Todos somos Tordesillas

misa negra

En el momento actual, la religión fundamentalista, el crimen organizado, las lealtades étnico-nacionales y las fuerzas del mercado son perfectamente capaces de eludir el control del gobierno y, en ocasiones, incluso de derrocarlo o de apropiarse de él. Los Estados están tan a merced de los aconteci­mientos como cualquier otra institución humana y, en el curso de la historia a más largo plazo, todas ellas se desmoronan. Como bien reconocía Spinoza, no hay razón para pensar que el ciclo de orden y anarquía terminará algún día (John Gray)

Este verano he leido dos libros de John Gray,  uno de sintesis, “Perros de paja” y otro de análisis “Misa negra: la religión apocalíptica y la muerte de la utopía”.

Las ideas de Gray son un poco las contrarias de Fukuyama, no hay fin de la historia sino que esta continuará mal que le pese a aquél: la democracia liberal y el capitalismo no son ni el final de la historia ni la globalización tendrá lugar, más allá de lo intereses del propio capital.

El mundo no camina hacia la globalización sino hacia la segregación, la fragmentación y el etnocentrismo radical. La democracia no se implantará universalmente, las tiranias y los Imperios seguirán existiendo y muchos paises rechazarán la democracia como ya viene sucediendo en el mundo árabe. Más concretamente, la democracia liberal tal y como la concebimos hoy -ha sido y es una buena forma de gobierno para Europa- pero esto no significa linealmente que pueda ser buena en otras culturas. La razón de este rechazo no hay que ir a buscarla en la teocracia o las tiranías sino en el hecho de que algunos paises pueden prosperar más y mejor con teocracias y con tiranías que con la democracia.

Para Gray existen dos ideas a reformular o más concretamente a rechazar: la idea de que el progreso es posible y la idea de las utopías que propone sean modificadas por una suerte de realismo politico. No era realista la politica de USA invadiendo Iraq y por el contrario se trataba de una idea de redención democrática junto a intereses petrolíferos. La democracia no puede ser exportada a parte alguna, pues no es una doctrina universalista por más que los dirigentes americanos conservadores se hayan convencido de lo contrario convirtiéndose en una especie de misioneros armados. Ni había armas de destrucción masiva, ni Sadam tenia nada que ver con Al Qaeda y el ejército estadounidense no solo hizo el ridiculo en aquella campaña sino que desató la fiebre anárquica y fundamentalista que vemos hoy. Moraleja: más vale un tirano con Estado que un tirano que aspira a tener un Estado. Y lo que se hizo en Iraq no es sólo derrocar un regimen sino destruir el Estado, de sus cenizas emergieron como de Pandora todos los males.

Gray no niega el progreso, ni el cientifico, ni el tecnológico ni la idea de que la acumulación de conocimiento pueda mejorar nuestro bienestar material o nuestra salud. Lo que Gray cuestiona es que ese “progreso” es absolutamente independiente del progreso en el sentido moral de la humanidad. La idea del perfeccionamiento humano es una utopía que procede de los subproductos mentales que nos legó el cristianismo.

Más que eso, para Gray existe una matriz arcaica, el maniqueismo, una forma de pensar que se trasladó a las religiones monoteistas y que encajó perfectamente en el cristianismo como religión a exportar, con sentido universalista. Tambien el Islam lo es y no tanto el judaismo que fue revelado por Dios a un pueblo elegido. La yihad y las misiones son instituciones que pertenecen a estas dos religiones. La nuestra, la cristiana tambien tuvo su epoca persecutoria en forma de Inquisición y procesos sumariales en torno a la fe, de modo que entre Inquisición, apostolado y yihad solo existe tiempo.

Pero el cristianismo ha tenido sin ninguna duda otras secuelas colaterales, Gray cree que tanto el bolchevismo, como el nazismo y la democracia liberal tienen su origen en la idea cristiana de que el hombre puede ser salvado, redimido y obligado si fuera necesario por la fuerza a ser feliz, el perfeccionamiento del hombre es posible aunque precisa de un apocalipsis, de un final de los tiempos, de una catástrofe universal que ponga orden en el mundo y que se prepare para la venida del Mesias.

Pues “Matar y morir dan sentido a la vida” y nosotros los humanos lo que necesitamos y anhelamos es sentido. La democracia carece de sentido para un iraquí, eso es todo.

