¿Qué nos parece atractivo en ellos/ellas?

David Buss es un conocido psicólogo evolucionista que pasó a la primera plana de la divulgación cientifica por un exhaustivo informe sobre los gustos y las elecciones sexuales que se convirtió pronto en un best seller. Un libro que lleva por título “La evolución del deseo” y que se encuentra publicado en castellano por Alianza Editorial. En él el autor aborda el tema de las preferencias en la eleccion de pareja a lo largo de 37 culturas diferentes del planeta entrevistando a mas de 10.000 personas. Lo que descubrió no es demasiado sorprendente pero lo más importante de su investigación tiene que ver con que el deseo humano y el gusto por una determinada pareja está relacionado con dos condiciones que no son sinonimos y que involucran habilidades bien distintas y que son estas:

  1. El corto plazo, el establecimiento y elección de pareja.
  2. El largo plazo, el mantenimiento y la retención de la pareja.

En la pequeña encuesta que llevé a cabo en el post anterior trataba de averiguar -en nuestro entorno- qué es lo que nos resulta atractivo en el otro sexo sin prejuzgar si se trataba de una elección a corto o a largo plazo. Lo cierto es que las conclusiones a las que he llegado son bastante similares al estudio de Buss, si bien los items que planteaba en el citado cuestionario buscaban otro tipo de respuestas, me referiré pues a ellas

Para los hombres.-

Es bien sabido que los hombres buscan para el largo plazo (igual que las mujeres) parejas confiables. Sin embargo la confiabilidad no era un rasgo que buscara especialmente y por eso la excluí, sino más bien el atractivo per se, qué es lo que nos resulta atractivo aqui y ahora.

Mi hipótesis de trabajo (que no se ha verificado) es que los hombres buscan mujeres jóvenes y con rasgos neoténicos (piel blanca y suave, pelo largo y rubio, pequeñas y de rasgos aniñados). Sin embargo la delgadez, las piernas largas y los pechos (sin prejuzgar su tamaño) figuran entre las preferencias de los hombres que han contestado el cuestionario.

En el plano del carácter de las féminas el rasgo amabilidad es de los más apreciados, asi como la sonrisa marcador hormonal de amabilidad y quizá de femineidad. Era esperable. Tampoco era de esperar la escasa demanda de poca experiencia en artes amatorias en la mujer. Quizá los hombres ya dan por sentado que es imposible encontrar una mujer “virgen” y ya han interiorizado por exclusión este rasgo de sus gustos, es de hacer notar que hace solo un par de décadas (o en otras culturas) los gustos de los hombres hubieran reclutado un buen número de votos en este item. Es mi hipótesis.

La mujer que les gusta a ellos

En las mujeres.-

Una de las cuestiones que quise averiguar era el “”peso de atractivo” que tiene el cuerpo masculino en el atractivo fisico del varón. Me he encontrado con algunas sorpresas, sobre todo en un intangible: la voz, un marcador hormonal de masculinidad que es muy valorado por las mujeres, como un intangible de atractivo. Las mujeres siguen considerando la inteligencia masculina más atractiva que los cuerpos musculados o de gimnasio, tambien esto era de esperar.

Lo que ha resultado para mi una sorpresa es el poco valor que las mujeres dan al estatus (un poco más de valor) que a “que gane más dinero que yo”. Lo que me esperaba es encontrar un gran número de votos que correlacionara el atractivo con este item. Hay dos formas de interpretar este dato: o bien las mujeres mienten con respecto a esta cuestión (algo que puede medirse con la disociación entre el item del estatus y el item del dinero) o bien existen otras razones relativas al sesgo de la muestra.

El hombre que les gusta a ellas

El sesgo de la muestra.-

Es evidente que el número de respuestas solo es una aproximación al tema del atractivo y que muy probablemente los hombres y las mujeres que han contestado el cuestionario no son hombres o mujeres promedio. El medio elegido (un blog colgado en Intenet) por si mismo ya representa un sesgo que excluye a personas que no manejen este medio o no estén en las redes sociales. Mi opinión es que los que han participado en esta encuesta son hombre y mujeres de entre 30-50 años, es decir adultos con una formación elevada, universitarios en su mayoria, personas cultas y que se encuentran ya empleadas y ganan dinero. Ellas, casadas o no son ya independientes y poseen una amplia experiencia sexual y afectiva, muy probablemente con varias parejas a sus espaldas.

Nada que ver pues con la sistemática encuesta de Buss y nada que ver con sus hallazgos que eran los que siguen:

  • Los hombres persiguen relaciones a corto plazo con mas frecuencia que las mujeres que viven el cortoplacismo como una amenaza.
  • Los hombres buscan mujeres jóvenes, atractivas, amables, sumisas y confiables tanto para el corto como para el largo plazo y valoran la escasa experiencia sexual en ellas pues el mayor temor que atenaza a los hombres es la infidelidad en ellas que aumenta estadísticamente según las experiencias previas.
  • Los hombres optan a la monogamia sucesiva siempre por una mujer más joven que la anterior. Y de un rango o estatus inferior al suyo
  • Para el hombre la inteligencia o la “profesionalidad” de la mujer, asi como su sueldo tienen poca importancia.
  • Las mujeres buscan hombres con mayor estatus que ellas, mayores y con más experiencia (que correlaciona con el estatus), para una mujer “admirar” a su pareja por algún logro concreto de éste es esencial y de hecho provoca en la propia mujer un ascenso en su propio estatus.
  • Es muy probable que las mujeres actuales y en nuestro entorno y que ganan dinero o han tenido acceso a una educación universitaria y a empleos remunerados hayan sustituido sus anhelos de seguridad de antaño por otras acomodaciones en su imaginario. De hecho cada vez existen mas parejas isosexuales o incluso con ventaja femenina en cuanto al estatus.
  • Es muy posible que estemos ante la emergencia de una nueva concepción en el atractivo que aun manteniendo ciertos gustos del pasado evolutivo de nuestra especie se encuentre sufriendo una transformación. Asi se explicaria que el rasgo “correr riesgos” que representa al endofenotipo masculino por antonomasia, el explorador (sensation seeker) sea menos valorado por las mujeres que su gemelo femenino (la amabilidad).
  • El item “que sepa escuchar”, es probablemente un subproducto de la inteligencia emocional que es otra de las caracteristicas de las preferencias de las mujeres actuales.

CONCLUSIONES.-

El sesgo de la observación y el tamaño de la muestra  impiden llegar a una conclusion definitiva acerca de la percepción de atractivo y desde luego las conclusiones provisionales a las que he llegado no se solapan con los hallazgos de Busss si bien mantienen puntos de contacto. Lo más importante sin embargo es señalar que ciertos rasgos fenotípicos se mantienen como fundamento de la atracción entre los sexos y que más allá de los mitos, los caracteres sexuales secundarios siguen teniendo un enorme peso en las preferencias de los hombres, mientras que las preferencias de las mujeres (al menos las que han contestado esta encuesta) han sufrido ciertos cambios con respecto a la mujer promedio de Buss sobre todo las preferencias “forzadas” que extraían su vigor de la dependencia económica..

40 comentarios en “¿Qué nos parece atractivo en ellos/ellas?

  1. Totalmente de acuerdo con usted en que el sesgo es demasiado grande y el tamaño de la muestra demasiado pequeño 😉 (aparte de algo que apuntaba Agus nosedónde sobre la dudosa honestidad de algunas respuestas, que no todas, vive Dios). Por lo demás, felicidades por su heterodoxo entusiasmo y tesón, de sobras conocido por sus seguidores 🙂

  2. PS: me he leído la entrevista a Baumeister y es de notar ciertos resultados a estudios que comenta en relación a determinadas distinciones entre hombre y mujer: dice Baumeister (habrá que leerse alguno de sus libros?) que en la mujer el conatum de impulso sexual (atractivo?) es más cultural que biológico, y viceversa, pero también que la intensidad en ellos es mayor, de lo cual deduce que sobre un impulso de menor intensidad tiene más interferencia el parámetro cultural. Interesante cuando menos.

