¿Podremos?

APP2000120688592

Lenin si pudo

Dicen que esa división entre izquierda y derecha políticas fue un invento de la Asamblea francesa y un poco arbitrario por aquello que los que están a mi izquierda son partidarios de la República y los que están a mi derecha (los nobles y el clero) son partidarios del rey. Lo cierto es que esta clasificación se presta a muchos equívocos y falsificaciones históricas, si bien todo el mundo estará de acuerdo en una cuestión: las izquierdas son más simpáticas que las derechas, tanto es así que a algunos partidos y movimientos ciudadanos de corte izquierdista e inspiración anarquista se les da el nombre de extrema derecha o simplemente antisistema un poco por no ensuciar el mito de la izquierda buena.

Un poco por pereza, por la pereza de pensar.

Es algo que podemos haber visto recientemente con este asunto de las elecciones europeas, la victoria de la extrema derecha en Francia ha sido calificada por todo el mundo como un desastre, como un peligro, algo asi como si esa victoria anunciara guerras y desastres, un poco como el moro Muza agitaba nuestras mentes infantiles cuando no éramos buenos del todo. Personalmente no consigo ver donde está el peligro de que gobierne un partido u otro si al fin y a la postre todo el mundo sabe que el mundo no lo gobiernan los politicos sino el dinero.

Pero lo peor no es usar a la señora Le Pen como sustituto de otros temores más próximos (nunca entenderé el horror y el odio a los judíos) sino que no entiendo por qué el frente Nacional es un partido de extrema derecha si -como todo el mundo sabe- tanto Hitler como Mussolini habían sido en origen socialistas o sea de izquierdas.

Del mismo modo dicen que «Podemos» es un partido de extrema izquierda, cuando en realidad el fenómeno le Pen y el fenómeno Pablo Iglesias son fenómenos parecidos y tienen poco que ver con estas distinciones escolásticas derecha-izquierda, se trata más bien de fenómenos relacionados con el hartazgo y con el culto a una imagen concreta: la gente se ha cansado de los partidos convencionales y se ha cansado con razón. No se ha cansado de la corrupción por sí misma sino del mal reparto que se hace de la corrupción, es por eso que en Andalucía han vuelto a dar el apoyo al viejo PSOE. Algo que ha encumbrado a una tal Susana que ni siquiera se presentaba a estas elecciones y que va a recoger los frutos de un éxito que se le cuelga a ella un poco por la pereza de buscar un líder mejor. Y es que las lecturas que de los procesos hacen estos politicólogos orgánicos es deplorable. Si alguien cree que esa Susana puede ilusionar a alguien está dormido o sueña.

El que si ilusiona es Pablo Iglesias, un demagogo, si. Pero un demagogo que dice verdades incuestionables. Susana le dura a este medio round y el PSOE se la va a jugar si no se aclara pronto ese lío de la sucesión de Rubalcaba. El PSOE debería aprender algo de Iglesias: los líderes no se eligen en Congresos, se imponen con una jugada maestra como Felipe Gonzalez se impuso en una reunión de amiguetes en Francia, cuando Franco aun vivía.

Todo esto de «Podemos»a a mi me parece una obra de ingeniería política, una especie de experimento social que acabará como todos los experimentos sociales, muy mal o muy bien según se mire. No por comunistas recalcitrantes hay que rechazarlo, pues eso es precisamente la democracia, ese lugar donde cualquier idea se admite si no va envuelta en los aceros de la violencia. Si la mayoría española quiere ser comunista pues que les voten  y los demás nos adaptaremos o nos exiliaremos, ya se verá. Ahora bien, «del dicho al hecho hay mucho trecho», y la simpatía y las buenas ideas hay que ligarlas luego en la realidad con el mundo exterior, más concretamente hay que proyectarlas en un escenario concreto: Europa. Ese es nuestro escenario, y una sociedad liberal y capitalista donde el dinero va a seguir haciendo de las suyas, unas bien y la mayoría mal. Pero no parece que en el mundo haya ninguna alternativa a esto del dinero, al menos de momento y hasta que no se imponga el bitcoin.

En realidad lo de Pablo Iglesias es teoría comunista pura y dura. Un poco lo mismo que hizo Lenin cuando se puso al frente de la revolución rusa. ¿Es que creen ustedes que Lenin estaba en Rusia cuando la revolución de Octubre?. Nada de eso, estaba en Suiza estudiando todos los modelos revolucionarios que habían existido en el mundo, andaba escribiendo algo así como una tesis. Se puso al frente de la revuelta cuando ya se había iniciado: sabía que sin un liderazgo claro y un objetivo, las revoluciones se transforman pronto en asonadas pues cada cual hace la revolución por una cosa bien distinta. Del mismo modo Iglesias que es profesor de ciencia política de la Complutense emergió precisamente a raíz del descontento social provocado por la crisis económica, pero necesitaba un movimiento y este movimiento fue el 15-M, la llamada spanish-revolution de la que hablé aquí. Ahora aquel movimiento ciertamente simpático y algo ingenuo ya tiene líderes. Y ha perdido la ingenuidad.

