¿Sabemos pensar?

Hace unos dias hice un tuiteo que más que un koan zen (que son los que más me gustan) era en realidad una pregunta muy directa:

¿Por qué las mujeres sonríen mas que los hombres?

De las respuestas que recibi a esta improvisada encuesta tuitera, facebookera y real (de la vida real) escogí un puñado de ellas, para llegar a la conclusión de que la gente no sabe pensar.

No quiero decir que sean unos ignorantes o que deberian saber algunas cosas (que ignoran) como parte de su mundología general pero mi conclusión iba un poco más allá de eso. Las personas enfrentadas a una pregunta como la anterior toman mano del repertorio de respuestas estereotipadas que la cultura donde viven les proporciona. Dicho de otra manera, contestan lo que suponen que tienen que contestar con un miedo terrible a salirse del surco pues se sienten desconcertados. Lo cierto es que este tipo de preguntas que hago tienen una intención un poco perversa, lo que trataba de averiguar es el peso que le adjudicamentos a la cultura y a lo biológico y las llevo a cabo, precisamente para inducir respuestas de confusión en mi interlocutor aunque mi finalidad es benévola: tratar de hacer que las personas piensen de una forma distinta a la que suelen o al menos contemplen otra forma de ver las cosas. Que ejerciten el pensamiento crítico, vaya.

Lo cierto es que algunas preguntas, como la que anteriomente realizaba no tienen una respuesta correcta sino múltiples. Dependiendo del enfoque que se tome se pueden contestar en distintas claves. Solo que, existe solo una razón por la que las mujeres sonrien más que los hombres, una razón esencial que a casi todos mis encuestados les pasó por alto.

Y esta razón es evolutiva.

Y la respuesta seria similar a la que deberia darse a esta otra pregunta:

¿Por qué los humanos no podemos volar?

Pues no podemos volar (todo el mundo sabe esto) porque no tenemos alas. Y no tenemos alas (ni plumas) porque pertenecemos a un linaje de mamiferos simios especializados en pelos y no en alas. En pulmones y no en agallas y es por eso que tampoco podemos vivir bajo el agua. Esta es la razón esencial.

Si las mujeres sonríen más que los hombres es porque este rasgo (sonreir) fue seleccionado positivamente por la Evolución y ha persistitdo hasta nuestros dias por la razón de que proporciona a las sonreidoras alguna ventaja.

De lo contrario las mujeres no tendrian esa sonrisa Profiden (ni pagarian por blanquear sus dientes) y serían tan serias como los hombres que aunque tambien sabemos sonreir no lo hacemos con la frecuencia ni franqueza necesarias.

Lo curioso de mi pregunta es que mereció una diatriba con uno de mis seguidores que se empeñó en negar la mayor y usar un argumento de bajo nivel: la negación del hecho de que las mujeres sonrien más que los hombres. En un ejercicio de realismo ingenuo, mi interlocutor afirmó: ¿Y tu como sabes eso? ¿Es que lo has medido? ¿Como lo has hecho, demuestralo?

La verdad es que no me esperaba esa respuesta y abandoné la discusión al caer en la cuenta de que mi interlocutor no sabía que un axioma no merece demostración porque es un hecho que se explica  a sí mismo. En realidad la sonrisa de las mujeres forma parte del dimorfismo sexual de nuestra especie.

Si yo fuera un antropólogo extraterrestre y viniera a la Tierra a estudiar a la especie humana lo primero que llamaria mi atención son las diferencias morfológicas entre hombres y mujeres (algo que no sucede en todas las especies): el tamaño, la altura, las diferencias en la distribución de grasa, las mamas, las nalgas, la voz y ciertos caracteres terciarios de los que apenas se nombran en los libros de ciencia, como el pelo, la tendencia a los adornos, el llanto fácil y cómo no la sonrisa.

Evidenciaría enseguida que los hombres tambien saben sonreir y llorar, pero la frecuencia e intensidad de la sonrisa femenina es superior a los gestos masculinos evidenciables en su rostro. Mas que eso: caería en la cuenta de que los hombres por lo general en situaciones sociales ponen “cara de poker” y sólo sonríen de vez en cuando cuando se sienten “fuera de peligro” o tratan de activar sus alianzas.

