El Gran Trauma

De Peter Turchin ya hablé aquí en otro post donde comenté su libro seminal “Tiempo de discordia”, donde pronostica un tiempo histórico de grandes convulsiones que serán de proporciones crecientes hasta 2020. Se trata del creador de una nueva ciencia basada en el “big data” y que ha llamado “Cliodinámica”.

Turchin es en realidad un biólogo evolucionista que ha intentado aplicar las leyes evolucionistas a la historia, algo al menos sorprendente pues no está nada claro que la cultura evolucione tal y como entendemos la evolución de los seres vivos, Pero sus ideas son interesantes porque nos permiten pronosticar al menos de una forma aproximada por donde van a ir los conflictos en las sociedades contemporáneas, -los malestares de nuestra cultura- a partir de una serie de datos enlazados con su algoritmo.

Escribo este post después del día 1 de Octubre, un día aciago en nuestra historia presente y me voy a referir a él simplemente para hablar de su ultimo post, donde precisamente aborda el tema de la independencia de Cataluña.

Parece que Turchin se alinea con los independentistas y no solo con los catalanes. Según él, la viabilidad de un Estado está relacionada con su tamaño y se hace la siguiente pregunta ¿Qué tamaño ideal ha de tener un Estado para poder soñar con ser independiente? Turchin da por buena la idea de que Cataluña y también Escocia podrían ser independientes al asegurar que tributan más a Madrid que el resto de regiones españolas. Pero también cuenta que un Estado tiene costes, como embajadas, ejércitos, reconocimiento internacional, etc y sobre todo el tema del euro y su pertenencia a la UE y sobre todo la cuestión siempre aplazada d ella deuda, ¿Cuanto dinero debe Cataluña a la UE?.

La teoria de Turchin es que la población que vota en un referéndum de estas características no está informada de las consecuencias de sus actos y es por eso que suele decirse que los referéndums los carga el diablo. Pero Turchin no se equivoca al pensar que las sociedades, al menos algunas sociedades que se consideran a sí mismas minorías lingüísticas (como Flandes) o étnicas (como Silesia) junto a otras más económicas como Cataluña tienen espejos en Europa que podrían estallar al mismo tiempo que Cataluña, baste recordar a Occitania o  Bretaña en Francia o Baviera en Alemania o Padania en Italia. ¿Pero se vive ahora mejor en Croacia o en Bosnia que en la época en que Yugoeslavia era una nación unificada?.

Ya sabemos como terminó ese proceso de fragmentación de la antigua Yugoeslavia que llamamos “balcanización”, sabemos que costó muchas vidas humanas en una guerra fratricida cuyas consecuencias aun están lejos de evaluarse. Es por eso que en adelante voy a hablar de ese proceso que llamamos “balcanización” y que es al parecer lo que Turchin defiende o mejor, pronostica. Y que ha sido nombrado también como la Europa de los pueblos una especie de federación de regiones con Estado incluido que obviamente deberían segregarse de su patria común.

La balcanización de Europa parece que está en la agenda de algunos de esos oscuros poderes que nos gobiernan desde el deep state (la sociedad profunda de la que hablé en este post). Y si admitimos que este proyecto existe aparecen inmediatamente dos posturas 1) los que creen que la balcanizacion es previa a la islamización y 2) los que creen que la Europa de los pueblos haría a la UE más fuerte y cohesiva de lo que es ahora.

No se si Turchin en su algoritmo ha tenido en cuenta estos designios de las “deep states” o si cuenta con el poder de la propaganda en estas regiones. Por ejemplo no ha contemplado que el proceso de paso desde el catalanismo al nacionalismo catalán ha sido un proceso de unos 30 años, privilegiando una educación sesgada y unas prebendas hacia todos los medios simpatizantes con el proyecto. No se tampoco si en su algoritmo entraba la crisis económica que hemos tenido que soportar todos los españoles (y de la que casi ya habíamos salido) o las castas corruptas del 3% que pretenden escapar de la Justicia española.

