Izquierda y derecha: ¿existe tal cosa?

gaussiana-640x373

Esto es una campana de Gauss, la forma estadística en que nos representamos a las mayorías y minorías en cuanto a ideología política. Los extremos estarían representados por la ultraderecha (fascismo) y en el otro lado los comunistas (extrema izquierda) como puede verse en la campana las alas o extremos de esa curva están poco representados en la población general y la mayor parte de nuestros ciudadanos se situarían en el centro de la campana, serían pues de centro, por así decir, equidistantes de los extremos.

Es así como nos lo representamos en nuestra mente, si el 0, es la extrema derecha y el 1 es la extrema izquierda, la mayor parte de la gente se definiría diciendo que son 0,4-0,5-0,6. Ahí está la mayoría, en el centro. ¿Pero es esto verdad?

No, no es verdad por muchas razones, la más importante de todas es que la ideología política no es una variable unidimensional y no puede contemplarse como una linea entre el 0 y el 1. Por otra parte la división entre izquierda y derecha es arbitraria y cambiante con el paso del tiempo.

Y además esta clasificación en forma de continuo, nos lleva a un error: el de suponer que entre dos individuos (A y B) que ocupan los extremos habría mas grados de separación que entre otros dos individuos (C y D) que ocuparan el centro de la campana. Y lo cierto es que entre estos individuos centristas (C y D) hay tanta separación como en los que ocupan los extremos.  no solo porque los extremos se tocan sino porque las dimensiones que intervienen en la identidad política son múltiples y desde luego no pueden representarse ni en una dimensión, ni en dos dimensiones (carta ortogonal).

En realidad los individuos C y D no tienen nada en común, uno vota socialista y otro a Ciudadanos y tienen diferentes ideas acerca de como debería organizarse la sociedad, el empleo, la ética política, los impuestos y la defensa de la unidad del territorio español, los derechos de las minorías (ahí estarían más o menos de acuerdo para parecer más morales de lo que son) pero los dos se definen centristas, uno más escorado hacia la izquierda y el otro hacia la derecha y más que eso: ambos creen que son más centristas que los demás. Ambos detestan los extremismos y defienden el Estado de derecho.

Thomas Sowell es un pensador y economista americano que se define a si mismo como conservador libertario (sea lo que sea que esto signifique) pero desde la muerte de Revel ha quedado como adalid opositor de eso que se ha venido en llamar “pensamiento políticamente correcto”.

En un reciente artículo Sowell se pregunta si esas dicotomías entre izquierda y derecha nos llevan a comprender mejor las posiciones ideológicas de los individuos. Como las palabras generan realidades Sowell plantea que para las personas que toman las palabras literalmente, para hablar de “la izquierda” es suponer implícitamente que existe algún otro grupo coherente que constituye “la derecha”. Quizás sería menos confuso si lo que llamamos “la izquierda” fuera designado por algún otro término, tal vez como X. Pero la designación de ser de la izquierda tiene al menos alguna base histórica en las opiniones de los diputados que se sentaron en el lado izquierdo de la silla del presidente en los Estados Generales de Francia en el siglo XVIII.

Una manera de definir a la izquierda sería decir que la visión de la izquierda política actual es que el gobierno ha de tomar decisiones colectivas,  dirigida hacia  el objetivo de reducir las desigualdades económicas y sociales. Puede haber versiones moderadas o extremas de la visión o programa de la izquierda. De hecho hay muchas versiones de la izquierda como decía Gustavo Bueno para el que había varias izquierdas pero derechas solo había una: se había producido una jibarización del campo de la derecha propiciado por la propaganda postguerra..

La derecha no es menos heterogénea a pesar de que los izquierdistas siempre han tratado a “la derecha” como si fuera un bloque inseparable del autoritarismo, del estado policial, de la falta de democracia o de egoísmo individual. Derecha y fascismo están -a base de repetir el argumento- muy próximos en el imaginario político de los individuos obviando la existencia de liberales, conservadores sin más, conservadores teocráticos, beatos de distinta naturaleza, los equidistantes y a los libertarios como el propio Sowell.

