Nuestras desigualdades

desigualdad

Lo que leyeron el post anterior ya saben a estas horas que hay un hecho incontestable: las sociedades democráticas son más prósperas que las teocráticas, tiránicas o en aquellas donde el Estado no ha conseguido establecer un poder central que asegure, ley y orden.

Pero de la lectura de ese mismo post se deduce otra conclusión: la prosperidad no puede diseñarse. Significa que no sabemos cómo hacer para conseguir eliminar la pobreza, generar igualdad o cambiar el destino de algunos paises deshechos que se baten entre continuas guerras tribales, la miseria de la enfermedad y la pobreza de sus miembros, pero sabemos algunas cosas.

La primera cosa que hemos aprendido es que no se pueden imponer regímenes que han funcionado bien aqui (como la democracia liberal) en otros entornos que históricamente han estado en manos de clases politicas extractivas y donde no existen instituciones inclusivas. La democracia no es exportable y siguiendo las ideas de Acemoglu, la democracia y la prosperidad son algo contingente y provisional, es decir se puede volver atrás en cualquier momento.

Pero saber que la prosperidad es contigente no significa que no sepamos algo fundamental: Un Estado centralizado y fuerte es necesario para que emerjan otras condiciones, como la libertad, los derechos humanos, el derecho de propiedad, etc, pero un Estado centralizado no es condición suficiente. Hace falta algo más.

Es necesario que este Estado no sea extractivo sino inclusivo, es decir que reparta la riqueza entre sus ciudadanos de un modo más o menos justo. Un estado fuerte como el de Corea del Norte, como los paises árabes con petróleo, como en Rusia o en Cuba no garantiza de ninguna manera el bienestar de sus ciudadanos incluso pueden dar la impresión de cierto éxito económico como sucedió con la URSS desde 1940 hasta 1970 en que comenzó su declive.

El éxito de la URSS se debió en gran parte al trasvase de trabajadores desde una atrasada agricultura hacia la industria, pero el sistema soviético carecia de dos de las condiciones más importantes para que ese éxito fuera sostenible: no había incentivos para la excelencia en el trabajo y no había innovación. La industria soviética murió precisamente por falta de innovación y algo así le sucederá a la China actual. Limitarse a copiar diseños de otros y ofrecer al mismo tiempo una mano de obra barata para occidente asegura grandes conflictos en el futuro a la vez que no impedirá el colapso de ese pais en el corto plazo.

Las desigualdades en nuestro entorno.-

Si el lector le ha echado una ojeada a los gráficos que presiden este post habrá comprobado algo que resulta al menos paradójico: ¿Como es posible que en USA, el pais mas rico del mundo sea el más desigual? ¿Como es posible que en los paises donde más democracia, más oportunidades, más innovación y excelencia sean precisamente los que generan mayor desigualdades internas?.

Para empezar hay que decir que cierta desigualdad es necesaria para preservar esa misma innovación, el esfuerzo y el talento individuales. Las personas no somos todos iguales y aunque la igualdad es una norma moral inherente a nuestra ubicación democrática es necesario señalar que “la igualdad” es una abstracción mientras que la desigualdad es algo muy concreto a lo que podemos meterle el dedo. Dicho de otro modo, no son tolerables ciertas desigualdades radicales entre ciudadanos de una misma nación, pero la igualdad es una utopía que hay que optimizar.

Una vez dicho esto, hay que señalar un hecho sorprendente: los Estados democráticos no han dejado -solo por el hecho de ser democráticos- de ser extractivos y expoliadores, algo que hacen a través de los impuestos, las tasas, las multas, la burocracia y las ramificaciones del Estado en todo rincón de lo privado. Tenemos Estados muy intervencionistas que paradójicamente protegen algo que está prohibido y que son los monopolios más o menos camuflados.

Un Estado puede ser democrático en su apariencia y ser imperial en sus relaciones internacionales. ¿Qué hace la UE metiendo la nariz en Ucrania? ¿Tiene algo que ver el gas ruso en todo este lio? Claro, Alemania quiere extraer esa riqueza y ponerla a su disposición. ¿Es que la Merkel no sabia que tendría a Putin enfrente en esa maniobra de acercar a Ucrania a la OTAN?

Un Estado no se convierte de la noche a la mañana en democrático solo por el hecho de haber elecciones. En nuestro entorno por ejemplo lo que observamos cada vez de forma más clara es que el Estado ha sido tomado por los partidos. La llamada partitocracia le da a los partidos políticos una legitimidad que no tienen en puridad democrática. Una cosa es el Estado y otra los partidos. Los partidos son marcas, ideologías que no están ahi para quedarse, sino para dejar sitio a otros niveles de organización democrática.

En España nos hemos quedado con un sistema de gobierno anticuado, con una administración mastodóntica, unos partidos con regimenes estalinistas en su funcionamiento interno y con la paradoja de que los españoles actuales somos mucho más listos que nuestros abuelos y estamos muy bien informados. No nos merecemos los partidos ni los sindicatos, ni las organizaciones empresariales que tenemos. Todo huele a naftalina y todos los españoles nos sentimos expoliados por el recibo de la luz.

