Maldito patriarcado

amor.de_.familia.mujeres

Nótese que en esta fotografía titulada “amor de familia” contiene las claves para entender como el patriarcado ha socavado los cimientos de la civilización

La libertad consiste en socavar el poder de la gran madre (Neumann)

Andaba yo trajinando con una de esas familias barracuda que suelen poblar las consultas externas de mi hospital, cuando en el café alguien me recomendó leer esta noticia donde Claudio Naranjo afirma nada menos “que todos los males de la sociedad proceden del patriarcado”. Me quedé estupefacto, al oír que alguien por fin había identificado el mal de todos los males y que proponía también su solución que venia a ser ésta: devolver a las mujeres el poder que perdieron en algún momento de la prehistoria para recuperar, el sentido común, la renuncia a la guerra y el amor universal.

Me extrañó que un psiquiatra dijera tamaña sandez puesto que Naranjo aparte de ser un místico es también médico-psiquiatra y es seguro que tiene experiencia en observar en la clinica que lo que sucede es precisamente todo lo contrario. Y ahora vuelvo al tema del matriarcado imperante en una de esas familias que llamé “barracuda” y que viene a decir que ciertas familias devoran a todos sus terapeutas, se los comen, les hacen fracasar, les aburren o queman y así consiguen salirse con la suya. Y la “suya” suele ser que la madre en su nido conserve sus polluelos, o al menos uno de ellos -que queda designado como paciente- como en el caso que me sirve de reflexión.

Lo que nos puede llevar a una definición de madre: una madre es aquella persona contra la que hay que alzarse en armas para emanciparse.

Claro que hay madres y madres, dirá usted. Y es verdad, es por eso que los terapeutas de familia hablan de “madres aglutinadoras” para referirse a esa madres que congregan en torno a sí todo el poder que el patriarcado no consiguió preservar. Lo cierto es que el patriarcado apenas existe y es por eso que las consultas externas de mi Hospital están tan llenas de problemas psicológicos y emocionales que son casi siempre la punta de un iceberg mucho más denso: los conflictos de poder en el seno de la familia, casi siempre decantados en favor de las mujeres de la misma.

La funcionalidad o disfuncionalidad de una familia no depende -claro está- del numero de mujeres que la componen, sino en la ausencia de figuras masculinas no sólo presenciales sino simbólicas en la mente de estas féminas. Una mujer sin un padre interno siempre será un poder tiránico ejercido desde lo emocional y sin jerarquizar y es por eso que una mujer que contenga un padre interno siempre será la reserva espiritual del mundo.

La madre aglutinadora devora a todos los que puede a base de besos y de generar codependencia, hace a los hijos adictos a ellas y les corta las alas impidiéndoles el vuelo y si alguno de ellos lo consigue ella se deprime, se pone enferma y va a por la siguiente presa, hasta encontrar a su víctima más débil, aquella que se plegará a sus deseos de madre universal arquetípica (La Gran Madre de la que hablaba Neumann y Jung) y contra la que no podrá oponer sino una enfermedad con tintes emocionales y desvalimiento social. Ahora lo que se lleva es la anorexia mental (aunque puede ser cualquier otra): no comer, ese no poderse tragar a la madre tiene consecuencias fatales para el futuro de estas presas y al final todo queda en un “no poder”, que poco a poco es un “no querer”.

Y un “pasarse el arroz” que en términos vivenciales supone quedarse soltera a vivir con la mamá que pronto quedará viuda.

Hace pocos días estuvo en Castellón Maurizio Andolfi, participando en un seminario sobre infancia y adolescencia conflictiva. Andolfi dio una buena definición de familia que yo ya había intentado dejar en otro lugar: puso como ejemplo una metáfora visual, una casa con tres niveles o pisos.

3 pisos

En la planta baja viven los hijos, en el primer piso o “principal” los padres, y en el piso más alto los abuelos o la tercera generación, pues para Mauricio Andolfi una familia está compuesta siempre por tres generaciones. La idea es la siguiente: cualquiera puede transitar o interactuar en cualquier de esos pisos que no tienen llave y donde se puede entrar y salir a voluntad. Pero lo fundamental es que cada cual sepa en que piso vive, a cual pertenece y cual es su lugar en el edificio. De eso mismo hablé también en este post a propósito de la familia y otros sucedáneos. De manera que Andolfi sostiene el punto de vista opuesto al de Naranjo: no es el patriarcado el responsable del malestar del mundo sino su ausencia. Una ausencia de límites y de ubicaciones seguras y concretas que ha sido propiciada desde los discursos sociales y que ha dejado a los padres sin función y a veces sin piso donde vivir. Un gine-poder que ha sido entregado sin condiciones a las mujeres y que ha propiciado la aparición de síndromes psiquiátrico-legales nuevos en los niños, como el síndrome de alienación parental.

