Una sociedad narcotizada

El deudor es el culpable.

(Nietzsche)

Hace ya algunos años y durante un viaje en automovil a Alemania nos dedicamos mis acompañantes y yo a visitar antiguos campos de concentración nazis, asi llegamos a Bergen-Belsen donde según nuestras noticias habia habido un campo de importantes dimensiones. El caso es que nos perdimos (entonces no habia GPS) y  tuvimos que preguntar a algunos lugareños que nos contestaban con evasivas, dandonos pistas falsas otros y negándose a señalarnos el camino hacia el campo.

Al final lo encontramos y nos llamó la atención que después del tiempo transcurrido aun hubiera en la población alemana cierta reticencia a señalarles a unos turistas el camino adecuado para llegar al campo.

– Los alemanes se sienten culpables aun, del genocidio nazi, me dijo uno de mis acompañantes.

El caso es que en este tema de la culpabilidad colectiva no hay consenso. ¿Fueron los alemanes cómplices del exterminio de los judios? ¿Sabian o no sabian las actividades que se llevaban a cabo en esos campos?

Una pregunta improcedente dado que ya sabemos que se puede saber algo al mismo tiempo que lo ignoramos tal y como comenté en este post.

Lo cierto es que este tema de la culpabilidad colectiva viene siendo recurrente y precisamente ayer comencé a pensar en ello después de leer este articulo de Cesar Molinas que hizo furor en Internet y que a mi me parece uno de los articulos más lúcidos que he leido para entender el fondo de esta crisis económica. Al hablar de ella, los culpables habituales suelen ser la Merkel, Alemania otra vez, los mercados, la Banca, Lehman brothers, o el capitalismo una entelequia muy util para cualquier cosa, el acoso especulativo al euro etc. Cosas que la mayor parte de la gente no entiende y debe ser por eso que convocan a tantos creyentes. Es por eso que el articulo de Molinas es tan controvertido: le da la culpa a los politicos españoles, es decir a la casta politica que apareció  después de la transición.

Cesar Molina es un economista y matemático del que hasta ayer no habia oido hablar, por causalidad viral llegué a sua articulo del Pais que lei varias veces aunque ya a la primera vez me pareció que por fin alguien metía el dedo en la llaga y osaba decir la verdad sobre los males que afligen a España. Y que no son otros sino la clase politica y no es porque tengamos una clase politica mediocre que tambien,  lo que identifica a nuestra clase politica es precisamente el uso que hacen de lo que Molinas llama la captura de rentas, es decir la politica en España está asentada sobre la depredación del dinero de los otros: de la economía real y el paro y la ausencia de empleo se deben a esta causa y no tanto por la crisis sistémica. Los politicos españoles son una casta parasitaria que se asienta sobre aquellos que generan valor. Además los políticos son los que generan-precisamente por esta especialización depredadora- las distintas burbujas que coexisten simultáneas y que representa la mayor parte de la deuda de este país: la inmobiliaria, la de las cajas de ahorro, la de la energía, la de las autopistas por no hablar de otras tan importantes como las infraestructuras inservibles o inútiles, el fútbol, las comunicaciones de alta velocidad, el sobrecoste de las televisiones autonómicas, etc.

Nos resulta bastante dificil de admitir cuando alguien nos dice que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” que pueda tener algo de razón. Y es verdad que algunos de nosotros hemos vivido siempre por debajo, sin embargo todos somos responsables de haber mirado hacia otro lado cuando -en la época del exceso- no dijimos ni denunciamos los abusos de la Gran Burbuja, esa que teniamos delante y que nadie preguntó cómo se pagaría. Somos pues una sociedad narcotizada por el veneno que ha logrado engordar a algunos pero cuyó café para todos algo llegó a beneficiarnos.

Y es por eso que somos deudores que somos culpables, ya lo decia Nietzsche y yo también lo conté en este post donde elucubraba sobre las diferencias entre la culpa (religiosa) y la responsabilidad laica.

