La mefedrona (Miau-miau)

Castellón es una provincia pequeña (no llega a los 500.000 habitantes) que tiene seguramente el mejor clima de nuestro pais, y la peor financiación por parte del Estado,  similar a la infrafinanciancion crónica que sufrimos en la Comunidad Valenciana. Si a eso unimos que en verano se triplica su población tenemos ya servido el problema sanitario que todos los veranos sufrimos: una sobrecarga de trabajo  al mismo tiempo que las plantillas se encuentran reducidas por las vacaciones.

Pero además y hablando sólo de salud mental suceden otras cosas curiosas. Me refiero a la concentración de jóvenes que nos visitan con ocasión del FIB y de ROTOToM, el primero un festival de musica “indie” malisimo por cierto pero multitudinario, y desde hace poco más de dos años el Rototom uno de musica “reggae” con muchas rastas.

Ser trata de dos ocasiones para ponerse al dia en el tema de las drogas de moda que suelen solaparse con el consumo masivo de cannabis. Consumos que son responsables de intoxicaciones entre los jóvenes, asi como la emergencia de psicosis tóxicas y de atenciones psiquiátricas urgentes.

Dicho de otro modo: los festivales son perfectos “observatorios” de patologia psiquiátrica aguda derivados del consumo masivo de drogas.

El año 2011 fue el año de la mefedrona, una droga de síntesis con un perfil químico similar a las anfetaminas que es peligrosa, barata y hasta entonces medio legal, puesto que al tratarse de un fertilizante vegetal no estaba incluida en la lista de sustancias peligrosas en la UE. De hecho suele ser fácil aun conseguirla en Internet pues se vende como “comida para cactus”.

Fueron los ingleses, a través del turismo de borrachera quienes la introdujeron en nuestro pais, a través de Benidorm y de Palma de Mallorca y fue a través de aquellos primeros casos donde aprendimos que los sujetos intoxicados por esta sustancia solían dedicarse a un juego peligroso: el “balconing”.

El balconing es segun la prensa una nueva moda que consiste en saltar desde los balcones a las piscinas de los hoteles donde se alojan estos individuos. Aqui hay un video de Antena 3 sobre este asunto.

Pero la realidad de la cuestión es otra: los sujetos intoxicados por esta droga sufren una psicosis tóxica que, como casi todas las psicosis, comienza con una vivencia paranoide de tipo persecutorio..Además de eso existen trastorno perceptivos curiosos relacionados con la espacialidad, por ejemplo el sujeto ve ventanas en el suelo y suelos en el techo, es decir existe una distorsión de la espacialidad y tambien, claro está, de la percepción de las distancias. Es quizá esta la razón por la que algunos sujetos experimentan con el “balconing” movidos precisamente por esta distorsión perceptiva de la situación en el espacio del propio cuerpo.

Si además de eso existe una vivencia persecutoria, la conducta de escape unida a la distorsion perceptiva espacial forman parte de un cóctel demoledor que la mayor parte de las veces termina en tragedia.

De manera que no se trataria tanto de suicidios como de accidentes, sirva como ejemplo el siguiente caso atendido en Urgencias de mi Hospital el vareno del 2011.

El caso Wolgang.-

Wolgang es un alemán de Leipzig, del mismo lugar donde vivió Bach y donde al parecer existe una enorme tradición musical, de modo que Wolgang como no podia ser de otra manera era violinista, al igual que su padre.

El caso es que Wolgang fue detenido por la Guardia civil durante el festival del RoToTom de Benicasim por haber llamado a la policia por una amenaza falsa de bomba en el citado festival. Al ser detenido manifestó una conducta agresiva, llegando a golpear a un guardia civil y presentar un estado de agitación psicomotriz que terminó en las Urgencias de nuestro Hospital con ideas manifestadas a la Guardia civil de que era perseguido por Bin Laden.