Afrodita es el paradigma de la mujer sin un padre interno.

afrodita

Es lógico, pues en el mito Afrodita es anterior al orden olímpico y anterior a Zeus, se trata del equivalente femenino de Dioniso un Pan evolucionado, principios primordiales que no quedaron sometidos a las leyes del padre Zeus: algo quedó en el camino sin limitar, sin castrar tal y como dicen los psicoanalistas. Algo que logró escapar a la castración, y ese algo puede ser una persona o un rasgo, eso que llamamos “perversión” con la boca cerrada.

Hubo en efecto, un tiempo donde el matriarcado tuvo su lugar, evolutivamente hablando es dificil saber con exactitud el momento en que el macho intuyó su papel en la fecundación, pero una vez establecida esta condición, el patriarcado, es decir la linealidad patriarcal de la filiación quedó establecida cobrándose buenos peajes emocionales: los celos en los hombres y la vigilancia inquisitorial de su mujer. Es muy probable que antes de este conocimiento las sociedades simiescas fueran matriarcales, pero no creo que fueran mejores que los linajes puntuados de forma patriarcal.

Al fin y al cabo fueron las sociedades patriarcales las que sustituyeron los sacrificios humanos por equivalentes simbólicos como animales. El Logos es un principio fundamentalmente masculino. Ananké, la Necesidad es su correspondiente femenino.

Una sociedad matriarcal no aseguraría una vida mejor sino que nos traería nuevas lacras psicológicas o sociales como las que ya estamos viendo.

Madres barracuda que no pueden contenerse más que con la tutela de los jueces cuando es necesario separarlas de sus hijos a fin de que los polluelos muden el plumaje.

18 comentarios en “Maldito patriarcado

  1. “Madres barracuda que no pueden contenerse más que con la tutela de los jueces cuando es necesario separarlas de sus hijos a fin de que los polluelos muden el plumaje”.

    Y tutoras-barracuda de unidades docentes de residentes de hospital y médicas-barracuda de Salud Laboral, y etcétera y etcétera y etcétera. Hace mucho oí este proverbio en un país de América en el que desarrollé años de labor: “Detrás de todo problema hay una mujer”. Ya en Ecclesiastes (1, 15) leemos: “Los perversos difícilmente se corrigen / y de estultos infinito es el número”. “Nada nuevo bajo el sol”, otro proverbio que procede de ese mismo libro (1, 10). ¿Qué puede esperarse de un país en que el ‘lobby’ de los estultos es tan feroz como poderoso?

  2. El problema no esta en las madres o padres, esta en la enfermedad del ser humano, en esta necesidad de esclavizar a otro ser humano, no importa si es hijo o empleado, si es con dinero o besos. La manipulación de que otro haga por uno lo que uno mismo debe hacer. Es una mala educacion.
    Y para terminar mi comentario te digo, que esas madres de las que hablas en este articulo son madres patriarcales, son madres machistas. Es lo que pude observar.
    Saludos!

  3. ¡Vaya, vaya! Habría que responder con sinónimos, que no siempre “retratan” el concepto, o sea, la idea; en este caso de ‘estulto’. He traducido la cita, que en la ‘Vulgata’ dice: “et stultorum infinitus est numerus”. Y en vez de lo que a bote pronto significa, tontos sin remedio, he preferido dejar ese cultismo porque soy muy melindroso traductor. Esto es lo que trae el ‘Diccionario usual’ de la Real Academia: “estulto, ta (del lat. stultus). 1. adj. Necio, tonto”. Más elocuente y explícito el ‘Diccionario latino-español’ de Blánquez, que lo traduce así: “Falto de juicio, poco prudente, poco sensato o discreto, indiscreto, tonto, necio, estúpido, que no tiene juicio, insensato, fatuo, loco”. Es lo que entienden por ‘stultus’ Plauto, Cicerón y César. Pero en el contexto del ‘Digesto’ promulgado por Justiniano, ‘stultus’ significa “ignorante”, y ese texto está más cercano en lo temporal a la ‘Vulgata’… ‘Stultus’ está emparentado etimológicamente con ‘stolidus’, que significa, más o menos, lo mismo. Por supuesto, Paco, que sabes muy bien qué significa ‘estulto’; me lo preguntas por razones que no es necesario que declare yo. Pero he de responder, ¿no? El silencio sería ineducado cuando se aprecia al interlocutor, se dispone de tiempo y se goza de buen humor. ‘Stultus’, en la cita de la ‘Vulgata’, significa, para mí, “ignorante con estupidez como valor añadido”. Pero dependiendo de como se levante uno, podría traducirse como “tonto’l culo” o, puestos a ser más indulgentes y pedantes, como “soberbio ignorante”. Me haces sentir maestrillo-pedantillo, pero está bien. Quiero darte ese gusto. Feliz sobremesa, Paco. ☺

