La matrix moral

Tal y como señala Franz de Waal es indudable de que nuestra especie ha sufrido una constante y dolorosa confrontación o conflictos entre unos grupos y otros, y no cabe duda de que lo que hoy entendemos como moral es un intento por compartir ciertas reglas en los grupos, que los hicieran viables, visibles, cohesionados y laboriosos. La moral evolucionó como una adaptación: una forma de superar los conflictos y procede por tanto de esos mismos conflictos. Las normas morales evolucionaron pues desde un entorno ferozmente competitivo y donde el engaño y el autoengaño eran la regla no la excepción. Y donde el grupo era siempre el mayor perjudicado por el egoismo individual.

En un principio fue la religión la primera forma de cohesión, véase el ejemplo de las tribus judias dispersas en el desierto y como la creencia en un mismo y único Dios las cohesionó hasta formar un pueblo. Hasta hoy. Después vendría la cohesión politica, el Estado y la Ley mucho mas tardiamente.

Jonathan Haidt ha estudiado las razones que en la época actual llevan a personas inteligentes a pelearse por cuestiones de religión o de politica. Y llega a la conclusión de que los individuos se afilian a una concepción del mundo en función de un rasgo biológico que es el descrito por Costa y McRae llamado “apertura a la experiencia”. Sencillamente hay personas que puntuan alto en este item (los cinco grandes) y otros que puntuan bajo. Los que puntuan más alto serían los que hoy llamamos progresistas, liberales, izquierdistas o “progres”, mientras que los que puntuan más bajo serian los conservadores, derechistas o “fachas” segun otras clasificaciones. Lo importante es retener que estas puntuaciones tienen interés en los extremos de la campana, pero mucho menos en el centro: la mayor parte de las personas somos, por asi decir de centro, es decir somos conservadores en algo y progresistas en otras cosas. Se trata pues de una clasificación un poco forzada empíricamente y que sólo adquiere validez como decía antes en los extremos.

Pues es cierto que existen “conservadores” que pueden detectarse por algunas creencias: Dios, la patria, el ejército, la familia, el orden, la oposición al aborto y su aborrecimiento por algunas prácticas sexuales y de otra parte los “progresistas” que están más cerca de valores como la igualdad, la solidaridad, los derechos de las mujeres y de las minorías, de los más débiles, los que defienden derechos universales y que cuestionan constantemente la autoridad.

Hasta tal punto esto funciona así que les pediria a ustedes un ejercicio mental.

Si una persona defiende los derechos de los inmigrantes a viajar, vivir y beneficiarse de nuestro sistema de salud de forma libre por nuestro territorio ¿que pensarian ustedes? ¿es de derechas o de izquierdas?¿Si una persona se escandaliza por el matrimonio entre homosexuales que pensaria usted? Es de derechas o de izquierdas?

Lo curioso es que las cosas en nuestras sociedades avanzadas y opulentas las cosas no funcionan asi de forma rígida. Por ejemplo la persona que defiende los derechos de los inmigrantes puede que defraude en su declaración de renta o emita facturas sin IVA. Otro ejemplo podría extraerse de la deriva nacionalista que acaece en nuestro pais. ¿Es de izquierdas o de de derechas defender la independencia de Cataluña?

Todo parece indicar que la moral emergió como una forma de controlar a los demás en función del bien del grupo si bien se ha interiorizado de forma diversa en los individuos concretos.

Lo que nos lleva a pensar en que ni todos los que están son ni todos los que son están. Algo asi como decir que no existe una equivalencia lineal entre ser de derechas o de izquierdas y defender una misma politica.

Y es lógico porque lo que caracteriza a nuestra sociedad es la complejidad y ser de derechas o de izquierdas carece de una formulacion genética o biológica que la pueda sustentar. Se puede ser de izquierdas y católico y ser de derechas y ateo por poner un ejemplo comprensible para todo el mundo. La politica es el fondo un fenomeno tribal, un subproducto de nuestra necesidad de afiliación y no un argumento con peso racional.

