El infinito interior: itinerario para un descenso

    Podemos definir al humano como aquel lugar donde se dan cita dos movimientos cósmicos de dirección contraria: uno centrifugo, biológico y evolutivo que corresponde a la emergencia de nuevas complejidades cuya cima es la autoconciencia y otro centrípeto, recursivo y replegado hacia dentro hasta la conciencia basal y la infraconciencia. Ambos mundos tanto el de dentro (inconsciente) como el de afuera (cosmos) se consideran infinitos (Stern) y se confunden ambos en la máxima esóterica “lo que está arriba se corresponde con lo que está debajo”.

cono_de_luz

Emergentismo significa algo distinto a causación, significa que una estructura biológica más antigua es la que sirve de soporte a la más moderna en términos de filogénesis, pero no implica causalidad directa. El cerebro mamífero es una emergencia del cerebro reptiliano pero no es consecuencia de aquel, sin embargo no hay cerebro mamífero sin un soporte de cerebro reptiliano, en este sentido el emergentismo es acausal. Se trata del concepto acuñado por Stern como causación ascendente: la evidencia de que la evolución tiende a “construir” modelos y diseños biológicos cada vez más complejos, aunque en correspondencia no puede desdeñar los antiguos modelos ya caducados y tiene que conformarse con mejorar estos modelos sobre la “maquinaria” preexistente.

La evolución no puede operar hacia atrás, está obligada a seguir “la flecha del tiempo” que siempre apunta hacia el futuro, pero paradójicamente el hombre es un ser histórico es decir conserva memoria de lo que fue e intentó ser y además guarda una cierta conciencia de continuidad, una continuidad que trata de preservar mediante toda clase de maniobras defensivas que le alejen de su ansiedad de aniquilación: aquella que procede del no-ser o no-Yo, mientras trata de convivir con sus propios modelos mitológicos que se situan en un tiempo no-histórico, “cuando entonces” que le devuelven una idea y una cosmogonia que muchas veces se constituyen en el núcleo invariable de su ser, en su condición inicial. Una pregunta que habría que hacerse en este momento teniendo en cuenta la causación ascendente cuyo paradigma es el emergentismo es entonces: ¿Hacia donde se dirige la evolución, tiene algún sentido esta emergencia cada vez más compleja de nuevos diseños? Suele decirse que la evolución carece de planes y es cierto porque no hay –en teoría– una conciencia evolutiva que pueda planear la dirección de su desarrollo, la evolución se limita a beneficiar a aquellos genes que han demostrado su “buen diseño” y a penalizar a otros, sin embargo existen pruebas que demuestran que la evolución no ha terminado (Heidegger, Ayala), dicho de otra forma: que estamos “a medio hacer” y que el hombre es un modelo inconcluso, en suma que la evolución no ha terminado.

Una respuesta a este dilema de la perpetua afinidad de la materia hacia niveles de mayor y mayor complejidad podría proceder del mundo del átomo: por qué el cloro tiene tanta afinidad por el sodio puede explicarse eléctricamente, pero -en términos más genéricos-, la pregunta sería ¿por qué los átomos tienen la manía de entrelazarse formando moléculas?

Se trata de un contramovimiento que busca la simetría rota, los átomos tienden a unirse formando moléculas porque el universo está en expansión constante, una expansión que no ha cesado desde el big-bang original, la suprema asimetría o el Absoluto desorden. Dicho de otra manera: la materia tiende a agruparse oponiéndose a la fuerza expansiva del universo en busca de la simetría perdida. La secuencia cósmica sería la siguiente:

desorden ————–orden—————— desorden

En el otro extremo del modelo de Stern se sitúa el titulo de este articulo: “El infinito interior” una correspondencia interna de dirección contraria a la causación ascendente y en ese cuello de botella que forman ambos mundos (el de afuera y el de adentro) se sitúa el hombre, su Ego y el aquí-y-ahora. El sentido individual del hombre procede pues una doble emergencia, por una parte es el resultado de la complejidad evolutiva de una especie de primate que adquirió conciencia de sí, y en el otro lado es el desarrollo de una subjetividad arrancada a la conciencia basal común con los animales. En este sentido existe un paralelismo casi siempre asimétrico, de su ubicación en el mundo, el hombre es el resultado tanto de su condición biológica y cultural (causación ascendente) y de los elementos que ha ido arrancando a la subjetividad, elementos que pertenecen a su inconsciente arcaico, tanto colectiva como individualmente. Al mismo tiempo sabemos que los sistemas de mayor complejidad “incluyen” aunque no “son causa” de los sistemas de una complejidad menor. Dicho de otro modo, desde una mayor complejidad (autoconciencia) pueden derivarse efectos tanto en el mundo físico como en el mundo de menor complejidad. Es decir que la autoconciencia puede influir en lo biológico, un fenómeno que se conoce con el nombre de causación descendente.

La autoconciencia y su desarrollo son pues no solamente tareas relacionadas con el destino evolutivo del hombre (transhumanización) sino también una herramienta para la armonía y la salud. Este camino que Huxley llamó transhumanización y Jung individuación trata de recuperar el centro del ser, que no se ubica en el Ego sino en el Si-mismo, el centro de los centros, el centro que es individuo y que al mismo tiempo es cosmos-en-el-individuo. El Ego es el centro de la persona (prosopon) o máscara es decir un constructo puramente social y en cierto modo adaptativo que en efecto es necesario para sobrevivir en un mundo habitado por y para depredadores. El sí-mismo por el contrario es el centro del individuo y al mismo tiempo es el centro del cosmos, a ese viaje desde el Ego hasta el sí-mismo se le conoce –desde Jung– con el nombre de camino de individuación.

La enfermedad, sobre todo las enfermedades mentales y psicosomáticas pueden considerarse como el resultado de una asimetría y no solo como una inadaptación como suele concebirse hoy la enfermedad mental olvidando que muchas enfermedades y sufrimientos se producen por un exceso de adaptación a las normas y expectativas sociales. Esta asimetría da lugar a un desequilibrio fundamental, una disarmonía que es el equivalente de la disarmonía cósmica que nos representamos físicamente como una simetría rota; suele decirse y es verdad que el desarrollo tecnológico y científico ha ido más rápido que el movimiento del hombre hacia su interior, este desequilibrio da lugar a una asimetría evidentemente disarmónica y esta asimetría es la condición del sufrimiento humano. La enfermedad mental no es solamente de causa inadaptativa sino un desvarío óntico, es decir que afecta conjuntamente al centro de la persona (Ego) y al centro del ser (si-mismo).

Una de las características del centro del sí-mismo es que es al mismo tiempo centro también del universo donde se dan cita pues otros centros, cualquier desvarío o cataclismo en ese centro repercute en el universo entero. Hasta tal punto la afirmación anterior es cierta que es predecible que a un hito fundamental de los desarrollos tecnológicos o científicos se sigan verdaderos desordenes colectivos e incluso fenómenos naturales catastróficos. Cualquier hito científico o técnico supone una nueva ruptura de la simetría (estabilidad u orden) alcanzada que no encuentra correspondencia en el mundo interior del hombre colectivamente hablando, siendo evidente que la velocidad con que se propagan los desarrollos tecnológicos es superior a la velocidad con que el hombre inicia su camino de descenso interior. Entre este tipo de eventos pulsátiles se han señalado la emergencia de la agricultura, la imprenta, el alfabeto, el descubrimiento de la penicilina o incluso la “Perestroika”. Cada uno de estos hitos de desarrollo social, técnico o científico han venido acompañados de periodos de intensa desorganización social, como si el colectivo humano o los elementos hubieran enloquecido de repente.

Si el hombre posee subjetividad es a partir de una nueva emergencia biológica que le es propia: la autoconciencia, un estado de sobreelevación de la conciencia desde la que es posible observar la conciencia basal. La autoconciencia es un repliegue de la conciencia que nos permite no sólo saber (o conocer o aprender) algo que compartimos con muchos animales sino “saber que se sabe”, o saber algo acerca de cómo se sabe, una función que es representativa y única del genero humano contando incluso a las ramas de homínidos ya desaparecidas, como el Neandhertal que ya poseía un esbozo de autoconciencia, algo que sabemos a partir de sus ritos funerarios fosilizados. Con todo no hay que confundir la autoconciencia con la hipertrofia del subjetivismo o autoreflexión, algo que suele suceder: la autoconciencia es abundante, opera por descarte [resta!] y se caracteriza por su simplicidad, mientras que el subjetivismo y su hipertrofia es compulsivo, complejo, confuso y opera por acumulación. Más tarde volveré sobre esta distinción.

