La sumisión en tiempos de la new age

casate

Ha sido un obispo, el de Granada el que ha sacado ese nuevo catecismo para la mujer que reza asi: “Cásate y se sumisa”.

Y se ha organizado un escándalo monumental entre las dos Españas, las de siempre contra los de siempre (aqui está la respuesta de la emancipada Rosa Regás) y lo cierto es que casi nadie ha leido el libro, claro que yo tampoco lo voy a leer porque ya se de qué va. El obispo de Granada tiene razón, del mismo modo que la Sra Francis en los 50 tambien la tenía, puesto que inyectar un poco de sentido común en una sociedad como la nuestra que exhibe sintomas de degeneración y que camina hacia el suicidio demográfico necesita una buena dosis de correctivo educacional.

Ahora bien, las ideas del obispo siendo como son sensatas ignoran el mundo de hoy y sólo sirven para publicidad de sus acólitos, aquellos que no necesitan ser convencidos porque ya son de hecho militantes.

El obispo utiliza palabras muy fuertes para la sensibilidad actual y no sabe que la palabra “sumisión” escandaliza a algunas almas que la sienten como si la mujer tuviera que ser la esclava del hombre y olvidan las otras sumisiones que todos los dias llevamos a cabo: la sumisión al dinero, la sumisión a la autonomia personal, la sumisión a nuestra nómina, jefes o autoridades. Sumisión que se convierte en desafío a veces para enmascararla, pero que sigue siendo sumisión, todos estamos o debemos estar sometidos a la autoridad o al Estado si se quiere decir asi.

En realidad el obispo no sabe que el poder está muy descentralizado y que en un matrimonio (o pareja) funcional el poder está muy repartido y es continuamente renegociado. De hecho hoy sabemos que las parejas más duraderas son aquellas que tienen un buen reparto de poder entre ellas y que salvan o dirimen mediante roles concretos el eterno problema del poder.

Lo cierto es que en ese tipo de parejas funcionales, cada uno se somete al otro no interfiriendo en su papel. Uno renuncia a hacer lo que el otro hace mejor y no compite por ocupar su lugar, pues en una familia no hay solamente personas concretas (padre, madre o hijos) sino sobre todo lugares.

Lo que sucede en las familias funcionales es que cada cual está en su sitio. Pues el padre, la madre y el hijo más allá de ser personas concretas son sobre todo lugares, espacios o funciones. Metáforas.

El mito de Ulises.-

Si Narciso y Edipo son perfectas metáforas de la enfermedad mental y la tragedia, Ulises representa precisamente el paradigma de la salud mental, más allá de eso: representa la conciencia transpersonal.

En el mito de Homero, el héroe, Ulises, gobernador de Itaca, se había casado recientemente y tenía un pequeño hijo llamado Telémaco. Grecia estaba preparando una guerra contra Troya, y reunía a sus capitanes, pero Ulises no deseaba participar en ella. Cuando llegaron a buscarlo los emisarios Agamenon, Menelao y Palamedes, Ulises finge estar loco, a fin de evitar la imposición de partir a la guerra. Pretende no reconocer a los delegados mientras con una extraña yunta de asno y buey ara un terreno tirando sal en los surcos. Como los emisarios sospechan el engaño, Palamedes coloca a Telémaco frente al arado que avanzaba hacia él. Entonces Ulises, el padre protector, efectúa un semicírculo con el arado para no lastimar a su hijo, lo que puso al descubierto el engaño, y también su salud mental. Kohut lo llamó “El semicírculo de la salud mental”, lo que explica el título de su trabajo.

Aqui puede observarse como el Estado irrumpe en la vida privada de Ulises a fin de alistarle para la guerra y puede verse también como el héroe traza una estratagema (que le sale mal) para evitar su llamada a filas. Hacerse el loco, no es suficiente pues los soldados inmediatamente le ponen a prueba (como Yahvé pone a prueba a Abraham) para que mate a su hijo. Es precisamente la actitud de Ulises que elige salvar a su hijo la prueba de que no está loco, pues el padre ha de sacrificarse por su hijo, ese es su lugar.

En esta familia homérica cada cual tiene su lugar. Hay un lugar para la madre -Penélope- que debe mantenerse casta y evitar que su reino se disgrege en ausencia de su marido al que después del paso del tiempo muchos dan por muerto. La codicia se apodera de ciertos ciudadanos y principes vecinos que tratan de desposar a la fiel Penélope que teje y desteje sus telas para ganar tiempo y no comprometerse prematuramente con aquellos que la pretenden. (Aqui hay un viejo post sobre el simbolismo de la tejedora: la mujer que teje el destino de los hombres)

Telemaco que apenas conoce a su padre coopera con él cuando este llega por fin, despues de un largo camino de regreso a Itaca. Es Telemaco quien le reconoce, le lleva a palacio y le ayuda a superar las pruebas por las que Ulises será de nuevo reonocido como gobernador de Itaca,

Ulises y la Odisea representan los grandes periplos del héroe (la humanidad), pero a diferencia de Narciso -que se ahoga en su propio espejo o Edipo quien es impulsado hacia el parricidio y el incesto debido a su desconocimiento de quién era su padre y madre reales, Ulises nos habla del camino de vuelta, del camino de regreso al hogar después de haber sido tentado a múltiples placeres terrenales y celestiales y sorteado grandes peligros. Ulises abandona la codicia, la ambición, el poder, el deseo de inmortalidad y escapa al fin de todas estas pruebas a las que todo hombre es sometido mientras viaja por el pais de los misterios. Impulsado quizá por el imán que todo lugar ejerce sobre el hombre honesto que no reniega de su condición, Ulises regresa a Itaca donde Penélope y Telemaco le han guardado el sitio –sustituyéndole y no dándole prematuramente por muerto- sorteando  a su vez grandes privaciones y peligros. Aqui hay un post sobre las bifurcaciones que aparecen en el camino del héroe.

Ulises conserva su lugar gracias a la fidelidad de Penélope y gracias a la cooperación de Telemaco.

¿Es esto sumisión?

Podemos llamarle asi, en efecto. Se trata de una sumisión simbólica, un afecto al rol, un amor al lugar que nos corresponde.

Es inutil preguntarle al obispo cual es nuestro lugar en el mundo. Si usted aun no lo ha averiguado le emplazo a que dedique su vida a ello.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s