Y no crean ustedes que estos líderes son cualquier cosa o que están locos y no saben de qué hablan. No. Aqui en este articulo pueden ustedes leer sus curriculums en corto y ver la estructura de este nuevo partido. Todos se han abalanzado contra ellos, lo que demuestra la debilidad del sistema que les teme. Personalmente creo que los partidos tradicionales tienen los días contados y los tienen porque carecen de ese espíritu critico que Iglesias demuestra en su discurso. Otra cosa sería una sociedad gobernada por estas personas pues todo el mundo sabe que este tipo de regímenes solo pueden mantenerse por la fuerza y es por eso que se les llama totalitarios.

Nada es nuevo bajo el sol, y ya sabemos como acaban estas experiencias revolucionarias aun por las urnas (Hitler mismo llegó al poder de forma democrática) lo que a mi me parece interesante y de alguna manera fascinante es la deriva que van a acometer los partidos que Iglesias denomina «La casta». ¿Que harán? de momento no parece que hayan entendido nada y algunos como el PP se han vuelto sordos y ciegos.

Del mismo modo que no puede entenderse el ascenso de Hitler al poder sin conocerlos entresijos de la república de Weimar, tampoco entenderemos el ascenso de grupos de extrema izquierda o derecha sin entender el divorcio que existe en las sociedades europeas entre los discursos de sus clases dirigentes y los ciudadanos. Y no parece que eso vaya a cambiar. De modo que le auguro a «Podemos» un futuro político excelente, ya veremos que hacen cuando chupen nómina.

Vean, vean.Es muy ilusionante la verdad mientras se mete con los políticos profesionales y sus prebendas, ¿pero qué haremos cuando se meta con nosotros?

 

El sexo tántrico explicado a un machista o a una mujer liberada

durga

Estoy seguro de que todos ustedes saben de qué hablo cuando hablo de copular, es eso tan divertido y que tantos recursos de nuestra vida nos consume. Pero lo que es seguro que ustedes no sepan es que el orgasmo no es obligado. En resumen el orgasmo está sobrevalorado, tanto como el voto de las europeas.

El tantrismo es una de las múltiples tradiciones esotéricas que usan el deseo y la actividad erótica y sexual para la realización personal. La vía sexual se utiliza no tanto para perfeccionarla en plan gimnástico sino para trascenderla.

Este verbo «trascender» es un verbo muy usado pero poco comprendido. Trascender es ir más allá de algo, hacer sutil lo grosero, espiritualizar lo material. Convertir lo denso en leve y aéreo; si estamos hablando de sexo, trascender el sexo sería algo así como alcanzar un plano de definición que borre las diferencias entre los individuos, que supere los antagonismos y los opuestos.

Y no hay nada tan opuesto como los sexos: masculino y femenino son pues opuestos y es por eso que se complementan entre si, se atraen como un imán, uno tiene lo que al otro le falta por así decir, no sólo en el plano genital sino en el cerebro y en lo arquetípico. Y no cabe duda de que la actividad sexual es una forma de superar estos opuestos, de situarse en un plano donde esos opuestos han desaparecido. Claro que esto no es nada fácil pues el sólo hecho de copular no liquida los opuestos sólo los pone en contacto. Saltar por encima de ellos -trascenderlos- no está al alcance de todo el mundo.

De lo que se trata es de llevar la cópula a un lugar de sutileza espiritual. El sexo tántrico no es una clase práctica de sexología donde se enseña a las personas a «disfrutar de su cuerpo», a través de una técnica concreta sino más bien enseñarles a prescindir del cuerpo usando el cuerpo como borrador.

Ahora es el momento de entrar en acción, y hacerlo con un mantra, algo que se repite hasta el paroxismo y que nunca es lo mismo, de ahí su cualidad casi hipnótica. El lector como ejercicio deberá seguir leyendo este post con este mantra de fondo.

Y ahora que has puesto en marcha el video ya podemos entrar en materia:

Y lo primero que has de saber es que el sexo tiene varios niveles de definición (como casi todo), así hay un sexo muy cercano a la animalidad donde reproducción, dominio y la indiferenciación entre amor y odio pueden solaparse. Después hay un sexo convencional, donde de lo que se trata es de llegar al orgasmo, si es posible en pareja, es un sexo tecnificado, mecánico, casi, casi, calcado de nuestras expectativas con respecto al placer: algo muy relacionado con las prestaciones de un electrodoméstico cualquiera, una pareja que nos guste, una pareja nueva de vez en cuando, una pareja que se acople a nuestras necesidades, etc. Por último hay una sexualidad sagrada, lo que los clásicos han llamado la hierogamia, una sexualidad espiritualizada donde lo que se busca no es el placer en sí mismo sino la fusión.