Como muchos intelectuales repiten hasta la saciedad y cuando pasamos de tales imágenes a detalles específicos, hay una diferencia notablemente pequeña entre comunistas y fascistas, a excepción de la retórica, y hay mucho más en común entre los fascistas e incluso la izquierda moderada que entre cualquiera de ellos y los conservadores tradicionales en el sentido estadounidense. Una mirada más cercana del articulo de Sowell  lo aclara.

El comunismo es el socialismo con un enfoque internacional y métodos totalitarios. Benito Mussolini, el fundador del fascismo, definió el fascismo como el socialismo nacional en un estado que era totalitario, un término que también acuñó. La misma idea se hizo eco en nombre del Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes en Alemania, el partido de Hitler, ahora casi siempre abreviado como Nazis, enterrando así su componente socialista.

Visto en retrospectiva, la característica más destacada de los nazis -el racismo en general y el racismo antijudío en particular- no era inherente a la visión fascista, sino que era una obsesión del partido de Hitler, no compartida por el gobierno fascista de Mussolini en Italia o la de Franco en España. En un momento, los judíos estaban de hecho sobrerepresentados entre los líderes fascistas en Italia. Solo después de que Mussolini se convirtiera en el socio menor de Hitler en la alianza del Eje a fines de la década de 1930, fueron judíos expulsados ​​del partido fascista de Italia. Y solo después de que el gobierno fascista de Mussolini en Roma fue derrocado en 1943 y reemplazado por un gobierno títere que los nazis establecieron en el norte de Italia, fueron acorralados y enviados a campos de concentración en esa parte de Italia.

Lo que distinguía a los movimientos fascistas en general de los movimientos comunistas era que los comunistas estaban oficialmente comprometidos con la propiedad estatal de los medios de producción, mientras que los fascistas permitían la propiedad privada de los medios, siempre que el gobierno dirigiera las decisiones de los propietarios privados ellos podrían seguir con su producción. Ambas eran dictaduras totalitarias, pero los comunistas eran oficialmente internacionalistas, mientras que los fascistas eran oficialmente nacionalistas. Sin embargo, la política proclamada de Stalin de “socialismo en un país” no era muy diferente de la política proclamada por los fascistas del nacionalsocialismo.

Lo que identifica la ideología política de un individuo no puede liquidarse diciendo si es de derechas o de izquierdas, pues estamos observando un cluster de variables invisibles que se comportan como zombis. Algo muy parecido a lo que sucede con el mosaicismo genético.

El mosaicismo genético.-

En biología y genética, un mosaico genético o mosaicismo es una alteración genética en la que, en un mismo individuo, coexisten dos o más poblaciones de células con distinto genotipo (dos o más líneas celulares), supuestamente originadas a partir de un mismo cigoto. Para ilustrar este fenómeno se suele recurrir al ejemplo de las mujeres, dado que al tener uno de sus cromosomas X inactivados pueden ser consideradas como mosaicos. Este fenómeno de inactivación ocurre en la embriogénesis temprana (alrededor del décimo día de desarrollo) y, a partir de ese momento, todas las células heredan el patrón de cromosoma X inactivado. Las células tumorales son también un tipo de mosaicismo, en este caso patológico.

gato

Y el color del pelo de los gatos es otro ejemplo, pues cada célula de la piel del gato genera un color distinto. El gen del color del pelo en los gatos está en el cromosoma X y las gatas tienen dos cromosomas X y a veces presentan este fenómeno llamado “mosaicismo”, significa que en cada tramo de piel (cada célula) el gen puede expresar un rasgo u otro, blanco, negro o marrón. De manera que los gatos de tres colores son siempre hembras a menos que el gato sea XXY es decir tenga un Klinefelter gatuno.

