El olvido del honor

Cuentan que el encuentro entre Luis Miguel Dominguin y Ava Gardner fue algo pactado y que aprovechando la intervención de la diva en una pelicula que se filmó en Madrid, ella pidió a alguno de sus secuaces que queria conocer al torero. Naturalmente el encuentro tuvo lugar en algún hotel de Madrid y hubo una noche de pasión y sexo. A la mañana siguiente el torero se levantó, se duchó y ella le preguntó en un español mal hablado:

– ¿Donde vas tan temprano?. A lo que el torero le contestó:

-¿Donde voy a  ir?, a contarlo.

Es la lógica del macho, con mucha testosterona y pocas entendederas.

Algo así le ha pasado a la concejala de los Yébenes, un pueblo de Toledo, llamada Olvido. Todo parece que ya se conoce: un portero de fútbol que al parecer era o fue su amante difundió a través de whatsapps un video que la concejala le mandó para su particular visionado. El caso es que el portero en cuestión- que se encuentra en este momento inculpado por un delito de difusión de la intimidad o algo así- lo pasó a sus amigotes del bar quienes a su vez lo difundieron a todo el pueblo y de ahi la noticia local pasó a ser noticia nacional, algo parecido a lo que sucedió con el «Ecce homo» de la abuela restauradora.

El caso es que Olvido fue puesta en un buen aprieto, no sólo porque era una figura pública (concejala del PSOE de su pueblo) sino porque era (es) maestra, estaba casada y además tenia dos hijos en esa edad de ser victimas de toda clase de bullylings y cachondeos. Asi que el portero la cagó bien cagada por alardear de tener contactos con el «poder» de aquel pueblo olvidado por todas las crónicas.

Personalmente tengo una enorme ternura por la concejal encoñada con un futbolista, al que le manda videos eróticos para favorecer sus erecciones, me parece algo heroico y que merecería -a tal heroína- una mejor calidad en su elección de parejas alternativas.

Es muy dificil explicar qué es el honor, aqui en la wiki, lo intentan. Pero todo parece un código anticuado, algo retórico que no tiene cabida en este mundo de hoy, donde casi cualquier cosa puede ser difundida en la red al poco de realizarse. Pero en realidad el honor es algo muy masculino, un valor que se ha perdido porque ya no existen hombres de verdad, ni siquiera Dominguín sabia nada del honor, ni el portero de los Yébenes. El honor es la salvaguarda de la intimidad de aquellas mujeres que se nos entregan y que nos concierne de por vida, pues cuando una mujer se entrega a un hombre no se está entregando a todo el personal sino solo a ése, con independencia de que mañana cambien de opinión. La lealtad, la confianza, la insensatez o la ingenuidad de Olvido es obvia en este episodio ibérico de machos que alardean en el bar.

Al honor le pasa lo mismo que al sentido común: o se está en él o fuera de él, no admite definiciones racionales y menos juridicas. En este caso los tribunales han entrado para dilucidar si la difusión del citado video es o no es un atentado a la intimidad. Al final todo quedará en nada, lo que es lo mismo que decir que la ley «no sabe no contesta». ¿Es delito difundir (replicar) un video que se ha recibido por Internet?¿Hasta qué punto se trata de una violación de la intimidad si fue ella la primera en difundirlo?

Claro, si lo vemos desde el punto de vista jurídico, todo queda a oscuras. Evidentemente todos tenemos derecho a que nuestras conversaciones, nuestros desnudos o nuestras erecciones queden en privado a no ser -claro está- que se difundan adrede para ser vistos (un goce poco conocido por la gente en general), pero todos tenemos derecho a que nuestros destinatarios sean de cartas, emails o mensajes sean los que hemos decidido que sean. Y esto no se resuelve con leyes sino educando hombres de verdad que entiendan que esto de honor es algo que está por encima de las leyes.

Si hay honor no hace falta contratos, ni compromisos, ni leyes justicieras. Se trata de una abstracción que está por encima de lo escrito, que es anterior al Estado y a los códigos mercantiles. Si hay honor no hace falta fidelizar, ni comprar, ni firmar letras o hipotecas. El honor salvaguarda todo aquello que es de ley salvaguardar: la intimidad del otro es un bien que se entrega y por tanto es sagrado, como es la palabra dada para un ganadero.

