Sueños y exocerebro

La reina Mab, la nodriza de las hadas.

Hace unos dias me dirigía a comprar el periódico, siempre en el mismo sitio, en el mismo kiosko regentado por una matrimonio que tiene un hijo pequeño de unos 7 u 8 años y que cuando es fiesta se pasa la mañana aburrido jugando a fútbol dentro del propio establecimiento bajo la continua reprimenda de sus padres. El niño está aburrido y se distrae dando balonazon a las estanterias, los clientes y el escaparate.

– ¿Y tu que quieres ser de mayor, le pregunta un cliente?

– Yo, selebro (sic).

-Es su sueño, dice su madre, ser futbolista como Xavi.

Y entonces me quedé pensando que relación hay entre los sueños, los deseos y las ambiciones.

Lo cierto es que la palabra sueño ha quedado como sinónimo de “deseo”. Solemos decir como la madre del otro Xavi-cerebro, que su sueño es convertirse en futbolista.

¿Pero es esto cierto?

La identificación de sueño y deseo no es nueva: fue formulada por Freud en 1900 y a pesar de que todo el mundo conviene en decir que Freud está pasado de moda, lo cierto es que a nivel del lenguaje coloquial ha logrado introducir esta idea en el imaginario de nuestros coetáneos.

Pero no es cierto. Los sueños no son siempre realizaciones de deseos, ni siquiera soñamos para realizar deseos, sino para otras cosas, que ahora abordaré.

Lo cual no significa que no podamos soñar en cosas que deseamos aunque lo más frecuente de los sueños es que sean absurdos (tal y como conté aqui) y soñemos en situaciones no solamente embarazosas o indignas, sino que al elegir a sus personajes no lo hagamos siguiendo la estela de nuestros gustos. Si atendemos a la pulsión sexual por ejemplo ¿cuantas veces no hemos soñado que copulamos con personas feas, poco atractivas o que nunca en nuestra vida real atenderíamos con pasión?

Los psicoanalistas dirían ahora que esas personas feas o poco deseables que aparecen en nuestros sueños son personas que aparecen en el lugar de otras- las verdaderamente deseadas- y que se hallan ocultas bajo una sutil censura que las hace desaparecer de nuestra conciencia. Y yo me pregunto si es menos pecado acostarse con una fea que con una guapa. Lo cierto es que no creo en absoluto en esta especie de sustitución de personajes modulados por la represión.

Lo que creo que los sueños son solamente memoria y la memoria no atiende más que a sí misma.

En realidad los sueños representan las formas puras de procesamiento cerebral en ausencia de estímulos medio-ambientales. Es posible decir que soñar es pensar en baja definición, un pensamiento sensorializado relacionado y pariente de la alucinación. Los sueños son pensamientos visualizados -imagineria visual- y tramoya precognitiva. Lo que soñamos -durante esas fases de sueño REM- no son más que cadenas asociativas de acciones, lugares que nos recuerdan a otros lugares, situaciones ya vividas, descontextualizadas y desdibujadas, personajes vinculados por conexiones semánticas que se saltan tanto las leyes del tiempo como las del espacio y las de la contigüidad pragmática. Podemos soñar en algun hecho de nuestro pasado azuzado por alguna banalidad o preocupación que mantengamos del dia (restos diurnos), apresamos un nombre, una fecha, una situación y la insertamos en el sueño de esa noche sin haberla elegido, es como si ciertos significantes fueran anzuelos desde donde colgar esos hilos donde el pasado se recicla a sí mismo cada noche y en cada sueño. Hilos de los que por cierto habló Shakespeare en este inmortal monólogo de Mercucio.

Pero esos sigificantes no pueden ser cualquier cosa: han de haber sido previamente simbolizados, es decir pasados por el turmix del lenguaje.

