¿Por qué tengo un blog?

Sabríamos muy poco si sólo supiéramos lo que sabemos personalmente

(D. Innerarity)

Cuando me hacían esta pregunta solía responder que me gusta escribir con la inmediatez editora que proporciona un post. Me sirve para funcionar de forma veloz al paso de mi producción de ideas que es bastante rápida para bien o para mal. La mayor parte de mis amigos suelen decirme que el post no permite poner las ideas en el frigorífico y que se maduren dándoles un poco de tiempo. Tampoco permiten demasiado rigor ni profundidad, eso me dicen.

También aluden a que el post es un poco como un artículo de periódico, pasa de moda inmediatamente y aunque haya mucha gente que lo lee, a los dos dias ya no tiene entradas, es como un periódico, leve y ocasional.

Es verdad, pero, solía contestarles que yo escribo post porque me permiten saber por donde ando, qué cosas se y qué cosas ignoro. Me permiten conocerme mejor. Y tambien es verdad.

Pero si me lo preguntaran hoy ya no contestaria lo mismo, porque hoy he leido este post de mi amigo Andres Schuchsny y ya lo tengo claro.

Un post no es una tesis doctoral, es un borrador. Algo que se hace y se va haciendo a medida que se hace. Un post es algo inconcluso e incompleto y de ahi su lucidez.

Pues lo importante no es pensar sino hacer.

E incluso existe ya un manifiesto sobre este asunto. Estos son los mandamientos del citado manifiesto de la supremacía del “hacer” sobre el “pensar”:

  • Hay tres estados del ser: no saber, la acción y el terminar.
  • 2. Acepta que todo es un borrador. Esto ayuda a lograr que las cosas se hagan.
  • 3. No existe el estadio de edición.
  • 4. Pretender que se sabe lo que se está haciendo es casi lo mismo que saber lo que estás haciendo, así que acepta que sabes lo que estás haciendo, aunque no sea así, pero hazlo.
  • 5. Destierra la procrastinación. Si esperas más de una semana para realizar una idea, abandónala.
  • 6. El objetivo de hacer no es el de terminar de hacer, sino el de poder hacer otras cosas.
  • 7. Una vez que hayas terminado siempre puedes tirarlo.
  • 8. Ríete de la perfección. Es aburrida y te impide estar haciendo hasta el final.
  • 9. Las personas que no tienen las manos sucias están equivocadas. Hacer algo te hace tener razón.
  • 10. Equivocarse cuenta como lo algo hecho. Así que comete errores.
  • 11. La destrucción es una variante del hacer.
  • 12. Si tienes una idea y la publicas en Internet, eso cuenta como un fantasma de algo hecho.
  • 13. Haberlo hecho en sí, es el motor de hacer más.

Se trata de algunas ideas que tienen que ver con los entornos 2.0 y que a mi modo de ver estrenan una nueva forma de ver la productividad, en relación con la formación de conocimiento sobre algo.

Hasta ahora creiamos que el conocimiento era algo que se obtiene, acumula o amontona en una mente individual que configura al experto, al erudito o al especialista. Personas que escriben libros, articulos, papers, conceden entrevistas o dan conferencias sobre su especialidad, asi era como funcionaban las cosas antes de la red. Personas que operan sobre productos acabados, definitivos, a través de la ilusión de lo concluso, como si un libro fuera algo definitivo, no procesual. Algo que aprendemos  a partir de nuestra percepción, pues un libro para nuestros sentidos es sobre todo un objeto, algo que está ahi, como una pared o una silla.

¿Quién podria pensar que un libro es sobre todo un proceso más que una cosa?

Lo cierto es que existen varias ediciones de libros, lo cual indica que los autores cambian de opinión sobre lo que escriben y es por eso que se publican ediciones revisadas y puestas al dia sobre los mas diversos temas y lo hacen en vida del autor.

Pero si existe la reedición es precisamente porque el autor puede cambiar de opinión o puede haber descubierto algo que complete o ponga en contradicción un escrito anterior. ¿Pero como compatibilizat lo terminado con los cambios de opinión o con los hallazgos de algo nuevo?

Un libro no puede ser reescrito, solo reeditado y es muy posible que los lectores de una primera versión no lean la segunda con lo cual el sesgo de pensamiento y la opinión que obtengamos de un determinado autor puede estar llena de falacias. Por ejemplo, Freud cambió tres veces de opinión con respecto a su interpretación topográfica de la mente, pero el vulgo se ha quedado anclado en su primera versión: Consciente e incosnciente que es seguramente la idea que más ha calado entre la población no especializada.