  4. Me gustaría decir, por una parte, que la manipulación, la dominación y la perversión no es una cuestión que acompañe exclusivamente a un género en particular. Está en las personas, en algunas más que en otras, independientemente de su sexo.

    Por otra parte, es cierta la idea que se apunta en el post por parte de Paco, y que se observa muy frecuentemente: madres que no saben soltar a sus hijos, que les niegan su entidad propia, su propia cualidad de sujetos, quizá porque o bien no han sabido “verlos” más que como prolongaciones-extensiones egoicas de su ser … o bien porque su trayectoria personal se ha quedado “fijada-cristalizada” al arquetipo materno representado por Eva. Me parece realmente curioso que todas estas madres aglutinadoras y castrantes -ahí también lleva razón Aly al decir que son mujeres machistas- suelen tener una mala, escasa o nula relación con sus parejas, es decir, todas las posibilidades que conlleva el ser mujer se reducen a una única y asfixiante opción: ser madre. Lógico que quiera aplazar o frustrar los intentos de los polluelos por madurar y abandonar el nido, mientras está ocupada y “abnegada” “en los demas”, en encadenar los polluelos al nido, no se ocupa de sí misma y de los agujeros que como un insoportable vacío se esconden bajo la alfombra. Y creo que a su vez, las parejas de estas “Evas 24 horas” son hombres-niño, hombres que no tuvieron a su vez un referente paterno sólido y fuerte. Y mucho me temo que todo este caos a su vez genera más hombres-niño y más mujeres-niña, niños perdidos, curiosamente todos con un fuerte sentido de orfandad.

    El principio masculino es activo, el principio femenino es pasivo, y no son opuestos, son complementarios, se amalgaman, si se puede, y si se dejan …

    No pienso que el patriarcado sea la panacea a todos los males, al igual que no creo en esa idea tan “new age” de rescatar a la diosa madre, válida sólo para políticas de medio-ambiente. Eso de afirmar lo masculino en lo femenino y lo femenino en lo masculino está muy bien como ideal de síntesis y plenitud pero no estaría mal indagar primero en qué consiste ser un hombre y en qué consiste ser mujer, y ahí sí que hay que ir a los principios … porque me parece que toda esta confusión acerca de lo femenino y de lo masculino proviene más bien de una desnaturalización que se efectúa según varios ángulos y que acarrea uno desequilibrio de las identidades.

    La mujer que se ejercita en la dominación masculina no solamente coopera en la pérdida de su autenticidad sino que provoca también con ello la destrucción de la identidad masculina que no puede desarrollarse así correctamente. Y esto lleva a una “disolución” que arma y posibilita la construcción de artificios que sirven de base a falsos principios.

    Para el taoísmo, la mujer es “imán”, el hombre “hierro”. El imán atrae el hierro, el hierro es atraído por el imán. Según esto, el iman no es poseído, sino que absorbe y posee, acoge y con su acogida, gana y absorbe

    Dureza de diamante, dulzura de la miel, la crueldad del tigre, el frescor de la nieve y el cálido esplendor del fuego.

  5. Pues que bonito Isabel, venia a contestar a Aly y de paso te contesto tambien a ti. Creo que es un error utilizar la palabra “machismo” y girar el gozne para hacerlo coincidir con la idea de que si una mujer es así de perversa es porque es “machista”. Yo creo que disponemos de un concepto mejor: el “falo” psicoanalítico. El falo o se tiene o no se tiene. La misma palabra falo apela a lo que falta y me parece apropiado nombrarlo para referirnos a las maniobras inconscientes que pueden llevarse a cabo con ese símbolo. Una mujer no tiene pene, pero puede tener falo y usualmente es a través de los hijos como lo adquiere. Ahí está el problema fundamental, los hijos como suplementos de la falta. La madre aglutinante de la que hablo en el post no es machista sino fálica es decir se completa con esa hija concreta y es por eso que no la puede dejar escapar. Se trata de algo fundacional en la mujer.