Si la dirección hacia fuera es llamada causación ascendente, la dirección hacia dentro se conoce con el nombre de causación descendente e implica la conexión del cerebro humano con los fenómenos biológicos puros, aquellos que son producto biológico pero que se encuentran entrelazados con el cerebro (aunque no sean directamente causados por él). Este concepto de causación descendente implica que el cerebro puede controlar los mecanismos neurovegetativos que se hallan implicados en múltiples desordenes somáticos y por esta razón la causación descendente es de un enorme interés para la medicina porque supone de hecho aceptar que mediante determinadas técnicas que tienen en común un entrenamiento concreto se pueden curar o al menos modular determinadas enfermedades o sufrimientos. Podemos afirmar entonces que el estudio de la autoconciencia está relacionado directamente con el paradigma médico. Esta es la razón por la que muchos médicos propongan el desarrollo y exploración de la autoconciencia como método terapéutico, a través de tecnologías originalmente espirituales como la meditación o el yoga o en el mundo occidental desde que Freud descubriera el inconsciente y con él una forma de terapia que se conoce con el nombre de psicoanálisis cuyo paradigma terapéutico es el cultivo del insight (el darse cuenta). Pero existe otra razón para proponer un determinado ejercicio de la autoconciencia como método curativo, me refiero a la búsqueda de armonía o por decirlo en los términos que vengo utilizando hasta ahora una búsqueda de simetría. Esta búsqueda no solamente es un ejercicio sanitario e higiénico de indudable interés sino un mandato cósmico.

Si el hombre es en sí un cosmos y contiene en él una parte del Cosmos entero es evidente que la ruptura de la simetría en el cosmos influirá indudablemente en él, tanto a nivel colectivo como individual, si el hombre halla su propia simetría, pasando de un cierto numero critico, es evidente que esa suma de armonías encontradas de forma individual sumarán la suficiente energía para invertir un proceso de desarmonía cósmica. Esta es una gran esperanza que merece la pena explorar.

El número o masa critica es un concepto de la teoría del caos muy interesante que nos recuerda que el destino del mundo (el cosmos) es indisoluble de los destinos individuales de los sujetos (en tanto que el cosmos carece de conciencia en sí mismo sino que la halla en el hombre) y que refuerza la idea de que la evolución no ha terminado tal y como suponía Heidegger. Todo parece suponer que la evolución se dirige (si alguien no lo remedia) hacia una nueva forma de complejidad que algunos ya han llamado el hombre cósmico (Rojo Sierra 1999), una forma de transhumanización que convertirá al Sapiens en una entidad super-autoconsciente, pero que al mismo tiempo viaja de la mano de un peligroso compañero de viaje: la hipertrofia de la razón, algo que puede hacer peligrar el destino de la nueva entidad y que por el contrario puede hacer derivar a la especie humana hacia su autodestrucción.

La asimetría cósmica tiene un correspondencia concreta (en este caso anatómica y funcional) en los seres humanos se trata de la asimetría interhemisférica, de donde procede la falta de armonía a nivel individual. Como se sabe el hemisferio izquierdo está especializado en el pensamiento lógico, instrumental, lógico, serial y temporal, mientras el hemisferio derecho es gestáltico, icónico, intuitivo, opera en paralelo y es atemporal, ambos hemisferios se encuentran conectados por un grueso cordón llamado cuerpo calloso, pero existe en el hombre una significativa hipertrofia del hemisferio izquierdo que supone de hecho una asimetría con correlatos cognitivos, afectivos y conductuales. Esta asimetría es el origen de no pocas calamidades en los humanos de estirpe emocional, tanto es así que se supone que las enfermedades mentales incluyendo a la esquizofrenia tienen que ver con esta asimetría, como también otros desordenes – que proceden de la ambigüedad hemisférica- la dislexia y otras. Las razones de esta hipertrofia del hemisferio izquierdo son evolutivas, en primer lugar se supone que el mayor desarrollo instrumental de la mano derecha inició esta asimetría, y más tarde la aparición del lenguaje fortificó esta hipertrofia, por no hablar de la aparición del alfabeto (Schlein) que terminó por desplazar al hemisferio izquierdo todas las estructuras del lenguaje (área de Broca y Wernicke), algo comprensible si recordamos con qué mano escribimos y como leemos lo que escribimos (de una forma serial, excepto los chinos) forzando más y más nuestra capacidad de abstracción y bloqueando o mejor enmudeciendo el hemisferio derecho.

Escribir (y antes de eso trabajar con las manos) es probablemente el proceso que más ha influido para configurar el cerebro del sapiens actual. Hay que recordar que la escritura se opone tanto a la tradición oral (el cuento) como a la tradición de la imagen (icono) y no hay más que recordar la historia de la humanidad para entender como escritura e imagen se han batido continuamente en un duelo a veces sangriento para asegurar su hegemonía en el modo de representación mental. El culto a la diosa, a la agricultura, a la tierra y la fusión con el medio ambiente de los entornos humanos originales, la ahistoricidad y el mito fueron sustituidos por el culto a un Dios sin imagen, masculino, innombrable y vengativo, inventando al mismo tiempo el libre albedrío, la historicidad y la individualidad. Existen evidencias de que el hemisferio izquierdo, la escritura, el patriarcado y la guerra se encuentran relacionados con la hipertrofia del hemisferio izquierdo en el género humano, mientras que el igualitarismo, la ternura, la intuición y el altruismo se relacionan con el hemisferio derecho.

De entre todas las emergencias evolutivas la organización social es la más débil e imperfecta de todas ellas y quizá por ello la que ha merecido más atención por parte de los reformadores. Casi todos los hombres notables – dotados de una intensa autoconciencia – han intentado cambiar el mundo y nos han legado códigos, leyes, religiones que son sobre todo preceptos para la vida en común y en menor grado instrumentos para la comprensión del cosmos. Sin negar las buenas intenciones de estos individuos extraordinarios hay que concluir que sus legados fueron traicionados inmediatamente después de su muerte por los revisionistas y que propiciaron reformas, contrareformas y persecuciones de sus herederos casi siempre traicionando el espíritu de aquellos reformadores en un continuo movimiento histórico de vaivén donde la armonía social ha sido la excepción en una sucesión de guerras, actos de pillaje, dominio y genocidio, repitiendo la secuencia de orden y desorden aunque casi invariablemente llevando el nuevo orden alcanzado tumultuosamente a un nivel de experiencia intrapsíquica mucho mayor, es decir a una hipertrofia de la reflexión, es necesario decir ahora que el hombre autoreflexivo, inteligente y competente no es menos vulnerable al sufrimiento mental, a la alineación o a la anomia que el inculto, primitivo o arcaico hombre agrícola del Neolitico. En este sentido es necesario aclarar que la dirección que la razón propusiera para el hombre: el aumento de la cultura, la educación gratuita y la sanidad en condiciones de igualdad, ­-ideales de la modernidad- no han resuelto ni de lejos los problemas eternos del hombre, es cierto que han mejorado nuestra vida pero han creado otros demonios y otra clase de sufrimiento.

Dicho de otro modo el orden que se alcanza después de un periodo de desordenes es jerárquicamente distinto a las condiciones iniciales y además: estas secuencias de orden y desorden social son cada vez más rápidas y frecuentes.

Sí es cierto que muchas de las reformas han puesto el énfasis en “lo social” como entorno de convivencia y que aquellas tradiciones se han asociado con la gestión de lo colectivo, es decir sobre las dificultades de la convivencia, hemos de concluir que esta vía – en cierto modo- ha fracasado si nos atenemos a las dificultades y a la hostilidad del mundo actual donde ni de lejos hemos llegado a una definitiva armonía en la convivencia. No necesitamos más experimentos sociales o políticos de reforma, ya sabemos que esa vía es un camino de extravío obligado y que no vale la pena insistir en ella. La secuencia esperable en cualquiera de los actos de esta tragedia es la siguiente: después de una tiranía hay un periodo de desorden, con una repercusión favorable de orden subjetivo que será sustituido al poco tiempo por otra tiranía distinta cualitativamente (en el mejor de los casos) a la anterior pero no menos maligna por invisible. Los periodos de cambio son caóticos con agrupamientos de catástrofes simultaneas y sincrónicas en todo el cosmos que dan lugar a nuevos avances tecnológicos que a su vez proponen un nuevo orden económico y político que… y así sucesivamente.

Si a ello unimos la deriva social relacionada con la internalización de la tecnología (y en menor parte de la ciencia) como ídolos colectivos, tecnología o ciencia que se constituyen en expectativas irracionales sobre el bienestar individual aunque no se comprendan íntimamente y solo “se usen”, entenderemos que la humanidad se ha extraviado en esa búsqueda de acumular bienes o bienestar y que la búsqueda individual se haya malogrado entre un laicismo alienante y una expectativa irracional sobre las posibilidades de la ciencia y el progreso en su conjunto que parecen haber sustituido a la idea de Dios en el imaginario colectivo y con él a un deterioro del arquetipo, del mito y del la idea de eternidad.

