El azar

La suerte es el azar visto desde el egoismo

(Pitigrilli)

A la gente le gusta poco que sus logros o estatus se atribuyan al azar, tal y como cuenta Michael Lewis en este video sobre una conferencia que impartió en Princeton.

Lo cierto es que minusvaloramos el impacto del azar en nuestras vidas y nos aplicamos en explicar nuestras cosas un poco «aprés coup» como dicen los franceses y que es lo mismo que sentencia este latinajo: «Post hoc ergo propter hoc» que viene a decir que nuestro cerebro está diseñado para encontrar sentido a las cosas incluso cuando no tienen sentido (que es la mayor parte de las veces) y a encontrar una explicación o un designio en los vericuetos del azar y de la casualidad.

Predecir un suceso inesperado sigue siendo más dificil que encontrarle una explicación.

Por ejemplo el 11-S,  nadie lo predijo, sin embargo una vez llevado a cabo existen cientos de explicaciones, desde las oficiales hasta las conspiranoicas, explicaciones para todos los gustos.

Pero no voy a hablar de politica sino de fútbol, voy a hablar de la final de la Eurocopa 2012, es decir la final España-Italia, ¿que sucederá?

Lo cierto es que no podemos saberlo y hay que preguntarle al pulpo Paul para interrogar al futuro. Y aunque yo no soy un pulpo, he descubierto en mí ciertos poderes adivinatorios u oraculares y de eso voy a hablarles.

Un partido de fútbol, su resultado depende mucho más del azar que de la alineación o de si hay o no hay un falso nueve pero la prensa vive de esa ficción. Es curioso que la prensa deportiva se ocupe de todos estos factores negando la mayor que no es otra sino que la incertidumbre preside todo el proceso, lo que sucederá mañana es azar, es decir existe una incertidumbre total al 50%.

Si los resultados de fútbol no estuvieran sometidos al azar acertar una quiniela seria muy fácil y como todo el mundo sabe, es bastante complicado (aunque no imposible debido al número de apuestas), sin embargo hay ciertos elementos que diferencian una quiniela de la ruleta, la lotería o el cara y cruz de una moneda lanzada al aire.

En un partido de fútbol no todo es azar, dicho de otro modo existen algunos elementos que juegan un cierto papel y disminuyen la incertidumbre, por ejemplo el factor campo, es por eso que los unos en una quiniela son siempre más numerosos que los doses (que gane el equipo visitante) y los doses a su vez son menos frecuentes que las equis (los empates).

Sin embargo hay otro factor que juega en favor del no-azar o cierta determinación: se trata del número de partidos o de jugadas. No es lo mismo una quiniela donde hay 15 partidos y donde habrá siempre mayor diversidad de probabilidades (y es aqui donde entra la estadistica) que el partido único.

Pequeñas modificaciones en el partido de mañana pueden inclinar el resultado hacia un lado u otro, sin contar con el azar que siempre presidirá el resultado: una lesión, una expulsión, un jugador clave en baja forma, una volea azarosa, un penalty injusto y todo el tinglado matemático se viene abajo y de ahi la calidad de un arbitraje. Dicho de otro modo el partido único de dos equipos más o menos del mismo nivel está absolutamente presidido por al azar dejando muy poco espacio para la manifestación de otros factores como la mejor preparacion fisica, la mejor técnica, el juego más elaborado, la posesión de balon y otros.

El jugar bonito de cara a la galería, no asegura en absoluto un mejor resultado.

En realidad cualquier partido de la selección española de esta Eurocopa ha sido un partido de azar, si exceptuamos el partido de Francia y el de Irlanda, en todos los demás tuvimos mucha suerte: la tuvimos con Italia, con Croacia y con Portugal. Nos hemos plantado en la final un poco por suerte del mismo modo que nos plantamos en la final del mundial.

Es por eso que no creo que mañana ganemos esa final contra Italia pues el azar está regido por una ley insondable: el azar no repite suerte.

Lo que quiere decir que no hay que fiarse de la suerte del campeón y que con «toda» seguridad mañana perderemos contra Italia esa final. Toca ya perder pues el azar es la suerte vista desde el egoismo. Nosotros perdemos y los italianos ganan.

Y lo peor serán las críticas que recibirá nuestra selección y del Bosque que tendrán que asumir con frialdad toda la avalancha de descalificaciones que le vendrán encima por jugar sin un 9 claro como si esa fuera la causa de la derrota, como si en España hubiera un sustituto de Villa y con su misma chance.

Definitivamente nadie cree en el azar.

