La paradoja de la ventana rota

Frederick Bastiat fue un escritor y economista francés que se dedicó a desvelar las falacias y sofismas de su época, y a escribir un libro “Lo que se ve y lo que no se ve” de donde procede la conocida paradoja de la ventana rota.

Dicen que una vez, un gamberro adolescente rompió una cristalera, el escaparate de una pasteleria. Completamente iracundo, el pastelero se quejó a las autoridades de su ciudad y tambien a la familia del gamberro. Todos los testigos, unos treinta, defiendieron al hijo con palabras como “Son cosas que pasan… Si los cristales no se rompieran, ¿de qué vivirían los cristaleros?”

Imaginemos que el cristal cuesta 100€. El cristalero llega, hace su justo trabajo y recibe su compensación por ello. Ese dinero sale del bolsillo del tendero para llegar al del cristalero. De esta forma el dinero entra en circulación, ya que con esos 100€ el cristalero podrá pagar el cristal y comprar comida, o zapatos, o lo que él quiera. Ésto es lo que la gente ve.

Lo que no se ve es que el pastelero se ha quedado sin cristal y sin 100 euros, mientras que el dinero que hubiera ido al zapatero se ha quedado a la fuerza en el bolsillo del cristalero. El zapatero tambien pierde.

Y el gamberro no gana nada, salvo el haber sido designado como “inocente” por la impunidad decretada por lo vecinos que utilizan un pensamiento falaz que en términos económicos se conoce como keynesiano y creen que el dinero ha de fluir (cash flow) y que por tanto cualquier desastre tiene como consecuencia que el dinero corra de bolsillo en bolsillo creando riqueza.

Algo asi sucede en Benicasim (Castellón) todos los años a través de la polémica que se arma por los festivales que organiza aquel ayuntamiento costero a fin de “potenciar la economía del municipio”. Lo realmente curioso es que todo el mundo (o casi) da por buena la idea de que la organización del FIB o del ROTOTOM en Benicasim -festivales que se empalman unos a otros- y que concentran en torno a ellos una superpoplación de jóvenes que alli se dan cita para tal ocasion, es positiva para la economía de la población, tanto que hasta las instituciones públicas las promueven y financian.

Se trata de una versión festivalera y cutre de la “ventana rota”. En realidad los beneficios de estos festivales (financiados en parte con dinero publico) van a parar a los hosteleros, restauradores, tiendas de comestibles, panaderias, taxistas y vendedores de droga, pero no representan ninguna ventaja para la población en general, esos que no tienen nada que vender.

En realidad representan un sobrecoste para la atencion sanitaria, una molestia para la población veraneante que paga altos impuestos por no recibir nada de aquel ayuntamiento, una movilización general de policia y guardia civil y unos 2-3 suicidios cada año que son silenciados por la prensa sistemáticamente, sin contar las múltiples atenciones médicas y psiquiátricas por intoxicaciones de drogas, psicosis emergentes y otras. El bolsillo lleno de algunos perjudica a los servicios publicos, al orden publico y al bienestar general de la población , de manera parecida a los gastos del pastelero de Bastiat.

Se trata de una inversión sin retorno social y con costes sociales no contables, una falacia keynesiana como las que sostienen algunos para salir de la crisis, más gasto social, ahi lo tienen: ni siquiera Bob Dylan que viene este año conseguirá que la falacia se remonte, cada vez seremos más pobres en Benicasim a pesar de que muchos harán su Agosto ya en Julio.

7 comentarios en “La paradoja de la ventana rota

  1. Por segunda vez y ya sirviendo de precedente, mal que me pese por aquello del espíritu de la contradicción, te voy a dar la razón. Yo algunos años paso parte del verano en Benicàssim en casa de unos amigos. El año pasado sufrí el FIB y este año el ROTOTOM y creo que has sido muy generoso cuando expresas que con estos festivales sólo ganan los hosteleros, restauradores, tiendas de comestibles,panaderías, taxistas y vendedores de drogas. Desde mi punto de vista los hosteleros no ganan sino que pierden- los que ganan son los de los camping-los restauradores sólo si se cuentan los chiringuitos de la playa y por supuesto los que hacen su verdadero agosto son los vendedores de drogas y no es con el ROTOTOM con lo que más ganan, me temo.