Estoy persuadido de que caducadas las reformas sociales y las esperanzas colectivas solo nos queda esperar que el hombre como “bios” individual consiga trascender su condición de simio pensante y cada vez más y más individuos consigan tomar conciencia de su autoconciencia a fin de traspasar el punto o masa critica necesarias para cambiar a su vez el cosmos. Es una expectativa que se conoce con el nombre de nueva era.

Contradictoriamente con esta idea el hombre actual está muy poco entrenado para utilizar su autoconciencia y la razón procede de dos clases de razones: carecemos o desconocemos las tecnologías espirituales para este desarrollo y además el individualismo –aunque es la regla– está mal visto entre nosotros. Todo parece estar preparado para una socialización aberrante que excluya el camino interior, una socialización que está basada en la represión y en el disimulo. No solo renegamos de la muerte sino que sospechamos de que detrás de un individuo autoconsciente se esconda un enemigo, un exegeta de alguna religión o un extravagante asocial. ¿El resultado? La mayor parte de la población no ha tenido una experiencia espiritual en su vida, son los mismos que han sustituido su “hambre de ser” por un feroz apetito faustico de quererlo todo o de al menos “aparentar tener” si no se puede llegar a tener lo que se ambiciona.

Imbuidos de la falsa idea de que la ciencia puede conseguir cualquier cosa y que además el hombre puede elegir de entre un menú desplegable cualquier opción, los humanos nos planteamos y sufrimos si no podemos tener el cuerpo que ambicionamos, la posición social, el sexo o la salud que “se nos debe”. Esta falsa expectativa que emerge de una determinada concepción de una sociedad protectora y asistencial donde el hombre se siente fundamentalmente como portador de derechos, plantea numerosos dilemas éticos y más allá de eso dilemas existenciales que de no encontrar cobertura social o política, es decir una legitimación de tal demanda, se convierten en malestares específicos y en síntomas psiquiátricos. Piénsese por ejemplo en la explosión de trastornos alimentarios entre la población adolescente. ¿Sería posible esta epidemia en un tipo de sociedad donde el individuo no sintiera que modelar el cuerpo a su capricho representara un derecho fundamental de su existencia?

Naturalmente el que así piensa está equivocado, pero desde la ciencia se da precisamente el mensaje contrario, no hay más que ver como la cirugía estética se ha universalizado electivamente para empezar a entrever una de las claves de este conflicto: ¿podemos o no podemos tener el cuerpo que deseamos? Este deseo frankesteniano de defragmentar el cuerpo y unir después sus trozos a voluntad es una emergencia de una sociedad donde técnicamente casi todo es posible y donde nadie ha enseñado a los usuarios de que aunque sea posible no es ni saludable, ni ético, ni demasiado importante el tener un físico determinado. Desplazar el énfasis desde el tener o poseer hacia el Ser es decididamente la solución a este conflicto pero nuestra sociedad está demasiado penetrada por este deseo para que podamos neutralizarlo solo con palabras, en este sentido estoy seguro de que la superación quirúrgica de las actuales técnicas van a propiciar a largo plazo sufrimientos individuales más y más refinados que llevarán al esperpento a la propia técnica por no hablar de los dilemas que sobrevendrán a partir de la reproducción artificial.

La mayor parte de la población tiene una autoconciencia embrionaria, muy poco desarrollada. Es evidente que casi todas las personas poseen cierta capacidad recursiva, es decir saben algo acerca de ellos mismos, y sobre todo autoreflexiva: plantearse problemas que no existen, pero estas capacidades no son ni de lejos suficientes para utilizar esta energía en cambiarse a si mismos ni para cambiar su entorno, sin embargo la capacidad adaptativa de la autoconciencia está conservada. Basta observar las maniobras que hacen las personas para negar – por ejemplo- sus debilidades con el alcohol para darse cuenta de que no se trata tan solo de un caso de “negación” o de pulsión suicida diferida. Más que la adicción por si misma la mayor parte de los alcohólicos no “saben que beben en exceso”, es decir su autoconciencia es muy débil, tanto o más que su adicción.

El “darse cuenta” (“Conócete a ti mismo”) no es la máxima que rige las vidas de nuestros conciudadanos sino más bien “posee lo máximo que puedas”. El resultado de este empobrecimiento es que la propiedad recursiva de la conciencia del sapiens se encuentra muy poco desarrollada más allá de sus usos sociales en comparación con los adaptativos (luchar, competir, engañar o disimular).

El viaje hacia el interior es la única manera de fortalecer la autoconciencia. Curiosamente la autoconciencia se forma en un movimiento de vaivén: a cada movimiento de descenso se corresponde un movimiento de ascenso, como si ese aprendizaje rebotara en la conciencia basal en relación a la profundidad alcanzada y como en una cama elástica relanzara al operador hacia arriba en un movimiento de ganancia de autoconciencia. El descenso –sin embargo– no carece de peligros. El extravío en las profundidades de la conciencia basal o las psicosis inflacionarias son dos de los riesgos que hay que tener en cuenta cuando iniciemos este viaje al infinito interior cuyas etapas a continuación propondré. El tercer peligro es la adoración de falsos dioses, algo que en mi opinión representa el riesgo más frecuente del descenso a los infiernos y que probablemente ya esté afectando a los pioneros de la nueva era.

ITINERARIO PARA UN DESCENSO

Utilizaré la metáfora del descenso en oposición a la expectativa instrumental de ese viaje que es precisamente el efecto opuesto: el ascenso de la autoconciencia. Existe además otra razón para proponer esta metáfora y es la conocida idea del infierno, algo que se encuentra relacionado con las mitologías clásicas que sostienen nuestra cultura y por tanto nuestras creencias y que de rebote también se encuentra entre la historia de las ideas cristianas. Somos – nuestra cultura– un hijo de Helena e Israel, nuestros padres que nos proveen de mitologias, leyendas, historia y creencias ricas y proteiformes y es mi intención referirme a ellas para ilustrar mis argumentos en torno a este descenso.

Los griegos no tenían un concepto de “infierno” tal y como nos ha legado el cristianismo, los hebreos tampoco. El Hades para un griego carecía de matices dramáticos, allí no había fuego, ni castigos o penalidades, se encontraba ocupado por las almas (espectros) que poblaban la mayor parte del mismo pero que no sufrian porque habían bebido “el agua del olvido” y por tanto nada recordaban de su vida anteior, en una parte de VIPS existían – los campos Eliseos– que se encontraban ocupadas por las almas importantes y justas. Cuando un griego moría hacía el siguiente trayecto: primero era visitado por Hipnos, dios del sueño que daba al muerto un cierto matiz de inmovilidad similar al sueño, después entraba en acción su hermano gemelo Tanatos sacando el alma del cuerpo, posteriormente Hermes el Dios mensajero tomaba el alma del difunto y la bajaba a la laguna Estigia donde Creonte –el barquero– depositaba al muerto al otro lado del río. Allí –por fin– le recibía Hades el dios subterráneo que introducía el alma ya en su propio reino, de donde no se podía salir dado que la puerta era guardada por Cancerbero (un monstruo con seis cabezas), que dejaba entrar pero no salir. Una vez dentro les daba a beber “el agua del olvido”, por lo que el alma ingresada se olvidaba de su vida anterior. No podía pues en el Hades haber sufrimiento dado que había amnesia total de la existencia anterior.

Los héroes, representantes arquetípicos de la humanidad, descendían con frecuencia al Hades con intención de rescatar parientes o amados muertos, una tarea que contaba siempre con la oposición más o menos activa de Hades. El mismo Dios Hades tuvo que ingeniárselas para conseguir una esposa, -Persefone- que tuvo que violar y raptar a la fuerza para que compartiera su vida en el mundo subterráneo. Demeter, Teseo, Orfeo y Dioniso, Heracles, Ulises o Psiqué son ejemplos de dioses, héroes o heroínas que visitaron el Hades buscando el alma de sus amados o bien cumpliendo alguna tarea fundamental para recibir ciertos dones por parte de los dioses.

En este sentido podemos considerar que el descenso al Hades forma parte de la tarea del héroe, algo que tiene que ver con la exploración del inconsciente o si se quiere en términos mitológicos la ganancia de alguna subjetividad que siempre es algo que se arranca al inconsciente, algo que no se hace sin transgresión y que representa una oposición a la tradición o al designio celestial.

En este sentido y recapitulando el descenso a los infiernos tiene dos principales vías de entrada:

1.- Una entrada en forma de tarea de proporciones heroicas, que representan en el héroe una iniciación, es decir un tránsito necesario entre un nivel y otro de aprendizaje, algo que es condición para una progresión, para conseguir un deseo o merecer una distinción. A menudo el héroe fracasa en esta misión, sobre todo cuando de forma omnipotente pretende resucitar a alguien que ha muerto, es decir cuando no mide convenientemente sus fuerzas. Otras veces el héroe triunfa sobre los peligros del descenso como es el caso de Heracles, Dioniso o la misma Psiqué y vuelven con un itinerario que podrán mostrar a los humanos que lo precisen.