Una vez dicho esto, es cierto que mirar y ser mirado son goces que escapan de la comprensión puntual de las personas comunes y que pertenecen a la subjetividad del gusto de cada cual. En ningún caso deben ser expuestos como pretexto para justificar la escasez de hombría del que puso en circulación el citado video. Apelar a las leyes y a la justicia no es más que una sobreactuación, el mal ya está hecho y aunque el portero resulte incriminado o no en este proceso, su deslealtad quedará inscrita en su conciencia para más adelante ser juzgada por su propia moral.

Cometió una bajeza, con independencia de que Olvido no sea una santa y que todo será, pronto o tarde, olvidado

Ya no quedan santas, ni falta que nos hacen, pero el honor es algo que merece la pena ser rescatado y enseñado en las escuelas.

El hipermentalismo

Por su interés subo al blog la traducción al castellano del resumen de este libro de Badcock y Crespi titulado «The imprinted brain». En síntesis la teoría de Badcock y Crespi viene a señalar la idea de que autismo y esquizofrenia son enfermedades diametralmente opuestas que representan además cerebros genéricos extremos. En el caso del autismo se trataria de un predominio de un cerebro masculino extremo con una tedencia al pensamiento sistemático, más interesado en las cosas, los detalles que en las personas. En el extremo opuesto nos encontrariamos con el predominio de un cerebro femenino con tendencia a la hipermentalización.

En realidad estas ideas no son originales de Badcock y Crespi sino que el mismo Asperger ya advirtió de que el autismo podria representar un fenotipo masculino extremo. Del mismo modo Baron-Cohen ya publicó su teoria en esta misma linea. De manera que Badcock y Crespi lo que hacen es apuntarse a esta misma idea prolongándola y tratando de explicar esa especie de batalla que libran los genes en el cerebro de un feto durante los primeros meses de vida. Aunque en realidad -y esta idea si es original de Badcock y Crespi- la batalla no tiene lugar entre genes sino en su impresión o manifestación en el cerebro. La normalidad representaria pues un equilibrio epigenético en esta impresión y los desequilibrios caerian bien del lado de lo masculino o bien del lado de lo femenino, que deben verse no como entidades separadas de lo comun sino como desviaciones estadísticas en un continuum de posibilidades cognitivas.

Para Badcock el psicoanálisis freudiano es un ejemplo de hipermentalización, una narrativa destinada a construir significados que nos aproximen a ese centro de equilibrios ideal para las personas que o bien mentalizan demasiado o demasiado poco. Su eficacia estaría vinculada pues a proporcionar a los individuos cultos una tecnología afín a sus intereses culturales y que abriría ante ellos un horizonte de posibilidades miticas destinadas a cosntruir significados significativos.

Traducción extraida de esta web:

El psicoanálisis no ha estado nunca exento de críticos, pero hasta hace pocos años yo no me contaba entre ellos. Al contrario, con la firmeza y la inmunidad al criticismo características de los que tienen rasgos autistas, yo los ignoraba a todos e iba por mi camino creyendo que finalmente, los progresos en otras disciplinas científicas acabarían reivindicando a Freud —y para probarlo escribí varios libros. Ello me condujo a psicoanalizarme con Anna Freud hasta su muerte, acaecida en 1982. Rendí culto al santuario del profeta con la más destacada sacerdotisa cuatro días a la semana, cuarenta semanas al año, durante casi tres años. Inspirado por la fe, me convertí en un evangelista —si no del psicoanálisis, si de la figura de Freud— y desde mediados de los 70 hasta el año 2002, impartí un curso sobre Freud dirigido a estudiantes no graduados en la London School of Economics que tuvo gran aceptación.