Es lógico pues procedemos de una estirpe de simios donde la rivalidad masculina ha sido en tiempos ancestrales muy importante, es por eso que necesitamos ser más grandes y altos que ellas. Por la misma razón las mujeres han estado fuera de esa competencia y se han librado de ella desarrollando otros rasgos como la amistosidad, la necesidad de atraer o la aversión a las situaciones embarazosas de tipo confrontación entre machos.

Una de las respuestas que más gracia me hicieron de entre todas las que recogí fue la que dictaminaba que las mujeres sonreían más porque estaban más cerca de sus emociones y mantenían con ellas un contacto mucho más facilitado que los hombres.

Naturalmente esta respuesta se sale del surco de la verdad. Las mujeres están mas cerca de las emociones que han sido seleccionadas por la evolución por representar una ventaja pero muy lejos de otras que no representan ventajas directas para ellas. ¿Qué ventajas tendria para una mujer saber pelear?

No es que las mujeres no compitan entre sí y sean capaces de albergar hostilidad frente a otras mujeres o incluso celos o una competencia sutil, pero es seguro que todas estas emociones no llevarán la sangre al rio. Sin embargo la “cara de poker” de los hombres está destinada a ahuyentar a los merodeadores. A través de la seriedad los hombres tratamos de medirnos con nuestros congéneres, chocamos la mano como una forma de ofrecer nuestra amistad desarmada y la negamos cuando albergamos algún tipo de sospecha con respecto a las intenciones del otro. Para un hombre, otro hombre es un intruso, hasta que acaba siendo uno más del grupo y le llamamos amigo.

Para las mujeres sin embargo, la cosa no es tan grave pues saben que cualquiera de ellas podrá ser fecundada por un macho a poco que resulte atractiva. La rivalidad entre mujeres tiene ciertas diferencias con respecto a la de los hombres, pues estos compiten con todos los hombres y por todas las mujeres mientras que ellas solo compiten con otras hembras por un macho atractivo que en etologia llamamos macho alfa tal y como comenté en este post sobre rivalidad femenina y monogamia. Naturalmente este hecho configura , tal y como conté aqui ciertas diferencias entre los celos de ellos y ellas. Los de ellos destinados a la disuasión, los de ellas al control.

Es después de medirse con otras mujeres en la adolescencia cuando las mujeres encuentran su lugar en la manada y ya saben que pueden esperar de los favores del sexo contrario.

Lo cierto es que no sabemos pensar y cuando nos vemos obligados a ello, lo que hacemos es buscar la “respuesta correcta”, es decir contestamos lo que deberíamos pensar que es en definitiva lo que piensa o pensamos que piensa la mayoria, sentimos horror a la divergencia a apartarnos de lo politicamente correcto. Naturalmente el recurso a la psicologia evolucionista no es baladí: pues lo que ahi podemos encontrar es por qué somos como somos y por qué las cosas son como son y no de otra manera.

El argumento de que los hombres tambien pueden sonreir o que las mujeres tambien pueden ser serias y muy competitivas, no puede hacernos olvidar nuestros origenes de simios y aprender que desde la cultura inventada por nosotros los hombres hemos sido capaces de ocultar  y desviar las razones primitivas de nuestra conducta y que tambien hemos inventado nuevas subjetividades que nos apartan del determinismo de nuestra especie: mente y naturaleza se encuentra siempre en continua tensión, pero aprender a pensar incluye tambien saber darle a la mente-cultura lo suyo y a la naturaleza su parte.

Con todo, mi opinión es que si no sabemos pensar es porque pensamos según lo que entendemos que hemos de pensar, no es extraño que la mayor parte de las personas que respondieron a esta pregunta tendieran a contestarla en clave de “hacerles la pelota” a las mujeres y rociarlas con ciertas cualidades que no poseen mientras se les niega las habilidades que si poseen.

