Si yo fuera del PSOE

nuevo-logo-psoe-01

Un logo al que le sobra el puño y la O de Obrero.

Hubo un tiempo en que el PSOE fue -como se dice ahora- un partido transversal, en mi ciudad fue Antonio Tirado el primer alcalde democrático que hubo desde la guerra civil. Ellos ganaron aquellas primeras elecciones municipales -que anticipaban otros éxitos- en la época de Felipe Gonzalez sin esperarlo.

Ganaron no porque la mayor parte e la población fuéramos socialistas que en aquella época nadie sabia lo que era. ganaron por lo que representaban, el pelo largo, la pana, las patillas y las trincas ganaron la batalla a los abrigos de franela y a los trajes corbata. Lo nuevo se impuso a lo viejo, representaban como ellos bien sabían el cambio. Ocuparon las instituciones sin ruido haciendo gala de comportamientos democráticos muy lejanos de las voces de su propio partido compuesto entonces por los perdedores de la guerra civil y que clamaban venganza y que aun creían que el socialismo consistía en un ajuste de cuentas.

Hicieron un buena gestión si tenemos en cuenta que no tenían dinero y que España estaba sumida allá por 1979 en una severa crisis pero sobre todo fueron personas que respetaron el compromiso institucional y obtuvieron votos de todas las capas de la sociedad. Yo personalmente les voté hasta bien entrados los ochenta.

Poco a poco el ideario socialista comenzó a naufragar y fueron cometiéndose errores políticos de naturaleza sectaria, aun recuerdo la ley de incompatibilidades que nos dejó a los médicos en la ruina y todas las medidas equivocadas que les siguieron en relación con la clase médica. Los socialistas desde entonces no han conseguido apartarse de esa querencia anti-médica. Nos tienen manía, aunque to creo que se trata mas bien de un error cognitivo que procede de la idea de que los médicos somos una especie de élite ilustrada poco dúctil con las ideas socialistas. Es como digo un error, los médicos somos hoy una clase media más, una clase abandonada por los políticos que se baten entre la privatización de los recursos y los recortes acumulando año tras año más y más incomprensiones. La última es la ley de jubilaciones forzosas, una ley injusta y estúpida que ningún parlamento con mayoría socialista termina de abordar a pesar de las pistas que la judicatura les manda: todas las sentencias van en el sentido de que la jubilación no puede dictarse por una comunidad autónoma y sin embargo las CCAA siguen aplicando la misma doctrina. “Primero te jubilo y si ganas el pleito entonces te admito”. Pleiteando ellos con dinero publico claro.

El socialismo comenzó su declive con Rodriguez Zapatero que hizo suyo el “Pensamiento Alicia” y se rodeó de afines descamisados y cercanos a esa ideología que podría firmar el mismo Disney. Zapatero se hizo la picha un lío por una razón fundamental: el socialismo no encontraba un lugar en el corazón de los votantes y optó por refugiarse en los derechos de las minorías.  Es el drama de la socialdemocracia europea que murió de éxito pues una vez conseguido el Estado del bienestar ¿qué otras trincheras les quedaban por abordar?.

Deberían haber optado por preservarlo y mejorarlo pero lo cierto es que abandonaron ese campo y pusieron su mirada en otro lugar: mujeres, homosexuales e inmigrantes.

De ahi proceden leyes estatales que han convertido al feminismo en una cuestión de Estado y no han hecho más que radicalizarlo, la ley de violencia de género que es como todo el mundo sabe un disparate jurídico que demoniza a los hombres por el hecho de serlo e invierte la carga de la prueba en cualquier Estado de derecho y ya se sabe que es completamente ineficaz como prevención de “los crímenes machistas” y ahora, ya más recientemente la ley de transexualidad que inmediatamente fue asumida por “la derecha” de Cristina Cifuentes en Madrid. Una ley que va más lejos de lo que intenta proteger y sobre la que hablaré otro día.

Pero la mina de oro, el filón filantrópico por excelencia son los inmigrantes, refugiados o no, fotografiados todos los días por los informativos, esa es una verdadera mina, una mina solidaria que desgraciadamente no podemos sostener. Pero si no hay dinero hay al menos la ideología de la compasión, la industria de la solidaridad, esa que envenena a Europa por encontrarse tan alejada de las dificultades de los ciudadanos comunes.