En eso andaba pensando yo, cuando saltó en televisión la noticia de Tordesillas. Alli se dan cita todos los años ciertos militantes animalistas que velan por la salud taurina. Alli se desplazan para hacerles ver a los mozos de Tordesillas -desde una supuesta superioridad moral- que lo que hacen son animaladas y – a pedradas- tratan de convencer al personal.

Es curioso que estos fundamentalistas de los derechos de los animales utilicen la fuerza para imponer su criterio moral sin duda a unas fiestas con un claro sabor ancestral y etnocéntrico y que tienen -para los habitantes de Tordesillas toda la legitimidad del mundo. “No pasarán dicen, nosotros somos de aqui y ellos forasteros”. Toda la razón tienen, los del toro. ¿Quienes son esos animalistas para tratar de imponerles su voluntad a los de aqui?

Eso mismo hizo Bush. El estaba persuadido como buen maniqueo que el eje del Mal debia ser derrotado, el Bien se impondría aun de forma apocaliptica, a pedradas como en Tordesillas.

Imponer la democracia liberal a paises que no quieren ser democráticos es tan erróneo como imponer a los de Tordesillas una vision moral que no es la suya, sino la de los animalistas.

Pues la moral no se puede imponer, de lo contrario ya no es moral sino yihad.

Y yo qué quieren que les diga, a mi Tordesillas me da igual, prefiero las tradiciones de mi pueblo,

34 comentarios en “Todos somos Tordesillas

  1. “¿Quienes son esos animalistas para tratar de imponerles su voluntad a los de aquí?”

    Son los/unos esbirros del nuevo mesías, amigo mío. Pero tal vez, aún sin saberlo. ¿Subconsciente, inconsciente, paraconsciente o conscientemente? Lo de “aún sin saberlo” claro.

  2. Hola Paco, soy un seguidor del blog carmesí y de neurociencia neurocultura desde hace buen tiempo, no sé si me recuerdas… Bueno, voy al grano ¿Has oído de Carlos Reynoso? Me recuerda mucho a Bunge y a mi tocayo en la UNMSM, ambos “aficionados” de la más desalmada metonimia y enemigos jurados de la ambigüedad… Me sentiría encantado de que le des una hojeada a este artículo, al menos a los 5 primeros párrafos o en todo caso donde Reynoso discierne sobre los principios de inteligibilidad de Morin … Gracias de antemano Francisco; Buenos días http://txtantropologia.files.wordpress.com/2007/10/carlos-reynoso-edgar-morin-y-la-complejidad-2007.pdf

  3. “¿Quienes son esos animalistas para tratar de imponerles su voluntad a los de aqui?”
    – ¿Quiénes son esos mozos de Tordesillas para imponerles su voluntad a los animales?”

    En ambos casos se trata de imposiciones al estilo yihad, tanto de los animalistas que imponen su visión a los mozos de Tordesillas, como de los mozos de Tordesillas que imponen sus abusos a los animales. Cada actividad humana es una yihad maniqueísta, separada y clasificada solo por el tiempo, como aclara Paco al referirse a inquisición, apostolado o yihad.

  4. La letra con sangre entra, o el fin justifica los medios, siempre el sufrimiento en aras de un supuesto bien. Desde pequeños nos dicen que la vida es dolor.

    Según los sufistas hemos tenido 124 mil profetas.
    Ninguno de ellos dejó ningún escrito, ni mucho menos fundó ninguna religión. Las religiones son mitologías, sistemas de creencias o culturas que han creado y posteriormente modificado sus mal llamados seguidores. Estos pseudoseguidores han sido quienes, traicionando los profetas, avatares o iluminados, han adulterado y degenerado las diferentes experiencias convergentes, dispersándolas en un abanico que conforma todas las religiones, culturas y sistemas políticos a ellas asociadas que existen en la actualidad.

    “Los clérigos y los teólogos han recibido las llaves del conocimiento,
    pero las han escondido ”
    Palabras de Jesús el Cristo según el Evangelio apócrifo de Santo Tomás
    (Códice II de Nag Hammadi ) V.30

    Efectivamente la moral no se puede imponer, salvo en la escuela, de lo contrario ya no es moral sino yihad.