La fusión es ese más allá que antes llamé trascendencia, ese lugar donde ya no hay macho ni hembra, hombre o mujer, masculino o femenino. En ese momento, apenas un instante el Yo se disuelve y lo que aparece es una Unidad que con orgasmo o sin él provoca un enorme deleite, el deleite de lo inconmensurable. La eternidad en una brizna de hierba de la que hablaba Whitman.

Pues todo, incluso lo más grosero puede llegar a ser sutil, lo que es lo mismo que decir que el deseo sexual puede convertirse en aire, en un tipo de información tan leve que puede resultar en abducción.

Hay una iniciación tántrica para hombres (machistas) y otra para mujeres liberadas. Ambos se caracterizan por la gestión que hacen de la igualdad de oportunidades, los hombres creen que todas las mujeres están locas por su esperma y las mujeres creen que sin clítoris no hay paraíso. Ambos están equivocados, aquí puedes leer unas recomendaciones si eres mujer y aquí otras recomendaciones si eres hombre. Pero esto no es más que el libro gordo de Petete, un manual de práctica. Ninguna práctica tiene resultados sin una buena teoría que la acompañe y la abarque en todo su despliegue de sensaciones, es necesario comprender si bien no es necesario comprender en todas las etapas del mismo modo. En realidad si no somos capaces de encontrarle un sentido místico al sexo es porque no sabemos que tal cosa es posible, lo cierto es que no forma parte de nuestras expectativas racionales y es por eso que de aparecer algunos fenómenos sutiles durante el mismo, nuestro cerebro va a descartarlo por no encontrarles sentido. Nuestro cerebro está especializado en encontrar sentido a la realidad sensorial y el sentido que está acostumbrado a encontrar es el placer.

Pero el placer tiene un problema, apenas ha empezado a manifestarse se autodestruye, se disipa en el orgasmo. Es posible afirmar que nuestra sexualidad está condicionada a este bucle: excitación-orgasmo y periodo refractario. Esto es así en los hombres claro, no siempre es así en las mujeres que pueden tener sucesivos orgasmos o no tenerlos en absoluto sin que el placer disminuya por esta razón o entren en un periodo refractario. El problema es el hombre y ese condicionamiento es el que nos lleva instintivamente a una serie de movimientos coordinados que tienen como finalidad el orgasmo y la eyaculación. La evolución ha conspirado contra el hombre para que todo se consume en la eyaculación, momento en el cual el placer termina y la pasión se desvanece.

De lo que se trata pues -según algunas técnicas conductuales- es de retrasar todo lo posible el momento del orgasmo masculino. Y todo lo que he visto en Internet se basa en esta teoría mecánica y materialista de la hidráulica pasión de los machos. Aquí te cojo y aquí te mato. Esta es la mayor sofisticación que puedes encontrar en tu pareja si es demasiado joven y aun no ha sido iniciado en los misterios tántricos de sexo metafísico. Y ese retraso se puede llevar a cabo de muchas formas, la más importante y frecuentada es la respiración, la otra la inmovilidad, la tercera y la que más exige de la pareja femenina (que ha de estar iniciada) es facilitar sus orgasmos (tantos como pueda) antes de que el falo se venga abajo. Las mujeres primero.

Sobre la iniciación de la mujer existen textos esótericos muy interesantes, yo he leído algunos de ellos, sobre todo el que preside más abajo la bibliografía. De todas las ideas que he leído hay algunas que considero interesantes y que me propongo compartir aquí. Por ejemplo, las mujeres no saben que la desnudez femenina es algo sagrado, algo que por sí mismo no debe banalizarse, algo que debe ser dosificado y expuesto sólo en determinadas ocasiones. Una mujer no debe mostrarse desnuda salvo si su desnudez forma parte de su proceso de iniciación, para combatir su pudor. Algunas mujeres lo intuyen y se resisten a mostrarse desnudas incluso con sus amantes o maridos, suele decirse que es una inhibición neurótica. Puede serlo pero también  tiene su interpretación sagrada, el misterio, puesto que la mujer no tiene sexualidad sino que es la sexualidad.

Pocas personas saben que ser algo no es lo mismo que poseer algo, es por eso que los hombres necesitamos poseer algo precisamente porque no somos nada. Es por eso que los hombres (machistas) creen que la mujer es una posesión suya, cuando en realidad es al contrario, son ellos los poseídos, no por una mujer en concreto sino por el arquetipo femenino. La puissance a la femme.