2.- La otra forma de entrar en el Hades es a través de un rapto, de un episodio involuntario y paroxístico: es el caso de Perséfone, raptada y violada por el Dios de los abismos y obligada a permanecer con él a pesar de los desvelos de su madre Démeter ­-diosa de la agricultura- que incluso amenazó a Zeus con secar toda la tierra si su hija no le era devuelta, algo que el propio Hades resuelve haciéndole comer algunos granos de granada, un fruto que si es comido en el Hades impedirá al héroe definitivamente su vuelta.

Rapto (paroxismo) o tarea (iniciación) son pues los dos mecanismos universales de entrada en el infierno (el inconsciente), sin contar la visita guiada por la propia Perséfone o como es natural la muerte que deposita definitivamente el alma en el mundo subterráneo.

Los peligros que acechan en el descenso al Hades o inconsciente son arquetípicos y a ellos voy a referirme específicamente en este itinerario fraccionado en etapas, no sin antes describir la conciencia basal, es decir el limite entre lo consciente y el inconsciente que en el nivel temporal se corresponde entre lo mítico y lo histórico (cuya frontera es la leyenda) del mismo modo que el tiempo arquetípico (eternidad) – “en aquel tiempo”- y el tiempo cronológico (Cronos) lindan en la propia conciencia basal a través del tiempo percibido (Kairós).

La mejor imagen que se me ocurre para definir la conciencia basal, es la del mar. Usualmente cuando contemplamos el mar no somos demasiado conscientes de que lo que estamos haciendo es contemplar la superficie y no el mar en toda su extensión, pero esta metáfora hará la descripción de la conciencia basal algo mucho más comprensible. El mar tiene fenómenos – incluso en su superficie– que son equivalentes a los que acaecen en la propia conciencia basal, una emergencia de los procesos bioquímicos del cerebro que compartimos con muchos animales y que nos permiten permanecer despiertos la mayor parte del tiempo y “darnos cuenta” de lo que sucede a nuestro alrededor, guardar memoria de determinados hechos y aprender sobre todo con fines adaptativos, sobrevivir. Estos fenómenos son de una parte el color, la luz, las olas, la espuma, el viento, el rumor, el olor, las mareas y las corrientes (ya en cierta profundidad) cada uno de estos elementos pueden aplicarse a la conciencia basal que como el mar es penetrable, desde afuera y desde adentro, es decir su capa más superficial es permeable, nos permite sumergirnos y posteriormente nos permite emerger.

Podemos decir que el rapto es un descenso por paroxismos o estallidos –tal y como sucede en el ataque epiléptico– de contenidos del inconsciente (del fondo marino) en la superficie, algo que puede suceder de forma abrupta como es el caso de una psicosis aguda o una crisis existencial. Si entramos en el inconsciente como parte de una tarea iniciática debemos aprender algo de buceo y si penetramos muy profundamente debemos estar entrenados para eludir la descompresión y –como no– saber qué peligros vamos a encontrarnos en cada inmersión.

La mayor parte de las personas no contemplan críticamente su conciencia basal, se limitan a usarla para sus fines, que suelen ser adaptativos al medio ambiente en que viven (o el que vivieron en el pasado), competir, vencer, dominar, fornicar, triunfar o simplemente sobrevivir. El hombre autoconsciente está acostumbrado a contemplar su conciencia basal y conoce bien los fenómenos que allí se dan, al menos los sucesos de la superficie que siempre acaecen simultáneamente con el ritmo beta, es decir en el ritmo cotidiano de vigilia.

El hombre autoconsciente conoce las fuentes de su ánimo y los mapas del corazón humano, es decir los ríos que alimentan ese mar, su origen, accidentes, deltas, bahias y desembocaduras y descubre casi cada día los matices de su expresión afectiva, más que eso las explora, las pone a prueba, en autocrítica constante y autoobservación activa. El hombre común por el contrario vivencia su conciencia basal de un modo alienado, como “algo que le sucede”. Incapaz de conectar sus vivencias con su periplo vital se limita a sufrir las consecuencias de los virajes de su conciencia planteando una rápida supresión de síntomas sin ver más allá que su destino de halla entralazado con este o aquel sufrimiento. El hombre común se limita a poner diques a las mareas de su conciencia o dicho en términos psicodinámicos se defiende con la represión, es decir el arrinconamiento de todo aquello que socialmente es inadecuado, manteniendo estas fuerzas en una tensión cuya cuerda puede romperse dado que la represión supone un enorme gasto de energía y los vaivenes de la navegación suelen romper las amarras. El hombre corriente no se sumerge jamás y se asusta cuando es obligado a descender al agua, prefiere hacer surf o navegar sobre las aguas manteniendo un equilibrio inestable en tiempos de borrasca.

Itinerario para un descenso: de la persona al Si-mismo

Etapa primera. Conocer los fenómenos de superficie.

Casi cualquier persona es capaz de desarrollar la capacidad de autoobservación, bien a solas o bien guiada por un terapeuta y son casi las mismas que pueden aprender a respirar conscientemente de forma abdominal, algo que no hacemos espontáneamente cuando estamos en la vorágine de nuestra vida cotidiana. Algunas de ellas, advertidas, lo hacen, aunque bien es cierto que sometidas a los engaños de la autopreservación, cayendo víctimas casi siempre de las coartadas del Superego cuando no de los engaños de la identidad, es decir, de la ilusión de la continuidad del Yo o de la persona o máscara.

Efectivamente, es poco frecuente que las personas comunes tengan la suficiente penetrabilidad para “darse cuenta” de un sentimiento socialmente censurable. Pongo el ejemplo de la agresión, un sentimiento cuyo destino casi siempre es la represión, desde donde puede llegar a ser tan destructiva como en estado puro (consciente). Hasta ese punto estamos contaminados por los pseudotabúes culturales que nuestra paleta sentimental se encuentra castrada por las conveniencias y las convenciones y sobre todo por la evitación de la ansiedad a cualquier precio.

El Sapiens lleva millones de años de evolución (de causación ascendente) y debido a un medio ambiente inicialmente hostil que constituyó su entorno habitual hasta hace recientemente poco tiempo su capacidad para la adaptación, – que incluye la anticipación de los riesgos– es abrumadora si la comparamos con su débil autoconciencia. Estamos diseñados para defendernos del hambre, del frío, de las fieras, de los depredadores, de la rapiña ajena y del dolor, algo que hemos hecho a partir de prótesis (armas, cuevas, fuego, herramientas, agricultura) pero seguimos mal adaptados a la abundancia, al aire acondicionado, al exceso de comida, al exceso de trabajo, a la falta de depredadores o a la calefacción. Este desfase (genoma lag) entre las condiciones de nuestra adaptación general y las circunstancias actuales de vida es la consecuencia de que sólo muy recientemente hemos conseguido “dominar” la naturaleza y hacer la vida predecible y cómoda. Estamos mejor adaptados al combate que a la autoobservación lo que hace que hayamos desplazado nuestra rapiña desde nuestros ancestrales competidores (el oso y el lobo) hasta nuestro prójimo. Nuestra agresión está desplazada hacia nuestros congéneres y hacia el otro sexo, es intraespecifica e intersexual, algo muy raro entre el resto de especies animales. Por eso nuestra tendencia ante cualquier dificultad es la lucha o la huida, es decir respondemos a los eventos de nuestra vida cotidiana en clave de cazador-depredador. La competitividad, la lucha, la ambición y la insolidaridad son los efectos colaterales de nuestra disposición genética adaptada a aquellas condiciones originales. Casi todas las habilidades adquiridas en nuestro medio y nuestro tiempo responden al hecho de intentar que nuestro prójimo no nos dañe, pues sólo el prójimo puede ya dañarnos una vez desaparecidos los depredadores naturales de nuestra especie. La consecuencia directa es que en nuestra especie la agresión es intraespecífica, del hombre contra el hombre, no sólo del uno contra el otro, sino también del hombre contra sí mismo, uno contra si-mismo.

Eso hace que nosotros seamos nuestro propio enemigo y que los fenómenos de nuestra conciencia basal se vivencien como ajenos o alienados.  La socialización –paradigma universal– que propugnan algunos psicólogos positivistas ingenuos no es la solución sino el blanqueamiento del problema. La socialización adocena y robotiza al hombre y le obliga a disponer recursos (de los que a veces no dispone) para mantener a buen recaudo todas aquellas partes de si mismo que no encajan con el modelo convencional de hombre educado y social.