Nuestro cerebro no puede procesar símbolos, solo puede procesar electricidad. Las neuronas se comunican y enlazan entre sí a través de electricidad. No procesan simbolos, ni signos, ni se representan la realidad sino en forma de corriente eléctrica y conectividad, pero es precisamente a través de una propiedad de las neuronas que aprendemos y recordamos: la plasticidad cerebral.

La plasticidad cerebral significa que las conexiones entre neuronas cambian, algunas se inhiben o apagan, mientras que otras se excitan o potencian entre sí, todo depende de los aprendizajes que hacemos durante el dia, mientras estamos despiertos. Cuando tres neuronas aprenden a excitarse juntas siempre tienden a hacerlo de la misma manera. Probablemente lo hacen a través de ciertas marcas (proteínas) sintetizadas por la glía, que es el tejido que da soporte, pero también direccionalidad a las dendritas de las neuronas y que de alguna forma las conducen hacia sus dianas a fin de establecer nuevas conexiones o podar otras ramas obsoletas.

Probablemente eso es lo que sucede durante los sueños, un viaje de conexión entre neuronas y una poda de recuerdos anidados en ellas (probablemente en sus axones tal y como comenté en este post). De forma que lo que nosotros soñamos o vemos en nuestros sueños son cadenas asociadas y cadenas podadas de viejos recuerdos actualizados por un anzuelo. Es como si ciertas ramas del árbol -tal y como sucede con los árboles de verdad- precisarán ser cortadas de vez en cuando para hacer sitio a los aprendizajes nuevos. Dicho de otra forma: los sueños traducen las tareas de mantenimiento de la memoria.

Los sueños no son representaciones de la realidad sino que muestran la actividad por defecto de nuestro cerebro en condiciones de aislamiento sensorial. ¿Qué relaciones guarda entonces los sueños con la realidad? ¿Aparecen en nuestro sueños simbolos? ¿Y si es asi como lo hacen?

Lo cierto es que cuando soñamos no soñamos en iones, serotoninas, electrones o corriente eléctrica sino que soñamos en escenas que nos apelan directamente. En escenas dramáticas donde reconocemos episodios de nuestra vida, personajes que aun desdibujados reconocemos y que aun asombrados por no saber qué clase de lógica les hizo aparecer en una escena determinada, lo cierto es que nos aluden desde lo más íntimo. Es lógico, al fin y al cabo es nuestra memoria y no la del vecino la que está en juego. Lo asombroso de los sueños es que construyen pequeñas ficciones de las no que no podemos negar su originalidad. Son como pequeños puzzles de imágenes y acciones barajadas de una forma muy curiosa como un cuadro subrealista o un sketch de cine. No suele tratarse de ficciones largas o complejas pero si llaman la atención sus contenidos.

Contenidos que aluden y apelan a simbolos universales.

¿Pero cómo se las arregla el cerebro para soñar en cuestiones simbólicas si no puede procesar símbolos?

Evidentemente los símbolos no están en el cerebro sino en el exocerebro tal y como comenté en el post anterior. Es la cultura la que nos provee de símbolos que no son otra cosa sino atajos para transitar una realidad que es las más de las veces un sin sentido. Es posible afirmar que nuestra vida vigil transcurre en un entorno que contiene algunas proposiciones de inexplicabilidad. No toda la realidad que vivimos es transparente y comprensiva, existe una porción de la realidad que escapa al procesamiento simbólico. Se trata de lo que Lacan llamaba lo Real, aquello que no puede ser simbolizado, aquello que carece de explicación y que nos pone a prueba en tanto que somos incapaces -decimos- de metabolizarlo. Carecemos de un sistema de referencia para explicarnos lo Real, no le podemos dar forma y escapa a nuestro raciocinio. Decimos que lo Real es aquella parte de la realidad que no podemos simbolizar.