Durga es según la tradición hindú el arquetipo femenino, esa diosa que tiene tantas piernas y brazos cuando aun no se ha escindido en las múltiples formas que la femineidad contiene. Fundamentalmente tres: la semilla, Perséfone o la doncella, la espiga o Demeter (la madre) y el grano, Hecuba, Selene o la anciana sabia. Antes de tomar forma la femineidad sagrada, Durga o en las tradiciones mediterráneas la Gran madre, es la matriz que contiene completas todas las formas que posteriormente se constelarán en una mujer cualquiera, es un equivalente -en el Tarot- de la Fuerza, el arcano más poderoso y que compite en poder con otros arcanos de la virilidad como el Emperador o el Mago. Y la Fuerza de lo femenino procede del hecho de que no tiene más remedio que volver, en forma de semilla, espiga o grano siempre vuelve. De esa matriz proceden todas las mujeres que usted conoce y cada una según su edad o sus vicisitudes personales encarna un arquetipo u otro, pero todos están potencialmente entre sus recursos. En este sentido para el hinduismo Shakti es la energía o fuerza de Shiva y está encarnado en su esposa.

El poder de la mujer procede pues de su capacidad camaleónica que es lo mismo que Baumeister ha llamado la plasticidad erótica de la mujer, en cada mujer hay una Afrodita (diosa del placer), una madre (Demeter diosa de la maternidad), una Perséfone o doncella ingenua y una Hécate o anciana sabia pero también malévola o diabólica. La plasticidad de la mujer es algo que recientemente ha sido explorado por algunos psicólogos aunque era algo ya conocido por la filosofía perenne. Significa que una mujer aun sin instrucción alguna puede ser iniciada si es joven y aun su sexualidad no ha coagulado en una forma sexual cualesquiera. Aun así, señala Baumeister que esa plasticidad erótica para adaptarse a los gustos eróticos de sus parejas se mantendrá activa durante toda su vida, siempre y cuando los otros arquetipos no ejerzan demasiado influjo sobre los anteriores. Todo el mundo sabe que el principal enemigo de Afrodita es Demeter: la maternidad suele imponerse a la sexualidad, algo que todos los hombres que tenemos hijos sabemos por experiencia. Una transfiguración sucede en la mujer cuando tiene hijos y es por eso que en algunas doctrinas esotéricas no admiten mujeres con hijos, del mismo modo sucede en las religiones monoteístas: el voto de castidad de los religiosos no es sólo por evitar emparejamientos contra la comunidad religiosa, sino sobre todo para que no haya hijos ni tampoco ese nepotismo que llamamos herencias si atendemos al plano material.

La mejor forma de iniciar a una mujer en los misterios tántricos es elegir a alguien cuya sexualidad no haya tomado forma. Más difícil resulta encontrar un maestro varón que en cualquier caso habrá de ser reclutado entre los de mayor edad, aquellos en que la pasión carnal haya disminuido por el efecto del vigor físico.

Lo interesante de esta iniciación es que no es necesario el contacto físico, por ejemplo Santa Teresa (si, la de Avila) era una iniciada y no sostuvo relaciones sexuales con ningún hombre o al menos no está documentado. Ella nos habla de su iniciación entre sus obras que podeís ver en este post. Santa Teresa habla de su «engolfamiento»inicial y lo describe con una serie de imágenes sexuales calcadas de las relaciones reales entre hombre y mujer.

La relación física en cualquier caso no es un objetivo en sí misma tal y como nosotros nos hemos acostumbrado a sentirla. El iniciado no copula solo por alcanzar un determinado deleite físico, sino para ese más allá donde sentirá que su Yo se desvanece en ese misterio que es la Unidad a la que nuestra consciencia aspira desde que adquirimos el pensamiento dual y autorecursivo. Un anhelo permanente.

El engolfamiento es necesario para la iniciada y adquirir consciencia de esa fuerza que anida en su femineidad arquetípica, parte de ese engolfamiento lo podemos encontrar en la imagenería del Kamasutra, aunque este libro no sea ni de lejos una exposición de posturas más o menos pornográficas que es lo que a nuestros dias nos llega de su divulgación y vulgarización. es necesario saber que yoga es yugo y no hay yugo sin acción y sin posturas (asanas). La exploración de todas las formas posibles de «postureo» sexual es más una exploración metafísica que una variante renovada por la rutina. Ninguna rutina puede ser removida si no se modifica el objetivo.