La primera etapa de este descenso que propongo consistirá en fomentar la autoobservación (de los fenómenos de superficie de la conciencia) con el propósito de deshacerse de los tabúes sociales que enmascaran nuestra conciencia, al tiempo que se favorece la disolución de la censura (represión) y que los contenidos “inadecuados” sean vivenciados mediante la aceptación activa. El objetivo en esta fase del descenso no es tanto cambiar sino aceptar.

Considero que el método psicoanalítico de la libre asociación (hablar o escribirle a alguien acerca de sí) es el mejor método para profundizar en la autoobservación. Pongo en duda que sin un entrenamiento concreto en este método nadie llegue, ni de lejos, a conseguir el suficiente grado de autoobservación para llevar a cabo una transformación en la superficie de su conciencia. Sin una logoterapia (terapia centrada en la palabra) confrontada por un terapeuta es muy poco probable que alguien llegue ni siquiera a rozar esta superficie. Del mismo modo creo que determinadas personas – fuertemente impermeabilizadas– son incapaces de romper la tensión superficial de las aguas ni siquiera con este método, pero el 80 % de la población es de alguna manera sensible a la libre asociación y a la confrontación cara a cara de los mecanismos elementales de defensa que operan en este nivel superficial. Conocer la represión y la formación reactiva, saber manejarse entre los opuestos y salvar la ambivalencia, tomar decisiones con responsabilidad, delegar, pedir ayuda, y mejorar la competencia son objetivos razonables en la mayoría de la población y a través del habla, es decir de la expresión verbal de los conflictos.

No debemos olvidar que el lenguaje es en cierto modo el cemento de la mente, es decir la herramienta que conecta entre si las distintas inteligencias, habilidades y pericias del hombre. El lenguaje y el pensamiento que sigue las autopistas que el lenguaje trazó -siguiendo las leyes gramaticales de la construcción de sentido- es la mejor manera de transitar el mundo y de cohesionar distintos aspectos evolutivos del hombre: de un lado la habilidad científico-natural, con la habilidad instrumental y la habilidad artística o construcción de sentido. Su cerebro sistematizador y su cerebro empático.

Ejercer sobre sí un excesivo autocontrol es lo contrario de abandonarse. El individuo excesivamente autocontrolado es casi siempre también un individuo controlador de la conducta ajena que está además identificado con los mitos del patriarcado (incluso en las mujeres). Apolo representa la ortodoxia pero también la maldad si recordamos el tratamiento que daba a sus rivales como Marsias al que despellejó tras una porfía, Artemisa su hermana gemela destruyó a Acteon por contemplarla desnuda, Atenea dejaba petrificados a los hombres, Zeus abatía con su rayo a amantes díscolas  y rivales sexuales y Hera su esposa era víctima de las infidelidades de su esposo pero también despiadada perseguidora de sus amantes e hijos ilegítimos hasta la extenuación. Hombres y mujeres son víctimas y verdugos de su excesiva necesidad de control de la conducta ajena lo que les lleva a la victimización en el caso de Hera y al fortalecimiento del patriarcado en el caso de Zeus, cada uno de estos arquetipos tiene a su vez su opuesto neutralizador.

Apolo, cuyo culto se daba en Delfos era el Dios de la adivinación, de las artes y las ciencias. En sus templos había –inscritas en la pared– máximas como la conocidas: “Conócete a ti mismo, “Nada en exceso”, etc. Pero tres meses al año Apolo se iba al país de los hiperbóreos dejando libre el culto a Dioniso su Dios opuesto que nos legó el vino, la música, la danza y el misticismo sensual. Se trata de una bella alegoría acerca de la complementariedad de los opuestos, ser Apolo todo el año no lleva a ninguna parte, dejar sitio a Dioniso en nuestra vida forma parte de un buen ejercicio higiénico de salud mental.

Segunda etapa. Reconocerse en la sombra.

El concepto junguiano de Sombra es el constructo adecuado para delimitar aquellos contenidos inconscientes que no han sido reprimidos por los tabúes sociales tan solo, sino que forman parte de contenidos mucho más profundos en términos de inaccesibilidad. En este caso ya no se trata de una convención social sino de aspectos fuertemente catectizados y relegados que tienden  a configurar una “antipersona” o “lado oscuro” de la personalidad (conciencia). La sombra no es preconsciente sino inconsciente y los mecanismos mediante los que se mantiene inaccesible ya no son la represión o la formación reactiva, sino otros mecanismos de un nivel de menor calidad: la negación, la identificación, la proyección o la anulación. La sombra es un arquetipo en el sentido jungiano, es decir un símbolo elemental que es forma (campo mórfico), y es acción (conducta) como es creencia (cognición afectiva) y es además del mismo sexo que el sujeto consciente, aparece en sueños como un alter ego o como un sosías.

El mundo explicitado (Bohm) antes de ser mundo era completo (manifestación implícita) pero después de la división original del big-bang devino en un mundo dividido en opuestos o pares: lo bueno y lo malo, lo masculino y lo femenino, el ying y el yang – en definitiva- son las partes o fragmentos en que la realidad se manifiesta en el orden explícito o mundo real. Toda persona autoconsciente sabe que los opuestos son complementarios, que forman parte de una unidad original, las personas comunes por el contrario se debaten en un maniqueísmo que trata por todos los medios de soslayar la división y mantener una de las partes en cautividad. Sin embargo estas partes cautivas o encarceladas en la infraconciencia pugnan por emerger dado que la función cultural del monstruo es precisamente la de mostrarse (mens= mostrar). Dicho de otra manera, la función del monstruo es la de señalizar la transgresión del héroe y advertirle del castigo que acaecerá si incumple la ley divina, la tradición o lesiona la Totalidad.

El hombre común acostumbrado y adaptado a batirse en duelo con los elementos utilizará la misma estrategia para enfrentar al monstruo, que es la parte del si-mismo que no encajó en el lecho de Procusto y o bien mutilará esas partes que no encajan o las mantendrá alejadas de la conciencia mediante los mecanismos que el psicoanálisis ha descrito hasta la saciedad y a los que antes me he referido. Sin embargo estos contenidos pueden emerger cuando son estimulados por la realidad externa, como sucede con los arquetipos que son activados a partir de las experiencias de la realidad. La autoreferencia es un síntoma relacionado con la Sombra, sucede cuando el arquetipo es estimulado al mismo tiempo que es más necesario que nunca mantenerlo alejado de la conciencia ( a fin de que el monstruo permanezca oculto): la divulgación de la intimidad que sucede en algunas reacciones paranoides como resultado de un incremento o señalización de un determinado entorno de hostilidad, iniciación o codicia comparativa común entre los adolescentes sometidos al escrutinio del grupo representa un buen ejemplo de la emergencia de estos contenidos. El monstruo puede ser cualquier cosa que entre en conflicto con la necesidad de legitimación o aceptación: la homosexualidad latente, la incapacidad para lograr una pareja o la fealdad (aun subjetiva por comparación) y ahora también la obesidad –evocadora del monstruo– son pretextos para identificar la Sombra y mantenerla oculta.

Los sujetos comunes suelen tener experiencias con la Sombra a partir de sus contactos con drogas, es sólo entonces cuando estos contenidos fuertemente inconscientes emergen en toda su intensidad dando lugar a situaciones de pánico, psicosis emergentes de contenido persecutorio, autoreferencial o francamente delirantes o –también– simples intoxicaciones patológicas con fenómenos asociados de violencia o de pérdida de control relacionadas con el alcohol con más frecuencia que con otras drogas y que representan catarsis emocionales relacionadas más con la desesperación que con el sadismo o el odio.

Una de las ventajas de la represión es que permite al sujeto no enfrentar los opuestos: o se es absolutamente bueno (mediante represión de lo malo) o se es absolutamente malo (con supresión de lo bueno). Económicamente hablando esta situación incapacita al individuo para iniciar la vía de la iniciación del héroe que es siempre un trasiego en la gestión de los opuestos, es decir una labor de integración y síntesis, el camino se encuentra, pues, detenido.

Trabajar con estos opuestos es también una alternativa terapéutica bastante común y al alcance de no pocas formas de terapia que tienen en cuenta el inconsciente, confrontar al individuo con su Sombra a fin de que se ocupe en lograr síntesis más o menos afortunadas con sus pares de opuestos es labor del terapeuta que brinda su tutela en esta segunda etapa del camino de individuación o transhumanización.