  3. A mí lo que me ha hecho mucha gracia es con qué gracia y salero dices que los hombres han descartado la virginidad como un item posible a la hora de elegir y entonces me ha surgido la perversa imagen de que fueran todas desvirgadas por el mismo.

    No, seguro que la virginidad todavía existe aunque sólo sea porque creo que en ese aspecto la psicología evolucionista todavía no ha podido encontrar ninguna variación.

  4. Por otra parte que los hombres hayan desestimado el item de la virginidad y que no se haya producido un cataclismo evolutivo indica que las personas son adaptativas y que el atractivo per se no existe como dije en el anterior post sino que está en función del objetivo o necesidad que se tenga.

    Por el contrario que las mujeres no hayan sido capaces de admitir que los rasgos sexuales secundarios funcionan como un potente atractivo para todas y que no todos los que tengan músculos tienen por qué ser imbéciles plantea todavía una confusión entre la adaptación sexual y la adaptación social porque siguen confundiendo el sexo con las relaciones a largo y medio plazo y en el mercadeo sexual eso se tiene que tener muy claro.

    Coincido con Teresa en que es chocante ver la imagen de la buenorra, sin nombre, y la foto de Einstein, el inteligente sin imagen. Supongo que en la elección del término medio está la clave del éxito para las relaciones del medio o largo plazo.

    Para el corto plazo o las relaciones esporádicas los rasgos sexuales secundarios son los primeros que mandan, como todo psicólogo evolucionista puede por medio de encuestas constatar.

  5. Gracias Ana, yo creo que las respuestas son en su conjunto bastante sinceras, otra cosa es que algunos items como ese de la inteligencia se poco claro.Vete a saber lo que entienden ellas por inteligencia, es algo demasiado abstracto y por ende demasiado generico. Personalmente no conozco a ninguna persona que no sea inteligente, demasiado incluso. Tontos quedan muy pocos. Y hasta los ingenuos son muy listos.

  6. Los musculos no nacen, se hacen y con la belleza pasa igual. Una mujer bella tiene muchas probabilidades de hacer carrera por su belleza, pero con los hombres no sucede igual. Mira a sara Carbonero.

  7. Yo no creo que a las mujeres nos guste menos el sexo, pero si que estamos en desventaja en el sexo “esporádico” por llamarlo de alguna manera con desconocidos, en esos encuentros el hombre tiene la satisfacción asegurada, nosotras no siempre…

    Lo de que al hombre le gustan casi todas y a nosotras unos pocos, bueno, nosotras no llevamos un arma cargada y podemos elegir más tranquilamente 😉

    Pero creo que hay que quitarnos el estigma de que no nos gusta el sexo, si no ¿Por qué cada vez se venden más vibradores y consoladores entre las mujeres? por poner un ejemplo…

    María José, no es que no admita que unos rasgos sexuales secundarios me atraen, pero es que no tiene porque ser un musculito… también estamos las que nos gusta un macho ibérico con su barriguita, sus pelos en el pecho (no en la espalda por favor) y todas esas cosas

    Y acabo de caer en la cuenta que quizá en general (hay algunas maravillosas excepciones claro) los hombres musculosos no me parecen atractivos porque los asocio con un pene pequeño… jajaja sabrá dios por qué

  8. jajajja, Teresa, lo de la buenorra me encantó. Tendrá esa consoladores? O, a ella no le hacen falta ? Me parece que el arma cargada de futuro la llevamos todos pero a algunos-as se les recarga con más facilidad que a otros, este es también uno de los datos que habría que tener en cuenta a la hora de hacer un estudio.

    Traver, la encuesta a pesar de ser sesgada, o quizá justo por ello, está dando mucho de sí.

    Sigue existiendo en la lengua ( y en la sociedad sin obviar la falta de virginidad) un dicho: los hombres se acuestan con las putas pero se casan con las decentes. Renovando el refranero español, y siguiendo la encuesta, para las mujeres habría que decir: las mujeres se acuestan con los tíos buenos y casan con los buenos tíos. Y yo, que soy una partidaria del ” Aurea mediocritas “, sigo pensando que ni la decencia en extremo ni la bondad absoluta funcionan como buenos atractivos a la hora de activar el instinto de atracción sexual y esto seguro que es por algo, así que o fallan las elecciones o falla el refranero.

  9. Cuando yo era joven se dividia a las mujeres en dos tipos: las que eran para casarse y las que eran para divertirse. Habia tambien dos clases de hombres, los “honraos” y trabajadores y los merodeadores. La cosa estaba bien clara y dibujada. El desorden sexual de nuestro tiempo consiste en no saber ya donde estan escritas esas normas de mi abuela, seguramente en parte alguna, pero la verdad del asunto es que el acceso a las mujeres es cada vez mas complejo y dificil a pesar del levantamiento de la represión sexual. Mas aun: el levantameinto d ela represion sexual ha favorecido una confusión extraordinaria en todo el mundo, tambien en ellas que no saben el lugar que ocupan en la piramide de hembras, el resultado es que cada vez hay mas mujeres solas, hombres solteros y por que no decirlo homosexuales.
    Recomendación:
    http://www.sexologiaenincisex.com/contenidos/kiosko/articulo_n.php?id=68&cat=2

  10. Antes de leer la recomendación comentar que debía ser muy triste eso de casarse y renunciar a divertirse (aunque creo que todavía queda gente que lo hace) Bienvenida la confusión, la soltería o lo que sea antes que esas vidas encorsetadas.

    ¿Hay que ocupar un lugar en una pirámide? ¿Por qué complicarse tanto las cosas? Yo tengo claro que en otros tiempos hubiera elegido ser de las de “divertirse” pero un hombre de hoy en día no tiene ya esa ¿obligación social? de buscarse una mujer “decente” así que ser así no me impide tener pareja estable.

  11. El nuevo orden sexual responde claramente a unas necesidades impuestas no por las personas ( aunque éstas las pudiera tener que seguro que las tenía ) sino a las necesidades creadas por el nuevo orden mundial. Por eso Bruckner y Fienkielkraut hablan del amor líquido como nuevo sistema impuesto en las relaciones amorosas a partir de relaciones con sucesivas parejas por medio del surgimiento y entronización de la imagen del “single”.

    No estoy yo tan segura que la mejor opción de supervivencia en este nuevo desorden del sistema sea a través de la opción “single” sin contar con el resto del LP, sobre todo para la mujer.

    Este enlace creo que ya lo puse, pero justo este nuevo desorden-orden “sexual” es lo que intenté reflejar en este post a través de imágenes y con la canción de Rammstein ” Du Hast Mich” que es un juego de palabras:

    http://mimesisazul.wordpress.com/2010/10/15/genecion-free-lance/

  12. Estimado Paco, o yo debo ser muy soberbia, o tu tienes la enorme suerte de rodearte de gente, en su mayoría inteligente. Cierto es que valoro demasiado la inteligencia, y a veces tolero poco a quien no la posee, pero, sin tener que elegir entre hombres y mujeres, prefiero rodearme de personas inteligentes. Cierto que el término puede ser ambiguo, pero para mi la inteligencia tiene que ver con la capacidad de mantener una conversación interesante y razonablemente culta con el otro, aderezada con la posibilidad de aprender de mi interlocutor, o bien que me sea permitido aportar algo, y si estoy equivocada también acepto las críticas, siempre y cuando éstas no tengan la intención de lastimarme. La inteligencia, para mi, va ligada con la flexibiliadad la creatividad y el humor. Asimismo con la capacidad del ser humano de construir un ambiente gentil que nos permita crecer en la interacción.

    Viéndolo así, quizás estoy exigiendo mucho, tanto de unos como de otras, (aunque en estos blogs los participantes poseen estas cualidades) pero creo que son estos los instrumentos que más atractivos me resultan. No descarto desde luego otras cosas, admiro mucho la belleza y la generosidad, y valoro enormemente la bonhomía y la gratitud del ser humano, aunque cada vez me cuesta más trabajo encontrar gente así.