Cuando se renuncia -sin renunciar simplemente dejándose fluir- al placer puramente profano y mecánico de los cuerpos, sucede algo realmente asombroso: lo que sucede es que el hombre es Shakti y la mujer es Shiva, los roles sexuales son intercambiables y es entonces cuando la fusión sucede y al suceder trasciende al modo genital de tal modo que el orgasmo ya no es una urgencia, ha dejado de ser un objetivo y se convierte en parte de la liturgia amorosa.

Pero el amor solo no basta es necesaria la entrega y la asunción por parte del macho de su virilidad sagrada, esa que retiene y no malgasta el esperma.

La mujer debe dejar de considerarse un sujeto sexual y convertirse en el Objeto sexual, la Durga.

Bibliografía.

R. Baumeister: gender and erotic plasticity 2004.

Pagina web sobre la obra maestra de Julius Evola: La metafisica del sexo

Capitulo de las practicas sexuales tántricas y su peligro de Julius Evola.

Rêverie: más allá del pezón

bebe

La palabra francesa rêverie puede traducirse como «ensoñación», en realidad se trata de un estado inusual de la conciencia que podemos observar en las madres que amamantan a sus bebés, aunque no solo en ellas, es muy posible que lo que Freud llamara «atención flotante» sea otra variante de la rêverie.

La mayor parte de las personas -exceptuando a los tertulianos de la TV- escuchamos a nuestros interlocutores cuando dialogamos, pero lo cierto es que les escuchamos más para saber qué contestar que para entender lo que nos quieren decir. Esta actitud está reservada para los psicoanalistas, esos que escuchan a sus pacientes «sin tiempo y sin deseo» al decir de Bion.

Los hermeneutas del lenguaje: los que creen que las palabras no sólo describen la realidad mental sino que además ocultan alguna otra cosa, casi siempre de signo contrario a lo que se dice. Es por eso que existen los lapsus y que nos hagamos un lío entre lo que quisimos decir y lo que sale por nuestra boca.

A mi siempre me ha llamado la atención desde mi tierna infancia que las mujeres que amamantan niños sostengan la mirada del bebé. Lo cierto es que para comer no hace falta mantener contacto visual. ¿Pero entonces por qué lo hacen de forma espontánea tanto madre como bebé? ¿Como saben ellas que hay que mantener la mirada?¿Y cómo lo sabe el bebé?

Lo cierto es que no lo saben, simplemente lo hacen, lo que significa que existe un registro fósil en nuestra mente que ha heredado ciertas condiciones del apego que todos los mamíferos traemos de serie y lo hemos enlazado a la mirada, cosa que ningun animal hace pues ningún animal sabe que tiene ojos. Parece ser que sólo nosotros intuimos que en la mirada hay algo que contacta más allá del pezón o la propia leche.

En realidad la rêverie es un concepto psicoanalítico descrito por W. Bion y que consiste en un estado especial de conciencia que hace que la mamá sepa cuales son las necesidades de su bebé. Es esa especial habilidad que tienen (casi) todas las madres ( y pocos padres) para adivinar si el bebé, tiene hambre, sueño, está simplemente aburrido o tiene dolor de tripa. Un diagnóstico diferencial dificil de llevar a cabo con una persona que no habla y que además se avenga a poner remedio a través de ese conocimiento intuitivo con los eruptos reglamentarios, la cremita en el culito o cualquier otra intervención en crisis.

Aunque en realidad la rêverie no es solo esta intuición, este saber las necesidades del bebé sino algo que va más allá: la rêverie es una cura, un tratamiento de urgencia, un cuidado paliativo, algo que la madre lleva a cabo para mitigar el dolor o aportar consuelo a alguna emoción displacentera.

Los niños solo emiten sus quejas de una forma: lloran pero no todos los llantos son iguales. Hay llantos de pena, de rabia y otros de dolor. Y emiten sonidos bien distintos, no me pregunten como se discriminan esos sonidos pero las madres (algunas) si saben hacerlo. Y entonces decimos que la madre ha ejercido su rêverie.

Que no es exactamente dar de comer al hambriento o de beber al sediento sino aportarle al bebé una especie de sincronía de alivio a su sufrimiento y que deja una marca que llamamos «confianza básica».

Un sufrimiento que tiene ciertas caracteristicas diferenciales con los de los adultos, nosotros sabemos de qué sufrimos cuando sufrimos y le podemos poner nombre, etiquetas y marcajes. El problema del bebé es que viene de serie cableado para quejarse de una forma analógica, pues sus emociones son preverbales y aun no tienen esa capacidad de echar mano del símbolo (la palabra) para alejarse del determinismo puro. ¿Cómo sentirá un bebé el hambre?

Es seguro que no la sentirá en el estómago como nosotros sino de un modo difuso, un malestar sin nombre.