Y por eso los pulpos aciertan.

¿Qué nos parece atractivo en ellos/ellas?

David Buss es un conocido psicólogo evolucionista que pasó a la primera plana de la divulgación cientifica por un exhaustivo informe sobre los gustos y las elecciones sexuales que se convirtió pronto en un best seller. Un libro que lleva por título “La evolución del deseo” y que se encuentra publicado en castellano por Alianza Editorial. En él el autor aborda el tema de las preferencias en la eleccion de pareja a lo largo de 37 culturas diferentes del planeta entrevistando a mas de 10.000 personas. Lo que descubrió no es demasiado sorprendente pero lo más importante de su investigación tiene que ver con que el deseo humano y el gusto por una determinada pareja está relacionado con dos condiciones que no son sinonimos y que involucran habilidades bien distintas y que son estas:

  1. El corto plazo, el establecimiento y elección de pareja.
  2. El largo plazo, el mantenimiento y la retención de la pareja.

En la pequeña encuesta que llevé a cabo en el post anterior trataba de averiguar -en nuestro entorno- qué es lo que nos resulta atractivo en el otro sexo sin prejuzgar si se trataba de una elección a corto o a largo plazo. Lo cierto es que las conclusiones a las que he llegado son bastante similares al estudio de Buss, si bien los items que planteaba en el citado cuestionario buscaban otro tipo de respuestas, me referiré pues a ellas

Para los hombres.-

Es bien sabido que los hombres buscan para el largo plazo (igual que las mujeres) parejas confiables. Sin embargo la confiabilidad no era un rasgo que buscara especialmente y por eso la excluí, sino más bien el atractivo per se, qué es lo que nos resulta atractivo aqui y ahora.

Mi hipótesis de trabajo (que no se ha verificado) es que los hombres buscan mujeres jóvenes y con rasgos neoténicos (piel blanca y suave, pelo largo y rubio, pequeñas y de rasgos aniñados). Sin embargo la delgadez, las piernas largas y los pechos (sin prejuzgar su tamaño) figuran entre las preferencias de los hombres que han contestado el cuestionario.

En el plano del carácter de las féminas el rasgo amabilidad es de los más apreciados, asi como la sonrisa marcador hormonal de amabilidad y quizá de femineidad. Era esperable. Tampoco era de esperar la escasa demanda de poca experiencia en artes amatorias en la mujer. Quizá los hombres ya dan por sentado que es imposible encontrar una mujer «virgen» y ya han interiorizado por exclusión este rasgo de sus gustos, es de hacer notar que hace solo un par de décadas (o en otras culturas) los gustos de los hombres hubieran reclutado un buen número de votos en este item. Es mi hipótesis.

La mujer que les gusta a ellos

En las mujeres.-

Una de las cuestiones que quise averiguar era el «»peso de atractivo» que tiene el cuerpo masculino en el atractivo fisico del varón. Me he encontrado con algunas sorpresas, sobre todo en un intangible: la voz, un marcador hormonal de masculinidad que es muy valorado por las mujeres, como un intangible de atractivo. Las mujeres siguen considerando la inteligencia masculina más atractiva que los cuerpos musculados o de gimnasio, tambien esto era de esperar.

Lo que ha resultado para mi una sorpresa es el poco valor que las mujeres dan al estatus (un poco más de valor) que a «que gane más dinero que yo». Lo que me esperaba es encontrar un gran número de votos que correlacionara el atractivo con este item. Hay dos formas de interpretar este dato: o bien las mujeres mienten con respecto a esta cuestión (algo que puede medirse con la disociación entre el item del estatus y el item del dinero) o bien existen otras razones relativas al sesgo de la muestra.

El hombre que les gusta a ellas

El sesgo de la muestra.-

Es evidente que el número de respuestas solo es una aproximación al tema del atractivo y que muy probablemente los hombres y las mujeres que han contestado el cuestionario no son hombres o mujeres promedio. El medio elegido (un blog colgado en Intenet) por si mismo ya representa un sesgo que excluye a personas que no manejen este medio o no estén en las redes sociales. Mi opinión es que los que han participado en esta encuesta son hombre y mujeres de entre 30-50 años, es decir adultos con una formación elevada, universitarios en su mayoria, personas cultas y que se encuentran ya empleadas y ganan dinero. Ellas, casadas o no son ya independientes y poseen una amplia experiencia sexual y afectiva, muy probablemente con varias parejas a sus espaldas.