11 comentarios en “¿Sabemos pensar?

  1. Sí, la verdad es que no hace falta complicarse mucho la vida para comprender que todos queremos gustar, y las mujeres más. Es curioso observar nuestra expresión cuando nos presentan a alguien: tiene razón, ahí tb sonríen más las mujeres 🙂

  2. ¿Sabemos pensar ? Pues ante sonrisas tan encantadoras como la de tu post es difícil, tienen un efecto mágico. Como información no verbal o se enseña el colmillo para atacar o como entrega de las armas, me parece.

    La sonrisa es el primer y gran desactivador de la agresividad del contrario porque con ella se busca la empatía del otro al intentar compartir un estado de ánimo que se aleje de cualquier tipo de agresión, y a partir de ahí se puede utilizar para cosas variadas como asentir, coquetear, demostrar adhesión, afecto,etc. y puede ser utilizada para crear confusión en el contrario porque es fácilmente falseable.

    Pero una cosa es la sonrisa y otra es la risa. La risa sí que suele llevar un componente de agrado sexual porque la risa implica excitabilidad ante un hecho que lleva a todos los que la comparten a ser cómplices por compartir un estado mental determinado, a partir de un pensamiento o una idea y desde luego no todas las mujeres ríen de igual forma ni con la misma intensidad. Además me parece que a la gente ( y en especial a ciertas mujeres ) les suele molestar mucho que haya otras que se rían abiertamente compartiendo cierta complicidad con los demás teniendo en cuenta que la risa es muy difícil de falseas. Y luego está la risa tonta que durante la adolescencia es compartida por igual tanto por chicos como por chicas, lo puedo asegurar, incluso es más, puede que ellos se vean más afectados por esta última versión que es sumamente difícil de controlar.

    Espero que la encuesta twitera, facebookera,se haya visto en algo complementada. Pero yo no creo que a la red se la pueda llamar real, real como la vida misma, porque si llegara un extraterrestre a la tierra y lo primero que hiciera fuera entrar en la red no sabría muy bien de qué disfrazarse para pasar desapercibido…. 🙂 🙂 🙂 Como le sucedió a Gurb.

  3. Yo llamo irónicamente “genderpeloteo” a esas opiniones generalmente infundadas pero políticamente correctas que muchos hombres manifiestan en un ejercicio de adulación sumisa. Muchos de estos pelotas, lo he comprobado ya en bastantes ocasiones, pretenden secretamente que ese peloteo se le devuelva en forma dineraria (subvenciones), reconocimiento, o más directamente en forma de una posibilidad futura de favor sexual dentro de un determinado grupo (predominantemente de izquierdas). Habitualmente la mujer está ajena a las citadas intenciones y creen estar delante de un hombre diferente y sensible, el summum evolutivo, la piedra de Rosseta sexual… con lo cual el hombre logicamente acaba cumpliendo su sutil objetivo carnal o de reconocimiento. Tampoco es raro que ese engaño haya evolucionado socialmente en autoengaño y el hombre diga (y crea) no estar pretendiendo nada, pero lo cierto es que si con estas opiniones no alcanzara objetivos, dejaría de manifestarlas; pues no son más que una estrategia de competencia entre hombres, dentro de un contexto sociopolítico concreto ligado al pánico que cualquier exclusión social provoca en el ser humano.
    A consecuencia de lo anterior, podemos ver (masivamente en redes sociales) cosas bastante peregrinas. Tenemos por ejemplo millones y millones de mensajes de mujeres ensalzando a su propio sexo; algo sorprendente por anodino. El “genderpelota” aplaude este tipo de comentarios por las razones expuestas y los mensajes se expanden por no encontrar oposición alguna. Podemos ver cosas tan absurdas como hombres apoyando campañas que lo discriminan, hombres barbados vestidos de mujer para intentar demostrar lo indemostrable, o destrozando el lenguaje con el uso de la arroba, la x o cualquier otra estupidez politicamente correcta. Todo esto no pasaría de ser algo inocente si no fuera porque la ignorancia siempre acaba de una u otra forma generando daños, injusticias y maldades.