Con todo se podria resumir esta cuestión con una idea fundamental: consiste en hacer de espejo. Pues es el espejo la condición del alivio, el saber que alguien te ve y te toca con la mirada. Pues eso es la mirada: una forma de tocar, es por eso que algunos niños rechazan el contacto visual, pues no debe haber nada peor que no ser reconocido por la madre. Algo asi debe sucederles:

 

magritte

Nada peor que una madre que nos da la espalda,

 

La tolerancia indiferente

La tolerancia es hija del fanatismo (Jose Carlos Aguirre)

 

¿Hubiera ganado Conxita sin barba?

Confieso con un cierto rubor que hace años que veo el programa de Eurovisión y lo confieso por parecerme un programa en cierta forma abyecto, que muestra a las claras ese proyecto fallido que llamamos Europa y que por alguna razón desconocida para mí incluye desde Portugal hasta Azerbayán. Pero lo cierto es que desde que existe twitter me resulta muy divertido gracias a los comentarios siempre sustanciosos y en clave de humor que dictan los tuiteros y que piensan como yo que ese programa no tiene ni pies ni cabeza.

En realidad debería llamarse Politik realvision, pues en él lo que se ventila son las alianzas entre países en una especie de salmodia de voto, donde de tan predecibles no deja de resultar cómico que hasta el locutor de turno adivine para quien van a ser esos twelve points que tanta gracia nos hacia cuando lo decían en francés. Ahora parece que hasta los rusos se han pasado al inglés. Los rusos esos muchachos tan vocacionalmente europeos.De manera que el concurso es una farsa, un politiqueo de tan inocente y mentiroso que hasta podemos adivinar por donde van a ir los engaños.

Lo cierto es que este año ha habido un cambio en el chip habitual: las canciones han subido un poco el nivel y las baladas le han ganado la partida a los números circenses y los daneses han hecho una puesta en escena muy vistosa, aunque yo sigo echando de menos al maestro Ibarbia y al triunvirato de La-la-la.

Pero al margen de este comentario, ni pizca de patriotismo, no me gustan nada ni las canciones ni los cantantes que mandamos a Eurovision desde hace algunos años. Lo cierto es que no merecen ganar, es como si nuestro país quisiera evitar a toda costa el gasto que debe representar para una televisión publica la organización de este evento.

wurst_real1__455x225

Dicho lo cual les contaré una anécdota a propósito de un tuit que mandé la noche de autos, se trataba del siguiente:

Era una mujer en un cuerpo de hombre que quería ser mujer pero con barba y sin tetas. ¿Hay quién de más?

Y hubo quien se lo tomó a mal, seguramente alguna persona que no ha leído «El amante lesbiano» de Jose Luis Sampedro o que no sabe que el deseo humano muestra pliegues y repliegues en una especie de regresión infinita que como en el caso de Conxita -ganadora del concurso- podemos entrever hasta el paroxismo. Pues se trata de un hombre que aparece travestido de mujer, pero no hormonado y con barba. O lo peor siendo socialdemócrata: no haber leído a Foucault cuando habla de «la diseminación de las identidades fugitivas» como eje de torsión de la alienación. Lo que quiere decir Foucault es que si cualquier cosa es elegible entonces estamos más alienados que nunca porque -según él- el poder se vale de esta estratagema, la de la libre elección de cualquier cosa, en lugar de optar por la represión, puesto que el espanto hace la misma función que la repulsión fisica.

Pero si cuento todo esto es para hablar de algo que suscitó aquel comentarista que me acusó de intolerante. Me puse a pensar qué es la tolerancia y sobre todo, ¿somos los europeos tolerantes?

La verdad es que el éxito de la primadonna Conxita parece señalar en esa dirección: votar una cosa tan fea -me refiero a su estética- porque Tom (el verdadero nombre de Conxita es en realidad un tio muy guapo), ¿pero para qué vestirse de mujer con una barba adosada?¿Qué es lo que reivindica ser hombre o mujer? ¿Acaso reivindica el mito del Andrógino?

No deja de ser curioso que en una Europa cercenada por la falta de niños que son los que sostendrán en el futuro las pensiones de sus abuelos se homenajee al Andrógino. Europa con esa elección demuestra su decidida voluntad de extinguirse, pues lo cierto es que como dijo otro tuitero:

«Austría ha ganado por los pelos»

Dicho de otra forma: yo soy muy tolerante por las razones que más abajo esgrimiré, pero baste con decir ahora que ser tolerante tiene costes y que legitimar todos los goces (otra vez Foucault) tiene costes para la salud mental de la población general y atenta contra el crecimiento demográfico que una sociedad vigorosa y laboriosa debe sostener con un mínimo de sentido común si es que queremos mantener eso que se llama Estado del bienestar. Ser tolerante es bastante fácil a mi entender porque se enrosca en una experiencia muy europea: la indiferencia con el otro. Ser tolerante es una manera de negar que unas cosas tienen más valor que otras y que no todas son aceptables al menos estéticamente.