    Nuestra cultura judeo-cristiana viene imponiendo su moral al mundo, tanto a través de la escuela como de la yihad, desde hace 2014 años.

    “Nuestro trabajo es dar a la gente, no lo que ellos quieren,
    sino lo que decidimos que deben tener. ”
    Richard Salento, ex presidente de CBS News, Bill Clinton: Amigo o Enemigo

    En catalán se dice: “a cada terra sa guerra”, literalmente: “a cada tierra su guerra”. Viene a significar “a cada cual lo suyo”, es decir el principio de no intervención.

    Por lo que a mi respecta, y a pesar de todo lo dicho, no puedo ser neutral y Tordesillas no me da igual. Me sumo al campo de pensamiento de los animalistas para conseguir, algún día, una masa crítica que evite el sufrimiento del inocente y noble animal.

  5. No, no son imposiciones similares, una es una tradición local todo lo bárbara que quieras pero que no trata de imponerse a nadie, la otra si es una cuestión moral, la de los animalistas. No pertenecen al mismo nivel de valor.

  6. Especie Suicida, ¿por casualidad tu respuesta es para mí? Pues extraña que repliques, con tu segundo entrecomillado, al primero, que no es mío…, sino del propio autor del ‘post’, al que más abajo le das la razón.

  7. Como todo, el nivel de valor es relativo.
    Ciertamente los animalistas tratamos de expandir nuestra moral de manera universal, algunos llegando incluso, desgraciadamente, a intentos de imposición violenta.
    Algunos habitantes de Tordesillas, también imponen su moral, de manera sádica y letal, al indefenso toro.
    La diferencia esta entre imponer algo a los animales o a los humanos, entre tener una moral antropocéntrica o biocéntrica. Ciertamente ambas no están en el mismo nivel de valor pues la biocéntrica es más general que la antropocéntrica, que es el resultado de nuestras creencias judeo-cristianas que nos encumbran a ser los amos de la creación.

  8. El toro de Tordesillas no tiene nada que ver con el cristianismo, se trata de un rito ancestral, precristiano y catartico, nada que ver con la moral. Sin embargo “los derechos de los animales” si es una suposición moral y tu mismo lo dices cuando afrimas que:
    “los animalistas tratamos de expandir nuestra moral de manera universal, algunos llegando incluso, desgraciadamente, a intentos de imposición violenta”.
    Y eso si que es un subproducto de la idea cristiana de redención: “les salvaremos aunque no quieran”.

    Un consejo sin acritud: yo respeto todas las creencias porque se que casi todas las creencias son irracionales pero deberias formarte mejor para poder asi argumentar con calidad. Para debatir ideas hay que saber manejar argumentos y conocer un poco la historia de las ideas.

  9. Veo que andas malhumorado. Este muchacho ha contestado a tu acotación de que ambas “imposiciones no suceden en mismo nivel de valor integrando tu idea a la suya, rodeándola, reconociendo su lógica en vez de simplemente cerrarse. Y eso es admirable. No te excedas en crueldad con él. Ahora, no voy discutir lo anterior, planteo discutir lo que sigue. Como bien señalas, los mozos de Tordesillas no imponen su visión y sentir de las cosas a “nadie”, pero si se las imponen a un sujeto. Su malentendido está, puedo ver, en qué sobrentienden es un sujeto. Para Paco los toros no son “alguien” y de suceder que un sapiens destripe uno mientras expresa en su rostro cada vez más (algo que consensuariamos llamar) placer con cada gemido del animal, supongo que para él (y esto una inferencia a partir de dicha afirmación) de dicho sapiens, bajo ninguna circunstancia, podríamos afirmar que goza con el sufrimiento de un otro. Lamento que hayas reaccionado mandando al muchacho a pulir su capacidad argumentativa en vez de invitarlo a reflexionar sobre qué entendemos por un otro. Tradición o no sigue vigente mi reflexión, y aunque lo niegues si hay relación entre ambas imposiciones pues articular una analogía es una posibilidad abierta que depende de lo que se desee ver y de un terreno fértil para eso que aquí se halla presente. Y si esto último no basta, haré aun más explícito que la posibilidad de asociar ambos sucesos estuvo desde antes que intervenga allí: Yo acabo de articular una reflexión sobre qué/quién es un/el otro.