Es muy probable que en su algoritmo estos detalles relativos a Cataluña no hayan sido tenidos en cuenta, pero a mi me gustaría añadir algunas cuestiones después de leer este libro que me ha parecido muy ilustrativo de los males de España. Se titula “La España vacía” de Sergio del Molino.

españa vacia.jpg

Probablemente usted no habrá nunca pensado en el tamaño de nuestro país y el tamaño importa como verá a continuación. España es el segundo país de Europa en cuanto a extensión por detrás de Francia y por delante de Alemania. España es un país muy grande aunque no lo parezca en el mapa, pues en las proyecciones de los mismos los países mas al norte parecen más grandes que los países del sur.

Aqui tienen un gráfico de la extensión de distintos países europeos. Observarán como España es el segundo después de Francia. Ahora vamos a ver otro gráfico con la densidad demográfica. Observarán que el país con mayor densidad geográfica es Holanda y el menor Islandia. España sin embargo se sitúa por detrás de Francia, Alemania, Hungría, Italia y Txequia. Dicho de otro modo España es un país poco poblado con grandes áreas desérticas.

Si descontamos el Centro y Madrid, toda la población española se agolpa en el litoral mientras que grandes zonas de la Mancha, Aragón, Extremadura, y Castilla- León se encuentran despobladas, mal atendidas en cuanto a servicios y abandonadas a su suerte, es importante señalar que Soria aun no tiene ferrocarril. Aquí hay un gráfico de Km de ferrocarril en términos relativos:

Transporte-G06

Pero el dato más interesante es sin duda este que habla de población bruta: España tiene 46, 5 millones de habitantes mientras que Alemania con una menor extensión tiene 86, 6. Y Cataluña 7, 6 millones lo que supone el 16% de la población total española. ¿Cual de estas naciones tiene más oportunidades para ser un estado independiente y autónomo. ¿Es Cataluña demasiado pequeña? ¿Es Alemania demasiado grande?

Lo cierto es que tanto ser demasiado pequeña como demasiado grande son hándicaps para una desarrollo igualitario de sus ciudadanos, el ejemplo que siempre se pone es Rusia, un país absolutamente invertebrado. Lo mismo sucede en la UE, un país demasiado potente como Alemania o Francia acaba por imponer sus agendas nacionales al resto de los países del sur y ésta es una de las críticas más importantes que se ha llevado Alemania desde sus socios del sur como Grecia, Italia o España.

Lo que está fuera de toda duda es que España es un país a medio hacer o como dice Sergio del Molino, un país que nunca fue y señala el Gran Trauma que se produjo después de la guerra civil (década 50-60) con la inmigración interior desde las zonas rurales hacia las ciudades. En su libro hay cantidad de anécdotas sobre la invertebración de nuestro país pone como ejemplo las Hurdes y los Monegros  (pero podríamos poner muchos más ejemplos) abandonadas a su suerte durante siglos hasta que ciertos personajes ilustrados como Marañón y más tarde Buñuel irrumpieron en aquel trato obligando al Gobierno a intervenir.

España es solo su litoral y su centro, un modelo jacobino y radial disfrazado de federal por sus autonomías profundamente ineficaces que no han resuelto en gran parte el tema de las desigualdades entre regiones y ni siquiera han sido capaces de atender a sus propios ciudadanos. Y esta es precisamente su debilidad.

Lo realmente interesante del caso español es que no son las regiones más pobres las que reivindican o piden un trato más justo por parte del Estado sino su región más rica, Cataluña lo que nos hace pensar en que no vamos hacia una Europa de los pueblos sino a una nueva imposición de ciertas élites que utilizan los sentimientos nacionales para ejecutar sus planes de balcanización.

