Un futuro de androides perfectas

robot

Las mujeres perfectas no existen a pesar de que existe una pelicula que afirma lo contrario. Los hombre perfectos tampoco existen pero no es de hombres de lo que voy a hablar, porque la mayor parte de nosotros, los hombres somos superfluos, tanto desde el punto de vista reproductivo como desde el punto de vista sexual.

Soy de los que piensa como Freud y Reich que la gran asignatura que tiene nuestra especie es la del sexo, más concretamente de la privación o del disgusto o insatisfacción sexual de sus usuarios, no tanto por represiones o moralismo (que ya quedan pocos) sino por conformidad con lo que hay. Compaginar eso que llamamos civilización con el deseo sexual es algo complicado y que requiere de grandes equilibrios y desequilibrios que conviven con bolsas de inanición y de miseria que condenan a muchos hombres al ostracismo, al rencor, al delito, los crimenes sexuales, la pederastia o la alienación.

No me cabe ninguna duda de que estos males impresos en la cultura proceden de un mal reparto de las mujeres tal y como dicen los antropólogos que se han ocupado del asunto: las mujeres son un bien escaso, al menos las mujeres que no piden peajes insostenibles en forma de compromisos eternos. Pero hay otros hándicaps en esto del intercambio sexual y de las oportunidades de goce -dado que no todas las mujeres son igualmente deseables- y que estas desigualdades se encuentran en la raíz misma de la hominización, de modo que no son de esperar grandes cambios en la naturaleza humana, es la que es.

Las mujeres siempre llevarán ventaja en las relaciones a corto-plazo y serán menos abundantes que los hombres, del mismo modo tenderán a la monogamia, y serán menos activas y más conformistas -sexualmente hablando- que los hombres. Del mismo modo los hombres parten con una ligera ventaja en el largo plazo pero los peajes son demasiado costosos de mantener salvo para los ricachones o los guaperas.

De manera que siempre existirán bolsas de deprivación, de codicia, de lujuria más o menos contenida y de rechazos y decepciones, de miedo al abandono y de rencor misógino. El hombre es más dependiente de la mujer que al revés y lleva la peor parte en el reparto de la escasez.

images-news

En un post anterior y a propósito de un libro de David Levy que titulaba “Sexo y amor con robots”, ya me detuve a hablar de esta utopía -para algunos distopía- que seria poder disponer de robots siliconados para satisfacción de aquellos deprivados que tanta hambre pasan. Todos conocemos casos.

Para mi, el libro de Levy no es en absoluto una distopía sino que pienso que es la única forma de regularizar y homogeneizar el mercado sexual que en la actualidad depende demasiado de los gustos (intereses) femeninos y de la castidad impuesta. Y es por eso que existen prostitutas y no prostitutos entre otros subproductos del mal reparto.

Pero ¿no seria mejor disponer de una sexual doll a tiempo completo que recurrir a la prostitución?

En esta página -tecnología alemana- ya puedes elegir tu androide segun tus gustos y prestaciones. Y en este album puedes ir eligiendo.

Claro que se puede afirmar que por muy perfectas que sean no dejan de ser muñecas con ciertos dispositivos evacuadores de emisiones espermáticas. Y es verdad que estos dispositivos no pueden quitarse de encima cierto siniestro parecido con los autómatas de pelicula de miedo. Para consumo de fetichistas o desesperados, si.

¿Se acuerdan ustedes de los primeros móviles? ¿De aquellos que llamábamos ladrillos y que llevaban antena y todo y pesaban como una piedra?. Recuerdo cuando empezó esta industria de los móviles que solo los usaban los hombres de negocios, esos que andaban todo el dia colgados a su ladrillo comprando y vendiendo valores. Entonces era frecuente que criticasemos a aquellos pioneros, parecían ciertamente ser snobs y uno no encontraba ninguna diferencia entre el móvil, el fijo o la cabina de telefónica si necesitaba llamar.

Pero el mercado de los móviles se fue sofisticando  y abaratando, hasta el punto en que hoy todos (hasta los pobres) tienen móvil. Se ha convertido en un articulo irreemplazable y lo ha hecho yendo más allá de sus propias prestaciones, los móviles se han vuelto inteligentes (smartphones) y sirven para cosas que no estaban entre su programación inicial de llamar por telefono.

