El dormilón

El dormilón no es sólo una película de Woody Allen sino sobre todo la característica biológica que me define a mí y a muchos otros que siempre fuimos catalogados de vagos, perezosos o indolentes.

Hasta mi padre me pronosticó que nunca llegaría a nada en la vida.

Pero la verdad del asunto según me enteré anoche viendo este documental de «La noche temática» es que hay ciertas personas que estamos desincronizados con los ritmos luz/oscuridad en que evolucionamos nosotros los mamíferos. Claro que nosotros somos noctámbulos porque descendemos de una especie de ratón nocturno -en realidad un primate- que medró escabulléndose cuando los dinosaurios se extinguieron quien sabe si por un cometa o porque comían demasiado y no resultaban del todo sostenibles. En la tierra había dos nichos ecológicos uno ocupado por los grandes reptiles que eran diurnos y otros -los innovadores- mamíferos que podían calentarse a sí mismos y que por tanto podían vivir de noche.

De ahí procedemos y por eso nos pasamos el día de siesta en siesta, y es lógico que nosotros los sapiens seamos noctámbulos porque somos homeotermos, es decir no necesitamos calentarnos al sol y nos basta con la pornografía.

Claro que eso del noctambulismo que nos ataca a los dormilones se cura con la edad, yo ahora duermo lo mismo pero de noche, porque ya no estoy para muchos trotes. Aun recuerdo cuando era joven y las carreras que solía hacer con mi amigo del alma a ver quien podía dormir más horas teniendo un orinal debajo de la cama. Siempre me ganó él, pero lo cierto es que ambos parecíamos parasitados por una especie de acedia vital que muchos identificaban con la pereza, aquel pecado capital de cuando entonces. Ahora igual nos catalogaban de esquizofrénicos simples.

Y estábamos aburridos simplemente como esos adolescentes de ahora que no duermen lo suficiente.

Recientemente estuve en el funeral de este amigo que naturalmente murió durmiendo. Ese amigo del alma, esa alma gemela que nos encontramos en la adolescencia y que luego perdemos en las primeras curvas de la madurez. Ese amigo, cuyo recuerdo nos acompaña siempre a pesar del emborronamiento que el tiempo proyecta sobre nuestra memoria.

Y fue precisamente en ese funeral donde comencé a escribir este post a propósito de la memoria.

Me vino este tema de Serrat, una canción que solía cantar mi amigo (al que le gustaba mucho Serrat). En realidad le gustaba casi lo mismo que a mi y por eso fuimos amigos hasta que la vida en sus continuas bifurcaciones nos separó sin saber bien en cual de ellas nos perdimos el uno al otro. Quizá porque pasamos mucho tiempo dormidos sin atendernos mutuamente.

Fue en todo caso una perdida gratuita.

Y fue en su funeral donde caí en la cuenta de que nuestra memoria no es una película sino un álbum de fotografías discontinuas, de escenas como petrificadas, algunas de las cuales llevan incluso banda sonora.

Fotografias que olvidamos, pues el olvido (el no-recuerdo) no es lo mismo que la ignorancia, el no-saber. Se puede no-recordar y saber.

Y es mucho lo que supimos tu y yo amigo pero ya no recuerdo el qué.

Es por eso que la mejor forma de recordar es a través de la música, esa analogía que en sí misma no significa nada pero que precisamente por eso puede re-significarlo todo. Es asi como te recuerdo amigo, tal y como cuenta Serrat.

Decir amigo
es decir lejos
y antes fue decir adiós.
Y ayer y siempre
lo tuyo nuestro
y lo mío de los dos.

La destrucción creativa

creativa

Toda innovación plantea un problema nuevo: ¿Qué hacer con lo viejo?

Piensen ustedes en como las grandes superficies han influido en nuestra forma de comprar, en nuestros gustos y aun en nuestro ocio. Piensen qué ha sucedido con el comercio tradicional, ese que ocupaba el centro de las ciudades. Piense en como UBER, esa plataforma de taxis compartidos está poniendo contra las cuerdas al taxi tradicional o piensen en como la industria librera o peliculera se está resintiendo con las «bajadas» -piratería le llaman- en Internet.