  6. No sé … no acabo de ver a la mujer “fálica” como una persona víctima de un sentimiento de falta o de carencia -“envidia de pene freudiana”, sino más bien a una persona bajo el influjo del arquetipo de la “Amazona” en su versión más oscura y negativa.

    Hay ciertamente aquí una codicia -más que una envidia- y es cierto que puede sentirse y padecerse “como” una falta y una carencia, pero no es tal, es la sed y el hambre de poder los que provocan esta “angustia fálica”.

    Subyace en el fondo una grave confusión y distorsión y que acarrea la inversión o reverso negativo de dos conceptos que se toman por semejantes cuando distan bastante uno del otro. Hablo de “autoritas” y de “potestas”. En el proceso de adquisición de la “autoritas” personal, puede haber un viraje negativo hacia la tirania, la manipulación, la perversión, la dominación, el chantaje, etc … que hace que estas personas se conviertan en una especie de “sol negro” que destruye más que construye …

    Es la misma desviación que le puede ocurrir – y ha ocurrido- al principio masculino, entendido el patriarcado en su reverso más negativo.

    La adquisición de la “autoritas” bien entendida es un proceso inherente a toda persona, hombres y mujeres, sin exclusión y todos estamos llamados a ello, tratando de evitar caer en lo abusivo, en lo tiránico, que palabras como matriarcado y patriarcado todavía evocan y convocan.

    Para explicar esto, un poco de etimología vía wikipedia:

    AUGERE proviene del latín y literalmente significa “aumentar”, pero sus sinónimos son muy ricos: hacer crecer, tomar cuerpo, desarrollarse… Crecer más en el sentido de movimiento interno, de desarrollo o crecimiento propio, que no de una fuerza mecánica o acción externa. Crecer como desarrollar una posibilidad que ya estaba contenida o era inherente. La raíz latina AUC- origina un campo semántico muy amplio. Puede resultar interesante relacionar algunos de sus derivados:

    AUTORITAS (de “auctoritas, atis”).La palabra “autoridad” en su origen tenía un matiz de significado mucho más rico que el actual. Para entenderlo hay que tener en cuenta qué concepto de autoridad tenían los romanos y contraponerlo a otra palabra como poder (“potestas, atis”).

    La “auctoritas” romana no es la simple condición del poder de mando, tiene más que ver con el reconocimiento de una capacidad. Se relaciona con la capacidad de hacerse respetar y el reconocimiento de ello por parte de los otros. Mientras que la “potestas” o poder se asocia a un ejercicio que se impone, a la fuerza o al mando. Si bien la primera la confiere el cuerpo social y conlleva un reconocimiento, la segunda tiene un carácter claramente impositivo.
    Auctoritas: naturaleza, condición propia. Poder que emana de uno mismo y que los otros reconocen.
    Potestas: fuerza, acción. Poder externo. Imposición que los otros sufren.
    Se trata de dos conceptos distintos sobre el poder, que dan lugar a dos concepciones diferentes sobre la dirección o dos modelos relacionales diferentes.

    *Me queda la sensación de no haberme explicado del todo bien y no haber hecho bien las conexiones entre ideas. Espero que capte la idea que he querido transmitir.

  7. Como dices que no hablabas de familia en el siguiente post, aunque sí de matrimonio ???? He leído éste sobre el patriarcado y el matriarcado que es…. Superinteresante 🙂

    En los comentarios se habla de mujer fálica como sinónimo de mujer machista y creo que eso es un grave error. Lo mismo que decir que la mujer obtiene el falo de los hijos- esto último concretamente lo dices tú Traver- y tampoco creo que sea cierto. Aunque con muy buena apreciación se diferencia entre falo y pene- menos mal, porque una identificación no es la cosa en sí. El falo sería el símbolo del poder y de lo que se ha venido a llamar patriarcado y que no tiene que ver solamente con el padre sino con los padres ( madre y padre ). Este patriarcado -madre, padre- origen de la civilización y de la estructura familiar sería la base sobre la que se ha sustentado el poder hasta ahora. Pero hay que tener en cuenta que en la cima de la pirámide no hay una sola persona sino dos, y por tanto el rango y el falo se puede tener con pene o sin él y con hijos o sin ellos.