Los sueños se construyen con los hilos de la realidad y se prenden a partir de restos diurnos o del pasado más reciente. Es como si ciertos elementos de la memoria a corto plazo pugnaran por hacerse un hueco en la memoria a largo plazo y trataran de desalojar de alli otros recuerdos ya caducados u obsoletos. Pero sueño y realidad mantienen ciertas conexiones del mismo modo que en una novela la ficción y las vivencias intimas del autor se entrelazan unas con otras dando como resultado una re-creación de la realidad vivida por el sujeto. En realidad el arte, escribir un relato de ficción no puede hacerse en el vacío, precisa de ciertos elementos que el escritor toma de su propia experiencia, pero se trata solamente de anzuelos que ni siquiera tienen por que ser veraces, basta con que hayan sido pensados o imaginados para que puedan comportarse como tales anzuelos.

Pero para que un anzuelo de este tipo logre penetrar en la memoria y arrancar sueños es necesario que haya sido previamente simbolizado, de lo contrario se comportará como un cuerpo extraño y lo Real escapa siempre de esa posibilidad. Y los sueños no conseguirán su función de podar y sustituir los recuerdos sino que emprenderán una carrera de repetición a fin de disolverlos. Es por esta razón que los sueños traumáticos se repiten a través de una reexperimentación continua del evento traumático. Cuando un sueño se repite lo que nos está diciendo es que trata de encontrar sus enlaces a fin de disiparse de nuestra memoria, enlazarse con algo que sea semánticamente similar a fin de hallar correspondencias entre nuestros recuerdos antiguos. Si no las halla el anzuelo queda colgando de esos hilos invisibles que penden del soñante cada noche y se arrastra a la deriva intentando infructuosamente su objetivo.

Lo complicado de todo esto e galimatias pertenece a lo que conocemos como el problema dificil de la conciencia. ¿Cómo se las arregla nuestra mente para convertir una experiencia vivida en señales electricas? O al revés ¿como se las arregla para convertir señales eléctricas en ideas pensamientos, creaciones o paroxismos estéticos?

Y lo cierto es que lo hace a pesar de que no entendemos cómo lo hace. Y a lo mejor el secreto es que no hay tal secreto y que simplemente nuestro cerebro utiliza sus conexiones extrasomáticas para codificar y decodificar las señales y simbolos en pensamientos.

Si esto fuera asi, los sueños representarian la actividad del cerebro abandonado a sus propios medios. Pero ni siquiera seriamos capaces de soñar si no dispusiéramos de una base de datos externa que previamente y a través del estado de vigilia hubiera venido a socorrernos para dar forma a esa actividad de bajo perfil que realiza nuestro cerebro por sus propios medios.

Pues a fin de cuentas lo que soñamos son los elementos finales de esa conversión que llamamos símbolos, más concretamente lenguaje y ficciones relativas a ese mismo lenguaje.

Un lenguaje que a fin de cuentas no representa la realidad sino que solo se representa a si mismo.

11 comentarios en “Sueños y exocerebro

  1. EN-RED-ADAS

    “Entonces la reina Mab, del fondo de su carro hecho de una sola perla, tomó un velo azul, casi impalpable, como formado de suspiros, o de miradas de ángeles rubios y pensativos. Y aquel velo era el velo de los sueños, de los dulces sueños que hacen ver la vida de color de rosa. Y con él envolvió a los cuatro hombres flacos, barbudos e impertinentes. Los cuales cesaron de estar tristes, porque penetró en su pecho la esperanza, y en su cabeza el sol alegre, con el diablillo de la vanidad, que consuela en sus profundas decepciones a los pobres artistas.

    Y desde entonces, en las buhardillas de los brillantes infelices, donde flota el sueño azul, se piensa en el porvenir como en la aurora, y se oyen risas que quitan la tristeza, y se bailan extrañas farándolas alrededor de un blanco Apolo, de un lindo paisaje, de un violín viejo, de un amarillento manuscrito ”

    Yo elegí el cuento de Rubén Darío, El velo de la reina Mab, para hacer la descripción de mi blog mimesisazul porque la combinación de música, imágenes, poesía o texto literario que es lo que hacía en latiniparla, intentando una combinación conceptual con todos los elementos o de parte de ellos, creaba una atmósfera de ensoñación.

