La decadencia de Europa

Arnold Toynbee fue un filósofo de la historia inglés que escribió una obra de culto titulada “Un estudio de la historia”, en ella Toynbee teoriza que  todas las civilizaciones pasan por diversas etapas diferenciadas: génesis, expansión, tiempo de problemas, estado universal y desintegración.

Naturalmente Toynbee era marxista y aqui en este párrafo lo podemos comprobar cuando enuncia las causas de estos colapsos sobrevenidos y predecibles:

Toynbee argumenta que la quiebra de las civilizaciones no está causada por la pérdida del control sobre el medioambiente, ni sobre el ambiente humano, ni por ataques exteriores. En vez de ello, proviene del deterioro de la “Minoría Creativa”, que ocasionalmente deja de ser creativa y degenera en tan sólo una “Minoría Dominante” (lo que fuerza a la mayoría a obedecerla sin merecer esa obediencia). Argumenta que las minorías creativas se deterioran debido a la veneración de sus méritos anteriores, por la cual se convierten en orgullosos, y fallan en dirigir adecuadamente frente a los próximos retos (sic, de la wiki).

Spengler por su parte no habla de colapso sino de decadencia. Para Spengler las sociedades se comportan como entidades vivas y  siguen el mismo ciclo de los organismos, asi En su ensayo La decadencia de Occidente (1er volumen 1918 y 2º volumen 1923) pretendía llevar a cabo un estudio de las formas subyacentes a los acontecimientos concretos, de la macroestructura dentro de la cual fluyen todos los acontecimientos históricos particulares. Spengler presentaba la historia universal como un conjunto de culturas (Antigua o Apolínea, Egipcia, India, Babilónica, China, Mágica, Occidental o Fáustica) que se desarrollaban independientemente unas de otras –como cuerpos individuales- pasando a través de un ciclo vital compuesto por cuatro etapas: Juventud, Crecimiento, Florecimiento y Decadencia. Aqui hay una web muy buena sobre Spengler y sus profecias sobre la historia.

Francis Fukuyama es aun más radical al plantear en el controvertido libro El fin de la Historia y el último hombre de 1992,  que la teoría de  la historia humana como lucha entre ideologías ha concluido, ha dado inicio a un mundo basado en la política y economía neoliberal que se ha impuesto a lo que el autor denomina utopías tras el fin de la Guerra Fría. Para Fukuyama, la historia entendida como confrontación dialéctica de fuerzas ha terminado, lo que es lo mismo que decir que es el Capital y los mercados quienes gobiernan el mundo a través de eso que en politica se denomina “posibilismo”. Algo asi describí en este post en el que hablé de la tercera guerra mundial.

Sin embargo otros autores -inspirados en modelos cibernéticos- piensan de forma muy distinta y teorizan que la causa mas frecuente del colapso social es la ocupacion de vastos recursos en obras ornamentales y superfluas que se sustraen de otros lugares. Por ejemplo los obreros que se emplearon en construir las pirámides eran sustraidos a la agricultura y a la defensa.

Pero sin duda la causa más segura de colapso social, decadencia o el fin de la historia son los cambios demográficos tal y como veremos más abajo.

No es la prima de riesgo, ni la subida del IVA, ni un exceso de funcionarios, ni la escasa productividad, ni la deuda externa de nuestro pais lo que se tambalaea. Se trata de Europa en su conjunto.

El futuro de Europa es que no tiene futuro.Aunque España se colapsará antes que Alemania, eso seguro.

Lo sabemos porque las civilizaciones (como organizaciones opuestas a la barbarie) colapsan tal y como nos contó Toynbee, asi sucedió en Egipto y con los incas, sucedió en Grecia y sucedió en Roma, la ultima gran civilización europea cuya capital pasó de mas de 1 millon y medio de habitantes en tiempos de Trajano a unos 15.000 en el siglo IX. Aqui hay una web donde explican las causas del declive de las civilizaciones y algunas teorias explicativas.

Pero hay una causa que se impone sobre las demás: la demografía.

Sin niños hoy es imposible que los adultos del mañana tengan cobertura social tal y como nos las imaginamos en nuestra Estado del Bienestar. No habrá pensiones, ni asistencia médica gratuita, ni educación a cargo del Estado. No serán los mercados, ni Alemania (que también perecerá) sino la falta de niños. Esa es la variable critica.

En este gráfico podemos obervar la distribución, -la reserva- de niños en el mundo. En amarillo aparecen señalados los paises con una mayor reserva y en verde la sobrepoblación. Como puede observarse en el caso de Europa existe un disminución de la natalidad preocupante que no solo amenaza al Estado del bienestar sino a su propia supervivencia como civilización y modo de vida.

Aqui podemos ver como se comportan los indices de natalidad segun el origen de la mujeres. Los autores procedentes de USA han comparado el efecto sobre la natalidad según se trate de una feminista de izquierdas, una conservadora rural o una musulmana. Aqui queda de alguna forma retratado la relación causal del efecto del bienestar con la natalidad.

Aqui aparece pues el retrato de nuestra decadencia como civilización y que segun  Lesthaghe y D. J. van de Kaa en 1986. podemos definir como segunda transición demográfica que además de caracterizarse por una baja mortalidad y baja natalidad tiene otros items a través de los que puede identificarse (una especie de way of life), al menos en las sociedades opulentas:

  • incremento de la soltería
  • retraso del matrimonio
  • postergación del primer hijo
  • expansión de las uniones consensuales
  • expansión de los nacimientos fuera de matrimonio
  • alza de las rupturas matrimoniales
  • diversificación de las modalidades de estructuración familiar.

