La sororidad

Captura de pantalla 2019-02-04 a las 20.37.26

“Sororidad” es un neologismo que intencionadamente ha sido propuesto como sustitución del término “fraternidad”, por considerarlo “machista”. Frater significa hermano y sor significa hermana, de ahi que la sororidad sea una especie de fraternidad de las mujeres.

Ciertos movimientos como el #metoo seria una forma de sororidad en este caso una fraternidad de mujeres supuestamente abusadas.

¿Por qué la sororidad es una falacia?

En este post me propongo dar algunas claves acerca de la imposibilidad de esta alianza. las mujeres no practican la fraternidad con otras mujeres salvo cuando comparten cuidados maternales. Es absurdo pensar en que una mujer va a empoderar a otra en el sentido más sexual de la palabra. Es por eso que los que han inventado este término (usualmente colectivos feministas) no conocen bien las leyes evolutivas, es bien sabido el negacionismo darwiniano que anima a las feministas de género. No saben por ejemplo nada de “competencia intrasexual” y por supuesto de la selección sexual.

Nosotros los simios “sapiens” presentamos tasas excepcionalmente lentas de reproducción pero nos diferenciamos de nuestros primos los chimpancés que crían a sus hijos sin ayuda paterna directa, a través del invento de la paternidad. Nuestro éxito reproductivo depende del acceso a recursos alimenticios de alta calidad durante un largo período de vida. En los chimpancés los machos son filopátricos y defienden en conjunto el territorio de la comuna, mientras que la mayoría de las hembras se trasladan a otras comunidades para la reproducción. Los individuos pasan mucho tiempo solos o en subgrupos fluidos, cuyo tamaño depende principalmente de la abundancia y distribución de alimentos (fisión-fusión). Las áreas de explotación de las hembras, se superponen dentro del territorio comunal. Aunque las tasas de agresión son bajas, las hembras compiten por el espacio y el acceso a los alimentos. Un estatus más elevado se correlaciona con un alto éxito reproductivo, y las hembras de alto rango tienen mayor acceso a los alimentos, incluyendo acceso preferencial a los lugares ricos en recursos; Son agresivas con las hembras inmigrantes e incluso matan a los recién nacidos. La intensidad de la agresión se correlaciona con la densidad de población. La competencia es posible que se extienda al apareamiento: Las hembras presentan hinchazones sexuales durante 6-18 días durante los cuales tratan de aparearse con la mayoría o con todos los machos.

Dicho de otra forma los chimpancés son promiscuos, nosotros los humanos somos monógamos (con escapadas puntuales), no cabe duda de que la monogamia es una adaptación que ha dado grandes beneficios a nuestra especie sobre todo en la crianza.

Nosotros los humanos: somos esencialmente monógamos pero facultativamente polígamos y con una cierta dosis de apareamientos extraconyugales oportunistas a semejanza de las aves monógamas. Pero otra posibilidad seria una poliginandría restringida, un matrimonio múltiple entre las hembras y los machos más cotizados como parejas sexuales presumiblemente combinadas con una monogamia marginal en el rango social más bajo y en torno a aquel nucleo poliginándrico dominante”. (Ambrosio García Leal)

La hembra humana necesita ayuda y la obtiene de sus parientes pero también del resto de mujeres que comparten esta tarea de amamantamiento y cuidado de los bebés. Las necesidades alimentarias y de cuidado que necesita un bebé humano antes de que sea independiente es una tarea ardua y complicada , es por eso que: ella necesitaría más ayuda que la que puede esperar de su grupo de iguales.

Cuando estos problemas críticos para la supervivencia aparecieron por primera vez hace unos 800,000 años, sus parientes femeninos habrían intervenido. Habría acudido a su madre, hermana, tía, abuela e incluso hijas mayores para ayudarla. Pero ¿por qué no le preguntas a papá? La cooperación entre individuos del mismo sexo generalmente se desarrolla antes que entre individuos de diferente sexo, incluso si ese individuo del sexo opuesto es papá. Esto se debe a que hacer un seguimiento de la reciprocidad con el otro sexo es más agobiante cognitivamente que mantenerlo en contacto con alguien del mismo sexo. Además, tiene que ser lo suficientemente beneficioso para los genes de papá para que renuncie a una vida de apareamiento con múltiples hembras, y en su lugar se centre exclusivamente en la descendencia de una hembra. Conocer que los hijos tenían un padre, un linaje fue un hallazgo evolutivo importante.

Pero la hembra humana compite con todas las hembras humanas por un hombre concreto, en determinados entornos esta lucha es feroz. Las hembras humanas no copulan con cualquiera (como todo el mundo sabe) sino que eligen a los machos según el orden de picada, es decir la competencia por determinados machos (genes) es en algún lugar muy intenso y en otros no tanto. las hembras van descendiendo en la escala de preferencias hasta que encuentran un macho que se les acople o bien no encuentran a ninguno, algo que hoy en dia suele suceder con frecuencia.

La competencia para atraer a los compañeros más deseables es feroz. Por lo tanto, los más valiosos son escasos en comparación con los muchos que les desean. Las personas que tienen un alto valor de pareja parecen además tener éxito en la atracción de los socios más deseables. En una puntuación informal que se llevó a cabo entre estadounidenses, los 9s y 10s se emparejan con otro 9s y 10s. Y con la disminución del valor de la 8s a los 1, las personas deben bajar su mirada de apareamiento proporcionalmente. De lo contrario se produce una mayor probabilidad de rechazo y angustia psicológica. “Lo que quiero me lo niegan y lo que no quiero me lo dan” , decimos nosotros en plan castizo.