    Paco, conociéndote sólamente a través de tus blogs y tus intervenciones en facebook, fotografías incluídas, (que no es poco en estos tiempos) me atrevo a definirte, entre otras cosas, como un hombre que sabe seducir plenamente con su inteligencia.

    Ety

  13. Lo aprendí del psicoanálisis, lo cierto es que no es algo innato en mi, y me ha gustado lo del ambiente gentil que para conseguirse necesita de un ambiente a cara de perro en otro lugar.

  14. Qué bueno tu comment, Ety. Leyendo todo esto, yo sigo pensando que el término “inteligencia” ha evolucionado en los últimos años y ahí hay una clave de la dificultad de consenso. Y estoy plenamente de acuerdo en tu apreciación (virtual) de que el maestro sabe seducir con eso que -con o sin consenso- aglutinamos en esas cinco sílabas (inteligencia), aunque creo que en su caso es una amalgama de esa y otras virtudes/atractores 🙂
    Ahh, qué goce.. 🙂

  15. “Mi hipótesis de trabajo (que no se ha verificado) es que los hombres buscan mujeres jóvenes y con rasgos neoténicos (piel blanca y suave, pelo largo y rubio, pequeñas y de rasgos aniñados)”.

    Hipótesis que pudiera convertirse, a golpes de martillo intuitivo, en tesis. Pero ¿los rasgos neoténicos aluden al color de la piel, a la longitud del cabello y a su color? Creo que no, que no tienen nada que ver. ¿Por qué gustan ‘así’? Patalea, impaciente, el ‘genio de la especie’; y, mientras tenga oportunidad de lograr su objetivo -que no es otro que perpetuar vida-, persiste y persiste y persiste. ¿Ha leído el capítulo 44, “Metafísica del amor sexual”, de la segunda parte de ‘El mundo como voluntad y representación’ de Schopenhauer? Si no, auguro que va a disfrutar mucho con esas páginas. Todo eso está ahí. A veces nos reflejamos en el mismo espejo.

  16. Si que ha sido estudiado ese fenómeno, pero ahora no recuerdo el nombre del investigador. Ya se sabe que en evolucionismo hay teorias que se contradicen unas a otras. Estoy buscando ese pdf y no lo encuentro, puedes ayudarme?

  17. Ahora creo que entiendo mejor esos rasgos neoténicos (aniñamiento sin duda, pero ¡mutaciones del color de los ojos, piel clara, cabellos rubios! -esto no del todo) en cuanto a rasgos fenotípicos parecidos a los de individuos más jóvenes de especies filogenéticamente menos evolucionadas. Gracias por el enlace y cordiales saludos.

  18. El administrador de Blog infiere que las mujeres seleccionan pareja masculina en base a criterios de inteligencia, junto con otros atributos que tienen muy poca significancia real, como la voz, etc. Seamos realistas, la inteligencia no juega ningún papel en las preferencias sexuales femeninas. Un estudio probó la correlación entre el CI, que mide el factor g, y el éxito de los individuos en encontrar una pareja, medido en términos de matrimonio. Los estudios encontraron que los individuos muy inteligentes (con un CI por encima de 125, igual o superior al percentil 95 de la distribución CI) son los menos propensos a casarse de todas las clases cognitivas (Kanazawa, 2004). Estos datos sugieren que la selección de la pareja y la inteligencia general no están relacionadas, como por ejemplo en el modelo de campo independiente.

    Con base a los hallazgos del estudio anterior, es posible concluir que cada uno de los mecanismos psicológicos se dedica a su propia área de experiencia, que se ha forjado a lo largo de miles de generaciones de evolución humana. El concepto de mecanismos específicos psicológicos denota que cada uno de los mecanismos puede resolver los problemas de adaptación en su dominio propio y específico, pero en ningún otro lugar. Esto explicaría el aumento de la inteligencia humana desde la perspectiva de selección natural, pero no de la selección sexual, es decir, la inteligencia no es una herramienta capaz de ayudar en la adquisición de una pareja, al igual que la capacidad de alguien para encontrar una pareja no aumentaría su capacidad de utilizar la lógica y el pensamiento abstracto.

    Hagamos primero una retrospectiva a la investigación antropológica y posteriormente enumeraré algunos estudios mas recientes sobre la materia. Hay menos confusión entre las preferencias masculinas popularmente, ya que se conoce mayoritariamente que éstas se focalizan fundamentalmente en el atractivo físico y características que denoten juventud. Me centraré en las preferencias de las mujeres, que en contra de los que muchos creen, son aproximativamente idénticas a las masculinas, siempre que no interfieran otras variables, (como aspectos socio-económicos o culturales) y las mujeres puedan escoger libremente y no sujetas a esos condicionantes distorsionadores.

    1- La mayoría de los antiguos académicos de la antropología y biología evolucionista clásica sostenían que en los seres humanos el valor reproductivo de una mujer se puede evaluar con mayor precisión a partir de su aspecto físico que el valor reproductivo de un hombre, dando lugar a un mayor énfasis en el atractivo en las mujeres. Los científicos abordaban el papel de la inversión parental y luego se traducía en una reducción del énfasis en la apariencia física masculina. De esta manera la primera línea argumental de los investigadores que estudiaban la sexualidad humana, les ha concluido repetidamente ha aseverar que los hombres ponen más énfasis en el atractivo físico de parejas potenciales que las mujeres, siempre que se trate de estrategias de emparejamiento a largo plazo. Feingold (1992) precisó que las preferencias de las mujeres les induce a elegir hombres fuertes físicamente, ambiciosos y prestigiosos. En varios estudios de Gottschall, Buss & Schmitt, 1993, 1996; Feingold, 1992; Goode, 1996; Landolt, Lalumiers, & Quinsey, 1995 se concluye que los hombres atribuyen más importancia que las mujeres a la belleza física. Así mismo dicen que las hembras tienden a elegir en base a recursos financieros de sus parejas potenciales y renuncian al atractivo físico para proveerse de recursos monetarios, mientras que los hombres tienden a intercambiar dichos recursos financieros por la belleza física (Landolt, Lalumiers, & Quinsey, 1995). Buss & Schmitt, (1993; 1996) insisten en la preocupación de las mujeres con el nivel socioeconómico y el énfasis de los hombres en el atractivo visual.

    2- Investigación actual:

    A-El pistoletazo de salida al nuevo modelo lo dió Elaine Walster y sus colegas. Estos propusieron una versión original de la precedente hipótesis de emparejamiento. La idea consistía en usar la teoría del nivel de aspiraciones de Kurt Lewin, y predijeron inicialmente, que al establecer estrategias de elección y apareamiento, las personas tenderían a seleccionar a alguien de su mismo nivel de deseabilidad social y por lo tanto las parejas resultantes que se establecerían serian coincidentes en un similar nivel de deseabilidad. Teóricamente, se verá influida la conveniencia de la pareja potencial (lo que quieren) y su percepción de la probabilidad de obtener a esa persona (Lo que ellos piensan que pueden conseguir). Se refirieron a las opciones de acoplamiento como opciones realistas, ya que están influenciadas por la posibilidad de tener un afecto de reciprocidad. Para ello reclutaron como participantes del experimento a alumnos de la Universidad de Minnesota, y se utilizaron como reclamo anuncios publicados en el campus para una asistencia a una fiesta para solteros denominada “Computer Dance”. Un evento análogo a los bailes de fin de semestre tan populares en los centros educativos norteamericanos. Se trataba de algo muy seductor: todos los interesados debían cumplimentar un formulario con preguntas relacionadas con su personalidad. Así mismo se emplearon los expedientes académicos de los participantes para disponer de información adicional sobre rasgos conductuales e intelectuales y establecer posibles correlaciones posteriores. A los concursantes se les dijo, falsamente, que un ordenador se encargaría de formar parejas adecuadas entre los asistentes. En realidad no se iba a realizar ninguna selección por ordenador para formar parejas ideales. Los investigadores mezclaron todos los nombres de los participantes y establecieron parejas al azar. Solo se modificaron levemente los resultados del proceso, para asegurarse que la estatura de las mujeres no superara a la de sus compañeros. Antes de entrar al evento, cada participante fue valorado estéticamente y de forma secreta, por un jurado. Después de finalizar el evento se les proporcionó a los participantes un formulario para conocer si estaban satisfechos con la elección, si deseaban seguir viendo a la persona que le habían asignado y si le gustaba su pareja. Varios meses más tarde se publicaron los resultados. Según éstos, el grado de satisfacción que sintieron los participantes con su pareja, así como el deseo de volver a verla, estuvieron condicionados por un único factor: el aspecto físico. Sin embargo, la autoestima, la inteligencia y la personalidad de los participantes no tuvieron ninguna implicación.