    No era un sueño sino una ensoñación porque se producía la creación de una atmósfera ilusoria, fantástica a partir del ejercicio de imaginación que se debía realizar para alcanzar el nuevo significado representado y esto exigía una labor consciente y deliberada por parte del lector. Crear nuevas representaciones simbólicas a partir de las resemantizaciones que adquirían los elementos que se habían combinado y que podía llevar a múltiples significados según se tomaran unos significados u otros de los distintos elementos en combinación sintáctica aportados en el post. Esto hacía navegar a la imaginación.

    La representación fantástica del que duerme, en este caso la representación fantástica del que sueña despierto.

    Curiosamente años después me la encontré a la reina Mab ( nodriza de las hadas) de nuevo en el título de tu blog, Paco, junto con el rey carmesí, nuevamente literatura y música unidas en combinación y produciéndose un diálogo textual, diálogo entre textos creando una interacción hipertextual.

  2. En el post, ” El duende de la inspiración ” se dice algo fundamental: ” Estar despierto y soñar son para el cerebro la misma cosa con una excepción: en la vigilia hay una realidad que integrar.” La línea divisoria entre la necesidad de integrar una realidad y vivir simplemente una realidad onírica recreada fundamentalmente por la información almacenada en el cerebro es esencial para entender las expresiones: vivir en el mundo o simplemente estar en las nubes. Estar en el local A o en el local B- esta es una metáfora muy empleada en mi casa- Creo que por lo general todo el mundo en el estado de vigiia alterna momentos de estancia en el local A ( realidad plena) y en el local B
    ( pensamientos, imagimación) predominando en nuestro quehacer diario el procesamiento de los datos suministrados por la realidad. La tolerancia hacia la atención de datos reales, suministrados por el entorno físico, creo que difiere sustancialmente de unas personar a otras, que uno sea más o menos imaginativo o pensativo le llevará a imaginar, pensar o soñar despierto otras realidades mucho más a menudo o con más intensidad. Es una cuestión de grados y frecuencia.

    Borges en su cuento “Funes el memorioso ” hace referencia a esta cuestión,. Si una persona fuera capaz de almacenar todos y cada uno de los hechos que ha vivido minuto a minuto se produciría una saturación del sistema y le llevaría como a Funes el memorioso a continuar la vida en un perpetuo recuerdo de lo ya vivido sin registrar ningún dato más., sin posibilidad de crear nuevos mundos hipotéticos a partir de lo ya vivido que es lo que hacemos todo mientras pensamos o soñamos de forma consciente. Y la recreación de hipótesis de futuro son fundamentales para la supervivencia aunque vivir en el pasado, como pasarse la vida en el futuro no son nada recomendables, lo que coloquialmente se diría ” estar colgao ” sin actualizaciones como un PC.

  3. Inicio con una felicitación y un agradecimiento a María José por sus comentarios.

    La primera vez que leí el post quedé entusiasmada. La segunda me di cuenta que tal vez no lo había entendido, y quizás mi formación psicoanalítica y la sombra del Maestro Freud y los años en el diván me estaban haciendo mucho ruido. Y simultáneamente, sabiendo que los trabajos de Freud sobre los sueños, vistos desde la perspectiva actual han demostrado su poca validez y por lo tanto su ineficacia desde el punto de vista terapéutico.

    La colaboración de María José me abrió otra puerta para resignifcar el contenido del post. Volviendo a Freud, él siempre nos recordaba: “En caso de duda, consultar a los poetas”.