En ocasiones el individuo está “poseído” por la fuerza arquetípica de su Sombra o antipersona, como sucede en los psicópatas o trastornos limites de personalidad , es decir el individuo se ha identificado de tal modo con su “lado oscuro” que pareciera querer decir: “no tengo remedio”, lo que al menos favorece la emergencia de una cierta identidad, ser anoréxica, delincuente, enfermo mental crónico o toxicómano no sólo son situaciones puntuales sino sobre todo también creencias. Algo que se formó haciendo coincidir determinados noemas con timemas en un momento casi hipnótico (ritmos beta o theta) donde se aprendió que era mejor “ser algo” que no ser nada o “algo peor de lo que se es”. Esta circunstancia nos hace recordar que la identidad y la identificación son en gran parte  constructos sociales fraudulentos asumidos en muchas ocasiones para obtener ventajas y prebendas en el reparto de cargas sociales, si a ello sumamos el hecho de que la enfermedad es un estado que cuenta con beneficios sociales y secundarios (evitación de la responsabilidad) entenderemos que determinadas activaciones del arquetipo de la Sombra puedan mantenerse de por vida, falsificando un estado de cosas que nos recuerda la cronicidad interesada de ciertos haraganes pendencieros, enfermos crónicos donde el beneficio mantiene un estado de cosas cercano al déficit cerebral, con ausencia de autoconciencia que caracteriza a los estados defectuales esquizofrénicos.

Tercera etapa. El arquetipo sexual.

Contrariamente a lo que sucede con la Sombra que siempre es del mismo sexo del individuo, el arquetipo sexual es de sexo contrario y representa la bisexualidad mítica del ser humano tal y como Freud  conceptualizó la libido. Jung llamaba animus al arquetipo masculino que cabía observar en las mujeres y anima al arquetipo femenino que habitaba en la infraconciencia de los hombres. Lo usual con estos arquetipos es que se mantengan reprimidos y posteriormente proyectados en la realidad donde un hombre o una mujer son “raptados” u obligados a encajar con este arquetipo, una coincidencia a la que muchos llaman amor.

Una de las características  que identifican a este arquetipo en relación con el Ego es la fascinación, es decir la enorme capacidad de provocar identificaciones y “capturas o posesiones” de la personalidad y la conducta. La identificación tiene como resultado la forja de una determinada identidad a través del apego, así la identidad masculina se establece muchas veces alrededor de un anima o imago materna proyectada en una mujer cualquiera. El riesgo de cosificar el anima  y convertirla en un instrumento de fortalecimiento del Yo es muy frecuente en muchos hombres incapaces de mantener relaciones igualitarias con su anima o imagen femenina interiorizada. El miedo  a ser homosexual o demasiado femenino les induce a distanciarse de sus figuras femeninas introyectadas o a mantener relaciones reales de escasa intimidad con las mujeres.

El miedo o la fascinación sexual hacia la mujer tienen que ver con un doble proceso ontológico en el varón: el apego a la madre y la posterior separación de la figura materna que es necesaria para que un hombre llegue a encajar del todo en un mundo diseñado por y para el patriarcado y donde no caben demostraciones de “debilidad” tal y como se definen los gustos femeninos. El hombre apresado entre su tendencia centrípeta hacia sus figuras originales de apego (la madre) y su posterior socialización con otros hombres se distanciará poco a poco de lo femenino que hay en él y que sólo recuperará quizá en forma de acceso carnal después de la pubertad. En ese sentido puede entenderse que la actividad sexual para los hombres represente una forma de autoafirmación, de sedación o que incluso forme parte de ritos de iniciación donde el menosprecio o la violencia hacia la mujer sean algo más que una metáfora para convertirse en un acto mediante el que se redime y preserva la masculinidad.

El miedo hacia la mujer y quizá también la violencia hacia ella tienen que ver con la mitología del patriarcado. La mujer siempre ha sido asimilada con aspectos oscuros, fríos, distantes, lunáticos: la bruja, la serpiente, la arpía son inventos masculinos para despojar a las diosas originales del supuesto poder que los hombres le atribuyen y que siempre tiene que ver con la afectación o lesión de su virilidad [¿por qué van los propios hombres a inventar algo que les amenace la virilidad?]. Hay que recordar que nuestra cultura es la más misógina del mundo, me refiero a las culturas que brotaron en el arco mediterráneo y que terminaron por sustituir a la Gran Diosa por un Dios masculino, innombrable que creó al mundo sin concurso de mujer arrebatándole incluso la condición de fertilidad que siempre acompañó a las deidades primitivas pre-helénicas. De entre ellas sólo la religión cristiana permite el culto a deidades femeninas, hay que resaltar que el culto a las vírgenes y las imágenes están prohibidas tanto en el judaísmo, como en el Islam y también entre los protestantes.

Identificarse es lo contrario de distanciarse, observar desde la altura (desde la autoconciencia) es el mecanismo contrario del apego que siempre se resuelve mediante la proyección del arquetipo sexual afuera de uno mismo o bien mediante la identificación con el anima. Practicar el desapego no siempre tiene que ver con los bienes materiales, sino muchas veces con esa tendencia que muchas personas tienen de vincularse con demasiada intensidad con las figuras de su entorno a las que se fuerza a convertirse en determinados arquetipos sean sexuales o no. Por lo general creo que las personas tenemos demasiados apegos, nuestro pueblo, nuestra ciudad, nuestra patria, nuestra familia, el puesto de trabajo, el equipo de fútbol, nuestros amigos y conocidos, nuestra posición social y nuestra imagen publica resultan verdaderas cárceles cuando se convierten en sustitutos de nuestra identidad, cosa que sucede con demasiada frecuencia. ¿Somos algo más allá de lo que hacemos, donde nacimos o  con quien nos relacionamos?

Desidentificarse, es decir mantener la distancia y practicar el desapego es siempre una buena terapia siempre que se logre compaginar con el necesario compromiso con la familia, los hijos, la profesión o las condiciones sociales. Encontrar un equilibrio entre ambos platos de la balanza no solamente es una señal de buen juicio sino también un ejercicio de salud. Un ejercicio que con frecuencia se resuelve a favor de uno de los platos y que podemos observar en dos clases de actitudes: aquellos que no saben hacer otra cosa más que trabajar, son demasiado responsables o formales y aquellos otros que son indisciplinados, informales o incompetentes. Encontrar un termino medio es bastante complicado porque se precisan poner en juego dos clases de fuerzas que casi nunca son simétricas: las fuerzas adaptativas y las fuerzas de la autoconciencia. Ya he comentado que existe un desequilibrio evolutivo en nuestra especie a favor de las primeras.

Entre las mujeres suceden otro tipo de cosas bastante distintas a las que afectan a los varones. Por lo general las mujeres disponen de un animus bastante débil, quizá como representación de un padre incompetente o ausente cuya representación clínica es un defecto de la autoafirmación, de la autoestima o del sentimiento de valía. Este tipo de mujeres aparecen como incompetentes, carentes de empuje vital o asertividad y son fácilmente victimas de desordenes emocionales o de todo tipo de maltratos o victimizaciones. Tienden a la idealización en sus relaciones con el otro sexo y son incapaces de negociar limites y pactos a largo plazo. Explorar las relaciones del Yo con el animus de modo que se llegue a sintetizar aspectos confrontados o a conformar un nuevo estado de cosas que permita contar con la Fuerza del mismo es el objetivo de este tercer plano del descenso.

Hay que recordar ahora que el concepto Fuerza, elán vital, libido o dynamis de la autoconciencia es extraído probablemente de la fuerza de determinados arquetipos, en este sentido fortalecer o mejor dicho aprender a extraer la fuerza contenida en el animus es el objetivo terapéutico para una mujer con escasa asertividad. Una mujer sin animus es una mujer sin Logos y por tanto sometida a los vaivenes de sus impulsos acercándose paradójicamente a la “parte oscura” que el patriarcado ha diseminado acerca de los prototipos femeninos.

Hombres y mujeres pueden a su vez haber sido “poseídos” por la fuerza de sus arquetipos sexuales. Es algo que podemos observar en los delirios erotomaníacos (mas comunes entre las mujeres) o en los trastornos de la identidad sexual (más usuales entre los hombres). En el primero de los casos una mujer cree que un hombre -por lo general de una posición social de más relevancia que la suya propia- está inevitablemente enamorado de ella, y además le hace continuamente proposiciones eróticas que ella podrá rechazar o no, pero que la impulsa a una conducta de acoso del supuesto enamorado, este curioso síndrome descrito por Clérambault es el resultado de una “posesión” arquetípica, es decir de una relación donde el animus ha oscurecido el resto de la personalidad obnubilando el juicio de la paciente que se ve impelida a una búsqueda de ayuda incluso policial para librarse de las supuestas insinuaciones de aquel.

