El ateismo hedonista

peligrosa

¿Usted es ateo? Si me responde que si, entonces es usted de izquierdas y si me responde que no entonces es usted de derechas. ¿Está de acuerdo con este automatismo?

Bueno, no importa demasiado si lo está o no porque es así como funciona ese mecanismo mental. Y funciona así por razones históricas, porque la Ilustración sufrió una bifurcación donde una de sus ramas fue silenciada. Aquí precisamente tienen ustedes el ejemplo de Meslier, un clérigo que mas bien parecería uno de aquellos anarquistas con bomba incluida. Meslier era un ilustrado radical en efecto, de esos que no quedan. ¿O si?

En todo esto andaba yo pensando cuando leía sobre  Michael Onfray que da una de cal y otra de arena en cada lado de aquellas bifurcaciones que tomamos como verdaderas sin critica y sin saber historia; demasiado francés para ser creible, pero uno de los principales apologistas contra la religión y de paso contra el psicoanálisis al que consideran una especie de esoterismo religioso.

Si ustedes se fijan en el panorama político europeo observarán que existen partidos de derechas (en España el PP), identificados con lo eclesiástico y con la banca, con los poderes fácticos, al menos eso parece, con una mano de pintura que les disfraza de “sentido común”, seny le llaman en catalán (allí CiU es ese partido) y de una cierta vocación social. Luego está la izquierda socialdemócrata, el PSOE en nuestro país que defiende sobre todo las cuotas femeninas y que la gente no fume y aborte todo lo que quiera, reparte de donde no hay, se endeuda y es enemigo visceral de la Iglesia desde que se puso de moda quemarlas, allá por la República. Pero este PSOE que ya ha gobernado España durante muchos años, ya no quema Iglesias y les libra del IBI (a la Iglesia) de modo que en este sentido su comportamiento es similar al otro partido, si bien su manía persecutoria alcanza también a los colegios concertados a  los que tampoco ha logrado meter mano.

En realidad en toda Europa funciona este modelo bipartito, si bien en ningún país se llevan tan a la greña como aqui a pesar de tener programas de gobierno tan similares; uno de izquierdas que no es del todo laico  y una derecha que no es liberal y que está llena de “mujeres liberadas” y operadas. Y los dos viven de espaldas a la ciencia. A la neurociencia me refiero y del mismo modo que nunca aprendieron inglés (véase el video de Ana Bottle) tampoco saben qué era la ilustración o de donde proceden las ideologías actuales compuestas con retales de lo que no se quiso saber.

El panorama es perverso y lo es porque la Ilustración se cerró en falso. La Modernidad cerró en falso dando paso a este monstruo que llamamos postmodernidad. No se entiende este fenómeno de la postmodernidad sin entender la historia de las ideas negadas en la Ilustración.

Y todo es por la prohibición y la prohibición que se llevó a cabo contra Spinoza y contra todos los Spinozas que le sucedieron y que hoy conocemos con el nombre de ilustrados radicales.

La ilustración es un periodo histórico (el siglo de las luces) que en realidad duró varios siglos y en algunos paises como el nuestro apenas rozaron sus ideas que sin embargo prendieron en Francia e Inglaterra desplazando esas ideas a la fundación de los EEUU. Básicamente se trató de un periodo radical donde se intentaron tres cosas: 1) acabar con la hegemonía de la Iglesia y la religión 2) acabar con las castas sociales aristocráticas 3) Fundar un gobierno del pueblo y para el pueblo 4) Oponer la ciencia experimental y naturalistica (la Razón) a las creencias religiosas. 4) Fundar un nuevo orden basado en las ideas de igualdad, libertad y fraternidad o el mas liberal: “libertad, propiedad y seguridad (Hollbach)”.

Ahora bien si digo cerrar en falso es porque estos ideales de libertad fueron inmediatamente sustituidos por una censura también radical sobre ciertas ideas, una de estas ideas perseguidas y silenciadas fueron las ideas de Spinoza que resultaban amenazantes tanto para unos -reconvertidos de la religión a la grandeur– y otros instalados en el poder y la burocracia del Estado. Solo Montesquieu fue capaz de defender la autoría spinoziana hasta que fue censurado por ello tal y como cuenta Jonathan Israel.

Por resumir sólo las peores blasfemias, los spinozistas sostenían la unidad de la substancia, frente al dualismo cartesiano, negaban la inmortalidad del alma, frente al dogma de las religiones reveladas, achacaban los milagros a la ignorancia de las causas naturales, y venían a equiparar a Dios con la naturaleza y la Providencia con las leyes naturales. Ciertamente se trataba de ideas radicales, aunque no del todo desconocidas en la antigüedad. Pero quizás la principal distinción con los ilustrados “moderados” coincidía con su doctrina sobre la tolerancia. Mientras que ilustres moderados como Locke defendían la “libertad religiosa”, entendiendo por tal una suerte de convivencia pacífica de confesiones cívicamente tolerables, los radicales defendían más bien la libertad irrestricta de expresión y la libertad filosófica, incluyendo -por primera vez, en la historia occidental- la posibilidad de un ateísmo virtuoso. (Extraido de este blog).

¿Por qué es tan dificil ser ateo y virtuoso?