    Este estudio, por tanto, no encontró ningún apoyo para la hipótesis de que homotipicidad y puso a su vez de manifiesto que el elemento matricial de las decisiones humanas de deseo-aceptación-rechazo en procesos de emparejamiento humano se fundamentaba básicamente en la belleza. La inmensa mayoría de los participantes, independientemente de su propia apariencia, reaccionaron de manera mucho más positiva a los perfiles de los sujetos atractivos que hacia los no atractivos. En hallazgos posteriores se pudo constatar que aunque exista un aprendizaje de las opciones de ser rechazado por una posible persona y ello tenga un efecto moderador sobre las reacciones a la otra, en general, el efecto de atractivo físico (gustarle a alguien más, ser atractivo para el/ella) predominó sobre el efecto coincidente-asociativo (homotípico) o una preocupación por el rechazo. Todas las personas (hombres y mujeres) prefieren personas muy atractivas, pero sólo los atractivos son aceptados por ellos. En consecuencia, las personas atractivas se emparejan entre sí dejando a los no-atractivos obligados acoplarse entre sí o quedar desemparejados. Y en otros hallazgos, Brislin et al. (1968), obtuvieron datos que apoyan firmemente a Walster y su alta correlación encontrada entre el atractivo y el deseo de emparejamiento. No se hallaron otras correlaciones de inducción del deseo de selección de pareja.

    B- Gil-Burmann et al 2002 efectuaron un estudio que concluye que las mujeres en edad reproductiva (el rango que encontraron es aproximadamente mujeres de menos de 40 años) buscan principalmente atractivo físico en los hombres, mientras que la mayoría de las mujeres de rango de edad superior a 40 años, mujeres más allá de su período fértil, desean equilibrio entre los recursos, estatus socioeconómico y el atractivo.

    C- Ahora miremos los resultados de un estudio exploratorio empírico, llevado a cabo por Pashos et al 2003 sobre el apareamiento humano, realizado en Alemania y que dieron resultados similares, probaron que: los hombres atractivos, y no los hombres de alto estatus económico, son quienes tienen éxito en el cortejo. Para ambos sexos, la apariencia física fue decisiva para el atractivo sexual del sujeto y el deseo de emparejamiento. Además, se vió que el atractivo sexual masculino, pero no el femenino, se asocia con apariencia carismática. Por otra parte, existe una relación lineal positiva entre la apariencia física de los hombres y su número de parejas sexuales anuales. Los hombres con más de cuatro parejas sexuales por año, tenían un aspecto físico superior al promedio, mientras que las mujeres más atractivas tenían un número promedio de parejas sexuales, similar al resto de mujeres muestreadas. Sin embargo, a este respecto, el estatus masculino no tenía ninguna influencia en sus decisiones, y se averiguó que la mayoría de las mujeres comparten una noción similar hombre ideal correlacionado con la belleza.

    D- Rooney et al (2006) encontraron en otro estudio que los hombres atractivos son también los preferidos como pareja en relaciones a largo plazo. Cuando las mujeres maduras son las que eligen, (fuera de edad fértil), que observa que confieren menos énfasis a la apariencia física y mas a la riqueza y estatus. Cuando el proceso de selección afecta a mujeres jóvenes (en edad fértil), se aprecia que los demás parámetros apenas tienen ninguna relevancia, y se basan exclusivamente en el atractivo físico de los hombres para escoger compañero. Esta tendencia es más acusada en el segmento de mayor “potencial reproductivo” femenino, es decir, chicas en su “prime time” de “valor de pareja”.

    E- Otro apoyo adicional para el papel principal en la selección de atractivo sexual, proviene de la investigación sobre eventos de de citas rápidas, conocidas como sesiones de “speed dating”. (Asendorpf et al. 2011). En este estudio se obtuvieron resultados iniciales y a largo plazo de varias sesiones de citas rápidas durante un periodo de 1 año en una muestra que implicaba a 382 participantes de entre 18-54 años. Se analizó tanto para opciones iniciales de relaciones sexuales como para relaciones románticas a largo plazo. Utilizando análisis de modelos de relaciones sociales, se examinaron las hipótesis evolutivas sobre los efectos individuales y diádicos. Se encontró que tanto los hombres como las mujeres basan sus decisiones principalmente en el atractivo de los participantes. Las mujeres, adicionalmente, estaban interesadas en otras características como la sociosexualidad, la apertura a la experiencia, la timidez, la educación y los ingresos de los participantes masculinos. Pero la variable primaria e independiente era el atractivo físico.

    F- Back et al. (2011) realizaron un estudio similar basado en sesiones de “speed dating”, y observaron que el atractivo físico, particularmente el atractivo facial, es el rasgo más positivamente valorado en el contexto de apareamiento.

    G- Hitsch et al. (2010) estudian los procesos de emparejamiento basándose en datos obtenidos de redes sociales en internet, conocidas como sitos de “online dating”. Sobre la base de las preferencias estimadas sobre el atractivo físico, se utilizó el algoritmo de Gale-Shapley para predecir con eficacia resultados de emparejamiento entre los usuarios.

    H- Shaw Taylor et al. 2011 realizaron un experimento usando las citas en línea. Se usaron datos obtenidos obtenidos de una red social de internet. Los autores encontraron fuerte evidencia de las preferencias de los usuarios basadas en el atractivo físico. Se encontró una gran correlación positiva entre el atractivo físico de los usuarios y la popularidad de los usuarios en la web, es decir, el número de visitas que tenían, número de personas que les contactaban por mensajería, número de mensajes enviados que obtenían respuesta, etc.

    I- El famoso blog de OkCupid realiza una investigación sobre este popular sitio de citas. Reúne observaciones y estadísticas de cientos de millones de interacciones con de los usuarios de la red social OKcupid. Aquí nuevamente se corrobora la tendencia hacia la principal correlación entre la popularidad- éxito de emparejamiento y el atractivo de los usuarios, único factor causal. http://blog.okcupid.com/index.php/your-looks-and-online-dating/

    J- Analicemos otro estudio de Norman Lee et al 2012. Lo que es particularmente interesante de este estudio es que demuestra que mujeres no sólo buscan el atractivo físico en aventuras a corto plazo, sino que quieren también compromiso estable con los hombres de mejor cualidad genética. Existe un proceso de auto-engaño que hace que la mujer crea que el guapo mujeriego quiere el mismo grado de compromiso que ella. Según explican los autores, esto se debe a que las mujeres desean casarse con hombres de buena calidad fenotípica y pretenden desesperadamente poder retenerlos, para que éstos colaboren posteriormente en la inversión parental de los hijos que esperan tener con ellos. En otras palabras, es evolutivamente mejor para una mujer arriesgarlo todo en el hombre con buenos genes, que todas las mujeres aman, que arriesgar nada en el proveedor de alto estatus socio-económico, solo tolerados por mujeres con restricción de opciones. Tal es el poder de la fuerza directriz principal detrás de la biología femenina. A pesar de que se podría sugerir la posibilidad de que el riesgo de deserción de un compañero atractivo conduciría a las mujeres a elegir hombres de peor cualidad genética como pareja a largo plazo, esto no ocurre. En el experimento las mujeres califican a los hombres físicamente más atractivos con una mayor tasa de propensión a ser infieles y les asignan una tendencia mayor a abandonarlas en una relación a largo plazo. Pero sin embargo, las mujeres no muestran aversión a la idea de formar relaciones de largo plazo con dichos hombres atractivos.