    Desde el punto de vista terapéutico me quedan preguntas. Planteo sólo una. Los sueños repetitivos que sabemos nos están señalando la presencia de un trauma/duelo no elaborado o no resuelto, ¿pueden utilizarse en el contexto terapéutico como un elemento simbolizable, interpretable y por lo tanto curativo, o simplimente son indicadores de la presencia de traumas psíquicos y dolores enquistados que atentan contra la capacidad de vivir razonablemente mejor?

  4. Cuando un sueño se repite por lo general indica alguna tarea que no ha podido completarse en vigilia y usualmente se enlaza a otra que en el pasado tuvo esta misma complicación. Indican hacia una dificultad sea o no traumatica, señalan hacia algo si bien lo hacen de una forma indirecta y con mucho ruido.
    Los sueños repetitivos del trauma sin embargo son reexperimentaciones, es decir intentos de resolver algo que no se pudo resolver en vigilia a causa de la indefensión o la “congelación emocional”. No hay trauma sin experimentar indefensión o eso que la gente llama “impotencia”.

  5. Muchas gracias, Ety, me alegra que te hayan gustado los comentarios. Todos los textos de opinión pueden tener varias lecturas. Yo elegí una pero puede haber muchas más, evidentemente, como muy bien ejemplificas con tu comentario que abre nuevas vías por las que se puede explorar, como El jardín de senderos que se bifurcan. Que eso del exocerebro da para mucho… también da para plantear que soñar creo que es algo más que el procesamiento de imágenes que se produce en la fase REM y que como se indica en el post, el sueño es pensar en baja definición, es decir que desde que cerramos los ojos hasta que los abrimos estamos soñando con o sin imágenes, pero el pensamiento no se para. Y si no se para ¿ dónde están los símbolos ? ¿Sólamente en el exocerebro ?

    Sí, realmente tienes razón, Ety, cuando dices que siempre se abren nuevas reflexiones. Un placer leerte.

  6. En el post se hace referencia al concepto de Lo Real aportado por Lacan. Él diferencia entre Lo Real, Lo simbólico y Lo imaginario e indica que Lo Real sería aquello que no puede ser simbolizado y por lo que he leído estaría aquí se encontraría todo lo referente a la sexualidad, la muerte, el horror y el delirio. Desde mi formación lingüística creo que Lacan mezcla ideas que deben estar separadas. Lo primero es no tener un concepto claro de lo que es lo simbólico confundiendo símbolo con signo, el lenguaje se apoya sobre una base simbólica pero la característica diferenciadora del lenguaje es que sígnico y tiene de la capacdad de exteriorizar el símbolo, sacarlo al exterior mediante la expresión verbal y contribuir al perfeccionamiento simbólico de la realidad gracias al sistema complejo de pensamiento que permite porque no es el símbolo en sí mismo sino
    una representación más compleja del mismo.

    Siguiendo esta línea de pensamiento la realidad-físca queda simbolizada tanto por la aportación de datos sacados del entorno físico, tal y como le sucedía a Hellen Keller ( https://carmesi.wordpress.com/2011/12/23/hellen-keller-y-el-exocerebro/ ), como del desarrollo de pensamiento que se haya adquirido. Si esa realidad adquirida no puede transmitirse mediante un tipo de lenguaje o comunicación la representación de la realidad quedará como en un magma de indefinición al arbitrio de las pulsiones animales, por eso Hellen Keller se percibía como un fantasma sumergida en su propio mundo sin apenas comunicación con el exterior,necesitaba verbalizar mediante un lenguaje sígnico su experiencia subjetiva interna para que pudiera producirse un pensamiento racional y objetivo que permita contrastar datos internos con datos externos y al mismo tiempo someter toda la conducta a una educación que le lleve a comprender las reglas de funcionamiento de las relaciónes externas.