Pero en realidad la mitad de la tarea ya estaba hecha, las grandes desigualdades que existen en nuestro país suponían un caldo de cultivo ideal para que sucediera este fenómeno: la enorme concentración de recursos en el centro y en Barcelona ha dejado despoblada la península, el fenómeno contrario al de nuestra guerra civil. Entonces la mitad de la población vivía en entornos rurales, era casi analfabeta y pasaba mucha hambre.

Se trata ahora de la rebelión de las élites. Los ricos se han cansado de pagar.

Eso es todo.

Nota liminar.-

En España existe al menos otro gran Trauma previo al que señala Sergio del Molino : el de la perdida de las ultimas colonias en Cuba y Filipinas. 1898 es el inicio del fin del Imperio y nos ha costado un siglo XIX caótico y mísero con tres guerras carlistas, pronunciamientos militares, una República fallida y muchos muertos. Parece que el bucle melancólico aun no ha terminado.

Pero la guerra ha dejado de ser el motor de la evolución social. Las identidades son las que han venido a sustituir a la conquista bélica, son los ciudadanos a través de sus sentimientos los que parecen dirigir la evolución de los hechos, siempre apoyados, claro está por aquellos que buscan obtener beneficio.

 

8 comentarios en “El Gran Trauma

  1. No parece que la guerra haya dejado de ser “motor de la evolución social”. Toda sociedad es distinta a la previa tras el fin de una guerra. La única novedad, posterior a Hiroshima y Nagasaki, es que los medios de destrucción masiva son enormemente más poderosos. Basta con repasar la historia desde 1945 a la actualidad para comprobar que la guerra ha sido y seguirá siendo el resultado, inevitable e inexorable, de las “discrepancias” e “intereses” de los contendientes. Hay, además, muchas formas de hacer la guerra, más allá del enfrentamiento directo de ejércitos convencionales. El temor al arma nuclear ha evitado conflictos globales, en las últimas siete décadas, que sin duda hubieran estallado de no existir ese armamento. Por otra parte, ¿acaso los ‘sentimientos’ de las masas —hábilmente manipulados y excitados por sus líderes— no fueron fundamentales en el estallido de la Segunda Guerra Mundial? Lo que parece fuera de duda es que, cuando no se pone freno a insurrecciones y desórdenes en el momento oportuno, por evitar la guerra, no se la evita sino que sólo se la retrasa, con la consiguiente desventaja del, en teoría, más poderoso. Un adagio de Maquiavelo que conocen todos —o casi todos— los estadistas del mundo, en cuyas manos está evitar que los conflictos sociales terminen resolviéndose con la máxima futbolística de “que gane el mejor” o la taurina de “que Dios reparta suerte”.

  2. Aún estando más o menos de acuerdo con mucho de lo escrito, pienso que una importante causa de la disminución territorial de España fue, como sigue siendo, el confundir España con Castilla, y el empecinamiento de los gobernantes de mentalidad Castellana en tratar al resto de los territorios como colonias.

    Plurinacionalidad ¿y nosotr@s qué? http://www.rebelion.org/noticia.php?id=193704

    El sentimiento o sospecha de muchos catalanes de no pertenecer a este estado castellano/español se vio confirmado por las detenciones y registros previos al referéndum del 1-O, pero sobre todo por los gritos de “a por ellos” que se profesaron en distintas partes de esa España como despedida a los militares de la Guardia Civil y la Policía Nacional que marcharon hacia Cataluña para alterar de manera absurda y violenta el orden público de unos ciudadanos que tranquilamente, incluso festivamente, cometían el supuesto delito de hacer colas para votar en un referéndum que supuestamente no se pudo realizar y resultó sin ningún valor homologable.

    Pienso que la cuestión catalana no es económica, ni mucho menos étnica-nacionalista pues los catalanes somos una mezcla muy heterogénea, tampoco es de las élites, pues estas son mayoritariamente unionistas. Aun que algo puede haber de todo lo anterior, la cuestión catalana se corresponde más bien a un intangible cultural. Al igual que una gota de aceite impregna, cohesiona y conserva sus características y su forma, tanto si está en un vaso de agua como en una bañera, Catalunya conserva siempre una cohesión como comunidad adaptativa difícil de entender, sea cual sea el entorno histórico en que se encuentre. Catalunya acepta gotas y comparte vaso, pero no desaparece diluyéndose en él.