    k- Hadjistavropoulos et al (1994) demostraron que existe una construcción errónea social que tiende a subestimar el papel que otorgan las mujeres al del atractivo físico del valor de pareja masculina. Para ello reclutaron 80 estudiantes universitarias, a las cuales se les mostraron perfiles de parejas potenciales masculinas, con fotografías y clips de video (previamente calificados por un jurado independiente) e información acerca de la personalidad de los potenciales compañeros sentimentales. Así mismo se les solicitó que efectuaran una selección de aquellos perfiles deseables como parejas entre los diferentes prospectos presentados, y posteriormente justificaran sus elecciones. Es decir, después de la selección de los candidatos se les pidió realizar una introspección acerca de los factores que afectaban a sus preferencias. Se observó que todas las mujeres habían escogido los perfiles que tenían las mejores puntuaciones en atractivo, y según su informe, las selectoras tendían a subestimar intencionalmente el motivo real de sus preferencias. Más tarde, se repitió la prueba conectando a las participantes a un aparato, y se les dijo que se trataba de un polígrafo detector de mentiras. Nuevamente las mujeres electoras seleccionaron los perfiles de aquellos hombres más atractivos, pero sus explicaciones introspectivas en este caso si que fueron precisas, y ésta vez si admitieron una influencia extrema principal por el atractivo físico de los perfiles masculinos.

    L- Weiderman y Dubois (1998) en un estudio similar, encontraron que los hombres indicaban con precisión que el atractivo físico de los perfiles mostrados era la característica más importante que influyó en sus clasificaciones de conveniencia como pareja, mientras que las mujeres, engañosamente, señalaban al nivel de compromiso deseado en la relación como su factor selectivo más importante, cuando de hecho, ese fue uno de los factores menos importantes en su decisión. Primariamente se focalizaron en el aspecto físico de los participantes masculinos, puesto que habían escogido los perfiles cuyas fotografías tenían las mejores calificaciones en atractivo.

    M- En el estudio de Sprecher (1989) se encuentran resultados parecidos. Los autores observaron que las mujeres evalúan erróneamente el papel del atractivo físico en sus elecciones de perfiles masculinos. Las mujeres del estudio de Sprecher indicaron que la expresividad era el factor más importante en su elección, aunque en realidad el factor conductual fue de hecho el menos importante. El atractivo físico fue el factor más importante que influyó en sus calificaciones de parejas potenciales.

    Los resultados de estos dos últimos estudios sugieren que el patrón selectivo de preferencias esgrimido por las mujeres, no coinciden con su estrategia de elección real. Puede deberse a que las mujeres consideran superficial e inadecuado manifestar que el atractivo físico es muy importante en sus decisiones. Una posible explicación sería que las mujeres saben lo que quieren, pero que cuando se les pregunta, tienen que aducir respuestas que sean aceptables socialmente. Si es así, las mujeres podrían falsifican sus preferencias con más frecuencia y gestionan la exteriorización de sus impresiones para proporcionar una respuesta socialmente deseable.

    N- Moore, F. R., Cassidy, C., Smith, M. J. L., Perrett, D. I. (2006) realizaron un estudio para comprobar la influencia de los recursos económicos de la mujer en la selección de pareja a largo plazo. Los resultaron demostraron que las mujeres que controlaban recursos financieros propios, elegían parejas basándose principalmente en el atractivo físico, ya que no necesitan depender de una inversión parental potencial. Las mujeres que no controlaban recursos, seleccionaron perfiles que correspondían a hombres de más edad y con más recursos financieros.

    Para terminar quiero mencionar otros estudios conceptuales efectuados para el estudio dela elección de pareja en los sistemas de apareamiento monógamo. Me refiero a los modelos matematicos y computacionales realizados hasta la fecha, como los de Kalick- Hamilton, Simão-Todd o Alpern-Reyniers. Todos ellos basan la naturaleza de preferencia humana en el atractivo físico como elemento unidimensional de calidad de pareja, así mismo consideran la amplia variación de las caracteristicas fenotipicas de socios potenciales. Todos estos modelos matemáticos producen patrones realistas de emparejamiento y las tasas de asociatividad coinciden aproximativamente con los datos empíricos sobre relaciones humanas sexuales y románticas.

  19. Bueno Guillermo, no puedo sino agradecerte el esfuerzo realizado para ilustrar o apoyar tu idea de que lo que decide la elección de pareja es el atractivo.
    Sin embargo yo tengo mis dudas de tal cosa y las tengo porque no se que es eso del atractivo. Los etologos utilizan el concepto “exito reproductivo” o fitness, pero los psicologoa evolucionistas efectivamente utilizan el término “atractivo” porque en nuestra especie no coinciden ambos parametros. Pero yo creo que el termino “atractivo” es ambigüo, idiosincratico y sobre todo tautológico: ” es atractivo porque me parece atractivo”. de manera que no hay una conceptualización concreta y objetiva del “atractivo”, concluiremos pues que el “atractivo” es algo subjetivo, individual, y que puede incluir (como asi es según nuestra experiencia) tanto rasgos de caracter (has hablado de carisma) y otros.
    Imaginemos que hacemos una encuesta entre personas emparejadas y les preguntaramos: ¿Les parece atractivo/a su pareja?.
    Claro el 90% de las respuestas serian positivas, logicamente. El problema vendria del hecho de que al intentar objetivizar ese atractivo nos encontrariamos con muchas discepancias. Lo que mi me parece atractivo, a usted no tanto y a aquel le parece aversivo.
    personalmente y por lo que llevo observado de las leyes de los emparejamientos es que existe en las elecciones una variable oculta, una especie de variable fetichista que hace que me guste esto y asi. Lo cual no significa que no pueda apareciar aquellos otros caracteres. Para mi, el CI y quizá la sintonia y sincronia de la forma de pensar son la clave, aunque naturalmente se trata de variables dificiles de apresar. Es mas importante ser comprendido (estar en sintonia) que la belleza. Es más ser entendido (o escuchado) añade belleza a lo que carece objetivamente de ella.

  20. Es un concepto antiguo el que proponía que “belleza está en el ojo del que mira”, y se decía que diferentes personas tienen diferentes estándares de belleza y que no todo el mundo está de acuerdo en que es bello y quién no. Este es un estereotipo o aforismo que la psicología evolutiva ha conseguido eliminar. Resulta que los estándares de belleza no sólo son los mismos en todos los individuos y culturas, también son innatas. Nacemos con la idea de que es hermosa y que no lo es.

    Su visión pertenece a éste arcaicismo tradicional que subyacía hasta hace 30 o 40 años en la concepción cultural. Se creía que la belleza era “relativa” y popularmente se decía que “la belleza se encuentra en el ojo de quien mira”. Pero como se ha descubierto gracias a la investigación moderna, la belleza no se trata de un constructo social y no es relativa. En todas las clases sociales, en todas las culturas y en todos los continentes, con independencia de la edad, la profesión o el sexo, se consideran atractivos los mismos rostros. Es cierto que existen gustos, modas y manías individuales muy diferentes. No hay un ideal estético 100% objetivo, pero sin embargo la ciencia ha demostrado que las coincidencias son asombrosamente grandes. Todos tenemos un núcleo objetivo común y hay un consenso universal que une las distintas épocas y culturas.

    Un gran número estudios bien controlados muestran que todos los humanos tienen nociones similares de belleza. Por lo tanto, en ese sentido, la belleza tiene una base “objetiva”. La belleza existe en los algoritmos mentales que interpretan los datos visuales. Y este tipo de algoritmos tienen una existencia objetiva, y podemos recurrir a elementos de la biología evolutiva para explicar el comportamiento de apareamiento humano‬. La investigación de la belleza se lleva a cabo principalmente en el ámbito universitario por medio de un proceso de evaluación o calificación denominado “rating”, puntuando sobre una escala de atractivo.

    El aforismo “la belleza está en el ojo del que mira” parecía bastante razonable. Muchos libros de texto universitarios de introducción a la sociología y la antropología incluyen imágenes de personas que se consideban bellas en las diferentes culturas, y algunos de ellos parecen bastante extraños para el ojo occidental contemporáneo. Sin embargo, la investigación psicológica evolutiva ha volcado esta suposición común y la creencia generalizada.