El mosaicismo es una forma tridimensional de representarse la ideología política, siempre y cuando supongamos que la ideología política es algo heredable o innato de lo que existen algunas pruebas, sin embargo hemos de conocer también que muchas veces la ideología política viene dictada por experiencias personales, y por supuesto por fenómenos tan bien conocidos como la propaganda, las subvenciones, la ingeniería social o ciertos fenómenos de exaltación de las masas bien estudiadas por Freud y Reich a partir de su experiencia con el nazismo. Los fenómenos de sugestión colectiva existen y probablemente son mas fácilmente detectables que la heredabilidad de estos rasgos a los que se les ha dado poca importancia hasta hace recientemente poco.

Sowell describe aquí las dos tendencias humanas fundamentales que pueden estar en la raíz de esta impronta genética:

Captura de pantalla 2017-11-02 a las 20.20.04.png

Dicho de otra manera lo que se heredaría sería una tendencia precognitiva, una “intuición” de como funciona el mundo y que dividiría a los individuos en dos grupos, los “trágicos” y los “utopistas”. A grandes rasgos los “trágicos” podrían ser considerados muy a grosso modo como de derechas, mientras que los utopistas podrían ser catalogados como de izquierdas.

Pero es aquí donde aparece la varianza multinivel que oscurece la genética puesto que la ideología se constituye como una identidad que puede ser volcada en palabras y el intelecto trata de hacer coherente su relato con su precognición. Es ahí donde aparecen todos los sesgos y todas las contradicciones.

Pues los zombis van cada uno a lo suyo y es por eso que en la vida real podemos encontrarnos combinaciones estrafalarias entre ideas que han sido recolectadas aqui y allá de todo tipo y lo peor: los zombis pueden parecer muertos y realmente están vivos esperando el momento oportuno. Es por eso que las proclamas que exaltan la filiación y los sentimientos sean nacionales o internacionales tienen tanto éxito a la hora de despertar esos zombis que como la bella durmiente esperaban un beso reparador que les despertara.

13 comentarios en “Izquierda y derecha: ¿existe tal cosa?

  1. Señor Traver, ¿a qué partido político vota usted?. Me hago una idea de a cuales no vota, pero sería interesante si comparte aquí su opción personal cuando ejerce su derecho de sufragio. Tal vez podríamos entrar en un debate más interesante y menos abstracto.

  2. Policías que se mofan, comisarios que delinquen, ministros que prevarican. Y Presidentes que mintieron, hablando hoy de la cobardía de otros. En el final del último Gobierno de Felipe González, la sensación era que los que tenían que ser buenos eran bastante malos y los que eran malos eran terribles. Daba susto que los que nos cuidaban de los enemigos de la democracia la estuvieran dinamitando desde dentro. Ese agotamiento gritaba el paso a algo nuevo. Que tampoco lo fue. González, que ahora hace bromas sobre políticos catalanes encarcelados, acompañó a la puerta de la prisión a Vera y Barrionuevo, juzgados por montar una banda criminal con resultado de muerte sufragada con dinero de todos los españoles. Quien fuera o fuese el máximo responsable, el Señor X, escondido en su cobardía, no entró en la cárcel. Un misterio que queda para la historia oculta. Pero todo el mundo se pregunta con qué autoridad González hace comentarios hirientes sobre el Govern catalán encarcelado. O con qué autoridad el sobresueldeado Rajoy habla de legalidad.

    Puigdemont, Junqueras y demás miembros del Govern han sido unos aventureros políticos y es muy probable que no puedan explicar todas sus cuentas. ¿Rebelión? ¿Sedición? ¿A la altura de Tejero y Milans del Bosch? Ni han asesinado ni secuestrado el Parlamento ni sacado los tanques a la calle. Y les han votado los catalanes, nos guste poco o menos. Se les encarcela por lo que han hecho con sus ideas, claro (Franco no encarcelaba por las ideas, sino porque en nombre de esas ideas hacías cosas). Eso es la democracia: poder ejercer tus ideas. Aventureros porque lo han llevado a donde al final todo iba a estallar. Contaban con la necedad y la necesidad del gobierno de Rajoy. González se ríe porque es uno de los responsables de la impunidad de la Transición, de la que se benefició. Impunidad que sigue a día de hoy vigente en el Rey Emérito, su hija y su yerno, en los más de 800 cargos del PP imputados por corrupción, en los Botín que tenían el dinero en Suiza, en la amnistía fiscal, incostitucional pero tan beneficiosa a los amigos de Montoro, en jueces que pueden hacer barbaridades sólo porque el PP los considera “uno de los nuestros”, en la Calle de Arriba España. Los lodos de la Transición son los barros de la democracia.