  4. Todos los seres pensantes parten de unos principios, igual que las plantas germinan en una tierra que tenga los ingredientes para alimentarla y soportarla.
    Cada uno piensa de acuerdo a los conocimientos, valores o principios de los cuales dispone. Asi cada uno contesta con lo que tiene. Si uno no es instruido en alguna materia, si contesta con respecto a ella puede cometer errores, los cuales pueden ser corregidos por el diálogo con otros congéneres. asi mi hijo pienssa de acuerdo a sus valores y yo respecto a los mios. Tambien está la creatividad y la pericia de cada uno para poder poner el pensamiento de una forma visible para el otro. Pensar es construir y además que no sea un edificio nocivo. Pensar requiere madurez, tambien atrevimiento, pero np está separado de las circunstancias, bagage del individuo, que a su vez llega cargado con una genética. Asi el pensamiento es una actividad muy condicionada y muy delicada, para no seguir extendiendome.

  5. En este vídeo compartido en facebook:

    Se habla de la sonrisa y de lo fácilmente falseable que puede ser. No sólo me ha hecho pensar en las sonrisas de las cajeras de los supermercados, y cajeros que cada vez son más numerosos, sino en otras muchas situaciones donde la sonrisa nada tiene que ver con el estado natural de las personas que sonríen… incluso me ha hecho pensar en una famosa escena de la película Pretty Woman.

    Y después de este vídeo de ” Marca Francia ” unas letras ” Marca España ” tomadas del blog de Argullol donde hace referencia al lenguaje y a la comercialización de la humanidad:

    http://www.elboomeran.com/blog-post/2/11975/rafael-argullol/la-humanidad-como-negocio/

    Hacía tiempo que no tomaba champán, hagan juego señores, hagan juego…Esto último es Marca Ideas.

  6. Concuerdo en el el hecho de que las mujeres tendemos a “sonreir” más que los hombres, aun para tomarnos una simple fotografía, sonreímos automáticamente mientras que el hombre, por lo general, permanece más serio. Por lo mismo, cuando hay que entregar fotografías que acompañan documentos serios, hay incluso una indicación, al parecer muy necesaria que nos invita a evitar sonrisas y otra serie de coqueterías.

    Pero como dice María José, la sonrisa es totalmente falseable y me parece que es terriblemente patético ver sonrisas impuestas en rostros femeninos o masculinos, Agrego que las terapias “new age” afirman que sonreír es suficiente para que el cerebro capte la intención de felicidad y nos permita alejar la tristeza. Que bueno que esto no es así, de serlo dejaríamos de ser humanos.

    Por último, no me queda clara la relación entre el título del post “sabemos pensar” y el contenido. ¿Se refiere únicamente a la encuesta en las redes sociales y las respuestas obtenidas? Me parece que el tema de saber pensar tal y como lo entiendo yo, se puede referir a muchísimas cosas, no imaginé que este título derivaría en la sonrisa femenina. Tal vez se me está escapando algo.

  7. Bueno, lo de si sabemos pensar es por una encuesta silvestre que lancé en twitter donde hacia precisamente esa pregunta. las repuestas que obtuve fueron de lo más peregrino y fue lo que inspiró este post. En realidad no sois vosotras las que sonreis sino vuestras hormonas, esos estrogenos destinados a seducir.

  8. Si la sonrisa es hormonal o estrogénica, ¿que sucede durante la menopausia?.

    La mujer en esta etapa de la vida también puede ser muy seductora, ¿hormonal o cultural?

  9. Bueno, la sexuación cerebral de las niñas y los niños se produce en epoca fetal. Es interesante saber que la masculinización del feto se produce a traves de la testosterona-estradiol mientras que una niña es aquel feto con una deprivación de testosterona y que despliega un programa intrinseco (por defecto) que “fabrica” niñas. De manera que esa sexuación estrogenica es sobre todo cerebral y comienza mucho antes de que los ovarios de la niña se pongan en funcionamiento y dura toda la vida.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s