    Tanto los asiáticos orientales y los blancos, y los blancos y los negros están de acuerdo en que las caras son más o menos bellas. Trans-culturalmente hay un acuerdo considerable en el juicio de belleza entre los asiáticos, hispanos y americanos, brasileños, estadounidenses, rusos, los Aché de Paraguay, los Hiwi de Venezuela; Cruzan y los estadounidenses en Saint Croix, sudafricanos blancos y estadounidenses y los chinos, los indios, o los ingleses. En ninguno de estos estudios se ha verificado que el grado de exposición a los medios de comunicación occidentales no tiene ninguna influencia en la percepción de la belleza. Se ha visto que gente de culturas tan diversas están de acuerdo en general en quien es bello y quién no.

    Parece que la gente de diferentes culturas comparte los mismos estándares de belleza porque son innatas, nacemos con el conocimiento de que es bonito y lo que no lo es. Dos estudios realizados en la década de 1980 manera independiente demuestran que los niños tan solo 2 y 3 meses de edad ya miran durante mas tiempo rostros de adultos que fueron juzgados previamente como mas atractivos que aquellas caras que fueron calificadas como menos atractivas. Los bebés son maravillosamente hedonistas y no tienen modales, así que miran aquellos objetos que consideran que son agradables visualmente. Cuando los bebés miran algunas caras durante un tiempo más prolongado que a otras, esto indica que prefieren mirar esas caras porque encuentran atractivas.

    En la versión más reciente de este experimento, los bebés recién nacidos de menos de una semana de edad mostraron una preferencia significativa por aquellas caras que un jurado de adultos había evaluado como más atractivas. Otro estudio muestra que niños de de 12 meses de edad, exhiben mayor sensación de placer, más participación en el juego, menos estrés y menos evitación al interactuar, cuando juegan con desconocidos con máscaras atractivas que al interactuar con desconocidos con mascaras poco atractivas. También juegan mucho más tiempo con muñecas facialmente atractivas que con muñecas facialmente feas. Los hallazgos de estos estudios son consistentes con los testimonios y experiencias personales y observaciones de muchos padres de niños pequeños, quienes encuentran que sus hijos están mucho mejor atendidos cuando sus niñeras son físicamente atractiva que cuando no lo son.

  21. <>
    ¿Podría aportar alguna prueba de que eso es así, tal como usted lo asegura? Por otra parte, “lo bello” no coincide siempre con lo que atrae; son dos categorías muy distintas. No hay duda, desde luego, de que “la belleza está en el ojo del que mira”; simplemente es así; y no tiene que ver nada con “lo antiguo” o “lo moderno”.

  22. >>Resulta que los estándares de belleza no sólo son los mismos en todos los individuos y culturas, también son innatas. Nacemos con la idea de que es hermosa y que no lo es<<

    Por alguna razón cibernética desconocida, no ha aparecido ahí arriba la cita que incluí en el comentario anterior. Espero que esta vez aparezca; a ella me he referido.

  23. Está más que demostrado que belleza es igual al concepto de “atractivo físico”) y tiene un gran componente objetivo, así lo atestiguan las cientos de publicaciones sobre la materia. Otra cosa sería el concepto “atracción general” que es mas multidimensional. Solo añadir un enfoque sobre la belleza y los “universales humanos”, elementos principales de la psicología evolutiva. ‭ Uno de ellos es el paradigma de “módulos mentales”. ‭Se ha encontrado explicación neurofisiológica para la atracción física, en cambio no se ha encontrado ninguna vinculación neurológica que haga que exista algún módulo en el cerebro inductor de “atracción general” para el resto de aspectos multifactoriales que intervienen en la selección sexual. Con la “belleza=atractivo físico” si que hay una conexión probada por medio de resonancia magnética funcional. Cuando los sujetos juzgan la belleza facial explícitamente, se observa actividad neuronal de una red ampliamente distribuida que implican a la región ventral occipital, la insular anterior, la parietal posterior dorsal, la dorsolateral y medial inferior, así como las cortezas prefrontales, y están paramétricamente correlacionados con el grado de atractivo facial. A mayor grado de belleza se produce un incremento de la hiperestimulación o embelesamiento, y a mayor embelesamiento mayor activación cerebral. La región occipital ventral es también sensible a la belleza facial, que incluye el área de la cara fusiforme, la corteza occipital lateral y regiones adyacentes, activándose automáticamente por los estímulos visuales de belleza y que sirve como disparador neuronal para efectos generalizados de atractivo en las interacciones sociales. http://jn.physiology.org/content/91/4/1699.full.pdf
    http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0027255
    http://ccn.upenn.edu/chatterjee/anjan_pdfs/BeautyFaces8-08.pdf
    http://www1.psych.purdue.edu/~gfrancis/Classes/IIE366/L10.pdf
    http://www.cell.com/neuron/retrieve/pii/S0896627301004913
    http://www18.homepage.villanova.edu/diego.fernandezduque/Teaching/SocialNeuroSeminar/faces/BeautyOFC_neuropsychologia.pdf
    http://www.cell.com/neuron/retrieve/pii/S0896627301004913
    http://journals.lww.com/neuroreport/Abstract/2007/07160/Anterior_cingulate_reflects_susceptibility_to.6.aspx
    http://odohertylab.org/Publications/Winston2007_Neuropsychologia.pdf

    Los neurobiólogos también han estudiado los mecanismos de emparejamiento para dilucidar los mecanismos neuroquímicos que subyacen en el proceso de apego y el rol que juega el “atractivo físico” para producir oxitocina, la vasopresina y la dopamina y sus receptores en la vinculación monogámica. Pero no hay procesos neuroquímicos asociados a otro tipo de factores asociados a la selección de pareja. Al menos que yo conozca.

    Respecto a la relación entre la inteligencia y el atractivo sexual, no hace falta basarnos en intuiciones, puesto que hay evidencia empírica que analiza éste asunto. Un estudio (http://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10882-005-3686-3 ) muestra que los adolescentes de secundaria con un CI más alto y también aquellos con un CI extremadamente bajo, son menos propensos a haber tenido relaciones sexuales que aquellos jóvenes con un rango de inteligencia normal o algo por debajo de la media. (Es decir, para los chicos con un CI por debajo de 70, el 63,3% eran todavía vírgenes, para aquellos con un CI entre 70-90 sólo 50,2% eran vírgenes; el 58,6% eran vírgenes con CI entre 90-110, y el 70,3%, con un CI de más de 110 eran vírgenes).

    En otra publicación sobre ésta temática (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10706169?dopt=Abstract) un equipo de investigadores usan una muestra de 1000 adolescentes e incluyen un test de inteligencia, y un cuestionario con preguntas detalladas sobre sus experiencias sexuales. Al igual que con el otro estudio, se encontró una relación curvilínea: los estudiantes con un CI por encima de 100 y por debajo de 70 fueron significativamente menos propensos a haber tenido relaciones sexuales que aquellos en el segmento de inteligencia media. Al igual que el otro estudio, hallaron que los adolescentes con un CI entre 75 y 90 tenían la menor probabilidad de virginidad

    Dependiendo de la edad y el género específico, un adolescente con un coeficiente intelectual de 100 tenía entre de 1,5 a 5 veces más probabilidades de haber tenido relaciones sexuales que un adolescente con una puntuación de 120 o 130. Cada punto adicional de C.I aumentó las probabilidades de virginidad en un 2,7% para los hombres y 1,7% para las mujeres. El grado mayor de C.I tuvo una relación similar entre toda la gama de interacciones románticas y sexuales, disminuyendo las probabilidades de que los adolescentes hubieran besado alguna vez o incluso hubieran tenido algún tipo de contacto físico (como cogerse de la mano, caricias, etc.) con un miembro del sexo opuesto.

    Si bien es un estudio que se ciñe a estudiantes adolescentes, parece plausible esperar que esta relación vaya más allá de la escuela secundaria. Para explorar esto, hay un montón de datos interesantes que provienen de una encuesta realizada por una revista americana en 2001. Según esos datos sacados entre diferentes universidades, el CI parece retrasar la actividad sexual en la edad adulta joven.