El éxito del articulo de Molinás no pasó desapercibido para los defensores de la Burbuja. Inmediatamente se vieron tuiteos acusándole de “especulador financiero”, otros que desde una lectura imposible le endosaron a Molinas que quisiera llevar a España a la epoca de la restauración, otros que le acusan de neoliberal y otros como este señor de IU, es decir un politico que aparece aqui con una serie de argumentos que hablan por sí mismos de la mala educación que hemos recibido en este país -que tanto se engrandece de defender la educación publica y gratuita- y que ha dado como resultado que no sepamos debatir. Y nos especialicemos en argumentos ad hominem, tratando de descalificar al adversario poniendo en su intencionalidad o en su boca palabras y actitudes que no aparecen en el artículo en cuestión. Natural que cada cual defienda su pesebre y no es de esperar que los politicos actuales se hagan a si mismos el harakiri.

Del articulo del miltante de IU llama la atención el que para empezar llame a Molinás “ignorante” y “malintencionado”. ¿Fue eso lo que le enseñaron en su colegio? ¿A descalificar de entrada? ¿Como se atreve a llamar ignorante una persona que confunde “clase social” con “clase lógica”. Claro que podemos hablar de “clase politica”, se trata de la clase que contiene a todos los politicos sean del PSOE, IU o PP. Ya sabemos que todos los politicos no son iguales, algo que no contradice la definición de “clase”. Maldita LOGSE.

Una de las predicciones de la teoria de Molinás (y por eso es una teoria, porque permite hacer predicciones) es que los politicos preferirán volver a la peseta antes que tocar la estructura del Estado. Es natural que hagan algunas concesiones y que algunas autonomias adelgacen la representación parlamentaria o quiten el sueldo a sus diputados, pero no es más que una artimaña para que todo siga igual y que no prosperará. ¿De qué iban a vivir los politicos si les quitan el sueldo?

Y les dejo con algunas perlas del artículo citado:

La clase política española no sólo se ha constituido en un grupo de interés particular, como los controladores aéreos, por poner un ejemplo, sino que ha dado un paso más, consolidándose como una élite extractiva, en el sentido que dan a este término Acemoglu y Robinson en su reciente y ya célebre libro Por qué fracasan las naciones.Una élite extractiva se caracteriza por:

“Tener un sistema de captura de rentas que permite, sin crear riqueza nueva, detraer rentas de la mayoría de la población en beneficio propio”.

“Tener el poder suficiente para impedir un sistema institucional inclusivo, es decir, un sistema que distribuya el poder político y económico de manera amplia, que respete el Estado de derecho y las reglas del mercado libre. Dicho de otro modo, tener el poder suficiente para condicionar el funcionamiento de una sociedad abierta -en el sentido de Popper- u optimista -en el sentido de Deutsch”.

Dicho de otro modo, muy mal tienen que ponerse las cosas para que la clase politica española se transforme a sí misma en lugar de perpetuar sus prebendas.

Eso sólo lo hicieron las Cortes franquistas y seguramente porque no cobraban.

14 comentarios en “Una sociedad narcotizada

  1. Muy bueno el artículo de Molinas. Plantea soluciones que podrían funcionar. ¿Pero qué debe pasar para que cambie el sistema electoral en España? Concuerdo con su planteamiento y con el tuyo también, Paco, menos en una cosa: no quiero prescindir de mi televisión autonómica. La vea más o menos, quiero disponer de ella. Eliminar las televisiones autonómicas sería también servir café para todos, aunque en este caso supiera más bien amargo. Si una televisión es buena, que siga, si es mala, a la basura. Así de simple, independientemente de su etiquetaje.