    Unos policías se ríen de Oriol Junqueras y dan por sentado que el Vicepresident catalán puede ser violado en la cárcel. ¿De verdad somos la cuarta economía del euro? Uno de los elementos más terribles del modelo neoliberal es que es compatible con el autoritarismo. Ahí está Erdogán. Lo importante es que los menos cada vez tenga más. La democracia es circunstancial. Da igual que la policía, que está para hacer valer la Constitución, humille a un detenido y, lo que es peor, que esté convencida de que la cárcel es un sitio donde pueden ocurrir violaciones. ¿Ha dicho algo el Defensor del Pueblo? Dice la Constitución que las penas son para reinsertar. Es tan evidente para esos policías lo que pasa en las cárceles que hacen chistes. Estremece. El anterior director general de la policía tenía un retrato de Franco en su casa. Hay inercias que cuesta romper. Un juez impide la vergüenza de que el callejero de Madrid siga ensalzando a los golpistas de 1936 y a los genocidas de 1939. Decían antes que África empieza en los Pirineos. Antes.

    El PSOE, junto con el PP, impidieron que el Comisario Villarejo compareciera en la Comisión Parlamentaria que investigaba la policía política. La que operaba con el Ministro del Interior Fernández Díaz. Facturas falsas, cuentas falsas, agentes falsos, periodistas falsos y políticos falsos. Algo sabía Rubalcaba que no quería que lo supieran los demás. Rubalcaba, que hoy sigue siendo Ministro del Interior desde el diario El país (que pide hoy que se censuren las redes sociales, a ver si todo el mundo no tiene más remedio que leer ese elegante tabloide). Todo con el beneplácito de Pedro Sánchez, el curioso resucitado en cuerpo -mantiene el moreno- pero con el alma de Susana Díaz. Estamos como en 2011. Se empeñan en ser lo mismo que decían los cantos. Villarejo, gracias, en no poca medida, al trabajo de Patricia López y Carlos Bayo, del diario Público, ha sido detenido. Era un intocable. La policía política tenía muy buenas conexiones con el pseudo periodista Inda. Que tiene todas las papeletas para terminar como su amigo Bernard de Manos Limpias (qué manera de ensuciar los nombres) o sus amigos de las cloacas de interior. Villarejo, el pequeño Nicolás, Manos Limpias, OK diario, Rubalcaba, Rajoy, Cosidó, Fernández Díaz, Maza, el dimitido Moix de Anticorrupción -tan deseado por los presos del PP-, Ana Mato, Dolores de Cospedal, Bárcenas, Lezo, Celia Villalobos, Gürtel, Gallardón, Cifuentes y el agua bendita del Canal de Isabel II.

    Policías que se ríen de lo que pasa en las cárceles. Aunque lleguen a prisión todos los del PP que se lo merecen, no tiene la más mínima gracia. Con políticos tan mediocres, cada decisión empeora las cosas. Y el Rey inédito que se ha invalidado a sí mismo. Policías que se mofan, Comisarios que delinquen, Ministros que prevarican, Presidentes que mienten, periodistas que falsean la realidad. Marca España. Seguimos siendo un reino bananero.

  3. “Señor Traver, ¿a qué partido político vota usted?. Me hago una idea de a cuales no vota, pero sería interesante si comparte aquí su opción personal cuando ejerce su derecho de sufragio. Tal vez podríamos entrar en un debate más interesante y menos abstracto”

    Traver es de Ciudadanos.

  4. Lévi-Strauss nos decía en “Tristes Trópicos”, que el ser humano se ha propuesto siempre la tarea de edificar una sociedad en la que fuera posible vivir bien, sin necesidad de cambio. El problema es que los seres humanos somos unos primates cuasi eusociales, y de ahí el origen de las derechas y las izquierdas.

