¿Es saludable el sexo?

Los terroristas suicidas existen por la ausencia de sexo fácil en sus sociedades (Miller y Kanazawa).

sexooral

Una de las razones por las que me hice psiquiatra fue a consecuencia de un regalo. Un regalo que me hizo mi amigo del alma cuando entonces. Me refiero a aquella adolescencia atormentada que cruzamos los chicos del baby boom.

Tendría yo unos catorce años cuando mi “alma gemela” me regaló “Introducción al psicoanálisis” de Sigmund Freud.

Le pregunté a mi amigo de qué iba eso del psicoanálisis y quién era Sigmund Freud. Me lo explicó, y aunque él solo tenia un año más que yo y andaba un curso por encima de mi parecía mucho más informado que yo sobre el asunto que habían dado en clase de religión. Naturalmente él iba a un colegio privado y yo a un Instituto publico, para que luego digan.

Nosotros, los publicos no sabíamos nada de Freud ni de sexo a pesar de que teníamos las mismas pulsiones que los privados (o quizá más) por aquello de la ignorancia, la masturbación compulsiva y la penitencia a base de padrenuestros como único remedio a nuestra concupiscencia como se decía entonces.

La explicación que me dió mi amigo fue definitiva:

– “Freud dice que todo lo malo que pasa en el mundo es culpa del sexo. De que no follamos lo suficiente”.

Yo tenia fuertes evidencias de tal idea que ya habia considerado para mis adentros, de manera que decidí desde entonces aprenderme de memoria a Freud y tomé, creo que en aquel momento, la decisión mas importante de mi vida, sería psiquiatra.

Más tarde leí el “tocho” regalado de Alianza Editorial sin entender mucho lo que leía, la verdad. Pero aquella evidencia sobre el origen sexual de los malestares del hombre quedó  en mi mente como un poso de saber que la vida puso a prueba hasta hoy en que vuelvo a plantearme esta cuestión, aquí en este post.

Lo cierto es que en estas ideas sobre los beneficios o perjuicios del sexo es conveniente -como siempre en ciencia- hacerse la pregunta correcta. Por ejemplo, una pregunta incorrecta seria ésta ¿Cura el sexo alguna enfermedad? No es baladí hacer esta apreciación porque la idea que tuvimos durante algún tiempo los muchachos de cuando entonces fue que el sexo curaba las neurosis, aplicando la máxima de Freud de forma ingenua podríamos decir que si la “represión sexual” provocaba las neurosis, lo lógico es pensar que el sexo libre podría “curarla”.

Y la verdad del asunto es que la cosa no funciona así porque las causas por las que enfermamos no son las opuestas por las que recobramos la salud.

Y la otra verdad sobre el asunto es que el sexo libre no existe y no existe porque los intereses sexuales de hombres y mujeres van por distintos lados, es imposible un socialismo sexual para hombres y mujeres. En un post anterior que titulé “¿Les gusta el sexo a las mujeres?” ya conté parte de la historia.

Lo que falta por contar en esta historia es que las sociedades “libres” desde el punto de vista sexual generan muchas desigualdades en las oportunidades sexuales, algo de lo que ya hablé aqui y sobre lo que no voy a volver a insistir para no cansar al lector.

Volviendo a las buenas preguntas he de aclarar que la que inicia este post puede contestarse con un “Si” condicional. Si, el sexo es tan saludable como caminar, dormir bien, tener una buena alimentación (suficiente, variada y completa), un trabajo que nos guste, etc, pero esta recomendación no vale para todo el mundo. Así hay personas para las que el sexo es un engorro que tratan de evitar, son los hiposexuales. Hay personas que, por lo que sea, no extraen beneficios de placer en el sexo, por la misma razón que no a todo el mundo le gusta comer, dormir o hacer ejercicio. En estas personas forzarlas a practicar sexo seria poco saludable y la castidad es la mejor opción. Lo interesante de esta cuestión es que la mayor representación de esta última opción está en las mujeres menopáusicas.

De manera que no podemos afirmar que el sexo sea una práctica saludable (en el sentido de saludable que aplicamos a los omega-3) Lo que es seguro es que la privación de sexo es fatal. ¿Pero para todos? ¿Qué patologías emergen con la privación de sexo? ¿Es suficiente la deprivación por sí misma para causar alteraciones mentales o es necesario algo más?

No cabe ninguna duda de que el nivel de violencia de un sociedad cualquiera, incluyendo el terrorismo con legitimación religiosa, la violencia sexual y la pederastia están relacionadas con la deprivación sexual. Claro que la deprivación por si misma necesita algo más, un “disparador” y ese disparador procede del hecho de existir al lado una constante publicidad sexual que hace aumentar las expectativas, aun las irrazonables de una constante y posible orgía. La convivencia de deprivación sexual y levantamiento de la represión sexual es más dañina para la salud mental de las personas que la represión sexual pura y dura. No es de extrañar que algunas religiones imaginen el paraíso como una constante fiesta con fácil acceso a huríes siempre dispuestas.