  8. El hombre tiene el pene pero el falo se lo otorgará una mujer.

    En la sociedad actual el poder fuera del ámbito familiar, creo que hay que diferenciar claramente el ámbito familiar del laboral y no mezclarlos porque sino salen cosas surrealistas, puede estar en manos de una mujer o un hombre y si de falo se trata hay mujeres que lo transportan con mucha más consistencia que los hombres aunque necesite de ellos no para dejar de ser fálicas sino como imagen de fuerza bruta.

  9. Por tanto creo que Naranjo, como todos aquellos que intentar trasvasar la imagen del poder familiar- patriarcado- base de la estructura organizativa social hasta ahora , comete un error porque dentro del neoliberalismo no hay relación entre padres y madres sino entre hombres y mujeres y la cosa es muy distinta. Habría que cambiar la terminología que empaña y confunde las relaciones y tensiones que se producen dentro de la familia donde caben los hijos con las relaciones y tensiones de la estructura social. La Gran Madre de Naranjo nada tiene que ver con la gran jefa, lo mismo que el patriarca de una tribu nada tiene que ver con el jefe de una empresa.

    En cuanto al SAP sin embargo sí creo que se produce alienación entre trabajadores y superiores, curioso… pero se debe a un rasgo propio de la supervivencia. Esa curiosa manía del ser humano de posicionarse del lado del que lleva el mando.

  10. Acabo de conocer este blog (a través de “personas no género.blogspot.com”) y me pasé por la cita del señor Naranjo. Efectivamente un místico new age que confunde su imaginación con la realidad, y da por hecho probado lo que solo es imaginado. Ejemplo: mantiene que la guerra la inventaron unos indoeuropeos de hace unos 6000 años que se vieron obligados a volver al nomadismo y guerrear ante una crisis de supervivencia. Pues bien, por esa época se estaban desarrollando las civilizaciones china y egipcia, que ni eran indoeuropeas, ni unas “tribucitas” empezando un camino (véase la que liaron), ni mucho menos pacíficas. De hecho, en ambos casos unificaron pueblos anteriores que se perdían las posibilidades de desarrollo guerreando entre si, y al unificarse en imperios se dedicaron a guerrear contra otros, ganarles y desarrollarse. Tambien parece ignorar que las tribus paleoliticas que se encontraron los europeos en América, por ejemplo, aunque vivian como hace 20.000 años eran bastante belicosas, unas más que otras, pero ninguna pacifista. ¡Y eso que entre sus muchas especialidades está la antropología!

  11. A lo que se refería Claudio Naranajo en la entrevista citada, era a la mentalidad patriarcal, sin inferir en el género masculino o femenino, sino a cualquier tipo de autoridad paternalista/maternalista, ejercida desde un egoísmo dominante (familiar, político, económico, científico, filosófico, religioso, etc.), que produce dependencia en los dominados.

    Tal vez en la entrevista hizo falta que Naranjo profundizara en ese punto para aclararlo, porque los conceptos vertidos, son susceptibles a ser tergiversados como sucedió en esta entrada de blog.

    Comparto el siguiente vídeo, para complementar la visión que Claudio Naranjo pretendía expresar:

  12. Es posible que el patriarcado haya traído algunos efectos secundarios a según quien, pero también ha traido el arte, la ciencia y la observación de la naturaleza. El patriarcado es el Logos, que es el que nos introduce en la cultura. El matriarcado tiene grandes esqueletos en el armario y de alguna manera fue sometido por el poder del Logos. Sin socavar el poder de la Gran Madre no hay libertad tal y como dice Neumann.

  13. @eclectiq, es una broma de mal gusto que pretendáis que cuando el hombre golpea a la mujer es machismo, y cuando la mujer golpea el hombre también y al tiempo se promueva una legislación con efectos legales bien diferentes para ambos. El blindaje ideológico que un razonamiento así esconde es tan evidente como la exculpación moral que se pretende de los crímenes cuando son obra de la mujer.

    En relación al video que has colgado decir que en el mundo occidental desde hace muchas décadas todos los derechos sobre la reproducción son de la mujer, y es ella quien decide tener o no tener hijos. Lo que no me parece coherente es defender lo que en él se defiende y al tiempo oponerse a la custodia compartida, aferrarse a los hijos como la mejor tabla de salvación, y pretender que son suyos en casa, la guardería, el jardín de infancia y la educación hasta que comienzan a conocer otra cosa.

  14. Estoy de acuerdo contigo Emilio, en cualquier caso se atribuye al “machismo” de la mujer todo lo malo de las crianzas pero no se mete el dedo en el tema del matriarcado

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s