Pocos nichos mediáticos quedan ya por tocar y es por eso que el PSOE se ha quedado sin electorado, pues ese electorado de Centro ha sido ocupado por el PP que a su vez se ha travestido en socialdemócrata con gran enfado de sus militantes católicos. Y luego está su ala izquierda, esa que ocupa Podemos y que se ha convertido en una obsesión para los socialistas de toda la vida. tanta obsesión que gran parte de su militancia son podemitas o aspiran a serlo en un futuro como los comunistas de Garzón que habían sido un grupo minoritario durante toda la democracia,  y ahora creen que pueden tocar poder firmando su sentencia de muerte al asociarse con Iglesias. La obsesión de algunos miembros del PSOE y de sus bases son el miedo a que Podemos les adelante y se conviertan en el primer partido de la oposición y para ello no se les ocurre una idea mejor que la de hacerse mas rojos que los otros aumentando su inquina contra el PP. “No es No”. No han caído en la cuenta de que la guerra civil terminó hace unos 80 años. Aun viven de ese imaginario que llaman “derecha” e “izquierda” como Largo Caballero.

Las clases medias y sus problemas.-

Lo cierto es que las clases medias no poseemos una representación clara, las élites no necesitan representación y las clases bajas y los incautos irredentos han encontrado a Podemos en el que proyectan cada uno de ellos ser la salvación a su problema. PSOE y PP no representan claramente a las clases medias pero antes de proponer nada me gustaría definir qué son clases medias. Una manera de definirla es a través de los ingresos pero a mi personalmente me gustan mas otras definiciones: las que tienen en cuenta los valores. Aquí escribí un post sobre el nacimiento de las clases medias.

Sus valores son:

  • El trabajo creativo, el esfuerzo, la disciplina y la diligencia.
  • La propiedad privada.
  • El ahorro.
  • La inversión educativa en los hijos.
  • La confianza en el Estado para la administración de justicia y otros servicios garantizados y la seguridad. El acatamiento de la autoridad.
  • El abandono de la violencia como método de resolver conflictos.
  • La defensa de la familia.

Naturalmente estos valores clásicos no se encuentran todos garantizados en nuestras sociedades postmodernas. El esfuerzo y la disciplina están en declive en la escuela publica, del mismo modo que el respeto a la autoridad en la calle y el aula. La justicia es lenta y muchas veces incomprensible en sus decisiones, el ahorro es imposible con bajos salarios y la presión fiscal agobiante que soportamos. Los hijos son educados y adoctrinados por el Estado obligándoles a estudiar en idiomas minoritarios que no les servirán de nada en el futuro y que tienden a homogeneizar a todos los estudiantes. La libertad educativa de los padres ha pasado a verse como una antigualla en función de eso que se ha venido en llamar la igualdad, que es un desastre para los rendimientos de los de arriba y los de abajo.

Ningún partido tiene en su agenda política un beneficio para la familia. las políticas pro-natalidad brillan por su ausencia en todos los programas que se embarcan casi constantemente en entender la igualdad como el progreso de las mujeres, sin entender que las políticas de familia y las políticas que favorezcan a las mujeres acaban por socavar tanto a las familias como a las propias mujeres. Y de paso arrastrando tras de si a los hombres que cada vez se encuentran menos comprometidos para el largo plazo y la crianza de hijos. No deja de ser curioso que los mismos que propugnan la idea de que en Europa son necesarios más inmigrantes para compensar los déficits en puestos de trabajo que se preven en el futuro, que ignoran el suicidio demográfico que ha acaecido en nuestro país por falta de políticas activas de apoyo a la familia.

Digámoslo claramente si no hay políticas de protección a la familia es porque son incompatibles con las políticas feministas de Estado.

¿Qué debería hacer el PSOE mañana?