    Desde una postura ajena sin introducirse en el mundillo festivalero puedo decir que incluso pueden ser entretenidos a pesar de la marea de gente y de coches que impide que puedas llegar a alguna parte pero si se tiene hijos en la edad de poder introducirse en ese mundillo, corriendo la droga por todas partes la cosa deja de tener gracia, o mejor, no tiene ninguna gracia ir de vacaciones y que tu hijo o hija se introduzca en el mundo de los porros y las pastillas, un veraneo bastante caro me parece a mí.

    La máxima ocupación de Benicàssim si execeptuamos estas mareas de jóvenes devora sandias y melones a bocados en la playa es en el periodo que queda entremedias de los dos festivales. Seguro que para promocionar la zona hay mejores soluciones incluso para ser internacionales sin necesidad de que todos los pastilleros y porreros de media Europa y parte del extranjero arriben en esas costas.

  2. Dr.,Ma.José, He asistido al FIB desde su primera edición en el 95 y os puedo asegurar que el festival y la gente que asistimos a él no son como lo retratais,es una visión muy generalista. Yo me considero una persona normal,responsable,no me drogo y asisto como tantísima gente a un festival muestra de una interesantísima y rica cultura musical que aúna además cine y otras expresiones artísticas. Una. cita para divertirse, estar con los amigos y. disfrutar de buena música,sin vandalismos ni cosas raras.

  3. No se trata de cambiar de playa, eso sería fácil, si voy a Benicassim es sobre todo porque conozco a estos amigos y hay un círculo de relación, aparte de que la playa me pueda gustar, que me gusta, creo que es una de las mejores de todo el Levante español, pero playas conozco muchas, pero muchas, muchas por eso creo que puedo tener una visión amplia de lo que sucede aquí con respecto a otras zonas y por eso me da más rabia todavía.

    Y comento todo esto porque conozco a más de uno que se ha aficionado a los porros en estos festivales, a los de Benicassim me refiero y sé por muchos alumnos que he tenido con este problema las consecuencias que de ello se derivan, me han contado lo que sienten y por qué consumen.

    Agradezco tu ofrecimiento, si el próximo año voy te lo comentaré, aunque la playa tiene que ser la misma, por una cuestión de logísitica familiar, la elección en este caso es reducida, pero siempre es de agradecer conocer a más gente en los lugares que se frecuenta, fuera de la virtualidad me refiero, porque virtuales hay muchos tantos como los que van al FIB y consumen lo mínimo posible, por lo menos… hasta puede que más 🙂

  4. No soy doctora andoci, soy profesora de Lengua y literatura castellana ( ahora se llama así ) y estoy muy interesada en todo tipo de manifestación cultural y artística creo que es la mejor manera de poder aprender y seguir evolucionando. Ojalá se promovieran en muchos ciudades españolas todo tipo de eventos artísticos de cierto nivel, en todos los campos del arte no sólo en la vertiente musical y de cine.

    Es cierto que con el FIB se pretende alcanzar cierto nivel que dé muestra de una cultura musical variada pero no es menos cierto que tal y como está organizado lo que consigue es la invasión de jóvenes que aprovechan esos días para pegarse unos baños de sol y agua por cuatro duros ( ahora se llaman euros ) comiendo, bebiendo y durmiendo en la playa. Playas que quedan asoladas, cuando cada noche regresan al recinto musical, con todo tipo de basuras, incluidos envases de cristal, porque yo los he visto bebiendo birras y emborrachándose a mi lado y nadie les decía nada, no sé si porque hablan una lengua extranjera y con eso ya tienen permiso para todo. Yo te puedo asegurar que cuando he ido a los países de donde muchos de ellos proceden ni la mitad, de la mitad, de la mitad se me ha permitido. Es más me recordaba mucho a Malta donde van a veranear la mayor parte de los hooligans ingleses y esto me parece una auténtica pena.

    Pero te puedo decir que desde un punto de vista sociológico tanto el FIB como el ROTOTOM me parecen interesantísimos yo me lo pasé muy bien obsevándolos y viendo cuál era el comportamiento que tenían. Pero también he visto la otra cara los carros y carros enteros de todo tipo de bebidas que compraban para bebérselos y la cantidad de droga que se respira por todas las partes. Si no tuviera unos hijos que pudieran engancharse a ese carro me parecería sumamente divertido a pesar de todas las molestias que son muchas, pero como los tengo entonces la diversión adquiere para mí otra cara y esa es la que estoy reflejando aquí.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s