Nada que ver pues con la sistemática encuesta de Buss y nada que ver con sus hallazgos que eran los que siguen:

  • Los hombres persiguen relaciones a corto plazo con mas frecuencia que las mujeres que viven el cortoplacismo como una amenaza.
  • Los hombres buscan mujeres jóvenes, atractivas, amables, sumisas y confiables tanto para el corto como para el largo plazo y valoran la escasa experiencia sexual en ellas pues el mayor temor que atenaza a los hombres es la infidelidad en ellas que aumenta estadísticamente según las experiencias previas.
  • Los hombres optan a la monogamia sucesiva siempre por una mujer más joven que la anterior. Y de un rango o estatus inferior al suyo
  • Para el hombre la inteligencia o la «profesionalidad» de la mujer, asi como su sueldo tienen poca importancia.
  • Las mujeres buscan hombres con mayor estatus que ellas, mayores y con más experiencia (que correlaciona con el estatus), para una mujer «admirar» a su pareja por algún logro concreto de éste es esencial y de hecho provoca en la propia mujer un ascenso en su propio estatus.
  • Es muy probable que las mujeres actuales y en nuestro entorno y que ganan dinero o han tenido acceso a una educación universitaria y a empleos remunerados hayan sustituido sus anhelos de seguridad de antaño por otras acomodaciones en su imaginario. De hecho cada vez existen mas parejas isosexuales o incluso con ventaja femenina en cuanto al estatus.
  • Es muy posible que estemos ante la emergencia de una nueva concepción en el atractivo que aun manteniendo ciertos gustos del pasado evolutivo de nuestra especie se encuentre sufriendo una transformación. Asi se explicaria que el rasgo «correr riesgos» que representa al endofenotipo masculino por antonomasia, el explorador (sensation seeker) sea menos valorado por las mujeres que su gemelo femenino (la amabilidad).
  • El item «que sepa escuchar», es probablemente un subproducto de la inteligencia emocional que es otra de las caracteristicas de las preferencias de las mujeres actuales.

CONCLUSIONES.-

El sesgo de la observación y el tamaño de la muestra  impiden llegar a una conclusion definitiva acerca de la percepción de atractivo y desde luego las conclusiones provisionales a las que he llegado no se solapan con los hallazgos de Busss si bien mantienen puntos de contacto. Lo más importante sin embargo es señalar que ciertos rasgos fenotípicos se mantienen como fundamento de la atracción entre los sexos y que más allá de los mitos, los caracteres sexuales secundarios siguen teniendo un enorme peso en las preferencias de los hombres, mientras que las preferencias de las mujeres (al menos las que han contestado esta encuesta) han sufrido ciertos cambios con respecto a la mujer promedio de Buss sobre todo las preferencias «forzadas» que extraían su vigor de la dependencia económica..

¿Qué es el atractivo?

La palabra «atractivo» es seguramente muy intuitiva pero muy poco objetiva; significa que para cada persona puede resultar atractivo un rasgo y ser indiferente a otros y lo peor: para cada persona el concepto de «atractivo» es distinto. Sin embargo no debemos concluir que todo puede ser atractivo o que todo puede ser indiferente. En todo proceso azaroso se esconden ciertos patrones y es por eso que planteo esta encuesta.

Se trata de conseguir un suficiente número de respuestas (que pueden ser múltiples) a fin de observar la verdad estadistica, es decir aquello que significativamente consideramos como atractivo en el otro sexo. La primera de esta encuesta va dirigida a los hombres a fin de averiguar qué es lo que considearn atractivo, la segunda es para mujeres y tratará de averiguar que es lo que ellas consideran atractivo en ellos.

El lector observará que las respuestas son diferentes. No se trata de un capricho sino de una selección de respuestas que proceden de investigaciones sesudas realizadas con anterioridad y que vienen a demostrar que lo que las mujeres consideran atractivo y lo que los hombres consideramos atractivo en las mujeres son rasgos bien diferentes.

Agradezco a todos los que colaboren en esta investigación su participación. Si obtengo una número suficiente de respuestas (una N suficientemente significativa) os devolveré el favor a través de un post sobre conclusiones.

Para ellos.-

Para ellas.- 

Una taxonomía de las emociones

Dudo luego no hago

El miedo corta las alas del propósito

Precisamente hoy he tenido oportunidad de plantear en una sesión clinica las vicisitudes de algunas emociones desde que se manfiestan en la mas temprana infancia (algunas son innatas) y seguirlas hasta la adolescencia a través de la coordinación de varios recursos asistenciales de niños y adolescentes. El caso que nos ocupó era un TOC infantil (trastorno obsesivo-compulsivo) un trastorno que presenta una prevalencia de entre 0,2-3% de la población infantil y que tiene un pico de prevalencia a los 10 años y que es más frecuente en varones.