Pero esta vía está ahora extinta, y los lectores de mi último libro, The Imprinted Brain; how genes set the balance between autism and psychosis (La impronta genética en el cerebro: como los genes establecen el equilibrio entre el autismo y la psicosis) se encontrarán con que una parte del último capítulo se parece un poco a esas noticias que vemos en los supermercados sobre la retirada de algún producto. Ciertamente, para mí éste ha sido uno de los aspectos importantes del libro: me ha proporcionado la oportunidad de rectractarme de mi fe Freudiana y confesar el enorme error que había cometido.

¿Qué pasó? Se necesita leer todo el libro para entenderlo, pero una respuesta breve sería: descubrí el autismo y, más importante aun, empecé a darme cuenta de que, lejos de ser un remedio para los problemas mentales, el psicoanálisis era una encarnación cultural de lo que ahora llamaría hiper-mentalismo.

Según la teoría de la impronta genética en el cerebro (que se explica en el libro), los genes que subyacen en los trastornos autistas y psicóticos permanecen en el genoma humano porqué dan soporte a las dos adaptaciones cognitivas fundamentales de nuestra especie. La cognición mentalística —o mentalismo (también llamada teoría de la mente/empatía/psicología popular/sentido común)— evolucionó para facilitar la interacción social y constituyó la base de la cultura mental: religión, política, comercio, arte y literatura. La cognición mecanicista (también llamada sistematización/física popular/pensamiento cosificado o orientado a los objetos) que evolucionó para facilitar la interacción física con el mundo material de los objetos no humanos y constituyó la base de la ciencia, la tecnología y de la cultura material. Los dos sistemas de cognición están generalmente más o menos equilibrados en los individuos. Sin embargo, debido a los mecanismos de expresión genética involucrados, este equilibrio puede verse fácilmente alterado. Un déficit en mentalismo (a veces con un exceso de cognición mecanicista en el llamado savantismo autista) explica los trastornos del espectro autista, mientras que lo opuesto —la mentalización excesiva— explica la mayoría de los síntomas de los trastornos del espectro psicótico.

Según este punto de vista, el psicoanálisis sería una forma institucionalizada de hiper-mentalismo comparable a la esquizofrenia paranoide. Los esquizofrénicos que se han recuperado comentan que su psicosis es una enfermedad de sobre-interpretación, de ver significados donde no los hay, y de intuir intenciones, pensamientos y emociones en los otros que simplemente no existen. El psicoanálisis institucionalizó este tipo de paranoia al creer que mediante la libre asociación de ideas, los sueños y los lapsus linguae se podría interpretar el infantil y reprimido inconsciente del individuo.

Pero, por supuesto, si esa mente inconsciente existiera, los primeros autistas ya nos lo habrían revelado hace mucho tiempo, debido a su incapacidad para engañarse ellos mismos o engañar a otros, debido a su inmunidad a las convenciones e imposiciones y debido a su perversa insistencia en ser ellos mismos. En particular los autistas savants revelaron que la pristina y no socializada mente del niño autista se parecía más a un ordenador que piensa que no al infierno de reprimidos deseos y sórdida sexualidad imaginada por Freud. Las pasiones de los autistas savants son los horarios, los calendarios y las máquinas, no el incesto, el parricidio o la furia primitiva. Lejos de ser las indiscriminadas máquinas de alimentarse (o repetitivas máquinas de comer) que el ello Freudiano sugeriría, los niños autistas a menudo experimentan un fastidioso rechazo a la comida. Y contrariamente al dogma Freudiano, los recuerdos infantiles conservados por algunos autistas revelan fascinación por las cosas, no por las personas.

Así que este es mi aviso de retirada del producto. Los lectores que quieran saber más, tendrán que leer detenidamente The Imprinted Brain —prestando especial atención a las notas del último capítulo.

Lecturas relacionadas.-

El extraño caso del Sr Asperger

¿Por qué enfermamos?