Algo asi, presumo sucederá con las sexual dolls. No solamente se mejorará su apariencia fisica y su tacto y contacto sino que pronto andarán, se moverán y serán cada vez mas proto-humanas sin serlo. El propio Levy adelanta que incluso tendrán dispositivos para hablar y mantener conversaciones según los gustos del clientes y sus orgasmos podrán programarse o bien se llevarán a cabo a mano.

¿Existirían en una sociedad así los delitos sexuales? ¿Podrán ser acusados los sádicos de quemar, asesinar, ahogar o desmembrar a sus muñecas? ¿Podrian existir muñecas aniñadas para satisfacción de pederastas?

Es de prever que esa utopía de muñecas sexuales puede cambiar este panorama de abusos y crimenes relacionados con la sexualidad que tanto abruma a los machos de nuestra especie y por el que nuestra sociedad paga un precio tan alto.

Una de las preguntas filosóficas que algunos se harán es ésta: ¿Pero estas sexual dolls serán capaces de amar? ¿Y ese amor será verdadero?

La misma pregunta me hice en este post acerca de la verosimilitud de los sentimientos entre humanos y humanoides y me serví de Blade runner para alumbrar esta cuestión filosofica. ¿Sabe o no sabe Harrison Ford que Daryl Hanna es una mutante? ¿Lo es o es humana?

En cualquier caso parece que no le importa demasiado.

Post relacionado.-

¿Por que nunca lograremos la igualdad reproductiva?

3 comentarios en “Un futuro de androides perfectas

  1. Por ahora las muñecas sexuales son muy rudimentarias y ni siquiera emulan el tacto de la piel humana, la morfología está bastante lograda pero no disponen de muchas prestaciones y ademas tienen un elevado precio. Pero si las androides sexuales llegaran a ser replicas hiperrealistas y a un coste accesible para todo el público, el fenómeno produciría escalofríos por las espina dorsales de las todas las mujeres con bajo valor en el mercado sexual. Podrían sufrir la competencia o, peor aún, el reemplazo. Incluso las chicas atractivas sufriran un retroceso debido al uso generalizado de robots realistas por parte de los hombres, y el grupo de hombres deseables de alto rango que todavía permanezcan en el mercado de apareamiento humano se habrán reducido en tal proporción que solo las mujeres de gran belleza podrán optar a éstos. Podría suceder que un fenómeno sucedáneo, al que ocurre en la región Dnieper-Dniester barra el paisje del resto de naciones occidentales con la llegada: hombres feos, alcoholicos y perdedores sociales, accediendo inexplicablemente a preciosas y explosivas jovencitas.

    Estos Robots que puedan simular las mujeres reales son todavía una fantasía, pero la tecnología está progresando rápidamente. Quien dijo que la necesidad es la madre de la invención se equivocó, el deseo sexual masculino es la madre de la invención. (Aunque, supongo que se podría decir que la satisfacción del deseo sexual masculino es la necesidad.) Así que, por ahora, no hay invasión robótica importante que esté a punto de irrumpir en nuestras vidas.

    Pero, curiosamente, se puede obtener una predicción de este mundo futuro con serviciales androids de compañía si dirigirimos la mirada hacia los efectos que la pornografía está teniendo en el hombre del siglo XXI.

    Si bien es cierto (y yo personalmente creo que lo es) que la pornografía moderna, (ubicua, en sobre demanda, softcore y hardcore en HD, y de disponibilidad gratuita en la red) es un estímulo supranormal con una magnitud que nunca han sido experimentada por los hombres en ningún momento de la historia hasta ahora. Por lo tanto podemos dar un salto razonable usando la lógica de nuestro mundo actual saturado de pornografía y especular como sería un mundo lleno de robots sexuales, y cómo esto afectará a la sociedad. Las androides llevararán los estímulos supranormales a un territorio desconocido, los receptores de dopamina pueden sobrecargarse neurologicamente.

    El porno está convirtiendo a muchos hombres en holgazanes y explica ciertos efectos que tienen este tipo de estímulos supranormales. Luchar por la adquisición de buenos puestos de trabajo (con la dificultad añadida que esto supone en la época que vivimos), que a posteriore les confiera una cuantiosa fuente de ingresos y le proporcione un aumento de su estatus social, no les servirá de mucho. El dinero de poco les ayudará para conseguir una mujer de calidad, y las modelos eróticas y actrices porno, que ven constantemente en el extenso material videografico disponible, son mucho más actractivas que las mujeres que podrían conseguir en el mundo real aun disponiendo de mas recursos financieros. La pornografía al parecer tiene efectos negativos sobre la motivación masculina. Desde luego no es la mejor receta para una sociedad sana.