Porque lo cierto es que por muy “abierta” sexualmente que esté una sociedad, las oportunidades no aumentan para usted si no es usted un macho alfa (el Brad Pitt look). Es por eso que sabemos hoy que las sociedades más abiertas son en el fondo muy desiguales. Aqui hablé precisamente de ese curioso fenómeno.

Y lo cierto de la cuestión es que tanto los hombres como las mujeres de nuestra especie somos polígamos (Miller y Kanazawa) pero las ventajas que extraemos hombres y mujeres de nuestros emparejamientos son bien distintos, las mujeres extraen mas ventajas de la poligamia (siempre y cuando no haya descendencia y si la hay sigue dando ventaja por la diversificación genética) pero los hombres extraemos más ventajas de la monogamia. Y es por eso que para un hombre vivir solo es un factor de riesgo para casi todo y para la mujer lo que es un factor de riesgo y sobrecarga es el matrimonio.

De manera que contestar a la pregunta que encabeza este post es complicado. la mejor respuesta es “depende”.

¿De qué depende?

Depende de su edad, de su sexo, de sus recursos y de si es usted una persona atractiva o un pesado. Depende de si le compensa el esfuerzo y los recursos. Y si es usted hombre seguro que le compensa pero si es usted mujer….

Es mucho más saludable y seguro caminar.

El articulo de Roberto Colom, sobre sexo y violencia:

http://robertocolom.blogspot.com.es/2014/07/pasemos-la-accion-mas-sexo-y-menos.html

El articulo de Miller y Kanazawa (10 verdades politicamente incorrectas):

http://www.psychologytoday.com/articles/200706/ten-politically-incorrect-truths-about-human-nature

6 comentarios en “¿Es saludable el sexo?

  1. Interesante artículo. Creo que todos hemos llegado a pensar lo mismo en algún momento respecto a la relación maldad en el mundo y la falta de sexo.

    Lo que no me cuadra es lo que dices al final: las mujeres extraen más ventajas de la poligamia y los hombres menos. Siempre había pensado lo contrario. ¿A qué se debe esto?

    Un saludo

  2. Todo depende de si eres un macho-hembra cotizado o no. En términos generales la mejor estrategia de diversificación de genes es la poliginia (tanto en hombres como en mujeres), eso es lo que hacen los/las que pueden. Fíjate en los guapos, se casan se divorcian y vuelven a casarse con otro/a más cotizado. El resto de la humanidad, los beta nos conformamos con la monogamia y algunas incursiones extra-conyugales, tanto en hombres como en mujeres, aunque en realidad nuestra vocación es la misma que en los alfas: la variedad.
    En los hombres sin embargo la monogamia es muy protectora, siendo neutral en la mujer. Y también viene mediada por la edad, las mujeres de mas de 50 años carecen de interés sexual y es por ello que hay muchas mujeres mayores viviendo solas y bien adaptadas, algo que para un hombre es letal.
    Por lo tanto la mejor estrategia para un hombre es “tocar y salir”, o lo que e slo msimo “tocar la citara pero vigilar la olla”.

  3. “Y lo cierto de la cuestión es que tanto los hombres como las mujeres de nuestra especie somos polígamos (Miller y Kanazawa) pero las ventajas que extraemos hombres y mujeres de nuestros emparejamientos son bien distintos, las mujeres extraen mas ventajas de la poligamia (siempre y cuando no haya descendencia y si la hay sigue dando ventaja por la diversificación genética) pero los hombres extraemos más ventajas de la monogamia”

    La asignación de esfuerzo para el apareamiento poligámico durante la historia evolutiva de los hombres debería ser dependiente de su capacidad para satisfacer las preferencias de pareja a corto plazo/sexual de las mujeres.

    Y las preferencias poligámicas de las mujeres, a su vez, deben haber sido influenciadas por la selección sexual para genes optimos y otras variables ecológicas. Por lo tanto, la tendencia de los hombres a participar en el apareamiento múltiple sexual a corto plazo debe ser una función directa de su aptitud genética, mientras que la propensión de los hombres a invertir en relaciones individuales monogámicas, exclusivas a largo plazo, debería ser inversamente relacionada con su aptitud genética.

  4. ¿Qué características tiene un macho alfa? ¿Un macho beta con un rango elevado en el ámbito económico e intelectual puede tener el mismo éxito que un macho alfa en crisis financiera y sin acervo cultural?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s