Personalmente no creo en este asunto de las derechas o las izquierdas porque estos rasgos tienen mucha influencia de definición social, venimos al mundo como un borrador y es la experiencia la que sobreescribe este borrador. La apertura a la experiencia es un rasgo endógeno (endofenotipo) pero no hay ninguna razón por la que no pueda modificarse en función del entorno. Para mi hay algunas variables que tienen más peso que los rasgos de la personalidad, uno de ellos es la procedencia, el origen de cada cual. Dime donde te criaste y te diré si eres de derechas o de izquierdas, conservador y progresista.

La gente que habita en entornos rurales donde su vida depende del grupo y de su reputación dentro de él tienden a ser más conservadores. Es por eso que la españa rural vota mas al PP que al PSOE en nuestro pais y es por eso que en USA determinados Estados son más republicanos que demócratas. La gente que habita en grandes urbes y que depende de sí mismo para medrar en sociedad tiende a ser mas “progresista”, estar más lejos de su familia extensa y vivir más enfocado en su propio bienestar que en función del grupo y estas personas suelen ser mas de izquierdas, liberales o progresistas. El origen y la crianza de cada cual es mucho más potente causalmente que los rasgos de personalidad. Tambien la edad, la religión o los ambientes depauperados son factores con influencia en estas elecciones, mucho más que lo racional y la personalidad en el modo de ver el mundo.

Lo que Haidt plantea en este video que les dejo colgado más abajo, es precisamente la paradoja que supone la militancia en una de estas posiciones sin caer en la cuenta de que el adversario, a su vez, tiene también sus razones para pretender un mejor acomodo y bienestar social, si bien desde otra perspectiva. A los que ahora demonizan a los que votaron a Rajoy o a Bush o a Aznar como sacando a relucir que los votantes de estos partidos conservadores son tontos o simplemente malvados, Haidt pone el dedo en la llaga al señalar que los que asi piensan viven en una especie de “matrix moral”, que simplemente no tiene en cuenta lo que piensan los demás y les descalifican o simplemente les abruman con insultos y acusaciones injustas.

No han tomado la cápsula roja y se atrincheran en su modelo de vida.

En realidad el éxito del voto conservador está oculto en dos variables: 1) se trata de una ideología fácil de comprender y 2) todos tenemos algo que preservar. Todo el mundo sabe que un grupo social (una sociedad) tiene que defenderse de los individuos egoístas (los que toman recursos y no dan), de los parásitos (los que viven al margen del sistema y viven de sus descuidos),  y de los que infringen la ley. Los sistemas politicos compasivos tienen los dias contados o serán los sistemas politicos los que sucumbirán al pillaje. Lo que cohesiona un grupo es el orden aunque sea o parezca injusto y no la inestabilidad.

Para profundizar más en estas ideas les dejo este enlace donde se analiza con más profundidad lo que Haidt ha descrito como los cinco grandes de la moral. Quizá después de leer esta entrada sean ustedes capaces de entender porqué el pueblo vota paradójicamente contra quienes les recortan, caso de éxito reciente del PP en Galicia.

Tambien les dejó un video de Haidt en TED sobre esta misma cuestión.

Neuropolitica: Las raices morales de liberales y conservadores

8 comentarios en “La matrix moral

  1. Me ha encantado lo de la Matrix moral. Andaba yo también pensando en matrix, en los grupo, en los individuos y en las especies que no en las especias, que también. Y todo a partir de leer este artículo que enlazaste en tu otro blog:

    http://evolucionyneurociencias.blogspot.com.es/2012/10/las-leyes-de-la-moralidad-segun.html

    Y yo pensaba: todo papá debe tener una mamá diligente que pueda educar y cuidar-sanar a los niños, que sepa cuándo están enfermos y que aplique algo de psicología para que así los niños no puedan dársela con queso… que de eso las madres saben mucho.
    Y así diluido el núcleo germinal primario del grupo que es la familia, las personas funcionando como mónadas de información aisladas necesitamos algún tipo de protección que Papá Estado ya se encarga de ofrecernos a través de todo el aparato judicial-administrativo. Mientras Mamá Estado nos sanará y nos educará ¡ Ah, no! Que lo están privatizando ¡ Vaya, qué contrariedad! La mayoría nos quedaremos con todo el aparato judicial- admministrativo de papá gratis si se es malo y pagando si se quiere uno defender del vecino. Y la mamá gratis la dejarán para los más necesitados. Los otros no es que se queden sin mamá, no, que mamá es muy grande y se encargará de tenernos a todos controlados con sus grandes redes de amor y afecto aunque sea también pagando.