Lo viejo se resiste a morir, y levantan barricadas contra cualquier innovación, siempre ha sido asi, sucedió con la rueca de hilar (por agua), con la maquina de Watt, con el comercio a vapor, con la imprenta. Cualquier cosa nueva «deja en el paro» a multitud de negocios y personas y cambia la cultura de un negocio que ha de transformarse o morir. Usualmente y durante un cierto tiempo conviven ambas cosas: lo nuevo y lo viejo y a veces incluso se inventan artiulugios hibridos (como el coche a medio camino entre la gasolina y la pila de litio), La batalla entre lo nuevo y lo viejo no se libra en un sólo dia, es necesario un poco de tiempo para que algún bando se imponga al otro.

Ahora bien, no debemos pensar que inexorablemente lo nuevo se impondrá a lo viejo solo por el efecto de sus bondades supuestas. Evidentemente tener luz electrica es mejor que alumbrarse con faroles de gas, pero la inductria del gas no se quedó de brazos cruzados esperando a que los eléctricos se les impusieran. Del mismo modo la industría electrica no quedará de brazos cruzados ante la inminencia de energias baratas y renovables, incluso habrá gobiernos que se pondrán de su parte. Plantearán su propia guerra y lo harán como siempre se hace: a través de la politica.

Es por eso que los paises no se desarrollaron o prosperaron al mismo tiempo, ciertas couyunturas críticas impusieron un distinto galope en las innovaciones y ciertos gobernantes y sus castas se opusieron a los inventos que traian innovaciones importantes. El imperio otomano se opuso a la imprenta hasta bien entrado el siglo XX, el imperio austrohúngaro, se opuso a la industrialización y hasta al ferrocarril hasta que fue definitivamente derrotado.

Lo viejo se resiste a morir.

La politica es el campo de batalla de intereses económicos que casi siempre muestran su carácter de obstáculo a lo nuevo, su carácter reaccionario.

Algo que explica por qué algunos paises fracasan. Al decir de Acemoglu: fracasan porque poseen instituciones anticuadas y obsoletas, parasitarias, tiránicas o extractivas. Vale la pena listar algunas de las propiedades que ha de tener un pais para que su población progrese:

1.- Un estado centralizado que gestione la paz y el orden. Una justicia que funcione y castigue a los transgresores.

2.-La existencia de incentivos individuales.

3.- Libre comercio y sistemas de comunicación que aseguren el tránsito de mercancias e ideas.

4.-Control democrático y parlamentario de las élites politicas y económicas.

5.-División de poderes al estilo Montesquieu.

6.- Una prensa libre que no dependa de las elites económicas o políticas.

7.- Existencia de la propiedad privada que garantice la seguridad jurídica y evite el expolio por parte de las élites. Recordar que hay dos fromas de expolio, uno es el trabajo sin o con bajos salarios o forzado (servidumbre) y otro es el aumento de impuestos.

8.- Instituciones inclusivas que traten de mejorar las condiciones del pueblo y le provean de servicios suficientes para la conservación de su salud y bienestar.

9.- Enfrentar el problema de la destrucción creativa y gestionar su alcance.

10.-Garantizar la educación de calidad entre sus ciudadanos.

¿Comprendes ahora por qué la democracia no es exportable a todos los paises?

La mayor parte de países pobres ni siquiera han alcanzado el primer nivel, ese estado centralizado que suponga una superación de lo tribal, como Haiti, Agfanistán o Somalia pero hay otros paises donde si se ha conseguido este objetivo de centralización, un ejemplo es Corea del Norte, China, Rusia o Venezuela. En estos paises sin embargo las élites siguen siendo extractivas y se consolidan en el poder de forma ilicita: usualmente a través de lineas endogámicas o hereditarias como las monarquías o a través de procesos pseudodemocráticos, persecución de los disidentes y de los delitos de opinión, y por supuesto inexistencia de prensa libre.  No se trata de paises pobres (Venezuela, Nigeria o Congo podrian ser considerados paises con recursos) sino empobrecidos por élites extractivas crónicas que han logrado perpetuarse en el poder a través de asonadas, golpes de Estado o incluso a través de una democracia secuestrada.