    Suponiendo que el porno está transformando a los hombres en perezosos, apáticos y desmotivados, imaginemos cómo serían nuestras vidas con robots sexuales replicas exactas de bellas supermodelos! Fácilmente puedo prever un futuro en el que las masas de betas y omegas lleguén a estar socialmente confinados, aislados de la sociedad, sin necesidad de interaccionar con mujeres reales, y obteniendo placer (¿y tal vez amor?) de mujeres artificiales de 9 o 10 en las escala de belleza, lo que en el balance masculino interno es una opción más satisfactoria que tener una hembra humana con un valor de 4 o 5, y con aptitudes y comportamientos masculinizados. Y ademas con mucho menos esfuerzo y sin ofrecer activos compensatorios a cambio.

    La felicidad de los hombres se fortalecería. Los hombres sin un alto valor de mercado recibirián su dosis de dopamina a través de sus androides, y su nivel general de felicidad aumentaría. La infelicidad producida debido a la deprivación sexual de los betas y omegas en el mercado, sería contrarrestada por la felicidad de realización orgásmica y generada engañando a los receptores de serotonina mediante la simulación de un cortejo exitoso con una compañera artificial de alta calidad.

    Cualquiera que sea la consecuencia de la felicidad de los hombres, es una hipótesis plausible que el porno, ampliamente disponible, es a la vez un mal augurio para el mantenimiento de la civilización y por otra parte positivo para el decrecimiento de las tasas de violación y abuso sexual, que van disminuyendo con el aumento del consumo de pornografía.

    Si el porno está teniendo este supuesto efecto perjudicial sobre la líbido de los hombres y de la percepción sexual, la llegada de los robots intensificara esta tendencia, posiblemente disgénica, exponencialmente. Tal vez esta situación futurista se convertirá en una forma de “Danegeld”, donde las élites los usen para pacificar a las clases más bajas propocionandoles el uso de intimidad robótica. O tal vez las androides van a liberar la selección tipo-r fuera de su jaula, ya que millones de betas podrán estar sexualmente saciados, sus necesidades de urgencia se habrán diluido, y las mujeres se encontraran en competencia no sólo con otras mujeres, sino tambíen con las mujeres robot.

    ¿Pero cuál es el equivalente moderno de estímulos supranormales para las mujeres? Hay varias amenazas dopaminérgicas que secuestran los centros de placer del cerebro de las mujeres y las convierten en parejas potencialmente inaccesibles para el 80% de los hombres y configuran en éstas perspectivas irrealistas en el mercado de emparejamiento.

    Respuesta: 50 sombras de Gray y novelas romanticas en general, redes sociales potenciadotas del ego de las mujeres como Facebook, Tuenti, etc o sitios web de contactos como Meetic o Badoo, gran parte del contenido televisivo, etc. Se trata de la fantasía y los medios de optención orgasmica en las mujeres. Los estímulos supranormales de las mujeres difieren de los de los hombres, aunque la función es exactamente la misma: proporcionar sensaciones profundas y agradables en el sistema límbico que difilmente pueden obtener en el aburrido y verdadero mercado sexual humano. Y los efectos ocasionados a la mentalidad de las mujeres, en realidad son peores para la sociedad que los efectos causados por la pornografía sobre la voluntad de los hombres, lo que resquebraja los pilares de soporte de la civilización. Para una mujer cuyos sentidos son esclavos de los placeres sexuales de la literatura de ficción, el aumento de autoestima y ego producido por las ordas de hombres beta y omega suplicando por ellas en las redes sociales, los mensajes de una visión fantasiosa del mundo reforzada por una telebasura dominada por la industria gay y feminista, da como resultado una mujer demasiado absorta en sí misma y demasiado exigente en sus estandares de pareja, ademas de poco dispuesta para hacer los sacrificios necesarios para complacer a su pareja y formar una familia de más de 0,5 hijos.