Hay muchos libros que llevan ese titulo, recuerdo ahora uno de Chiozza y otros tantos relacionados con la new age, pero yo voy a recomendarles uno muy especial: el que escribieron al alimón Nesse y Williams. Randolph Nesse es un psiquiatra americano autor de celebres publicaciones en clave evolucionista y autor de «La teoria del detector de humos»

En síntesis dicha teoria dice lo siguiente:

Nesse ( 2005a) aplica a las emociones el principio del detector de humos que es una teoría acerca del manejo de los errores por la Selección Natural de amplia aplicación en cuestiones evolucionistas (Nesse 2005b). En resumen lo que este principio plantea es que cuando la Selección Natural tiene que elegir entre dos tipos de errores (error tipo I o falso positivo y error tipo II o falso negativo) elegirá siempre el que menos coste reproductivo tenga para el individuo, es por eso que los errores tipo I son mas frecuentes que los errores tipo II tal y como conté en este post.

Por ejemplo, el coste del pánico es pequeño, unos cientos de calorías gastadas y unos minutos perdidos, frente al hecho de ser comido por un tigre ( final de la transmisión de genes, fin de la historia). Entonces, si oímos un ruido detrás de un montículo que puede ser un tigre pero también podría ser un ratón ¿qué hacemos? Depende de lo fuerte que sea el ruido. Imaginemos un ruido lo bastante grande como para que exista una probabilidad del 10% de que sea un tigre, ¿qué acción es la óptima? Huir, sin duda, y huir con toda la velocidad que nos permita un ataque de pánico. La huida será innecesaria 9 de cada 10 veces pero aún así eso es lo normal y lo que menos coste tiene para el organismo. Aunque sólo exista una posibilidad entre 10 de que sea un tigre si esperamos a comprobarlo puede ser nuestro fin. Se llama el principio del detector de humos o de incendios porque esta es la manera en que están diseñados estos detectores que dan lugar a muchas falsas alarmas para asegurarse de que no se les escapa ningún fuego. Este principio nos explica entonces por qué sentimos emociones negativas muchas veces sin que ello signifique la presencia de un trastorno mental sino que se trata de una respuesta normal a una situación de riesgo. La Selección Natural no trabaja para hacernos sentir bien ni darnos satisfacciones sino para maximizar el éxito reproductor. Extraido de esta web.

Aqui hay una buena oportunidad `para conocer mejor al Dr Nesse.

Les dejo con esta conferencia grabada en video a propósito del homenaje al legado intelectual de Darwin..

Video 1.-

Video 2.-

Video 3.-

Bibliografía.-

Nesse, R.M.(2005a) Twelve crucial points about emotions, evolution and mental disorders. Psychological Review 11(4) 12-14

Nesse, R.M.(2005b) Natural Selection and the regulation of defenses: a signal detection analysis of the smoke detector principle. Evolution and Human Behavior

El bucle melancólico catalán

Allá los muertos que entierren como Dios manda a sus muertos.

(Gabriel Celaya)

Ayer Artur Mas durante uno de esos desayunos madrileños donde habia acudido como siempre a pedir, lo dijo alto y claro -y por una vez estoy de acuerdo con su opinión-. Dijo:

– El problema es que nosotros nos hemos cansado de ustedes y ustedes de nosotros. Y puso un ejemplo:

– A España y Cataluña les pasa lo mismo que a la Europa del Norte y a la Europa del Sur. Los del Norte se han cansado de pagar y los del Sur se han cansado de las condiciones que les imponen los del Norte.

Lo que significa que unos paises, los ricos se han cansado de mantener a los pobres y los pobres a su vez se han cansado de pagar intereses por sus deudas a los del Norte. Naturalmente Mas asimila Cataluña a la Europa del Norte quedando España reducida a un pais del Sur. O lo que es lo mismo, Cataluña es rica (como la Europa del Norte) y España pobre, como los paises del Sur.

Y es por eso por lo que Más aprovechándose del éxito de la Diada, se desplazó ayer a Madrid a ver si consigue un nuevo «pacto fiscal», con la abierta amenaza de la independencia. Dicen los que entienden de esto que se irá de Madrid sin su ansiada Hacienda catalana y que le espera un largo y tortuoso camino si quiere andar por esa vereda de la independencia.

