaciones y pensamientos inconexos con la realidad del entorno’, como dicen en Galicia: ‘Eu non creo nas meigas, mais habelas, hainas’ (esto es: Yo no creo en brujas, pero haberlas, las hay). Sin ir más lejos, la absurda deuda mundial impagable, es algo totalmente inconexo con nuestra realidad material en el entorno terrestre. Aunque hay que reconocer que es muy útil a efectos coactivos.

    Es posible que la fría y distante relación psicopática con las ‘castas inferiores’ de la sociedad, favorecida por el aislamiento en un protegido ambiente ‘de película’, pueda favorecer que ciertas personalidades psicopáticas de las élites deriven hacia una psicosis paranoide, en una fatal carambola de trastornos delirantes antisociales dirigida hacia una optimización de la sociedad acorde a sus particulares intereses. O a los de sus amos.

    Me gusta

  9. Terminológicamente hablando la conspiración es y ha sido un comportamiento humano real y frecuente, por tanto natural a nuestra especie. !Ahora bien, en nuestros días la conspiración sigue su curso por que nos es innato, sin embargo se le ha añadido un artefacto llamado teoría conspiratoria que se escapa a los parámetros que rodean a toda buena conspiración «risas», en tanto es un sistema de pensamiento y un método de acción. La cuestión es, a diferencia de la conspiración que nos es natural, a saber; como es posible que tanto los creadores de teorías conspiratorias y una enorme cantidad de personas crean a pie juntillas en formulaciones que huelen a absurdas, a la vez que carecen de cualquier evidencia sobre ello?. Que una conspiración existe a nadie sorprende. Que se alcen hipótesis sin perder de vista que son eso, teorías, entra dentro de lo normal. Que toda conspiración puede alentar a investigar seriamente a mentes inquietas, es natural.

    Las respuestas habría que buscarlas en como ha evolucionado nuestro cerebro que se maneja en base a una combinación de información sesgada. La conspiración existe es un hecho, pero la necesidad de hacer de algo no visible ni de posibilidad razonable, llevarte a exponerlo u creerlo sin duda alguna, dios mediante una explicación irracionalmente oculta y delirante, excede en mucho de lo que se espera una encontrar, por su alta distribución en la población.

    Las teorías conspirativas tienen desde mi punto de vista una alta tasa de seguidores. Mi hipótesis que explica esta infección se basa en como a evolucionado nuestra identidad psicológica que ahora vive bajo una ilusión de comprensión. Se sobrestiman nuestros conocimientos y creemos discernir como funcionan las cosas del mundo. Eso parece estar muy relacionado con la auto estima y el miedo a no saber, a no ser parte del grupo, por la fragilidad evidente en la que se estructura esa identidad que no encuentra en la honestidad y en la humildad socrática «Solo se que no se nada», una buena imagen que vender a su entorno. No saber, no tener razón es para la identidad moderna como morir, vive de imágenes que pueden ser destruidas. Ese es un miedo potente que puede incitar a la paranoia, a una excesiva preocupación por todo lo que afecta a una misma por que somos lo que pensamos, todo gira entorno a un exceso de auto ombliguismo.

    Me gusta

  10. No sé hasta qué punto podemos considerar que el ‘artefacto llamado teoría conspiratoria’ se aparta de los parámetros del refranero popular que nos dice: ‘Piensa mal y acertarás’. Creo que viene a ser lo mismo, aunque en una versión más elaborada, si se quiere.

    Siguiendo con el refranero, y sin minusvalorar la hipótesis de la ilusión de comprensión, podríamos obtener otra hipótesis, para la infección, partiendo del refrán: ‘Piensa el ladrón que todos son de su condición’. Pues en nuestra sociedad donde prima la competencia sobre la colaboración, y siguiendo con otro refrán: ‘Donde fueres haz lo que vieres’, la deriva social de nuestra identidad psicológica inducida por los ‘mass media’, podría conducirnos a ser mayoritariamente conspirativos y por ende también conspiranoicos.

    Me gusta

  11. Me han gustado mucho vuestros comentarios y me han recordado que existen descritas desde hace mucho tiempo «Las locuras razonantes» es decir personas que parecen normales (y lo son) salvo en algunas creencias especiales. He vuelto a pensar sobre ese tema y he llegado a la conclusión de que lo paranoide y la locura son cosas diferentes. El loco siempre abusa de la autoreferencia pero no todos los paranoides están locos, en el sentido de que uno puede creer en cosas en ausencia de prueba sy no estar loco, por ejemplo uno puede creer en Dios y no estar loco, puede creer en la revolución o en trump o en cualquier cosa que no resistiría la prueba del algodón y no estar loco. Por eso me gusta mucho el concepto de isa belle de «erudito paranoide». ¿Pues qué es un erudito? Una persona que tiene un conocimiento profundo sobre un tema, algo que caracteriza a los autistas, Aspergers, etc. Erudición es un interés desmedido por un tema en contraste con el desinterés por todos los demás. Erudición es lo contrario de sabiduria.

    Me gusta

  12. Hay dos clases de personas en el mundo, los que están programados y no lo saben y los que están programados y han llegado a saberlo.
    Los programados dormidos son el 99% y el restante 1% proviene del trabajo interno que despierta las facultades del ver sin ver, oir sin oir y saber sin necesidad de pruebas, pero esto para el 99% es y será ciencia-ficción hasta que lleguen a ese punto.

    ¿Existen conspiranoicos de falsa bandera que son en realidad disidentes controlados?
    Esta interesante pregunta ya ha sido contestada más arriba.

    Me gusta

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s