Hanna Arendt

Comprender no significa perdonar (Hanna Arendt)

eichman-en-jerusalc3a9n-hannah-arendt31

Hanna Arendt fue una filósofa discípula y amante de Martin Heidegger de un enorme valor filosófico por sus contribuciones al conocimiento del Mal. hace algún tiempo escribí un post sobre esta portentosa mujer que escribió un libro seminal: Eichman en Jerusalen: la banalidad del mal.

El New Yorker la envió de corresponsal a Jerusalen a informar sobre el juicio que siguió a la captura de Eichman, el nazi que diseñó la “solución final” para los judios en los campos de exterminio nazis.

El caso es que su intervención no fue periodística sino filosófica, una búsqueda de las raíces del mal, más allá de las explicaciones que la gente común da a estas conductas: la monstruosidad o la locura. Arendt demostró  que el mal puede ser ejercido de forma funcionarial, por personas comunes, amantes de sus hijos.  El mal sucede porque las personas han dejado de pensar, de discernir entre lo bello y lo feo, del mal y del bien. Que el pensar da fuerza a las personas para evitar los desastres del mundo.

El mal no puede ser banal y radical al mismo tiempo, el mal es una conducta extrema, solo el bien puede ser consciente y radical.

Aqui os dejo un extracto de la película de Margaret Von Trotta. La escena en la que ella -acosada por su propio pueblo y por parte de los intelectuales judíos americanos- da una clase magistral en la universidad, allí donde debe habitar el pensamiento fuera del alcance de todo prejuicio.

El mal para la Psiquiatria

4 comentarios en “Hanna Arendt

  1. Dr Traver, buenos días o buenas tardes allá en España, no lo sé. En su opinión qué podría haber dicho Hannah Arendt sobre los verdugos, sobre el placer que algunos de ellos muy probablemente experimentaron una vez tomada la orden de ejecutar o torturar seres humanos? ¿Es ese un «Mal» cualitativamente distinto al que señala Arendt? ¿Es acaso un “Mal” que acontece en otro plano mental al cual Arendt no hace referencia?

  2. El recurso a pensar que los nazis eran sádicos es otra forma de patologizar, yo no creo que entre ellos hubiera más sádicos que en cualquier otro entorno (alguno habría claro). Lo importante es el señalamiento por parte de Harendt de que cualquiera en un entorno determinado podria dedicarse a torturar a otros,como demuestra el experimento Milgram o el Stanford.
    La mayor parte de gente que comete este tipo de atrocidades no lo hace buscando placer, sino obedeciendo cadenas de mando y despersonalizándose de su responsabilidad.

  3. El punto central es que tal “argumento” de que los nazis por ser nazis eran sádicos y a raíz de ello llevaron acabo deliberadamente estos actos de torturas es lo que Hannah Arendt combate. Lo importante aquí, como Ud señala, es que Arendt, llega a la conclusión de que (en cualquier entorno) muchos sujetos serán capaces de cometer atrocidades renunciando a su condición de sujetos con capacidad autónoma de discernimiento entre el bien y el mal bajo circunstancias donde existe una autoridad que los exhorte y/o autorice.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s