La razón principal es que la mayor parte de la gente es virtuosa como “obligación” moral y es precisamente porque existe un Dios, un castigo, una vigilancia, un juicio final o una inmortalidad del alma por lo que la gente entiende que ser bueno es bueno. En realidad esta idea es bastante infantil y necesita considerar un Dios personal que “todo lo ve y todo lo sabe”, un Dios vigilante que premia y castiga, un Dios al que hay que temer. Y esta es la idea que ha tenido tanto éxito, es fácil de comprender y más de obedecer o transgredir.

Es curioso que después de la revolución ilustrada y de la Industrial esta idea permanezca en el inconsciente de nuestra especie, después de todo lo que ha llovido. Algunos ilustrados radicales como Francisco Varela en su libro “De cuerpo presente”· abordan este problema spinoziano de la civilidad, de una ética sin Fundamento religioso, de un Dios identificado con la naturaleza y una Providencia enredada en las causas naturales de las cosas. Sólo deja sin resolver -a mi juicio- uno de los problemas que más abruman al ser humano aun en la actualidad; la incertidumbre, la obligatoriedad de morirse, la obligatoriedad del sufrimiento y la enfermedad. ¿Qué sentido tiene morirse para el hombre actual?

El problema es que no tiene sentido, y este sentido o mejor sin sentido es el que favorece las ideas duales sobre la naturaleza humana. En el fondo la mayor parte de la población es creyente no ya en Dios pero si en el consumo, en el bienestar proporcionado por otros, en esos ídolos a los que adoramos y en la negación del azar, el dinero ha venido en ayuda de un Dios callado. No somos laicos, sino esclavos que han cambiado de amo.

Las ideas nuevas tardan unos 300 años en abrirse paso a nivel de lo colectivo pero asi y todo han de competir con otras, quizá mas amables que las desplazan. El arquetipo de Dios es demasiado fuerte para ser vencido por las ideas, aun las que son y representan la verdad sobre la naturaleza humana.

Es por eso que existen socialistas creyentes y conservadores ateos, pero la partida está ganada de antemano por los que mantienen ilusiones duales sobre nuestra naturaleza. El resto es una minoría, al menos en nuestro pais.

Aqui dejo colgado un video de Onfray, para que el lector vea lo que es un ilustrado radical de izquierdas y su conexión spinozista. Cuelgo sólo el primero de una serie de cinco.

11 comentarios en “El ateismo hedonista

  1. Le has preguntado a un wittgensteiniano ¿ usted es ateo? yo sí lo hice y me respondió: “Tendrías que definir ‘ateo’ para que te pudiera contestar. Y para ello, tendrías seguramente que definir ‘Dios’. Y no me parece probable que lograras hacerlo con éxito antes de perder todo interés en conocer mi respuesta.

  2. Una buena manera de escurrir el bulto, en realidad la idea de Dios es muy intuitiva, pero la pregunta correcta seria ¿como se imagina usted a Dios en el caso de que crea en él? En realidad esa es la variable critica.

  3. “Sólo deja sin resolver -a mi juicio- uno de los problemas que más abruman al ser humano aun en la actualidad; la incertidumbre, la obligatoriedad de morirse, la obligatoriedad del sufrimiento y la enfermedad. ¿Qué sentido tiene morirse para el hombre actual?” ¿Recuerdas a Meursault? te lo pregunto porque me hiciste recordar sus diálogos con el juez y con el capellán,

  4. “El problema es que no tiene sentido, y este sentido o mejor sin sentido el que favorece las ideas duales sobre la naturaleza humana. En el fondo la mayor parte de la población es creyente no ya en Dios pero si en el consumo, en el bienestar proporcionado por otros, en esos ídolos a los que adoramos y en la negación del azar, el dinero ha venido en ayuda de un Dios callado. No somos laicos, sino esclavos que han cambiado de amo”, estimado, yo he fundado una secta que adora el azar… estamos entrenados para aceptar/disfrutar toda FLUCTUACIÓN que nos beneficie o perjudique. ¿ Ya leíste el libro “el mito de Sísifo”, lo escribió Albert Camus.

  5. Para mi el sentido de la obligatoriedad de morirse, del sufrimiento y la enfermedad, se encuentra relacionada con el consumo. Es decir, seria simplemente el equivalente al vehículo con el que reconocemos el espacio, y que con el uso, sufre malfunciones hasta que decidimos prescindir y viajar a pie, en bicicleta, en tren, avión, o en un nuevo automóvil. Seria un cambio de sonda de reconocimiento.
    De este modo el morirse seria simplemente un cambio en el color de nuestra apercepción o distorsión cognitiva sobre la información a nuestro abasto de la que formamos parte como componente de la información total en permanente evolución que podríamos definir como dios.

  6. Mi Yo aunque tenga mucho sentido para mi es interdependiente de muchas cosas relacionadas con mi vida, con mi biografía, con mi nombre, no existe una identidad “pacotraver“ sino una dependencia de relaciones entre unas cosas y otras, yo no soy causa de mi mismo, soy un ser contingente: no tengo en mí la causa última de mi ser, luego toda mi identidad descansa en un vacío de fundamento donde la existencia o la inexistencia carecen de sentido, el mundo seguirá girando después de mi muerte (aunque me pese). Sólo el último fundamento tiene sentido en sí mismo y sería causa de todo lo demás, pero este último fundamento ni existe, ni es sino simplemente una ilusión y todo es impermanente y sobre todo ocasional. ¿Recuerdas dónde lo escribiste?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s