    Lo que Lacan llama Lo Real me parece que se refiere más bien a la parte irracional del ser humano marcada por las pulsiones, en este caso las simbolizaciones de estas acciones vienen predeterminadas dentro del propio sistema evolutivo, es decir, nos viene de serie y la civilización, socialización y el pesamiento permite que se realice un control de los mismos. Contener las pulsiones es absolutamente necesario para que se establezca un comportamiento social en el ser humano, es el salto de la naturaleza animal a la naturaleza humana. Por tanto, no es que no estén simbolizados en el sentido de inscritos en nuestro cerebros, es que necesitan una resignificación para poder racionalizarlos y que se produzca el reajuste dentro de los intervalos que la sociedad considera como aceptables para la convivencia armónica.

    En este trabajo de resignificación del mundo subjetivo- recontrucción más ajustada a la realidad del imaginario- y control de la conducta-pulsiones desempeña un papel fundamental el exocrebro. La cultura- civilización en la que se encuentre el sujeto le indicará cuáles son los intervalos en los que se puede mover esos valores. Si estos intervalos no están bien definidos cabe esperar que se produzan conductas que rocen comportamientos patológicos siendo admitidas como normales – esto creo que ya lo dije en otro comentario sobre la educación –

  7. Hay algo que me sorprende de Lacán y es que fue uno de los propietarios del cuadro ” El origen del mundo” de Coubert y al igual que sus predecesores propietarios también lo ocultó a la vista de sus visitantes. La historia del cuadro desde luego es digna de mención al mismo tiempo que el comportamiento de ocultamiento que realizaban todos aquellos que lo poseían, no sé si tanto por el que dirán como por toparse de pronto con la visión de su objeto de deseo de forma tan directa que les ofrece al mismo tiempo una imagen de su propia naturaleza.

    En este cuadro, Lo Real, la pulsión, como objeto de deseo en la psique masculina queda al descubierto de forma demasiado patente y brutal mucho más que si fuera una fotografía porque la fotografía es como un calco, un espejo de la realidad, mientras que la pintura es una simbolización de esa realidad.

    Todo esto me ha recordado mucho al comportamiento de las gaviotas estudiadas por Timbergen

    http://pacotraver.wordpress.com/2010/03/01/la-gaviota-culta/

    “Si las gaviotas argenteas tuvieran una galería de arte, colgarían en la pared un largo palo con tres rayas rojas; lo venerarían, pagarían millones de dólares por él, lo llamarían un Picasso, pero no entenderían por qué… por qué quedan hipnotizadas por esta cosa aún cuando no se parece a nada”.

  8. Lo que yo creo es que en los sueños aparece el proceso primario tal cual es. Por ejemplo, en los sueños no aparecen abstracciones, si queremos soñar en el tiempo aparecerá un reloj, si queremos soñar en la Bondad aparecerá un abuelito sabio probablemente cojo. El sueño es el pensamiento concreto en su aspecto narrativo y en ese sentido digo que los sueños son pensamientos de baja definición.

  9. Con respecto a las gaviotas cultas decir que el cerebro de las mismas quedará igualmente fascinado tanto si ve un pico con una mancha roja que si ve una mancha roja sin pico y aun: si esta mancha está emborronada y solo le recuerda de lejos al pico de la madre.

  10. Y harán bien, las gaviotas, en seguir su instinto porque no poseen más que esa potente brújula innnata para asegurarse que la especie continúe. La evolución no lo deja al arbitrio del pensamiento individual de cada una de ellas.

    El poema de Alberti ” Se equivocó la paloma ” refiere precisamente la tragedia que supone, que ese rádar que orienta, no funcione correctamente, la tragedia que implica que ese reloj interno- brújula, deje de funcionar correctamente.

    ” Por ir al Norte fue al Sur ” , ” creyó que el mar era el cielo ; que la noche la mañana ”

    Si al individuo deja de funcionarle correctamente los canales de supervivencia eso implicaría su fracaso dentro de la cadena de la evolución, sería no poder confiar en aquello que está diseñado para que pueda creerse ciegamente en caso de que todos los demás mecanismos, que sumunistran información precisa, fallen o no puedan entrar en funcionamiento.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s