Pero yo estoy seguro de que la andará. Ya lo ha dicho Pujol,»no hemos podido cambiar a España desde Cataluña» y «Necesitamos un Estado para Cataluña» y «nos hemos cansado de ser la puta y la ramoneta (sic) «. Y la andarán porque Cataluña prefiere ser Montenegro o Islandia aisladas de la OCDE antes que seguir siendo los -según ellos- paganos de la España pobre.

Naturalmente no estoy de acuerdo con los análisis que se han llevado a cabo en la prensa de unos y otros y es por eso que escribo este post. He oido tantos disparates estos días y tantas mentiras que he creido -que aun sin ser politólogo- valdría la pena poner mi granito de arena para que se comprenda mejor qué es lo que está pasando.

Comenzaré diciendo que el nacionalismo es el refugio de aquellos que no se sienten identificados con realidades supranacionales más allá de su origen local. Todos en este sentido lo somos, unos más que otros, claro, pero en Cataluña y en Euskadi existe este fenómeno, yo lo he mamado y lo he contemplado (sin participar en él) a causa de mi ascendencia catalana materna. Es verdad que Cataluña es otra cosa –un fet diferencial-, pero esa cosa que Cataluña es, no anda muy lejos de la irregular distribución de la riqueza, de la heterogeneidad y las desigualdades en España. ¿Cómo vamos a ser un pais Uno, si en España hay tantas realidades sociales (que no nacionales) como provincias. España es un pais invertebrado, una pais de contrastes que no ha logrado a través de todo el siglo XX homogeneizar sus recursos, asi siguen habiendo bolsas de pobreza en Andalucia, Extremadura, Castilla la Mancha, Galicia o Canarias, y lo peor: dentro de cada una de estas regiones existen desigualdades, nada que ver Sevilla, con Almeria por ejemplo.

Tan invertebrados somos que no nos hemos puesto aun de acuerdo en la letra de un himno nacional a pesar de nuestros éxitos deportivos. Da pena subir al podio de las medallas sin una letra patriótica que echarse a la boca. España es el pais de los disensos, de los caines y de las disputas eternas. Aqui nadie se pone de acuerdo para nada,  basta ver las diferencias entre lo que sucede en UK con su himno y como el «God save the queen» convoca el patriotismo entre los galeses, neozelandeses, australianos, escoceses o irlandeses del norte, para sentir envidia de un pais que al menos ha encontrado -aunque sea en su hierática reina- una institución abstracta que les permite pertenecer a algo más grande que su propio pub. Los Estados trascienden a las naciones, las etnias, las tribus, las regiones y las religiones, de lo contrario se trata de un Estado fallido y eso es precisamente lo que España no ha podido conseguir.

¿Por qué?

Hay razones históricas para ello y referiré algunas relacionadas con Cataluña (y que valen para Euskadi). Todo empezó en la guerra de Sucesión, se trataba de un guerra por el trono entre Borbones y Austrias, por el trono español, Cataluña fue la perdedora de aquella guerra, al aliarse con el archiduque Carlos, hasta que las tropas de Felipe V arrasaron la ciudadela. El veleta Villaroel (con calle en el ensanche), que habia sido general del ejército de Felipe V acabó cambiándose de bando y dirigiendo la resistencia al asedio, hasta que volvió a cambiar de opinión y decidiera entregar la ciudad, a lo que se opuso uno de los héroes con estatua en Barcelona : Antonio de Casanova le arrebató el mando, aunque no cambió para nada el curso de los acontecimientos. Barcelona fue arrasada y el consejo de ciento (con calle actual) abolido.

Lo importante es retener que aquella guerra no era de Madrid o Castilla contra Cataluña, sino una guerra de bandos partidarios unos de Borbones y otros de Austrias, otras plazas como la de Xátiva (la socarrà, porque fue quemada tres veces) en Valencia siguieron la misma suerte que Barcelona. Nada de nacionalismos, se trataba de una guerra por un trono, algo que habria de suceder algunas veces más en este pais.

Tres guerras carlistas en el siglo XIX, una guerra en ultramar (Cuba y Filipinas), y una guerra civil en el siglo XX, son la repetición de una misma historia: la codicia de los reyes yel enfrentamiento de las dos Españas, la que retratara Antonio Machado, y que dio como resultado numerosas crisis económicas, sociales y politicas. España ha estado siempre en recesión o en bancarrota.