Naturalmente Roma no pereció en un solo dia. Tardó algo asi como 700 años en ser invadida por las huestes bárbaras y desmontarse su Imperio fragmentándose en pequeños reinos enfrentados entre sí durante otros 1000 años.

Ante la disgregación de un Imperio es frecuente que sus pobladores tiendan a regresar a sus aldeas de origen tal y como cuenta la wiki en esta entrada. Lo interesante es saber que colapso de una civilización no significa lo mismo que desaparición, lo usual es que no todo el patrimonio de una civilización desaparezca. Por ejemplo, los herederos de Roma disfrutaron durante mucho tiempo de muchas de sus instituciones, carreteras o incluso de su derecho. Aquellos que habian sido romanizados se integraron en otros Imperios europeos como el de Carlomagno o los Estados Ponfiticios o los Estados emergentes pero lo importante es que el colapso de una sociedad tiene efectos interesantes en la distribución y mentalidad de las personas:

  • Las sociedades complejas estratificadas en base a clases, género, raza o algún otro factor prominente se transforman en mucho más homogéneas y horizontalmente estructuradas. En muchos casos las estratificaciones sociales pasadas lentemente se van haciendo irrelevantes a lo largo del colapso y las sociedades se hacen más igualitarias.
  • Una de las manifestaciones más características de las civilizaciones complejas (y en muchos casos la vara de medida para la medición de la complejidad) es su alto nivel de especialización en el trabajo. Las sociedades más complejas están caracterizadas por artesanos y comerciantes que se especializan intensamente en una tarea concreta. De esta manera, los gobernantes de muchas de estas sociedades pasadas eran sacerdotes o sacerdotisas hiperespecializadas que eran mantenidos completamente por el trabajo de las clases inferiores. Durante el colapso social las instituciones mantenidas por la especialización fueron eliminadas y la gente tiende a convertirse en más generalistas en sus trabajos y en sus hábitos cotidianos.
  • A medida que el poder se descentraliza la gente tiende a ser más autoregulada y tiene muchas más libertades personales. En muchas ocasiones de colapso se da una relajación de las reglas sociales y de las costumbres. Geográficamente hablando, las comunidades se convierten en más parroquiales o aisladas. Por ejemplo, con posterioridad al colapso de la civilización de los mayas muchos de ellos regresaron a sus aldeas tradicionales, abandonando las grandes ciudades que habían sido los epicentros del imperio.
  • Los epifenómenos, las instituciones, los procesos, y los artefactos se manifiestan todos en el registro arqueológico abundantemente para las grandes civilizaciones. Después del colapso, a medida que la gente se ve forzada a adoptar modos de vida más autosuficientes, algunos tipos de artefactos son abandonados o se da de forma dramática la evidencia de epifenómenos y de cambios institucionales. (de la wiki)

Esta es la buena noticia, todo tiene que ir a peor para que al final la cosa se arregle. Lo malo de esta predicción es que precisa de dos o tres generaciones de observadores. Nosotros asistiremos a la peor parte de la escenografia: el colapso y la agonía lenta de nuestra sociedad y los grandes tumultos sociales de todos aquellos que sienten haber sido estafados en su proyecto de vida.

Bibliografía.-

Toynbee, Arnold J. (1934-1961). A Study of History, Volumes I-XII. Oxford: Oxford University Press.

Oswald Spengler. La decadencia de occidente (Der Untergang des Abendlandes. Umrisse einer Morphologie der Weltgeschichte en alemán. 1er volumen Viena, 1918; 2.º volumen Múnich, 1922).

Francis Fukuyama: El fin de la Historia y el último hombre (The End of History and the Last Man, 1989), 1992

5 comentarios en “La decadencia de Europa

  1. En efecto, Paco, si es que hay futuro, está en otra parte, no en Europa. “Nosotros asistiremos a la peor parte de la escenografía”, escribes. Particularmente, pienso que nosotros no seremos quienes asistamos a esa peor parte sino nuestros hijos. Desgraciadamente.

  2. Gracias por compartir todos estos datos. No creo que sea el final de la Historia ni el final de nuestra civilización pero sí que creo que hay que pensar qué necesidad hay de volver a repetir los protectorados que durante el S. XIX Occidente implantó en Oriente, pero ahora a cargo de una o dos potencias occidentales en el propio mundo occidental.

    La Historia se repite con variantes y son estas variedades las que dan la clave de acción de la época en que se desarrollan. A sangre y a fuego, la ley de la “espada” como pone en este blog que enlazas http://lamaldiciondespengler.blogspot.com.es/2010/06/servicios-de-inteligencia-los-nuevos.html , siempre ha estado vigente pero qué lleva a que cada mochuelo deba dejar su olivo para ocupar el del ajeno ¿ la superpoblación ?

  3. Un post muy interesante. No soy europea pero mi impresión es que la natalidad empezó a disminuir como resultado de las dos guerras mundiales. Asimismo la llegada de los métodos anticonceptivos eficaces (en los sesentas), contribuyó a que la gente en edad reproductiva, y tomando en cuenta su historial de guerras previa, considerará la posibilidad de no tener hijos.

    Gracias Paco, a ver cuando nos hablas un poco de tu visión frente a lo que sucede en mi continente.

  4. Ni más ni menos. Y además de ser así, no podría ser de otra forma. Pero Apolo escupe siempre a Casandra y le priva de que lo que “ve” sea creído…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s