    Los androides sexuales sólo tendrán un efecto indirecto sobre la mujer, las mujeres son por naturaleza menos visuales que los hombres, y no se sentirán muy atraídas por los placeres corporales ofrecidos por un androide masculino al estilo del Gigolo Joe que interpretaba Jude Love en Inteligencia Artificial. Lo que van provocar los androids de compañía es que se ensanche el abismo que ya está creciendo entre los sexos, hasta que sólo los más aptos sexualmente (y el fitness es lo que permite que los genes de uno pasen a la próxima generación, ya sea beneficioso para la civilización o no) podrán tener suficiente éxito para conseguir atraer a un compañero humano y permitir la su continuidad genética.

  2. Quise establecer un paralelismo con la situación en el mercado sexual-marital que se podría producir en un futuro con androides sexuales y el que se vivió en la zona de Ucrania y el resto de la antigua URSS durante y décadas posteriores a la finalización de la I y II guerras mundiales (aunque con mujeres reales). Las grandes guerras diezmaron las filas de los hombres del Frente del Este, y el ratio de sexos disminuyo hasta el punto de que los hombres que quedaban con vida tenía la selección de su parte, puesto que había muchas mas mujeres disponibles en edad reproductiva que hombres. La selección natural y sexual sigue siendo significativamente la configuración de la evolución humana, y en este caso, se produjo un aumento enorme de las opciones masculinas en la selección sexual. Cualquier hombre, aunque tuviera un escaso valor de pareja, tenía opciones ventajosas con respecto a las féminas, y además las alternativas a su alcance le proveían de mujeres de gran atractivo físico. Es de sobra conocido que la región del Dnieper-Dniester es antropológicamente, el creciente Fértil en la belleza femenina (podemos dar fe de ello todos los que hemos tenido la fortuna de viajar allí)

    Algunos hipotetizan que belleza de las mujeres eslavas en consecuencia evolutiva precisamente debida a esa circunstancia. Ya que cuando los hombres disponen de opciones en el mercado de apareamiento, ya sea a través de la ganancia de poder y estatus o por la suerte de vivir en una época donde la proporción de sexos es favorable, casi siempre eligen mujeres jóvenes, delgadas y bonitas. (Se podría afirmar que los hombres eslavos eligieron sabiamente). Yo soy reacio a esta hipótesis, y me adhiero más a la idea que sostienen otros detractores de la misma como Greg Cochran. De hecho recientemente efectuó un cálculo computacional y llegó a la conclusión de que no ha transcurrido suficiente tiempo desde las grandes guerras para que actúe un proceso de eugenesia evolutiva que conduzca a las mujeres eslavas hacia grandes niveles de belleza.

    Tal vez no ha pasado suficiente tiempo desde que las dos grandes guerras mundiales. Alemania sufrió una pérdida ligeramente mayor de la población en proporción a su población antes de la guerra: 12 millones de los 80 millones de habitantes frente a 25 millones de los cerca de 165 millones de hab. de la antigua URSS. Las bajas alemanas fueron de 7 millones de pérdidas civiles frente a unos 5 millones de pérdidas militares. Está claro que las mujeres alemanas son hermosas, pero no son tan bellas en promedio como mujeres eslavas.

    Pero los que refutan esta teoría no tienen cuenta desde cuanto tiempo antes la llanura eurasiática ha estado inmersa en conflictos bélicos. Kiev fue el centro del poder ruso durante el pre-estado mongol Kievian, y la región Ucrania se convirtió en el núcleo de sangrientas emboscas entre tártaros y cosacos.

    Sin embargo, la evidencia más convincente viene del hecho de que fue siempre conocido desde varios siglos antes, que las mujeres polacas, húngaras y eslavas eran las más bellas de Europa. Gengis Kan también sentía predilección por las bellas eslavas. Durante la invasión de sus ejércitos mongoles, todas las chicas jóvenes cautivas eran exhibidas para su inspección y elegía como concubinas a las mujeres de la más alta calidad. Napoleón tuvo varias amantes polacas, y el admitía que las mujeres preferida. Los turcos atacaron la costa ucraniana del Mar Negro durante siglos para conseguir esclavas debido a su belleza. Los Vikingos nórdicos también tomaban esposas locales durante sus asentamientos en la región. De hecho muchos rusos actuales son genotípicamente ugrofineses, o eslavo-escandinavos.

    Tal vez la clave esté en que al este de la línea de Hajnal, y en correlaciones de del radio digital y otros parámetros, las eslavas parecen poseer rasgos más femeninos que las mujures occidentales.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s