Por último: sin incentivos individuales es imposible construir un estado próspero. Nadie va a trabajar para beneficiar a otro. Y sin las suficientes garantías juridicas nadie va a invertir en el futuro ni habrá ahorro. La amenaza de expolios, nacionalizaciones, impuestos exagerados o confiscaciones no son la mejor forma de dar seguridad a los emprendedores.

Lo normal es que en estos paises no exista innovación ni emprendimiento. Y por eso estos paises han fracasado siguiendo la terminología de Acemoglu.

Y la fórmula critica: sin educación no es posible generar una élite de personas educadas que haga progresar a su país. Simplemente le abandonan a su suerte.

Encuestas crudas y cocinadas

encuesta

Las encuestas políticas nos rodean a diario desde los medios y es posible que esto se prolongue dado que este es el año en que votaremos peligrosamente, tanto que es muy posible que el votante quede inane antes de terminar el año que es más o menos la fecha en que Rajoy tiene previsto convocar elecciones generales.

Pero las encuestas llevan trampa, la principal de ellas es que tratan de predecir (e influir) en el voto, pero en el momento es que no hay voto. Se trata de una simulación que tiene como consecuencia que lo que las encuestas dicen no es lo que sucederá el día H sino lo que las personas votarían hoy a sabiendas que es de mentirijillas.

Es bien sabido que lo que determina el voto es el bolsillo, es por eso que no hay que creerse del todo esas encuestas que dan a los partidos radicales una bolsa de votos y a veces incluso la mayoría. La gente está enfadada y con razón y la mejor forma de mostrar enfado es retirarle el voto a los grandes partidos, que son PP y PSOE y amagar con que el bipartidismo va a romperse. Pero lo cierto es que si el bipartidismo se rompe será para que emerja otro bipartidismo , eso si con caras nuevas.

Las cocinas de los que se dedican a medir ese barómetro que llamamos predicción de voto lo hacen por teléfono y después de recoger pequeñas muestras de personal hacen una traslación del voto a las comunidades. Es por eso que determinadas encuestas le dan la mayoría a Podemos, ¿pues quién va hoy a declarar que vota al PP o al PSOE? Seria inhumano.

Pero el PP y el PSOE no son simples agrupaciones de personas como Podemos o Ciudadanos, son partidos con implantación nacional, infiltrados en todos sitios, desde la prensa, los sindicatos, el mundo de la fiesta, en la administración, etc. Tienes sedes y mensajes unitarios para todo el Estado, tienen caras conocidas que se dejan ver en todos los foros y corrillos allí donde hay alguien que mire. Van a las Fallas, salen de ninots indultados o no, desfilan a los pies de la virgen, son de una cofradía o de varias, están en los palcos del fútbol y salen en procesión. En fin, tienen eso que se llama circuitería lo que significa que tienen franquicias en todos los poblados, por muy alejados que estén de la capital.

Por contra Podemos o Ciudadanos carecen tanto de circuitería como de caras conocidas. Las elecciones no se ganan en las redes sociales pues en ellas (en las redes) no están los promedios sino los efectos cola de la distribución, es decir el voto extremo. Las elecciones se ganan instalándose en el promedio de las cosas.

En cada provincia hay un abanderado o franquiciado al que no conoce nadie, carecen de sedes y no están infiltrados en ningún lado porque acaban de salir del cascarón. Y lo peor, carecen de un mensaje unitario en todo el Estado, aquí hay un iluminado y allá un mudo. No sabemos lo que piensan ni sabemos que planes tienen para el futuro, municipal o autonómico. Más claros parecen sus planes a nivel de Estado.