El futuro del PSOE debería estar en hacerse con una imagen transversal y quitarle los votos al PP, que es a fín de cuentas su competidor en esa reserva de votos que llamamos clases medias. Al mismo tiempo debería alcanzarse un compromiso sobre la corrupción que disociara definitivamente la responsabilidad penal de la política. Hay que terminar por judicializarlo todo y esperar a ver que nos traen los informativos para atacar al de enfrente. La política debe dejar de ser un espectáculo y una perfomance de mentiras e hipérboles dialécticas. El político ha de obtener de nuevo aquel perfil de los años 70, y si es necesario volver a la pana, pero no para salir en la tele sino porque la pana mola más.

Un partido que gobierne para las clases medias debería ocuparse de una manera urgente en bajar el recibo de la luz, del agua y del gas. Los impuestos que pagamos en nuestros recibos son de autentica vergüenza y además ya sabemos para qué sirven: para favorecer las puertas giratorias de distintos políticos como pago a sus favores a las corporaciones.

Las corporaciones, los lobbyes y los grupos de poder mandan en el mundo y es por eso que las élites no necesitan representación, ya la tienen, pero corporaciones y política deben terminar con ese matrimonio de conveniencia con el que funcionan desde hace años. No se trata de ir contra el Capital así en bloque sino de sus abusos y de sus cómplices.

Y por supuesto el PSOE debería renunciar a todos los ideales que la ciencia ya ha demostrado que son falsos, me refiero sobre todo a la tabla rasa y la idea de que todo puede conseguirse con educación e igualdad de oportunidades.

Y con respecto a leyes comprometidas como la violencia de género y las que afectan a la identidad sexual deberían dejarse aconsejar por los expertos. No sea que estemos agravando los problemas que pretendemos solucionar.

Pero tengo poca fe en ello, aquí nos cuentan cuales son los planes de Pedro Sanchez.

 

4 comentarios en “Si yo fuera del PSOE

  1. Quizás el problema del PSOE es que ya no existe ni clase obrera ni clase media. La sociedad actual se diría que esta jerarquizada en oligarcas, clases controladoras, consumidores útiles y estómagos inútiles.
    Lo que fueron los valores de lo que fue la clase media están totalmente desvalorizados:
    • El trabajo creativo (la creatividad es molesta para el establishment), el esfuerzo, la disciplina (esta primado el pelotazo) y la diligencia (si es hedonista no es diligencia).
    • La propiedad privada (es más bien un usufructo bancario).
    • El ahorro (es difícil e inseguro).
    • La inversión educativa en los hijos (es más bien un gasto equiparable a una plaza de parking).
    • La confianza en el Estado para la administración de justicia y otros servicios garantizados y la seguridad. El acatamiento de la autoridad (actualmente el estado representa la antítesis de todo esto).
    • El abandono de la violencia como método de resolver conflictos (el estado tiene el monopolio de la violencia y la usa indiscriminadamente).
    • La defensa de la familia (la legislación está más bien sospechosamente en contra).

    El PSOE cumplió su función y ahora es prescindible:
    La fundación alemana que puso en el poder a Felipe González
    http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2016-02-28/como-socialismo-aleman-reinvencion-puso-poder-psoe-felipe-gonzalez_1158700/
    Carta abierta a un traidor: Felipe González
    http://nabarralde.com/es/munduan/7546-carta-abierta-a-un-traidor-felipe-gonzalez

    Como en todo el orbe imperialista obedecemos a la voz del amo y somos su reflejo:
    Voten lo que quieran, que el Gobierno secreto no va a cambiar
    https://actualidad.rt.com/programas/keiser_report/221796-keiser-votar-gobierno-secreto

    Los rusos, los inmigrantes, las pandemias, (y pronto los extraterrestres), son las amenazas, los “cocos”, que se utilizan para mantenernos atemorizados bajo control, pero todo tiene un límite.
    Para bien o para mal parece que todo es cíclico.

  2. Para evitar errores, creo que habría que reservar el término obrero para las máquinas robóticas. Respecto a los humanos supuestamente parados, su “clasificación” dependería de su poder adquisitivo, pudiendo ser consumidores útiles o estómagos inútiles. Evidentemente la mayoría de parados correspondería más bien a la despectiva clasificación de estómagos inútiles.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s