  10. Pues tampoco estoy de acuerdo contigo Sergio y no estoy malhumorado. Veras, el toro no es un sujeto, ni se le puede tratar como tal, ni representa la otredad o la alteridad. Yo no niego nada simplemente doy una opinión muy bien formada de lo que es y no es moral y lo que es o no es “mito”.
    Por otra parte no veo donde está la crueldad trato de ser pedagógico y enseñar a los que quieran aprender.

  11. Evidentemente se trata de un rito arcaico probablemente procedente de las cacerías de los uros, pero disiento en la opinión, y pienso que si tiene que ver con la moral, cada cultura tiene su moral, y toda actuación también, pues moral es un intangible perteneciente o relativo a las acciones o caracteres de las personas, desde el punto de vista de la bondad o malicia.
    Mi punto de vista es simplemente el de equipar a todos los seres. No creo que podamos considerarnos superiores al virus del ébola ni a las bacterias de nuestro tubo digestivo capaces de hacer variar nuestro estado de ánimo; y por ende tampoco superiores a un toro. Quizás no sean nadie, pero sus efectos sobre el medio son indiscutibles.
    Si son sujetos o no, es una cuestión semántica, lo que esta claro es que son seres. Y si, para mi, cualquier ser tiene exactamente los mismos derechos que cualquier humano. Es en este punto donde soy crítico con nuestra moral antropológica de seres superiores y su procedencia religiosa. Por una simple regla de tres, si somos superiores a los animales, también ciertas culturas pueden ser superiores a otras y por ello, para “redimirlas” deben ser democratizadas. Quizás sea para ejercer esta noble función “quasi divina” que tenemos a la OTAN para machacar a diestro y siniestro a cualquier país no alineado con la moral occidental.
    Acepto, como no puede ser de otro modo, mis orígenes culturales, como también acepto mi ignorancia y mis disonancias cognitivas. Para bien o para mal soy humano.
    A pesar de todo ello, afortunadamente con los humanos, a veces, se puede dialogar sin llegar necesariamente a un acuerdo.
    Gracias por los consejos, estoy en ello.

  12. Iré por partes. Dije “malhumorado” porque lo mandaste a aprender clases de lógica y no reconociste, al menos por lo que veo en tus palabras, su esfuerzo por aprender que ya estaba allí y su habilidad para salvar tu contrargumento haciendo explícito que en lo que diferían era en considerar qué es un sujeto. Ahora, el toro no es un “otro” en el sentido de un “semejante” a nosotros, los sapiens. Pero es un otro indudablemente porque puede evidenciar acorde a nuestro entendimiento más primario complaciencia o sufrimiento, si bien no es capaz de juzgar porque no posee juicio ni volición humanas, es capaz de expresar que no “disfruta” ese sádico espectáculo. Y recalco: sádico espectáculo, porque ¿dudarías que sufre? ¿dudarías que cuando moviliza su cuerpo lejos de las lanzas está evitando un sufrimiento? Yo no diré que “su” sufrimiento “es” humano pero es “un” sufrimiento” lo suficentemente humano para que existan sapiens que identifiquen éste y ejerzan empatía. Por tanto: Yo escogería desmenuzar el concepto de otro: un “otro” iría desde un “semejante” hasta alguien con capacidad de sufrir pero no de ejercer juicio. Es decir, existiría un “otro” específico a partir de una demanda de uno específica; un “otro”, claro está, como teorización ya que a fin de cuentas ¿un down por tener limitado el juicio podria ser catalagado como “sujeto” según tu criterio sólo por tener ADN humano a sabiendas que INTRÍNSECAMENTE como en el caso del toro, tiene limitaciones a la hora de abstraer, razonar, juzgar y decidir? ¿un ciego de nacimiento por no saber qué es ver tiene sentido catalogarlo como humano a sabiendas que no posee una habilidad genérica y característica a los sapiens? Como ves, el concepto “sujeto” que tú planteas no existe, yo en tú lugar y a la luz de lo que señalo sería más precavido y hablaría de “semejantes” como un círculo incluído dentro de uno más grande como “otro”. Espero haberte posibilitado a refelxionar siquiera un poco, porque al igual que tú, mi semejante, pero quizás a diferencia de otros sujetos presentes aquí, sé que es entablar una discusión donde no caben ganadores ni perderos sino sólo ganancias que se traducen en aprendizaje y retroalimentación mutuas. Atte Sergio del valle, 23 años, estudiante de sociología en UNMSM Lima, Perú, Suramérica.