Lo curioso es que al llegar a urgencias no se detectó en él patología alguna a pesar de haber sido explorado concienzudamente por el psiquiatra de guardia que le tuvo en observación desde la mañana hasta las 17 horas aproximadamente y que solo apreció ciertos signos neurológicos (rigidez mandibular, alguna fasciculación) inespecificos que no se relacionaron más que con la sospecha de haber ingerido alguna sustancia. Pero ni sombra de psicosis ni de depresión o planes sucidas.

Wolgang negó haber consumido alguna sustancia y las dificultades del idioma, la escasa información por parte de terceros y la negatividad de tóxicos en orina, asi como la no evidencia de trastorno psiquiátrico detectable en aquel momento llevaron a la decisión de darle de alta a media tarde.

El plan de Wolgang era volver a la acampada a recoger sus cosas y volverse a su pais, de donde habia salido meses atrás sin rumbo fijo haciendo de “mochilero” por Andalucía, y habiendo llegado hasta Castellón por casualidad. Estaba preocupado por su violín que se encontraba entre sus posesiones más apreciadas. No supo darnos explicación alguna sobre su vivencia paranoide persecutoria que atribuyó a “un giro de su cerebro”, una frase hecha similar a nuestra “perdida de tornillos”. Dicho de otro modo habia tenido una experiencia delirante pero no llegó a integrarla ni a criticarla, el psiquiatra por tanto volvió a sospechar de alguna droga no cuantificable en los análisis de orina y dio el episodio por concluido.

El resto es reconstrucción policial y forense.

Hacia las 21,30 de la noche se recibió una llamada de la policia para indagar si Wolgang habia sido atendido en nuestro Hospital. Fue la propia policia la que nos dio la noticia: Wolgang era ya cadáver.

Al parecer había estado deambulando por la ciudad confuso y desorientado pidiendo dinero a los transeuntes, nadie sabe como acabó en aquella terraza que siniestramente tenia la puerta abierta (a pesar de que según los vecinos siempre andaba cerrada) y desde aquel tejado se precipitó a la acera quizá tratando de saltar a la otra parte de la calle que sin ser demasiado accesible pudo parecerle a Wolgang algo posible.

Debe ser esta la razón por la que se le llama Miau-miau a la citada mefedrona, ¿pues no es cierto que los gatos tienen cierta tendencia a deambular por los tejados? ¿Y que a veces se caen?

¿Qué fue lo que indujo a Wolgang a semejante excursión hacia la muerte? ¿Por qué no se le detectó en Urgencias ningún signo que pudiera objetivar su deseo de morir?

Quizá porque no habia en Wolgang ningun plan suicida y todo fue un accidente acaecido a través de la intoxicación del gato.

15 comentarios en “La mefedrona (Miau-miau)

  1. En mi opinión ese chico violinista Wolfang sólo tuvo un desafortunado accidente producido por una droga tan potente como debe ser la mefedrona o quizás anduviera buscando algo que no encontró e inconscientemente todo eso le llevó a la muerte. Es posible que cuando los gatos andan por los tejados a veces se caigan, lo que es seguro es que los monos que les da por subirse a los tejados sólo cuando están drogados se caen siempre.

  2. La mefedrona no es un fertlizante, ni comida para gatos ni nada más que una droga, sintetizada por primera vez a finales de los años Veinte por un científico español llamado Jesús Saénz de Buruaga y Sánchez y redescubierta por un aficionado a la química recreativa muchas décadas después. Su consumo es despreciable en España, y si no hay un analisis toxicológico que confirme la presencia de M-MCAT en sangre, no cabe especular con su implicación en ese fallecimiento a menos que esto sea un ejercicio literario. Y uno ha estado un par de veces en Benicassim y no he visto nada patológico entre los asistentes: sólo gente disfrutando sin molestar a nadie. De hecho, los incidentes por drogas en este festival -si quiere le proporciono los datos- son ínfimos si tomamos en cuenta el total de espectadores. Y el FIB es bastante más fuerte que el Rototom en todos los aspectos, así que peor todavía, señor Traver