    Al final creo que todo es simplemente complejo: por más que se aplicaron en decir que era así o asá, Catalunya siempre fue una sociedad libre y dinámica dentro de la península. Los orígenes de la identidad catalana están inexorablemente ligados al judaísmo ya establecido en tierras catalanas desde el siglo I, mucho antes de cualquier mención histórica de Catalunya. De buen seguro un cierto criptojudaismo, ya sea consciente o no, debe impregnar la mentalidad catalana, pero nuestra mayor y más reciente gran influencia mental se debe, a mi parecer, a la cultura trovadoresca Occitana. Sin que los propios catalanes seamos conscientes, nuestra profunda esencia resilente y rebelde de nuestro carácter intrínseco, es algo que probablemente debemos a nuestra historia, a los cátaros, los hombres libres, cuyas familias fueron perseguidas y eliminadas por los Francos con el apoyo del Vaticano, y cuyos refugiados huyeron de las tierras del Languedoc cruzando el Pirineo para ser acogidos por sus primos hermanos de las tierras de la Corona de Aragón y los Condes de Barcelona.

    El grito de independencia de Catalunya es pues, más que nacionalismo, el desencadenamiento de las fuerzas de la resiliencia social en una resistencia popular al esfuerzo de la ingeniería social del globalismo. Es el “no nos representan” referido a la casta política, es independencia para poder ensayar un nuevo modelo de estado-nación-país para confederarse solidariamente de igual a igual con España y el resto de Europa. No es contra España, es sencillamente la necesidad de libertad para constituir un gobierno verdaderamente representativo para el bien común, inspirado según los principios de Turchin y del catarismo, quizás para construir una república federal constitucional en la línea del:
    Movimiento de Ciudadanos hacia la República Constitucional (MCRC) https://mcrc.es/

    La cuestión catalana no trata de que las elites se hayan cansado de pagar. No va a funcionar la estrategia de “muerto el perro muerta la rabia”, pues son los supuestos dirigentes quienes son empujados por los dirigidos. Como en la época de la dictadura, otra vez fueron los movimientos vecinales descentralizados los que organizaron los comités de defensa de las urnas, papeletas y colegios electorales, se trata del ejercicio directo de la soberanía popular en detrimento de la soberanía de las elites, algo que ningún estado, ni la UE, puede aceptar de buen grado por el peligro que para ellos representa. Se trata de una autentica revolución pacífica de desobediencia popular, quizás el inicio de la gran convulsión diagnosticada por Turchin. Esperemos que la cuestión catalana actúe como detonante para que España sea capaz de cambiar su estado castellano/español hacia una verdadera España plural y solidaria para que todo transcurra en paz sin que ninguna parte sea abducida o nuevamente machacada y traumatizada por las elites.

  3. Bueno, en algunas cosas de las que dices estoy de acuerdo pero tu no pareces caer en la cuenta de que esa estrategia de globalización es la misma que la de balcanización. ¿Como va a globalizarse Europa con unos estados tan grandes y fuertes? De lo que se trata es de trocear la UE y debilitar a la OTAN y a la hegemonía del euro y han empezado por Cataluña que es el lugar donde ya hace unos 20 años que empezó el adoctrinamiento de las masas. Pero es verdad que la mitad del trabajo ya estaba hecho, el catalanismo es anterior a la guerra civil y es de origen económico fundamentalmente no una metafísica de la catalanidad. Por cierto que es verdad también que lo económico no es el motor mas importante de la cohesión nacional. Lo primero es la religión, lo segundo el idioma y lo tercero pertenecer a una minoría. Y todas las minorías se sienten agraviadas, pero curiosamente no son los sorianos, o los pacenses o los de Teruel los que se sienten agraviados sino los catalanes, siempre los catalanes.