    Lo que caracteriza a una especie eusocial es que existen unas jerarquías o castas muy marcadas con división del trabajo, una superposición de generaciones y la existencia de miembros que no se reproducen para asegurar la supervivencia de los descendientes de los miembros que sí lo hacen. En los humanos, después de la desaparición de los eunucos, esta casta social no reproductiva se está reintroduciendo, con gran éxito, mediante las distintas políticas de género.

    “La posibilidad de que el ser humano sea considerado como un primate eusocial es completamente factible, sobre todo porque cumple con las características antes mencionadas; pero su mayor contribución es que la eusocialidad especifica una organización social tal como lo es una comunidad, que trasciende los organismos biológicos que la componen y es capaz de explicar el progreso de la humanidad que lo catapultó de ser un primate social más, hacia uno que explora el espacio, el interior de su mente y que conquista la Tierra a base de tecnología”. (Edward Osborne Wilson)

    De este modo el vivir bien de Lévi-Strauss queda reducido a los intereses de unas pocas castas de oligarcas dominantes, a las que lógicamente no les interesas variar su posición: estos serian los conservadores, esto es, las derechas (que son efectivamente trágicos para las otras castas); mientras que las castas de los muchos que se limitan a asegurar la descendencia de las castas de los pocos, desearían mejorar sus condiciones vitales emulando a las castas superiores: estos serian los revolucionarios, esto es, las izquierdas u los utopistas, si se prefiere.

    En biología evolutiva, una manipulación se produce cuando un individuo, el manipulador, altera el comportamiento de otro individuo de manera que es beneficioso para él, pero que puede ser perjudicial para el individuo manipulado. Esta manipulación no solo se produce en seres humanos y animales, sino también a nivel celular.

    En la cultura occidental judeo-cristiana no procuramos siempre el bien generalizado. No actuamos única y exclusivamente pensando en la mejor perpetuación de la especie ni en el bien biológico común ni mucho menos. No socializamos el conocimiento para el bien común sino que lo utilizamos para el beneficio propio, siendo el capitalismo neoliberal el máximo exponente de diferencias de clases sociales.

    Esto no significa que una cultura sea mejor que otra, o que seamos malos o peor especie, simplemente el hecho de ser más o menos igualitarios es una forma más de ser sociales, aunque haya animales o incluso culturas humanas que vayan mucho más allá que nosotros en cuanto a la socialización de los recursos se refiere.

    El formalismo ruso tenía una manera creativa de hacer comprender al observador, al trabajador en su caso, que estaba alienado. Se llamaba ostranéni, el extrañamiento.
    El ostranéni trataba de desnaturalizar la esencia de los elementos mostrados para provocar en el espectador una ausencia total de empatía que le permitiera desentrañar la realidad. Despojaba al observador de las emociones porque consideraba que nublaban la razón.
    Quien quiere hacer comprender el verdadero lugar en el mundo de un desposeído no le intenta emocionar con falsas ilusiones, sino que le muestra la realidad con la crudeza que tiene.

    Respecto a la eusocialidad humana, a modo de ejemplo comparativo, podemos decir que las abejas eusociales son insectos sociales con tres diferentes tipos de individuos o castas en la colonia: La reina, las obreras y los zánganos (los machos).

    Los humanos también somos mamíferos sociales con tres diferentes tipos de individuos o castas en la sociedad: Los oligarcas, los funcionarios, y el pueblo.

    En ambos casos cada casta tiene su función especial y desarrollan un tipo de trabajo diferenciado en la colonia o sociedad.