    Por cierto, no estoy de acuerdo con muchas cosas que se exponen en ese post que enlazaste, Paco, es más creo que el autor tiene confundidas algunas ideas- desde mi punto de vista, claro- pero me ha resultado grato poder leer esto:

    (La historia evolucionista nos permite elegir entre estas dos visiones contrapuestas, es decir, podemos saber cuál ha sido nuestra historia real. El primer tipo de sociedad propuesto por Mill, o por Rousseau, no ha existido nunca. La sociedad de la que provenimos los homínidos y los primates superiores es la de la vida en grupo, somos animales sociales. Nunca hemos sido individuos que se unieron por contrato social. Nacemos ya dentro de una familia y de una tribu o grupo social. Nuestras características psicológicas surgen y están afinadas para la vida en grupo y no se comprenden sin esa perspectiva)

    Porque es muy parecido a lo que yo defendí aquí en cuanto a que el matriarcado nunca existido como organización social sino que antes de constituirse el orden familiar social lo que había es un orden natural donde no había ni matriarcado ni patriarcado porque estos conceptos hacen referencia a organizaciones sociales:

    http://pacotraver.wordpress.com/2011/11/28/la-metafora-paterna-y-el-orden-olimpico/

  2. Nota aclaratoria: A pesar de lo anteriormente dicho sigo pensando que la psicología evolucionista no puede explicar por sí sola, por qué somos como somos, tal y como se ha señalado en otros post.

    Podrá explicar otras cosas pero por qué los humanos somos así, no.

  3. Bueno, pues tu misma , ya ha quedado claro. La psicología evolucionista tiene dos grandes grupos de opositores: los creacionistas por una parte y los “progres” que todo lo ven relacionado con la cultura y el ambiente y creen en aquello de la mente es una pizarra en blanco. Evidentemente los primeros son de derechas y están por tanto equivocados y los segundos son de izquierdas y tambien lo están. Pero yo diria que lo están menos por asi decir.

  4. A mí me parece que lo que es equivocado es participar de una ideología a piñón fijo porque entonces estamos hablando de adeptos y no de pensamiento crítico que, creo, debe abarcar distintas posturas para no entrar en lo sectario, imagen a la que se parece cada día más nuestro mapa político. Tanto la derecha como la izquierda no pueden perder de vista el objetivo común que las define y les da la ubicación correcta.

    Cuando se junta evolución y cultura lo que surge no es evolución+cultura, lo que surge es otra cosa diferente, pero, desde luego ninguno de los formantes del nuevo compuesto pueden eliminarse ni perderse de vista, porque si no, no se comprendería el resultado. Ciempiés no se explica por el Cien y por los pies, pero cada uno aporta algo que caracteriza al “bicho”. Por decirlo de alguna forma:
    ¿Cerebral o mental?

