Adoctrinamientos y nepotismos

Dime a qué partido votas y te diré que parte de la ciencia rechazas

Eduardo Zugasti

doctrina

Esta semana ha saltado a la prensa un curioso debate propiciado por las NNGG del PP de Castellón. A alguien se le ocurrió montar una web para que los alumnos puedan denunciar los “adoctrinamientos” que los profesores ungidos por eso que ha venido en llamarse “libertad de catedra”, hacen en las universidades españolas y que según los miembros de NNGG implican un fuerte sesgo ideológico que viene a imponerse a lo que deberia enseñarse en las universidades: ciencia.

El mandoble de doble filo no se hizo esperar mas que un dia, porque inmediatamente los progres ya tenian un chivo expiatorio: una profesora del CEU llamada Gloria Casanova (una universidad católica) de Valencia habia “adoctrinado”a sus alumnos a través de unas declaraciones en clase sobre el aborto, la violación y otras lindezas.

La diferencia entre las declaraciones de la profesora del CEU y otras -que conozco de primera mano procedentes de la universidad pública- es que son opiniones de una profesora católica que ejerce su magisterio en una universidad privada, concretamente en la facultad de periodismo y donde van aquellos hijos de católicos que buscan acomodo en sus aulas, pagando cuantiosas matriculas, eso si. De manera que en mi opinión la Casanova no está haciendo ciencia cuando dice que el aborto es un crimen (si es que lo ha dicho) o cuando dice que Dios nos pone a prueba con una violación y cosas asi. Eso no es ciencia sino fe, más concretamente eso es una creencia -irracional y si se quiere fanática- pero una creencia al fin y al cabo.

El adoctrinamiento procede más bien del lado opuesto de la trinchera, cuando la ideología se disfraza de papers y de ciencia: son las universidades públicas las que usan la ciencia para adoctrinar -por acción u omisión- y más concretamente son ciertas disciplinas las más sensibles al adoctrinamiento. Concretamente la psicología me parece una de las disciplinas donde se dan más casos de adoctrinamiento de sentido contrario al de la Casanova.

Sucedió con Freud, siempre silenciado en las facultades de psicología y recientemente sucede con Darwin algo muy parecido. Ni Freud ni Darwin empastan bien con los poderes dicotómicos en los que la sociedad está dividida desde principio de siglo. Freud es poco “científico” o un “obseso sexual” y es el padre de una “pseudociencia” -como se dice ahora- y es por eso que las facultades de psicología -algunas de las cuales dan por buena la teoria queer– han rechazado al mayor talento que la psicología ha dado en los ultimos 200 años. Poco científico.

Darwin en realidad es un caso similar, el problema aqui tropieza por la derecha con la teoria del diseño inteligente y del creacionismo puro y duro; por la izquierda con el gran problema de la selección social. Asi mientras los de derechas-creacionistas no tragan a Darwin, sin embargo encuentran en sus ideas justificaciones para lo que seria un darwinismo social, mientras que la izquierda que es atea o agnóstica abraza la parte genética de la evolución (la selección natural) pero niegan la parte social que les enfrenta con la evidencia de que no somos tan iguales como habíamos imaginado. Por otra parte la version holística o cosmológica empasta mal con las ideas conservadoras pero vuelve a encontrar eco en esa especie de religión a la carta que propugnan los “progresistas” de la “new age”. En este post de Eduardo Zugasti podeís perseguir estas ideas, junto con este otro post de Cultura 2.0.

Es cierto que: la búsqueda de una sociedad socialista, o de una comunidad devota y ordenada, empujan realmente a las personas a aceptar o rechazar partes substantivas de la ciencia.

Y eso si que es adoctrinamiento, me refiero a ideas que están en el eje de torsión de como nos imaginamos el mundo y que son estas cuatro ideas:

  • El fantasma en la máquina.
  • El mito del buen salvaje.
  • La negación de las diferencias sexuales.
  • La tabla rasa.