Personalmente me tienen sin cuidado los gustos de Conxita, aunque ya sabemos que son bastante feos y aunque se que hay otros tipos de intolerancia beligerante que persigue homosexuales o apedrea mujeres infieles, lo cierto es que mi tolerancia está mas cerca de la indiferencia que del rechazo. Y más cercana a una escala de valores que a la indiferencia sobre todo cuando hablamos de ideas.

Y como siempre suelo hacer he pedido consejo a mi filósofo de cabecera Jose Carlos Aguirre para que ilumine mi ignorancia sobre el tema. ¿Por qué es bueno ser tolerante? ¿Hay que ser tolerante con todo tipo de conductas? ¿Votar a Conxita demuestra tolerancia o sin sentido?. Para Jose Carlos Aguirre el concepto de tolerancia:

Tiene su origen en el pleito católico-protestante en su mutua incapacidad para reconocerse. Ya que no nos podemos reconocer en nuestras diferencias nos toleramos… Leibniz es uno de los grandes críticos de la tolerancia precisamente por que aspiraba a un mutuo reconocimiento entre católicos y protestantes desde una reflexion teológica inclusiva que validara a ambos. Todavía recuerdo las magníficas clases de Quintín Racionero poniendo a caldo la idea de tolerancia por cercenar la posibilidad del reconocimiento del otro en una perspectiva de valor común y capaz de dar cuenta de las diferencias.

La postura de Leibniz era que de lo que se trataba no era de contentarse con la ruptura de la cristiandad festejando los cachos rotos. De lo que se trataría es de desplegar una hermenéutica que fuera capaz de acoger ambos a un logos común capaz de integrar las diferencias.

Leibniz creo que daba en el clavo. La tolerancia hace imposible la afirmación de valor común capaz de reconocer la alteridad. En realidad la eterna cuestión de lo uno y lo múltiple. La tolerancia es hija del fanatismo. Un fanatismo que se decanta por una pragmática de convivencia ante el hecho rotundo de que el otro está ahí y no va a desparecer. La cuestión es que por eso mismo en la tolerancia no hay civilitas o espacio común ni una afirmación positiva de la diferencia. Leibniz no bromeaba cuando consideraba la ruptura y la fragmentación de la civilización en Europa como la gran debacle histórica de la modernidad.

Efectivamente, una sociedad enhebrada a partir de la tolerancia es una sociedad en la que no hay capacidad para afirmar nada.

Ni siquiera el reconocimiento del otro.

De aquellos lodos estas galernas…

Malestares en la conciencia perruna

Bichon_Habanero_2566

¿Fue su ancestro un lobo?

 

Está bien establecido que los perros que nos acompañan en nuestras urbanitas soledades, -esos que llamamos mascotas- tienen todos un ancestro común, que fue un lobo, de la que el perro (canis lupus) es una subespecie, algo bastante contraintuitivo si contemplamos a ese peluche de más arriba. De los lobos heredaron los perros actuales esa tendencia al gregarismo, a la jerarquía, a la lealtad a la manada que los diferencia profundamente de las otras «mascotas» de compañía, como los gatos, independientes y solitarios.

No cabe ninguna duda de que los perros se han aclimatado perfectamente a la compañía humana y lo han hecho porque socialmente son muy parecidos a nosotros en su organización social. Pero no siempre fue así, lobo y hombre no se han llevado siempre bien, puesto que están en juego conflictos de intereses, fundamentalmente intereses ganaderos. Hombres y lobos compiten por las mismas ovejas.

O dicho de otra manera compartimos con ellos un mismo ecosistema, lo que explicaría ese miedo ancestral que les tenemos y los continuos exterminios de los mismos, hasta el punto de que hoy -incluso protegida- es una especie amenazada de extinción, al menos en la península ibérica.

Es por eso, que somos vecinos, que el lobo pudo domesticarse. Probablemente el primer lobo domesticado fue un lobo hipofóbico, un ejemplar que tuvo poco miedo del hombre y con el que acabó llevándose bien. Recuerdo ahora a «Calcetines» el perro de «Bailando con lobos» que hasta que es asesinado intenta un acercamiento al teniente Dunbar, la única compañía de la que pudo gozar hasta encontrar novia.