    A la edad de 19 años, el 80% de los hombres estadounidenses y el 75% de las mujeres han perdido su virginidad, y el 87% de los estudiantes universitarios han tenido relaciones sexuales. Pero este número parece ser muy inferior a la elite intelectual. De acuerdo con el artículo, sólo el 56% de los estudiantes de Princeton han tenido relaciones sexuales. En Harvard el 59% de los estudiantes había tenido relaciones, y en el MIT, el 51% de los alumnos. Además, sólo el 65% de los estudiantes graduados del MIT han tenido relaciones sexuales. Esta encuesta inter-universitaria también comparó la virginidad por especialidad académica. La tabla que adjunto abajo muestra que el 0% de alumnos que cursaban estudios de arte eran vírgenes, el 72% de estudiantes de biología eran vírgenes, el 83% de los matriculados en bioquímica y en Matemáticas eran vírgenes! Del mismo modo, en el MIT el 20% de los alumnos de ‘Humanidades’ eran vírgenes, y un elevado 73% de los estudiantes de los que cursaban biología. (Al parecer, los más propensos a leer Darwin son también los menos darwinianos!)

    Mirando este gráfico (http://s3-ec.buzzfed.com/static/imagebuzz/terminal01/2009/3/17/10/virginity-rates-by-college-major-632-1237300549-2.jpg) parece que los títulos de mayor complejidad contienen más alumnos vírgenes de las titulaciones con menor demanda cognitiva. En este trabajo (http://cat.inist.fr/?aModele=afficheN&cpsidt=17400473) ) proporciona los resultados del GRE por disciplina académica (GRE es un examen de conocimientos generales y específicos orientado a los estudiantes que desean ser admitidos para realizar estudios de postgrado en EE.UU, algo equivalente a la selectividad en España), y, de hecho, la correlación entre el porcentaje de las vírgenes en cada disciplina y la puntuación medio analítica asociada al GRE es del 0,60.

    Estos análisis confirman que existe una relación inversa entre la intensidad de la actividad sexual y la inteligencia, y prueba porque los más intelectuales son personas de vida sexual limitada. El alto C.I se correlaciona a su vez con menor grado de belleza, lo que explica porque los cerebritos (nerds, geeks) nunca han gozado de atractivo sexual para las féminas.

  24. Cuando empleé el término atractivo físico en mis anteriores comentarios, pretendía referirme a la acepción de belleza. Para evitar confusiones terminológicas utilizaré a partir de ahora esa palabra.

    La mayoría de la literatura científica de emparejamiento comparte la teoría de los niveles secuenciales de aspiración e integración lineal. Según ésta, las señales sexuales tienen diferente grado de valoración en tiempos y umbrales mínimos de aceptación por fases. Existe un proceso de adaptabilidad para filtrar perspectivas a través de una serie de niveles de aspiración de pareja potencial, con la belleza y las pistas visuales como primera etapa discriminante. Si la información extraída de las pistas visuales es favorable y el individuo susceptible de ser pareja potencial, se encuentra por encima del umbral un mínimo requerido para la estimulación sexual, la elección establece una serie de obstáculos en etapas posteriores, pero solo se accederá a recabar información en ellas si el sujeto traspasa exitosamente de la fase visual primaria. El resto de etapas secuenciales que vendrían a continuación podrían ser el estatus social, inteligencia y personalidad y otros factores adicionales.

    En el trabajo que cité de Satoshi Kanazawa, se aprecia que existe una una asociación entre la belleza y la inteligencia, y las personas más inteligentes se encuentran, en promedio, en las parte baja de la escala estética. Los datos de Kanazawa demuestran que los calificados en la escala de belleza (la escala que establece el autor es del 0 al 5) por encima de 4, tenían un coeficiente intelectual promedio de sólo 100,7, frente al 94,2 para los evaluados por debajo de 1. Los muy bellos no parecen ser demasiado inteligentes, y la desviación estándar en inteligencia es mayor para de menor nivel de belleza (lo que significa que están más distribuidos a lo largo de la curva de gauss).

    Hay otro estudio similar que utilizó fotos de anuario de estudiantes de una escuela de Wisconsin (EEUU), y no se encontró ninguna relación entre el CI y la belleza entre los chicos, pero si vieron una correlación positiva para las chicas. Otro investigador, Leslie Zebrowitz, sí encontró datos similares a los de Kanazawa: La personas más feas tenían menos C.I que el promedio, pero también tienden a ser las más diversas en cuanto a la inteligencia. Así mismo los más dotados intelectualmente también tenían una mala calificación en belleza. Eso significa que si una persona se encuentra en el extremo inferior del espectro de belleza, es más probable que esté en el extremo inferior o superior de la escala de C.I (o muy torpe o muy inteligente).

  25. Sannio10,

    ¿Necesita pruebas? Le orientaré sobre la investigación actual de la belleza humana. Confío en que usted mismo pueda buscar los artículos y bibliografía en base a mis indicaciones:

    1- El país con la mayor densidad de investigadores atractivo es sin duda el Reino Unido. La mayoría de los investigadores británicos trabajan asociados al Laboratorio de Percepción de David Perretts. David Perrett es uno de investigadores sobre la belleza más prolíficos y reconocidos. Profesor de psicología en la Universidad de St. Andrews en Escocia, y jefe del Laboratorio de Percepción http://www.perceptionlab.com/

    2- Ben Jones trabaja como psicólogo experimental de la Universidad de Aberdeen, donde dirige el Laboratorio Face Lab. http://facelab.org/
    .Junto con su esposa Lisa DeBruine estudia la la influencia de las hormonas sexuales en la percepción de la belleza. Ben Jones y Lisa DeBruine operar conjuntamente una plataforma en línea altamente profesional para experimentos, Faceresearch.org, una empresa conjunta de investigación en a disposición en Internet.

    3- Viren Swami es un psicólogo social de la Universidad de Westminster y cuenta con una impresionante lista de publicaciones. Ha escrito y publicado libros científicos y populares acerca de la investigación de la belleza. Originalmente muy aficionado a los clásicos enfoques psicológicos evolutivos, ahora tiene una actitud más crítica hacia la corriente neo-darwinista.

    4- Martin Tovée de Universidad de Newcastle, trabaja sobre los criterios que guian a las personas en la elección de una pareja, y cómo estos criterios son influenciados por el ambiente. Su foco principal está en la imagen corporal. http://www.ncl.ac.uk/psychology/staff/profile/martin.tovee

    5- Ian Penton-Voak trabaja en el Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Bristol. El objetivo de su investigación es el clásico de los problemas evolutivos psicológicos tales como la simetría y dimorfismo sexual, y la influencia de la experiencia individual en el juicio de la belleza.

    6- Tony Little trabaja como científico de la Universidad de Liverpool. El objetivo de su investigación es sobre el “contenido de información” del rostro humano en las decisiones sociales, especialmente en la elección de pareja. Tony Little forma parte del Grupo de Psicología Evolutiva y Ecología del Comportamiento de Investigación de la Universidad de Liverpool. http://www.alittlelab.com/

    7- Craig Roberts es un biólogo de la Universidad de Liverpool. Su objetivo principal es la influencia de la percepción de la belleza (visual, así como olfativa) por el equipo de MHC individual. Craig Roberts es miembro del Grupo de Psicología Evolutiva y Ecología del Comportamiento de Investigación.

    8- Marion Petrie es profesor de ecología del comportamiento en la Universidad de Newcastle. El foco principal de su trabajo es el estudio de los mecanismos de selección sexual.

    9- Lynda Boothroyd trabaja como psicóloga evolucionista de la Universidad de Durham. Su investigación se centra, entre otras cosas, sobre la influencia del comportamiento y la percepción por las hormonas sexuales.

    10- David Feinberg está dedicado exclusivamente al estudio de la percepción de la belleza. Dirige el Laboratorio de Investigación de la voz en la Universidad canadiense de McMaster en Hamilton, Ontario. Sus experimentos en línea se pueden encontrar en Faceresearch.org.