  3. Muy bien, vamos al grano, pero le agradeceré que apruebe la publicación de los comentarios que vaya haciendo

    “Wolgang negó haber consumido alguna sustancia y las dificultades del idioma, la escasa información por parte de terceros y la negatividad de tóxicos en orina”
    (…)
    “no se relacionaron más que con la sospecha de haber ingerido alguna sustancia”
    (…)
    “el psiquiatra por tanto volvió a sospechar de alguna droga no cuantificable en los análisis de orina y dio el episodio por concluido”

    vamos que, salvo error u omisión por mi parte y en ausencia de análisis toxicológicos que lo confirmen, no hay la menor prueba de que el interfecto tomara mefedrona, por muy jefe de los servicios de salud mental que sea usted

  4. Por lo demás, y ya que se lo pregunta en el artículo, el nombre de Miau-Miau -o Meow Meow- se lo puso a la mefedrona un periodista de los infectos tabloides británicos que deben de ser su fuente de información. Le aconsejo que se pase a las publicaciones médicas

  5. Tu crees que los medicos nevesitamos analisis para diagnosticar algo? Te recomiendo un poco de cultura general. Existe la clinica, un conocimiento al que tu descartas por ignorancia

  6. Lo que pienso es que se ha dejado llevar por la psicosis mediática de la mefedrona, la ha mezclado alegremente con el balconing (otra psicosis mediática) y con los hábitos tóxicos de la juventud descarriada y le ha salido un guiso bastante infecto.que, por alguna insólita razón, ha pasado los filtros (si los hubiere) de la revista española de drogodependencias. Y su diagnóstico basado en sospechas y en el sensacionalismo mediático bien podría ser erróneo, señor Traver. Me despido con datos sobre los estragos de las drogas en los festivales, por si le sirvieran de algo

    El Creamfields, de música electrónica con 40.000 asistentes

    «Fuentes del servicio de emergencias 112, coordinador del dispositivo de seguridad, dijeron a Efe que la cita se desarrolló con total normalidad, ya que sólo se registraron algunas atenciones por consumo excesivo de alcohol o sustancias estupefacientes al final de la noche»

    Unas 40.000 personas disfrutan la IV edición del Creamfields en la playa de Villaricos –

    http://www.farodevigo.es/sociedad-cultura/3080/40000-personas-disfrutan-iv-edicion-creamfields-playa-villaricos/155529.html

    El Summercase y el FIB

    «Según datos de la agencia de noticias Efe, los dos principales festivales musicales del verano, el Summercase y el FIB, albergaron cerca de 260.000 personas y, pese a cerrar sus carteles sin apenas incidencias relacionadas con el consumo de drogas, estas sustancias ilegales ‘siguen muy presentes’.

    Así, en el festival de Summercase que entre el 13 y el el 14 de julio recibió en Boadilla del Monte (Madrid) y Barcelona, a 109.000 asistentes, el hospital de campaña organizado para la ocasión no recibió ninguna visita por intoxicación y sólo se incautaron cantidades pequeñas de hachís, cocaína y éxtasis.

    El stand de Energy Control analizó cada noche 100 pastillas
    Una semana más tarde, el Festival Internacional de Benicàssim (FIB) acogió oficialmente a 150.000 ‘fibers’ y tampoco en él se registraron incidencias sanitarias, según fuentes consultadas por 20 minutos».

    Los festivales, ¿paraíso de las drogas? – 20minutos.es –
    http://www.20minutos.es/noticia/266024/0/drogas/festivales/musica/

    A la luz de estos datos ¿se puede afirmar que “Los festivales son perfectos “observatorios” de patologia psiquiátrica aguda derivados del consumo masivo de drogas.”? Ni de coña, señor Traver- Que pase usted una buena noche

  7. Ahora la presencia de una droga resulta que se demuestra con la “práctica clínica”. Yo tampoco necesito análisis para detectar la chulería y la incultura, me salta la bombilla al empezar a leer sus textos…

  8. Y esto que es, un lobby promocional de las drrgas de síntesis. Me lo temía desde el principio. Ala, iros a hacer publicidad a vuestros antros. Se os reconoce porque siempre vas de dos en dos.

Los comentarios están cerrados.