Las élites extractivas no son sólo el gobierno (los politicos) y los partidos, no son los ricos, están mucho más cerca de lo que parece: son las empresas que tienen la capacidad de negociar sus precios y sus perdidas, la banca, las multinacionales, las energéticas del IBEX, pero tambien una universidad anticuada que es en realidad una fabrica de parados con doctorados, endogámica e hipertrofiada.

descenso social

En una sociedad con tantas élites es necesario que la clase media se empobrezca engordando ese lugar que ha venido en llamarse “riesgo de pobreza o exclusión”. No es sólo el paro, y la poca formación de nuestros trabajadores, es el engorde artificial de esas élites gubernamentales las que expulsan hacia abajo a los más vulnerables.

Ayer salió publicado un informe Forbes que señalaba a Amancio Ortega (el de Zara) como el tercer empresario más rico del mundo. ¿Cómo es posible que un sastre gallego haya llegado tan lejos?

En China hay mucha fuerza de trabajo a la que explotar, de modo que las instituciones democráticas de un pais no sirven para prevenir los abusos en otro. Una especie de colonialismo económico (que ahora se llama globalización) calcado del de Hernan Cortés, el imperio romano u otomano pero sin oro.

La democracia no es exportable pero el dinero no tiene patria.

3 comentarios en “Nuestras desigualdades

  1. Como siempre, excelente post que muestra una buena foto de la realidad, pero discrepo en cuanto a que no nos merecemos los partidos ni los sindicatos, ni las organizaciones empresariales que tenemos, ¿porque no los merecemos si seguimos sus rituales reiteradamente? Ciertamente estamos condicionados por la educación para seguir los rituales sociales, pero como se dice: “los astros inclinan pero no obligan”.

    Las culturas son relativamente exportables pero muy lentamente, es por eso que la democracia no es exportable pero el dinero no tiene patria. Y ahí esta el problema, en el dinero, más concretamente en la deuda que origina la creación del dinero, que es utilizada como un arma para que los estados, que suelen ser entes mayoritariamente coercitivos, tengan excusa para esclavizar a sus ciudadanos.

    Los bancos, que son todos corporaciones privadas, tienen gracias a la ficción legal de la reserva fraccionaria, la potestad de crear 9 Euros de la nada por cada Euro depositado. Inmediatamente los prestan con interés a los bancos centrales o a los estados, sin que los ciudadanos tengan derecho a ninguna intervención en el proceso.
    Curiosamente siempre que un estado ha creado su propio dinero sin deuda ni interés, se ha visto envuelto en guerras con los estados vasallos de la banca que han derrotado siempre a ese pujante y peligroso estado no vampirizado.

    Vivimos en un mundo medieval en el que los estados y los políticos rinden vasallaje a las corporaciones bancarias, mientras que los ciudadanos no somos más que esclavos siervos de la gleba.

    A quienes tienen el control del dinero de una nación, y estos son las corporaciones bancarias, no les importa quien hagan sus leyes, pues tanto los políticos, como los medios de comunicación o el sistema educativo son sus vasallos. A los disidentes se les compra o amonesta y si no aceptan el vasallaje, suelen terminar por sufrir un penoso accidente.

    Las corporaciones ya mandan a los estados, pero mediante los tratados de comercio transoceánicos que opacamente intentan implantar, pretenden mandar el mundo. Y todo ello sin oro, que para ello nos han condicionado, perdón educado, en la creencia de vivir en el mejor de los sistemas aunque ahora nos toque a los siervos apretarnos el cinturón.

    Ciertamente existen las desigualdades de siempre, solo que los reyes son actualmente las corporaciones bancarias, que dominan a los distintos señores feudales compuestos por otras corporaciones y por políticos, con todos sus vasallajes, también esta el clero y finalmente están los siervos, el populacho, los eslavizados por los impuestos de la deuda.

    Afortunadamente el ciclo se termina, esperemos que no sea de manera traumática.

  2. EL ciclo no se terminará nunca solo por el hecho de desearlo, en realidad si terminan es por algún tipo de coyuntura critica como fue la peste negra en la edad media y lo que venga no necesariamente va a ser mejor, La peste negra fue muy buena para Europa occidental pero nefasta para Europa oriental. Es más, existen muchas posibilidades de que sea aun peor. Cuando alguien dice que un ciclo se termina yo me preparo para pagar más.

  3. Ciertamente estamos en una coyuntura crítica en la que la religión del dios dinero ha intentado religar al mundo exigiendo su esclavización como cobro de una deuda absurda y además impagable. Las desigualdades entre los esclavos de la deuda y los supuestos tenedores no son sostenibles, el sistema ha llegado a sus límites y esta a punto de implosionar. Solo podría salvarlo un jubileo, como se hacia en la antigüedad, o una gran guerra como se estila más modernamente.
    Parece ser que el retorno a un mundo multipolar basado en una economia del bien común, con menos desigualdaes, y un retorno al patrón oro, es el camino elegido por los nuevos disidentes, los BRICS, a los que, por lógica y necesidad, se sumaran cada vez más países. En todo caso el Yuan, esta ya a punto para sustituir al dólar.

    Vivimos un periódo convulso pero interesante, quizás inducido por eventos astronómicos como las lunas de sangre de las tétradas, veremos como sigue.

    Como más o menos dijo el alpinista Reinhold Messner: “Para que algo ocurra, alguién tiene que haberlo imaginado”, por lo tanto mejor ser benevolentes e imaginar escenarios que sean favorables a todo el mundo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s