    11- Magnus Enquist es un zoólogo de la Universidad de Estocolmo y uno de los expertos en el campo de las redes neuronales. Investigador de la psicología evolutiva sobre la belleza, y de las “preferencias perceptivas”.

    12- Aparte de la investigación del comportamiento teórico (en el que ha trabajado con Stefano Ghirlanda y Wachtmeister Carl-Adam), el énfasis principal está en el estudio interdisciplinario del desarrollo de la cultura. Junto con el historiador Arne Jarrick dirige el proyecto Intercult de investigación que se ha fijado la tarea para cerrar la brecha ideológica entre las ciencias biológicas y sociales y de trabajar conjuntamente en el estudio de la conducta humana.

    13- Anders Pape Moller, el biólogo danés ahora trabaja en el Laboratorio d Parasitología Evolutiva del CNRS en París. Él es uno de los principales protagonistas de la hipótesis de la simetría.

    14- Gillian Rhodes es profesora de psicología en la Universidad de Western e investigadora de la belleza humana.

    15- Leslie Zebrowitz es profesora de psicología en Brandeis University de Nueva York y uno de las grandes en el campo de la investigación y la percepción del rostro atractivo.

    16- El Investigador Philip Mateo Bronstad trabaja sobre la percepción y también trabaja en la Universidad Brandeis.

    17- Judith Langlois dirige en la Universidad de Texas el laboratorio de desarrollo social, donde sobre todo se explora la percepción de atractivo de los niños. Judith Langlois se ha fijado sobre todo en la hipótesis de el promedio, http://homepage.psy.utexas.edu/Homepage/Group/LangloisLAB/index.html

    18- Devendra Singh pertenece al departamento de psicología de la Universidad de Texas. Se le considera como una especie de “papa” del concepto WHR o “relación cintura-cadera”.

    19- David Buss es uno de los principales psicólogos evolucionistas de hoy. Está especialmente preocupado por los problemas de elección de la pareja humana.

    20- Michael R. Cunningham trabaja como psicólogo social y personal de la Universidad de Louisville, Kentucky. Él es el autor del modelo de atractivo y analiza los factores que contribuyen al atractivo de las caras.

    21- Nancy Etcoff es una psicóloga y neurocientifica cognitiva en Harvard Medical School. Trata principalmente con el efecto de la belleza en el cerebro.

    22- Victor Johnston es un científico cognitivo de la Universidad Estatal de Nuevo México y uno de los principales protagonistas de la “hipótesis de la fertilidad”.

    23- Randy Thornhill es un biólogo de la Universidad de Nuevo México. Junto con Steven W. Gangestad investigó – desde un punto de vista estrictamente psicológico evolutivo – especialmente las cuestiones de simetría, la elección de pareja y la violación.

    24- Steven W. Gangestad está trabajando en el Departamento de Psicología de la Universidad de Nuevo México, sus intereses de investigación son similares a los de Randy Thornhill, que estaban juntos casi todos sus artículos publicados.

    25- Geoffrey F. Miller trabaja en el Departamento de Psicología de la Universidad de Nuevo México. Él tiene sobre todo con su libro “La evolución sexual – Selección de socio y el surgimiento de la mente”, que presenta una hipótesis muy original sobre el origen de la mente humana.

    26- Daniel Hamermesh es economista de la Universidad de Texas. Trata varia cuestiones sober la atracción en las relaciones de intercambio económico.

    Supongo que le bastará con esta información, si no es así tendría que elaborarle listados de libros y estudios científicos, aunque supone un esfuerzo ingente recopilarlos y escribirlos aquí.

  26. Guillermo Saenz,

    Creo quela relación C.I-belleza de la que hablas probablemente puede ser explicado en base a la carga mutacional genética. La belleza puede significar que una persona posee un bajo nivel de carga mutacional, (que resta valor a la belleza y la inteligencia) pero no necesariamente una gran cantidad de genes para la inteligencia. Y en efecto, algunos genes de la inteligencia puede tener un impacto negativo en la belleza (las personas más inteligentes tienden a tener frentes mas amplias, por ejemplo, y (si la inteligencia estaba bajo selección reciente y bastante intensa como parece ser el caso en el norte de Eurasia medieval), muchas personas podrían haber llegado a tener una elevada inteligencia a pesar de su apariencia. La selección reciente e intensa tiende a seleccionar genes “sub-óptimos” para un rasgo objeto de selección, y las “soluciones rápidas” son favorecidas, mientras que las soluciones a “largo plazo” o superiores toman más tiempo para evolucionar.

    Presumiblemente, así como un alto grado de carga genética puede reducir el C.I de un individuo, es probable que también pueda degradar su apariencia estética. La gente fea puede tener mala apariencia debido a que poseen un alto grado de carga mutacional genética. Y debido a que la carga genética todavía está con nosotros (presumiblemente para la mayoría de la población, por lo menos), esto explica, al menos en parte la “Paradoja Lek”.

    Hay dos dimensiones importantes de la belleza como expliqué en otro post, son el “promedio”, como conformidad general con la media morfológica (como se ve en los compuestos faciales generados por morphing), y la “simetría”. Ambos parámetros son signos de la salud física que aparentemente puede ser cuantificada como el grado de ausencia de mutaciones deletéreas. Cuanto mas se aproxima la apariencia de una persona a la media del grupo, y mayor es su simetría, más probable es que su carga genética mutacional sea baja. Otra dimensión es el grado de dimorfismo específico de género, pero éste parámetro no parece afectado por la carga mutacional.

    Hay una correlación positiva de la belleza y el C.I, y los individuos de rango de inteligencia media o ligeramente por encima de la media tienen mejor aspecto físico que aquellos por con una inteligencia baja. Pero la correlación se pierde en los rangos de inteligencia muy elevada. Se aprecia que mayoría de personas de gran inteligencia se encuentra dentro de la parte baja del espectro de belleza. Si la correlación fuera lineal y no gaussiana en toda la gama de C.I, veríamos en cambio que las mentes más brillantes tendrían apariencia de supermodelos, cosa que no ocurre. Quizá haya otros factores que explique como opera este proceso.

    La mayoría de los rasgos son el resultado de muchos genes que generan efectos pequeños. Pero hay unos pocos genes con efectos importantes que contribuyen a muchas características. ¿Qué pasaría con aquellas personas cuyo alta inteligencia es el resultado de la contribución de unos pocos genes con efectos de gran calado? Tenemos dos opciones posibles a continuación: en una persona con poca carga genética, estos genes pueden tener un efecto negativo significativo sobre la belleza mientras aumenta el C.I (un ejemplo de tales genes pueden ser aquellos para la calvicie de patrón masculino). O bien, puede proporcionar un gran impulso en el coeficiente intelectual para los que tienen una gran carga mutacional.

    Una pieza adicional de evidencia de la conexión entre la carga genética y la inteligencia es la relación entre la altura y el coeficiente intelectual. Kanazawa y Reyniers presentan varias posibilidades por la que éstas dos variables podrían estar conectadas, principalmente por emparejamiento selectivo entre diferentes rasgos (emparejamiento de altos e inteligentes con mujeres hermosas); y la otra explicación (no necesariamente excluyentes entre sí) es que a mayor carga mutacional genética afecte tanto a la altura como al coeficiente intelectual, ya que, como señala Cochran, las personas más altas tienden a tener menores cargas mutacionales.

  27. Gracias por sus informaciones, Guillermo. Proporciona usted una galería contemporánea de estudiosos de la belleza. De la belleza han tratado numerosísimos filósofos a lo largo de cientos de años. Un tal Baumgarten fue quien acuñó el término ‘estética’, que a veces se utiliza ‘avant la lettre’ sin el más mínimo reparo. Tema de muy poco interés, por lo que supondría de estéril discusión, sería el valor subjetivo (u objetivo) de la belleza. Para mí ‘atracción’ y ‘belleza’ son categorías que pertenecen a distintos universos. Lo que no quiere decir que desdeñe la capacidad de lo bello como generador de atractivo (atracción sexual en el caso de la belleza humana).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s