  2. No hay en este país nadie que cierre TV3 no pases apuro, el problema no es tener o no tener sino para que sirve. Vosotros tenéis el pretexto del idioma y por ahí colara

  3. No quiero entrar en diatribas abanderadas (nunca he ostentado ninguna) pero no puedo negar que es una de las mejores televisiones del territorio español. No es tan solo una cuestión del idioma, Paco, ciertamente importante, sino del tacto y de la profesionalidad con la que trabajan sobre todo cuando se trata de temas delicados, punzantes, sensibles. Y sí, la función que se le supone a una televisión publica creo que la cumple con creces. Cualquier programa, sea éste un concurso, una serie, un documental o un debate, resulta constructivo a mi juicio. Efectivamente, creo que su desaparición sería una gran pérdida para el patrimonio cultural.

  4. Se ha mojado mucho en este articulo, creo que su inteligencia ha sentenciado ciertos hechos de los cuales disponemos diariamente, ls cosas son como son y si se deben mostrar. Dios guarde su percepcon algo que creo es de elogiar sigo sus articulos por a capacidad de su expresion , yo solo hago alusionese que hacen pensar al lecto pero he de reconocer que la capacidad de su intelecto, llamesmolo asi, tiene una profundida increible , aunque usted no se lo crea, a lo mejor , seguro hay gente mas brillnate pero creo que usted es una de ellas, joder que buena mente tiene usted.

  5. Sí, son malísimas en general, Paco, pero no todas. TV1, por ejemplo, recibe un año detrás de otro premios internacionales a sus informativos. Efectivamente, se perciben cambios en tanto en el estilo como en el contenido cada vez que el gobierno cambia de partido político, sea el estatal o el autonómico, sin embargo creo que los trabajadores de dichas televisiones se saben adaptar con profesionalidad a dichos cambios porque disponen de unos buenos equipos consolidados.

    Y sí, concuerdo con Bustabad en lo atrevido de tu post, pero es que siendo tuyo no podía ser de ninguna otra manera:-)

    Felicidades por tu capacidad integrativa!

  6. No soy capaz de reconocer en ninguna parte del artículo de Cesar Molinas el tema de la culpabilidad colectiva. El señor molinas señala con claridad a un grupo concreto: la clase política, como causa de la situación que padece nuestro país. En ninguna parte dice: “usted que no es político no hinche el pecho, porque tambien tiene culpa” (no se si piensa eso, pero, desde luego, en el artículo al que usted remite, ni lo dice, ni lo sugiere). En determinado momento, usted encomia el artículo de Molina (que a mi también me ha impresionado favorablemente), para, en el párrafo siguiente, insistir en el tema de la culpabilidad colectiva . “Nos resulta dificil admitir que cuando alguien nos dice que hemos vivido por encima de nuestras posiblidades, pueda tener algo de razón”, dice Paco Traver en este parágrafo… y puede que sea como él dice, pero en cualquier caso no debería traer a colación este texto para justificarlo, porque si algo de lo que declara Molina en él, es cosa que pueda alegarse respecto a esa cuestión, no es para darle la razón a Rajoy, sino para quitársela.
    Dejando aparte esta cuestión, mi opinión personal es que el tema de la culpa colectiva se utiliza como cortina de humo para encubrir responsabilidades específicas y muy concretas. En el caso alemán, ese mantra se usó para limpiar el expediente de políticos, jueces, militares, industriales y financieros que estaban de mierda hasta el cuello: el truco es sencillo y fácil de entender: por ese procedimiento se iguala en responsabilidad al jornalero alcoholizado que se dedicaba a vociferar contra los judíos en la taberna en la que cogía las cogorzas, y al industrial que financió el ascenso al poder de los chicos de Hitler, o al militar que puso su talento y conocimientos profesionales al servicio de los proyectos imperialistas del cabo austríaco. De ese modo, el ventilador reparte la mierda entre todos y el saldo en autoridad, respetabilidad y poder sigue exactamente igual que antes. Es posible, después de todo, que Alemania no hubiera salido ganando con que las cosas hubieran sido de otra manera, pero si yo hubiera sido un jornalero alemán (que, de parecerseme en algo, habría tenido poca disposición tanto a emborracharse, como a vociferar contra los descendientes de Abraham) no habría aceptado compartir las culpas de los señores Krupp o Manstein. Una cosa muy diferente es la responsabilidad que cada uno tiene, sea cual sea su papel en la vida, de no tomar pretexto en lo poco que puede, para exonerarse del deber de actuar sobre aquello que si está a su alcance. Acerca de esto último estoy dispuesto a hablar largo y tendido, y a aceptar las culpas que me quepan, a lo que no estoy dispuesto es a proporcionar coartadas, ni a Rajoy, ni al coño de la Bernarda -perdonando lo presente-.