La posesión por el anima en un hombre casi siempre oscilará entre dos polos: el de la identificación que se resolverá con trastornos de la identidad sexual o el de la identificación proyectiva que casi siempre correlaciona con el asalto sexual, una forma expeditiva con la que el hombre resuelve su ambivalencia con su propia anima. Poseer una mujer es una forma de evitar que nos haga daño, dominarla, vencerla y aun despojarla de su propia subjetividad o asesinarla son las formas primitivas en que los hombres resuelven sus conflictos con su parte femenina a la que temen y desean al mismo tiempo sin lograr establecer una síntesis entre ambas partes. El objetivo de esta etapa es la destrucción del espejo imaginario que existe en cada uno de nosotros, un espejo formado a partir de las identificaciones y contraidentificaciones con nuestras figuras de apego, de la que la madre es la más profunda y arcaica. El espejo que refleja y refracta la propia imagen es la que permite proyectar en la realidad las distorsiones que muestra de la propia autoimagen. En este sentido el anima es la contraimagen materna de nuestro arquetipo sexual (y que forma parte de los arquetipos con los que tiene que lidiar el sujeto). Existen dos clases de operaciones patologicas con este arquetipo sexual: la idealización o la devaluación, ambas persiguen un mismo fin, preservar la dignificación del Yo. Bien a través del amor cortes (o amor romántico) un tema recurrente presente en toda la historia de la humanidad (el caso de dante y Beatriz por ejemplo) el sujeto eleva a la mujer hacia un lugar inaccesible, de diosa que le permite enfrentar sus temores hacia su anima mediante este delicado equilibrio cuyo propósito es impedir a toda costa la realización carnal. La disociación que los hombres suelen hacer de las mujeres entre vírgenes y putas puede caer sin embargo del otro lado, aqui no hay idealización sino renegación, el hombre proyecta su anima al exterior en forma de sujeto degradado, lo que paradójicamente le lleva al mismo fin: mantener a salvo su propia dignidad viril que siente vulnerable en contacto con la mujer.

Destruir el espejo es la tarea que el héroe deberá resolver y que dará como resultado sentir a las mujeres como seres iguales a él, como congéneres de la misma especie, como iguales no amenazantes. Las mujeres -por el contrario- menos narcisistas que los hombres no precisan invertir tantos esfuerzos en esta tarea dado que su apego original hacia la madre no precisa ser reprimido, ocultado o mutilado, por el contrario las mujeres tienen que resolver como he dicho antes  sus conflictos con el animus, pero esta tarea nada tiene que ver con el espejo.

 Cuarta etapa. Los dilemas de la subjetividad.-

Después del arquetipo sexual, un escollo que representa una dificultad máxima para el hombre, nos encontramos con lo que he llamado los dilemas de la subjetividad. En ese descenso a los infiernos el hombre gana subjetividad a medida que arranca espacios y contenidos a la conciencia basal. La tarea del héroe es precisamente la de ganar subjetividad para el resto de la humanidad pero no se trata de cualquier subjetividad. La subjetividad del monstruo, es decir de aquel que antepone sus intereses a cualquier razón colectiva o interés común no vale lo mismo que la razón de Prometeo, el que roba el fuego a los dioses y se lo proporciona a los hombres a costa de su vida. No cualquier tarea de ganancia de subjetividad es benéfica para la humanidad. El siglo XX se ha caracterizado por la legitimación de cualquier subjetividad y por una actitud colectiva de “laissez faire, laissez passer”, es decir de una actitud pseudotolerante que opera desde el lado de la conveniencia y de “no meterse en donde no nos llaman”. Es la actitud del cínico que se resguarda en una actitud de no comprometerse con nada ni nadie y que aparece revestido de una falsa tolerancia. Regular la vida en común es una de las dificultades más importantes con la que se han enfrentado los colectivos humanos, ciertas restricciones parecen necesarias para delimitar lo colectivamente asumible de lo inasumible. Pero las actitudes personales del hombre moderno se han refugiado en ese ámbito que conocemos como lo privado, y es ahí precisamente donde hay que ir a buscar las mayores ignominias: el maltrato doméstico, el abuso de niños, o la negligencia en la crianza son actitudes que se esconden detrás de una mascarada normal socialmente. El monstruo es estrictamente privado y sus victimas domésticas. El debate que hoy existe acerca del maltrato femenino en el hogar elude casi siempre el origen del mismo: el refugio en el ámbito privado de determinadas subjetividades y que se desplazó desde lo publico en virtud de un repliegue social que tiene que ver con la industrialización, la anomia y el desarraigo de amplias capas de la población desde sus ubicaciones naturales hacia otras que les eran ajenas, la miseria moral como correlato de la pobreza y el encanallamiento que el alcohol provocó en amplias capas de la población vulnerable provocó un ocultamiento de estas actitudes en  un lugar donde se hacia inaccesible a la mirada normativa, al mismo tiempo que se deificaba la intimidad del hogar como un substituto de la participación y el compromiso con las decisiones colectivas.

Desposeído de esta legitimación para lo colectivo el monstruo se refugió en el hogar de cada cual y dio lugar a distintas subjetividades que hoy se zanjan con el conocido recurso al machismo (la idea errónea de que el hombre tiene derecho a maltratar a su mujer) y que viene siempre obturada por su complementaria (errónea también) fascinación por parte de las mujeres sobre “los chicos malos”. Estos dos mitos – que proceden de la cultura mediterránea helénica y judia- han trascendido sus respectivas comunidades y se han instalado en la conciencia del hombre (y de la mujer) como un derecho, es decir como una ganancia de subjetividad.

Cada día aparecen nuevas versiones del monstruo hasta el momento desconocidas, los crímenes sin motivo, es decir aquellos que proceden de una necesidad de expresión o los crímenes antropofágicos (como el recientemente juzgado en Alemania del ingeniero caníbal) son una buena prueba de ello y también la evidencia de que nuestra leyes, es decir nuestros códigos de convivencia no se encuentran preparados para atajar jurídicamente el mal que cada día nace con la ganancia de nuevas subjetividades por el ser humano.

Cada ganancia de subjetividad es una prueba acerca del mérito y también del benéfico uso por parte de la Humanidad. Nadie sabe si el fuego que nos muestran es simplemente fuego de artificio o servirá para alimentar mejor a la humanidad y de ahí la confusión. En esta etapa del descenso el héroe puede verse invadido por dudas acerca de la bondad de sus planes, sus hallazgos pueden representar tanto peligros para toda la humanidad como ganancias para la misma. El ejemplo mejor que se me ocurre es el de la tecnología, es evidente que la ciencia y sus usos prácticos han mejorado la vida de los hombres haciéndola mas confortable, más segura, mas larga y cualitativamente mejor, pero ninguna tecnología es neutral: la electricidad tiene riesgos, la calefacción, la alimentación, el ocio, los automóviles, la telefonía, las fuentes de energía, la industrialización y sobre todo la vida sedentaria tienen riesgos sanitarios y sociales que proceden de la propia naturaleza del hombre adaptada a las hambrunas, al frío y a la defensa de sus depredadores naturales. Eliminar los riesgos de la vida cotidiana es benéfico para el hombre pero conviene no perder de vista que no estamos bien adaptados a la vida beatifica y que el individuo siempre procurará introducir en su vida un elemento de perturbación cuando no desplazando su agresividad hacia sus semejantes.

La subjetividad del otro es sencillamente insoportable para los hombres, esta grieta se puede sortear de dos formas: mediante la confrontación o mediante el refugio en una individualidad militante. La discusión, la oposición, la hostilidad manifiesta frente a nuestros semejantes proceden de un hecho: nadie tiene la misma subjetividad, nadie piensa o ve la realidad como la ve el vecino. Por el contrario todo el mundo tiene una teoría acerca de la mente, es decir todos sabemos que los demás piensan, sienten, planean igual que hacemos nosotros, este desencuentro hace que los hombres no vivan al congénere necesariamente como un enemigo (si no hay conflicto de intereses), aunque lo perciban como un intruso (un diferente) en tanto que no piensa como nosotros, esta disidencia con nuestras propias creencias es el pretexto para que muchas veces nuestro congénere sea considerado como un adversario o como un enemigo al que hay que combatir o eliminar, por supuesto de una manera algo distinta actuan los animales: consideran a sus congéneres como intrusos (salvo a las hembras en celo), pero saben que la tendencia de cualquiera es la devolver el golpe, lo que hace que las peleas a muerte sean muy poco frecuentes en el reino animal. A diferencia de ellos el hombre no ha desarrollado sistemas de inhibición frente a su agresividad, por lo que enfrentado a este dilema muchos hombres recurren a la violencia, no porque el hombre sea más agresivo que los animales (en realidad no lo es) sino porque el hombre está mejor diseñado que ningún animal para engañar, planear y sobre todo utilizar armas y esgrimir argumentos racionales frente a la disidencia.