  13. Tus argumentos carecen de solidez Sergio, el toro no es un sujeto y ya. Por la misma razón los pollos tambien sufren cuando los matamos para comernoslos y qué decir de los fetos abortados. ¿Sufre un feto?. Hay que optar por el mal menor. Pero siguiendo con mi intención de ayudaros a comprender qué es eso de la moral dejaré más abajo la opinión de Jonathan Haidt y su libro “La mente virtuosa”, uno de los que más saben de moral.
    La moral evolucionó para controlar la conducta de los demás y no la nuestra (es por eso que los animalistas apedrean a los de Tordesillas) y contrariamente a lo que la gente cree, la moral no es un codigo fijo de reglas inamovibles, sino que existe una fluctuación entre conductas morales y conductas naturales. Ciertas cosas se moralizan y otras se naturalizan segun la época y la cultura. Lo importante es caer en la cuenta de que una conducta que hoy entendemos como moral (como por ejemplo la prohibición de la esclavitud) no es moral en todas las épocas y culturas sino que sufre vaivenes y no hay nada que impida pensar en que en nuestra cultura no vuelva a darse esta conducta. La moral fluctua y lo que hoy nos parece inadmisible, mañana peude sufrir un proceso de naturalización y verse normal.
    Aqui en este post tienes algunos ejemplos de conductas otrora morales y naturalizadas y al revés.
    http://pacotraver.wordpress.com/2012/11/27/dilemas-de-la-moral-y-ii/

    Por tanto la causa animalista es una “moralización” arbitraria de nuestra cultura y no hay ni habrá nunca consenso sobre la misma. Simplemente habrá toros en Tordesillas y otros que lanzan pedradas contra los mozos defendiendo -eso si- a los toros.

  14. “La moral fluctua y lo que hoy nos parece inadmisible, mañana peude sufrir un proceso de naturalización y verse normal”.

    Y lo que hoy nos parece “normal”, en un pasado no lo fue. Por eso es tan complejo definir qué es perversión, y por eso hizo aguas por todas partes la “estructura perversa” del psicoanálisis. Para Freud era “perversa” toda conducta sexual que no estuviese encaminada a la procreación. Mucha resonancia bíblica y no poca intuición “natural” tuvo ahí el Maestro. Poco más tarde, Lacan -una especie de psicoanalista integral (algo así como Röhm respecto a Hitler en su ideología)- sostuvo que la “perversión” es inherente a la conducta sexual humana; o sea, que, de algún modo, todos somos perversos. Y puede que hasta tuviese razón. Digo ‘puede’ porque la moral se atiene a modas metamórficas (= cambios y renaceres) y se esgrime por intereses de dominio y subyugación. Al menos, la moral pública o colectiva. La privada (o catacúmbica) pertenece a un ámbito muy restringido. Sucede también que los más acérrimos defensores de la “moral” -de “su” moral- suelen ser muy religiosos o nada religiosos. Los extremos se tocan, y saltan chispas -a veces, vuelan piedras. En toda moral (y también en las religiones, me refiero a las occidentales) impera la idea de redención. Redimir significa en lo etimológico (< re(d) + emere) 'comprar de nuevo' o 'volver a comprar'. Justo lo que hace todo redentor: puja por comprar para su causa a quien ya tenía dueño.

  15. Hay otro fenómeno muy curioso, en esto del “animalismo”. Me pregunto ¿cuantos animalistas de esos que defienden los toros (o cualquier oro animal) son en realidad pro-abortistas?. Seria interesante hacer una investigación sobre eso. Mi hipótesis (sin verificar) es que habria una amplia sinergia entre ambas creencias o dicho de otra manera, los que moralizan la cuestión animal naturalizan (desmoralizan) la cuestión del aborto.