  7. Esa es mi interpretación señor RAMON es mi añadido de valor esto e sun post donde vierto opiniones, no es un reproducción simple de otros articulos copiar y pegar. Efectivamente en el articulo de molinás no habla nada de las culpabilidades colectivas pero tampoco habla de Rajoy (ni yo), eso lo hace usted, es decir me acusa de lo mismo que usted hace, sacando los pies del tiesto para hacer su propia hermeneutica (interpretacion) de los hechos.
    Con respecto al cabo Hitler no voy a perder el tiempo señalándole que fue elegido democráticamente por las urnas. solo señalarle que no estoy de acuerdo con usted en el tema de la culpabilidad de los alemanes ( ni de nosotros).

  8. Tiene razón Ramón Espiñeira en señalar la gracia divina que ha encontrado el sistema de evitar responsabilidades generalizando la culpa a diestro y siniestro, que si en el cristianismo( haciendo referencia al post enlazado sobre responsabilidad religiosa, responsabilidad laica ) se habla del nacimiento del pecado éstos por lo menos tienen el bautismo que te exime del mismo pero muerto el perro nacido de nuevo el pecado sin posibilidad de enmienda y además de forma igualitaria- nunca hubo más igualación para repartir las responsabilidades de un error. Por cierto, eso ya está más que estudiado y es una de las características que desarrolla todo manipulador, culpar al otro para salvarse o minimizar su responsabilidad.

    El artículo de Molinas señala efectivamente la necesidad de que la clase dirigente de este país, encarnada en una clase política empiece a responsabilizarse de sus actuaciones y no sólo en la preocupación que tienen por la captación de rentas, que no digamos que es robar pero sí desde luego que se parece al hurto.

    Aunque no le guste a Javier Parra, el autor del otro artículo que enlaza Traver- la realidad de una clase política existe y no sólo está determinada por el parámetro económico ( sueldo que percibe ) sino por el sistema de relaciones y prebendas que adquiere a partir del cargo que ostenta y esto le separa diametralmente del resto de ciudadanos, porque si la máxima prioridad en cualquier partido político es la financiación del mismo, buena parte de sus ideales quedan hipotecados. Esa es la perversión del sistema.

    El reajuste tarde o temprano se debe producir porque el sistema político español tal y como está planteado es insostenible si no queremos volver a la época de la Carta de ajuste. Pero esto es algo que deben resolver ellos (los políticos )sin esparcir más desencanto sobre la población ni tampoco remontarse a mitad del siglo XX para buscar responsabilidades porque la recalificación de terrenos es la moda actual y nada tiene que ver ni con Hitler, ni con alemán alguno.

  9. Los que todo lo confunden actúan de esa forma porque les da lo mismo confundir que distinguir. Lo único que importa: mantener a golpes de martillo sus ideas. Saben los herreros que en su libro de derechos consta “dictar cátedra democrática”. Ojo a los herreros, a los martillos y a lo que ellos llaman… “ideas”.

