¿Quien mató a Ofelia?

800px-John_everett_millais,_ofelia,_1851-52,_03

John Everett Millais, Ofelia, 1851-52

Ofelia es un personaje de la obra de Shakespeare, Hamlet que acaba suicidándose por inmersión. Hamlet es una obra enmarañada que se clasifica como una tragedia y donde al final todos mueren pero recuperan así el honor, un motivo muy del Barroco y del teatro isabelino del que Shakespeare fue un gran maestro. Pero el interés de las obras de este autor no proceden tan solo de su calidad literaria sino sobre todo porque en ellas aparecen locuras y delirios que hasta entonces no se encontraban documentados.

Shakespeare es por así decir un notario de esta realidad que hoy llamamos esquizofrenia o al menos los trastornos delirantes que acompañan a esta psicosis que hoy acuñamos con el nombre de esquizofrenia o bien locuras parciales. (personas que parecen normales pero están locos). En La tragedia aparecen dos personajes bien perfilados como “locos”, uno es el propio Hamlet y la otra es Ofelia.

Mi intención al escribir este post es basarme en el análisis que Hubertus Tellenbach (1914-1992) llevó a cabo sobre las patologías del padre o como él mismo dice las inconsistencias paternas, no cabe duda de que han sido pocos los psiquiatras interesados en estas deficiencias paternas, el propio Tellenbach tuvo durante su época de profesor en Heidelberg un seminario abierto sobre este tema . Sin embargo es más conocido por haber descrito el “TYPUS MELANCHOLICUS” un rubro que sirve para definir a aquellas personas que presentaban una caracterología “pre-depresiva” y se caracterizaban por presentar los siguientes rasgos constitutivos en su personalidad: afán por el orden, escrupulosidad, obsesividad, autoexigencia con respecto al trabajo, alto rendimiento, hiperresponsabilidad, “sentido de ser para otros” y con elevado sentido de la amistad y lealtad. En suma Tellenbach está describiendo lo que hoy entendemos como personalidad obsesiva.

La locura de Hamlet es fingida, cualquier lector de la obra o espectador de la obra teatral sabe que Hamlet finge, lo hace del mismo modo que hizo Ulises, en este caso para evitar ir a la guerra. Hamlet finge estar loco para no delatar su plan de vengar la muerte de su padre a manos de su tío el adultero que yace con su madre aunque Polonio supone que ha enloquecido por la negativa de Ofelia.

Ofelia está enamorada de Hamlet y acepta su compañía y sus devaneos, pero tanto su hermano Laertes como su padre Polonio se oponen a este enlace y tratan de desengañarla y de socavar su confianza en el príncipe Hamlet al que acusan de mentirle para poseerla. Ofelia es una muchacha pura y delicada que se deja arrastrar por las ideas que tanto su padre como su hermano tratan de inducirle y al final solo consiguen un tipo de obediencia compulsiva: Ofelia no sabe qué pensar y es indecisa y sumisa, es por eso que obedece y rompe con Hamlet devolviéndole todas sus cartas. Su hermano parte a la guerra y ella que es huérfana de madre queda sola con su padre al que solo obedece por respeto pues ella sigue enamorada de Hamlet.

Poco después Hamlet inicia su tragedia dando muerte por error a Polonio que le espiaba detrás de una cortina. Este desenlace es el que hace que Ofelia se enfrente a un dilema sin solución, ¿como amar a quien ha dado muerte a su padre cuando su propio padre la había tratado de convencer de que Hamlet no la amaba?

Polonio era un padre inconsistente, insuficiente, incapaz de brindar a su hija un espacio propio para edificar su propia subjetividad separada de él. Es un delator, un “pelota”, un un cortesano sumiso y obsequioso, un soplón, un chivato. Un padre deplorable e insuficiente, Hamlet le llama “pescadero”. Impide el despliegue natural de la pasión de Ofelia, forzándola a fingir, a entrar en el mundo de la apariencia. Ofelia no es capaz ni de oponerse con juicios propios.

Algo parecido sucede en la novela de Paul Claudel, “El rehén”.

El rehén plantea una drama personal complejo: el de una mujer que ha de renunciar al amor a causa de un matrimonio de conveniencia con una persona que además ha arruinado a su familia. Como podrá observarse no se trata de un drama cualquiera sino de un drama doble. Una persona ha de decir “no” al amor y además tiene que correr con los gastos de convivir con su enemigo al que odia. Es aquí donde aparece la mueca, pues es aquí donde el deseo (frustrado) ha de convivir con el deseo (rechazado).No se trata de una frustración cualquiera sino de una frustración a la que se obliga a convivir de forma  subsumida en el rechazo. De tal forma que conforma una herida que jamás puede cerrarse.

Ofelia enloquece cuando siguiendo la opinión de su padre cree que este le ha dado muerte siguiendo su locura que procede del hecho de haberle rechazado. Ofelia se siente culpable de haber propiciado esa muerte y con la muerte de Polonio ella se siente impulsada a borrar de su corazón a Hamlet, su delirio es una mixtificación de Hamlet y Polonio. una identificación ficticia cuyo única salida es la muerte.

Tellenbach creia que estos padres inconsistentes estaban en la base de desarrollos patológicos en sus hijos, incluso dejo escrito que la revolución del 68 en Paris no se debia tanto a una rebelicón contra el padre, como sostienen multitud de investigadores sino a la inconsistencia de la función paterna que se sustraía a toda confrontación y cuyo compromiso con toda esa generación de baby boomers fue muy débil y discontinua.

De manera que repudiar al padre fue muy fácil, casi salió gratis.

Pero el principal efecto secundario de Paris-68 fue la emergencia de un feminismo. No de cualquier feminismo, sino de un feminismo desquiciado, el que hoy vemos como a las claras pretenden el asesinato del padre y una vuelta atrás: hacia una supuesta sociedad arcaica y feliz donde los hombres no ejerzan su paternidad. En ello están.

Una sociedad de mansos como Polonio.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s