  16. Desde el punto de vista de un observador antrópico, los humanos siempre seremos sujetos y superiores, sin embargo hay muchísimas otras maneras de observación posibles, tantos como tiempos, multiversos, seres o cosas y morales a ellos asociadas.
    Pienso que la incidencia sobre otro sujeto, ser, o lo que sea, con ánimo de matarlo; solo es admisible bajo la necesidad de alimentación, quizás también como entrenamiento (probablemente los inicios rituales de Tordesillas), como hacen los felinos; pero nunca para redimirlo (la excusa democrática), ni como juego lúdico.
    El ritual cristiano de bendición de la mesa, no es otra cosa que la adaptación de los ancestrales ritos paganos de agradecimiento a los seres que se dejaban cazar y morían para pasar a formar parte del “otro”, el cazador.
    Por lo que el aborto se refiere, que quieren que les diga, que cada madre siga su moral. Por mi parte me parece bien en caso de riesgo para la madre o el hijo, aunque claro, esto siempre es relativo.
    Hablando, a veces, la gente se entiende, o se tolera; pero las pedradas suelen ser una certeza de más pedradas, de modo que quizás no sea malo ir olvidando algunas entrañables tradiciones como puedan ser la lapidación o el toro de Tordesillas.

  17. Hablas de que carecen de solidez como quien lanza una piedra y se va corriendo. Si algo de lo que dije es falto de solidez, pues precísalo y refútalo, o en todo caso ten valor para decir que no deseas hacer esto porque “careces de tiempo” o cualquier otra cosa. Y otra cosa, no insultes mi inteligencia con frases como: “(Los toros) NO SON SUJETOS Y YA” Porque sabes perfectamente bien que eso es exactamente un ejemplo de “argumento que carece de solidez”. Punto aparte el hecho de que nuestra vivencia de ver cosas buenas y malas tenga sentido sólo en el marco de ser seres que suplen la falta de instinto con directrices basadas en una matriz cultural. OH DIOS MÍO, soy sociólogo, ESO YA LO SÉ y lo entiendo pero de todas formas gracias por explicitarlo.

  18. La concepción antropocéntrica de que los humanos somos superiores a los demás seres, o de que solamente nosotros somos sujetos y las demás formas de existencia son objetos, no puede ser adjudicada al cristianismo, es mucho más antigua y proviene de los instintivos temores humanos en la competencia por sobrevivir frente a las demás especies o formas de vida, y en el caso de Tordesillas, la tradición no deja de ser una imposición por muy antigua que sea, pues si bien las costumbres culturales de cada grupo humano se generan en un determinado momento de la historia y según condiciones de esa época, no estamos refiriéndonos a un tiempo inerte o estático, sino un tiempo que transcurre, por ende, esas costumbres están sujetas a revisión según el momento en el que se practican y no según el momento en el que fueron generadas. La moral tampoco es rígida, es flexible y va cambiando según el transcurso del tiempo, o según las condiciones dadas en cada época. No es lo mismo la moral actual a la moral victoriana, en incluso varía según el lugar, es decir que, la moral está sujeta a las variables de tiempo y espacio. Por tanto, el nivel de valor moral de una determinada actividad humana, está mutando constantemente; es obtuso pensar que la imposición que ejercen los animalistas hacia los participantes de Tordesillas, y la imposición que ejercen los participantes de Tordesillas hacia los animales, no pertenecen al mismo nivel de valor, como si estos niveles de valor fuesen estables e inertes. Proponer que “el toro no es un sujeto y ya”, sí que carece de solidez y demuestra abundancia de ostracismo mental y moral por parte de Paco, equivale a creer que Paco es un sujeto “porque sí lo es”.

    Los “derechos de los animales” no provienen de la idea cristiana de redención, sino del vacío legal que se produjo ante el abuso que se ejerció durante siglos contra las especies animales no humanas, pues no nos corresponde ni salvarlos, ni abusarlos contra su voluntad, que son dos visiones morales extremas respecto a ellos; entonces, los derechos para los animales vienen a poner un punto medio, entre el abuso total y la salvación total de esas especies, ante la hegemonía de la visión antropocéntrica.