    En el caso de las abejas:
    • La reina es la única hembra que puede ser fecundada por los zánganos; pone huevos fecundados, que dan origen a abejas obreras y huevos sin fecundar que dan origen a zánganos, por un mecanismo denominado partenogénesis.
    • Las obreras (las castas obreras o sirvientes) son la casta que granjea alimento y cuidan de los otros

    En el caso de los humanos:
    • La casta oligarca son quienes mandan y acomodan la sociedad según sus intereses
    • La casta de los funcionarios son los encargados de manipular para mantener la coacción social según los intereses de los oligarcas
    • La casta del pueblo es la encargada de servir y granjear el alimento y los fastos de los anteriores (oligarcas y funcionarios)
    • La casta no reproductora se corresponde a los distintos géneros no reproductores que se establecen mediante la ingeniería social de las políticas de género.

    De todo ello se desprende que las derechas y las izquierdas son algo natural producto de la manipulación y que las democracias liberales son una especie de performance eusocial de las estructuras oligárquicas que con los ojos del extrañamiento pueden ser desenmascaradas. Así observamos que mientras la casta oligarca y la casta de los funcionarios parecería que debería ser íntegramente de derechas, las otras dos castas, el pueblo y la no reproductora, parecería que deberían ser utópicas e intentar rebelarse siendo ambas íntegramente de izquierdas.

    Debido a la complejidad de las sociedades humanas vemos que realmente esto no es así y de ahí la gran varianza que observamos.

    “Donde hay poder, hay psicópatas, que no distinguen ideologías. Por eso los encontramos en la izquierda y en la derecha”
    (Dr. Hugo Marietan, médico psiquiatra)

  5. Fer Chu, Cs es una de las opciones más problable. De todos modos sus twuits y posts son derechistas/anti-iquierdistas, es lo único evidente.

  6. Me gusta tu comentario y te lo agradezco pero….. O. E. Wilson es uno de esos que tienen una mentalidad trágica no se si es o no de derechas pero se que es politicamente incorrecto porque dice todo eso que la gente no quiere oír. Por otra parte la gente que tiene una mentalidad trágica la tiene sobre todo el género humano y no solamente en eso que llamas “pueblo”.
    Esa división que haces sobre las castas está bastante anticuada y parece referirse a la edad media (te ha faltado el clero), hoy las castas están mucho mas ocultas y barajadas entre sí, son en realidad híbridos y no organismos puros. Yo diría que hoy hay lobbyes de poder (los que verdaderamente mandan en el mundo), los políticos que juegan su juego de despiste para parecer distintos y jugar a”la ilusión de alternativas” y los ciudadanos de a pie que somos los que pagamos impuestos y llevamos a cabo el gasto. Es verdad que nuestra especie es una especie jerárquica pero también es cierto que existen posibilidades de escalada social que empezaron a hacerse evidentes con la revolución industrial. Aquí te dejo un post sobre el nacimiento de la clase media https://pacotraver.wordpress.com/2015/02/07/el-nacimiento-de-la-clase-media/

    Y aquí otro sobre su declive que para mi es el origen de todo este lio que vivimos hoy:

    https://pacotraver.wordpress.com/2015/08/16/el-declive-de-la-clase-media/

    Pero de todo tu comentario lo que más me ha interesado es cuando hablas de la casta no reproductora. ¿Quienes son hoy (ya no hay eunucos, ni monjas, ni curas) la casta no reproductora? me interesaria profundizar sobre eso.
    Gracias.

  7. Bueno la división de las castas era muy básica y caricaturesca-provocativa, claro que las divisiones son mucho más complejas, básicamente el clero y los políticos entraría en la casta de los funcionarios. De hecho entrarían en la clase de funcionario todas las personas que perciben pensión o salario del estado, pues su subsistencia depende de la bondad de la clase oligarca que lo dirige.
    Desde este punto de vista la clase media puede pertenecer independientemente a la casta de funcionarios o a la casta del pueblo.

    Ciertamente, y simplificando, algunos individuos pertenecientes al pueblo pueden llegar a convertirse en funcionarios e incluso puede llegar a existir el raro fenómeno de que, en algún momento, un individuo del pueblo pueda llegar a convertirse en asimilado a la casta oligarca, pero raramente se le permitirá una total integración a la misma.

    Personalmente creo que independientemente del incremento o declive numérico de la clase media, es más interesante el sentimiento manipulable sobre la apreciación de la zona de confort de sus individuos, que lógicamente incluye la seguridad que da la pertenencia a la casta del funcionariado.