  4. Claro que es la misma, hay que caer de algún lado, pero de momento parece fuera de control.
    Independencia de Catalunya: ¿Con la ayuda de Trump o de China?
    http://www.eldiario.es/catalunya/opinions/Independencia-Catalunya-ayuda-Trump-China_6_606549355.html

    Los estados grandes ya están globalizados, son más fáciles de globalizar, pues hay menos políticos a los que corromper o eliminar. La confederación de la UE, bajo el mandato de la OTAN es el paradigma de la globalización para el gobierno mundial.
    El festival de Eurovisión: la más importante herramienta de comunicación creada por la OTAN en la guerra fría.
    http://gobernatia.com/el-festival-de-eurovision-la-mas-importante-herramienta-de-comunicacion-creada-por-la-otan-en-la-guerra-fria/

    En cuanto a la OTAN y Catalunya.
    La independencia catalana: cinco cosas para pensar http://misionverdad.com/trama-global/la-independencia-catalana-ciinco-cosas-para-pensar
    Mas dice que una Cataluña independiente cumpliría “los compromisos de la OTAN” http://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2017-03-05/mas-cataluna-independiente-referendum-catalan-independentismo-otan_1342664/

    Respecto al adoctrinamiento de las masas, cada cual adoctrina a las suyas a su manera, solo hay que ver TV3 y TVE, igualitas.

    Ciertamente en la cohesión lo primero y más importante es la religión, y esta es pura metafísica, lo segundo el idioma, en la época catara el Occitano i el Catalán eran mucho más parecidos que en la actualidad, respecto a lo tercero de pertenecer a una minoría, cae por el propio peso peninsular.

    El final del Imperio Romano destruyó una civilización compleja, sumiendo a los habitantes de Occidente en la edad oscura, sin embargo en el Imperio de Oriente las cosas permanecieron sin grandes cambios. Hay una fuerte evidencia, dada en el libro de Yuri Stoyanov, The Other God (El otro dios), de que había fuertes vínculos sociales y culturales entre la civilización occitana y catalana, entonces muy relacionadas, con el Imperio de Oriente.
    La investigación reciente indica que el catarismo fue conectado con el gnosticismo de los bogomilos del Imperio Bizantino. Esta tradición puede relacionarse directamente con la tradición cristiana esotérica alrededor del cual se formó el mito de Jesús siguiendo una antigua tradición que también estuvo presente en las sociedades megalíticas.
    Fue en lengua occitana que floreció la poesía trovadoresca y que el amor de tipo espiritual fue revelado. El ethos de la nostalgia amorosa, de exaltadas mujeres espirituales reveló el molde diferente de la mentalidad del Languedoc en la que el conde de Toulouse carecía de autoridad legal en su propia ciudad, y era obedecido sólo en la medida que respetara e hiciera valer el derecho consuetudinario local, como en los condados de catalanes.
    Curiosamente cuatro años después de que un ejército de cruzados capturó y saqueó Constantinopla, el Papa Inocencio III dictó, en 1208, la orden a todas las naciones cristianas de tomar las armas contra los cataros.
    En cierto sentido, se podría decir que fue una guerra entre la libertad espiritual individual y el corporativismo espiritual de la Iglesia Católica.
    El historiador RI Moore señaló que alrededor del 1200 fue un punto de inflexión que originó la “formación de una sociedad perseguidora”. Entonces, se tomaron decisiones que todavía resuenan y afectan a la sociedad humana actual. Estas conmigo o estas contra mí.

    Edades oscuras e inquisiciones, antiguas y modernas – O por qué las cosas están tan desastrosas en nuestro planeta y la humanidad está al borde de la extinción
    https://es.sott.net/article/13294-Edades-oscuras-e-inquisiciones-antiguas-y-modernas-O-por-que-las-cosas-estan-tan-desastrosas-en-nuestro-planeta-y-la-humanidad-esta-al-borde-de-la-extincion

    Respecto a que curiosamente no son los sorianos, o los pacenses o los de Teruel los que se sienten agraviados sino los catalanes, siempre los catalanes, muy probablemente sea algo intrínseco que proceda de nuestro ancestral criptojudaismo.