    Un excelente aporte el de sergiodelvalle18, respecto al planteamiento de especificar lo que comprendemos por “alguien” y por “algo”, desde el punto de vista de cómo comprendemos a los demás seres/organismos vivos, y qué los hace ser alguien o no ser alguien. Un libro que recomiendo al respecto, especialmente para Paco, es “Repensar la vida y la muerte” de Peter Singer, además la siguiente entrevista al mismo autor: http://www.alcoberro.info/pdf/singer4.pdfPaco es importante aprender antes de enseñar, y si aún no estudiaste la obra de la ética práctica o ética aplicada de Singer, no puedes pretender enseñar tu visión personal de lo que es o no es moral.

    También epicoach se acerca mucho con sus aportes a esta moral actualizada y se distancia de la moral estancada y obsoleta que propone Paco (comprensible por la época que le tocó vivir), respecto a la visión de los demás animales.

  19. Interesante articulo (y links) para iniciarse sobre la inteligencia de la naturaleza, así como la metacognición, la conciencia, e incluso la moral de nuestros diversos acompañantes sobre la Tierra.
    Para reflexionar a cerca de nuestro antropocentrismo (que la Biblia plasmó por escrito) y nuestra relación con lo no humano, a pesar de que a algunos pueda parecerles absurdo e incluso aberrante.

    http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/ciencia_consciousuniverse486.htm

  20. Veo que la palabra “antropocentrismo” es un nuevo insulto diluido detrás de alguna máscara. He leído el articulo que me propones y qué te voy a decir? Pues ya sabemos que en todo cerebro hay una mente detrás, hasta en nuestras tripas hay cierto tipo de mente. Hasta los arboles tienen cierto tipo de mente, claro.
    Sabemos que la consciencia no es algo único en nuestra especie pero lo que si sabemos es que tenemos una consciencia con mas prestaciones que cualquier otra, por ejemplo tenemos una conciencia recursiva cosa que no tiene ninguna otra especie.
    Pero tengan o no tengan consciencia no es un argumento que oponer a lo que estamos aqui debatiendo, que no es otra cosa sino la idea de que lo que hacen en Tordesillas o en cualquier otro pueblo en sus fiestas es o no moral. Si la moral incluye a esas tradiciones y por tanto deberían “prohibirse” por inmorales. Eso es lo que estábamos debatiendo.
    Lo cierto es que nosotros somos los que les tenemos a ellos en corrales y no ellos a nosotros como en el planeta de los simios.

  21. De ninguna manera es un insulto, es sencillamente una posición de observación equivalente al especieísmo o especismo.
    Tener primero en cuenta a los seres humanos que sufren es una muestra natural de nuestro pensamiento “especieísta” que discrimina a un ser vivo por el sólo hecho de pertenecer a una determinada especie.
    Supone que todo lo relativo a los humanos es más importante que lo relativo a los animales, porque así lo decidimos.

    Aunque no es exactamente lo mismo, tiene muchos paralelismos con la esclavitud de los negros o los derechos de la mujer. Existe un grupo que tiene el poder sobre el otro, y usa este poder para aprovecharse de él, a la vez que desarrolla una ideología para justificar su supremacía.
    Afortunadamente nuestra humanización empieza a superar estos dos aspectos, y es por ello que vislumbramos ya una humanización trans-humanista no especista, incluso holística.

    En este sentido lo de Tordesillas es lo de menos, puesto que efectivamente lo importante es si la moral incluye a esas tradiciones y por tanto deberían “prohibirse” por inmorales. Eso si es lo que estábamos debatiendo. Y por extensión también si otras tradiciones como la lapidación, el esclavismo, la discriminación de la mujer, el derecho de conquista, etc., que son aun plenamente vigentes en ciertas culturas, también deberían abandonarse.

    Ciertamente, un grupo tiene a otro en corrales y no ellos a nosotros. Esto también sigue pasando con los esclavos y las mujeres. Pero que sea tradicional no deja de ser de dudosa moral, al menos desde nuestra acomodada perspectiva occidental.

  22. Bueno, lo de antropocéntrico como insulto era una broma ya se que no es un insulto. Pero en lo que no nos pondremos de acuerdo es en qué significar “antropocentrico” y si eso es malo (o inmoral) en lo que estamos hablando. Me parece entender que si yo soy antropocéntrico tu eres vitalo-céntrico, es decir alguien que piensa que toda manifestación de Vida tiene el mismo valor. Huelo a creacionismo, pues esa idea es opuesta a la idea evolutiva de que la vida va escalando posiciones hasta llegar a la elevación que entendemos como consciencia humana. Y efectivamente yo soy de los que piensa que nosotros los humanos somos la cúspide de la pirámide que llamamos evolución. O dicho de otra manera: no todas las formas de vida son iguales. Yo prefiero mi modo de vivir que la del virus del Ebola, la verdad.
    Y me parece atisbar cierta contradicción en tu argumento: ¿No es antropocéntrico medir nuestro trato con el resto de animales con la misma vara que usamos para medir los actos entre humanos? ¿Es lo mismo esclavizar a alguien que tener un pollo en el corral?