Una de las peculiaridades de los post es su carácter de inacabados. Un post es siempre un borrador que se prolonga a través de ciertos comentarios que lo enriquecen y que siempre puede ser reescrito o corregido sin que nadie lo advierta. El post es por definición algo provisional que difunde ideas, siembra conocimiento y construye opinión y lo hace en personas que no necesariamente dominan  la disciplina gerencial del blog.

Por ejemplo, yo soy psiquiatra y no se una palabra de economia, de manera que mis opiniones sobre psiquiatría, mente, cerebro o neurociencia tienen mas valor que las de un economista. Y tambien al revés: el economista sabe mas de su disciplina que yo. La novedad 2.0 es que todos resultamos ser prótesis epistémicas de los demás. Dicho de otra manera: lo que el economista sabe y difunde opera como apoyo de mis opiniones en economia, al tiempo que genera en mi un conocimiento nuevo. No es necesario ya que me licencie en económicas para entender algo, pues existen tan buenos divulgadores en la red de economia como de neurociencia.

Lo importante es saber que las opiniones no tienen todas el mismo valor y que se fundan en la creación de un conocimiento que ya no es necesario obtener sino que basta con compartir.

Y es aqui donde interviene la confianza que se basa en la reputación digital.

La confianza es la base de la autoridad digital y supone un nuevo dilema en los lectores de post, ¿Quién tiene razón ante dos versiones distintas de algo? ¿Cómo discriminar lo verdadero de lo falso?

Recomendaría ahora a mis lectores que viajaran hacia el pasado y leyeran este post donde escribí precisamente sobre como lo verdadero y lo falso van siempre necesariamente juntos y es precisamente de esta dialéctica como se conforma lo nuevo, el conocimiento nuevo. De una manera dinámica, articulándose sobre lo inconcluso y sobre lo procesual, pues lo hechos no son entidades abstractas sino procesos.

Procesos que nos dirigen hacia el futuro, que señalan hacia adelante. es por eso que viene bien ahora volver sobre este articulo de Innenarity donde aborda precisamente este problema: el futuro no es ya asimilable a la fatalidad o al azar, sino algo que puede ser construido desde el presente, pues el futuro es tambien un proceso, algo que está escrito en forma de borrador esperando las sobreescrituras de todas las inteligencias.

Pero hay que andarse con cuidado con la ignorancia y con la estupidez.

Tengo un blog porque quiero participar en este fascinante asunto de construir un futuro compartido, donde el conocimiento de lugar a opiniones coherentes y porque me permite “dejar cosas a medias” para atender otras ideas emergentes que pugnan por salir.

Más que tener un blog soy un blog.

10 comentarios en “¿Por qué tengo un blog?

  1. Qué potito! usted ES un blog!… Estoy totalmente de acuerdo con cuanto dice, pero añado mi admiración más fervorosa por su inaudito tesón tras (ya van cuántos?…) años, semana a semana, escrito a escrito con ese centáurico ímpetu de compartir (qué potito compartir), acaso el mayor goce humano.
    Sí, el blog es casi un elemento autoorganizado, con vida propia, que es alimentado por los comentaristas y las nuevas ideas aportadas. Claro que la reedición siempre está ahí (y no sólo para lo escrito sino para lo fenoménico), en su rueda kármica, su vuelta más de tuerca, siempre más y más arriba…
    Que siga usted siendo un blog por muchos años 🙂

  2. Sí, un blog con alas, alitas ligeras que llegan lejos. Un blog con infinidad de caminos abiertos y abundantemente sugerentes como para poder ser explorados, caminados, gozados y acaso en el futuro desandados.. Gracias por compartirte. Me felicito por la parte que me toca.

  3. […] un par de días leí el post de Paco Traver donde decía: "¿Porqué tengo un blog?". Me gustó, me hizo sentido. Me llevó a hacerme la pregunta que develara la […]

  4. Paco, tienes un blog porque, entre otras cosas, tu capacidad de generosidad y de compartir rebasa incluso tus conocimientos. Creo que no podrías vivir sin dar.

    Por otro lado, recupero una frase que nos has dejado: “Pero hay que andarse con cuidado con la ignorancia y con la estupidez.”. También eres un fiel guardián de la sabiduría verdadera, y esto te lo agradezco muchísimo.

  5. El ansia de compartir es un conatum spinoziano, como lo es el desenfreno en que las hojas de una planta crecen hacia arriba en explosión fractal. Porque, como diría el maestro, no podía ser de otra manera: o uno es un blog, o no lo es 🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s