Ahora bien el resultado de aquellas guerras no fue el mismo para Euskadi que para Cataluña. Y tienen razón los catalanes en quejarse de su «pacto fiscal» pues tanto Euskadi como Navarra conservan su regimen foral aun hoy, fruto de los abrazos de Vergara con que se dio fin a las guerras carlistas los vascos sacaron buena tajada. Debe ser por eso que hoy Euskadi y Navarra tienen mejor sanidad que las demás regiones españolas. Es verdad, aqui hay una flagrante contradicción: ¿si la caja del dinero es común por qué se hace excepción con Euskadi y Navarra y se deja fuera a Cataluña cuyas instituciones forales son tan antiguas como aquellas? ¿Y la Comunidad valenciana que tambien tuvo sus instituciones forales?

Jon Juaristi es un escritor español que escribió en 1997 un libro titulado «El bucle melancólico» (que fue premio nacional de ensayo) donde escarba en clave freudiana por las causas del nacionalismo (en este caso el vasco). Para Juaristi la causa del nacionalismo es la nostalgia, pero no una nostalgia cualquiera sino una nostalgia melancólica, la añoranza no por alguna cosa que se perdió, sino la añoranza por algo que nunca existió.

Los politicos catalanes y vascos han sido los que han arrimado el ascua a su sardina, al transformar el bucle en un sentimiento nacionalista, pervirtiendo la historia y reescribiéndola, inventándola y forzando los hechos para que encajaran en sus intereses que no son otros sino los de perpetuar su «clase» politica al estilo de lo que ya hablé en mi post anterior. No cabe ninguna duda de que para Mas es mejor ser Presidente de la República catalana que la de ser President de una Generalitat sin recursos propios y no me cabe ninguna duda de que los politicos arrastrarán al pueblo catalán hacia la independencia pronto o tarde blandiendo el señuelo de la catalanidad, es decir un señuelo emocional y por tanto irracional.

Los politicos transforman la historia en mito a través de un neolenguaje orweliano que trata de confundir la historia con el pasado. Dado que la historia puede reescribirse e inventarse con la ayuda de ciertos elementos intelectuales del pesebre podemos construir un mito casi sobre cualquier cosa. Pero los mitos no son todos iguales, no es lo mismo un mito supranacional que abarque que un mito local que divida. Todos los mitos son mentira, tanto la reina madre Isabel como el conseller en cap» Casanova, solo que ciertos mitos dividen y otros mitos integran. Y es por eso que el pasado siempre nos vuelve, con distintas etiquetas y con distinas guerras y distintos muertos.

Y es por eso que las guerras no sirven para nada y con los muertos aun siendo héroes no tenemos más remedio sino enterralos como decía Celaya a fin de que no interfieran con el futuro.

Lo que está por hacer de una vez es la construcción del Estado español, con o sin Cataluña, con o sin Euskadi. Tiene razón Mas, asi no podemos seguir, aunque cada uno lo interprete de una manera distinta. Si yo fuera el presidente del Gobierno abriría un periodo de segregación nacional voluntaria, los que quieran pemanecer que se queden y los que quieran irse que se vayan y que cada palo aguante su vela. Pero antes de eso habrá que abordar de una vez el tema de la infrafinanciación de los territorios, por poner un ejemplo: trabajo en un Hospital (Castellón de la Plana) que si gasta supongamos 80 millones al año de presupuesto recibe solo la mitad. El resto es deuda. Dicho de otra manera el centro (esté donde esté) siempre va a tratar a la periferia como periferia y los agravios no hacen sino multiplicarse y emerger precisamente en tiempos de crisis, Castellón siempre será discriminada por Valencia,Valencia por Madrid y Madrid por Berlin.

De manera que es comprensible el cantonalismo y alli donde prende esa idea -aunque reaccionaria- no deja titere con cabeza pues se transmite -como dice Juaristi-, como un bucle de resentimiento, de generación en generación.