El fantasma en la máquina es la idea de que existe un principio atemporal o entidad distinta a la propiamente material que se encarna o constela en la materia y la anima. Es por eso que el fantasma en la máquina es el equivalente del alma religiosa, un principio inmaterial o sobrenatural. En realidad esta idea no ha sido resuelta porque encierra uno de los grandes misterios de la neurociencia que es el dilema cerebro-mente y se alimenta de nuestro desconocimiento acerca de la pregunta dificil de la neurociencia. Lo que sabemos a fecha de hoy es que no es necesario invocar a ningún fantasma para explicar el funcionamiento de la máquina y aunque nos resulte dificil de comprender las claves están en profundizar más aun si cabe en nuestro conocimiento de lo material, incluyendo en lo material a las ciencias sociales que tambien son ciencia. Hoy, en la ciencia sólo los neoplatónicos como Sheldrake o Penrose defienden una postura compatible con el fantasma en la máquina.

Del mito del buen salvaje no voy a decir nada ahora porque ya escribí un post sobre esta vieja idea roussoniana de que el hombre librado a sus propias fuerzas y sin la sociedad seria inevitablemente bueno. La idea de que es la sociedad la que pervierte al hombre es una idea ridicula que aun hoy podemos perseguir en ciertas ideologías de izquierda, buenistas o utópicas que paradójicamente han contribuido de forma notable a aumentar los beneficios de una educación libre, gratuita y universal. Hasta hoy, donde estas ideas parecen haber tocado fondo y alimentado grandes bolsas de decepción, fracaso educativo y gasto social. El mito del buen salvaje alimenta aun hoy gran parte de las Constituciones de los paises mas opulentos y democráticos de Occidente al sostener -de forma ya contradictoria con lo que sabemos de genética-  que todo individuo es reinsertable o rehabilitable cuando comete un delito. Se trata del mito y la creencia que existe detras de nuestro sistema de justicia, demasiado blando y permisivo con el crimen y orientado hacia el redentorismo y del que ya hablé aqui, en este post sobre “Culpa y Biología” a propósito de “Incógnito”, el libro de Eagleman.

Algo parecido sucede con el mito de la tabla rasa, uno de los paradigmas de la idea de igualdad con la que supuestamente todos venimos al mundo como una pizarra sin escribir, un renuncio a la genética y a la ciencia, o mejor, como dice Pinker una negación persistente de la evidencia. Algo parecido sucede con la otra patata caliente con que se enfrenta la verdad cientifica: la diferencia sexual. Un mito alentado a partes iguales por la izquierda y las feministas que han llegado a escotomizar hasta las diferencias sexuales limitando el tema de las diferencias a constructos sociales o de género. En este modo de pensar si les quitáramos a todas las niñas las muñecas y a todos los niños los mecanos, los sexos serian cada vez mas iguales. Otra falacia desenmascarada. El lector puede leer este post sobre la paradoja noruega donde aparece bien a las claras lo que es ciencia ( o simple conocimiento empírico y sentido común) y lo que es ideología.

De manera que ya sabemos que el principal adoctrinador es la ideología que practican las personas concretas. Pero no solo la ideología adoctrina sino el nepotismo familiar. Un nepotismo que puede resumirse en la siguiente y antidemocrática frase: “todos queremos más a nuestros hijos que a los hijos del vecino”. ¿No es cierto? ¿Y no es cierto también que por nuestros hijos haríamos cosas que no haríamos por los hijos de los demás? ¿Y no es cierto que los padres se preocupan más por sus hijos que por sus padres?