Prueba de ello la vamos a tener en Andalucía. El PSOE volverá a ganar a pesar de los ERES, pues Andalucía es como Grecia, una región que vive del subsidio y del «dolce fer niente«. Que no les hablen a los andaluces de innovación, esfuerzo y competitividad. El PSOE les garantiza ese estado de cosas y no habrá gran revolcón, sino tan solo una pequeña perdida de votos que irá a Podemos que engordará así hurtándole votos a  IU, que es un partido que también huele ya  a la naftalina de la casta pero sin posibilidades de repartir. Entre lo que tenemos y lo que nos darán para qué preocuparse.

El PSOE ganará en Andalucía y es posible que Ciudadanos ejerza de bisagra con los votos que logre quitarle al PP o al propio PSOE. En el peor sitio posible pues llamarse Albert en Andalucía es pecado mortal tal y como ha dicho alguien relevante por ahí. Que se lo pregunten a Roca y su invento del PRD.

Luego vienen las catalanas y un poco más tarde las autonómicas y municipales que a mi me interesan: las valencianas.

Un poco la misma idea.

El PP volverá a ganar, con Gurtel y todo, si bien es posible que suceda como en Andalucía sin mayoría absoluta. Será una derrota dulce, no catastrófica.

Las encuestas miden el estado afectivo del pueblo, en estos momentos el cabreo es nacional y bien fundamentado, pero la gente votará mirando la cartera y ya saben a estas horas que hay quien propone su expolio.

Podemos, paradójicamente ha asustado más al personal que toda la corrupción de los partidos junta. No olvidemos que España es un país sin resiliencia y es muy posible que el crecimiento que tiene a día de hoy Ciudadanos proceda de ese voto que hace unos meses decía que quería cambiar el estatu quo y ahora ha encontrado en Ciudadanos una alternativa sensata a los radicales de la coleta. Podemos le ha hecho la campaña, sin quererlo a Ciudadanos.

Que nadie se equivoque, lo primero es la cartera, los cambios pueden esperar.

La mano lenta

Eric-Clapton-Motherless-Child-162023

Está por escribir un libro que explique cual fue esa extraña constelación de razones que hicieron que en la década que va desde 1960 a 1970 hubiera tal explosión de talento musical en las islas británicas.

No sólo se trata de Beatles y Rolling Stones, sino de Moody Blues, Kinks, Who, Procol Harum, Animals, Pink Floyd, Queen, Hollies, Spencer Davis Group, Manfred Man, Cream, Blind Faith, John Mayall  and the blues breakers y un largo etcétera de figuras que desempeñaron papeles importantes bien en solitario o bien en grupo. A veces de las dos maneras.

Es verdad que los precursores se situan en el blues y el rock americanos que pertenecen a la raza negra y a su tradición esclavista, pero no es fácil explicar como fue posible que la llamada musica pop tuviera aquella concentración de artistas innovadores en una generación que o bien nació durante la guerra mundial o bien se crió en condiciones de privación durante la posguerra.

John Lennon nació en 1940, Paul Mc Cartney en 1942, Joe Cocker en 1944, Mick Jagger en 1943, Freddy Mercury en 1946.

En 1945 nacieron Eric Clapton y también Rod Stewart.

Y un detalle para los estudiosos del fenómeno: las ciudades donde nacieron estos artistas, Sheffield, Birmingham, Manchester, Londres o Liverpool son las mismas ciudades donde se desarrolló un par de siglos antes la revolución industrial.

Al parecer Eric Clapton -tal y como cuenta él mismo en sus memorias- tuvo una infancia bastante triste pues se crió sin madre (como John Lennon) pero con ciertas diferencias. Al parecer la madre de Eric le tuvo a los 16 años y nunca conoció a su verdadero padre que era un soldado canadiense casado, quizá por eso sus abuelos la hicieron pasar por su hermana. Eric se crió con su padrastro, con su abuela y su madre que creyó su hermana hasta que tuvo la suficiente sensatez para discriminar su edad.