Es comprensible que los catalanes no quieran ser españoles, al fin y al cabo hay muy pocos motivos para sentirse orgulloso de serlo, este es un pais de desigualdades y de afrentas entre unos y otros, un pais poco serio, y con mucha charanga y pandereta, «del bigote gris y labios de hastío», un pais de casinos provincianos y de fincas inanes, un pais anticuado y ocupado ya no por señoritos o curas pero si por déspotas con corbata. Es lógico que los que viven bien quieran desprenderse de ciertas remoras españolas, lo que es lo mismo que decir que la solidaridad ha caducado y que los ricos se han cansado de ver como los pobres les han perdido el respeto.

El camino de la independencia catalana será largo y dificil. Descartada la solución militar, no tienen más remedio que iniciar un largo proceso jurídico, enredado, dificil y costoso que aumentará el cansancio y la antipatía entre unos y otros, pero al final la lograrán.

Pero yo prefiero una España sin Cataluña que una España con desigualdades, una España sin columna vertebral.

Necesitamos quitarnos esa ortopédica protección de una vez y abordar de una vez la estructura del Estado que quede.

Una sociedad narcotizada

El deudor es el culpable.

(Nietzsche)

Hace ya algunos años y durante un viaje en automovil a Alemania nos dedicamos mis acompañantes y yo a visitar antiguos campos de concentración nazis, asi llegamos a Bergen-Belsen donde según nuestras noticias habia habido un campo de importantes dimensiones. El caso es que nos perdimos (entonces no habia GPS) y  tuvimos que preguntar a algunos lugareños que nos contestaban con evasivas, dandonos pistas falsas otros y negándose a señalarnos el camino hacia el campo.

Al final lo encontramos y nos llamó la atención que después del tiempo transcurrido aun hubiera en la población alemana cierta reticencia a señalarles a unos turistas el camino adecuado para llegar al campo.

– Los alemanes se sienten culpables aun, del genocidio nazi, me dijo uno de mis acompañantes.

El caso es que en este tema de la culpabilidad colectiva no hay consenso. ¿Fueron los alemanes cómplices del exterminio de los judios? ¿Sabian o no sabian las actividades que se llevaban a cabo en esos campos?

Una pregunta improcedente dado que ya sabemos que se puede saber algo al mismo tiempo que lo ignoramos tal y como comenté en este post.

Lo cierto es que este tema de la culpabilidad colectiva viene siendo recurrente y precisamente ayer comencé a pensar en ello después de leer este articulo de Cesar Molinas que hizo furor en Internet y que a mi me parece uno de los articulos más lúcidos que he leido para entender el fondo de esta crisis económica. Al hablar de ella, los culpables habituales suelen ser la Merkel, Alemania otra vez, los mercados, la Banca, Lehman brothers, o el capitalismo una entelequia muy util para cualquier cosa, el acoso especulativo al euro etc. Cosas que la mayor parte de la gente no entiende y debe ser por eso que convocan a tantos creyentes. Es por eso que el articulo de Molinas es tan controvertido: le da la culpa a los politicos españoles, es decir a la casta politica que apareció  después de la transición.

Cesar Molina es un economista y matemático del que hasta ayer no habia oido hablar, por causalidad viral llegué a sua articulo del Pais que lei varias veces aunque ya a la primera vez me pareció que por fin alguien metía el dedo en la llaga y osaba decir la verdad sobre los males que afligen a España. Y que no son otros sino la clase politica y no es porque tengamos una clase politica mediocre que tambien,  lo que identifica a nuestra clase politica es precisamente el uso que hacen de lo que Molinas llama la captura de rentas, es decir la politica en España está asentada sobre la depredación del dinero de los otros: de la economía real y el paro y la ausencia de empleo se deben a esta causa y no tanto por la crisis sistémica. Los politicos españoles son una casta parasitaria que se asienta sobre aquellos que generan valor. Además los políticos son los que generan-precisamente por esta especialización depredadora- las distintas burbujas que coexisten simultáneas y que representa la mayor parte de la deuda de este país: la inmobiliaria, la de las cajas de ahorro, la de la energía, la de las autopistas por no hablar de otras tan importantes como las infraestructuras inservibles o inútiles, el fútbol, las comunicaciones de alta velocidad, el sobrecoste de las televisiones autonómicas, etc.