En la domesticación de los lobos sin embargo tuvo mucho que ver el hecho de modificar sus costumbres alimentarias: los lobos son carnívoros, pero los perros actuales han desarrollado tolerancia al almidón, una especie de efecto Baldwin en los perros. Como es sabido nosotros los humanos también nos adaptamos a la leche después de hacernos sedentarios y acabamos desarrollando un enzima: la lactasa, ampliamente distribuida por toda la población mundial, es un ejemplo de como el medio ambiente puede modificar las instrucciones genéticas que nos vienen de serie. Los perros cambiaron en su constante interacción con los humanos, no sólo por selección artificial (como el toro de lidia) sino también por selección natural y por su contacto casi continuo con nuestra especie, que tomó su olfato, su instinto cazador, su capacidad de aprendizaje, su sociabilidad y su territorialidad como elementos en donde nos ha prestado enormes servicios.

Pero en todo perro coexiste una conciencia de lobo, una conciencia que en cualquier caso se encuentra subsumida en su conciencia más actual de perro. Ambas conciencias se solapan.

Como en nosotros.

Lo interesante de los perros actuales es que han desarrollado enfermedades muy parecidas a las nuestras y que además están inducidas por sus propios dueños, asi veo en la wikipedia que:

Los trastornos de la conducta canina se clasifican en tres tipos: 1) patologías del desarrollo, 2) sociopatías —relacionadas con el ambiente y su jauría humana o animal—, 3) comportamientos disfuncionales que alteran la conducta normal, y que se ajustan para hacer frente a una situación cotidiana (fobia). Según la tesis de zoopsiquiatría desarrollada por Patrick Pageat:

  • Agresiones de tipo jerárquicas, territorial/maternal, por miedo, irritación, predatorias y redirigida.
  • Destructivas, orina/defecaciones indeseadas, ansiedades, miedos y fobias (a la pirotecnia, por ejemplo),
  • Trastornos compulsivos y estereotipias (persecución de cola, autolamido).
  • Trastornos alimentarios y dípsicos (anorexia/bulimia, potomanía).
  • Trastornos sexuales (hípersexualidad, pseudogestación), depresión de involución.

Cabe señalar también que muchas de las malas costumbres caninas son la muestra de comportamientos desarrollados por razones tales como: falta de actividad —como puede ser caminatas o deportes caninos—, ausencia de socialización, disciplina, entrenamiento o educación irresponsable por parte de los propios dueños.

Dicho de otra manera si los perros desarrollan enfermedades tan similares a las nuestras es porque nosotros sus dueños no estamos a la altura de las circunstancias para serlo. Somos malos amos y ellos claro, se resienten puesto que los perros han sido cableados para obedecer y seguir al jerarca de su manada -dando incluso su vida por él-  y que proyectan en su dueño. Dicho de otra forma: los perros que conocemos hoy, esos que viven en pisos de ciudad, que no tienen oportunidad de correr y desgastar su energía, que no se socializan con otros perros, están tan neuróticos como nosotros, solo que nosotros no tenemos a quien echarle las culpas de nuestra neurosis.

El caso es que esta neurotización no tiene nada que ver con sus genes ni con su conciencia ancestral que de vez en cuando puede irrumpir en determinadas ocasiones en forma de agresividad o de ataque a su propia familia humana. Los perros están cableados para morder del mismo modo que estan cableados para orinar las farolas (en realidad marcar su territorio). Aunque vivan en una ciudad y sigan meando las farolas y ahora marcar el territorio ya no les sirva de mucho, lo cierto es que esta conducta les seria muy útil si volvieran a su entorno natural. Allí tampoco lo tendrían fácil para reproducirse pero lo cierto es que aquí viviendo con nosotros les tenemos bien castrados, bien físicamente o bien condenándoles a una vida monacal.

Pero lo cierto es que ellos aguantan tan bien la castidad impuesta como nosotros. Al fin y al cabo la neurotización de los humanos procede sin ninguna duda de las coerciones que la sexualidad ha sufrido a lo largo de la historia humana. Bien por una razón o bien por otra el sexo ha estado mal visto socialmente y hasta se han inventado religiones para condenarlo y constreñirlo. Nosotros les hemos inculcado a nuestras mascotas esta manía tambien, e incluso les castramos para que no tengan el celo, sobre todo a ellas porque ensucian. ¿Cómo no van a estar neuróticos  y pasarse el dia lloriqueando?

La conciencia de perro se ha impuesto a la conciencia de lobo y aunque esta irrumpa a veces con una conducta «psicótica», la verdad es que los perros han seguido en su conciencia una direccción muy parecida a la humana: Su conciencia ancestral ha sido opacada por una conciencia «civilizada» y es ésta conciencia civilizada la que -a su vez- obtura la satisfacción corporal.

Y lo obturado siempre vuelve.

Nota.- La zoopsiquiatria es la disciplina que se ocupa del estudio de la conducta animal en condiciones no naturales o de domesticación mientras que la etología es el estudio de esa conducta en condiciones naturales.