Naturalmente esto no explica su talento para el blues, ni su pericia con la guitarra eléctrica, tampoco explica su innovación para encontrar sonidos como este:

fender

La Fender stratocaster fue la prótesis que Eric Clapton necesitaba, junto con su tendencia enamoradiza, impulsiva y adicta. Speed, heroína, cocaína y alcohol junto con analgésicos presidieron la vida de este hombre de tendencias autodestructivas y que supo sacar de su Fender y de su formación en blues -esos 12 compases que se repiten según una secuencia especial- los ingredientes necesarios para impulsar la música popular hacia la excelencia y la fusión de estilos.
Al final reconoció que la cocaína no dice siempre la verdad:

Eric Clapton le quitó la novia (Patty Boyd) a su amigo George Harrison y como amor con amor se paga, Mick Jagger le quitó a Carla Bruni, de la que entonces andaba enamoriscado. Pero en realidad todas las mujeres son la misma mujer cuando están representando a la ansiada madre que nunca tuvo. Y la tendencia a la repetición es tal que siempre terminaba eligiendo a mujeres fatales, esas que acaban siempre dejándote por otro macho alfa. Hasta con lady Diana tuvo una experiencia bastante decepcionante. No podía ser de otra manera. Eric era un coleccionista de desamor. Lo que hacia buena a su madre.

¿Quien seria Layla?:

Dos veces intentó suicidarse y no lo consiguió, quizá porque tal y como él dice, «los muertos no beben». Nunca sabremos si la muerte de su hijo cayendo de un edificio de Manhattan le reconcilió con la muerte. Lo que es seguro es que en el cielo aun lloran por él:

Al final Eric que ahora tiene 70 años se redimió junto a su actual esposa con tres hijas otoñales que más que hijas parecen nietas.

Nuestras desigualdades

desigualdad

Lo que leyeron el post anterior ya saben a estas horas que hay un hecho incontestable: las sociedades democráticas son más prósperas que las teocráticas, tiránicas o en aquellas donde el Estado no ha conseguido establecer un poder central que asegure, ley y orden.

Pero de la lectura de ese mismo post se deduce otra conclusión: la prosperidad no puede diseñarse. Significa que no sabemos cómo hacer para conseguir eliminar la pobreza, generar igualdad o cambiar el destino de algunos paises deshechos que se baten entre continuas guerras tribales, la miseria de la enfermedad y la pobreza de sus miembros, pero sabemos algunas cosas.

La primera cosa que hemos aprendido es que no se pueden imponer regímenes que han funcionado bien aqui (como la democracia liberal) en otros entornos que históricamente han estado en manos de clases politicas extractivas y donde no existen instituciones inclusivas. La democracia no es exportable y siguiendo las ideas de Acemoglu, la democracia y la prosperidad son algo contingente y provisional, es decir se puede volver atrás en cualquier momento.

Pero saber que la prosperidad es contigente no significa que no sepamos algo fundamental: Un Estado centralizado y fuerte es necesario para que emerjan otras condiciones, como la libertad, los derechos humanos, el derecho de propiedad, etc, pero un Estado centralizado no es condición suficiente. Hace falta algo más.

Es necesario que este Estado no sea extractivo sino inclusivo, es decir que reparta la riqueza entre sus ciudadanos de un modo más o menos justo. Un estado fuerte como el de Corea del Norte, como los paises árabes con petróleo, como en Rusia o en Cuba no garantiza de ninguna manera el bienestar de sus ciudadanos incluso pueden dar la impresión de cierto éxito económico como sucedió con la URSS desde 1940 hasta 1970 en que comenzó su declive.

El éxito de la URSS se debió en gran parte al trasvase de trabajadores desde una atrasada agricultura hacia la industria, pero el sistema soviético carecia de dos de las condiciones más importantes para que ese éxito fuera sostenible: no había incentivos para la excelencia en el trabajo y no había innovación. La industria soviética murió precisamente por falta de innovación y algo así le sucederá a la China actual. Limitarse a copiar diseños de otros y ofrecer al mismo tiempo una mano de obra barata para occidente asegura grandes conflictos en el futuro a la vez que no impedirá el colapso de ese pais en el corto plazo.