Nos resulta bastante dificil de admitir cuando alguien nos dice que «hemos vivido por encima de nuestras posibilidades» que pueda tener algo de razón. Y es verdad que algunos de nosotros hemos vivido siempre por debajo, sin embargo todos somos responsables de haber mirado hacia otro lado cuando -en la época del exceso- no dijimos ni denunciamos los abusos de la Gran Burbuja, esa que teniamos delante y que nadie preguntó cómo se pagaría. Somos pues una sociedad narcotizada por el veneno que ha logrado engordar a algunos pero cuyó café para todos algo llegó a beneficiarnos.

Y es por eso que somos deudores que somos culpables, ya lo decia Nietzsche y yo también lo conté en este post donde elucubraba sobre las diferencias entre la culpa (religiosa) y la responsabilidad laica.

El éxito del articulo de Molinás no pasó desapercibido para los defensores de la Burbuja. Inmediatamente se vieron tuiteos acusándole de «especulador financiero», otros que desde una lectura imposible le endosaron a Molinas que quisiera llevar a España a la epoca de la restauración, otros que le acusan de neoliberal y otros como este señor de IU, es decir un politico que aparece aqui con una serie de argumentos que hablan por sí mismos de la mala educación que hemos recibido en este país -que tanto se engrandece de defender la educación publica y gratuita- y que ha dado como resultado que no sepamos debatir. Y nos especialicemos en argumentos ad hominem, tratando de descalificar al adversario poniendo en su intencionalidad o en su boca palabras y actitudes que no aparecen en el artículo en cuestión. Natural que cada cual defienda su pesebre y no es de esperar que los politicos actuales se hagan a si mismos el harakiri.

Del articulo del miltante de IU llama la atención el que para empezar llame a Molinás «ignorante» y «malintencionado». ¿Fue eso lo que le enseñaron en su colegio? ¿A descalificar de entrada? ¿Como se atreve a llamar ignorante una persona que confunde «clase social» con «clase lógica». Claro que podemos hablar de «clase politica», se trata de la clase que contiene a todos los politicos sean del PSOE, IU o PP. Ya sabemos que todos los politicos no son iguales, algo que no contradice la definición de «clase». Maldita LOGSE.

Una de las predicciones de la teoria de Molinás (y por eso es una teoria, porque permite hacer predicciones) es que los politicos preferirán volver a la peseta antes que tocar la estructura del Estado. Es natural que hagan algunas concesiones y que algunas autonomias adelgacen la representación parlamentaria o quiten el sueldo a sus diputados, pero no es más que una artimaña para que todo siga igual y que no prosperará. ¿De qué iban a vivir los politicos si les quitan el sueldo?

Y les dejo con algunas perlas del artículo citado:

La clase política española no sólo se ha constituido en un grupo de interés particular, como los controladores aéreos, por poner un ejemplo, sino que ha dado un paso más, consolidándose como una élite extractiva, en el sentido que dan a este término Acemoglu y Robinson en su reciente y ya célebre libro Por qué fracasan las naciones.Una élite extractiva se caracteriza por:

«Tener un sistema de captura de rentas que permite, sin crear riqueza nueva, detraer rentas de la mayoría de la población en beneficio propio».

«Tener el poder suficiente para impedir un sistema institucional inclusivo, es decir, un sistema que distribuya el poder político y económico de manera amplia, que respete el Estado de derecho y las reglas del mercado libre. Dicho de otro modo, tener el poder suficiente para condicionar el funcionamiento de una sociedad abierta -en el sentido de Popper- u optimista -en el sentido de Deutsch».

Dicho de otro modo, muy mal tienen que ponerse las cosas para que la clase politica española se transforme a sí misma en lugar de perpetuar sus prebendas.

Eso sólo lo hicieron las Cortes franquistas y seguramente porque no cobraban.