En realidad las creencias son la razón de mayor peso a la hora de cuantificar los daños intraespecíficos en los seres humanos. Los mayores y más numerosos crímenes de la Humanidad se han hecho en nombre de las creencias, mucho más numerosos, que los crímenes sexuales, los crímenes por codicia o los crímenes anómicos del siglo XX.. Por el contrario las descreencias, es decir el refugio del hombre en su altiva individualidad es igualmente dañina -si bien por otro tipo de razones- en la gobernabilidad del mundo. La individualidad que no remite o evoca una realidad superior a él mismo erosiona la fe en soluciones colectivas y prepara el terreno social para la huida, la rendición, el refugio en paraísos hedonistas (como las drogas) y sobre todo fortalece la omisión: esa conducta despreciable que hace que podamos asistir a un hecho abusivo sin hacer nada para detenerlo simplemente porque no nos concierne.

Toda subjetividad se pone a prueba constantemente con la realidad y con los consensos sociales. El héroe a veces tendrá que discriminar a solas a la luz de su propia conciencia de qué lado cae su ganancia, su exploración de los infiernos. Es cierto que ninguna ganancia de subjetividad verdadera se hace a favor de las circunstancias, ningún reformador hubiera reformado el arte, la música, la política, el derecho o la religión sino soportando grandes calamidades personales, el destino del héroe (verdadero) es el sacrificio y a veces sólo este parámetro nos hace discernir la buena de la obra intrascendente. Bill Gates no es un héroe, pero si Jesucristo, Beethoven o Rimbaud, los que cambiaron nuestra concepción acerca del mundo capturando algo a su conciencia basal, algo que llegó a alumbrar la humanidad a partir de su propio sacrificio personal. El héroe nunca gana dinero, ni institucionaliza o nacionaliza su patrimonio, se limita a robar el fuego a los dioses y a traerlo al mundo real para que todos puedan beneficiarse de él. El destino del héroe es –naturalmente- ser traicionado, sometido a persecución o a la quema de sus textos. Aun así los enemigos de la verdad acaban muriéndose –como decía Plank- y la tarea del héroe más allá del olvido se presentifica constantemente a través de otras subjetividades sinérgicas con su tarea.

En este sentido se puede afirmar que las ideas no deben ser jamás motivo de disputa entre los hombres, pero si los valores. Discriminar sobre lo que es una creencia (una ideología) de un valor es una tarea sobreañadida para el héroe que viaja a través del infierno. Un valor se caracteriza porque no trata de imponerse jamás a los otros, se impone a partir de su propia dignidad, mientras que las ideas como los virus necesitan parasitar otras mentes, reproducirse y perpetuarse a través de contagio social, no hay ideología sin proselitismo, ni valor sin sacrificio. Los yoguis propugnan una técnica mental conocida con el nombre de epoché: la suspensión del juicio como ejercicio diario a oponer a la continua manía de disgresión que tenemos los humanos. Combinar la epoché con “el toma y daca” (el quid pro quo) me parece el mejor ejercicio de salud mental que el individuo puede llevar a cabo para orientarse en un mundo donde las subjetividades ajenas siempre se viven como obstáculos a la propia realización. Saltar desde la orilla de la ideología hacia la del valor es el mejor camino para no sentirse absorbido en la marea de la confrontación o la identificación con los otros.

Quinta etapa. El arquetipo Luz.-

La iluminación es el final del camino de nuestro héroe: consiste en llegar a intuir, a oler que todas las cosas en el universo forman parte de un Todo, que todo está conectado con todo, que existe una maraña de conectividad en todo el universo que atraviesa la material y lo inmaterial. Es saberse parte de algo supraindividual y no poder ponerle nombre, al tratarse de una experiencia ultrasensible e inefable. En realidad la iluminación es la superación de los contrarios del pensamiento simbólico que tiende a fragmentar, a separar, a dividir en opuestos y a establecer categorias. Tienes que recordar que cada vez que tomas una decisión divide el mundo en dos, lo bifurcas y contribuyes a la incomprensión de lo vivido. A este respecto un viejo proverbio sufí, dice:

“Antes de la iluminación los árboles eran árboles y los rios, rios, durante la iluminación los arboles dejaron de ser árboles y los rios, rios. Después de la iluminación los árboles volvieron a ser árboles y los rios, rios”.

Lo que es lo mismo que admitir que la iluminación es el proceso de reconocer lo similar (y agruparlo) y lo distinto (y separarlo) y que este proceso natural se ve interrumpido por el pensamiento lineal que tiende a establecer fragmentaciones entre las entidades. Caer en la cuenta de que los árboles no son sino árboles, es un proceso de conocimiento cuyo hallazgo se sitúa más allá de un conocimiento ingenuo pero coincide con él, al tratarse de un subproducto de una búsqueda nunca un fin en sí mismo. El iluminado no pone junto lo diverso y sobre todo no separa lo similar.

Encontrar la iluminación es algo que está lleno de peligros, el principal de los cuales es la locura banal (agrupar lo distinto, separar lo similar) o la locura por inflación (megalomaníaca) que tiene que ver con el deslumbramiento de la conciencia por el propio brillo de la “divinidad”. Y le llamo “divinidad” por no poseer una palabra mejor y a pesar de la convicción de que no existe una Voluntad más allá del hombre.

Si la acumulación de conocimiento puede ser el móvil de la búsqueda para el principiante, el hallazgo de la  sabiduría es el final del camino, un hallazgo incompatible con la inacción y la omisión: “Somos lo que somos capaces de transformar”, no basta con “saber” hay que ir más allá y explotar al máximo los dones con que vinimos al mundo y llevar nuestra transformación de nuevo a la superficie a algun lugar donde pueda ser aprovechada por otros. La superación de las ansiedades sexuales y no sexuales que apresaban al héroe en etapas anteriores han quedado ya obsoletas. Ha sonado la hora de la verdad, una verdad que se encuentra replegada dentro de otra verdad y que al llegar  a este punto el héroe podrá o no reconocer: se trata de darse cuenta de que el objetivo del descenso, igual que todos los viajes era encontrarse de bruces con el secreto y el mayor secreto que encuentra el heroe en su descenso es que no había tal secreto, no habia nada que descubrir en el Hades, que todo lo importante se encuentra en la superficie, arriba en el elemento sensible y la vida común, porque la enorme paradoja que se encuentra encerrada en la vida es que ningún conocimiento basta por si mismo si uno no es capaz de mantener la actitud de sorpresa de un niño, su capacidad de asombro y la mente abierta de un principiante para mantener la frescura y la apertura necesarias para no dejar de aprender y enseñar.

Por contra los peligros de esta etapa son bien conocidos, adorar a falsos dioses (el dinero, la apariencia o los rendimientos) o dejarse cegar en la ilusión de que el heroe se ha transformado en Dios son los dos peligros más importantes de esta etapa, muchos sucumben a ella, por falta de preparación, por falta de madurez necesaria o por candidez. Ninguna persona de menos de 40 años debería adentrarse en este nivel donde el infierno muestra tanto su cara más sublime como su aspecto más terrorifico. Sólo los héroes adultos, bien formados y a salvo de la omnipotencia no sucumbirán a la tentación de creer que han alcanzado a Dios, que son Dios o que Dios les ha distinguido con sus dones.

¿Deseas volver a la superficie?

3 comentarios en “El infinito interior: itinerario para un descenso

  1. Sustentar cierta desconfianza hacia los grandes anhelos quizá sea lo más prudente, después de todo. Es posible que aquello de lo que con mayor vehemencia queremos liberarnos sea como el hilo que sujeta las perlas que, en rompiéndose, provoca la disgregación del collar. Dicho de otro modo: no hacemos justicia a lo que nos oprime. Lo que nos oprime es lo que nos da forma. Esta reflexión me vino a la mente al recordar la lectura del Rey Lear. La historia es bien conocida; un rey y padre tiránico, debilitado por la vejez, concibe comprar el amor de sus hijas, repartiendo entre ellas el reino, quedando, de este modo, a su merced. Las dos mayores eligen el camino de la hostilidad, buscando no se sabe bien si liberarse de la presencia del viejo tirano, todavía opresiva, pese a su renuncia al poder, o una especie de revancha por la vieja opresión; Cordelia, en cambio, junto con el bufón, elige el camino de la lealtad, fundada en la piedad; el difícil sentimiento de empatia hacia el poderoso, sus vehementes impulsos a la dominación y la violencia, y sus vengativas susceptibilidades. Porque el anhelo de libertad también tiraniza. Algo de eso se revela en la biografía de Robert Walser; en su autobiográfica “Los Hermanos Tanner” nos muestra a un individuo celoso de su independencia, fuertemente refractario a enraizar en las cosas, o a dejar que las cosas enraícen en él, intensamente inclinado a la vida vagabunda, de la que obtiene un intenso placer. Los últimos años del autor de esta novela nos muestran el reverso de la moneda: fallece en un centro psiquiátrico -en su natal Suiza-, todavía lúcido (sus “microgramas” son de esta etapa), pero manifestando, sin duda, el gravoso peaje, de su elección: la disgregación del collar. No se si me estoy alejando mucho del tema, discúlpenme el desbarre, si es así.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s