Lo que indica que el nepotismo es algo profundamente biológico, no un constructo social. Yo quiero a mis hijos porque son míos y portan mis genes y si sobra algo puedo tambien querer a otros niños, pero por supuesto menos que a los míos. El nepotismo es algo biológico y va de arriba-abajo, del padre al hijo y además puede constituirse como una identidad. Eso es lo que hay que esperar y legislar para evitar que la sociedad entera favorezca solo a los hijos de los privilegiados

La probabilidad de que un hijo sea de izquierdas es mayor en las familias de izquierdas y del mismo modo si usted se ha educado en una familia conservadora tiene más probabilidades de ser religioso, creer en Dios, abominar del aborto y estar en contra del matrimonio entre homosexuales que si se ha criado en una familia “progresista”. De modo que la ideología es un nepotismo identitario y no tiene nada o muy poco de libre elección.

De manera que el adoctrinamiento es inevitable y en mi opinión el hombre del mañana habrá de acostumbrarse a vivir en un mundo muy dividido donde será difícil discriminar lo verdadero de lo falso. Lo que carecteriza nuestras sociedades avanzadas es el disenso, no hay lugar para consensos universales ya. Sucede porque este tipo de sociedades han alcanzado supuestamente el meme verde que es el meme que lleva colgando el valor del igualitarismo. Todas las opiniones tienen el mismo derecho de manifestarse (lo que no significa que todas tengan el mismo valor) y de alguna forma enredan el buen gobierno de una sociedad donde cada uno cree tener el derecho a imponer su propio nepotismo identitario. El problema de las sociedades “verdes” es que se encuentran en un cuello de botella –descrito por Wilber aqui– y que impiden el progreso y la trascendencia de los valores que arrastran consigo.

Lo que es de esperar es una guerra continua entre nepotismos identitarios, lo que es lo mismo que decir entre ideologías: la izquierda y la derecha tradicionales ya amansadas, domesticadas y pervertidas por el poder y el dinero darán lugar a nuevas ideologias más radicales que profundizarán aun más en esa división o disenso hasta el paroxismo.

¿Existe alguna solución a este dilema?¿Cómo atravesaremos ese cuello de botella que se cierne sobre nosotros? ¿Podemos prescindir de nuestro nepotismo identitario? ¿Como escapar del atractor de la ideología?

Lo intentaré en el proximo post.

2 comentarios en “Adoctrinamientos y nepotismos

  1. Ser un genio es poco frecuente. Pero ser un genio y tener la capacidad que tiene usted de transmitirnos conocimiento de forma tan amena es excepcional. Leerle es un honor.

  2. Gracias por hacernos pensar.

    Parece que está naciendo –o recuperándose- una cultura que rechaza el creciente poder e intrusión del estado y la religión en sus vidas y cree firmemente que hay otras maneras de cooperación comunitaria que no dependen de la supervisión, regulación o tributación del estado ni del seguimiento de rituales. Su identificación primaria no es con su campo genético o nacional material, sino con lo epigenético espiritual y emocional de los que comparten su forma de pensar, donde sea que estos se encuentren en el mundo.
    Esto trae como consecuencia, la concienciación del absurdo de las guerras y de la naturaleza artificial del miedo, el odio y la sospecha implantada y usada por los estados y religiones para justificar todo tipo de calamidades.

    Recordando las palabras de G.I. Gurdjieff: “La civilización moderna está basada en la violencia, la esclavitud y las frases bellas. Pero todas las frases bellas sobre la civilización y el progreso no son más que palabras. ”

    Esta nueva cultura humana ve la aberración de la economía productivista y las políticas a ella asociadas, en las que, resumidamente, las opciones actualmente disponibles se limitan a dos: una especie de capitalismo de libre mercado –derechas-, o una especie de modelo socialista –izquierdas-. Desde el punto de vista de esta renacida cultura humana, ambos sistemas son esencialmente lo mismo, pues estando basados y arraigados al materialismo y en la suposición de que la vida o la “realidad” está confinada exclusivamente al campo de la materia.

    Según el Dr. Amit Goswami, profesor de física en el Instituto de Teoría de la Ciencia en la Universidad de Oregon: “La no localidad, la jerarquía envuelta y la discontinuidad son las firmas de la conciencia cuántica y han sido verificadas de forma independiente por los principales investigadores de todo el mundo. Estos datos experimentales y sus conclusiones nos revelan que el equivocado punto de vista materialista es el epicentro de la mayor parte de los problemas del mundo hoy en día. Para hacer frente a estos problemas, ahora tenemos la ciencia de la espiritualidad que es totalmente verificable y objetiva.”