  23. Si aceptamos la RAE, el antropocentrismo es la teoría filosófica que sitúa al hombre como centro del universo. Yo estoy de acuerdo en la definición pero no en la filosofía.
    Sobre si es malo o inmoral, depende. En principio, nunca me liaría a pedradas con los de Tordesillas, pero quizás intervendría mediante el dialogo para intercambiar perspectivas.
    Mas que vitalo-céntrico estoy alineado con la ecología profunda de Arne Naess en la filosofía de dar un valor intrínseco equivalente a lo que sea, independientemente de si lo consideramos vivo o no.
    Por lo que se refiere al creacionismo, pienso que el principio físico subyacente de la organización adaptativa de la disipación conducida es el que lleva al origen y evolución de la vida, tal como muestra la nueva física de la vida de Jeremy England. Después, la evolución hace su curso, aunque creo muy posible, en lo que a los humanos respecta, una intervención, tipo OGM, para modificar homínidos en homos por parte de seres tecnológicamente superiores a nosotros. Lo que nosotros estamos haciendo ahora, otros pueden haberlo hecho o creado antes con nosotros. Por esto no puedo considerarme en la cúspide, además siempre será relativa, sino simplemente una parte del todo.
    Efectivamente no todas las formas de vida son iguales, pero de eso a afirmar que nuestro varemo es el absoluto va un trecho; como todo, depende.
    Reconozco mis contradicciones, soy humano, y como tal no puedo escapar de la observación antropocéntrica, pero el pensamiento recursivo me permite imaginar supuestos filosóficos teóricos, o al menos eso quiero creer.
    Sobre los esclavos y los pollos debo reconocer, aunque me pese, que aunque filosóficamente y teóricamente debería ser lo mismo, pienso que antes intentaría liberar un esclavo para después comernos conjuntamente un pollo.

  24. Si, España otra vez dividida por los perristas y los politicos. Pero la verdad de este asunto es técnica, o los perros son un vector de contagio o no lo son. Alguien deberia contestar a esta pregunta que es por cierto la que nadie hace.

  25. Sí, claro. Ahora bien, de los cuarenta y tantos millones de españoles, ¿cuántos millones siguen la bandera del Perrismo y cuántos millones son los secuaces del Politicismo? Otra pregunta que nadie responde. Adivínelo Vargas.

  26. Dejando a parte la consideración de lo inhumano que ha sido el sacrificio de Excalibur, la mascota de una persona enferma, científicamente se ha perdido la posibilidad de desarrollar un estudio capaz de salvar muchas vidas.

    Eric Leroy, director general del Centro Internacional de Investigaciones Médicas de Franceville, en Gabón, quien fuera el principal autor del único estudio sobre la exposición de los perros al virus, que se realizó en aquel país como consecuencia de un brote en humanos entre 2001 y 2002, manifestó a el País estas palabras antes de que se supiera que el inocente perro había sido sacrificado:

    “Al perro de Madrid hay que aislarlo, hacerle un seguimiento, estudiar sus parámetros biológicos, ver si está infectado y averiguar si excreta virus. Es muy interesante desde el punto de vista científico, no sirve para nada matarlo”

    Sin embargo “la marca España” ha actuado de nuevo con su tradicional empecinamiento y sabiduría, y sin hacerle prueba alguna, ha eliminado al inocente can.

    Un paso más de la ineptitud de quienes nos dirigen al abismo:

    El tratamiento de la crisis del Ébola carece de toda lógica y profesionalidad. Un caso confirmado en España

    Según la leyenda artúrica galesa, “Excalibur” significa “cortar el acero”, ojalá el sacrificio de Excalibur sirva para cortar el acero de la España rancia.

    Gloria a Excalibur

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s