Las desigualdades en nuestro entorno.-

Si el lector le ha echado una ojeada a los gráficos que presiden este post habrá comprobado algo que resulta al menos paradójico: ¿Como es posible que en USA, el pais mas rico del mundo sea el más desigual? ¿Como es posible que en los paises donde más democracia, más oportunidades, más innovación y excelencia sean precisamente los que generan mayor desigualdades internas?.

Para empezar hay que decir que cierta desigualdad es necesaria para preservar esa misma innovación, el esfuerzo y el talento individuales. Las personas no somos todos iguales y aunque la igualdad es una norma moral inherente a nuestra ubicación democrática es necesario señalar que «la igualdad» es una abstracción mientras que la desigualdad es algo muy concreto a lo que podemos meterle el dedo. Dicho de otro modo, no son tolerables ciertas desigualdades radicales entre ciudadanos de una misma nación, pero la igualdad es una utopía que hay que optimizar.

Una vez dicho esto, hay que señalar un hecho sorprendente: los Estados democráticos no han dejado -solo por el hecho de ser democráticos- de ser extractivos y expoliadores, algo que hacen a través de los impuestos, las tasas, las multas, la burocracia y las ramificaciones del Estado en todo rincón de lo privado. Tenemos Estados muy intervencionistas que paradójicamente protegen algo que está prohibido y que son los monopolios más o menos camuflados.

Un Estado puede ser democrático en su apariencia y ser imperial en sus relaciones internacionales. ¿Qué hace la UE metiendo la nariz en Ucrania? ¿Tiene algo que ver el gas ruso en todo este lio? Claro, Alemania quiere extraer esa riqueza y ponerla a su disposición. ¿Es que la Merkel no sabia que tendría a Putin enfrente en esa maniobra de acercar a Ucrania a la OTAN?

Un Estado no se convierte de la noche a la mañana en democrático solo por el hecho de haber elecciones. En nuestro entorno por ejemplo lo que observamos cada vez de forma más clara es que el Estado ha sido tomado por los partidos. La llamada partitocracia le da a los partidos políticos una legitimidad que no tienen en puridad democrática. Una cosa es el Estado y otra los partidos. Los partidos son marcas, ideologías que no están ahi para quedarse, sino para dejar sitio a otros niveles de organización democrática.

En España nos hemos quedado con un sistema de gobierno anticuado, con una administración mastodóntica, unos partidos con regimenes estalinistas en su funcionamiento interno y con la paradoja de que los españoles actuales somos mucho más listos que nuestros abuelos y estamos muy bien informados. No nos merecemos los partidos ni los sindicatos, ni las organizaciones empresariales que tenemos. Todo huele a naftalina y todos los españoles nos sentimos expoliados por el recibo de la luz.

Las élites extractivas no son sólo el gobierno (los politicos) y los partidos, no son los ricos, están mucho más cerca de lo que parece: son las empresas que tienen la capacidad de negociar sus precios y sus perdidas, la banca, las multinacionales, las energéticas del IBEX, pero tambien una universidad anticuada que es en realidad una fabrica de parados con doctorados, endogámica e hipertrofiada.

descenso social

En una sociedad con tantas élites es necesario que la clase media se empobrezca engordando ese lugar que ha venido en llamarse «riesgo de pobreza o exclusión». No es sólo el paro, y la poca formación de nuestros trabajadores, es el engorde artificial de esas élites gubernamentales las que expulsan hacia abajo a los más vulnerables.

Ayer salió publicado un informe Forbes que señalaba a Amancio Ortega (el de Zara) como el tercer empresario más rico del mundo. ¿Cómo es posible que un sastre gallego haya llegado tan lejos?

En China hay mucha fuerza de trabajo a la que explotar, de modo que las instituciones democráticas de un pais no sirven para prevenir los abusos en otro. Una especie de colonialismo económico (que ahora se llama globalización) calcado del de Hernan Cortés, el imperio romano u otomano pero sin oro.

La democracia no es exportable pero el dinero no tiene patria.