¿Un Dreyfus español?

zolajaccuse

Los atentados de Atocha del 11-M del 2004 tal y como se conocen fue uno de los acontecimientos más espantosos que se han producido en nuestro país en los últimos tiempos. Y lo fueron por varias razones:

1.- La primera es por el elevado número de muertos que causaron (190), así como heridos y traumatizados psíquicos.

2.- La segunda razón es porque se produjeron tres días antes de las elecciones generales en las que Zapatero llegó al poder cuando todas las encuestas le daban como perdedor.

3.- La tercera razón es que pareciere como si cualquier versión -distinta a la oficial – fuera considerada como un ejercicio de conspiranoia y por tanto fuera rechazada. Quizá por esta razón nunca osé escribir sobre este asunto a pesar de que como casi todo el mundo sentía que algo no encajaba.

4.- Solo dos periodistas, uno de ellos Luis del Pino osaron meterse en ese berenjenal y ya forman parte del folklore conspiranoico. Nadie les cree y del Pino ha sido desacreditado por ultraderechista.

A pesar de que todos tenemos la sensación de que la versión oficial -la verdad jurídica- se nos queda corta y deja muchas sombras y huecos en su comprensión, la verdad es que ningún intelectual de este país ha intentado averiguar o investigar la “verdad histórica” de tal suceso bien al contrario de lo que sucedió con el caso Dreyfus, donde Emile Zola con aquel articulo llamado “Yo acuso”consiguió rehabilitar al oficial de origen judio que había servido como chivo expiatorio al gobierno francés.

Nos hemos conformado con los hechos consumados -tal y como nos los contaron los medios oficiales- como españoles que somos pero un francés ha salido en nuestro rescate, otra vez.

Un documental de Cyrille Martin, vale la pena verlo y dudar de lo que nos cuentan si es que aun no lo hemos hecho.

El blog de Luis del Pino

Un comentario en “¿Un Dreyfus español?

  1. Los franceses nos llevan ventaja. Hace casi ya diez años, se difundieron las investigaciones de Libertad Digital y El Mundo a través de la Red Voltaire, una red vinculada a la extrema izquierda francesa que sostiene la tesis de que el 11-M se enmarca dentro de las operaciones realizadas por las cloacas de la OTAN. Y uno puede estar o no de acuerdo con esa tesis, pero al menos tiene más coherencia que la oficial.

    11 de marzo de 2004 en Madrid: ¿fue realmente un atentado islamista?
    http://www.voltairenet.org/article162563.html

    Probablemente se trató de una operación de servicios de inteligencia exteriores a España. Es decir, fue una operación de falsa bandera, un atentado de carácter geoestratégico ideado por alguien que pretende que la masacre parezca islamista, como tantos otros en los que casualmente aparecen documentos de identidad y otras pistas.
    La injerencia en España, y en el resto de Europa, no es nueva, es tan solo la Operación Gladio de la gloriosa OTAN que nos protege de todo mal provocando la emigración humanitaria de Yugoslavia, Libia, Siria, etc.

    La guerra secreta en España. Los ejércitos secretos de la OTAN (VIII)
    http://www.voltairenet.org/article170449.html

    Pero todo esto son solo elucubraciones de mentes conspiranoicas, la verdad objetiva es lo que nos machacan a diario la mayoría de los medios de comunicación.

    La campaña de la OTAN contra la libertad de expresión
    http://www.voltairenet.org/article194331.html

    Udo Ulfkotte Udo Ulfkotte, uno de los más prestigiosos periodistas alemanes, en su libro “Periodistas comprados” (‘Gekaufte Journalisten’, Editorial Kopp) nos dice:

    “En innumerables ocasiones puse mi firma en notas que me entregaron los servicios de inteligencia de EEUU, de Alemania o de la OTAN. Mentí, traicioné, recibí sobornos y oculté la verdad a la opinión pública. No hacía periodismo sino propaganda. Me avergüenzo aunque sea tarde para revertirlo.”

    Según documenta en su libro, en parte autobiográfico, hay un tráfico de sobres que van desde la embajada estadounidense, en Berlín, hasta las principales redacciones de los medios alemanes.

    “Pasan la información o directamente mandan redactado el artículo o el editorial que quieren publicar.” Inmediatamente ofrece una lista hiperdocumentada con nombres y apellidos tanto de los periodistas (él también se incluye) como de las organizaciones que hacen “lobby” para instalar en la opinión pública lo que será el “sentido común predominante” en coincidencia con los puntos de vista de EEUU o la OTAN. El esquema -dice Ulfkotte- se repite para los programas de radio y televisión. “Salvo pocas excepciones, las redacciones europeas son sucursales de los servicios de la CIA y de la OTAN.”
    Por supuesto su libro apenas si es conocido en el mundo. Ninguna de las empresas mediáticas permite hacer notas sobre ‘Periodistas comprados’.

    Udo Ulfkotte murió subitamente de un ataque al corazón el 13 de Enero del 2017 a la edad de 56 anyos, como tantos otros.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s