De manera que el empoderamiento de una hembra por otra hembra es muy poco probable que suceda, por la razón de que esa otra hembra podría competir por los mismos recursos que yo ando buscando. La sororidad es pues imposible en este campo de la búsqueda de recursos, sean profesionales o sexuales. “Cualquier cosa que haga para favorecer a mi adversaria operará contra mi”.

Paradójicamente el campo de la maternidad es el lugar donde podemos apreciar mejor esta fraternidad de mujeres y digo paradójicamente porque es precisamente en este campo donde el discurso feminista encuentra mayores objeciones, todo parece indicar que las feministas no tratan de encontrar apoyos para las mujeres que acaban de ser madres, sino que mas bien tratan de obtener ganancias para competir en el mundo del trabajo, contra los hombres.

¿Por qué sucede esto?

No cabe duda de que el feminismo a pesar de haberse construido con falacias aberrantes ha tenido mucho éxito. Pablo Malo ha escrito recientemente un post sobre esta cuestión, pero les dejaré solo un par de párrafos

“El éxito de la narrativa feminista y algunas de las razones de su triunfo está relacionada con el hecho de que la mente humana tiende a ver los actos morales de una manera simple, diádica, con un agente y una víctima y tiende a generalizar de los actos morales a las personas y a juzgar a las personas de una manera permanente como agentes o como pacientes, como perpetradores o como víctimas. El feminismo refuerza esta plantilla presentando a la sociedad exclusivamente los datos que encajan con esa plantilla y ocultando los que no encajan. Nuestra mente moral hace el resto”.

“Pero este éxito del feminismo es a la vez su fracaso. Al encasillar continuamente a los hombres como agentes y a las mujeres como pacientes lo que se consigue es que sea más difícil percibir a las mujeres como agentes capaces de planificar, de tener intenciones y no solo de sentir. En este sentido, el feminismo actual está de acuerdo con el llamado sexismo benevolente, que veía a las mujeres como seres necesitados de protección y que no pueden valerse por sí mismas. Y a los hombres como seres de piedra, que no lloran ni sienten ni padecen. Es lo que se llamaba la norma de caballería. Todo este planteamiento nos devuelve a un concepto de la mujer como víctima y ser desvalido que necesita la ayuda de caballeros andantes. El caballero andante ahora es el estado, pero estamos donde estábamos, muy lejos de la igualdad entre hombres y mujeres. Por supuesto, los seres humanos adultos somos agentes unas veces y pacientes otras, perpetradores en ocasiones y víctimas en otras. Tanto hombres como mujeres. Pero no hay que dejar que la realidad nos estropee una buena historia”.

Las mujeres inventaron la sociedad y la monogamia, no cabe duda de que ellas necesitan más a la sociedad que los hombres. La necesitan para sobrellevar las cargas de sus embarazos y así evolucionó nuestra especie. Inventaron a la vez el patriarcado al eliminar el estro y producir la ovulación silenciosa que introdujo sin duda un vinculo entre el macho , ella y sus hijos que en definitiva son del linaje de ese padre y no de otro.

Y las mujeres son de alguna forma guardianas del orden sexual. ¿Quien castiga a las mujeres promiscuas?

Lógicamente, a las mujeres no les interesa que otras mujeres den gratis lo que ellas van a intentar obtener gracias a un esfuerzo que integrará la restricción sexual y el aplazamiento estratégico. La sororidad en este campo no funcionará y tampoco en aquellos campos donde la victimización sea moneda de cambio, pues siempre habrá una competencia por ser la más victimizada.

Y lo peor: las victimarias simuladas oscurecerán a las víctimas reales.

 

Un comentario en “La sororidad

  1. Cual ha sido la diádica moral del Patriarcado en el siglo XX ?, teniendo en cuenta que es una Ideología que se ha esmerado en sostener unos limites inamovibles en cuanto a igualdad de derechos y normas tradicionales de moral sexual?. Acaso no ha sido lo de, “Mujer necesitada de protección y, hombres de piedra”?, féminas invisibles y silenciosas. Cual es la diferencia entonces en términos de diádica moral?, con el Feminismo Político actual.

    La reflexión pasa por el Poder. Siempre gana el que tiene el Poder, sea hombre o mujer. Ahora el Poder también esta depositándose en manos de la mujer feminista, por tanto sus victimas serán tanto mujeres como hombres que no tienen poder. Lo de la igualdad es una milonga, no existe ni existirá tal cosa jamás, en tanto el Poder no se reparte. El feminismo es político, no nace ni tiene como misión la igualdad, de la misma manera que el Patriarcado ideológico y su machismo político tampoco.

    Sostener la igualdad como telón de fondo, es la gran falacia para enfocar estos asuntos. Es introducir una cosa que no existe, excepto en la imaginación que desvirtúa ver la realidad de que siempre nos movemos en relaciones de Poder. Siempre ha habido, hay y habrán victimas simuladas y victimas reales, solo que ahora se esgrimen, no por que interese como vía a la igualdad, si no como una reacción algo desesperada, como contrapunto. A imagen de su opuesto el hombre feminista, solo que este ha ampliado sus posibilidades de copula, en tanto puede acceder a las feministas y a las no feministas. “Risas”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s