    Los socialistas o de izquierdas y los capitalistas o de derechas, sólo discuten sobre cómo se debe dividir el botín de este campo de la materia y de quien entre ellos debe dividir, pero ambos están tan enfocados en la primacía de la materia, que ignoran cualquier posible dimensión espiritual por completo.
    Siguen con la división cartesiana suponiendo que la dimensión espiritual es terreno de la religión institucionalizada, sin darse cuenta del ancestral acuerdo desarrollado entre la religión y la política por los verdaderos dueños del mundo.

    Como dijo el malogrado John Lennon: “Nuestra sociedad está dirigida por dementes con objetivos dementes. Creo que estamos siendo dirigidos por maniáticos para fines maniáticos y creo que me pueden cerrar como demente por expresar esto. Eso es lo que es demente.”

    Por todo ello, la renaciente cultura humana, se siente también segregada de todas las religiones y rituales, y se niega a aceptar cualquier intermediario entre nosotros y “lo Divino”. Las personas están hambrientas de una experiencia espiritual directa, personal, y están dispuestas a recorrer largos caminos usando las tradicionales técnicas antiguas de gnosis, éxtasis, legado de los chamanes, yoguis de la prehistoria, etc … para conseguirla.

    En realidad, es sencillamente complicado. Se trata tan solo de descolonizar o desparasitar la mente: colonizándola con un humanismo centrado en la individualidad de la colectividad humana según la propia intuición subjetiva de cada individuo, no en ideas recibidas de autoridades autoaprobadas. Se trata de escucharnos a nosotros tal como indica el oráculo de Delfos: “…En ti se halla oculto el tesoro de los tesoros. Oh! Hombre, conócete a ti mismo y conocerás al Universo y a los dioses”.

    Antes de que las palabras llegaran a ser mera mercancía, usada para tramar mentiras, cuando los hombres aún vivían por sus palabras, cuando no era necesario anotar y registrar nada. Nuestros ancestros: los Celtas, los Vándalos, los Godos -nombre que significa “los buenos” -, entre muchas otras tribus, eran conscientes de la importancia del saber interior. La gente de Roma los llamó “paganos”.

    Ninguno de estos hombres “paganos” buscó nunca a “dios”, porque uno no busca lo que encuentra dentro de uno mismo.
    Su credo era un refrán tan breve como un parpadeo pero tan claro y profundo como un arroyo de montaña: “Haz lo correcto y no temas a nadie”.
    Aunque eran sus enemigos mortales, los romanos dijeron de ellos: “Donde los Godos están, allí hay reglas de virtud. Y donde los Vándalos están; allí hasta los romanos se hacen castos”.

    Nuestros antepasados llevaban el conocimiento espiritual profundamente arraigado en su interior, les servía como la brújula que siempre conduce el barco por su rumbo apropiado. En la época de los ancestros, la fe significaba -como en griego antiguo- la certeza del conocimiento interior.

    Si engañamos la parte divina que está en nosotros, nos engañamos a nosotros mismos. Los paganos nunca se arrepentían ya que no tenían nada por lo que arrepentirse.

    “Una de las lecciones más tristes de la historia es ésta: si se está sometido a un engaño demasiado tiempo, se tiende a rechazar cualquier prueba de que es un engaño. Encontrar la verdad deja de interesar. El engaño nos ha engullido.”
    Carl Sagan, fragmento de El Mundo y Sus Demonios

    Quizás aquí se encuentre la solución al dilema para atravesar el cuello de botella que se cierne sobre nosotros prescindiendo del nepotismo identitario para escapar al atractor de la ideología.

    Como se decia en Occupy Wall Street: “No se puede desalojar una idea cuando su tiempo ha llegado.”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s