  10. En el mismo modo que PT no quiso perder el tiempo en señalarme que Hitler fue elegido democráticamente, yo tampoco voy a perder el mio en señalarle los siguientes extremos:

    – Primer punto: En las elecciones del 32 (que fueron las últimas libres, antes del fin de la guerra) Hitler recibió una tercera parte de voto emitido (menos del 25% del censo electoral); juntamente con ello, ha de tomarse en cuenta lo siguente:

    a) Ni el genocidio, ni la guerra figuraban en su programa electoral.
    b) Todos somos vulnerables a la propaganda (tanto más cuanto menor sea nuestro nivel cultural, y mayores los agobios económicos y de todo tipo, que absorben nuestro pensamiento).
    c) Los alemanes que tomaron parte en esas elecciones hace mucho que están muertos.
    d) El hecho de que exista un cierto grado de responsabilidad en todos, respecto a cierta iniquidad, no quiere decir que sea legítimo, para todos los casos, meter a todos en la misma bolsa, haciendo abstracción de las diferencias de grado.

    -Segundo punto: usted menciona a Rajoy, igual que lo menciono yo, y su mención no es más relevante en el texto de mi comentario que en el de su post.

    -Tercer punto: En mi primer comentario, yo no interpreto nada; en el primer párrafo del mismo me limito a señalar que hay ciertas cosas que el sr Molinás no dice (lo cual vd concede), y en el segundo, simplemente, expongo mi opinión personal sobre cierto asunto, sin remitirla en absoluto a ninguna interpretación que yo haga de lo escrito o dicho por alguien.

    -Cuarto punto: yo no lo he acusado a usted de nada.

    -Quinto punto: Yo no he “sacado los pies del tiesto” en ningún momento, a lo largo de este intercambio, en ninguna de las acepciones que admite esta expresión para este caso. En el sentido de “faltar al respeto”, desde luego no lo he hecho, y en el de “irse por los Cerros de Úbeda” respecto a las cuestiones que usted ha planteado en su Post (unica libertad inadmisible que se me ocurre en un intercambio como el que en el presente sostenemos usted y yo), tampoco (vd ha hablado de culpabilidad colectiva, y de eso he hablado yo; usted ha considerado conveniente traer a colación el texto de Molinás, y sobre eso he hecho puntualizaciones).

    -Sexto punto: Nadie dice que su artículo sea o tenga que ser un “copia y pega” de otros textos. Lo que he tratado de hacerle notar no es que no reproduzca fielmente el texto que ha tenido a bien traer a colación, sino el hecho de que lo haga sin oportunidad (poniéndolo en relación con una opinión -la de la culpabilidad colectiva de los españoles en el actual estado de cosas- que el autor del texto citado no hace suya en ninguna parte de su escrito).

    Hechas estas puntualizaciones, permítame un consejo amistoso: publique menos post, y cuídelos más. Los textos de otros autores, que usted considere importantes y significativos, puede recomendarlos y enlazarlos, sin necesidad de añadir nada de su cosecha. Es evidente que es usted una persona muy ocupada, escribe demasiado y en demasiados sitios; la consecuencia -no siempre, pero si bastantes veces- es que trata los asuntos (asuntos que, por lo demás son casi siempre muy interesantes) con superficialidad y descuido; entonces aparezco yo ( que reconozco que a veces puedo ponerme pesado con cosas que no siempre tienen importancia que lo justifique), y usted, falto -probablemente- de tiempo, contesta de cualquier manera, produciendo cosas, como ciertas respuestas que a comentarios míos ha publicado aquí, que no hacen honor ni a su inteligencia, ni a su honradez intelectual, ni a sus conocimientos. Discúlpeme por meterme en no me llaman

  11. La verdad es que tiene usted gran parte de razón, y es que me lo vienen diciendo desde el parvulario: soy descuidado, hipersensible y atolondrado. Pero lo cierto es que a mi personalmente me gustan esas palabras por sí mismas mas allá de lo que signifiquen.

  12. Supongo que no serás zurdo. O sea, que es el derecho el que te induce a tomar carrerilla. O sea, que hablas como escribes (o viceversa). Pues sí: uno escribe como quiere, que es como le gusta. Así hay que leerte, “viendo” puntos y comas donde no aparecen, etc. Un ejercicio, por otra parte, de lo más sano para el cerebro.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s