    Resumiendo: un lio entre el espíritu y la materia.

  5. Es bonita esa historia de los cataros, tanto que merecería una novela de Dan Brown pero está demasiado alejada de la geopolítica actual para ser tomada en consideración. Hombre parece obvio que cuanto más pequeño sea un país mejor para dominarlo, mira Kosovo

  6. “Lo que está fuera de toda duda es que España es un país a medio hacer o como dice Sergio del Molino, un país que nunca fue”.

    Releía la primera frase con lo que tiene de relativa verdad: “España es un país a medio hacer”. En ese frase hay mucha tela que cortar. De todos los países del mundo se dicen muchas cosas, tanto dentro como fuera. De México se dice, en el exterior, que es un “estado fallido” (con razones para fundamentarlo). De Eslovenia, que tuvo que escribir una historia nacional, adaptada a la independencia, y meter en ella a cuantas personas y hechos del pasado nacieron u ocurrieron en su suelo (igual que hablasen alemán o italiano o serbo-croata o el entonces dialecto esloveno y que no se les pasara a ninguno jamás por la cabeza que su región, que ni siquiera se llamaba Eslovenia, fuese independiente). Pero una historia imparcial -en sentido absoluto- no existe; de hecho está siempre escrita no por el todo sino por la parte; y enseñar el pasado, analizando y respetando en profundidad las mentalidades del tiempo (para lo que hay que conocer bien la lengua de la época, que no es poca cosa), está al alcance de pocos; y en la actualidad esos pocos moran en una Babia autista o en la catacumba. La historia de España -entendida ésta como ARAGÓN, con Cataluña, Baleares y Valencia y CASTILLA, con todos los demás territorios-, es la de un ‘big bang’ de energía seguido por un ‘big crunch’, iniciado y desarrollado, en el tiempo, justo cuando el ‘big bang’ dejó de expandirse. El último ‘crunch’ extrapeninsular ocurrió en 1898, para continuar avanzando a pasos medidos hasta el momento presente (a excepción del período comprendido entre 1939 y 1975, en que los vencedores de la Guerra Civil no permitieron que el ‘crunch’ progresase, o sea, detuvieron (o estancaron) el ‘crunch’). No es que España sea un país “a medio hacer”, sino que, a diferencia de Alemania o Italia -unificadas en la segunda mitad del siglo XIX- logró unirse, relativamente, a fines del siglo XV, justo cuando ¡casualidad! inició el ‘big bang’ extrapeninsular. España es una nación vieja, sí, como Francia; pero, a diferencia de ésta, no tuvo un episodio tan decisivo como la Revolución de 1789, del que emanó la legalidad republicana (en la Constitución Francesa, como se sabe, no cabe la existencia de partidos separatistas). De Italia también se dice, ahora, que es una nación “a medio hacer”… La deseada disgregación de los territorios peninsulares españoles, en la actualidad, no es sino el efecto del ‘big crunch’ (con cuantos ejemplos parciales y fallidos se quieran añadir, desde el mismísimo siglo XVI hasta la caída de la II República). Quizá, mejor que “a medio hacer” sea que no está hecha delc todo o que nos puede parecer, en ciertos momentos del devenir temporal, que no no lo está. Ante estas dudas tan poco prácticas, las masas no pueden razonar ni reflexionar: toman la calle, como lo han hecho a lo largo de siempre, en todas partes, cuando han percibido la oscura intuición del desasosiego colectivo o de un inminente peligro. De “democracia” a demagogia y a oclocracia sólo hay un paso; y se da, el último, cuando llega el momento. En el caso de muchedumbres a favor o contrarias (las menos) a un determinado asunto -por ejemplo. la caída de la República Democrática Alemana-, vencen las más enérgicas y enfervorizadas si el orden público del Estado no puede o no quiere controlarlas. Cualquier enfrentamiento se sabe como empieza; pero no como termina… hasta que termina. Razones quijotescas las expuestas. A fin de cuentas, “la razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece”, etc, etc. Por eso las masas -a diferencia del individuo- no razonan sino enloquecen por algo hermoso y endemoniado: el sentimiento. Grises las ideas que sustentan cualquier teoría; verdes las ramas del árbol de la Vida… El árbol de la Ciencia del Bien y del Mal vs. el Árbol de la Vida. Mefistófeles -que carece de espacio, de causalidad y de tiempo, por ser eterno- lo aseguraba, entre sonrisas, con una mueca irónica:

    Grau, teurer Freund, ist alle Theorie,
    und grün des Lebens goldner Baum.*

    * [Gris, querido amigo, es toda teoría;
    y verde el árbol dorado de la Vida]

    Gris frente a Verde. Tema el Verde si reverdece el Gris.

  7. El ex diplomático británico William Mallinson dijo: “Tenemos que recordar que España es un país unido, pero es un conglomerado”.

    Puesto que el cambio es algo inherente a los seres vivos, toda ley o constitución debe ser susceptible de poder ser discutida y cambiada. Que algo no esté reflejado en una constitución no significa que no exista. El dialogo nunca debería ser negado por una mayoría apelando a la democracia para no dar más opciones que la sumisión o la desobediencia. El mundo es de colores pero la historia de la sociedad perseguidora de los cataros se repite en blanco o negro: “estás conmigo o estas contra mí”. Esta máxima sigue vigente en toda la geopolítica actual.

    En el proceso hay varios jugadores: los políticos, las elites lugareñas, las elites globalistas y la masa popular.

    Los políticos y las elites lugareñas, parece que tienen sus intereses claros.
    Cataluña y España: lucha de élites para renovar el Régimen del 78 sin el menor contenido social
    https://es.sott.net/article/55146-Cataluna-y-Espana-lucha-de-elites-para-renovar-el-Regimen-del-78-sin-el-menor-contenido-social

    Respecto al globalismo, todo parece indicar que la OTAN interacciona más que Putin en el proceso catalán, de otro modo no se entiende que…
    Servicios de información culpan al CNI del desastre del 1-O en Cataluña
    http://www.elconfidencialdigital.com/seguridad/Servicios-informacion-CNI-desastre-Cataluna_0_3013498633.html
    Cataluña es una región estratégica en Europa: ¿a quién le interesa su independencia?
    http://www.institutodeestrategia.com/articulo/nacional/cataluna-region-estrategica-europa-quien-interesa-independencia/20171001090248006612.html
    El motivo de la OTAN para intervenir podría ser simplemente anticiparse a otros actores en la histórica conexión Oriente-Occidente de Gotia (la región noreste de la Península Ibérica y suroeste de la actual Francia), y de paso, abrir el melón para microconfederalizar Europa.

    Por lo que a la masa popular se refiere, la actitud del gobierno de Rajoy ha logrado reunir los que siguen a los políticos independentistas, los que están en contra de los políticos del R78, los que piden una verdadera democracia para los ciudadanos, los indignados del 15-N, los que están contra todo poder organizado, los que están en contra de toda violencia, los que les va la fiesta y los que intentan liarla. Es decir todos, menos los nacionalistas españoles. Al parecer todo parece indicar que probablemente nos dirigimos a otro gran trauma nacional: Catalunya va camino de pasar de autonomía del estado vasallo español a estado colonial de la OTAN, esperemos que sea una transición tranquila.

    “Soberanía es una palabra que se usa con frecuencia, pero que realmente no tiene un significado específico. Hoy la soberanía es nominal. Cualquier número de países que son soberanos lo son nominal y relativamente.”
    Zbigniew Brzezinski

    Siempre nos quedará la impronta cátara.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s