    Para mí la mentalidad trágica de derechas supone más bien el mantenerse en la zona de confort del individuo (o tribu), aunque evidentemente esta zona sea distinta para cada casta, pues esta mentalidad no suele tener ningún respeto por la naturaleza o la vida humana ajena a su inmediato entorno. La mentalidad utópica de izquierdas, en cambio, supone salirse de la zona de confort, normalmente de manera obligada debido a la destrucción de dicha zona, para experimentar, por necesidad, algo desconocido, aunque en determinados extraños casos también pueda darse por un altruismo socializador de especie pudiendo incluso llegar a ser respetuoso con el ambiente.

    Respecto a la actual casta, básicamente no reproductora, se corresponde con el lobby LGTB. Se trata de una manipulación de la biología evolutiva y es el resultado de lo que empezó en los años 1959 con el discutido llamado Informe Iron Mountain, a solicitud del entonces Secretario de Defensa, Robert McNamara, miembro del Consejo de Relaciones Exteriores y la Trilateral y ex-presidente del Banco Mundial.
    https://lukranaxem.files.wordpress.com/2009/10/el-informe-de-iron-mountain.pdf
    Se trata de uno de los distintos sustitutos de la guerra para el control ecológico de la población mundial, junto a los disruptores endocrinos, la destrucción de la familia, etc. De este modo se inició la Teoría de género a la que siguió la ingeniería social con las políticas de género hasta llegar, de momento, a los 112 géneros actuales.
    http://www.elespiadigital.com/index.php/noticias/historico-de-noticias/16650-ingenieria-social-del-mundialismo-la-onu-dice-que-hay-112-generos

    Esta diversidad de géneros supone una homosexualización de facto de la sociedad por medios mentales a los que hay que añadir los medios químicos y físicos. Todo ello está encaminado a la creación de una casta de servidor@s sumisos, ya sean funcionarios o pueblo, pero en cualquier caso no reproductor@s para reducir la carga ecológica de la especie humana y mantener la sostenibilidad del medio ambiente para la continuidad de la casta oligarca.

  8. Efectivamente la ingeniería social viene de muy lejos, aunque hay que reconocer que no deja de tener unas ciertas bases biológicas en una especie con clara tendencia eusocial como la humana, en la que una casta no reproductora seguramente se da de manera natural. Los orígenes de la ingeniería social destinada a potenciarla hay que buscarlos en el año 1908 con la fundación de la Sociedad Eugenésica Británica por Sir Francis Galton, primo de Charles Darwin, si bien se sabe que la eugenesia ya era practicada en la Esparta de la Grecia clásica, y seguramente antes.
    Todas estas intervenciones buscan manipular la humanidad para obtener una ventaja en el ahorro de recursos ambientales para la supervivencia de las castas oligarcas reproductoras. En este sentido estaría relacionado con el malthusianismo, el natalismo selectivo y en cierto modo con el nacionalismo étnico.
    De este modo, el ofrecimiento de la libertad lograda por la izquierda, de escoger entre numerosos sexos con tendencias no reproductivas, muy probablemente sea una manipulación de la derecha, para la limitación de la reproducción de las castas no oligárquicas y la ampliación de la casta no reproductiva.
    La última versión de la eugenesia la encontramos en el transhumanismo, con la ingeniería genética humana y los ciborgs (del acrónimo en inglés cyborg: cyber (cibernético) + organism (organismo), (organismo cibernético), que se utiliza para designar una criatura compuesta de elementos orgánicos y dispositivos cibernéticos generalmente con la intención de mejorar las capacidades de la parte orgánica mediante el uso de tecnología.
    Aquí nos encontramos nuevamente con la paradoja derecha-izquierda, pues mientras los conservadores prefieren la selección clásica mediante líneas de sangre, no dudan en utilizar, para prolongar sus vidas, todas las posibilidades de subsistencia que ofrecen los ciborgs, que parecerían más propios de los utópicos y revolucionarios izquierdistas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s