Me refiero al miedo, una de las emociones más comunes, pero también de las más negadas, oscurecidas por los Ideales familiares y sociales. ¿Qué hacemos con el miedo?

Lo cierto es que el miedo es una emoción que ha sido seleccionada positivamente por la evolución debido a su enorme poder adaptativo, todos nacemos con una capacidad innata para sentir miedo, un miedo primordial (sin objeto) que nos viene de serie ligado a nuestra condicion deficitaria. Pero el miedo con la edad va tomando forma y va modificando sus contenidos. Asi el primer miedo objetal que conocemos (de los anteriores sabemos bien poco si bien los que quieran profundizar en ese estado que llamamos estadío urobórico, pueden visitar este enlace) es el miedo al extraño.

Necesitamos conocer mejor las vicisitudes evolutivas del miedo y cómo son sus transformaciones. No cabe ninguna duda de que el TOC es una patologia -cognitiva- del miedo asi como el trastorno de pánico es la patología somática del mismo. Paradójicamente las dudas obsesivas y las compulsiones sirven a un fin: el de exorcizar un miedo -en realidad las obsesiones son reaseguramiento de conductas que no se llevarán a cabo- que se encuentra entre bambalinas o mejor que se ha alojado en planos tan profundos de la personalidad que alli ya no se reconoce como tal y emerge a través de derivados.

En la educación de nuestros niños debemos recobrar la dignidad del miedo a fin de impedir que se ubique en ese lugar desde donde sus mensajes nos llegan en forma de sintomas psicológicos.

De esta opinión es Norberto Levy que en estos video nos propone una gestión eficaz de las emociones.

Video 1.-

Video 2.-

Los 10 mandamientos sobre el buen comer

Las relaciones morbosas que mantenemos con los alimentos reproducen en cierta forma la mercantilización del mundo, nos relacionamos con los alimentos como si fueran objetos intercambiables o bien como textos sagrados a los que adorar o de los que gozar más allá del placer que proporciona una buena comida.

Tal y como nos contó Levy con respecto a la escritura, los alimentos y su presencia ubicua solapada con ideales sociales sobre la delgadez «Hace surgir un dispositivo de comunicación en el que los alimentos, muy a menudo, se separan en el tiempo y en el espacio de su propósito de intercambio y función reparadora y de cuidado, y, en consecuencia, se reciben fuera de contexto.–(Pierre Lévy, las negrillas son mias)

Lo que significa que nuestra relación con los alimentos ha sufrido un proceso de descontextualización similar al que propició la escritura con respecto a la comunicación: la deslocalización, la atemporalidad y la desincronización han provocado un efecto de «virtualización» en el hambre, en el trato con los alimentos y en nuestra forma de comer. Para la mayor parte de la población occidental y opulenta, comer es algo virtual, algo que sucede más allá de lo simbólico y se situa en un plano de realidad similar al consumo de juegos de ordenador. Comer es como un video-juego.

Nuestra relación con los alimentos se traduce en patologías sociales e individuales como la anorexia y la bulimia, la obesidad o los atracones y que se solapa con las adicciones quimicas sin llegar a constituir verdaderas adicciones. Les dejo aqui unas recomendaciones que nos permitan pensar en qué es alimentarse y que es comer, a la vez que propongo un decálogo de instrucciones sobre nuestra relación con los alimentos

  • Comeré siempre sentado.
  • Comeré siempre en compañia.
  • Comeré siguiendo horarios y rituales según mi cultura.
  • No trataré a los alimentos como productos tecnológicos, ni haré listas de los mismos o de sus propiedades.
  • No me limitaré a comer lo que me gusta.
  • No pensaré jamás en la comida fuera de las horas de la comida.
  • No hablaré nunca de comida, simplemente comeré.
  • No dejaré nunca de desayunar.
  • La comida reposada, la cena paseada.
  • No hablaré nunca de alimentos saludables, sino de lo saludable de seguir estas prescripciones.

Nótese que estos mandamientos son tambien aplicables a la defecación, la otra cara de la alimentación.

Y una regla fundamental: las funciones psicofisiologicas se alteran si pensamos demasiado en ellas.

Bibliografia.-

[Lévy] Pierre Lévy, ¿Qué es lo virtual?, Primera edición, 1998, Paidós, 141 pags.