  5. Los conceptos de derecha e izquierda política surgieron con la Revolución Francesa, y desde entonces han evolucionado tanto, y se han ramificado en tan diferentes direcciones que resultan irreconocibles. En aquella época, la izquierda (los jacobinos) era puritana, y criticaba el libertinaje al que se entregaba la aristocracia conservadora; en tanto, en nuestros tiempos, lo que pasa por ser izquierda asume reivindica la homosexualidad, y asume casi siempre la defensa de cualquier actitud libertaria en ese orden de cosas. Del mismo modo, en la España de la época de la república, oponerse a la construcción de una infraestructura viaria, en atención al hecho de que su trazado discurre por una zona en la que viven osos, sería considerado una actitud reaccionaria, en tanto, en nuestros días, lo que pasa por ser izquierda, asumiría casi de inmediato esa oposición. ¿Apertura a la experiencia? Conforme a esa definición, cualquier cosa puede pertenecer al campo de la derecha, hoy, y ser de izquierda mañana (pues lo que hoy parece viejo y caduco, volverá como novedad más tarde o más temprano). El eje fundamental de la oposición izquierda-derecha es el conflicto entre igualdad y seguridad; entre los que quieren remover las desigualdades, y los que quieren mantenerlas (ya porque se beneficien de ellas, ya porque teman que suprimirlas pueda traer consigo una situación caótica, en la que incluso quienes pertenecen a los niveles sociales más bajos, salgan perdiendo); ese eje fue el hilo que mantuvo unidos a los diferentes conceptos de lo que es ser de derechas o ser de izquierdas, que desde entonces han tenido vigencia… Hasta la segunda mitad del siglo XX. En esa época, en occidente, otros temas comenzaron a tomar importancia, llegando a desbancar al motivo originario. Son los temas de la contracultura, la ideología de género, el ecologismo, el relativismo cultural, etc. En la actualidad, el concepto convencional acerca de los términos de la disyuntiva izquierda-derecha (sobre todo en cuanto a lo que concierne al primero de los términos) mezcla indebidamente cosas que se deberían mantener separadas (las nociones que configuran lo que es la concepción “antigua” de lo que es ser de izquierdas, y las que configuran la concepción moderna, “contracultural”), y de eso se siguen muchas confusiones… Como, por ejemplo, la que conduce a Paco Traver a declarar que el exito del voto conservador está oculto en dos variables, una de las cuales sería el hecho de que un grupo social tiene que defenderse de los que toman recursos sin darlos, y de los que infringen la ley (¿qué concepto de izquierda es el que maneja P.T para asumir que esa posición política implica mayor condescendencia con el parasitismo o con el desprecio hacia la Ley que la posición contraria?). Tampoco entiendo porque contrapone los “sistemas políticos compasivos” al voto conservador (¿quién dice que la -por otra parte, excelente- virtud de la compasión tenga que encontrarse en mayor cantidad entre los que se adhieren a posiciones políticas de izquierdas que entre sus contrarios). Tampoco entiendo a quienes se refiere cuando habla de esas personas que demonizan como malvados, o desprecian como necios a quienes votan a los Rajois y a los Aznares; en esa cuestión como en otras, actúan las debilidades humanas (querer tener siempre razón, simplificar en exceso los problemas, creerse por encima de los demás, “sostenella y no enmendalla”, etc), pero esas debilidades pueden explicarse apelando a la naturaleza humana, no veo que motivo exista para ponerlas en relación con esa sensibilidad política en particular.
    Puede que sea demasiado duro de mollera (seguro que lo soy) pero no termino de entender a donde quiere ir a para el autor de este artículo, con sus observaciones sobre este tema. ¿Es el misterio de la discordia, de la disarmonía entre personas y grupos lo que le descoloca?; si no es así, ¿qué tiene de particular para vd el que sobre sensibilidades políticas, se llegue a perder la calma y el sentido de la medida, de la manera más lamentable? ¿Qué tiene de particular el hecho de que algunas, o muchas, personas, se comporten como idiotas en el campo de este tipo de discrepancias? ¿Cuál es la causa, de que, en este orden de cosas, la estupidez particular de quienes juegan en él, connote de estupidez el mismo juego en el que participan, y no lo haga en otros?

  6. Pues no sé si esto dará más luz a la cosa, pero cuando he visto el video de Haidt lo he reconocido. De derechas e izquierdas ya escribiste en este post, Traver y supongo que en muchos otros, pero este es el que recuerdo:

    https://carmesi.wordpress.com/2012/03/01/de-izquierdas-o-de-derechas/

    Y en relación con matrix, ahí comento sobre una versión de la película Matrix que no se corresponde con la lectura convencional, esa otra forma de leer la película me surgió a partir de leer un resumen de Imperio de Toni Negri donde se plantea que para luchar contra los poderes establecidos es imprescindible estar dentro de él, desde fuera es imposible. Contra los poderes fácticos se lucha desde el ámbito del propio poder fáctico, decaer del sistema sólo implica acabar siendo un marginado.
    Lo digo por lo de la eterna lucha entre los dos bandos que a mi me parece que actualmente no existe realmente, tanto unos como otros responden a las mismas órdenes impuestas por la economía global por eso la crítica al Estado gobierne quien gobierne no puede desaparecer para que no se produzca el abuso.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s